Hojas de Oro

Una Llamado A Regresar A Las Enseñanzas Bíblicas

"...que contendáis por la fe..."

Año XXXV, No. 10, OCTUBRE   2005

 

Índice:

...La Primera EKKLESÍA, III, IV

...Bosquejos Bíblicos, XX, XXI

...El Rastro de la Sangre, final

...Columnas de Carácter Cristiano, XI, XII, XIII

...Cómo Estudiar La Biblia

...Asambleas Verdaderas o Iglesias Neblinosas III, y IV

...La Escalera de Dios Hacia La Madurez Espiritual, IV

...La Última Palabra

 

La Primera EKKLESÍA, III

TEMA: Era Una Asamblea Que Practicaba la Inmersión

TEXTOS: Los Hechos 1:22; 10:37; 13:24.

INTRO: Estos textos indican la obra de Juan el Sumergista.  Después de cuatrocientos años de silencio, desde el tiempo del profeta Malaquías, Dios escogió un predicador y le llamó "Juan el Sumergista" para comenzar una obra nueva.  Aquel hombre hizo una rotura limpia del sacerdocio del A. T.  Como hijo de un sacerdote, tenía derecho a una habitación, ropa y comida.  Pero dejó todo y les dijo a los Fariseos y a los Saduceos que no dependieran de Abraham, Mateo 3:7-9.

      El mensaje y la inmersión de Juan fueron aceptados y aprobados completamente por el Señor Jesucristo, Mateo 3:13-17; 4:17; 11:11; 21:23-27.

      La inmersión que Juan practicó era nueva, Lucas 20:1-8.  El ministerio de Juan estaba traslapado al de Cristo, así colocaba a ambos en ángulo recto en la  dispensación del N.T.  Si Juan no estaba en el N.T. tampoco lo estaba Jesucristo, pero los dos estaban y ya que Juan comenzó a predicar antes que Jesucristo, entonces Juan fue el primer predicador "cristiano",  el precursor de Jesucristo y de todos los demás predicadores del N. T.

      La predicación fuerte de Juan trajo a muchos a conocer el Mesías prometido y Juan les sumergió, Mateo 3:5, 6; Juan 3:23: 4:1.   El Espíritu Santo los guió a creer en las Buenas Nuevas que Juan predicó y a aceptar la inmersión que él practicaba.

      Aquellos conversos eran, por consiguiente, absolutamente tan sumergistas como Juan, aunque no existían las denominaciones,  ya que las denominaciones fueron comenzadas por los hombres más tarde.  Ellos no tenían necesidad de un "nombre" sino que fueron seguidores de Juan el Sumergista.

      El nombre "Bautista" (sumergista) aparece quince veces en el N. T. y cada vez con honor y quiere decir lo que la inmersión del N. T. significa: que uno ha muerto al mundo de pecado y ha sido resucitado para andar en novedad de vida con Jesucristo, Romanos 6:3-5.

      Quiere decir una alineación con Juan que era lleno del Espíritu Santo, Lucas 1:15.  El nombre "sumergista" quiere decir todo lo que Jesucristo aprovechó en la obra de Juan, y es equivalente al "consejo de Dios", Lucas 7:28-30.

      Unos objetan la inmersión de Juan por lo que dice en Los Hechos 19:1-7.  (Los que no aceptan la inmersión de  Juan deben estudiar Los Hechos 1:21, 22 con esta sugestión: Para ser apóstol, tenía que tener la inmersión de Juan.  Aun Jesucristo, Él mismo la buscó y la recibió). 

       Los hombres de Efesios pensaron que tenían la inmersión de Juan pero estaban equivocados ya que ellos nunca habían oído del Espíritu Santo a Quien Juan predicó con consistencia. Ellos nunca habían visto a Juan,  ya que su ministerio tuvo lugar unos 25 años antes y a una gran distancia.  Ellos habían oído un "evangelio" mutilado por una persona ignorante.  Es cierto que Juan no les había sumergido y por eso Pablo les explicó las Buenas Nuevas y sobre su arrepentimiento y profesión de fe les dio una inmersión bíblica.        De todos los conversos sumergidos por Juan, incluyendo los apóstoles, no hay información de ellos necesitando o recibiendo una inmersión por segunda vez.

      La inmersión de Juan fue "cristiana" únicamente, algo nuevo  y autorizado desde el Tercer Cielo, Mateo 21:25-27.  No fue algo inventado por hombres, ni fue un remanente de la inmersión judía legal del prosélito.

      Aquella inmersión, que fue bastante buena para el Señor debe ser aceptable para cada creyente, ya que Él lo pidió, recibió y después el Padre Celestial habló dando su aprobación.  

I. El uso de la palabra BAPTIZO (griego) se usó para describir la obra de Jesucristo y Sus discípulos, Juan 3:22, 26; 4:1, 2.

