HOJAS DE ORO

Una Llamada A Regresar A La Enseñanza Bíblica

"...que contendáis eficazmente por la fe..."

Año XXVIX,  Número 9  SEPTIEMBRE                    1999 


 

 


Índice:

 1.Significado Etimológico de Don, parte II, página 1

 2. ¿Es Bíblica El Movimiento Carismático? página 2

 3. La Historia de la Asamblea, III, página 4

 4. La Naturaleza de la Ekklesía del N.T., VIII, página 4

 5. La Primera Asambla Fue Santa, VIII, pág. 5

 6. ¿Dónde Están Los Muertos? I, página 5

 7. ¿Dónde Están Los Muertos? II, página 6

 8. Un Modo Simple Y poderoso De Testimoniar A Las Sectas, página 7

 9. Pecados Involuntarios, página 7

10.  Positivos Negativos, página 8

11.  Tres Modos de Morir, página 8

12.  ¡Veo Por Donde Va! Página 9

13.  Triunfar Por Fe, página 9

14.  Pasos Hacia el Éxito Estudiantil, página 10

15.  Peligros del Desanimo, página 10

16.  Catorce Cosas Falsas, página 11

17.  Siete Requisitos Para Observar El "Paso Encima", página 11

18.  Eterno Dios, página 11

19.  Honrando Al Dios Verdero, página 11

20.  Terminología de los Mormones y Testigos de Jehová, página 12

21.  El Lugar de la Segunda Oporltunidad, página 13

22.  Doctrina de Salvación, página 13

 

Significado Etimológico de “Don”  Parte II

I. En 1 Corintios 12:1 leemos: “No quiero, hermanos, que ignoréis acerca de los dones espirituales.”  A la frase “dones espirituales” (TA PNEUMÁTIKA) Pablo le da en el Nuevo Testamento un uso teológico. Mejor traducida: “los dones pertenecientes al Espíritu”, “los dones provenientes del Espíritu,” o más brevemente “los dones del Espíritu"; es aplicada específicamente a los dones que el Espíritu Santo ha conferido a cada persona redimida para su edificación mutua, y para la propagación de las Buenas Noticias de Jesucristo. No son arbitrarios ni indefinidos. Son un conjunto bien definido de dones, perfectamente diferenciales de otros “dones” que también provienen de Dios, y que también pueden ser de carácter espiritual.    

II. El Significado de la palabra.

1. La palabra "carísmata" (dones) viene de la palabra griega carisma, que a su vez viene de "caris".  "Caris",  que significa “lo que deleita,” es un estado que produce, o es acompañado de gozo. Se traduce en el Nuevo Testamento como “gracia”, o “favor mostrado o recibido inmerecido.”

2. Pablo lo utiliza en sus salutaciones: Romanos 1:7; 1 Tesalonicenses 5:28, etc.

3. Somos salvos por gracia (caris) solamente, Ef. 2:8,9.

4. La gracia es mostrada a todos los pecadores, Romanos 3:23-24. A esa “gracia solamente” encontrada en Cristo, corresponde “fe solamente” de parte del creyente, Romanos 3:24 en adelante; lo cual excluye La Ley (buenas obras) como medio de salvación.

5. La gracia es la base de la justificación y también en ésta se halla manifestada - Romanos 5:20-21. De allí que gracia es “estado” en un sentido (5:2); y es también una dádiva que no podemos nosotros exigir, en otro.

III. El significado de "carisma"

1. Es una acción; o sea, la prueba de un favor, beneficio, o don. La acción de mostrar gracia. Toma forma de “don” en Romanos 12:6 y 1 Corintios 12:11. Está relacionado con eucaristeo  (dar gracias). Todo el don de la salvación es carisma, Romanos 6:23; 2 Corintios 1:11;  y toma el sentido de don espiritual (no confundirlo con 'del Espíritu') en Romanos 1:11 y 1 Corintios 7:7 donde, en el contexto, se refiere al don del celibato.

IV. El significado de "carísmata".

1. Los dones a los que se refiere Pablo tanto en 1 Corintios 12 como en Romanos 12, carísmata, son las operaciones del Espíritu Santo relacionadas con la adoración y el servicio en las asambleas. Estas operaciones son sobrenaturales, pero no mágicas.  Calificadas por "pneumática" (del Espíritu) deja fuera cualquier falsa suposición en cuanto al origen y la naturaleza de los dones. Estos dones ("carísmata") son, pues, aquellas manifestaciones del Espíritu conferidas a los redimidos para la mutua edificación. De ahí que el término “carismático” se aplique en general a la persona que tiene el “don” de atraer a otros, o agradarle a otros; y en sentido más particular, cuando se aplica a quienes hacen de los “dones” y al Espíritu Santo el centro de la vida cristiana.

V. Su raíz.  ("caris") pone en relieve el atributo divino de la Gracia, puesto que esos dones son recibidos aparte de cualquier mérito del que lo recibe; Y no con el propósito de la auto-elevación, sino el del fortalecimiento y enriquecimiento espiritual de los demás. El entendimiento del correcto significado de dones, no da lugar a la vanagloria o a la jactancia.

VI. El significado de "pneumátika"

1. Como ya se citó arriba, Pablo escribe a los corintios acerca de los dones espirituales: “No quiero, hermanos, que ignoréis acerca de los dones espirituales” (1 Corintios 12:1). La frase “dones espirituales” es traducida de una sola palabra griega, pneumátika. (De pneumatos, espíritu), que literalmente significa “espirituales”, pero que por el contexto los traductores han suplido con razón la palabra “dones”. Aquí la gramática exige que el término se utilice como un adjetivo, pero aun así, claramente se sugiere la naturaleza y origen de dichos dones.

2.  Como ya se explicó arriba, estos dones específicos de los que habla Pablo, son un grupo especial diferente a otros dones que también son de carácter espiritual. Estos PNEUMÁTIKA obviamente son también de carácter espiritual, y por lo tanto pueden propiamente ser llamados “espirituales”; pero el término habla más de su origen que de su naturaleza, ya que por su origen, necesariamente los dones tienen que ser espirituales, pues vienen del Espíritu. Más bien, estos PNEUMÁTIKA denotan más su origen, que es del Espíritu. ¿Cómo pues puede nadie gloriarse de poseer tal o cual don? Eso es robarle a Dios la gloria que solo le corresponde a Él.  (Continuará)

¿Es Bíblica El Movimiento Carismático?

Los carismáticos, y los que simpatizan con ellos, al escuchar opiniones en contra de dicho movimiento, son prontos para calificar esas opiniones como blasfemias contra el Espíritu Santo, pues las "manifestaciones" externas de hablar en lenguas y las "sanidades" son la obra del Espíritu Santo, de acuerdo con ellos. Haciendo caso omiso de lo que las Escrituras puedan decir, o dejar de decir a su favor o en contra, inmediatamente señalan las manifestaciones externas y a los sentimientos internos como la mejor prueba que pueden ofrecer en apoyo de sus prácticas. Sin embargo, sin poner en tela de duda que tales "manifestaciones" existen, y que los sentimientos que experimentan los carismáticos son genuinos, la pregunta final que determina la autenticidad bíblica de cualquier práctica o creencia es: ¿QUÉ DICE LA BIBLIA AL RESPECTO?

EL "DON" DE LAS LENGUAS

Los pasajes en que los carismáticos basan sus prácticas de hablar en otras lenguas se reducen básicamente a Marcos 16, Hechos 2, 10 y 19; y 1 Corintios 12-14. Solamente tres libros del Nuevo Testamento lo mencionan. Antes de analizar en forma general cada uno de esos pasajes que hablan de las lenguas, necesitamos establecer algunas verdades fundamentales que se enseñan en la Biblia acerca de las lenguas:

1. La palabra griega GLOSSA, que en español se traduce "lenguas" se refiere a idiomas inteligibles, y no a balbuceo que no se puede entender. Cuando Pablo habla en 1 Corintios 13:1 de lenguas humanas y "angélicas", está tratando de establecer en todo el capítulo que el fruto espiritual del amor es más importante que cualquier don espiritual, aun que el don de lenguas humanas, o aun el de los ángeles, si es que el hombre jamás ha podido hablar en tales lenguas. No es un hecho, es un supuesto. La palabra clave es "sí yo"; ya que en el versículo siguiente continúa diciendo: "y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes" No está diciendo que trasladar los montes es una práctica cotidiana de un cristiano, sino que si él tuviera tal fe que trasladase los montes; es un supuesto. Lo mismo ocurre en el versículo anterior.

2.. Las lenguas bíblicas siempre se hablaron para testimonio; testimonio para que inconversos pudieran escuchar la Palabra de Dios y fueran salvos, y testimonio de las grandezas de Dios. (Isaías 28:11-12; Hechos 2:7-11; 10:45-46; 19:6, 10; 1 Corintios 14:12; Hebreos 2:4)

3. Cristo nunca habló en lenguas, ni las promovió.

4. En la historia del cristianismo, después del tiempo de los apóstoles, sólo grupos sectarios herejes practicaron el hablar en lenguas; algunos, mezclando otras prácticas inmorales como danzar desnudos, profetizando, o en orgías.

