Publicación Gratis

Hojas de Oro

Un Llamado A Regresar A Las Enseñanzas Bíblicas

"...que contendáis por la fe..."

Año XXXIX, No. 10                           OCTUBRE                                  2009

 


Índice:

...El libro de Miqueas.

...Respondiendo sus preguntas: la ordenación.

...¿Qué enseña la teología de los Pentecostales o "Carismáticos"?

...¿Qué enseñan los Adventistas del Séptimo Día?

...¿Qué enseñan los mormones?

...¿Qué enseñan los mal llamados Testigos de Jehová?

...¿Qué enseña la "Iglesia de Cristo" o el "Campbelismo"?

...La doctrina de Pablo sobre el arrepentimiento.

...Reflexiones sobre el movimiento Pentecostal.

..."Y estas señales seguirán a los que creen".

...Respuesta a una carta.

...Cómo estar seguros de nuestra salvación.

...Fundamentos.

.......Diez eventos principales y sus fechas (I parte).

.......Cronología de los libros del A. T. (II parte).

.......Cronología de los libros del N. T. (III parte).

.......Seis principios de preparación personal para el estudio de la Biblia (IV parte).

.......Cinco beneficios del estudio personal de la Biblia (V parte).

...La santificación por medio del Espíritu Santo (VII parte).

...El movimiento G-12.

...Cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?

...Confusión sobre el uso de las "lenguas".

...La última palabra.

 

El libro de Miqueas.

      El nombre del libro deriva del profeta que fue comisionado a proclamar la Palabra del Señor después de recibirla.  Su nombre significa "¿Quién es como Yahvé?" y profetizó durante los reinados de Jotam, Acaz y Ezequías en el reino de Judá. Su condena a las injusticias sociales y a la corrupción religiosa renueva el tema de Amós y sus contemporáneos.

 

Respondiendo sus preguntas: la ordenación.

1. ¿Qué ocurre en el momento de la imposición de manos en la ordenación pastoral?

      Primero establezcamos qué es la "imposición de manos". La primera mención al respecto aparece en relación a los que van a predicar las Buenas Noticias y se encuentra en 1 Timoteo 4:14. Timoteo fue escogido para el ministerio cuando algunos de los ancianos de la asamblea impusieron sus manos sobre él. Aparentemente varios creyentes profetizaron acerca de sus dones en aquella ceremonia.

      La comisión dada a Timoteo fue confirmada por profecía y la imposición de manos estuvo a cargo de los ancianos de aquella asamblea. Nadie debe asumir esa posición por sí mismo. Siempre se debe tener el respaldo de una asamblea a la cual uno responda.

      Esta ceremonia afirmaba la disponibilidad y aceptación de un hombre para el ministerio público como anciano, pastor o supervisor.

      Note bien las instrucciones dadas en 1 Timoteo 5:22 donde dice: "No impongas con ligereza las manos a ninguno". Tal ceremonia no debe proceder sin antes investigar el carácter moral del candidato. Si usted no conoce su vida anterior no debe tomar parte en el asunto.

      En 1 Timoteo 4:14 leemos: "La imposición de las manos del presbiterio", es decir, de los ancianos de la asamblea, hombres a quienes Dios ha llamado a servirle y que tienen experiencia en las Escrituras. Los ancianos representaban a la asamblea. Cualquier "imposición" de manos tiene que ser bajo la autoridad de una asamblea. Ni siquiera un grupo de pastores tiene el derecho de ordenar a alguien.

      Ahora, al ser un acto espiritual, no ha de convertirse en algo físico o emocional. Es un "acto visible" que le muestra a todo el mundo que el hermano ha sido examinado por los ancianos y está capacitado para servir como ministro de Dios en la predicación de las Buenas Noticias. La asamblea debe darle credenciales al candidato, mostrando con ello que ha sido examinado por los ancianos y que está apto. El candidato es responsable entonces ante la asamblea por su conducta futura. Si tiene dificultades en su ministerio, su problema deberá ser examinado por la asamblea que lo comisionó. 

2. ¿Quién debe solicitar la ordenación, el candidato o una asamblea? 

      Normalmente el candidato es una persona que posee dones y habilidades y que es conocido dentro de su asamblea. Una vez que siente el llamamiento de Dios a predicar debe informarlo a su pastor quien, en conjunto con los ancianos y los que sirven en el diaconado, puede hacer planes para el servicio si es que el solicitante ha sido aprobado. Es

muy propio invitar pastores y hermanos de otras asambleas

 

(2) de la misma fe para que participen en el culto de ordenación.

3. ¿Quiénes deben imponer las manos? Aunque no hay nada dicho al respecto, supongo que deben ser el pastor y los hermanos miembros de la asamblea, así como otros pastores que hayan sido invitados a participar. Todos tienen el derecho de "imponer las manos" sobre la cabeza del candidato y, uno tras otro, orar en voz alta pidiendo las bendiciones de Dios para el hermano.

4. Si un pastor cae en adulterio y se arrepiente sin llegar a separarse de su esposa, ¿puede predicar y pastorear en otro lugar que no sea donde cometió el pecado?

      El adulterio es pecado y como tal puede ser perdonado. Pero en el caso de un predicador, aun cuando se ha confesado la falta y abandonado su práctica, la imagen y el carácter del hermano han quedado manchados. Si se ha podido reparar el matrimonio, es decir, volver con su esposa, después de un año aproximadamente, la asamblea que lo ordenó debe decidir si es capaz de servir como pastor nuevamente. En mi opinión debe irse a un lugar donde no lo conozcan.

      No hay instrucciones claras en las Escrituras al respecto, solamente que el pastor debe ser marido de una sola mujer. El matrimonio termina con la muerte de la esposa y solo entonces se es libre para casarse otra vez.

      El  pastor que ha caído en adulterio y que deja a su esposa por otra mujer no puede servir como ministro de Dios porque tiene "dos esposas". Ha caído en un pecado grosero y ya no es IRREPRENSIBLE (Tito 1: 6-7).

      El propósito de disciplina de la asamblea es:

1. Mantener la pureza de la asamblea (1 Corintios 5:1-13).

2. Dar ejemplo a otros (1 Timoteo 5:19, 20).

3. Proveer restauración al caído (2 Corintios 2:6-8; Filemón 10-12).

      En el caso de los líderes y los pastores se los llama a ser ejemplos a los demás creyentes (1 Pedro 5:3) sin reproche y con una buena reputación (1 Timoteo 3:2, 7). El matrimonio consta solamente de un hombre y una mujer (1 Timoteo 3:2, 12; Tito 1:6).

      Todos los creyentes que han caído en el pecado de inmoralidad sexual pueden ser perdonados si confiesan públicamente sus pecados y abandonan su práctica (Lucas 17:3, 4; 2 Corintios 7:9-11). Solo entonces son perdonados y quedan restablecidos. Pero los "líderes" (pastores) tienen una responsabilidad mucho mayor, por lo que el trato con ellos debe ser diferente como hemos mencionado anteriormente. Si el transgresor es el único que conoce su pecado, tal vez pueda hacer su confesión y arreglo solo con Dios, ya que llevarlo a la publicidad pudiera hacer más daño que bien. Teniendo siempre en cuenta lo que dice Proverbios 28:13 que: "El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia". (Fin)

¿Qué enseña la teología de los Pentecostales o "Carismáticos"?

      Los Pentecostales Unitarios son muchos y muy variadas. Los dos grupos principales que sostienen la teología Unitaria son la "Iglesia Internacional Pentecostal Unida" (la más grande) y la "Iglesia Apostólica Unida". Existen otras como las "Asambleas del Señor Jesucristo" y las "Iglesias del Camino de la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo" que pertenecen a una serie de iglesias Unitarias independientes esparcidas por Estados Unidos y algunos países Latinoamericanos. En Colombia se conocen con el nombre de "La Iglesia Pentecostal Unida de Colombia" o "Solo Jesús".

       Los grupos Pentecostales Unitarios generalmente sostienen los siguientes puntos doctrinales:

I.  Dentro de la Ortodoxia:

1. Hay un solo Dios en existencia.   

2. La Biblia es la Palabra infalible de Dios.

3. Jesús nació de una virgen.

4. Jesús tuvo dos naturalezas.

5. La justificación por fe.

6. El bautismo debe ser por inmersión.

7. Los elementos de la comunión son el pan y el vino y participan exclusivamente los creyentes.

8. El lavamiento de pies es una institución divina que debe ser practicada por los miembros de la iglesia (Juan 13:2-5).

9. La abstención a unirse a sociedades secretas (2 Co 6:14-18).

10. Habrá un rapto futuro de la Iglesia donde los cristianos serán transformados (1 Ts. 4:13-17; 1 Co. 15:51-54; Fil. 3:20-21).

II. Fuera de la Ortodoxia:

1. Niegan la doctrina de la Trinidad.

2. Niegan la justificación por la fe al declarar y sostener que el bautismo es también un requisito para la salvación.

3. Jesús es Dios el Padre.

4. Jesús es el Espíritu Santo.

5. El nombre de Dios es "Jesús".

6. El bautismo es necesario para la salvación.

7. Niegan la preexistencia del Hijo como Palabra. Enseñan que Él existía pero que era el Padre.

8. Nacer de nuevo significa arrepentimiento, bautismo y hablar en lenguas.

9. El bautismo debe ser administrado por un ministro ordenado Unitario para que tenga validez.

10. El bautismo debe ser administrado con la frase "En el nombre de Jesús" en vez de la frase "En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo" (Mt 28:19).

