42 años de publicación gratis

Hojas de Oro

Un Llamado A Regresar A Las Enseñanzas Bíblicas

“…que contendáis por la fe…” Judas 3

Año XXXXII, No. 6 JUNIO 2012


Índice:

El tercer libro de Moisés: Levítico.

Lecciones de Santiago (XVII parte).

Comentario sobre Santiago 5:13-16.

¿Qué es un “preterista”?

Cuidado con los muchos errores de los Adventistas del Séptimo Día.

El origen de los Adventistas del Séptimo Día.

Errores de los Adventistas del Séptimo Día.

¿Tenía la señora White un espíritu de profecía?

Sabatismo (I, II y III partes).

Que traces bien la Palabra de verdad (I parte).

Edades y dispensaciones.

Gráfico.

Qué creemos (I, II, III y IV partes).

La Asamblea del Nuevo Testamento.

El islam.

Los pecadores son salvos “de” y salvos “a”.

Nuestra salvación es perfecta.

Siete pasos hacia la salvación por fe.


El tercer libro de Moisés: Levítico.

La relación entre Levítico y Éxodo es la misma que existe entre las Epístolas y los Evangelios. Éxodo es el libro de redención, y como tal, establece el fundamento para la purificación, adoración y servicio del pueblo redimido. Levítico ofrece detalles en cuanto a la conducta, adoración y servicio de dicho pueblo. En Levítico Dios habla desde el tabernáculo en el cual moraba en medio de Su pueblo, para enseñarles lo que según la santidad divina era correcto que hicieran cuando se acercaran y tuvieran comunión con Él. La “palabra clave” del libro es SANTIDAD. (Biblia anotada de Scofield)

A continuación un estudio de David Cloud.

Lecciones mayores de las ofrendas que se muestran en el Libro.

1. El hombre (mujer) es un pecador y está separado del Creador Santo y en contra de sus leyes.

2. Solamente por un sacrificio aceptable el hombre puede reconciliarse con el Creador. Este sacrificio requería la sangre y la muerte de la víctima inocente, lo cual se cumplió en Jesucristo. Dios el Padre pagó un precio muy grande para salvar a la raza humana del infierno cuando Su Hijo murió en la cruz. La salvación del alma del infierno no está disponible por buenas obras.

3. Hay solo un camino que guía a la salvación. Así como los israelitas tenían que traer el sacrificio adecuado al lugar ade


cuado, el pecador tiene que venir a Dios en la forma que está escrito.

4. La misma salvación está disponible para todo el mundo sin excepción, Levítico 1:14; 4:22, 27.

5. Todos los sacrificios en Levítico muestran la obra de Jesucristo para proveer salvación. Él es todo lo que el pecador necesita ante un Dios Santo, Santo, Santo (1 Co. 1:30; Ef. 1:3).

6. La perfección y suficiencia del sacrificio de Jesucristo es enfatizada en varias formas: en el aspecto múltiple de los sacrificios, la perfección del sacrificio (Levítico 1:3), la sangre rociada siete veces (Levítico 4:6), y la quema continua del sacrificio (Levítico 6:13). En todo esto Levítico enseña que “Cristo es todo lo que yo necesito”, Hebreos 10:10, 14.

7. Aunque Dios ha provisto una manera de salvación por medio de la reconciliación, cada pecador tiene que aceptarla. Cada persona tiene que traer el sacrificio a Dios en la forma correcta. Esto quiere decir que cada pecador tiene que venir a Dios y reconocer su pecado, poniendo su fe en la obra final de Jesús en la cruz. Dios ha provisto el sacrificio: Jesús ha muerto en la cruz por el pecador, pero el hombre y la mujer tienen que aceptarlo (Lv. 1:4). Esto es símbolo de arrepentimiento y fe.

8. La obra de salvación es un cambio. Jesús el Cristo tomó el lugar del pecador y este toma el lugar de Jesús, 2 Co. 5:21.

9. La vida y sacrificio de Jesucristo fue un olor agradable a Dios el Padre (Lv. 1:17; 2:9; 3:5). Dios testificó por los profetas y directamente desde el cielo que estaba satisfecho con Su Hijo (Isaías 42:1; Mateo 3:17; 17:5). Jesús es el Amado de Dios y el creyente es aceptado en el Amado, Efesios 1:3.

10. La salvación del alma del infierno significa estar perdonado, dedicado a Dios, y caminar con Él, sirviéndole. La salvación no es un boleto hacia la gloria que se obtiene haciendo una “oración simple”, mientras continuamos viviendo la misma vida llena de pecado. Una salvación genuina consiste en el arrepentimiento de los pecados y en la aceptación por fe de la obra que Jesús hizo en la cruz. Solo después podemos comenzar a servirle.

11. El creyente debe dar lo mejor de sí a Jesús. Esto se aprecia en la ofrenda mecida (Levítico 9:21; como sacrificios mecidos se podían presentar pan (Éxodo 29:23, 24), oro (Éxodo 38:24), aceite (Levítico 14:12) y grano (Levítico 23:11); según la tradición judía el sacrificio mecido se presentaba con un movimiento horizontal, y la ofrenda alzada con un movimiento vertical como en Levítico 10:15). El pecho significaba la pasión y (Página 2) (2) devoción del corazón, y la espaldilla significaba la fuerza y el fervor de servir, Romanos 12:1, 2.

12. El creyente está llamado a imitar la vida de Jesús y seguir Su ejemplo. Jesús es la ley y la regla de la vida del creyente. Mientras que Jesús es el Sumo Sacerdote, cada creyente es también un sacerdote que debe andar de manera santa y ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios el Padre, 1 P. 2:5, 9.

Recordemos que cada día debemos seguir Sus pasos y Su ejemplo, Romanos 12:1.

El creyente sigue a Jesús rindiéndose a Él, Gá 2:20. (Fin)


Lecciones de Santiago (XVII parte)

TEMA: Pecados de los ricos.

LECTURA: Santiago 5:1-3.

INTRO: Los que contaban con más de lo que necesitaban para vivir. Santiago no los condena por ser acaudalados, sino por el mal uso de sus recursos. A diferencia de los creyentes ricos en la congregación de Timoteo (1 Ti. 6:17-19), estos eran ricos perversos que profesaban su adherencia a la fe cristiana y se asociaban con la asamblea, pero cuyo dios real era el dinero. (MacArthur)

I. Los peligros de las riquezas, 5:1a.

1. Inclinación a olvidarse de Dios, Deuteronomio 8:13, 14.

2. Engendran la avaricia, Salmo 62:10.

3. La integridad está en peligro, Proverbios 28:20.

4. Obstaculizan la entrada en el reino de Dios, Mateo 19:23.

5. Resultan en la esterilidad de la vida, Marcos 4:19.

6. Los hombres se exponen a tentaciones poderosas, 1 Ti. 6:9.

II. La miseria del pecado (5:1b), Deuteronomio 28:67; Job 15:20; Salmo 107:17; Proverbios 13:15; Romanos 2:9; 3:16.

III. Polillas (5:2a). La necedad de acaparar comida, vestuario costoso o dinero, todo lo cual está sujeto a descomposición, robo, fuego y muchas otras formas de pérdida.

IV. La miseria de la codicia (5:3a). Proverbios 1:19; Ec. 5:10; Habacuc 2:9, 10; Mateo 27:5; 1 Timoteo 6:9.

1. Avaricia, 5:3b.

(1) Problemas en la familia, Proverbios 15:27.

(2) Decepción, Ec. 5:10.

(3) Locura, Jeremías 17:11.

(4) Apostasía, 1 Timoteo 6:10.

(5) Acumulación, Job 27:1, 17; Pr. 30:6; Ec. 2:26; Ez. 28:4.

2. Últimos días (v. 3c). Isaías 2:2; Daniel 2:28; 12:9; Miqueas 4:1; Hechos 2:17; 2 Timoteo 3:1; 2 Pedro 3:3.

V. La maldición de una vida cargada de egoísmo, v. 4.

1. Salario.

(1) Retrasar el pago, Levítico 19:13.

(2) Cobrar el servicio sin sueldo, Jeremías 22:13.

(3) No pagar un salario digno, Malaquías 3:5.

2. Ganancia injusta, Proverbios 16:8; 21:6; Jeremías 17:11; 22:13; Ezequiel 22:13.

3. Fraude, Levítico 19:13; Marcos 10:19; 1 Corintios 6:8.

4. Opresión prohibida, Éxodo 23:9; Deuteronomio 24:14; Salmo 62:10; Proverbios 14:31; Ec. 5:8.

5. Audiencia divina, 2 Samuel 22:7; Salmo 34:15; 94:9; Isaías 59:1; 65:24.

VI. Buscadores de placer, Santiago 5:5a.

1. Pobreza, Proverbios 21:17.

2. Seguridad falsa, Isaías 47:8, 9.

3. Esterilidad espiritual, Lucas 8:14.

4. Presunción, Lucas 12:19.

5. Muerte espiritual, 1 Timoteo 5:6.

6. Deseo de diversión continua, 2 Pedro 2:13.

VII. Desenfreno, Santiago 5:5b, Proverbios 29:3; Lucas 15:30; 2 Pedro 2:18; Números 25:6; Juan 8:3; Romanos 1:27; 1 Corintios 5:1, 2; 2 Corintios 12:21; Efesios 4:19; Judas 7.

VII. V. 6. Esto describe el siguiente paso en el descenso pecaminoso de los ricos. Implica que los ricos utilizaban los tribunales civiles para cometer homicidio jurídico.

VIII. V. 7a. Paciencia, Ec. 7:8; Lc. 21:19; Ro. 12:12; Tito 2:2.

IX. V. 7b. Esperando por el regreso del Señor, la segunda venida, Mateo 24:3 (cuando Él viene CON los creyentes para establecer Su reino de mil años).

1. V. 7c. “La lluvia”. La lluvia “temprana” cae en Israel durante los meses de octubre y noviembre. La “tardía” en marzo y abril. Los “pentecostales” han hecho mucho de esto y no tiene nada hacer con bendiciones. Así como el agricultor espera con paciencia entre la lluvia temprana y la tardía, los creyentes deben aguardar con paciencia el regreso del Señor.