5. Los grandes hombres de Dios, llenos del Espíritu Santo, que han traído masas a los pies de Cristo, en la historia del cristianismo, no han hablado en lenguas. Hombres como Charles Finney, R.A. Torrey, D. L. Moody, George Whitefield, los hermanos Wesley, Charles H. Spurgeon, David Brainerd, George Muller, Billy Sunday, y muchísimos otros, nunca hablaron en lenguas.

6. En ninguna porción de la Escritura se sugiere siquiera que hablar en lenguas sea una (o la única) evidencia de ser llenos del Espíritu Santo, y mucho menos que sea evidencia de la salvación.

7. Ninguna epístola del Nuevo Testamento promueve, o siquiera menciona las lenguas; excepto la primera a los Corintios, y eso, para corregir los abusos que se hacían en esa iglesia de dicho don. Sin embargo, en la lista de los dones de Romanos 12, o en la de Efesios 4, no se hace mención de las lenguas.

Marcos 16:17-18

Ahora bien, tomando cada uno de los libros del Nuevo Testamento que toman el asunto de las lenguas, comenzamos con el de Marcos 16. Cristo les dice claramente a sus discípulos cuáles eran las señales que acompañarían a los que creían en Él: "En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos impondrán sus manos, y sanarán". (Marcos 16:17-18)

Todas estas señales tuvieron su cumplimiento en el libro de los Hechos, que contiene el relato de lo que hicieron los apóstoles, que eran los que creían en Jesús, en el momento en que dijo esas palabras. La palabra clave es "a los que creen". No debemos pensar que estas señales serían una norma para los creyentes en todos los tiempos, de lo contrario, ¿por qué entonces, los que así creen, no toman cosas mortíferas, o toman serpientes en las manos? Cierto es que así lo han hecho algunos grupos extremistas, con la correspondiente consecuencia trágica de la muerte.

Hechos 2

En este pasaje, el apóstol Pedro claramente dice que la experiencia de recibir el Espíritu Santo ese día de Pentecostés, era el cumplimiento de la profecía de Joel 2 (Hechos 2:16); y una profecía no se cumple repetidas veces sino solo una. El libro de los Hechos no está prescribiendo una práctica cristiana, sino describiendo un acontecimiento que tuvo lugar en un lugar y un momento determinados. Además, como ya se indicó, las lenguas que allí se hablaron eran idiomas perfectamente inteligibles, y con el propósito de que todos escuchen las maravillas de Dios.

Hechos 10

También este pasaje habla de las lenguas con el propósito de testimonio y magnificación del nombre de Dios: "Porque les oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios" (Hechos 10:46).

Hechos 19

Este pasaje relata el hecho de que los discípulos de Juan el Bautista que se convirtieron y hablaron en lenguas, junto con las otras grandes señales que Pablo hizo en Asia, eran para autenticar el apostolado de Pablo y para magnificar a Dios, Hechos 19:11, 17.

1 Corintios 12-14

Como ya se indicó arriba, en estos capítulos se mencionan las lenguas, pero solo para corregir los abusos de este don que existían en la iglesia de Corinto.

En el capítulo 12 enumera Pablo los dones del Espíritu para enseñar que todos eran miembros de un mismo cuerpo, y que todos eran necesarios, para que no se menospreciaran unos a otros por tener tal o cual don; ni para que se sintieran cristianos de segunda clase los que no tenían algún don. Esto está en completa contraposición al sentimiento de culpa que inculcan los carismáticos a los cristianos que no hablan en lenguas.

En el capítulo 13, Pablo habla de la excelencia del fruto espiritual del amor, por sobre cualesquier otro don; fuera el de profecía, el de ciencia, el de lenguas, etc. En el versículo 8 claramente dice que estos dones cesarían, pero que el amor permanecería para siempre; luego en el versículo diez dice cuándo es que se acabarían las lenguas, que es cuando viniera lo perfecto. Para entender qué es lo perfecto, necesitamos entender primero qué es el don de ciencia y el de profecía, porque cuando éstos cesaran, es cuando se acabarían las lenguas también.

La profecía era el medio que Dios utilizaba para transmitir mensajes a los hombres; era el medio por el cual se comunicaba con su pueblo. El don de ciencia, o conocimiento, era la explicación de algunas profecías transmitidas por Dios a los profetas, para hacerlas entender. Todo cristiano que cree en la Biblia sabe que todo lo que Dios tenía que decir lo ha dicho ya por medio de la Biblia, y hasta tenemos una advertencia triple sobre añadir o quitar a lo que ya está escrito: Deuteronomio 4:2; Proverbios 30:5,6; Apocalipsis 22:18,19. De modo que el tiempo cuando ya no serían necesarias las profecías sería cuando se completaran las Escrituras, y eso fue en el primer siglo.

El tiempo, pues, en que vendría "lo perfecto", se refiere al cierre del canon del Nuevo Testamento. En este tiempo terminarían las profecías, el don de ciencia, y con ellos, el don de lenguas.

En el capítulo 14, Pablo prescribe las reglas bajo las cuales se debería hablar en lenguas, en el tiempo que todavía estaban vigentes:

1) En el versículo 15 Pablo exhorta a orar en el espíritu, pero también con el entendimiento.

2) Debería hacerse por señal a los incrédulos, v.22

3) Si iban a hablar en lenguas, deberían ser dos, o a lo más tres (v.27).

4) Se necesitaba un intérprete; si no había intérprete, el glosa-parlante debía quedarse callado (vv. 27, 28).

5) Las mujeres deberían callar en la congregación en lo relativo a profecías y lenguas (v.34), porque aun la ley decía que estuvieran sujetas, y porque además era indecoroso que hablaran en público (y lo sigue siendo). Y es la humilde opinión del que escribe que por cuestión de tiempo, es mejor que la mujer se conforme con el idioma que habla, de otro modo, entre más lenguas hable, más difícil será callarla, como lo demuestra la experiencia. Servimos a un Dios omnisciente.

6) Todo debía hacerse decentemente y en orden, v. 40.

TODAS, absolutamente TODAS estas reglas prescritas aquí son violadas en forma indiscriminada en las reuniones carismáticas.

Y ésta es la extensión de la enseñanza bíblica de las lenguas. No hay lugar en la Biblia para justificar la interrupción del sermón del predicador, para que en medio de él, produzca una sarta de vocablos que nadie parece entender, o le importara entender, para luego continuar con el sermón. No hay lugar en la Escritura para las recetas que dan los líderes carismáticos para que otros aprendan a hablar en lenguas.

Mucha gente que ha salido del M.C. testifican que hablar en lenguas es un hábito que se aprende. Si se aprende, entonces no puede ser un don de Dios. Hace años un amigo mío se unió a los carismáticos católicos, le pregunté: "Lalo, ¿y tú también ya hablas en lenguas?" A lo que respondió: "No, José, pero ya me las estoy aprendiendo".

En otros casos, es solamente un trance sicológico en que la persona se sumerge voluntariamente. Pero no importa la causa o los razonamientos que expliquen los casos de hablar en lenguas. Insistimos que la regla que sigue marcando su veracidad y legitimidad es la Palabra de Dios, y ésta es muy clara al respecto.  (Continuará)

 

La Historia De La Asamblea, III

     Terminamos la parte II hablando acerca de las cosas que pasaron hasta el fin del Siglo V.  En aquel tiempo el mundo entero ha entrado en un período conocido como "La Edad Del Oscurantismo".

     Las persecuciones contra los creyentes en Jesucristo por parte de la "iglesia católica" fueron muy duras por todas partes del mundo y allá podemos encontrar "un rastro de sangre" de los mártires.

     Hoy llamo su atención a los "concilios ecuménicos" (universales) de las asambleas (hoy son conocido como la Iglesia Romana Católica) que han dejado las enseñanzas del Señor y Sus Apóstoles (1 Juan 2:19) que tuvieron "reuniones religiosas" por llamamiento de los emperadores.  En aquel tiempo un "papa" no tuvo mucho poder.

     Hubo ocho de los "concilios" entre 325 y 869 donde inventaron "doctrinas" que todavía son usadas hoy día: una fecha para celebrar la resurrección del Señor; el culto de la adoración de María y el Niño, para condenar la herejía adentro de sus "iglesias"; la adoración de las imágenes de los "santos"; a dar la "cena" a los infantes, etc. etc.

     Durante aquel tiempo las asambleas cristianas no conformistas le fue prohibido usar el nombre "cristiana" y fueron conocidos por los nombres de sus líderes.