11. Hablar en lenguas es un requisito necesario para demostrar que una persona ha sido bautizada en el Espíritu Santo y que es salva. Reclaman que esta es la señal inicial como resultado de estar llenos del Espíritu Santo.

      12. La restitución de todas las cosas, aun cuando el diablo y            los ángeles no sean restaurados.

     (3) 13. Las mujeres pueden ser pastores.

     14. Solo los Unitarios podrán ir al cielo. (Fin)

 

¿Qué enseñan los Adventistas del Séptimo Día?

I. Afirmaciones:

1. La Biblia es inspirada y es la Palabra de Dios.

2. El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son un solo Dios en tres personas.

3. Jesús es Dios y siempre ha existido con el Padre.

4. El Espíritu Santo es una persona.

5. El sacrificio de Cristo fue vicario (sustitutivo).

6. Jesús resucitó en Su cuerpo glorificado.

7. La salvación es por gracia, pero se ayudan con las obras.

8. Jesús ascendió corporalmente al cielo.

9. El bautismo es por inmersión.

10. El retorno visible y literal de Jesús.

11. Jesús regresará para establecer un reino de mil años. Son premilenialistas.

12. La creación se llevó a cabo literalmente en seis días, no fueron períodos largos.

II. Negaciones:

1. Niegan la doctrina de la predestinación.

2. Niegan el bautismo por aspersión.

3. Niegan el bautismo de los niños.

4. Niegan la inmortalidad del alma.

5. Niegan la eternidad del infierno.

6. Niegan cualquier uso de alcohol en las bebidas y el consumo de tabaco.

III. Aberraciones:

1. Nuestros pecados serán finalmente puestos en Satanás.

2. Jesús es el Arcángel Miguel.

3. La adoración tiene que ser el sábado o "Día de reposo".

4. El 22 de octubre de 1844 Jesús entró en la segunda y última fase de su obra expiatoria.

5. El Juicio Investigativo: el destino de todas las personas será decidido con base en este evento futuro.

6. No hay más muerte sino almas dormidas.

7. Los malvados son aniquilados.

8. Elena G. White, la "fundadora" del Adventismo del Séptimo Día, fue mensajera de Dios con el don del espíritu de profecía.

9. Existe un santuario en el cielo donde Jesús lleva a cabo Su trabajo mediador. (Fin)

 

¿Qué enseñan los mormones?

      El mormonismo comenzó cuando en el año 1820 un joven del sur del estado de Nueva York, José Smith, fue movido por un resurgimiento cristiano donde vivía y comenzó a orarle a Dios para saber cuál era la iglesia verdadera. En respuesta a sus oraciones fue visitado por Dios el Padre y Dios el Hijo, dos seres individuales, quienes le dijeron que no se asociara a ninguna iglesia pues todas las de ese tiempo eran falsas y que él, José Smith, fundaría la verdadera iglesia. A este acontecimiento se le llamó "La primera visión".

      En 1823 tuvo otra visita celestial. Un ángel de nombre Moroni le habló de una historia escrita en un dialecto egipcio por los antiguos hebreos en América, la cual había sido grabada en unas placas de oro que estaban enterradas en una colina cercana. Según el ángel esta era la historia de los antiguos habitantes de América y él sería el instrumento que llevaría estos registros al conocimiento del mundo. José Smith recibió estas placas de manos del ángel en 1827 y las tradujo al inglés con la ayuda del Espíritu de Dios y el uso de un instrumento sagrado: "Urim" y "Tumin." La traducción se publicó en 1830 como el "Libro del Mormón". Luego las placas desaparecieron. Según la versión de Smith, fueron transportadas por un ángel una vez que estuvieron traducidas. No obstante, al menos once personas testificaron haber podido ver y examinar las placas.

      El Libro del Mormón es una historia religiosa y secular de los habitantes del hemisferio occidental (las Américas) entre 2200 a.C. y 421 d.C. Cuenta al lector que los indios americanos descienden de tres grupos de inmigrantes que fueron conducidos por Dios desde el Oriente próximo hacia América. Uno de los grupos vino desde la torre de Babel, mientras que los otros dos vinieron desde Jerusalén justamente antes de la cautividad Babilónica, en el 600 a.C. Estos fueron conducidos por profetas de Dios que conocían el evangelio de Jesucristo, lo cual explica por qué estas enseñanzas se conservan en su Libro del Mormón. Muchos de los descendientes de esos emigrantes eran cristianos, incluso antes de que Cristo naciera en Palestina, pero otros eran incrédulos. Creyentes e incrédulos se vieron envueltos en muchas guerras sobreviviendo finalmente los incrédulos, antecesores de los amerindios. El acontecimiento más importante de esta larga historia fue la visita de Jesucristo a América después de su crucifixión, quien ministró y convirtió a todos los habitantes.

      José Smith fue dirigido por revelación divina a restablecer y restaurar la verdadera iglesia, lo cual hizo en 1830. En varias ocasiones fue visitado por ángeles quienes lo ordenaron en el verdadero sacerdocio y continuó teniendo revelaciones sobre cómo guiar la iglesia e impartir más conocimiento sobre el evangelio. Muchas de estas revelaciones están publicadas en otro de los libros básicos de los mormones: Doctrina y convenios (135 revelaciones y otros informes, editados casi todos por Joseph Smith durante la década de 1830 y los primeros años de la de 1840).

      José Smith y sus seguidores fueron perseguidos continuamente por sus creencias religiosas y obligados a abandonar el estado de Nueva York e instalarse sucesivamente en Ohio, luego Missouri y después a Illinois donde José Smith fue asesinado en 1844 por la multitud, convirtiéndose en un mártir de su fe. La iglesia entonces quedó bajo la dirección de Brigham Young, el sucesor de José en Utah, (4) donde los mormones se instalaron con éxito. La así llamada "Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días" (Church of Jesus Christ of Latter-Day Saints, en inglés, también conocida por sus siglas LDS) está dirigida hoy por los sucesores de José Smith. El presidente actual de la iglesia es un "profeta, vidente y revelador" de la manera que lo fue José Smith, quien dirige a los miembros de la iglesia a través de revelaciones y la guía de Dios. La iglesia moderna es la única verdadera, restaurada por Dios a través de José Smith. Las demás iglesias derivan de la iglesia cristiana primitiva y son consideradas apóstatas, porque sus líderes pervirtieron las escrituras cambiando las ordenanzas de la iglesia original y, a menudo, corrompiendo sus propias vidas, de manera tal que no tienen autoridad. El primer paso necesario para ser salvo y poder entrar en "El reino celestial" es ser bautizado en una iglesia de los Santos de los Últimos Días. (Fin) 

 

¿Qué enseñan los mal llamados Testigos de Jehová?

(Watchtower  = "Atalaya" o "Torre del vigía", es una revista que los testigos comenzaron a publicar en 1879 y en la que difunden sus opiniones religiosas; este nombre se utiliza además para referirse a su organización o a su casa de publicaciones).

 

LA DOCTRINA DE LA WATCHTOWER.

LA DOCTRINA CRISTIANA.

El Padre es el único Dios verdadero, "Jehová".

El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son Dios (Mateo 28:19; Isaías 48:16; Zacarías 2:8-11; 11:13; 12:10; 2 Samuel 23:2-3; Juan 1:1-3; 20:28; He. 1:8).

Jesús es el arcángel creado, “Miguel”.

Jesús no fue creado. Él es Dios Todopoderoso (Isaías 9:6; Hebreos 7:3; Isaías 44:24 cf. Juan 1:3; Isaías 48:12 cf. Apocalipsis 1:7-8, 17,18; 2:8; 22:12-13, 20).

Jehová resucitó a Jesús de la muerte en un "cuerpo espiritual" de ángel, por lo que carece de un cuerpo humano.

Jesús resucitó de la muerte en su cuerpo físico, enteramente humano y enteramente Dios (Lucas 24:39; Juan 2:18-22; 10:17-18; Hch. 17:31; Fil. 2:5-11).

El "espíritu santo" de Dios es una fuerza impersonal.

El Espíritu Santo que es Dios también es una Persona (Romanos 8:27; 1 Corintios 2:10-11; Hechos 5:3-4; 1 Corintios 3:16-17; 2 Corintios 3:17).

Solamente un grupo especial de 144 000 personas pueden interpretar la Escritura.

Todos los creyentes tienen la libertad de interpretar la Escritura por medio de la dirección del Espíritu de Dios (Jn. 16:13; 1 Jn. 2:27).

La salvación se encuentra a través de la fe en Jehová, Jesús y el sometimiento a la organización Watchtower.

La salvación está en Jesús solamente (Juan 5:39-40; 10:28-29; 14:6; Hechos 4:12).

Jesús no es el mediador de toda la humanidad, sino solo de 144 000 personas.

Jesús es el mediador para todos aquellos que ponen su fe en Él (1 Timoteo 2:5-6).

El cielo y la experiencia de nacer de nuevo es solamente para los 144 000 cristianos que vivieron de 33 d.C. a 1935 d.C.

Todos los creyentes nacen de nuevo y disfrutan de la vida eterna en el cielo (Juan 3:3-7; 1:12; 1 Juan 5:1; Apocalipsis 7:9-15; 19:1).

Los sobrevivientes del Armagedn volverán a construir la tierra para convertirlo en un Paraíso durante el reinado de mil años de Cristo.