X. V. 8a. Constancia, Josué 23:7, 8; Job 11:14, 15; 1 Corintios 15:58; Gálatas 5:1; Filipenses 1:27; 1 Pedro 5:9; 2 Pedro 3:17.

1. Ejemplos de:

(1) El varón de Dios, 1 Reyes 13:8.

(2) Josías, en su deber como el rey, 2 Reyes 22:2.

(3) Job, en su vida piadosa, Job 23:11.

(4) Los tres hebreos, Daniel 3:18.

(5) Jesús, mirando a la cruz, Lucas 9:51.

(6) Pedro y Juan, Hechos 4:19, 20.

(7) Pablo, terminando su vida, Hechos 20:24.

2. Esperando, Salmo 37:7; 40:1; Isaías 25:9; Hechos 1:4.

XI. V. 9a. Santiago presentó a Cristo como un juez que estaba a punto de abrir las puertas del tribunal, Mateo 25:32; Juan 5:22; Hechos 10:42; 17:31; Romanos 2:16; 14:10; 2 Ti. 4:1.

1. V. 9b. Inminencia, Joel 2:1; Sofonías 1:14; Lucas 12:20, 40; Filipenses 4:5; 1 Pedro 4:7. (Fin)


Comentario sobre Santiago 5:13-16.

El sufrimiento es un motivo para orar. La Palabra dice que el enfermo debe llamar a los oficiales de la asamblea. Los oficiales no deben llamar el enfermo. No hay base para que los “evangelistas” llamen a los enfermos a una campaña de sanidad.

El uso del aceite. En algunos casos el aceite (la medicina de aquel tiempo) se usaba para dar alivio. El aceite no puede sanar al enfermo sino el Señor. Dios no siempre contesta nuestras peticiones, pero Su voluntad siempre es mejor.

El enfermo debe confesar sus pecados para que los hermanos puedan orar por él. Si el enfermo ha pecado contra alguien, (Página 3) (3) debe ir a ver a tal persona, confesarle su falta y pedirle perdón. La confesión abre la puerta para que Dios pueda obrar. (Fin)


¿Qué es un “preterista”?

La palabra pretérito quiere decir: dejar atrás lo que ya pasó o sucedió, omitir lo pasado.

En términos más básicos, un “preterista” cree que todas las profecías en la Biblia se cumplieron a finales del primer siglo (alrededor del año 70), y que los resultados de las mismas continúan hasta hoy.

Tales personas (lo cual es la doctrina de los Bautistas Reformados) niegan todas las profecías del Antiguo Testamento diciendo que ya se cumplieron. Niegan el libro de Apocalipsis y creen que el mundo se mejorará hasta que Jesús venga para establecer Su reino. Niegan que Dios está tratando con los judíos. Hermanos: ¡Tengan cuidado con esta falsa doctrina!


¡Cuidado con los muchos errores de los Adventistas del Séptimo Día!

Puesto que enseñan algunas doctrinas correctas, como el regreso inminente de Jesucristo, mucha gente es engañada y piensan que es una denominación que debe ser aceptada. Al contrario, sus muchos errores invalidan lo poco que tiene de verdadera.

¡No se engañe! Hacen muchas buenas obras, tienen hospitales, dan servicio a los pobres, viven vidas muy limpias, son ciudadanos muy correctos en sus comunidades pero... ¡están equivocados en su doctrina! ¡Las buenas obras no salvan el alma de la condenación del infierno!

Su doctrina entera está construida sobre “buenas obras”, tratando de agradar a Dios para obtener Su misericordia.


El origen de los Adventistas del Séptimo Día.

El principio de este grupo comienza con el “Movimiento de Miller” del siglo XIX. Miller, del Estado de Nueva York, EE. UU., Fue un deísta (creencia que plantea que Dios hizo el universo y sus leyes, pero que luego se desentendió de este, dejándolo a su libre arbitrio y regido solamente por sus leyes). Durante dos años estudió las Escrituras y se convirtió al “cristianismo”, luego de lo cual comenzó a predicar entre los Bautistas.

Miller estaba convencido de que las Escrituras contenían información codificada acerca del “fin del mundo” y la “segunda venida de Jesucristo”. En 1831 comenzó a predicar y en 1833 a escribir, ya en 1836 publicó el libro “Evidencias de las Escrituras e Historia de la Segunda Venida de Cristo”.

Miller usó el texto de Daniel 8:14 en el cual dice: “Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado” creyendo que los “días” eran “años”, y concluyó que Cristo vendría entre el 21 de marzo de 1843 y el 21 de marzo de 1844, lo cual no sucedió. Pero Samuel Snow, un discípulo suyo, encontró un “error” en los cálculos de Miller y dijo que el evento sería el 22 de octubre de 1844. Otra vez nada sucedió.

Miller era un falso profeta (Dt. 18:20-22; Is. 8:20; Ro. 3:4).

Elena Harmon de White y su marido, Santiago, comenzaron en mayo de 1863 una asamblea de personas de varias denominaciones a la que llamaron: “La Iglesia de los Adventistas del Séptimo Día”. Llegó a ser la “profetisa” de ese movimiento y creyó que la profecía de Miller era correcta, pero que este se refirió, no a la Segunda Venida de Jesucristo, sino a la fecha en que comenzaría un “Juicio Investigador” en el que Jesucristo habría de juzgar quién tendría parte en la “Primera Resurrección”.


Errores de los Adventistas del Séptimo Día.

INTRODUCCIÓN: Muchos ASD (Adventistas del Séptimo Día) tratan de ganar aceptación en la comunidad cristiana, pero un examen de sus doc­trinas muestra que ellos no tienen la “fe” de Judas 3.

1. Están equivocados acerca del sábado. Dicen que los cristianos tienen que adorar a Dios en el día sábado, pero:

(1) El N.T. nunca manda al creyente a adorar o tener reu­niones en el día sábado. Al contrario: véase 1 Corintios 16:1, 2; Hechos 20:7; Juan 20:19, 26; Romanos 14:5, 6; Col. 2:16, 17.

(2) Dicen que la “iglesia romana”, en el año 320, cambió el día de adoración del sábado al domingo. Pero esto es falso según los historiadores. No hay ningu­na evidencia en la historia de que los cristianos tu­vieran sus reuniones en el sábado.

2. Están equivocados en su doctrina de que el alma duerme en la tumba después de la muerte. Niegan que el alma del creyente vaya al Tercer Cielo en el mismo momento en que muere el cuerpo. Dicen que el alma sigue en la tumba hasta el día de la resurrección, pero véase lo que dicen las Escri­turas en: Filipenses 1:23; 2 Corintios 5:8; Hebreos 12:1; 1 Tesalonicenses 4:18; Apocalipsis 6:9, 10; Isaías 14:9, 10; Ezequiel 32:21, 30, 31; Lucas 16:19-31.

3. Los ASD consideran que Elena White (1825 - 1915) fue una profetisa de Dios, que ella recibió más de 2.000 mensajes directamente de Dios, y que era una maestra, véase 1 Ti. 2:12.

4. Están equivocados en sus enseñanzas de Jesu­cristo. La Señora White escribió: “Cristo tomó sobre Su naturaleza sin pecado nuestra naturaleza pecami­nosa”. ¡Eso es falso! Está claro que Él tomó nuestros pecados, pero no nuestra naturaleza pecaminosa.

5. Están equivocados al decir que el creyente puede perder su salvación. Dicen que aunque somos salvos por gracia, hay que guardar la Ley para ser preservado.

6. Están equivocados en su doctrina de que hay un “juicio inves­tigador”. Dicen que Jesucristo no comenzó la fase del juicio hasta el día 22 de octubre de 1844 cuando Él quitó los pecados. Pero, ¿qué dicen las Escrituras?

(1) Véase He. 9:12, 25, 26 que habla de Su ascensión al Lugar Santo y donde se nuestra que la salvación fue inmediatamente.

(2) Dicen que los pecados de los creyentes no serán quitados hasta que termine el “juicio investigador”. Por esto, ninguno de (Página 4) ellos tiene la seguridad de la salva­ción. Nótese la promesa de perdón: 2 Timoteo 2:19; Juan 10:14; 1 Juan 1:9; Hebreos 1:3; Colosenses 1:21; 2:13.

(3) Ya que Jesucristo es Dios, Él sabe todas las cosas. No hay ninguna razón para investigar nada.

7. Están equivocados en su doctrina extraña de que Satanás es el “chivo expiatorio” y que él llevó nuestros pecados. La Señora White escribió usando Levíti­co 16:7.10: “Cuando Cristo, por medio de Su sangre, quitó los pecados de Su pueblo del santuario celestial al terminar Su ministerio sobre la tierra, Él los pondrá sobre Satanás, quien, en la persecución del jui­cio, tiene que cargar la pena final”. (Recuerde que la palabra hebrea “azazel” no es un nombre propio; debe ser traducida “el chivo que desa­parece”).

8. Según el Apóstol Pablo, las doctrinas del “juicio in­vestigador” y del “chivo expiatorio” son otro evangelio, Gálatas 1:8, 9.

9. Están equivocados en su doctrina de “la marca de la bestia”. Según ellos la marca estará sobre cada persona que no adore a Dios en el día sábado. La Se­ñora White escribió: “En los últimos días la prueba del sábado será hecha clara. Los que no guarden el sábado recibirán la marca de la bestia y serán quitados del Ter­cer Cielo”. Es obvio que los ASD no se llevan bien con las Escrituras, 2 Ti. 2:15.

10. Están equivocados acerca de la profecía de la Biblia. Dicen que Dios ha terminado su trato con la nación de Israel y esto es falso. Dicen que casi todas las pro­fecías del Apocalipsis se cumplieron antes del año 500. Claro, ellos no entienden nada de la profecía de Daniel 9:24-27. (Fin)


¿Tenía la señora White un espíritu de profecía?