     Hay que recordar que en aquel tiempo no hubo "Biblias" completas.  Doctrina fue pasada de congregación a congregación produciendo mucho error y confusión.  Por esta razón la historia muestra muchos errores entre aquellos no conformistas.

     Por parte de la "iglesia romana" vino una persecución para erradicar los "herejes" (los no conformistas) porque ella enseñó que "…aparte de la iglesia romana no hay salvación…". Hubo la venta de las "indulgencias" donde uno pudo "comprar" su salvación (Es igual hoy con la misa pagada).  Otra doctrina fue inventada: el "purgatorio".

     Durante el Siglo XII los "papas" comenzaron a llamar sus pastores a los concilios con la idea de eliminar todos los no conformistas usando la "inquisición" la cual fue muy efectiva.  Al fin en el año 1229 la "iglesia" declaró que Las Escrituras  (La Biblia) fue un Libro cerrado a todo el mundo con la excepción de los pastores de las "iglesias romanas".  (Continuará)

 

LLa Naturaleza De La Ekklesía Del N.T.

Parte VIII

     La conducta y atmósfera en los cultos en la asamblea son discutidos en las Escrituras:

Todas las cosas deben apuntar hacia la edificación, 1 Corintios 14:26.

1. Todos los predicadores han de hablar claramente, inteligentemente, de tal manera que la asamblea pueda ser edificada, 1 Corintios 14:5.

2. Los "instrumentos" (los que hablan) deben dar un sonido claro significante, I Corintios 14:7, 8.

3. Las oraciones han de ser espirituales y inteligibles para edificación, 1 Corintios 14:15-17.

4. Las canciones deben ser espirituales y con entendimiento, 1 Corintios 14:15b-17.

     Aquello que conduzca a la confusión  no es de Dios, 1 Corintios 14:33.

     Es necesario mantener el orden y la decencia 1 Corintios 14:40.

     Los pastores han de tener un comportamiento serio e íntegro, Tito 2:7, no el de un vendedor estrella, sagaz, chistoso, comediante.

     Todos de los creyentes, no importa su edad, son ordenados que sean sobrios y íntegros, Tito 2:2,3,4,6 no dados a un falso despliegue artificial de un "entusiasmo" superficial.  El tomar una actitud de liviandad hacia una doctrina u otra actividad del reino, constituye una sutil blasfemia.  La sobriedad conviene a la sana doctrina, Tito 2:1 y que sigue.

     Aunque todo verdadero servicio envuelve adoración, la verdadera adoración cristiana no es un acto exterior, sino una actitud espiritual, no confinada a un sitio en particular, Juan 4:21-234.

Es mandatario que haya un sentido de unidad, y singularidad de mente y propósito, dentro de cada asamblea, Hechos 1:14; 2:1, 46; 4:24; 5:12; 8:6; 125:25; Romanos 12:16; 15:5, 6; 1 Corintios 1:10; 2 Corintios 13:11; Filipenses 1:27; 2:2, 3, 5; 3:15, 16; 4:2. (Continuará)

 

La Primera Asamblea Fue Santa, VIII

     Nuestra palabra "santo" viene del griego HAGIOIS y quiere decir: poner aparte, para un uso sagrado, como de lugares, cosas o gente asociada en el ministerio del Señor, Mateo 4:5: "Santa Ciudad".

     Juan el Sumergidor fue considerado a ser "santo", Marcos 6:20.  Él preparó doce hombres para el Señor y los enseñó la vida santa, separada por su propio ejemplo.

     Nótese las palabras del Señor en Mateo 5:48: "…sed, pues vosotros perfectos, como vuestro Padre…".  La palabra "perfecto" es TELEIOI y quiere decir: Completo, entero y este pasaje no enseña una "erradicación de la naturaleza vieja" o que un creyente puede vivir sin pecar.  Jesucristo estaba hablando acerca de la norma que Dios espera de Sus criaturas, véase Mateo 19:21; Efesios 4:13; Filipenses 3:15; Colosenses 1:28; 4:12; Santiago 1:4; 3:2; Hebreos 10:14.

     La asamblea que el Señor fundó es llamada a ser "santa" y sesenta veces en las páginas del N.T. leemos que los creyentes son llamados "santos".

I. La santidad tiene muchas caras:

1. No es una sola cualidad, como una actitud piadosa durante la oración, sino la santidad involucra asuntos prácticos en la conducta cristiana día tras día.

2. La prueba de una "asamblea santa" no es meramente una profesión exterior, sino una demostración por sus acciones.

3. El Señor les avisó a Sus seguidores a no tener enojo sin causa, Mateo 5:22.  Aquel atributo de paciencia y amor vaya más alta que cualquier ley civil.

4. Él aplicó el séptimo mandamiento al hombre que está mirando con codicia, Mateo 5:28.

5. La santidad toca hasta las maldiciones, Mateo 5:33.37.

6. Una "vida santa" requiere sumisión, Mateo 5:39.

7. El Señor demandó una cualidad alta de santidad, Mateo 5:44, y a propósito, aquella norma nunca ha sido abolida.

8.  En Mateo 6:1 la santidad es practicada en las ofrendas, también Mateo 6:19.21.

9. Aquella santidad guía el creyente a "…buscad primeramente el reino de Dios…" Mateo 6:33.

II. En contraste, los seres inmundos y la gente malvada se juntaron a decir a Jesucristo: "Qué tienes con nosotros, Hijo de Dios…?", Mateo 8:29.

1. Aquí podemos ver una diferencia entre los inmundos y los santos siendo que santos construyen sus casas (vidas) sobre la Roca, Mateo 7:24-27 y cuando vienen las pruebas sus casas siguen sólidas.

2. Es igual con el cimiento de una asamblea del Señor:  debe ser sólida y sagrada, Mateo 16:18; 1 Pedro 2:6-8.

3. Los doce Apóstoles recibieron potencia para echar fuera los espíritus inmundos; a sanar toda enfermedad y dolencia, Mateo 10:1.  Ellos usaron aquella potencia como "una asamblea santa" abajo del control de una Cabeza Santa…. El Señor Jesucristo.

4. Hoy no vemos nada de santidad entre los que profesen fe en Él.  Casi todos de los "creyentes" viven exactamente como los del mundo.

5. El Señor entró en el templo y lo limpió de toda inmundicia, Juan 2:13-16.  ¡Hermanos, la misma cosa es necesaria hoy en nuestras asambleas!

6. La santidad de una asamblea del Señor se vista en Juan 3:5 donde la palabra "agua" habla de la Palabra de Dios, véase Juan 4:10-15; 15:3.  Aquella "agua" no tiene nada hacer con un "bautismo".

7. Los miembros de la primera asamblea fueron "limpiados" por la Palabra predicada, Juan 15:3.  Hoy, pocos creyentes leen la Biblia, ni escuchan la predicación de las Escrituras.  Con razón no hay santidad entre ellos.

8. El Señor oró en Juan 17:17; "…santifícalos en la verdad; Tu Palabra es verdad…". (Continuará)

 

¿Dónde Están Los Muertos? I (últ. parte I)

IV. ¿Qué dicen las Escrituras acerca de la locación del Tercer Cielo?

1. Una vez que el Señor ascendió al Tercer Cielo el "paraíso" del "seol-hades" fue cambiado hasta donde está el Trono de Dios.  Las Escrituras dicen que Jesucristo ascendió al Tercer Cielo, Lucas 24:51; Hechos 1:9-11.  Dicen que Él está sentado a la diestra de Su Padre quien está sentado sobre Su Trono en el Tercer Cielo, Heb. 8:1; 9:24.  Nótese el testimonio de Esteban, Hch. 7:55, 56.

2. Pues, ¿dónde está el Tercer Cielo?  Según Isaías 14:13a está "arriba", o en 14:13b "en los lados del norte" ("… en el extremo norte…").  Véase Job 26:6, 7.

3. Aquí tenemos dar atención a dos textos mal entendidos:

(1) Jn. 3:13.  Los así llamados "Testigos" usen este versículo para "probar" que el alma se queda en la tumba con el cuerpo hasta el día de la resurrección. (Hay que recordar que han de ser dos resurrecciones).  Nótese bien que cuando el Señor estaba hablando aquel día que nadie de los muertos de la raza humana ha ascendido al Tercer Cielo, que todavía todos de los espíritus, almas de los redimidos estaban en aquel "paraíso" en el mundo invisible del "seol-hades", en el centro de esta tierra, esperando una de las dos resurrecciones.  Una vez a entender esto, Ud. no ha de tener problemas con las falsedades de los "Testigos" o los "Adventistas del Séptimo Día".