Después del reinado de mil años de Cristo, Dios destruirá por completo este universo actual y volverá a crear un cielo nuevo y una tierra nueva. – 2 Pedro 3:7, 10-13; Apocalipsis 21:1-2

Todos los creyentes del Antiguo Testamento y los cristianos que no están en el grupo de los 144 000 vivirán eternamente en la tierra.

Los creyentes podrán vivir tanto en el cielo como en la tierra, pudiendo entrar y salir de ambos lugares así como lo hizo Jesús en su cuerpo resucitado (Mateo 8:11; Lucas 13:28-29; Hebreos 11:13-16; 1 Tesalonicenses 4:14-17; Hechos 1:11; 1 Juan 3:2).

El alma humana deja de existir en el momento de la muerte.

El alma humana sobrevive la muerte y pasa a la eternidad (Mateo 10:28; 2 Corintios 5:8; Fil. 1:23-24; Apocalipsis 6:9-11).

El infierno no existe como un lugar de tormento, sino que es simbólico de la tumba común.

El infierno es un castigo eterno – Mateo 25:46; Marcos 9:43, 47-49; Lucas 16:22-29; Apocalipsis 14:9-11; 20:13-15; 21:8

Los cristianos evitan estar involucrados en la guerra, las votaciones y las actividades políticas.

Los cristianos influyen como "sal y luz" a cada aspecto de la cultura y la política, incluyendo la guerra (Mateo 5:13-16; 8:5-13; Hechos 10; Romanos 16:23; Eclesiastés 3:8).

Las transfusiones de sangre (5) violan la ley de Dios al ir contra la prohibición bíblica de "comer" sangre, por lo  que deben ser evitadas.

Las transfusiones de sangre reabastecen el suministro actual de sangre y no se metabolizan como lo hace la comida en el acto de "comer". Por lo tanto, son aceptables para los cristianos ya que no violan la ley de Dios en cuanto a la sangre.

Jesús murió en un madero de tortura y no en una cruz. La cruz se rechaza por ser un símbolo "pagano".

Jesús no murió en un madero sino en la cruz. La cruz es considerada como un símbolo de la vida espiritual en Cristo (Juan 20:25; Mateo 27:37; 1 Co. 1:18).

Todos los días festivos,  religiosos y no religiosos,  así como los cumpleaños, están prohibidos con la excepción de la celebración de la conmemoración de la muerte de Jesús.

Para los cristianos no existen tales restricciones.    

 

 

 

 

                                                    

 

¿Qué enseña la "Iglesia de Cristo" o el "Campbelismo"? 

(Tomado de una obra escrita por J. Candeas, Apdo. 2, 11300, La Línea, Cádiz, España).

      En estos estudios veremos a los "campbelistas" muy sutiles en sus disfraces, lo que no impedirá que, como dijo el Señor, sean conocidos por sus frutos que son sus enseñanzas falsas. Veremos que se trata de otro de los muchos lobos rapaces que surgieron en América para engañar a las ovejas de Cristo.

I. Los tres apóstatas. Para entender el nacimiento del "campbelismo" (nombre dado a los seguidores de Campbell) hace falta que conozcamos a sus progenitores humanos, tres hombres apóstatas del presbiterianismo: Tomás y Alejandro Campbell (padre e hijo), y Barton W. Stone.

1. El primer apóstata. Tomás Campbell nació en Irlanda, era un pastor presbiteriano que vino a EE.UU. en 1807 y que no estaba de acuerdo con los Presbiterianos,  por lo que comenzó un movimiento nuevo conocido como "Los discípulos".

2. El segundo apóstata. Hijo del primero, Alejando siguió las falsas enseñanzas de su padre. Hicieron contacto con los Bautistas pero muy pronto rompieron con estos y comenzaron a usar el nombre de "Discípulos" para su nueva denominación.

3. El tercer apóstata. Barton W. Stone comenzó el movimiento "Los Cristianos" y luego se unió con los campbelistas adoptando todos el nombre de "Iglesias de Cristo".

II. El plan de salvación campbelista. Su teología es arminiana, por obras, siendo uno de sus puntos principales el bautismo que "regenera a la persona".

1. Se trata de una salvación sacerdotal. Cada persona, para ser salva, necesita un sacerdote, alguien que lo bautice.

2. Se trata de una salvación ritual. Si es necesario que yo me tenga que bautizar para ser salvo, mi salvación depende del rito y, por ende, predicar esta salvación es predicar una salvación ritual al estilo de la "iglesia papista".

3. Se trata de una salvación por obras. Dicen que, además del bautismo, es necesario también hacer las siguientes cosas: creer, tener fe y arrepentimiento, cosas que, según esta secta, las debe hacer la persona que desee ser salva.  Solo después de hacer lo anterior y ser bautizados es que nacemos de nuevo y obtenemos el perdón de los pecados.

III. Usan los textos fuera de su contexto.

1. Marcos 16:16. Hacen énfasis en este texto diciendo que el bautismo es necesario para la salvación.

(1) Llamemos la atención sobre algo muy importante: La referencia de Marcos 16:9-20 no aparece en los manuscritos más antiguos como el Vaticano y el Sinaítico, por lo que esta escritura es una interpolación (introducción de palabras en un texto antiguo que no se hallaban en el original). Nadie se atreve a hacer doctrinas usando textos interpolados. Pero, admitiendo este pasaje como Palabra de Dios, hemos de decir que un texto no se puede usar sin contexto y, en ninguna parte del N.T., se dice que el agua del bautismo limpia el pecado, así como tampoco se dice que el que no se bautice se perderá sino que el no creyente no será salvo, pues la salvación no depende del bautismo campbelista sino de la fe, del creer o no creer. La interpretación correcta es que la persona ha de mostrar su fe con obras, siendo la primera de estas el bautismo. Si la persona no cree, aunque esté bautizada se perderá.

2. Hechos 2:38. Este texto, interpretado del mismo modo que el anterior por el campbelismo, tiene la misma explicación que se dio anteriormente. Ante los corazones compungidos de los judíos que deseaban ser descargados del tremendo pecado de haber pedido la crucifixión de Jesús el Cristo, Pedro les dijo que se arrepintieran públicamente de este pecado por medio del bautismo para ser salvos, como también públicamente habían crucificado a Jesús. Pero esto no significa que el bautismo limpiaría sus pecados. La sana interpretación es que los que venían arrepentidos confesando sus pecados eran bautizados en un bautismo de arrepentimiento. Por lo que entendemos que para ser sumergidos es necesario primero arrepentirse de los pecados y confesar a Jesucristo.

3. 1 Pedro 3:21. El versículo 20 habla de la salvación de Noé y su familia. No fueron salvos por el agua sino por el arca que soportó el embate del agua, lo cual fue un bautismo de salvación pues fue al entrar en el Arca, tipo de Jesucristo, donde se salvaron. Cristo nos salva y no el agua. El agua no es tipo de la limpieza del pecado. El bautismo no simboliza la limpieza del pecado sino la muerte y resu       (6)       rrección del Señor, al entrar y salir del agua como si esta fuera una sepultura.

4. Juan 3:5. El campbelismo, al igual que la iglesia papista (primos hermanos en este aspecto), siempre que lee la palabra "agua" en la Biblia la vincula ipso facto (inmediatamente) con el bautismo cristiano. Diremos aquí acerca de la regeneración bautismal, doctrina mantenida al unísono por la iglesia papista y los campbelistas, que no hay ni el menor vestigio de esta falsa enseñanza en toda la Palabra de Dios. (Fin)

 

La doctrina de Pablo sobre el arrepentimiento.

      Pabló se refirió al ministerio que Dios le dio por revelación. Había sido enviado a los gentiles (los no judíos) para "abrir sus ojos" (Hechos 26:18-20).

Debemos considerar varios puntos:

1. El arrepentimiento fue el "corazón" del ministerio de Pablo. Su objetivo no era llamar a las personas a "creer" en Jesús ni a oír la "oración del pecador", sino que la persona  experimentara un cambio radical al confiar en el poder de Dios.

2. El arrepentimiento es un asunto de fe (Hechos 26:18) que en sí mismo no salva al alma del infierno pues tiene que ir acompañado de fe (Hechos 20:21).

3.  El resultado del arrepentimiento es un cambio de vida (Hechos 26:20). Pablo predicó lo mismo que Juan el Sumergidor (Mateo 3:8). Algunos llaman a esto "salvación por obras" pero no lo es. ¿Es malo seguir la doctrina paulina del arrepentimiento? Si no estás de acuerdo debes examinar tu propia fe, orando por tu salvación de acuerdo a lo que dicen las Escrituras.

4. El arrepentimiento bíblico no tiene nada que ver con las obras. No es un cambio de vida, es un cambio drástico de la mentalidad hacia  Dios que culmina con una vida cambiada. (Fin)

 

Reflexiones sobre el movimiento Pentecostal.

(Adaptado de un artículo escrito por George Houghton).

      Aunque tienen muchas creencias en común, una de sus doctrinas esenciales es que los "dones" del N.T. deben practicarse hoy. Es un movimiento que cuenta solamente con cien años de historia durante los cuales se ha manifestado en tres vertientes.

      El "Pentecostalismo tradicional" surgió en 1901 en la Escuela Bíblica Betel en Topeka, Kansas (EE.UU.), y su director fue Charles F. Parham, un evangelista metodista que creía y enseñaba que el "hablar en lenguas" era la evidencia del "bautismo del Espíritu Santo". Muy pronto algunos de sus estudiantes comenzaron a "hablar en lenguas" y aquel fenómeno se esparció rápidamente, dando lugar a varias denominaciones entre las que sobresalió: "Las Asambleas de Dios".