(Por J. Candeas)

El sabatismo de los Adventistas del Séptimo Día, como toda religión o secta falsa, también tiene líderes y libros que consideran con el mismo valor -o incluso más- que la Biblia y Jesucristo. El papismo tiene el “papa” y la tradición; el mormonismo a José Smith y el libro de Mormón; el islamismo tiene a Mahoma y el Corán; el russellismo a Russell y sus escritos; y el sabatismo tiene a Guillermo Miller, Elena White y sus libros como “El conflicto de los siglos”.

Los sabatistas, para apoyar a la Señora White como profetisa, suelen citar textos bíblicos como Oseas 12:13; Amós 3:7; 1 Corintios 12:1-28; Efesios 4:7-16.

Oseas y Amós nos hablan de profetas y no de profetisas y estos, cuando eran profetas genuinos, verdaderamente levantados por Dios, tenían dos características principales:

(1) Jamás hablaban contra la Palabra de Dios, y sus profecías eran conforme a la “ley y al testimonio”, Isaías 8:20.

Pero hemos visto que tanto Miller como Elena White, al dar fechas para la Venida del Señor, la “doctrina del santuario” y otras que iremos viendo, hablaron contra la verdadera Palabra de Dios.

(2) Los profetas de Dios profetizaban cosas que se cumplían porque hablaban en nombre de Dios. Pero en el sabatismo no ocurrió así. Por eso son falsos. Véase Dt. 18:22.

En cuanto a 1 Corintios 12 diremos que la asamblea primitiva de Jesucristo y hasta que se terminó de escribir el N. T., gozó de dones espirituales para testimonio a los inconversos. Había que demostrar que aquella incipiente asamblea surgida en el seno de Israel era la Voz de Dios que sustituía a la judía. Y esto se demostraba con toda clase de señales y milagros a través de los cristianos que tenían estos dones. Cuando se perfeccionó la Revelación completa de Dios y las Escrituras estuvieron completas, estos dones cesaron, como ya estaba profetizado también, 1 Corintios 13:8-13.

Efesios 4:7-16 nos enseña que las personas que Dios escoge con dones de Su Espíritu Santo son para que edifiquen el cuerpo de Cristo, y para que lo hagan con madurez espiritual, de modo que no se dejen engañar por las sectas falsas. Esto es todo lo contrario a Miller y White, pues ya hemos visto que ellos fueron falsos profetas levantados por el diablo para sembrar el error en la asamblea de Dios.

Por último, y para que quede claro que la Señora White no fue profetisa, diremos que la Biblia es luz y no se contradice a sí misma. Dice que la mujer no debe ni mandar ni enseñar en la asamblea y si la Señora White fue profetisa la Escritura, entonces, se contradice a sí misma, véase 1 Corintios 14:34, 35; 1 Timoteo 2:11-15.

Por todas estas razones, la Señora White no fue escogida por Dios para edificar Su asamblea, ni tuvo dones de profecía, ni fue usada por el Señor para nada en absoluto. (Fin)


Sabatismo (I parte).

(Ud. puede obtener el libro completo escribiendo al autor, J. Candeas, Apdo. 2, 11300, La Línea, Cadiz, España)

TEMA: Doctrina del santuario.

INTRO: Cuando Guillermo Miller fracasó en sus “profecías” de la Segunda Venida del Señor el movimiento adventista quedó por los suelos. Pero el verdadero padre de la secta, Satanás, se encargó de levantar otro portavoz, Elena White, la cual dio nuevos impulsos a sus seguidores. Ella insistió que Miller no se había equivocado, sino que en tal fecha Cristo entró en el “Santuario”. Esta doctrina es la que analizaremos a continuación.

I. Exposición de la doctrina. Miller se equivocó cuando dijo que Cristo vendría a la tierra en 1844, pero White explicó la doctrina en su libro “El Conflicto de los Siglos”, y en “La Gran Controversia”.

1. Tomando como referencia para su doctrina Daniel 8:13, 14; Levítico 16, dice que en el cielo hay un tabernáculo literal y material, y del mismo modo en que el sumo sacerdote ministraba todo el año en el Lugar Santo en la antigua dispensación, así Cristo ministraba en el mismo lugar del tabernáculo del cielo desde que ascendió hasta el año 1844. En esa fecha y también del mismo modo en que el sumo sacerdote entraba una vez al año en el Lugar Santísimo terrenal, el Señor entró en el (Página 5) lugar Santísimo del tabernáculo celestial para “completar Su obra expiatoria, y hasta que salga de allí no puede decirse que esa Obra se ha terminado”. En ese lugar Cristo está “borrando” los pecados de los creyentes.

2. Aquí se dio lugar a la doctrina llamada de “La Puerta Cerrada”. Durante los primeros años después de 1844 White decía que “Mientras Jesús estuviera en el Lugar Santísimo... borrando... los pecados, la puerta estaba cerrada y nadie se podía salvar”. White creía que Cristo vendría en aquellos días, pero como pasaba el tiempo y no venía, y aquella doctrina de “La Puerta Cerrada” acabaría con el adventismo (nadie se podía hacer miembro de la secta), se fue dejando en el olvido poco a poco. Los sabatistas modernos no hablan de ella en absoluto y hay pastores que ni siquiera conocen esta doctrina, y hoy puede hacerse sabatista todo aquel que lo desee.

II. Lo que dice la Biblia al respecto.

1. No hay en todo el Nuevo Testamento ni un solo versículo que diga, ni que apoye siguiera, la idea de que Cristo pasara del Lugar Santo al Lugar Santísimo en 1844. Él no entró en 1844 en el Lugar Santísimo sino cuando ascendió a los cielos, Hebreos 9:12; 10:12.

2. Por eso, cada uno de los creyentes es invitado a entrar en el Lugar Santísimo del Trono, o Presencia de Dios, porque ya no tenemos el obstáculo del pecado, Hebreos 4:14-16; 10:19.


Sabatismo (II parte).

TEMA: La doctrina de “azazel”.

(Nota del editor: La palabra “azazel” no fue traducida en nuestras Biblias y aparece en su original hebreo. No es un nombre propio sino abstracto. “Azazel” quiere decir en hebreo “chivo expiatorio”, “chivo de partida, salida” y se usa solo cuatro veces, Levítico 16:8, 10, 10, 26.

Los versículos 8 al 10 se deben leer: (8) “Y echará Aarón sobre los dos machos cabríos una suerte por Yahvé, y la otra por el chivo expiatorio. (9) Y hará traer Aarón el macho cabrío, sobre el cual cayere la suerte por Yahvé, y lo ofrecerá en expiación [remoción completa de pecados, Salmo 103:12; Isaías 38:17c; 43:25; Jeremías 31:34; Miqueas 7:19; Juan 1:29; Hebreos 9:26]. (10) Mas el macho cabrío, sobre el cual cayere la suerte para ser el chivo expiatorio, lo presentará vivo delante de Yahvé para hacer la reconciliación sobre él, para enviarle como el chivo expiatorio al desierto”.

El versículo 26 debe leerse: “El que hubiere llevado el macho cabrío como el chivo expiatorio, lavará sus vestidos”.

Basándose en Levítico 16, Elena White (profeta de los Adventistas del Séptima Día) añadió a la doctrina del Santuario, como complemento, la “doctrina de Azazel”, que ella dice que representa a Satanás. White escribió: “Cuando salía el sumo sacerdote del Lugar Santísimo, ponía los pecados sobre el macho cabrío por Azazel y confesaba los pecados del Pueblo y era enviado al desierto, de donde ya no volvía más. Del mismo modo, cuando Cristo venga a la tierra, pondrá los pecados de los creyentes sobre Satanás, será desterrado para siempre de la Presencia de Dios y de Su Pueblo, y será aniquilado en la destrucción final del pecado y pecadores” (tomado de su libro: “El Conflicto de los Siglos”).

Refutación de la doctrina.

En la Palabra de Dios no hay ni una sola indicación de que “azazel” sea figura del diablo. Ni un solo versículo, ni la más ligera insinuación. Esta doctrina es hija de una mente enferma, como la de Elena White.

Ninguna de las víctimas por el pecado podrían representar al diablo jamás porque los animales para el sacrificio debían ser todos sin defecto y sin marca, modelos de Jesucristo, 1 Pedro 1:19.

Las dos víctimas de Levítico 16 representan la obra de Jesucristo en el Calvario y se usan dos animales porque ambos simbolizan el doble valor del Sacrificio del Señor:

(1) El de la “suerte por Yahvé” figuraba el valor propiciatorio de la muerte del Señor. Él, con Su Sacrificio, propició a Dios por la trasgresión de la Ley de Dios por parte del hombre. El Señor, en Su justa ira contra el pecado, podía haber acabado con cada hombre y con la misma Creación. Pero es en vista al Sacrificio de Su Cordero Divino que no destruye al hombre, ni a Su Creación, sino que los mundos siguen su ritmo en el espacio infinito, el sol y la lluvia cae sobre malos y buenos y el hombre no es aniquilado sino objeto de la Gracia de Dios, 1 Timoteo 4:10; 1 Juan 2:3; 4:14; Levítico 16:9 con Romanos 3:24-26.

(2) El macho para “azazel” simbolizaba la Redención que Jesucristo hizo en la Cruz a favor de los pecados conscientes y voluntarios de Su Pueblo. Cristo es el que “Salva a Su Pueblo de sus pecados”. No es el diablo quien carga con los pecados de los creyentes sino el Señor Jesucristo. Él los lleva sobre Su Cuerpo, y sufre por causa de ellos y salva eternamente a cada elegido Suyo, Isaías 44:22; 53:4-6, 8, 11; Miqueas 7:19; Salmo 103:12; Mateo 1:21; Juan 1:29; 10:15; Hebreos 10:14, 17; 1 Pedro 3:18.

En cuanto a la aniquilación de Satanás y los inconversos diremos que es otra doctrina falsa, la cual analizaremos cuando tratemos la doctrina de la aniquilación de los impíos.


Sabatismo (III parte).

TEMA: La segunda venida de Cristo.