(2) Hechos 2:34.  Para entender esto hay que leer los versículos 25-36.  Los maestros falsos usan versículo 34 para "probar" que el alma todavía está en la tumba con el cuerpo porque el texto dice: "…porque David no subió a los cielos…".  ¡Esto es la verdad!  En aquel tiempo Pedro estaba explicando Salmo 16:8-11.  Léalo otra vez Hechos 2:29-34.  El cuerpo de David todavía está en la tumba en el tiempo de Pedro, y todavía está hoy día.  Una vez que Jesucristo ascendió al Tercer Cielo, llevó el espíritu alma de David al Tercer Cielo, dejando su cuerpo en la tumba para la primera resurrección.

 

¿Dónde Están Los Muertos? II

TEMA: La Teoría Que No Hay Existencia Después De La Muerte

LECTURA: Juan 11:1-44

TEXTO: Eclesiastés 3:19-21

INTRO:  En los estudios pasados hemos aprendido que el hombre consiste de dos naturalezas, carne y espíritu, y que la muerte simplemente es una separación de los dos.  También estudiamos la relación de la morada de los espíritus ausentes del cuerpo.

     Hoy día hay muchos maestros falsos andando casa a casa enseñando la mentira que: "…no hay vida después de la muerte…", pero, ¿qué dicen las Escrituras?  Dicen, y con claridad, que después de la muerte del cuerpo que la persona, el ser, el alma, el espíritu es completamente consciente, sea en el "seol-hades" en tormento, o en el "Tercer Cielo" en la presencia del Señor.

I.  Por supuesto los maestros falsos tratan de usar las Escrituras para "probar" sus mentiras.

1. Su texto favorito es Salmo 115:17.  Si Ud. ha de entender el versículo, hay que leer el contexto, especialmente el versículo 18.  Hermanos: ¡Nunca saca un versículo de su contexto!   Siembra confusión.

2. Otro versículo que usan es Eclesiastés 9:5, 10.  La palabra traducida en el versículo 10 es el hebreo SHEOL (el mundo invisible de los muertos en el corazón de esta tierra) y no tiene ninguna referencia a una "tumba" o "depósito" de un cuerpo muerto.  Hay que recordar que Dios no ha dada a Salomón una revelación completa.  Salomón no supo nada con relación a los muertos como nosotros sabemos hoy siendo que tenemos las Escrituras completas.  Por eso, estos dos versículos no son una revelación divina final del estado de los muertos siendo que hay una existencia consciente continua entre la separación del espíritu alma del cuerpo y la resurrección del cuerpo.

3. Los maestros falsos reclaman que las palabras "muerto" (que está sin vida), y "muerte" (cesación o término de vida) quisieron decir: "inconsciencia" o "no en existencia", pero ¡esto no es verdad!   Hay que leer Efesios 2:1 donde leemos que los redimidos (de la asamblea de Efeso) estaban "muertos" antes de ser salvo.  ¡No sin vida sino "muertos en pecado".  En Lucas 15:24 el hijo pródigo no estaba "sin existencia" pero "muerto" en su pecado.  En 1 Timoteo 5:6 Pablo habló de las viudas dando sus vidas al placer y que eran "muertas", pero "no inconscientes" sino inútiles en la vida cristiana.

4. Los falsos dicen que la palabra "dormir" también quiere decir "inconsciencia", pero leyendo Juan 11:11-14 podemos ver que el cuerpo de Lázaro estaba "dormido" (un término usado en el N.T. en relación del cuerpo de un redimido muerto) pero que su alma está viva.  Nótese Mateo 27:52; Hechos 7:54-60 (el cuerpo de Esteban "durmió", pero no su alma).  Véase 1 Corintios 15:20.

II.  El Señor siempre enseñó que el alma es consciente después de la muerte del cuerpo, Lucas 16:19-31.

1. Aunque los dos cuerpos de aquellos dos hombres estaban enterrados, sus almas están vivas, Mateo 10:28.

2. En la transfiguración los discípulos vieron las dos personas, Moisés y Elías, y sus almas, es decir la persona completa, Mateo 17:3.  Aquí está otra prueba bíblica que las almas viven después de la muerte de su cuerpo.  Moisés apareció en su espíritu, su lama, su ser, su persona, y por supuesto su cuerpo unos 1,483 años después de morir, Deuteronomio 34:5-7.

3. Hay otra ilustración dada en Hebreos 12:1 donde leemos que aquellos "testigos" (no los falsos de hoy día) tienen inteligencia y son conscientes.  Nótese en Lucas 23:43 donde Jesucristo prometió el ladrón arrepentido una presencia con Él aquel mismo día.  1 Corintios 5:6-8; Filipenses 1:21. (Continuará)

 

Un Modo Simple Y Poderoso De

Testimoniar A Las Sectas

     El método de testificar a miembros de sectas falsas debe seguir estas líneas:

     Se centra en Jesucristo y las Buenas Noticias, empleando las Escrituras.  Esto es importante por tres razones:

1. Que Jesucristo atrae a todas las personas hacia Sí, Juan 12:32.

2. Las Buenas Noticias es el poder de Dios par salvaTción, Romanos 1:16.

3. Que la Palabra de Dios realiza lo que El desea, Isaías 55:11.

     Si alguien pone su fe en el "Jesús" del mormonismo, los "Testigos de Jehová", o cualquier otra secta, entonces su fe es inútil.  La validez de la fe no se halla en sí misma, sino en su objeto.  La mayor fe en alguien o algo falso es lo mismo que ninguna fe en absoluto (o peor, porque brinda una engañosa seguridad).  Esto es precisamente lo que ocurre con los mormones o los "Testigos de Jehová".  Ambos grupos creen en un "Jesús", pero no en el Jesucristo revelado en las Escrituras, y debido a que ambos tienen un falso Cristo, 1 Corintios 11:4, y predican unas falsas buenas noticias, Gálatas 1:8, 9.  ¡Oh sí! Pude que sean sinceros, pero en tal caso están sinceramente equivocados, totalmente equivocados.

     Las teologías oficiales de mormones y "Testigos" no permiten que se adore o que se le ore a Jesucristo.  Asimismo, niegan que Él pueda ser llamado su Dios.  No obstante, las Escrituras no sólo permite, sino que encarece estas cosas para el creyente verdadero.  ¡Sí!  Al Señor Jesucristo, el Salvador de las Escrituras, se le ora, se le adora, y se le llama Dios.  Y es aquí donde debemos empezar.

     Si uno pudiese demostrar que un miembro de una secta está equivocado en un aspecto trivial de su teología, seguirá en la secta.  Pero si uno pudiese mostrarle que el "Jesús" en el que cree no es el mismo que se revela las Escrituras, entonces habrá socavado completamente su teología.

     En resumen, al miembro de una secta Ud. debe presentarle el Jesucristo real:

1. Aquel al cual se le ora, Hechos 7:59; 1 Cor. 1:1, 2.

2. Se le adora, Mateo 2:2, 11; 14:33; 28:9; Juan 9:35-38; Hebreos 1:6.

3. Se le llama Dios, Juan 20:28; Hebreos 1:8; Tito 2:13.

     La esperanza es que una vez que el miembro de la secta vea que carece del Jesucristo de las Escrituras, se dé cuenta de que tampoco tiene al verdadero Dios de la Creación.

     Recuerde que un falso Jesús es incapaz de salvar a nadie.  La sinceridad y los falsos cristos no pueden saltar el abismo del pecado que separa al hombre de Dios el Creador, solamente el Señor Jesucristo de las Escrituras puede hacer tal cosa.  (fin)

 

PPecados Involuntarios

T TEXTO: Colosenses 3:9

ININTRO:  Diariamente, en nuestra oración personal, estamos confesando a Dios nuestros pecados.   Hagamos así porque sabemos que ningún creyente esta exento de pecar de vez en cuando de una forma involuntaria o por falta de conocimiento.

     El problema es que este tipo de pecado frecuente se vuelva como "una cosa normal" y nuestra conciencia se cauteriza.

     Existen incluso ciertos vicios pecaminosos en algunos creyentes que a ellos pasan desapercibidos (inadvertidos) pero no así a quienes los observan, con lo cual dañan su propio testimonio.  Un ejemplo es el creyente que siempre critica a su pastor enfrente de los demás hermanos.

     Unos de los pecados involuntarios más comunes en los cuales que Ud. y yo participamos son:

I. La mentira en la que creemos que siendo fue una "mentira blanca" o " mentira piadosa" que no hace daño a nadie.  Pero ¿qué dicen las Escrituras? Levítico 19:11; Salmo 5:4-6; 101:1-7; Proverbios 12:17:22; Col. 3:1-10.

1. Nótese el gran peligro de mentir: Pro. 19:5; Apo. 21:8.

II. Las malas, sucias, obscenas palabras que salen de nuestra boca cuando estamos enojados o cuando perdimos el control de nuestra lengua profiriendo palabras deshonestas, Salmo 5:8, 9; 10:4-7; 36:1-4; Proverbios 24:1, 2; Mateo 12:34; Romanos 3:13, 14.