      Entre 1950 y1960 apareció otro movimiento conocido como "Carismático-neo pentecostal" que penetró en casi todas las denominaciones protestantes y evangélicas.

      En el año 1980 floreció un tercer movimiento de "señales y maravillas", esta vez por medio de John Wimber, en California, EE.UU., al que se le llamó: "Hermandad Cristiana de la Viña".

      La enseñanza común entre estos dos grupos es que dicen que todos los dones del N.T. deben practicarse hoy pero ¡esto es falso! Aquellos dones sobrenaturales eran temporales y exclusivos para el uso de los apóstoles, por lo que al morir estos hombres los dones cesaron.

      Hay pocos pasajes en el N.T. que hablan al respecto.  En Marcos 16:17,18 (un pasaje dudoso por no aparecer en los manuscritos más antiguos) se puede ver la experiencia fenomenal de aquellos creyentes. En Hechos 2 leemos sobre la experiencia en aquel día festivo de los judíos, en el capítulo diez sobre la conversión de los primeros gentiles, y en el diecinueve acerca de la conversión de los discípulos de Juan el Sumergidor. Luego vemos la corrección de Pablo a la asamblea en Corinto por su abuso de las "lenguas".

      Además del pasaje en 1 Corintios parece que el uso de las "lenguas" no fue cosa común. Es de notar que cuando los creyentes hablaron en  "lenguas" estas eran "lenguas comprensibles" (Hechos 2:6-11). En Hechos 10:44-48  Pedro comparó el uso de las "lenguas" con lo que había sucedido en aquel día festivo del Pentecostés (Hechos 2).  En 1 Corintios Pablo estableció "líneas de guía" en el uso de las "lenguas" diciendo que estas habían sido "una señal" (1 Corintios 14:22; véase Isaías 28:11,12). Las "lenguas" fueron una señal a la nación de Israel (durante los días de Pablo) de que Dios había aceptado a los gentiles para salvación (1 Corintios 14:22).

      Algunos de aquellos dones fueron temporales. Los apóstoles eran una parte de la EKKLESÍA (Efesios 2:19-20) pero con el paso de los años todos murieron (véanse los requisitos para ser un apóstol en 1 Corintios 9:1; 15:8-10).

      En 1 Corintios 13:8-10 vemos que aquellos "dones", de acuerdo a la revelación escrita, serían provisionales, por lo que al concluir Su revelación (los 66 libros) el don cesó.

      Por eso podemos ver que el don de "hablar en lenguas" fue temporal y se usó en los inicios de la EKKLESÍA hasta que la misma recibió los 66 libros que componen la Biblia.

      ¿Cómo podemos explicar el uso que se hace hoy de las "lenguas"?  Sencillamente no tenemos que hacerlo porque el peso de la responsabilidad descansa sobre aquellos que lo practican. Si sus palabras no se pueden comprender ¿cómo sabemos de quién proviene? Quizá venga de la carne o incluso de Satanás.

      Algunos dicen que "hablar en lenguas" es una experiencia que cambia sus vidas y les da "poder" para vivir la vida cristiana.  Pero, amigo, tal enseñanza no se encuentra en las Escrituras. La vida cristiana victoriosa es posible

(7) cuando entregamos nuestras vidas a Jesucristo (Romanos 6:1-13) y no por una experiencia carnal (1 Corintios 3:1-4).

      Muchos de ellos usan el término "el evangelio completo" para sostener el uso de las "lenguas", lo cual es un insulto para los que hemos experimentado una vida nueva y victoriosa en Cristo Jesús sin el uso de las "lenguas". Los grandes pasajes de la Biblia que hablan acerca de vivir una vida victoriosa no mencionan el uso de las "lenguas". (Fin)

 

"Y estas señales seguirán a los que creen".

      El enorme crecimiento actual del movimiento carismático-pentecostal coincide con el grado en que la mayoría de sus integrantes aceptan la falsa enseñanza de sus líderes.

      Siempre vemos en sus reuniones al orador comenzar a predicar diciendo que el hablar en nuevas lenguas promueve obras poderosas, y que muchas señales y maravillas seguirán a aquellos que creen, citando Marcos 16:17a.

      Pero ¿a quién se le dio aquella profecía?  Fue dada a los apóstoles, un grupo limitado escogido por Jesucristo personalmente, a quienes Dios les dio la capacidad de hacer cosas sobrenaturales a fin de validar su ministerio.

      Cuando María Magdalena vio el sepulcro vacío el mensajero le dijo: "Decid a Sus discípulos, y a Pedro…" (Marcos 16:7). En el versículo 10: "Ella lo hizo saber a los que habían estado con Él...", y en el versículo 11: "No lo creyeron...".

      Después de haber sido informados, los apóstoles de la resurrección del Señor (v. 12) no creyeron (v. 13).

      Luego Jesucristo se apareció a los once (v. 14).

Nótese bien que Jesucristo les dio la Gran Comisión a aquellos once hombres incrédulos (vs. 15, 16). Y en el v. 17, refiriéndose a los once, dice que Jesucristo les dio "señales". ¿Por qué? Para autenticar su posición como representantes de Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo aquí sobre la tierra en Su ausencia (Hechos 5:12-16; Hebreos 2:3, 4). Dios les dio aquellas señales con un propósito específico y los apóstoles las usaron hasta el fin de su ministerio, pero con su muerte estas terminaron.

      Las así llamadas "señales" que los carismáticos-pentecostales usan en la actualidad, no son adecuadas ni apropiadas ya que aquellos "once" no viven hoy. De hecho no ha habido nuevos "apóstoles" desde que aquellos hombres fueron escogidos directamente por el Señor.

      Hoy andamos por fe y no por vista pues tenemos la Palabra de Dios que es completa. No hay razón alguna para añadir o quitar parte de ella. (Fin)

 

Respuesta a una carta.    

Hace unos días recibí una carta con varias preguntas de un "hermano". En parte aquí están mis respuestas a sus preguntas: 

(1) ¿Qué textos de la Biblia fundamentan su conclusión de que el don de lenguas dejó de ser a partir de la formación del Canon del N.T.?

      No necesitamos "textos" para probar que el don de lenguas terminó. Pablo era el único de los discípulos que usó las lenguas y no hay ninguna mención de su uso en las demás epístolas. Además de las instrucciones dadas por Pablo a la asamblea de Corinto (una carta crítica de su abuso de las lenguas), no existe otra mención en las demás Escrituras. Leyendo la historia de la asamblea de Jesucristo desde su comienzo no encontramos ninguna mención del uso de las lenguas.

(2) ¿Cree usted que un pentecostal es salvo?

      Ni usted ni yo sabemos quién es salvo, sea pentecostal, bautista, católico romano, etc., y esto se debe a que el corazón del hombre es muy engañoso.

(3) ¿Cree usted que un bautista es salvo?

      Soy un bautista no conformista y estoy seguro de mi salvación, pero los demás ¿quién sabe? El ser "bautista" no le da ventaja a nadie ante Dios para ser salvo con respecto a otras denominaciones.

(4) ¿Por qué sostiene que cuando un creyente redimido muere va al "tercer cielo"?

      Bueno ¿a dónde va si no hay un "tercer cielo"? El alma no muere. Quizás usted sigue las falsas doctrinas de una paisana mía, Ellen White, quien enseñó el soul sleep (sueño del alma).

(5) ¿Cuántos cielos hay?

      Si usted pudo leer las lecciones "¿Dónde están los muertos?" publicadas en esta revista en meses pasados, entonces se habrá dado cuenta claramente de lo que las Escrituras dicen al respecto.

(6) ¿Por qué menosprecia a los hermanos pentecostales?

      Yo no menosprecio a nadie, solamente me limito a predicar la verdad. Si las Escrituras condenan las falsas doctrinas esto no es problema mío. Aun así, si una persona miembro de una denominación hecha por hombres (o mujeres) se ha arrepentido de sus pecados y aceptado a Jesucristo como su Salvador, es salva y se convierte en mi hermano una vez y por siempre. No importa a qué organización pertenezca. No obstante, debemos abandonar cualquier organización que enseñe doctrinas de error.

(7) ¿Cree ético nombrar a hermanos para atropellarlos, aunque pudieran estar equivocados?

      Pablo nos instruyó y dio su ejemplo al nombrar a los que habían pecado. Es mi deber instruir a estas personas en dejar sus "equivocaciones" y abrazar la verdad.

(8) ¿Quiénes conforman el "cuerpo de Cristo"?

      El "cuerpo de Cristo" está conformado por cada persona redimida. Ser  miembros de una "iglesia" no implica ser salvos.

(8)  (9) ¿No ha pensado que podría existir otra forma de enseñar eficazmente sus convicciones sin que para ello tenga que estropear la imagen de sus hermanos en la fe?

      Hay docenas y cientos de publicaciones en existencia que no emiten ningún criterio contra el pecado. Son publicaciones que están hechas para ser vendidas. Nuestra publicación no se vende y esto nos da derecho a enseñar la verdad, de la misma forma que usted tiene todo el derecho de refutar lo que yo creo. ¿Es usted conmigo todo lo cortés que quiere que yo sea con mis lectores? Yo no me enfado por ello. Nadie está obligado a leer esta revista. Es mi deber  llamar a la atención de la gente que está inmersa en sus errores. Recuerdo el pasaje del apóstol Pablo donde dice: "Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo" (Gálatas 1:10).

(10) En verdad, ya que tanto le molesta el error, ¿ama de corazón a los "Testigos de Jehová"? ¿Los aborrece? ¿Dice que "los ama en Cristo"?