Una equivocada interpretación de la Biblia dio lugar al nacimiento de la secta Adventistas del Séptima Día. Ahora vamos a ver esta falsa interpretación a la luz de la Palabra de Dios y comprenderemos también que tanto Guillermo Miller, como Elena White, fueron meros juguetes en las manos del diablo para sembrar “cizaña entre el trigo”, Mateo 13:25, 39.

Daniel 8:13, 14.

Interpretando a su modo esta Escritura, Guillermo Miller predijo que Cristo vendría a la tierra en el año 1843, y luego dio otras fechas. En esta interpretación cometió los siguientes errores:

(1) Creyó que el período 2300 días comenzó el año 457 antes de Cristo, y que terminaría en el año 1843. No fue capaz de entender que esta interpretación lo llevó a poner una fecha

(Página 6) determinada a la Segunda Venida del Señor, lo cual estaba en pugna con la Escritura, Mateo 24:36.

(2) También erró al creer que el “santuario” de la profecía era el mundo. Pero un estudio del Libro de Daniel, a la luz de la historia secular, revela que esta profecía tuvo su cumplimiento en la profanación del santuario literal del templo de los judíos en la época de los Macabeos.

(3) Erró al creer que las “dos mil trescientas tardes y mañanas” eran dos mil trescientos años. Pero el contexto de esta profecía no permite hacer este cambio. La frase “tarde y mañana” alusiva a los dos sacrificios que los hebreos hacían en el templo, cada tarde y mañana de cada día, enseñan que eran dos mil trescientos días literales.

Para la sana interpretación de esta profecía de Daniel 8:13, 14 hemos aludido a la historia secular. Si leemos los cuatro primeros capítulos del libro 1 Macabeos y 2 Macabeos 10:1-7 (estos libros son libros apócrifos, introducidos en las versiones de la Biblia de la iglesia romana) veremos ahí el cumplimiento de esta profecía. Daniel profetiza un período de unos 6 1/3 años (2300 tardes y mañanas), entre los dos Testamentos, cuando los sirios dominaron a los judíos. Durante este tiempo, el inicuo rey Antíoco Epífanes, profanó el templo y hasta llegó a sacrificar una puerca sobre el altar. Esta persecución se inició en el año 171 antes de Jesucristo, cuando el sumo sacerdote Jasón introducía en Jerusalén costumbres y diversiones griegas, terminando en el año 165 antes de Jesucristo con la muerte de Antíoco. Los Macabeos reconquistaron su tierra y el santuario fue purificado. En memoria de este hecho glorioso en la Historia de Israel se celebra la Fiesta de Dedicación, mencionada en Juan 10:22.


¡Que traces bien la Palabra de verdad! (I parte).

(Tomado del libro escrito por Clarence Larkins)

TEXTO: 2 Timoteo 2:15.

INTRO: Las Escrituras no son un tratado sistemático sobre teología, historia, ciencia, ni cualquier otro asunto. Son la única revelación del Creador y contienen Su plan y Su propósito para la Tierra y la raza humana. Sin las Escrituras el hombre no tiene razón para existir. Las Escrituras fueron apareciendo poco a poco. Hombres inspirados por el Espíritu Santo escribieron el mensaje durante un período de 1600 años, desde 1492 a.C. hasta el 100 d.C., Hebreos 1:1.

Nuestra “Biblia” (griego: “libro”) contiene 66 libros escritos por unos cuarenta autores que fueron dirigidos por el Espíritu Santo. Aunque todos los escritores vivieron en el Oriente, la Biblia no es un libro “oriental” sino para todo el mundo.

En sus páginas podemos ver un progreso en cuanto a la revelación y las doctrinas. Los jueces (gobernadores) supieron más de Dios que los patriarcas, los profetas supieron más que los jueces, y los apóstoles más que los profetas.

Es imposible separar los dos testamentos (pactos, convenios, acuerdos), no se puede entender el contenido de Levítico sin estudiar el libro a los Hebreos; ni entender el libro de Daniel sin estudiar el de Apocalipsis.

(7) Aunque nuestra Biblia es la única revelación que Dios le ha dado a la raza humana, no fue escrita en un idioma “sobrenatural” ni “celestial”. Por eso cualquier persona puede leerla, y si tal persona es creyente será guiada por el Espíritu Santo, y Él le dará entendimiento.

El lenguaje de las Escrituras es de tres clases: figurativo, explicado por el contexto; simbólico, explicado por el contexto u otra parte de la Biblia; y literal, tomándolo como está escrito.

Aunque las Escrituras fueron dirigidas a toda clase de gente y para instrucción de todo el mundo, no es para todos en general. Podemos ver que una parte está escrita a los judíos, otra a los gentiles (gente no convertida), y el resto a los creyentes en las asambleas, siendo las tres clases en que se divide la raza humana, 1 Co. 10:32.

Por eso está claro que mientras que la Biblia fue escrita para darles instrucciones a los creyentes en las asambleas, no está escrita en su totalidad para ellos, ya que la EKKLESÍA no se menciona en el A. T.

El A. T. contiene la historia de la nación de Israel, el pueblo escogido por Dios. Ten cuidado de no tomar las promesas que Dios le dio a Su pueblo escogido para aplicarlas a los creyentes de hoy. Esto les quita a los judíos lo que les pertenece a ellos y produce mucha confusión. Las profecías dadas a los judíos no son para los creyentes, Isaías 1:1.

En el N. T. la epístola escrita a los Hebreos y el libro de Santiago estaban dirigidos a los judíos que habían profesado una fe salvadora en el Mesías. En Hebreos muchos creyentes tropiezan al leer: “y recayeron” (6:6), o “si continuamos pecando voluntariamente (...) ya no queda más sacrificio por el pecado” (10:26). Note que estas palabras no se aplican a los creyentes, fueron escritas a los judíos que habían creído en el Mesías y que nunca le habían recibido en el corazón.

Véase 2 Timoteo 3:16. Lo que le sucedió a la nación de Israel estaba escrito: “Como ejemplo (…) para nuestra instrucción” (1 Corintios 10:11). No debemos aplicar a los creyentes lo que fue escrito a los judíos.

I. Vamos a regresar a 1 Timoteo 2:15, “Trazando bien las Escrituras”. Es decir, enseñando las palabras de verdad en forma correcta, manejando correctamente la palabra de verdad, interpretando correctamente.

Tenemos que distinguir entre la obra y el oficio de Jesús como Profeta, como Sacerdote y como Rey. También tenemos que distinguir entre Días Proféticos y los Tiempos y Sazones (véase el dibujo).

Hay que distinguir entre Tiempos Pasados, cuando Dios habló por los profetas, y los Últimos Días, cuando habló por medio de Su Hijo, Hebreos 1:1, 2.

II. Los Tiempos son designados como:

1. De ignorancia, Hechos 17:30.

2. De los gentiles, Lucas 21.24.

3. De refrigerio, de alivio, nuevas fuerzas, Hechos 3:19.

4. De restauración, Hechos 3:21.

5. De cumplimiento, Efesios 1:10.











































































































(Página 8) Cuando leemos de los “tiempos de los gentiles” sabemos que los judíos no tienen el control, y ya que “los tiempos de los gentiles” todavía están en efecto hoy, ni los judíos ni la EKKLESÍA tienen parte ni poder para gobernar el mundo.

III. No debemos olvidar las Concurrencias Divinas y las Disyunciones Divinas de eventos. No debemos separar lo que Dios ha unido ni unir los que Dios ha separado. Por ejemplo:

1. No debemos mezclar “la inmersión de creyentes” con el acto de “regeneración”.

2. No debemos mezclar “la ley”, dada a los judíos, con “la gracia”, dada a todo el mundo.

3. No debemos mezclar “la EKKLESÍA” (ahora) y “el reino” (que ha de venir).

Usando estos dibujos podemos aprender a “separar” las Escrituras en referencia al “tiempo” y a la “eternidad”, notando que las “edades” son diferentes de las “dispensaciones”.


Edades y dispensaciones, II

Mirando a la gráfica podemos ver el hecho de que, además del “Tiempo”, las Escrituras hacen referencia a “Dos Edades”. Antes del “Tiempo” existió la edad ALPHA, o sea, la “Edad Creativa”, y después del “Tiempo” ha de ser la edad OMEGA, o sea, “La Edad de las Edades”.

Durante el “Tiempo” hay tres “edades” y ocho “dispensaciones” (un lapso de duración variable durante el cual Dios trata con el hombre de una manera particular, tocante al pecado y a la responsabilidad humana).

La palabra “dispensación” significa “administración” o “mayordomía”. Quien no adquiera un entendimiento de las dispensaciones no podrá entender el mensaje de las Escrituras.

I. Las “Edades” son tres:

1. La Antediluviana.

2. La Presente.

3. La que ha de venir, la Edad de las Edades. Será una Edad “dual” compuesta por la “Edad Milena” y la “Edad Perfecta”. II. Hay ocho “Dispensaciones”:

1. La Edénica.

2. La Antediluviana.

3. La Postdiluviana.

4. La de los Patriarcas.

5. La Legal.

6. La Eclesiástica (que pertenece a la asamblea).

7. La Mesiánica, del reino de mil años.

8. La de la Plenitud del Tiempo.

La diferencia entre una “edad” y una “dispensación” está en que una “edad” representa un período entre dos cambios físicos grandes sobre la superficie de esta tierra, mientras que una “dispensación” representa un “período moral” o de “prueba” en la historia del mundo. Por ejemplo: la “Edad Presente” comenzó con “El Diluvio” y terminará con el segundo regreso de Jesús sobre el Monte de los Olivos. El Diluvio causó tales cambios físicos y c1imáticos que la duración de la vida humana se redujo de 900 a cien años. Todo esto se invertirá una vez (8) que el Señor regrese para establecer Su Reino de mil años. Véase Zacarías 14:4-10; Ezequiel 47:1-12; Isaías 65:20.

Mientras que las Dispensaciones son períodos de prueba, la forma de “administrar” es diferente y progresiva en cada Dispensación.

Por ejemplo: la Administración de la Dispensación Legal fue la ley; en la Dispensación Presente, la gracia; y en la Dispensación que vendrá, el reino de Cristo por mil años, la justicia.