1. Hay avisos contra hablando malo: Efesios 4:31, 32; Tito 3:1, 2; 1 Pedro 2:1-3.

III.  El uso inadecuado del lenguaje cuando hablamos o aceptamos un "doble sentido" de las palabras, o bien cuando maldecimos:  Éxodo 20:7; Levítico 19:12; Mateo 5:33-37.

IV. El pecado de jurar.  En unos países es muy común escuchar frases como: "Lo juro por diosito santo" o "Verdad de Dios" o "Por Dios que sí".  Véase Sant. 5:12.

V. El pecado de malas acciones, como el egoísmo y la falta de amor para con las demás personas.  A veces nos compartamos muy insensibles ante del sufrimiento y las necesidades de los demás, Gálatas 5:13-26.

VI. El pecado de hipocresía.  Cuantas veces no le decimos a alguien "Qué gusto de verte" cuando no es la verdad.  De hecho la hipocresía es una modalidad de la mentira: Proverbios 23:6-8; 26:24, 25; Mateo 23:27, 28; Tito 1:15, 16.

VII. El pecado de malos pensamientos.  De vez en cuando deseamos mal para alguien y en nuestra mente imaginamos cosas feas, o fantaseamos dando libertad a la carnalidad.  Véase Salmo 99:11; Pro. 15:16; 24:9; Mateo 9:4; 15:19, 20.

VIII. El pecado de hacer caso a la astrología.  Hay los que gustan de leer su horóscopo en los periódicos pensando que no es malo, no sabiendo que aquella cosa no agrada a Dios.  Recurrir a la adivinación, los amuletos, o la brujería es puro pecado.  Quizá se sorprenden a unos, pero hay muchos "creyentes" que recurren a esta práctica hasta que han hecho de su propia Biblia un amuleto.  Conozco a quienes han recurrido a personas que no aceptan llamarse "brujos" pero sí hacen todo tipo de "limpias" con hierbas y "pases mágicas".  Otros tienen ciertas hierbas en casa para alejar los malos espíritus, y argumentan que "… no hacen daño." Y que esto no afecta su relación con Dios.  Véase Deuteronomio 18:9-12.

VIII. El pecado de idolatría.  Hay personas que han hecho su Biblia como un "ídolo", como algo para ver sobre la mesa, pero no a leer.  Véase 1 Corintios 10:14.

VIX. El pecado de la murmuración y el chisme.  Cuando hablamos mal de alguien o desvirtuamos la información acerca de alguien, véase 1 Corintios 10:10.

CONCLUSIÓN:   Estos pecados que hemos mencionado (y hay muchos más) son muy comunes y es fácil caer en ellos de forma involuntaria, y con frecuencia porque somos ignorantes que son pecados, especialmente los creyentes nuevos.

Por eso, todos creyentes deben estar preocupados por agradar a Dios, dándolo gracias por Su amor tan grande que Él nos ha mostrado, 1 Juan 3:1.

     Deja que el Espíritu Santo de Dios actué en nosotros, Colosenses 3:12-14.

     Si después de darnos cuenta que estamos pecando y todavía no quiere dejar tal pecado, hay que leer Hebreos 10:26, 27.

     Por lo tanto si detecta que Ud. ha caído en el vicio de uno de estos pecados involuntarios, ten ánimo que ahora mismo que Ud. ha de poner estos pecados en las manos de Dios, confesándolos y recibiendo Su perdón.

(fin)

 

Positivos Negativos

TEXTO: Salmo 1:1

INTRO: El púlpito del Siglo XX ha sido neutralizado y aguado por la obsesión del hombre moderno con la "predicación positiva".  Hemos ignorado el mandamiento de Dios encontrado en Isaías 58:1: "¡Proclama a voz en cuello!  No te contengas; alza tu voz como corneta. Denuncia ante Mi pueblo su transgresión, y a la casa de Jacob su pecado".

     El mensaje negativa  tiene que ser proclamado para que el mensaje positivo sea eficaz.  ¡Qué caos tendríamos en la ciudad si todas las luces de los semáforos estuvieron en verde!  Aun una pila necesita tanto un polo negativo como uno positivo.  Es interesante encontrar al "hombre bienaventurado" (feliz) que se caracteriza por no hacer ciertas cosas.

I. La fuerza del hombre bienaventurado:

1. Rechaza el consejo de los malvados.

2. Se refugia en la Palabra de Dios.

3. Rehusa conformarse al mundo, Romanos 12:1, 2; Hebreos 11:24-26.

4. Se regocija en caminar con Dios.

5. Reconoce el pecado del comprometerse.

II. La firmeza del hombre bienaventurado:

1. Está firme contra las asechanzas del diablo, Efe. 6:11.

2. Está firme contra el mundo, Efe. 6:13.

3. Está firme porque sabe que el camino del transgresor es duro, Pro. 13:15.

III. El asiento del hombre bienaventurado:

1. El ejemplo para no seguir:  Pedro.  Él se sentó y negó, Mateo 26:69, 70.

2. La exhortación a seguir, Efesios 5:11; 2 Cor. 6:14-18.

CONCLUSIÓN: El hombre bienaventurado está escrituralmente separado del consejo de los malos, las convicciones del mundo, y de la compañía de los burladores.   (fin)

 

Tres Modos De Morir

LECTURA: Lucas 23:33-43

INTRO: Lucas nos presenta la escena del dolor y la muerte de tres hombres que colgaban en cruces en el Monte Calvario.  Estos tres hombres son representantes de la raza humana.  Cada hombre murió con una relación particular con el pecado.  Véase Rom. 5:12, 21.

     La columna de obituarios en el periódico es parte de la historia humana tanto como lo es la columna de nacimientos.  Ud., amigo mío, debe morir, porque Ud. es pecador.  Ud. debe morir en una relación particular con el pecado, y hay solo tres maneras de hacerlo.  Estos tres hombres de Lucas 23 ilustran las tres maneras de morir.

I. La muerte del Redentor.  Jesucristo murió por el pecado y el pecador.

1. Él era sin pecado, Hebreos 7:26, 27.

2. Su muerte fue substitutoria:

(1)   El justo por los injustos, 1 Ped. 3:18.

(2)   Por nuestros pecados, 1 Cor. 15:3, véase Isaías 53:4-6.

(3)   Él llevó nuestras enfermedades (la enfermedad de pecado).

(4)   Él sufrió nuestros dolores (causados por pecado).

(5)   Él fue herido por nuestras transgresiones (pecados).

(6)   Él fue molido por nuestros pecados.

(7)   El castigo de nuestra paz fue sobre Él.

(8)   Por Sus llagas fuimos nosotros curados (de la enfermedad de pecado).

(9)   Yavé cargó en Él el pecado de todos nosotros, véase 1 Pedro 2:24.

II. La muerte del hombre arrepentido, que aceptó el Salvador.

1. Aquel hombre murió al pecado, Lucas 23:40-43.

2. Lo que fue verdad del ladrón arrepentido literalmente debe ser verdad en nosotros los creyentes en forma espiritual, Romanos 6:11; Gálatas 2:20.

3. Para el creyente, la muerte física nos remueve para siempre de los campos de la tentación y el pecado.  Un creyente victorioso es uno que abandona voluntariamente ahora el pecado, en contraste con uno no victorioso que tendrá que abandonar este cuerpo habiendo nunca sido vencedor.

III. La muerte del incrédulo que rechazó el Salvador.

1. Aquel hombre murió en pecado, Juan 8:23, 24; Lucas 16:22, 23. (fin)

 

¡Veo Por Donde Va!

TEXTO: Salmo 1:6

INTRO:  "Porque Yavé conoce el camino de los justos…".  Hay dos caminos principales sobre los que camina el ser humano.  Solo uno lleva a Dios, el Creador del universo y el Autor de salvación de su alma del infierno.  El otro camino lleva a la muerte eternal, la separación final de Dios, a un lugar de indescriptible tormento, al lago de fuego.

     Algunos religiosos de bajo vuelo adaptan el dicho: "Todos los caminos llevan a Roma" para significar que todos los caminos religiosos llevan al Tercer Cielo.  Pero Las Escrituras lo dicen en forma muy diferente.  Jesucristo dijo en Juan 14:6: "Yo soy el camino… nadie viene al Padre, sino por Mí".

     Necesitamos pensar sabiamente sobre los dos caminos presentados por el Salmista.  ¡Es mejor que mires por donde vas!

I. El camino de pocos, el camino de los justos.

1. El camino del remanente, Isaías 1:9.

2. El camino de los justos:

(1)   Noé estaba en la minoría.

(2)   Daniel no estaba en la mayoría.