      Yo amo a todo el mundo sin excepción, pero esto no me autoriza a dejar de corregirlos por sus errores. En mis años de vida nunca he encontrado un "testigo" que se haya arrepentido de sus pecados y recibido a Jesucristo como su Salvador. ¿Cómo es posible  amar, con amor cristiano, a un incrédulo? 

       Amigo, el tono de su carta muestra un gran desconocimiento de las Escrituras. Dígame, por favor, ¿por cuánto tiempo ha estudiado las Escrituras? ¿A cuál confesión de fe pertenece? Espero su respuesta. (Fin)

 

Cómo estar seguros de nuestra salvación.

      ¿Cómo puedes saber si conoces a Dios personalmente? ¡Sí! Absolutamente puedes conocer con exactitud cómo estás con el Dios Creador. Tu condición espiritual con el Creador lo afecta todo, no solo en esta vida sino también en la eternidad futura. ¡Es un asunto de vida o muerte!

      Las Escrituras, en su lengua original, no dicen: "Cree en el Señor y serás salvo (...)".  La palabra griega que se traduce por "creer" se refiere a la "fe" que actúa sobre lo que uno cree. El hecho de tener "fe" en Dios quiere decir que confías completamente en Él.

      Dios quiere que sepas que ahora tienes vida eterna (1 Juan 5:10, 11).

      Dios quiere que tengas total gozo en tu vida (Juan 15:10, 11).

      El perdón de tus pecados y la salvación de tu alma del infierno son "dones" de Dios. Él le da vida eterna a todo el que se arrepiente y recibe a Jesús como su Salvador.

      Examínate a ti mismo (2 Corintios 13:5). ¿Eres realmente un "hijo de Dios" o todavía te comportas como un "hijo de Satanás"?

      ¿Has dado los dos pasos esenciales para llegar a Dios?  Primero ¿has escogido salir del control de Satanás? Y segundo ¿has venido a Jesucristo y solo a Él para obtener la salvación de tu alma del infierno y recibir la vida eterna?      

      ¡Escucha la Palabra de Dios!

      Dios y Su Palabra nunca cambian (Hebreos 13:8).

      Puedes confiar en lo que Dios dice (Números 23:19).

      La salvación de tu alma del infierno es un regalo del Creador (Romanos 6:23; Efesios 2:8-10).

      Ya tienes vida eterna en este mismo momento. He aquí algunas de las promesas del Señor Jesús: Juan 10:28, 29; Juan 3:16.

      Jesucristo fluye en tu vida (Juan 4:14).

      Aprenderás a vivir una vida victoriosa puesto que Jesús vive en ti (Colosenses 1:27).

      Eres una "persona nueva" en Cristo Jesús (2 Corintios 5:17).

      Una vez que dejes la vida pecaminosa y recibas por fe y de corazón a Jesús como tu Salvador serás un "hijo de Dios". Habrás sido perdonado de todos los pecados que hayas cometido en el pasado, y esto gracias a la obra final de Jesús en la cruz. Serás salvo del infierno por Su resurrección. Ahora eres una parte importante en la Familia de Dios y puesto que Dios es tu Padre, nadie puede arrebatarte de Sus manos.

      ¡Felicidades! Hazte el propósito ahora mismo de "vivir" la vida cristiana pues eres un "templo" de Dios (1 Corintios 6:19).

      No tengas dudas acerca de tu salvación. ¡Es real! No es asunto de los sentimientos porque estos cambian. Tu alma ha sido salva porque has confiado en la obra final de Jesús en la cruz quien pagó tu deuda por el pecado. Él te ha perdonado ¡y esto es un hecho!

      Ahora, ya que sabes que perteneces a Dios, te invitamos a tener compañerismo con Él (1 Juan 1:7). Esto es necesario para crecer en la fe. El creyente debe hacer "buenas obras", no para ganar la salvación porque ya la tienes, sino para mostrar que has sido salvo (Efesios 2:10).

       Primero, busca una asamblea Bautista donde se predique la Biblia y donde puedas crecer en tu andar cristiano.  Debes ser sumergido en agua y así mostrar tu obediencia a esta ordenanza establecida por Jesús.

        Hazte la disciplina de leer una porción de la Santa Biblia cada día, así como orar al comenzar el día y al terminarlo.

         Comienza a estudiar la Palabra, asistir a todos los cultos y confraternizar con los demás creyentes. Luego testifícale primero a tu familia y luego a tus vecinos y conocidos sobre lo que Dios ha hecho en tu vida.

         Y, por último, obedece lo que el Espíritu Santo pone en tu corazón a través de la lectura diaria de la Palabra. (Gálatas 5:22-25). (Fin)

 

 

 

(9)  Fundamentos.

      (Cualquier copia, retransmisión, distribución, impresión u otro uso de FUNDAMENTOS deberá incluir el siguiente texto al final de la cita del material usado: Copyright 2001 Village Ministries International, Inc. Reimpreso con permiso. Fundamentos es una publicación de Village Ministries International, Inc. www.villageministries.org)

      Los estudiantes de la Biblia deben conocer la secuencia, las fechas y la relación de varios eventos históricos claves. Para este fin, esta sección nos ofrece tres cronologías. La primera enumera diez eventos bíblicos junto con sus fechas y un resumen de la importancia del mismo. La segunda cronología se enfoca en eventos claves del Antiguo Testamento e identifica los libros de la Biblia que los menciona. La tercera enumera la secuencia de los libros del Nuevo Testamento.

      Las fechas que tienen a.C. se refieren a los años antes de Cristo. Las que tienen d.C. se refieren a los años después de Cristo.

      Las fechas que se dan se basan en la interpretación literal de la Palabra de Dios. Muchos de los estudiosos de la Palabra de Dios han obtenido fechas diferentes por numerosas razones que no mencionaremos ahora. Esperamos que esto no sea una distracción. El aprendizaje de la secuencia de los eventos es la parte más importante de esta sección.

I. DIEZ EVENTOS PRINCIPALES Y SUS FECHAS (I PARTE).

1. LA CAIDA DE ADÁN (3898 a.C.)

      Una interpretación literal de las genealogías (secuencias de nacimiento) que están en la Palabra de Dios nos permite llegar a una fecha alrededor del 3898 a.C. para la caída de Adán. La cronología bíblica se nos da de tal manera que podemos calcular hacia adelante comenzando desde Adán y a la vez hacia atrás desde el cuarto año del reinado del Rey Salomón (1 Reyes 6:1). La Biblia nos da información en relación a los años entre los eventos principales. Al conectar estos eventos entre sí con las fechas conocidas en la historia secular podemos acomodar la historia secular y la Biblia en una misma línea de tiempo.

2. EL DILUVIO DE NOÉ (2242 a.C.)

Al seguir la genealogía de Génesis 5 nos damos cuenta que existe un período de 1656 años entre la caída de Adán y el Diluvio de Noé, lo cual nos da la fecha de 2242 a.C.

3. LA PROMESA DE ABRAHAM (1875 a.C.)

      La genealogía de Génesis 11:10-26 establece que Abraham nació 292 años después del Diluvio, o 1948 años después de Adán. Esto indica que él nació en el año 1950 a.C. De Génesis 12:4 aprendemos que Abraham tenía 75 años cuando recibió la promesa de Dios que se conoce como el Pacto Abrahámico. Esto significa que la promesa se hizo en el año 1875 a.C.

4. EL ÉXODO DE ISRAEL (1445 a.C.)

      Génesis 12-50 nos revela información acerca de los descendientes directos de Abraham. Los hijos de Jacob (el nieto de Abraham) se trasladaron a Egipto, donde fueron eventualmente esclavizados por los egipcios (Éxodo 1). Dios los libró de la esclavitud por mano de Moisés. El apóstol Pablo nos dice que pasó un período de tiempo de 430 años desde la promesa de Abraham hasta la entrega de la Ley (Gálatas 3:17). Esto coloca al Éxodo en el año 1445 a.C., o sea, 2378 años después de Adán.

5. EL CUARTO AÑO DE SALOMÓN

Salomón fue el tercer rey de Israel después de su padre David y del rey Saúl. En 1 Reyes 6:1 se nos dice que pasaron 480 años del Éxodo hasta el cuarto año de Salomón cuando este comenzó a construir el templo. Esto nos permite calcular la fecha de 965 a.C., o 2858 años después de Adán.

      Podemos poner fecha al cuarto año de Salomón con otros registros históricos. Esto nos permite establecer las fechas mencionadas previamente para el Éxodo, La Promesa de Abraham, El Diluvio de Noé y Adán. El hombre ha sido obligado por los descubrimientos arqueológicos efectuados en los últimos cien años a hacer algunos ajustes a las fechas en los años antes de Cristo en la historia secular.

      A esto se deben algunas de las diferencias que se hallan en varios de los sistemas de fechas.

6. LA CAÍDA DEL REINO DEL NORTE (721 a.C.)

      Después de la muerte de Salomón Israel se dividió en dos reinos. A uno se le conoció como el Reino del Norte, o Israel, y al otro como el Reino del Sur, o Judá. El Reino del Norte cayó en manos del Imperio Asirio en el año 721 a.C. y dejó de ser un reino.

7. LA CAÍDA DEL REINO DEL SUR (586 a.C.)

      El Reino del Sur cayó en manos del Imperio Babilónico en el año 586 a.C. y fue exiliado por 70 años antes que los israelitas pudieran regresar a su tierra en el 516 a.C.