III. Las Edades Creativas, Génesis 1:1.

1. El origen de la tierra antes de Adán. Aquella creación no tiene fecha. La obra de seis días descrita en Génesis 1:3-32 fue una restauración de la tierra de su condición original, antes de que estuviera desordenada y vacía y sumergida en agua y tinieblas (2 Pedro 3:5-7; véase el dibujo). No hay una explicación acerca de la creación de la tierra original.

2. La Tierra Caótica. La tierra original sin duda era perfecta, un lugar con vegetación, peces, aves y animales, véase Isaías 45:18.

IV. La Edad Presente. Esta edad se extiende desde el diluvio hasta la Segunda Venida, o sea, la Revelación de Jesucristo, y cubre cuatro dispensaciones.

1. La Postdiluviana, una dispensación del gobierno humano.

2. La de los Patriarcas, que se extendió desde el llamamiento de Abraham hasta el éxodo, un período de 430 años, y se conoce como la “Dispensación de la Familia”. Terminó con los descendientes de Abraham trabajando como esclavos en la tierra de Egipto.

3. La Dispensación Legal. Va desde el éxodo hasta el nacimiento de Jesús el Mesías prometido, y se conoce como la “Dispensación de la Ley”. Antes de aquella dispensación Dios le permitió al hombre gobernarse a sí mismo, pero al salir de Egipto Dios le propuso un “Estado Libre Asociado” de Su pueblo, los judíos, con leyes y reglamentos y un sistema “visible” de adoración a Él. Aquel gobierno era teocrático, es decir, Dios lo mandó por medio de hombres escogidos por Él.

4. La Dispensación Eclesiástica (del griego EKKLESÍA), una dispensación de la gracia que se extiende desde la Cruz hasta la Corona; desde la formación de la primera EKKLESÍA por Jesucristo, hasta el arrebatamiento de los redimidos en la primera fase de la Segunda Venida.

(1) Esta dispensación presente es un paréntesis (intervalo o interrupción) que Dios ha puesto entre la dispensación de la Ley (Su trato con la nación de Israel) y la restauración de Israel en su propia tierra, cosa que está sucediendo hoy. El propósito de esta dispensación es recoger “un pueblo para Su Nombre”, se conoce como la dispensación de la gracia o de la asamblea y terminará con la apostasía, Lucas 18:8.

5. Entre la Dispensación Eclesiástica y la Dispensación del Milenio habrá otra dispensación “parentética”, es decir, un juicio durante el cual los judíos, los gentiles y los creyentes serán juzgados.



(Página 9) (1) Los judíos incrédulos serán juzgados durante los siete años de tribulación. Este tiempo se conoce como “el tiempo de angustia”, Daniel 12:1.

(2) Al terminar los siete años de la Gran Tribulación los gentiles incrédulos serán juzgados individualmente de los judíos, Mateo 25:31, 46.

(3) Los redimidos serán arrebatados antes del comienzo de la tribulación y cada uno será juzgado ante el Tribunal de Cristo, en el Tercer Cielo, 2 Co. 5:10.

IV. La “Edad de las Edades”. Esta será una “edad dual” que incluye la “Edad Milenaria” y la “Edad Perfecta”, entre las dos tendrá lugar la renovación de la superficie de esta tierra.

VI. La Edad del Milenio. Este tiempo no será solamente una “edad” sino también una “dispensación”, la “Mesiánica”, o sea, el reino de Jesucristo por mil años sobre esta tierra, durante este tiempo Satanás será atado, véase Apocalipsis 20:1-6.

1. En aquella edad Dios tratará con todas las naciones. No serán “asambleas cristianas” ya que todos los redimidos serán ayudantes del Rey en Su gobierno terrenal.

2. Durante los mil años el pueblo de Israel llegará a ser “la cabeza de las naciones”, Deuteronomio 28:13.

3. Los judíos estarán bajo un “pacto nuevo”, Jer. 31:31-37.

4. La norma del gobierno durante aquella edad no será la ley, ni la gracia, ni el juicio, sino la justicia.

5. Aquel gobierno será autocrático porque el Señor Jesucristo reinará con una vara (Isaías 11:1-4; Apocalipsis 2:27; 19:15; Salmo 2:9), pero Su dominio estará basado en amor.

(1) Desde el principio del reino de mil años Satanás estará atado y, al no existir tentación, habrá poco pecado.

(2) Al final de los mil años Dios permitirá que Satanás salga de su prisión a tentar a los incrédulos; esto producirá la apostasía, Apocalipsis 20:7-10.

6. Entre la “Edad del Milenio” y la “Edad perfecta” la superficie de esta tierra será renovada con fuego (2 Pedro 3:7-13). Este planeta no será destruido, solamente limpiado.

VII. La Edad Perfecta. Esta será en el reino del “nuevo cielo” y la “nueva tierra”, donde Jesucristo rendirá Su posición a Su Padre Dios (1 Co. 15:28). El “Reino Milenial” no será perfecto porque habrá pecadores y terminará con juicio.

1. Aquella Edad Perfecta también será una dispensación, la “dispensación del cumplimiento de los tiempos”, Ef. 1:10.

VIII. La Edad de las Edades. Como la Edad Creativa fue la “Edad ALPHA”, así la “Edad de las edades” será la OMEGA”.

1. Cuando el “Reino Perfecto” sea entregado al Padre por Su Hijo, lo que llamamos “tiempo” cesará y las “Edades Eternas”, llamadas las “Edades de las Edades”, comenzarán, Efesios 2:7.

2. Juan el Amado escribió en Apocalipsis 20:10 que el diablo (Satanás), la bestia (el anticristo), y el falso profeta (el líder religioso) serán atormentados día y noche “por las edades de las edades”. Véase Apocalipsis 20:5.

Conclusión: No sabemos mucho acerca del futuro, después que comiencen las “Edades de las Edades”, pero para ese momento ya estaremos con Dios. (Fin)


Qué creemos acerca de las Escrituras (I parte).

TEXTO: 2 Timoteo 3:14-17.

INTRO: A veces es más fácil decir lo que no creemos que decir lo que creemos. Las Escrituras, la Santa Biblia, se venden más que cualquier libro pero son rechazadas por la mayoría.

Nosotros, los Bautistas No Conformistas, aceptamos la Biblia como la única regla de fe y práctica. Yo, el editor, prefiero la Versión Reina – Valera de 1960.

I. Qué es la Biblia:

1. La palabra “Biblia” viene del griego y significa “libros”, puesto que es una colección de muchos libros.

2. Es una biblioteca divina de 66 libros que está dividida en dos partes, 39 libros del Antiguo Testamento, escritos antes del nacimiento de Jesús, y 27 libros del Nuevo Testamento escritos después de Su nacimiento.

3. Fue escrito por unos cuarenta autores provenientes de tres continentes, en tres lenguas y durante unos 1500 años, con un intervalo de unos 400 años entre ambos testamentos. El último libro, Apocalipsis, fue escrito más o menos en el año 100 d.C.

II. Cómo obtenemos la Biblia. Es razonable que el Creador del universo no haya dejado a los hombres sin una revelación de Sí mismo, 2 Pedro 1:21.

1. Dios reveló a través del Espíritu Santo las palabras exactas que los escritores debían escribir. Él guió a tales personas y las guardó de cometer errores. Esto se llama “inspiración verbal”, 1 Pedro 1:10-12; Juan 14:24-26; 16:13.

III. Todas las Escrituras son verdad. Nos dicen la verdad acerca del hombre malo, del Creador, el pasado y el futuro, 2 Timoteo 3:15-17.

IV. ¿Cómo sabemos lo que enseña la Biblia? Para entenderlo, debemos:

1. Venir con una división correcta, 2 Timoteo 2:15.

2. Comparar unas escrituras con otras, 1 Co. 2:13; 1 P. 1:20.

3. Reglas a usar cuando se está estudiando la Biblia:

(1) Quién está hablando.

(2) De qué se está hablando.

(3) A quién se está hablando.

(4) Cuándo se está hablando.

(5) Por qué se está hablando.

V. La Biblia revela los principios por los cuales Dios nos juzgará, Juan 12:47, 48; Romanos 2:1-6.

VI. La Biblia se revela sí misma como la norma por la cual toda conducta humana, así como los credos y opiniones deben ser juzgados, 1 Juan 4:1.

VI. La Biblia revela cómo el hombre y la mujer pueden venir a la presencia de Dios sin condenación, Juan 1:11, 12; 3:3, 15-18; Hechos 16:31; Romanos 10:8-12.

1. Si este Libro no es la Palabra del Creador, entonces el hombre está en tinieblas, sin ayuda y sin esperanza.


Qué creemos acerca de Dios (II parte).

Hay muchas ideas erróneas acerca de Dios. Para unos Dios es la naturaleza, una idea, un buen principio, incluso el mismo (Página 10) hombre. Pero el verdadero Dios se revela en las Escrituras, vea Hechos 17:22, 12.

I. Dios es una Persona, Gn. 1:1, Sal. 100:3; Jn. 3:16; 5:26.

II. Dios es omnipresente (omni denota totalidad). Él no está en cada cosa sino en cada lugar, 1 R. 8:27; Is. 66:1; Sal. 139:7-10.

III. Dios es omnisciente (Salmos 139:11; Job 34:21, 22). Su omnisciencia le permite ver el fin, Hechos 15:18; 1 Reyes 13:1-3; 2 Reyes 23:15, 16.

IV. Dios es omnipotente (Mateo 19:25, 26). Su poder se ve en la Creación (Salmo 33:8, 9). Su poder se manifestó en la destrucción de Sodoma, el diluvio, y Egipto.

V. Dios es desde la eternidad pasada hasta la eternidad futura, Salmo 90:2; Isaías 40:28.

VI. Dios es un Ser Trino (1 Juan 5:7; Mateo 28:19, 20) que se manifiesta de tres maneras:

1. Espíritu, Juan 4:24.

2. Ser inteligente, Salmo 147:5.

3. Material, Juan 1:14, 18; Colosenses 2:9.

Los TRES se manifestaron en la inmersión de Jesús, Lucas 3:22. Vea 1 Timoteo 3:16.