      A menos que los discípulos hubieran recibido una inmersión correcta, no hubieran tenido la autoridad de sumergir a otros.  Ya que el Señor había sido sumergido Él mandó que todos Sus seguidores fueran sumergidos también en la misma forma, Mateo 28:18-20.  Como Su inmersión fue Su primer acto en Su ministerio público, fue Su último mandato.

      Nótese en Juan 3:22, 26; 4:1, 2.  La palabra se usa para describir la obra entera del Señor y de Sus discípulos.  La misma palabra se usa para describir el ministerio de Juan, Juan 1:26, 28, 31, 33; 10:40.

      No hay nada que pueda sustituir la inmersión del creyente dada por la autoridad de una asamblea bíblica.

II. Nótense algunos hechos, Los Hechos 2:41.

      Por las manos de los Doce, quienes habían sido sumergidos por Juan,  hubo 3,000 personas sumergidas siguiendo la predicación de Pedro, Hechos 2:38 “...arrepentíos y sea sumergido cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo a causa del perdón de vuestros pecados...."

      Aquí encontramos a la nueva asamblea en acción, haciendo la obra de Dios.  Inmediatamente después de arrepentirse y recibir a Jesucristo como su Salvador fueron sumergidos.  Véase Hechos 8:26-40; 9:17, 18; 10:44-48; 16:14, 15; 16:30-34.

      Sí, la primera asamblea cristiana siguió las doctrinas dejadas por Jesucristo y Sus apóstoles.  Nótese:

1. La primera asamblea se adhirió al Señorío único de Jesucristo, Mateo 23:8, 10; Efesios 2:20.

(1) Él edificó Su asamblea, Mateo 16:18 y todavía es su Cabeza. Las Asambleas verdaderas no han permitido tradiciones, credos, costumbres, sacerdotes, concilios, sínodos, conferencias, convenciones o asambleas falsas para entrar entre ellas y el Señor Jesucristo.  Ningún líder humano puede sustituir, no importa sus calificaciones, ni puede tomar el lugar de Jesucristo quien originó las asambleas que usan el nombre "Bautista" como identificación.

(2) Las Escrituras son la autoridad suprema para las asambleas Bautistas. 

      Juan el Sumergista fue un "hijo de profecía", Isaías 40:3-5; Malaquías 3:1; 4:5, 6.

      Jesucristo fue el sujeto  de la "....ley de Moisés, los profetas, y los salmos...", Lucas 24:44. Nótese lo que Él dijo en Juan 5:39.  Véase 2 Timoteo 3:16.

      Los Bautistas No Conformistas aceptan que las Escrituras son su única regla de fe y práctica.

(3) La inmersión de un creyente es la única forma enseñada en las Escrituras.  Mateo 28:18-20.  Nadie tiene el derecho de cambiar el modo ni el propósito.  Vea el resultado de cambiar la orden de Dios, Levítico 10:1, 2.

(4) Para llegar a ser miembro de una asamblea, la persona tiene que testificar que él se ha arrepentido de sus pecados, y de que ha recibido a Jesucristo como su Señor y Salvador.  La inmersión debe practicarse tan pronto como sea posible, aunque no tiene nada que ver con la salvación, tiene que ver con la obediencia.  Un creyente que no ha sido sumergido es desobediente.

(5) La "competencia del alma" es una frase que quiere decir que cualquier persona con juicio, puede acercarse a Dios para salvación, aparte de un "sacerdote" o "ritual", 1 Timoteo 2:5.

(6) La salvación del alma del infierno es por gracia (favor no merecido) por fe en la obra final de Jesucristo en la cruz, Juan 1:12, 13, Efesios 2:8, 9.  Tal salvación es eterna, Juan 3:15, 16; 10:28, 29; 6:37.

(7) La primera asamblea tenía una regla democrática de que todos los miembros estaban igual en posición, Mateo 23:8-10.

(8) En el N.T. encontramos la enseñanza de la separación entre la asamblea cristiana y el estado, Mateo 22:21. (Continuará)

 

La Primera Ekklesía, parte II

TEMA: CRISTOCÉNTRICO

TEXTO: “Principio del evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios” (Marcos 1:1).

INTRO: Único entre las religiones del mundo, el Cristianismo es la religión de una Persona, el Señor Jesucristo.  ÉL es nuestro Camino, nuestra Verdad y nuestra Vida, y nadie viene al Padre si no es por él (Juan 14:6).