8. EL NACIMIENTO DE CRISTO (1 a.C.)

      El sistema de fechado de a.C. y d.C. fue desarrollado hasta el siglo sexto después de la venida del Señor. Se diseñó para tener como referencia Su nacimiento en todas las fechas. Cuando la iglesia estableció este sistema, lo hizo entendiendo incorrectamente la época en la que vivía el Rey Herodes (quien se menciona en la Biblia como la persona que estaba en el poder cuando nació Jesús, Lucas 1:5).

Más tarde se descubrió que se había cometido un error de 1 ó 2 años. El problema fue que el sistema de calendario ya estaba bien establecido y, en vez de cambiar todas las fechas que ya se habían determinado, se decidió que sólo debería decirse que Jesús nació en el año 1 ó 2 a.C.

      Hay una diferencia entre el Calendario Juliano que comienza con el 1º de enero y el calendario judío que comienza en septiembre por lo que habrá fechas escritas como 1 ó 2 d.C. ó 966-965 a.C.

(10)      9. LA MUERTE, SEPULTURA Y RESURRECCIÓN DE JESUCRISTO (32-33 d.C.)

      La mayoría de los eruditos bíblicos establecen la muerte, sepultura y resurrección de Jesucristo en esta fecha.

10. EL ÚLTIMO LIBRO DE LA BIBLIA (96 d.C.)

      Esta fecha se relaciona con el exilio del apóstol Juan a la isla de Patmos (Apocalipsis 1:9) durante el reinado del emperador romano Domiciano, fecha en la cual fue completada la Biblia (Apocalipsis 22:1819).

II. CRONOLOGÍA DE LOS LIBROS DEL ANTIGUO TESTAMENTO (II PARTE).

1. DE ADÁN AL DILUVIO (3898-2242 a.C.), Gén. 1-5.

2. DEL DILUVIO A LA PROMESA DE ABRAHAM (2242-1875 a.C.), Génesis 6-12.

3. DE LA PROMESA DE ABRAHAM AL ÉXODO (1875-1445 a.C.), Génesis 12-50; Job.

4. DEL ÉXODO AL CUARTO AÑO DE SALOMÓN (1445-965 a.C.)

      a. Éxodo e. Josué i. 2 Samuel

      b. Levítico f. Jueces j. 1 Reyes 1-5

      c. Números g. Rut k. Salmos

      d. Deuteronomio h. 1 Samuel l. 1 Crónicas

5. DEL 4º AÑO DE SALOMÓN A LA CAÍDA DE JUDÁ (965-586 a.C.)

      a. 1 Reyes 6-22 g. Abdías m. Isaías

      b. 2 Reyes h. Joel n. Nahum

      c. 2 Crónicas i. Jonás ñ. Sofonías

      d. Proverbios j. Amós o. Habacuc

      e. Eclesiastés k. Oseas

      f. Cantares l. Miqueas

6.  EL PERÍODO DEL EXILIO BABILÓNICO (586-516 a.C.)

      a. Jeremías c. Ezequiel

      b. Lamentaciones d. Daniel

7. DEL FINAL DEL EXILIO BABILÓNICO HASTA LA CONCLUSIN DEL ANTIGUO TESTAMENTO (516-400 a.C.)

a. Esdras c. Zacarías e. Malaquías

b. Nehemías d. Hageo

III. CRONOLOGÍA DE LOS LIBROS DEL NUEVO TESTAMENTO (III PARTE).

      La secuencia en que los autores escribieron los varios libros inspirados del Nuevo Testamento es generalmente aceptado como sigue:

1. HISTORIA DE LA VIDA DE CRISTO Y LA IGLESIA PRIMITIVA (55-85 d.C.)

a. Mateo c. Marcos e. Hechos

b. Lucas d. Juan

2. EPIÍSTOLAS PARA LA IGLESIA (46-85 d.C.)

a. Santiago h. Filemón ñ. Hebreos

b. Gálatas i. Efesios o. 1 Pedro

c. 1 Tesalonicenses j. Colosenses p. 2 Pedro

d. 2 Tesalonicenses k. Filipenses q. Judas

e. 1 Corintios l. 1 Timoteo r. 1 Juan

f. 2 Corintios m. Tito s. 2 Juan

g. Romanos n. 2 Timoteo t. 3 Juan

3. PROFECÍA (96 d.C.) Apocalipsis

      En las dos últimas secciones vimos cuán importante es conocer los eventos significativos que ocurrieron en el pasado (1.3) y también la secuencia en que ocurrieron los mismos (1.4). Establecimos una base para responder a una pregunta importante que debemos hacernos al estudiar la Biblia--¿Cuándo? Al procurar entender la Biblia, estaremos constantemente buscando respuestas importantes si queremos usar “bien la palabra de verdad,” (2 Timoteo 2:15). Dios nos invita a llevarle a Él todas nuestras preguntas (Mateo 7:7-8).

      Las preguntas básicas que debemos hacernos de cada versículo son, ¿Quién? ¿Qué? ¿Dónde? ¿Por qué? y ¿Cómo? Las respuestas obtenidas de esas preguntas han de considerarse teniendo en cuenta dos cuestiones principales en relación con la vida cristiana, ¿Cómo nos ayuda esto a desarrollar una relación cercana y personal con nuestro Señor Jesucristo? (Filipenses 3:10) y, ¿Cómo debemos vivir? (Juan 17:7).

A. SEIS PREGUNTAS BÁSICAS PARA CADA VERSÍCULO.

1. ¿QUIÉN?

      Hacemos esta pregunta con el propósito de determinar quién está hablando y a quiénes. Encontramos un ejemplo en Génesis 22:2 cuando Dios le dijo a Abraham que le ofreciera en sacrificio a su hijo, su único hijo. En este caso Dios habló directamente a Abraham y a nadie más, por lo que nosotros los oidores de la Palabra no estamos obligados a cumplir ese mandato dado específicamente a Abraham.

2. ¿QUÉ?

      Esta pregunta trata acerca de la realidad de lo que se dice. En Apocalipsis, capítulo 5, a Jesús se le denomina “el Cordero.” Esto no significa que El es una criatura lanuda y de cuatro patas, sino que la expresión se refiere más bien a Su sacrificio por el pecado (Juan 1:2a) lo cual es realidad.

3. ¿CUÁNDO?

La pregunta ¿cuándo? nos remonta al tiempo en que fue escrito un pasaje en particular. Por ejemplo, el matrimonio de Abraham con su media hermana Sara puede interpretarse como algo inmoral si no se comprende que este matrimonio se efectuó antes de que fuera dada la Ley de Moisés, la cual prohibía tal práctica matrimonial. Ya que el pecado personal no era un asunto donde no hay ley (Romanos 4:15) concluimos que en el caso de Abraham este tipo de relación no era pecado. Para poder entender plenamente la Palabra se requiere una respuesta clara a la pregunta, ¿cuándo?

4. ¿DÓNDE?

      El ¿dónde? trata con la geografía y la cultura en donde se escribió un determinado pasaje. Frecuentemente en la (11) Biblia nos encontramos con la frase “subió a Jerusalén.” En muchas culturas el “subir” significa viajar hacia el norte. Sin embargo, la intención bíblica es más bien elevación y no dirección. Cuando Jesús vino de Galilea y “subía a Jerusalén” El realmente viajaba hacia el sur pero subía en elevación.

5. ¿POR QUÉ?

      La pregunta ¿porqué? es frecuentemente la más difícil de contestar. La respuesta se encuentra por lo regular estudiando otros pasajes. Si uno lee la frase de Isaías 7:14 que dice, “He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel,” una pregunta obvia sería, ¿Por qué una virgen? Podríamos responder que así lo quiso Dios, pero la respuesta sería incompleta.

      Cuando buscamos la respuesta, encontramos un pasaje en Romanos 5 que trata del efecto que tuvo el pecado de Adán en la raza humana. Aprendemos que por medio del hombre, Adán, a cada ser humano le es dada una naturaleza de pecado. Si Jesús hubiera tenido un padre terrenal, también El hubiera heredado la naturaleza de pecado. La respuesta al ¿por qué? es crucial en este caso ya que está relacionada con las cualidades que Cristo tenía para pagar por el pecado.

6. ¿COMO?

      También esta pregunta frecuentemente es difícil de contestar. Podríamos preguntar, ¿Cómo es que Jesús caminó sobre el agua? La respuesta es sencillamente que El dependió del Espíritu Santo (Lucas 4:18). Podríamos preguntarnos también, ¿Cómo es que Dios controla la historia si es que la humanidad tiene libre albedrío? Esa pregunta no se puede contestar tan fácilmente pero la vamos a explorar más adelante en nuestro estudio.

B. DOS PREGUNTAS PERSONALES IMPORTANTES QUE DEBEN CONTESTARSE EN CADA ESTUDIO.

1. ¿CÓMO NOS AYUDA A DESARROLLAR UNA RELACIÓN CERCANA Y PERSONAL CON EL SEÑOR JESUCRISTO?

      Esta es una de las preguntas más importantes que podemos hacernos. El conocimiento que hemos obtenido mediante el estudio de la Palabra de Dios debe estar unido a la fe (Hebreos 11:6), para que nuestra relación con el Señor crezca. Debemos confiar que la Palabra de Dios es precisa y que se puede depender de ella. El resultado será una relación con el Señor que está basada en Su amor y va más allá del conocimiento humano. El apóstol Pablo lo dijo claramente en Efesios 3:14-19.