VII. Dios y nuestra salvación del Lago de Fuego. Dios es amor, 1 Juan 4:8.

I. Por eso, antes del principio, Dios proveyó nuestra salvación, Efesios 1:4; Apocalipsis 13:8.

II. En el tiempo perfecto Dios envió a Su Hijo como la “ofrenda perfecta” por los pecados del hombre, Juan 1:14, 29.

III. En el tiempo perfecto el Hijo dio Su vida como rescate por los elegidos, 1 Timoteo 2:5, 6.

IV. El Hijo compró nuestro rescate. En la eternidad pasada Él aceptó el rol de Redentor, Ap. 13:8; 1 Pedro 1:18-20.

1. A su tiempo se presentó como el sacrificio perfecto y derramó Su sangre, Isaías 53:3-6; 1 Pedro 2:24.

2. La obra del Espíritu Santo es hacernos nacer de nuevo, Juan 3:3-7; Tito 3:5.

3. A su tiempo Él guía a los incrédulos al arrepentimiento, Juan 16:7-11.

V. Dios el Hijo es nuestro mediador, 1 Timoteo 2:5.


Qué creemos acerca de la caída del hombre y su depravación total (III parte).

En su estado caído, el hombre no puede hacer nada para salvar su alma del Lago de Fuego. Necesita de la obra del Espíritu de Dios.

I. En el principio Dios hizo el primer hombre a Su imagen, perfecto e inocente, Génesis 1:27; Eclesiastés 7:29.

II. Por su propia voluntad el hombre escogió desobedecer las instrucciones dadas por su Creador, cayendo de su estado inocente y santo, Génesis 3:1-7; 1 Timoteo 2:14.

III. ¿Qué quiere decir “depravado”? Es la pérdida de la pureza original del hombre y de su amor por Dios, lo cual resulta en la corrupción moral y lo inclina irresistiblemente hacia el mal. En este estado no puede hacer nada que sea agradable a Dios, sin la gracia salvadora del Padre no hay salvación posible,

(10) Números 14:27; Proverbios 6:12; Isaías 1:4; Colosenses 1:21; Efesios 2:1; Salmo 58:3; Isaías 64:6.

IV. El hombre, en su estado natural, no puede agradar a Dios, Romanos 8:7-10.

V. Ningún hombre o mujer puede amar a Dios hasta si no ha “nacido de nuevo”, 1 Juan 4:7-10; Romanos 3:23.

VI. Todos los hombres y mujeres son pecadores por naturaleza, Jeremías 17:9, 10; 1 Timoteo 1:15; Efesios 2:1-3.

VII. El hombre caído no se puede salvar a sí mismo (Tito 3:5). Tiene que depender de la misericordia de Dios, Lucas 18:13.


Qué creemos acerca de la Salvación del alma del infierno (IV parte).

TEXTO: Efesios 2:1-10.

INTRO: Por muchos años el hombre ha añadido rituales, ceremonias y esfuerzos humanos al plan de Dios para obtener la salvación. Por eso es muy necesario regresar a la Biblia para ver cómo es el plan del Creador.

I. La salvación de los pecadores es una obra puramente por la gracia (favor no merecido) de Dios, Efesios 2:8; Isaías 45:22; Jonás 2:9.

II. Cada ser humano necesita la gracia de Dios, Salmo 14:1-3; Hechos 18:27.

1. En las páginas del Nuevo Testamento hay ejemplos de la salvación por la gracia de Dios.

2. Gracia: encanto, dulzura, hermosura (Salmo 45:2). La actitud de Dios para con los hombres (Tito 2:11); el método de la salvación es lo opuesto al legalismo (Gálatas 5:4); el repartimiento del poder y de los dones espirituales (2 Timoteo 2:1); la libertad que Dios brinda a los hombres (Judas 4).

3. Es imposible ganar la salvación por obras, Romanos 2:4.

4. La gracia salvadora de Dios no puede mezclarse con las obras ni otras cosas, Romanos 11:5, 6.

5. La salvación de tu alma del Lago de Fuego no puede ganarse por obras, Romanos 4:4.

III. Cada ser humano necesita la obra intercesora del Hijo, Jesús el Cristo, el Mesías, el Prometido, Génesis 3:15.

1. Él es el único Mediador, 1 Timoteo 2:5.

2. Él es el único Camino a Dios, Juan 14:6.

3. Él sufrió como Mediador entre el pecado y el Dios Santo, Santo, Santo, Filipenses 2:8-11.

4. Su muerte pagó por todos los pecados del hombre, Mateo 20:28; Hebreos 2:9.

5. Él está sentado ahora al lado del Padre en el Tercer Cielo, el Cristo resucitado, Hebreos 1:3.

6. Él es el único Salvador y está capacitado para interceder por nosotros, Hebreos 7:25.


La asamblea en el Nuevo Testamento.

(Por A. J. Kirkland, publicado por Bogard Press)

LECCIÓN I: Nociones falsas acerca de la asamblea.

TEXTO: Efesios 3:21.

INTRO: Vamos a abordar cinco ideas: (1) Nociones falsas acerca de la asamblea; (2) el significado de la palabra

(Página 11) iglesia”; (3) las asambleas en el N.T. eran locales, (4) las Escrituras hablan acerca de “asambleas” en plural, (5) la esposa de Cristo, los creyentes, representa a la asamblea.

I. Nociones falsas. Hay ignorancia acerca de lo que dicen las Escrituras respecto a la asamblea que Jesús comenzó durante Su ministerio sobre esta tierra.

1. Hay falsas nociones que plantean que la “iglesia” es universal o invisible, las cuales provienen del uso de la palabra “católico” (universal). En los siglos, II, III, y IV había pocos libros y muy poca gente sabía cómo leer. Los cleros de aquellos días no habían entendido lo que las Escrituras decían, por lo que enseñaban erróneamente falsas doctrinas que llegaron a convertirse en “La Iglesia Universal”.

Por casi mil años la gente permaneció en las tinieblas de esas doctrinas falsas, hasta que la Biblia comenzó a imprimirse y distribuirse. Inmediatamente la gente pudo ver los grandes errores de la “iglesia universal”, lo cual fue el principio de la “reforma” y el establecimiento de nuevas denominaciones. Tristemente casi todos estos nuevos grupos trajeron consigo varias doctrinas erróneas de los “católicos”.

Pero durante aquellos siglos hubo hombres fieles que siguieron las doctrinas de los Apóstoles, y cientos de asambleas cristianas, algunas pequeñas, otras grandes, que fueron fieles a las Escrituras y las doctrinas de los Apóstoles. Aunque eran conocidas bajo varios nombres, todas tenían la verdad de las Escrituras.

Hay un error que nos llega hasta los días de hoy: la “familia de Dios” y la “asamblea de Dios” son lo mismo. No es así. Cuando el pecador es salvo, es nacido en la “familia de Dios” (1 Juan 5:1). Cuando aquella persona se une a una asamblea y se sumerge en obediencia a la Palabra, es añadido a la asamblea local, Hechos 2:41.

La salvación no depende de una asamblea.

II. La palabra griega del N.T. EKKLESÍA (traducida erróneamente “iglesia”) es una combinación de dos palabras griegas: EK “fuera de” y KALEO “llamar”, o sea, “una asamblea llamada”. Una asamblea cristiana se compone de gente salva que ha sido llamada de sus casas, negocios, etc., a unirse para celebrar una reunión.

La palabra nunca hace referencia a una denominación u organización de varias asambleas. Siempre se refiere a una asamblea local.

La asamblea tiene oficiales que cumplen y hacen cumplir los mandamientos de su Fundador, Jesucristo; que cumplen también con las ordenanzas de sumergir en agua a las personas que han profesado su fe en la gracia salvadora de Jesucristo y la celebración de la Cena, que consiste en pan sin levadura y vino no fermentado (para mostrar que el cuerpo de Jesús fue sin pecado); y que llevan a cabo la Gran Comisión, Mateo 28:18-20.


LECCIÓN II: Las Asambleas del N.T. fueron congregaciones locales.

1. Jesús dijo en Mateo 16:18, Sobre esta roca (PETRA, una peña sin labrar) edificaré mi asamblea”. Jesús no fundó una “iglesia universal”. La primera asamblea fue “móvil”, Hechos 1:21, 22.

(1) Aquí tenemos una compañía de creyentes sumergidos por Juan el Sumergidor.

(2) Estuvieron en compañía de Jesús, saliendo y entrando con Él.

(3) Fueron testigos de Su ascensión.

(4) Tuvieron reunión de negocios, Hechos 1:15-18.

(5) Para ser apóstol había que haber visto a Jesús personalmente.

(6) Leemos que en una ocasión hubo una reunión de negocios de 120 creyentes, Hechos 1:15-26.

(7) Se reunieron en la ciudad de Jerusalén, Hechos 1:12-14.

(8) Estaban reunidos cuando Dios les dio poder (Hch. 2:1-4). Recuerden que no todo el mundo habló en “lenguas”, solamente los once apóstoles, 1:26-2:3.

(9) Aquella compañía recibió miembros nuevos, Hechos 2:47.

(10) Aquella asamblea fue llamada la asamblea que estaba en Jerusalén”.

2. Aquella asamblea fue la “madre” de las demás asambleas.

(1) Felipe se fue a Samaria y comenzó la asamblea, Hechos 8:4-12.

(2) Pablo, después de su conversión, se fue a Damasco y fue sumergido por Ananías, Hechos 9:1-19.

(3) Pedro comenzó la asamblea en Cesarea, Hechos 10:23-48.

(4) Bernabé y Pablo establecieron la asamblea en Antioquia, Hechos 11:19-26; 11:26; 13:1.


LECCIÓN III: Las Escrituras hablan de asambleas en plural, no en singular.

Intro: Dios dice lo que Él quiere decir en las Escrituras. Cuando Él habla de una asamblea en un lugar, Él está hablando a aquella asamblea, la EKKESÍA de aquella ciudad. Cuando Él habla de varias asambleas, Él usa la palabra en el plural.