3. El camino de los redimidos, Mateo 7:13, 14.

II. El camino de la fe, 2 Corintios 5:7.

1.  A pesar de las dificultades, 2 Cor. 11:23-28.

2.  A pesar de las oposiciones, 1 Tes. 2:18.

3.  A la luz de los "accidentes", Hechos 15:26

4.  Desafiando al odio, Lucas 6:22.

5. A través de la humillación, Hechos 16:23, 24.

III. El camino de la futilidad, "pero el camino de los impíos perecerá…".

1. Un camino pernicioso, 2 Pedro 2:2.

2. Un camino orgullos, Mateo 7:23.

3. Un camino perecedero, Proverbios 16:25.

4. Un camino de castigo, Mateo 25:46.

CONCLUSIÓN: Ningún montón de racionalismo puede cambiar la Palabra de Dios.  El poeta dijo: "Las sendas de la gloria nos llevan, pero a la tumba".  Pero las Escrituras aseguran que pasando la tumba hay un Tercer Cielo fantástico, hasta que habitamos esta Tierra Renovada, o un Lago de Fuego temible para soportar.  Ud. ahora mismo está en el camino a uno de esos lugares.  Si Jesucristo es su Salvador, Ud. camina hacia el Tercer Cielo, Juan 10:9.  Véase Proverbio 4:18.  Amigo: ¡Póngase en ese camino hoy!   (fin)

 

Triunfar Por Fe

TEXTO: Filipenses 4:13

INTRO:  En Cristo Jesús nada es imposible.  Hay demasiado creyentes hoy que viven una vida derrota porque nunca han aprendido a confiar en Él.

     Las referencias que siguen deben ser una ayuda a cada creyente débil en la fe.

  1. Para Dios todo es posible, Mateo 19:26.

2. Puestos los ojos en Jesucristo, Hebreos 12:2.

  3. Amistad con Él, Job 22:21.

4. Dando culto solo a Dios, Romanos 1:25.

  5. Conoce a los que en Él confían, Nah. 1:7; Heb.  11:6.

  6. Ama la justicia, Salmo 33:5.

  7. Nos colma de beneficios, Salmo 68:19.

  8. Las buenas obras son los frutos de la fe, Sant. 2:17.

  9. Buscad el bien, Amós 5:14; Miq. 6:8; 3 Juan 1:11.

10. Y le dio Dios lo que le pidió, 1 Crónicas 4:9, 10.

11. Dios da la victoria a David sobre Goliat, 1 Samuel 17:46.

12. Dios endereza tus pasos, Proverbios 16:9.

13. Haz tus peticiones delante de Dios, Fil. 4:6.

14. Ve a la luz de Dios y Su Palabra, Juan 3:20, 21.

15. Pedid y recibiréis, Mateo 21:22; Isa. 7:10-13.

16. Que tu deleite sea Dios, Salmo 37:4.

17. Porque no pedís, Santiago 4:2, 3.

18. Andar en luz, 1 Juan 1:7.

19. No dudes, Marcos 11:23.

20. Dispón tu corazón a entender, Dan. 10:12; Romanos capítulo 8; Efesios 5:17.

21. Haz la voluntad de Dios, Juan 7:17; Jere. 29:11.

22. No os conforméis a este mundo, Romanos 12:2.

23. Todo para la gloria de Dios, 1 Cor. 10:31.

24. Reconcíliate con tu hermano, Mateo 5:23, 24.

25. Dios produce en nosotros por Su buena voluntad, Filipenses 2:13.

26. Pedid y se os dará, Lucas 11:9.

27. Escucha los consejos, Proverbios 24:6.

28. Confía en Yavé, Proverbios 3:5.

29. La paz de Dios, Colosenses 3:15.

30. Prosigue a la meta, Filipenses 3:13, 14.

31. Dad y se os dará, Lucas 6:38; 1 Cor. 16:2.

32. Dad de gracia, Mateo 10:8; 2 Cor. 9:7.

33. Y serán llenos tus graneros, Pro. 3:9, 10.

34. Acuérdate del Señor, Deut. 8:18.

35. No os hagáis tesoros, Mateo 6:19-21.

36. El Señor llenará tu boca,  Salmo 81:10.

37. No seáis perezosos, Hebreos 6:12.

38. Espera al Señor, Habacuc 2:3.

39. Fortalecidos con todo poder, Col. 1:11.

40. Gozo en medio de la prueba, Sant. 1:2-8.

41. Poderoso para hacer lo que había prometido, Romanos 4:20, 21; Números 23:19.

42. Sabiendo las Escrituras y el poder de Dios, Mateo 22:29.

43. Herencia con los santificados, Hechos 20:32.

44. Por fe, Hebreos 11:11.

45. Dios no te dejará, Salmo 27:10.

46. Nos guía a toda la verdad, Juan 16:13.

47. No seáis desleales, Malaquías 2:15, 16.

48. Los que aman a Dios, Rom. 8:28; Deut. 6:5.

49. Yo estoy contigo, Isaías 41:10.

50. El que en Mi cree, Juan 14:12-14.

51. Recibiréis poder, Hechos 1:8.

52. Andar por fe, 2 Corintios 5:7.

53. Probadme en esto, Malaquías 3:10.

54. Sobre mucho te pondré, Mateo 25:21.

55. Deléitate en Su Palabra, Salmo 112:1-4.

56. El puro de corazón, Salmo 24:3-6.

57. No temáis, Mateo 10:29-31.

58. Espera en Su misericordia, Salmo 33:18, 19.

59. Orad sin cesar, 1 Tesalonicenses 5:17-22.

 

PPasos Hacia El Éxito Estudiantil

LECTURA:  2 de Crónicas 34

INTRO:  Hace tiempo escuche una predicación y el hermano, quien aludiendo al comportamiento de Josías quien comenzó su reinado siendo de ocho años, hizo una analogía con los pasos a seguir por los estudiantes para tener éxito y bendiciones de Dios en la vida, y que bien puede aplicarse no solo a los estudiantes, sino a los que trabajamos, a los profesionales, a fin a todos los creyentes en Jesucristo.

1. Hacer lo recto ante los ojos de Dios, 2 Crónicas 34:2.

2. Buscar a Dios, 2 Crónicas 34:3a.

3. Destruir todo lo que me separa de Dios, 2 Crónicas 34:3b-7.

4. Dedicar tiempo al culto, 2 Crónicas 34:23-31.

5. Consular a Dios, 2 Crónicas 34:14-22.

6. Comprometerse con Dios, 2 Crónicas 34:23-31.

7. Testificar a otros de Dios, 2 Crón. 34:29, 30, 32, 33.

 

P

Peligros Del Desanimo

LECTURA: Números 21:1-9

TEXTO: Números 21:4, 5

INTRO: Desánimo: falta de valor, falta de energía, falta de intención o voluntad.  Por cuarenta años la Nación de Israel viajo por el desierto por falta de valor.  Ya casi todos de los viejos, que han dudado el plan de Dios, han muerto.  Ya hay una generación nueva preparada a entrar en la Tierra de Promesa.  Pero, entre aquella gente, había tres pecados.  En Salmo 78 aprendemos:

1. Hubo un espíritu infiel para con Dios, vs. 1-8.

2. Ellos rechazaron obedecer la Ley de Dios, v. 10.

3. Ellos olvidaron los milagros que Dios ha hecho para sus parientes, vs. 11.16.

Con razón nuestro texto dice: "Pero el pueblo se impacientó (se desanimó) por causa del camino…".

     Hermanos, es igual hoy día con nosotros.  Estamos caminando en el desierto (el mundo) esperando una entrada a la "Tierra de Promesa" (la presencia de Dios) y el camino es duro y llegamos a ser desanimados.

     Hay varias cosas que causan el desanimo en la vida del creyente:  enfermedades, problemas en la familia, dificultades con los vecinos, falta de compañerismo cristiano, falta de la lectura de las Escrituras, falta de oración, falta de sostén la obra de Dios, etc. etc.  Y aquel desánimo lleva al creyente a:

I. Hacer cosas equivocadas:

1. Moisés oró equivocado, Números 11:14, 15.  Igual con Elías, 1 Reyes 19:1-4.

2. A decir palabras equivocadas, Números 21:4, 5.

3. A pensar equivocado, Mateo 11:2, 3; Fil. 4:8.

4. A ver cosas equivocadas, Números 13:25-33.

5. Hacer cosas equivocadas, Números 20:2-13.

6. Estar en lugares equivocados:

(1)   Jonás, dentro de un pez grande.

(2)   Abraham, en Egipto (el mundo).

(3)   Pedro, frente al fuego con los enemigos.

(4)   Tomás, ausente cuando el Señor llegó.

7. Tener un espíritu erróneo, Hebreos 12:15, 16.

II. Como vencer el desánimo:

1. Hay que comprender que el vencer es un acto de nuestra voluntad.  Desde el día de nuestra salvación Dios nos ha dado todo el equipo que necesitamos para vencer los ataques del diablo:

(1)   Tenemos la presencia del Espíritu Santo de Dios, Romanos 5:5.

(2)   Tenemos la Palabra de Dios disponible, Efe. 6:17.