      Si estamos estudiando la Palabra de Dios por razones intelectuales solamente y no buscamos crecer en nuestro amor para Dios y para con otros (Marcos 12:29-31) nos haremos arrogantes (1 Corintios 8:1). El apóstol Pablo, quien conocía más teología que cualquier otro hombre (2 Corintios 12;1-4), expresó su más grande deseo cuando dijo, “a fin de conocerle...” (Filipenses 3:10). Siendo fariseo Pablo ya había efectuado un viaje intelectual pero, como cristiano, él tuvo que comenzar a buscar una relación vital con el Dios viviente. Busca las promesas de Dios y confía en ellas a fin de crecer “en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” (2 Pedro 3:18).

2. ¿ENTONCES CÓMO DEBEMOS VIVIR?

      Una vez que llegamos a entender el significado de los versículos que estamos estudiando, procuraremos entender cómo se aplican a nuestra vida diaria. En Hebreos 12:1-3 se nos da un hermoso ejemplo de este concepto.

      La ilustración que el escritor de Hebreos seleccionó en estos dos versículos es la carrera en un estadio.

      La gente en las gradas (los héroes del capítulo 11) está observando. La carrera es de distancia y velocidad y al ganador se le sienta en el lugar de honor. Los participantes quitan de sí cualquier peso adicional que les estorba y cualquier obstáculo que les haga tropezar. Sus ojos están en la meta donde se encuentra El que ya corrió su carrera (Jesucristo) y ganó. El gozo por delante es más importante que cualquier fatiga y así el corredor soporta la carrera. Luego, en el versículo 3 el escritor aplica esos dos versículos a nuestras vidas:

      Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.

      Al enfrentar pruebas y oposición, dolor y llanto, vergüenza y desgracia por la causa de Cristo, hemos de considerar a Aquel, -¡y así ser alentados por El! Recordaremos que, -“...no tenemos un Sumo Sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado” (Hebreos 4:15).

C. ¿QUÉ PASA SI NO PODEMOS CONTESTAR TODAS LAS PREGUNTAS?

      Las preguntas y sus respuestas son importantes. Debemos recordar que nuestra relación con el Dios vivo se basa en la fe (Efesios 2:8,9; Colosenses 2:6) por lo que no obtendremos en esta vida todas las respuestas que buscamos. Sin embargo, Dios ha prometido que eventualmente todas nuestras preguntas serán contestadas (1 Corintios 13:12). La Escritura provee suficiente información para guiarnos en esta vida.

IV. SEIS PRINCIPIOS DE PREPARACIÓN PERSONAL PARA EL ESTUDIO DE LA BIBLIA (IV PARTE).

1. CREER EN EL SEÑOR JESUCRISTO.

      No se puede sobre enfatizar la preparación personal en el estudio de las Escrituras. El estudiante debe primeramente creer en el Señor Jesucristo como su Salvador ya que el “hombre natural” (el hombre sin Cristo) no puede aceptar o entender las cosas de Dios (1 Corintios 2:14). La salvación es sólo por fe y sólo se encuentra en Cristo (Efesios 2:8,9). El Espíritu de Dios permite que el estudiante de la Palabra

(12)  discierna las cosas espirituales.

2. ACEPTAR QUE LA BIBLIA ES INSPIRADA POR DIOS.

      La Palabra de Dios dice de sí misma que es inspirada por Dios (2 Timoteo 3:16,17). Cualquier estudio de la Palabra deberá comenzar reconociendo esta realidad. No se requiere ningún “salto” de fe, sólo una aceptación del hecho que la Biblia es verdad y es exacta.

3. ORAR

      La oración es necesaria para entender las Escrituras. La Palabra de Dios nos instruye diciendo que si nos falta sabiduría le pidamos a Dios y El la dará abundantemente (Santiago 1:5). La oración sincera pidiendo conocimiento correcto y discernimiento será contestada ya que estas cosas están definidas claramente dentro de la voluntad de Dios (compare 1 Juan 5:14 con Mateo 7:7,8).

4. ESTUDIAR CON DILIGENCIA Y SER PACIENTE

      Ya que muchos pasajes de la Palabra de Dios no se pueden entender a simple vista es necesario que seamos diligentes y pacientes al estudiar (2 Timoteo 2:15). Cuando nosotros como seres humanos limitados tratamos de entender la mente ilimitada de Dios debemos estar concientes de que tomará tiempo llegar a un nivel de entendimiento más elevado.

5. CONFESAR TUS PECADOS CONSTANTEMENTE

      Es también importante que confesemos el pecado a cada momento, permitiéndole a Dios limpiar nuestras vidas, para obtener comunión con El (1 Juan 1:6-10). El reconocer la necesidad de confesar los pecados nos hace sensibles a cualquier pensamiento, palabra o acción que no sea acorde a la voluntad de Dios.

6. ESTAR DISPUESTO A VIVIR LA VOLUNTAD DE DIOS

      El Señor Jesucristo dijo, “El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios...” (Juan 7:17). Si el objetivo es el desarrollar una relación con el Dios viviente, entonces cualquier conocimiento obtenido deberá apoyar y aclarar esa relación. El conocimiento sin amor da como resultado el orgullo (1 Corintios 8:1). Si tu objetivo es sólo una búsqueda intelectual y no una relación con el Dios vivo, entonces el conocimiento que obtengas estará incompleto y distorsionado.

V. CINCO BENEFICIOS DEL ESTUDIO PERSONAL DE LA BIBLIA (V PARTE).

1. UNA FE MÁS GRANDE

      El teólogo más grande que la Iglesia haya conocido, el apóstol Pablo, dijo que “andamos por fe, no por vista,” (2 Corintios 5:7). Todos nosotros entramos a la salvación por la gracia a través de la fe (Efesios 2:8,9) y según Pablo de la manera que hemos entrado, así hemos de caminar (Colosenses 2:6,7).

2. CONOCIMIENTO NUEVO

Hay conocimiento nuevo que se obtiene de la Palabra de Dios al crecer “en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo...” (2 Pedro 3:14-18). Este conocimiento nos lleva a una mayor apreciación de Su gracia. Conforme crece nuestro conocimiento crecemos también en la fe al oír la Palabra de Dios (Romanos 10:17) y al confiar en Dios en cada circunstancia.

3. PURIFICACIÓN DE NUESTRA VIDA

      La Palabra de Dios es esencial para purificar nuestras vidas ya que Su Palabra es la Verdad (Juan 17:17). Aún siendo creyentes en Cristo todavía tenemos problemas con el pecado en nuestras vidas (1 Juan 1:6-19), así que debemos aprender la Palabra de Dios a fin de conocer los pecados que se presentan. Entonces podremos orar de manera inteligente para ser sanados y limpios (Salmo 51).

      Debemos tener en cuenta también que algunos cristianos frecuentemente añaden sus normas para vivir a la Palabra de Dios. A esto lo conocemos con el nombre de “legalismo,” lo cual significa que el hombre hace de sus propias leyes la norma de santidad. El Señor Jesucristo desafió claramente esta práctica de los fariseos (Marcos 7:1-13), así que debemos tener mucho cuidado en atender a la norma perfecta de Dios.

4. PODER EN EL MINISTERIO

Habrá poder en nuestro ministerio (Efesios 2:10), ya que tenemos al Espíritu Santo obrando en nuestras vidas en el momento en que estudiamos “la mente de Cristo” (1 Corintios 2:14-16). Estamos en guerra con Satanás y sus huestes por lo que necesitamos un poder que esté más allá de nuestras habilidades (Efesios 6:10-18). El poder proviene de nuestro sometimiento a la voluntad de Dios ya que El es quien produce en nosotros “el querer como el hacer” para que se cumpla Su buena voluntad (Filipenses 2:13).

5. EQUIPADO PARA EL SERVICIO

      Con este conocimiento de la Palabra de Dios podremos practicar la verdad en el nombre del Señor Jesús (Colosenses 3:16,17) y proclamarla a un mundo perdido que está muriendo (Juan 17:17-19; Hebreos 5:12). Un primer objetivo para la comunicación de la Palabra de Dios es capacitar al pueblo de Dios “para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo” (Efesios 4:11-13). Antes de capacitar a otros se requiere que nosotros mismos estemos capacitados.  (Estos estudios han de continuar)

 

La santificación por medio del Espíritu Santo VII

(La Persona del Espíritu Santo, René Pache, Libros CLIE)

   Jesucristo es el único que ha sido hecho santificación para nosotros y en quien somos "santificados" (1 Corintios 1:30; Efesios 1:1). Pero es por medio del Espíritu Santo, por Su presencia en nosotros, que el Salvador nos santifica.  El N. T. emplea estas expresiones en textos como: Romanos 15:16; 1 Corintios 6:11; 2 Ts. 2:13; 1 Pedro 1:2.

(13)  1. El Espíritu Santo comunica al creyente una nueva naturaleza (2 Pedro 1:4; Colosenses 1:27; 1 Corintios 6:19; Efesios 4:24).

2. La vieja naturaleza continúa existiendo en el hombre regenerado (Romanos 8:1-3; Gálatas 5:16, 17).

(1)¿Qué es la carne? Es nuestro YO (Romanos 7:18).

(2) Es vendida al pecado (Romanos 7:14, 18, 25).

(3) No es cambiada en el creyente (Romanos 8:7, Gálatas 5:17, 19).

(4) Es posible que un creyente viva según la carne (Romanos 8:5, 12,13; 13:14).

(5) Si vivís según la carne, moriréis (Romanos 8:13).

3. El Espíritu en nosotros tiene el poder de subyugar la carne.

(1) "Donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad" (2 Corintios 3:17).