Ahora vamos a notar unas de las escrituras donde Él está hablando a “asambleas” plurales:

1. Hechos 15:41. Pablo está en su viaje segundo misionero visitando las asambleas en Siria y Cilicia, Los Hechos 16:4, 5.

2. En Romanos 16:4 Pablo habló de las “…asambleas de los gentiles…”

3. En 2 Corintios 8:1 otra vez encontramos “…las asambleas de Macedonia….”, vea Gálatas 1:2.

Conclusión: En la luz de esto, no hay “una iglesia universal”. Desde el principio, cuando Jesús formó Su primera EKKLESIA durante Su ministerial terrenal, había y hay una pluralidad de asambleas. No hay la “Iglesia Metodista”, ni la “Iglesia Presbiteriana”, ni la “Iglesia Romana Católica”, etc.


LECCIÓN IV: La Esposa de Cristo.

TEXTO: Apocalipsis 21:2.

(Página 12) “Esposa”. Esta es una metáfora importante del N.T. que representa a los redimidos, Mateo 25:1-13; Efesios 5:25-27.

Los creyentes (la esposa) que están en la nueva Jerusalén salen al encuentro de Cristo (su Marido), en la ceremonia final de la historia divina de la redención.

Después de estar predicando por más de 64 años, es la opinión de este editor que todos los redimidos, por la gracia de Dios, estarán con Él durante la eternidad. Pero ya que Él ha dado órdenes muy claras, los que componen a la “novia” serán los que han sido obedientes a Su mandamientos con respecto a Su asamblea. Es difícil para mí creer que una persona que dice ser “salva”, pero que nunca quiso ser sumergida, no se reunió con la asamblea ni ayudó en su sostén económico, no testificó, ni tampoco leyó las Escrituras, pueda tener parte con la “novia”. (Fin)


El islam.

Esta es la religión de los países árabes del Medio Oriente y del norte de África. El islam se originó unos 600 años después de Cristo a partir de las revelaciones recibidas por Mahoma en la Meca, Arabia Saudita. Estas revelaciones aparecen en el

libro sagrado” (Corán, o Al Curan) de los musulmanes al cual consideran “la palabra infalible de Dios”.

El islamismo tiene sus raíces en el judaísmo y el cristianismo. Reconoce la revelación de Dios a través de los profetas de la Biblia: Noé, Abraham, Moisés, David, Jesús y otros. Pero dice que Mahoma es el último y el mayor de los profetas y que sus revelaciones son las más válidas para hoy.

Ellos no reconocen la Divinidad de Jesús ni la personalidad del Espíritu Santo. Proclaman que Dios es uno y fuera de Él no hay otro dios. Le llaman Alé, o Allah en su idioma. Combaten el politeísmo (doctrina que afirma la existencia de muchos dioses) y no permiten el uso de cuadros o imágenes.

Los seis artículos de su fe son: (1) la creencia en Dios; (2) en los mensajeros; (3) en las escrituras; (4) en los profetas; (5) en el día del juicio final; y (6) en la predestinación.

Se pone mucho énfasis en la predestinación: todo lo que sucede ha sido ordenado por Dios. Esto da lugar al fatalismo.

El concepto básico del islamismo es la sumisión a Dios. “Islam” significa “sumisión”, y el nombre de los creyentes “musulmanes” quiere decir “los sumisos”.

Además de reglamentos para toda su conducta, hay cinco deberes religiosos que todo musulmán debe cumplir: (1) recitar el credo; (2) adorar cinco veces al día de la manera prescrita; (3) dar limosnas; (4) ayunar desde el alba hasta la puesta del sol durante todo el mes de Ramadán, que es el noveno mes del año lunar de los mahometanos; y (5) hacer un peregrinaje a la Meca si es posible, una ciudad de Arabia a la cual acuden los musulmanes en peregrinación).

Con el paso de los siglos y la extensión del islam se han producido cambios, divisiones y sectas. Existen ahora setenta y dos denominaciones o sectas islámicas diferentes. (Fin)


Los pecadores son salvos “de” y salvos “a”.

I. Cuando un pecador recibe a Jesucristo en arrepentimiento y fe como su Salvador es salvo de la ira de Dios, Romanos 5:9.

(1) Es salvo de la maldición de la ley, Gálatas 3:10.

(2) Es salvo de la esclavitud del pecado, Romanos 6:16.

(3) Es salvo de la polución del pecado, 1 Corintios 6:9, 10.

(4) Es salvo de la corrupción del mundo, 2 Pedro 1:4.

(5) Es salvo del egoísmo, 2 Pedro 2:10.

II. Las cosas que el pecador salvo puede esperar:

(1) Una relación nueva con el Creador, Juan 1:12.

(2) Una vida eterna, Juan 3:36.

(3) Una nueva vida, Romanos 6:4.

(4) Una vida apartada del mundo, Ro. 6:22.

(5) Una vida de corazón puro, Mateo 5:8.

(6) Una vida llena con el amor de Cristo, 2 Corintios 5:14.

(7) Una vida limpia, Efesios 4:31, 32.

(8) Una vida de libertad y victoria sobre Satanás, Ap. 12:11.


Nuestra salvación es perfecta.

Cada cosa en relación a la salvación de nuestra alma del infierno es perfecta en Jesús. Estamos completos en Él (Col. 2:10). Él es el Alfa y Omega (Ap. 1:8). Él es el Autor y Consumador de nuestra fe (He. 12:2). Él es nuestro Mediador (1 Ti. 2:5). A través de Jesús:

1. Tenemos salvación, Juan 3:17; 10:9.

2. Somos comprados, Hechos 20:28.

3. Tenemos redención, Efesios 1:7.

4. Tenemos reconciliación (el cambio en la relación entre Dios y el hombre por medio de la obra redentora de Cristo), Romanos 5:10

5. Tenemos justicia (el hombre es declarado justo por fe), Romanos 5:19.

6. Tenemos la victoria, Romanos 8:37; 1 Co. 15:57.

7. Tenemos la seguridad de la resurrección, 1 Co. 15:22.

8. Somos adoptados, Efesios 1:5.

9. Tenemos acceso al Padre, Efesios 2:18.

10. Tenemos paz, Colosenses 1:20.

11. Hemos recibido la purificación de nuestros pecados, Hebreos 1:3.

12. Somos librados, Hebreos 2:14, 15.

13. Somos santificados, Hebreos 10:10; 13:12.

Sí, el Señor Jesucristo es todo lo que tú necesitas. No hay otro Salvador ni otro Mediador fuera de Él. Considera bien lo que dice Colosenses 2:8-10. (Fin).


Siete pasos hacia la salvación por fe.

LECTURA: Génesis 12:1-8.

TEXTO: Romanos 4:3.

1. El principio de la fe, “vete de tu tierra” (Gé. 12:1).

2. El llamado de la fe, “y de la casa de tu padre” (Gé 12:1).

3. La promesa de la fe, “y haré de ti una nación grande” (Gé. 12:2).

4. La bendición de la fe, “y te bendeciré” (Gé. 12:2, 3).

(Página 13) 5. La obediencia de la fe, “y se fue” (Gé. 12:4). Véase Hebreos 11:8, 10.

6. La preocupación de la fe (Gé. 12:5).

7. Cómo vencer al enemigo de la fe, “y el cananeo estaba entonces en la tierra” (Gé. 12:6). Véase el v. 7, “Y apareció Yahvé a Abraham”; Ro. 8:37; 1 Co. 10:13; Mt. 7:7; Stg. 4:2, 3; Ro. 4:3. (Fin)


Cada Predicador Que Sigue Las Doctrinas De Los Pentecostés Es Fraudulento, Parte I

I. Un repaso breve de tal movimiento. Unos lo llaman las "Tres Olas". Desde el ministerio de Jesucristo hasta el fin del año 1900 no había ninguna evidencia de que los cristianos hablaran en "lenguas".  En ninguna publicación, en ningún libro publicado durante aquellos años. ¡Se menciona nada!

1. Pero al principio del año 1901, en una escuela bíblica (Betel Bible College, Topeka, Kansas EE. UU.) Una estudiante, Agnas Ozman, bajo la dirección del profesor Charles Fox Parham, tuvo una experiencia emocional y articuló palabras no entendidas.  Ahí comenzó el movimiento llamado Pentecostés.

2. Ya que fue algo emocional, tal movimiento se esparció rápido en todas partes de los EE. UU. Y luego en otros países también.  Esto continuó hasta el año 1960 cuando en California, EE. UU. Un "avivamiento" de tal doctrina  (el hablar en lenguas) comenzó en una Iglesia Episcopal, y rápidamente entró en muchas denominaciones.  Se llama "la segunda ola".

3. En el año 1983 comenzó la "tercera ola" y fue llamado "El Movimiento de Señales y Maravillas" que puso énfasis en el "don de profecía" y de tal movimiento salieron los "carismáticos" con personas como Benny Hinn, etc. tratando de engañar al mundo entero con sus llamados "milagros".

II. Hay que recordar que toda esta confusión no tiene base en las Escrituras.  Viene de hombres y mujeres carnales, equivocados, con el deseo de engañar al pueblo de Dios, y a llenar sus bolsillos con dinero.

1. Algunos dicen: "Pero la Biblia habla del uso de lenguas". Si, hubo tres ocurrencias, no docenas, no cientos, sino tres veces  cuando la gente habló en "lenguas" en el N. T. Hechos 2:1-4, la primera mención; Hechos 10:44-46 es la segunda mención, y la última mención se encuentra en Hechos 19:6. ¡Tres referencias nada más!

(1) Aquella habilidad apareció primero cuando judíos, de todas partes y de muchas lenguas, habían llegado a celebrar el día de la fiesta anual, "Pentecostés".  Dios escogió aquel día para anunciar las Buenas Nuevas a las naciones de los judíos, Hechos 2:1-13.