(3)   Tenemos el privilegio de oración, Efe. 6:18.

(4)   Tenemos el compañerismo con los otros creyentes, Gálatas 6:2.

2. El creyente tiene que mantener una actitud correcta:

(1)   José se mantuvo firme, Génesis 39:9.

(2)   Daniel se mantuvo firme, Génesis 6:10.

(3)   Pablo y Silas se mantuvieron firmes, 1 Cor. 15:58.

CONCLUSIÓN:  Hermanos en Cristo, ¡cuidado con el desánimo!  Hay que utilizar lo que Dios nos ha dado para triunfar sobre el diablo y sus muchos demonios.

 

Catorce Cosas Falsas

  1. Cristos, Mateo 24:4, 5.

  2. Ministros, 2 Cor. 11:14-15.

  3. Apóstoles, 2 Cor. 11:13.

  4. Cristianos, Gálatas 2:3, 4.

  5. Maestros, 2 Pedro 2:1.

  6. Profetas, 1 Juan 4:1.

  7. Evangelio, Gálatas 1:6-12.

  8. Doctrinas, Hebreos 13:9.

  9. Mandamientos, Tito 1:13, 14.

10. Hacedores de milagros, 2 Tes. 2:7-12.

11. Ciencia, 1 Tim. 6:20.

12. Religión, Santiago 1:26.

13. Adoración, Mateo 15:8, 9.

14. Oración, Santiago 4:3.

 

Siete Requisitos Para Observar El Paso Encima

LECTURA: Éxodo 12

1.      Cordero asado, v. 8--- corresponde a Jesucristo inmolado, 1 Corintios 5:7.

2.      Hierbas amargas, v. 8--- corresponde al arrepentimiento, Lucas 15:10.

3.      Pan sin levadura, v. 8--- corresponde a la santidad, 1 Corintios 5:8.

4.      Lomos ceñidos, v. 11--- corresponde a hábitos controlados, 1 Pedro 1:13.

5.      Pies calzados, v. 11--- corresponde al testimonio de las Buenas Noticias, Efesios 6:15.

6.      Bordón en la mano, v. 11--- corresponde al carácter peregrino, 1 Pedro 2:11.

7.      Comido apresuradamente, v. 11--- corresponde al que viene, Apocalipsis 22:20.

 

Eterno Dios

  1. Estamos llamados a la gloria eterna, 1 Ped. 5:10.

  2. Somos bendecidos con una salvación eterna, Heb. 5:9.

  3. De acuerdo a un propósito eterno, Efesios 3:11.

  4. Basados en una redención eterna, Heb. 9:12.

  5. Y sellados con un Espíritu eterno, Heb. 9:14.

  6. En posesión de la vida eterna, Juan 10:28.

  7. Donde tendremos una morada eterna, 2 Cor. 5:1.

  8.  Prosiguiendo hacia la herencia eterna, Heb. 9:15.

  9. Recibiremos un eterno peso de gloria, 2 Cor. 4:17.

10. Bajo el gobierno de un Rey eterno, 1 Tim. 1:17.

 

Honrando Al Dios Verdadero

Doctrina hecha por el Hombre: Que Jesucristo tuvo la capacidad de pecar, pero no lo hizo, que las tentaciones no habrían sido reales para Él si Él no hubiese podido pecar.

Verdad Bíblica: La impecable  (incapaz de pecar) naturaleza humana estaba unida a la absolutamente santa naturaleza Divina en una sola Persona, Jesucristo.  En la opinión de que Él podría haber pecado en Su naturaleza humana, y que en Su naturaleza Divina era incapaz de hacerlo, fuerza la conclusión que había un conflicto entre Sus dos naturalezas.  Mientras que ningún descendiente de Adán escapa a la capacidad de la tentación debido a su depravación interna, Jesucristo no tuvo depravación interna con la cual luchar. 

     Los hombres depravados han concebido "un salvador" en sus propias mentes con quien ellos pueden relacionarse en su depravación.  Están tan llenos de iniquidad religiosa que se atreven a sostener que la naturaleza humana de Jesucristo era tan caída y rebelde como la suya propia.  Las personas que adoptan el punto de vista de que Jesucristo podía haber pecado no comprenden Su nacimiento virginal ni Su unión hipostática.

     Nadie que acepta la concepción milagrosa puede al mismo tiempo insistir en la doctrina de la pecabilidad (capacidad de pecar).

     Si Jesucristo era pecable (capaz de pecar), habría sido incompetente para tomar el lugar de los por quienes  Él murió.

 

Terminología de los Mormones y

Testigos de Jehová

INTRO:  Las herramientas de las Buenas Noticias son las palabra que usamos.  Cuando se trata de sectas, conocer las definiciones que ellas la dan a las palabras son las herramientas que Ud. necesitará afilar en particular con los mormones.  Un mormón puede decir que cree en la "trinidad" y en la "salvación por gracia", pero lo que quiere decir es que cree en una divinidad como un oficio desempañado por tres dioses.  Para los "testigos" dicen que el Espíritu Santo no es una persona sino una fuerza.  De modo que, si Ud. no conoce las definiciones, perderá tiempo dando vueltas en círculos, pero conociendo sus definiciones Ud. será un buen testimonio de Jesucristo.

     En esto estudio:  SUD = Santos de los Últimos Días;

TJ = Testigos de Jehová;     Biblia =definición escritural

I. La Biblia:

SUD: Es correcta sólo en la medida en que está bien traducida, y es solamente una de las cuatro obras normativas y no es considerada infalible.

     TJ: La Biblia es la Palabra infalible de Dios y han producido su propia traducción que tergiversa pasajes claves para que apoyen sus doctrinas falsas.

II. La Salvación:

     SUD: Significa lisa y llanamente la resurrección corporal, no el perdón de los pecados.  Jesús murió para que todos pudiesen resucitar.

     TJ: Es la restauración de nuestra comunión con Dios, que se obtiene por buenas obras.

     BIBLIA: Es el perdón de los pecados y la reconciliación con Dios con el resultado de una presente nueva vida y en el futuro, la vida eterna con Dios y se obtiene solamente por gracias, sin obras.

III. El Cielo:

SUD: Es un ámbito dividido en tres reinos, llamados celestial, terrestre, y celestial.  El primero es para los mormones perfectos, el terrestre para los mormones tibios y la gente decente, y el último para todos los demás (excepto los homicidas y los mormones apóstatas).

     TJ:  El lugar donde mora Dios.  Los creyentes no van al cielo, excepto los 144,000 ungidos seleccionados de entre todos los Testigos de Jehová.

     BIBLIA: La morada de Dios y el lugar donde van los creyentes que fallecen para esperar la resurrección de su cuerpo y después a morar con Jesucristo sobre esta tierra renovada en el futuro.

IV. El Reino De Dios:

     SUD: El reino es el cielo celestial.

     TJ: Es el gobierno teocrático de Dios sobre esta tierra, el sistema de cosas divinas.

     BIBLIA: El reino de Dios es universal, e incluye todos los seres morales que se sujetan voluntariamente a Dios.

V. La Vida Eterna:

     SUD: Equivale a la exaltación (que para un mormón significa llegar a ser un dios) en el reino celestial.

     TJ: Vida eterna en un paraíso terrenal, sólo para Testigos de Jehová (excepto los 144,000 que reinan con Dios en el Tercer Cielo).

     BIBLIA: Para el pecador perdonado por la sangre derramada de Jesucristo significa a estar en la presencia de Dios para siempre.

VI. La Divinidad:

     SUD: Es un oficio desempeñado por tres Dioses diferentes: El Padre, El Hijo y El Espíritu Santo.

     TJ: Es una sola persona: Jehová.

     BIBLIA: Es Dios mismo, en las Personas de Padre, Hijo, y Espíritu Santo.

VII. Jesús:

     SUD: Es un espíritu, hermano de Satanás.  Un dios en la Deidad.  Es el Jehová del A.T. en contraste con Elohim que sería el Padre.  Fue el primer espíritu hijo en nacer de Dios el Padre y Dios la madre.

TJ: Jesús no es Dios, sino el arcángel Miguel que se hizo hombre y luego de la crucifixión dejó de ser hombre, fue resucitado como un espíritu y se hizo nuevamente un ángel.

     BIBLIA:  Jesús es Dios, la Segunda Persona de la Trinidad.

VIII. La Expiación:

     SUD: En el sacrificio de Cristo, que hizo la resurrección posible para todas, junto con la posibilidad de que ganemos el perdón de los pecados.

     TJ: Un sacrificio que saldó exactamente la deuda de Adán (un hombre perfecto por un hombre perfecto) y que hace posible que ganemos la salvación.

     BIBLIA: El sacrificio sustitutivo de Jesús por nosotros.  Él murió por nuestros pecados.

VIX. La Preexistencia:

     SUD: Antes de hacernos humanos, preexistimos como almas en el cielo, con Dios como nuestro Padre literal.