(2) La base de esta victoria ha sido puesta en la Cruz (Romanos 6:6, 7).

(3) Por medio del Espíritu podemos tener la carne subyugada (Romanos 8:12, 13; Gálatas 5:16, 24, 25; Romanos 8:2).

(4) La liberación por el Espíritu es progresiva y no hay "extirpación" (Romanos 6:6; véase los capítulos 7 y 8).

4. ¿Qué parte tiene el hombre en la santificación por el Espíritu Santo?

1. El abandono de la voluntad en las manos de Dios (Romanos 6:13).

2. La fe (Romanos 6:11; 1 Corintios 1:30).

5. ¿Cuales son los resultados de la santificación?

(1) La santificación pone en nosotros el fruto del Espíritu (Gálatas 5:22).

(2) La Santificación nos hace comprender la justicia de la ley (Romanos 8:2-4).

(3) La santificación sensibiliza nuestra conciencia (Romanos 9:1).

(4) La santificación establece una comunión más grande cada día entre Dios y nosotros (Mateo 5:8, Juan 8:29; 11:42).

(5)  La santificación nos prepara para el retorno de Jesucristo (Mateo 25:1-12; Romanos 13:11, 12, Apocalipsis 22:11,12).

Conclusión: Hebreos 12:14; 1 Tes. 5:23, 24. (Continuará)

 

El movimiento G-12.

   Fundado por César Castellanos de Bogotá, Colombia, quien dijo que Dios le había dado la visión de que cada pastor enseñara  a  doce personas a ser "líderes" y luego cada uno de estos fuera a ganar a doce más, y así sucesivamente. No hay nada malo en esto, pero el señor César pertenece a la Reformación Nueva Apostólica que dice que Dios todavía establece "apóstoles" con los mismos poderes de los Doce. Este es uno de los movimientos de "fe y palabra", "señales y maravillas", "salud y prosperidad". Dicen que todavía Dios está revelando nuevas doctrinas.

      ¡Ten mucho cuidado con este tipo de  movimientos! Pues no proviene de Dios sino de Satanás, cuyo fin es decepcionar a los que no saben lo que las Escrituras enseñan verdaderamente.

 

Cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la Tierra?  El Editor

Texto: Lucas 18:8.

      Estas palabras indican que cuando Él venga la fe verdadera escaseará y será poco común, como sucedió en los días de Noé. Aquí estamos hablando de la fe como cuerpo de doctrinas que conforman la totalidad del mensaje cristiano; la confianza en la Palabra y en la doctrina correcta de las Escrituras.

      Nótese lo que dice 1 Timoteo 4:1-3.

      Tengo casi 85 años de edad. Durante mi vida he visto un cambio drástico en mi país y, por lo que estoy leyendo, en otros países sucede igual también.

      Los pentecostales, los carismáticos y los cultos falsos han tomado el control de la televisión. Personas como Benny Hinn y otros mentirosos, engañadores, ladrones e hipócritas, dominan los programas televisivos engañando a los que son ignorantes de la verdad y ofreciendo "prosperidad" y "salud" a los que envían su "semilla de fe" (¡una ofrenda monetaria!).

      Esa gente vive en sus palacios, tienen sus propios aviones y otras cosas por el estilo. Son negociantes que intentan engañar a los inocentes. No tienen interés en la salvación del alma del infierno pues no predican la salvación que, además, desconocen. Sus mensajes se basan exclusivamente en "prosperidad", "salud" y otros beneficios temporales.

      Muchas de las denominaciones cristianas más conocidas se han salido de las enseñanzas de las Sagradas Escrituras. Es muy común ver mujeres, incrédulos y hasta homosexuales predicando. 

      Doy gracias a Dios que Él ha levantado a miles de predicadores que, como tú, enseñan lo que dicen las Escrituras con el único propósito de mostrarles a los incrédulos el camino de salvación y no de ganar riquezas personales.

      Es nuestro deber, aquellos que hemos conocido la verdad, predicar contra estos "anticristos" y enseñar lo que dicen las Escrituras. Sí, tenemos que alzar la voz contra cada predicador "pentecostal", Mormones, "Testigos", "Adventistas del Séptimo Día", "Luz del Mundo", etc.

      Tú y yo tenemos la verdad. No hay razón para no enseñarla. Nunca te avergüences de la verdad.

      El tema principal de estos engañadores que vemos por la televisión es la invitación a ser "muertos en el Espíritu", "hablar en lenguas" y recibir inmediatamente la sanidad de enfermedades que, nótese bien, son siempre sanidades no visibles y que no se pueden comprobar.

   Algunos me acusan de ser demasiado duro con los predicadores pentecostales y confieso que sí. Ellos no tienen base bíblica para sus doctrinas y todos andan predicando mentiras. Es triste decirlo, pero es la verdad.

      Recuerde que hace 105 años el mundo no había oído sobre "hablar en lenguas" ni tampoco sobre las "sanidades milagrosas". Todo comenzó aquí en el estado norteamericano de Kansas (donde yo vivo ahora) cuando un predicador, director de un "instituto bíblico", retó a los estudiantes a ver por qué la referencia a Hechos 2:1-13 no se repetía. A los pocos días una mujer joven cayó en un ataque murmurando y los demás estudiantes declararon que "estaba hablando en lenguas", hecho que fue el comienzo de este fenómeno.

      Los eruditos que han estudiado el "hablar en lenguas" dicen que es un asunto emocional, y que estas personas dicen palabras incomprensibles y sin sentido.

      La cosa más triste es "el engaño" de miles de personas ignorantes e inocentes que han caído bajo esta trampa de Satanás. Y si tienes capacidad para discernir podrás darte cuenta de que ¡casi todos los que "hablan en lenguas" son mujeres! Y ninguna de estas sigue las instrucciones del apóstol Pablo dadas a la asamblea de Corinto en el capítulo 14, cuando todavía Dios daba nuevas revelaciones a las asambleas. Una vez que las asambleas recibieron toda la revelación de Dios esa actividad terminó.

      No hay ninguna razón para "hablar en lenguas". La Santa Biblia contiene toda de la revelación de Dios. Los que dicen: "Dios me reveló algo nuevo", son unos mentirosos.

       Hermano, esta es nuestra instrucción: 2 Timoteo 4:1-5.

1. "Que prediques la palabra". Toda la Palabra de Dios  abarca la verdad y está revelada tal y como está contenida en las Escrituras (2 Timoteo 3:15, 16; Hechos 20:27).

2. "A tiempo y fuera de tiempo". Debes ser fiel en proclamar la Palabra cuando sea prudente y conveniente y también si no lo es en absoluto.

3. "Redarguye, reprende, exhorta”. Se refiere a la corrección de la doctrina falsa con el uso cuidadoso de argumentos bíblicos que ayuden a la persona a entender el error de sus acciones. "Reprende" tiene que ver más con la corrección de lo que motiva a la persona, a fin de convencerla de su pecado y conducirla al arrepentimiento.

      Hermano, no debemos permitir que las predicaciones falsas de los pentecostales continúen engañando a tanta gente. Tú y yo tenemos el deber de enseñar la verdad y librar a la gente inocente de esta mala doctrina. (Fin)

 

Confusión sobre el uso de las "lenguas".

Adaptado de un artículo escrito por David Cloud.

    Razones por las que he rechazado el uso de  las "lenguas" que se usan hoy en algunas asambleas:

1. Pueden ser aprendidas. No hay tal enseñanza en las Escrituras.

2. Los que las usan no siguen las instrucciones de Pablo en 1 Corintios 14. Hay tres reglas:

(1) Pueden ser usadas por no más de tres personas y por turno (v. 27). El hablar más de tres a la vez produce confusión y está prohibido (vs. 22, 33).

(2) Pueden ser usadas si se explican por un intérprete (vs. 27, 28).

(3) Deben ser habladas solamente por varones (v. 34).

  A. Estas reglas son ignoradas completamente en las asambleas de hoy.

3. Las "lenguas" que se hablan hoy no son un idioma como el hablado en Hechos 2:4-8.

(1) Son refunfuños incomprensibles, farfullas redundantes.

4. Ignoran el propósito bíblico: ser una señal para los judíos (1 Corintios 14:20-22).

(1) Pablo citó a Isaías 28 donde dice que Dios hablaría en "lenguas" a la nación de Israel pero que esta habría de rechazarlas. Israel también rechazó la "señal" de la muerte, sepultura y resurrección del Mesías y hasta hoy siguen en su incredulidad.

(2) El propósito de las "lenguas" cesó cuando las Escrituras estuvieron completas.

5. Las lenguas que aparecen en el libro de los Hechos eran entendibles, algo que aquellas personas no tuvieron que aprender porque lo  recibieron como don de Dios. (Fin)

 

La última palabra.

      Esta revista se envía gratis a todo aquel que nos escribe solicitándola. Es una obra de amor por parte de su editor Jim Alvino Nelson y su esposa Janet. Contamos con la ayuda de los hermanos Oscar Gil y su hijo Abraham en la corrección. Puedes visitar nuestra página en Internet y acceder a los números anteriores de la revista en www.hojasdeoro.com. Nuestro correo electrónico es el siguiente: jan23@cox.net.

      Aunque enviamos la revista gratis, tú tienes que renovar tu suscripción cada año antes el fin de diciembre.  Puedes usar el cupón de septiembre, o envíame tu solicitud usando un papel, o usando la dirección electrónica.

 Puedes escribirnos a:

 

Hojas de Oro

660 South Front

Salina, Kansas 67401

EE.UU.