  A. Llamo su atención a Hechos 1:26 donde leemos "...los once apóstoles...".  En 2:1 dice: "...estaban todos (los once) unánimes juntos...." y en verso 3 "...lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos (los once apóstoles) y aquellos once fueron llenos (controlados) por el Espíritu Santo y los once comenzaron a hablar en otras lenguas. ¡No los 120 hermanos!  ¡No toda aquella gente!  Esta fue la primera vez que tal fenómeno sucedió con los apóstoles presentes.

  B. No todo el mundo habló en "otras lenguas".  Solamente los once para que los visitantes de otras partes pudieran oír las Buenas Nuevas en sus propias lenguas.

(2) Aquel fenómeno apareció por segunda vez en la casa de Cornelius, Hechos 10:44 a 11:17.  El Espíritu Santo había enviado a Pedro, un apóstol, a la casa de un gentil, y después de la predicación de las Buenas Nuevas "...el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían..." el discurso y los de aquella casa manifestaron su nueva creencia en el Mesías por hablar en "lenguas".

(3) Aquel fenómeno apareció por tercera vez en Hechos 19:1-7 cuando Pablo, un apóstol explicó a unos hombres que habían sido sumergidos por un seguidor de Juan el Sumergista, sin saber como ser salvo ya que aquella persona era ignorante de las Buenas Nuevas.  Eran unos doce hombres.

2.  Nótese bien, que no hay más mención de "lenguas" desde Hechos 19:7 hasta 1 Corintios 12 donde Pablo regañó a aquella gente por el abuso de tal don. No era una cosa que sucedía día tras día ni en cada reunión.  Tres veces las Escrituras hablan del uso de "lenguas" por gente convertida: Los once el día de la fiesta; los de la casa de Cornelio, y los "doce hombres".

(1) No hay mención de "lenguas" en Romanos; 2 Corintios; Gálatas; Efesios; Filipenses; Colosenses;  1 y 2 Tesalonicenses; 1 y 2 Timoteo; Tito; Filemón; Hebreos; Santiago; 1, 2, de Pedro; 1, 2, 3 de Juan; Judas y Apocalipsis.  Estos son los libros de doctrina para la asamblea de Jesucristo.  ¡Nunca debemos usar el Libro de los Hechos como base para doctrina! Fue un Libro de historia, la historia de la primera asamblea, transitorio.  Si el hablar en "lenguas" es tan importante, ¿Por qué no se menciona en estos libros de instrucción?

3. Ah, pero hermano, ¿Qué dice Marcos 16: 17?  Oiga, no soy una persona ignorante.  Por sesenta años he predicado las Escrituras.  He enseñado en institutos bíblicos, he publicado esta revista por treinta y ocho años. He predicado por el radio por muchos años. Varias veces en el pasado en esta revista llamé a tu atención de que estos versículos son "espurios" (Marcos 16:9-20). Nótese bien:

(1) Porque no están en armonía con cualquier otro texto en el N. T.   Son distintos, separados, diferentes.  Si no están en armonía con los demás textos, no debemos usarlos.

(2) ¡Oh, (puedo oír a algunos de ustedes gritando) el editor está quitando versículos de la Biblia y eso está prohibido! Mire lo que dice en Deuteronomio 4:2; 12:32; Proverbios 30:6; Apocalipsis 22:19.  Hay dos lados aquí: ¡Quitar y añadir!

  A.  Tú tienes que entender que la Biblia que usamos hoy es una copia, de una copia, de una copia, de una copia......y por cientos de años la gente que ha editado nuestra Biblia ha hecho cambios.  Pero, todavía hay los manuscritos muy antiguos en las bibliotecas de Roma y de Londres donde los que tienen la habilidad de leerlos en hebreo y en griego pueden hacer comparaciones.

  B.  Por eso vamos a ver lo que dicen los eruditos. Es su opinión que una o más personas añadieron a las Escrituras en este (Página 14) caso (Marcos 16:17) y es nuestro deber enseñar solamente lo que está en armonía con los demás textos.

      a. La Biblia Anotada de Scofield: Marcos 16:9-20.  "Los dos manuscritos más antiguos no tienen los versículos 9-20".

      b. La Versión Reina-Valera Actualizada dice: "Algunos manuscritos antiguos no incluyen los versículos 9-20".

      c. La Biblia de Estudio de John MacArthur dice: "La evidencia externa indica que los versículos 9-20 no fueron parte de los escritos de Marcos.  Estos versículos deben compararse con los demás textos y ninguna doctrina debe ser formulada basada en ellos".

      d. Rotherdham en su Biblia empalizada dice: "Hay evidencia que la continuación de los versículos ocho en adelante se perdieron, quizás por la pérdida de una hoja y que un escriba, usando su propio conocimiento de los otros Libros del Nuevo Testamento añadió lo que él pensó que era apropiado".

(3) Ya que no hay mención de tales cosas (Marcos 16:17, 18) en las Epístolas, sería absurdo utilizar estos textos aislados para enseñar doctrina cristiana.

III. Hay otra cosa, y esta es la enseñanza de los carismáticos de un "bautismo por el Espíritu Santo".  Y algunos de ustedes dirán: "Señor editor ¿No sabe lo que dice 1 Corintios 12:13?"  Sí, yo sé.  Hay que recordar que la traducción de nuestras Biblias en otras lenguas es obra de hombres carnales.  No eran guiados por el Espíritu Santo al traducir del griego al español.  Por ejemplo: En este texto dice: "...porque por un solo Espíritu fuimos bautizados todos en un solo cuerpo....".  Este versículo no tiene nada que ver con un "bautismo por el Espíritu Santo"

1. En el griego no hay letras mayúsculas.  Por esto el traductor tuvo que usar el contexto para determinar el uso de cada palabra.  La palabra en cuestión aquí es "PNEUMA" (espíritu) y puede traducirse: “Una corriente de aire; brisa;  el espíritu de un ser humano o sea el alma; un principio vital; una disposición mental; un mensajero (ángel); demonio; Dios; el espíritu de Cristo; el Espíritu Santo, vida, mente.  Véase el uso de la palabra PNEUMA en:

  (1) 1 Corintios 2:11 "...sino el PNEUMA del hombre..." No: " sino el Espíritu del hombre..."

  (2) 1 Corintios 15:45 "...Adán llegó a ser un PNEUMA viviente..."  No: "...a ser un Espíritu viviente..."

  (3) 1 Corintios 16:18 "...porque tranquilizaron mi PNEUMA y el vuestro..."  No: "...mi Espíritu y el...."

  (4) Gálatas 6:1, "...restaurad al tal con PNEUMA de mansedumbre...".  No: “...con Espíritu de...."

  (5) Efesios 1:17, "...os dé PNEUMA  de sabiduría...."  No: "...os dé Espíritu de...."

  (6) 1 Tesalonicenses 5:23, "....vuestro ser---tanto PNEUMA, como alma y cuerpo...." y sin cesar.

2. ¿Qué dice el contexto amplio? ¿A quien escribió Pablo?  Véase 1 Corintios 1:2 "...a la asamblea de Dios que está en Corinto...".

3. El contexto cerca: 12: 1 "...hermanos..."; 12:12 "....el cuerpo (la asamblea de Corinto) es uno solo y tiene muchos miembros..."

4. Pues: a los hermanos de la asamblea de Corintios el versículo trece debe leerse: “Porque, vosotros, los hermanos de la asamblea de Corinto EN.... (No "por". El griego es EN = expresa en general idea de reposo)....una sola disposición mental, con un principio vital, con un vigor natural, con un propósito, intento, designio fuimos sumergidos todos en un solo cuerpo... en la asamblea de Corinto.....".  ¡Este texto no habla de un "bautismo en el Espíritu Santo"!  No hay tal mandato en el N.T. al ser "bautizado en o por el Espíritu Santo.  ¡Este texto habla de la inmersión de los conversos nuevos por la autoridad de aquella asamblea de Corintios! ¡No hay nada en este texto que hable de una "experiencia emocional".

IV. ¿De dónde viene la confusión? ¡Por no trazar bien  la Palabra de Dios!  2 Timoteo 2:15, "...que traza bien la palabra de verdad..." (...interpreta correctamente, divide, como quien marca un paño para cortar...).

1. Hay demasiados predicadores que son tan perezosos que no abren sus Biblias para estudiar para sí mismos, que aceptan cualquier cosa de otros maestros falsos, nunca están buscando para ver si tal y tal es verdad o no, véase Hechos 17:11.

2. Aquellos falsos, sin ninguna vergüenza, han tratado de engañar a la multitud diciendo que "...hay muchas menciones del "...bautismo por el Espíritu Santo en la Biblia..."   ¿Pero, dónde?

(1) ¡Hubo una ocasión cuando gente fue "bautizada" (sumergida) EN el Espíritu Santo, no muchas!, Hechos 2:3, 4 para cumplir lo que fue escrito en Mateo 3:11, "...Él (Jesucristo) os bautizará EN el Espíritu Santo..." y esto acto se repite en Marcos 1:8; y se repite en Lucas 3:16; y se repite en Juan 1:33; y se repite en Hechos 1:5.  ¡Una ocasión solamente... no cinco ocasiones! 

(2) Y después de Hechos 2:4 no se menciona el "bautismo en el Espíritu Santo" y la prueba por hablar en "lenguas".  No en los demás capítulos de Los Hechos, ni en Romanos, etc. Pero Pablo lo mencionó en 1 Corintios 12 y 14 para regañar a aquella gente que  ha mal usado aquel don.  Y después no se menciona en el resto del Nuevo Testamento. (continuará)


Nota del editor: Este mes vamos a introducir el pastor Ariandys Aguiar del Sol, de Palmira, Cienfuegos, CUBA quien va a publicar esta revista y distribuirla en la Isla de Cuba. Los que viven en la Isla puede hacer contacto con él a: Cisnero 27, Palmira, Cienfuegos, Teléfono: 578236


Esta revista es una obra de amor por parte del Evangelista James Alvino Nelson y su esposa Janet. Es enviada gratis y uno puede verla y las ediciones anteriores a: www.hojasdeoro.com o escribiendo a: jan23@cox.net Por correo postal:

Hojas de Oro

660 South Front Street

Salina, Kansas 67401 EE.UU.