     TJ: No hay preexistencia.

     BIBLIA:  No existíamos antes de ser engendrados.

X. Las Buenas Noticias:

     SUD: Las leyes y ordenanzas de la iglesia mormona.

     TJ: Las enseñanzas de Jesús, el reino y la obra del reino (son muy vagos al respecto).

     BIBLIA: La muerte, sepultura y la resurrección de Jesucristo por nuestros pecados.

 

El Lugar de la Segunda Oportunidad

     Casi una quinta parte de la población espera ir a un lugar que se llama purgatorio.  Lo dramático y trágico de esto, es que el resto del cristianismo nominal afirman que tal lugar no existe. ¿Qué pasará con los que esperan ir allá a ese lugar que realmente no existe?  Es necesario que hagamos un estudio del origen y fundamentos de esa vital enseñanza, que determinará el destino eterno de muchos.

¿QUÉ ES EL PURGATORIO?

     Dejemos que la Iglesia Católica Romana nos lo defina:

     "Existe el purgatorio, o sea, un estado en el que las almas de los que murieron en gracia de Dios con el reato (obligación que queda a la pena correspondiente al pecado, aun después de perdonado) de alguna pena temporal debida por sus pecados, se purifican enteramente antes de entrar en el cielo".

     "Y que la Iglesia Católica, instruida por el Espíritu Santo, siguiendo los escritos sagrados de la antigua tradición de los Padres, ha enseñado en los concilios sagrados…. Que hay purgatorio, y que las almas detenidas allí pueden ser auxiliadas por los sufragios de los fieles, y principalmente, por el sacrificio aceptable del altar, el santo concilio manda a todos los obispos que se esfuercen diligentemente para el fin de que la sana doctrina del purgatorio, transmitida por los Padres y los sagrados concilios, sea creída y mantenida por los fieles de Cristo, y enseñada por doquiera y predicada.  Las cuestiones más sutiles, y aquellas que no contribuyen a la edificación y para las cuales no hay, en la mayoría de los casos, un aumento en la piedad, deberán ser excluidas de la instrucción popular a la gente iletrada".

     El Concilio Vaticano II, al describir la realidad eclesial coloca al purgatorio como uno de los tres estados eclesiales:  "Algunos de sus discípulos peregrinan en la tierra; otros, y difuntos, se purifican, mientras otros son glorificados".

Dicen: "Creemos que las almas de todos aquellos que mueren en la gracia de Cristo--sean aquellas que todavía han de ser purificados por el fuego de purgatorio, sean aquellas que enseguida después de ser separadas del cuerpo son recibidas, como el Buen Ladrón, por Jesús en el Paraíso--constituyen el Pueblo de Dios después de la muerte, la cual será totalmente destruida en día de la resurrección, en el cual estas almas se unirán con sus cuerpos". (fin)

 

Doctrina de Salvación, parte I

INTRO:  La doctrina de salvación del alma del infierno es conocido como el estudio de la soteriología y es un término amplio. Hay salvación del pasado, presente, y por supuesto, del futuro.  Hay salvación de la pena, el poder y la presencia de pecado.  Hay salvación de nuestra alma (espíritu) en la regeneración, en la santificación, y al fin la salvación del cuerpo en la glorificación.  En esta lección vamos a tratar con:

I, La regeneración.  Es evidente que las Escrituras se refieren a un gran cambio en todos los que se convierten.  Esto es inseparable del arrepentimiento de nuestros pecados y poniendo nuestra fe en la obra final del Señor Jesucristo.

1. Su importancia:

(1)   En relación mantenida con la familia de Dios, Juan 1:12.

(2)   En relación mantenida con el reino de Dios, Juan 3:3-5.  El Señor mostró que el nuevo nacimiento no era simplemente opcional, sino absolutamente obligatorio para la entrada en el reino de Dios.

2. Su significado:

(1)   Sus aspectos negativos:

A, No es un "bautismo".  La regeneración no está identificada con el, ni es el resultado de el, 1 Corintios 1:14; 4:15.

B, No es una "reformación".  No es un paso natural hacia adelante, ni una simple inversión de la actitud moral y mental, Juan 1:13; Santiago 1:18.

(2)   Sus aspectos positivos:

A, Es una regeneración espiritual, 2 Pedro 1:3, 4; Juan 1:13; Santiago 1:18; 1 Pedro 1:23; 1 Juan 3:9; 4:7.  La regeneración es representada como un engendramiento o procreación divina.  Un nacimiento siempre es la condición de vida.  ¡Sin nacimiento no hay vida!

B, Es una vivificación o resurrección espiritual, Efesios 2:1, 5, 6; Juan 5:21, 25.  Resurrección es la restauración a la vida.  Por causa de pecado, el espíritu (alma) del hombre entró en una condición de muerte espiritual.  Esto se efectuó una separación entre el hombre y su Creador, pero en la regeneración el pecador está reunido con su Creador.

C, Es un traslado espiritual, Colosenses 1:13; Juan 4:24; 1 Juan 3:14.  La regeneración efectúa una transferencia del reino de Satanás al reino de Dios.

D, Es una creación espiritual, Efesios 2:10; Gálatas 6:15; 2 Corintios 5:17; Efesios 4:27; Colosenses 3:10; Ezequiel 36:26, 27.  En 2 Corintios 5:17 tenemos desarrollada una nueva unidad en una esfera nueva con un nuevo orden.

3. La necesidad.  Existe donde quiera que se encuentre el hombre.  Esto se demuestra mediante:

(1)   La incapacidad del que pertenece a un reino para entrar en otro sin auxilio, Juan 3:3-7; Gálatas 6:15.

(2)   La condición de muerte espiritual del hombre, Efesios 2:1; 2 Corintios 2:14; 1 Timoteo 5:6.

(3)   La falta de una naturaleza espiritual santa en el hombre y la perversidad de su naturaleza adámica, Jeremías 13:23; 17:9; Juan 3:6; Rom. 7:18; 8:7, 8.

4. El modo en que se produce.

(1)   Por el lado Divino: es un acto de Poder Soberano, Santiago 1:18; Juan 1:13; 3:5; Tito 3:5.

(2)   Por el lado humano: es un acto doble de fe dependiente sobre:

A, La Palabra escrita recibida y creída, Santiago 1:18; Hechos 2:41; 1 Corintios 4:15; 1 Pedro 1:23.  El hombre estaba perdido dudando la Palabra pero es salvo creyéndola.

B, La Palabra viva creída y recibida, Juan 1:1, 12; Gálatas 3:26; 1 Juan 5:1.  La creencia tiene que ser de corazón e idéntica al acto de recibir a Jesucristo como Salvador.

5. Los resultados:

(1)   Un cambio radical en la vida y en la experiencia, 2 Corintios 5:17.  La regeneración no es gradual, sino inmediata, aunque puede ser gradual en algunas de sus manifestaciones.

(2)   Filiación con Dios, Juan 1:12; Gálatas 3:16.  La regeneración es la puerta de entrada a través de la cual penetramos en la vida familiar de nuestro Padre Celestial.

(3)   La morada del Espíritu Santo, 1 Cor. 3:16;  6:199; Romanos 8:9-11.  El Espíritu Santo establece Su morada dentro del creyente en el momento de regeneración.

(4)   Libertados de la esfera y esclavitud de la carne, Romanos 8:2, 9.  La nueva naturaleza no expulsa, destruye o erradica la vieja naturaleza.  Las dos existen pero las acciones de la vieja tienen que morir a través de la obra del Espíritu Santo, Romanos 8:13.  La carne está presente, pero el creyente no está bajo su domino.

(5)   Una fe viva en Cristo Jesús, 1 Juan 5:1.

(6)   Una victoria sobre el mundo, 1 Juan 5:4.

(7)   Fin del pecado como una práctica, 1 Juan 3:4, 9.

(8)   Establecimiento de la justicia como la práctica de la vida, 1 Juan 2:29.

(9)   Amor cristiano, 1 Juan 3:14. (continuará)

     La revista HOJAS DE ORO es una obra de fe por parte del Evangelista James Alvino Nelson y su esposa Janet.  Es enviada gratis a los que nos escriben.  Si Ud. tiene correo electrónico (e-mail) por favor avisarnos para no pagar porte postal.  Nuestra dirección electrónica es: jnel@midusa.net.

Esta revista es una voz de muchas voces de los Bautistas No Conformistas.

    La Familia de Salvador Lanza, Zárate, Argentina hace las correcciones.  ¡Muchas gracias a esta familia!

    Casi todos de los artículos son adaptados de material que recibo.  No damos el nombre del autor siendo que unos me pidieron a no usar sus nombres.  Ud. tiene derecho a usar una parte o todo de esta información en sus publicaciones.

HOJAS DE ORO

Ruta 2, Buzón 15, Beverly, Kansas  67423-9606 EE. UU.