Mateo 16:18.  La roca es Cristo, no Pedro.  Es la confesión de fe de Pedro en Cristo, marcada en el versículo 16, “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.”  Pedro mismo (1 Pedro 2:4-8) lo hace sin lugar a dudas, claro que Cristo es la roca de los cimientos de las asambleas que Él construye.  Pablo también (1 Corintios 10:4, Efesios 2:20) llama a Cristo la Roca en la cual la asamblea se basa.  Pedro era demasiado humano, demasiado capaz de cometer errores, poco se podía depender de él para ser la roca principal.  Cristo le redarguyó en Mateo 16:23.  Pedro era sólo uno entre iguales de las doce piedras de cimiento de la asamblea. “Mi iglesia,”[1] Dijo Jesús, por tanto, es distinta de todas las otras “iglesias.”  La palabra usada es ekklesian en el griego original.  Era una palabra usada bastante comúnmente, usada después para las reuniones de la gente pagana de la ciudad en Efeso (Hechos 19:32, 39, 41).  Significa un cuerpo llamado (de ek, fuera de, y kaleo, llamar).  No significa individuos sin relación; indica una asamblea, y así se traduce en Hechos 19.  Cristo llamó a gente fuera de este mundo, de lealtades humanas, las unió a Él mismo y, por tanto, Él hizo un cuerpo, o una asamblea, de creyentes Cristianos.

      La palabra “iglesia” es usada una vez para Israel (Israel era como una iglesia sólo en el sentido de que  fueron llamados fuera de Egipto, y se reunieron para su peregrinaje a Canaán.)  Hechos 7:38.  La nación de Israel había sido sacada de Egipto; se habían reunido para el paso a través del Mar Rojo y después al Monte Sinaí.  Después de que se hubieran esparcido en sus divisiones separadas de Palestina nunca fueron llamados una asamblea.  La confusión de seguro seguiría si el Israel del Antiguo Testamento fuera identificado con la asamblea que Jesús construyó en el Nuevo Testamento.  La última citada es nueva, única, distinta y centrada en Cristo.

      “Construiré mi asamblea.”   ¿Sería todo en el futuro? No necesariamente; Él simplemente continuaría construyendo lo que ya había comenzado.  Todo buen pastor quiere “desarrollar” su asamblea después de que ésta ya tuvo un buen comienzo; de hecho, pudo haber comenzado hace cien años.  Cristo ya había tenido un buen comienzo con los Doce.  Un médico puede decirle a su paciente, “Voy a aumentar su salud” cuando la persona ya tiene la mayoría de los factores de mejora física.

      La palabra para “construirá” en Mateo 16:18 es oikodomeso, la misma palabra que se usa en Efesios 4:12, “para la edificación del cuerpo de Cristo”  Aquí un cuerpo, o asamblea, la cual había sido establecida desde hacía tiempo, todavía estaba siendo desarrollada.  Hechos 9:31 dice, “Entonces las iglesias tenían paz por toda Judea, Galilea y Samaria; y eran edificadas” (Griego, oikodomoumene, estaban siendo desarrolladas).  Puede que cada asamblea ahora le siga permitiendo a Cristo que continúe construyéndola.  Entonces las “puertas del infierno” o los poderes del Diablo nunca prevalecerán contra ella.  Sólo Cristo puede prevalecer contra Satanás; una asamblea que no es Cristocéntrica fracasará.

      “Dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano,” Dijo Jesús en Mateo 18:15-20.  Cristo es tanto el constructor como el dador de leyes de Su asamblea.  Su nombre es supremo.  “Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mateo 18:20).  Una asamblea que no es Cristocéntrica es excéntrica; esta fuera de órbita, se tambaleará hacía la inutilidad.

      “Porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos” (Mateo 23:8).  Cuando esta regla se guarda, todos pueden leer Salmos 133 sin reservas.  Cuando sólo Cristo es nuestra Cabeza, entonces todos podemos hacer nuestro: “En Jehová se gloriará mi alma; lo oirán los mansos, y se alegrarán” (Salmos 34:2)  Aquí hay un remedio para los alborotos en la asamblea: mantener el centro en Cristo consciente y continuamente.

      “Este es mi cuerpo... haced esto en memoria mía... Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre” (Lucas 22:19-20).  La Comunión, o la Cena del Señor, es significativa sólo cuando recordamos a nuestro Señor en la sagrada ordenanza.  [Las ordenanzas, la inmersión y la Cena, nunca son llamados “sacramentos” en el Nuevo Testamento.]  Esto es para la comunión con Cristo, no con aquellos que nos rodean, y no es un artilugio para demostrar “Hermandad y unidad”.  Es Su Cena; dejémosle ser nuestro Señor y nuestro centro.  No nos alejemos de Él en la comunión cantando “bendita sea la unión”, la cual concentra la unión en los que nos rodean.  Podemos mostrar afecto por ellos en otra ocasión.  Dejemos que la mesa del Señor sea cristocéntrica.

      "Yo soy el buen pastor; el buen pastor pone su vida por las ovejas", Juan 10:11-15. Tal Pastor merece estar en el centro de nuestras afecciones, planes, trabajo.  Cuando haya dificultades en una asamblea, ponga al "Buen Pastor" en el medio y déjelo hacer la decisión.

      "Vosotros no me elegisteis a mí, más bien, yo os elegí a vosotros.....", Juan 15:16.  Jesucristo es la Persona central en la vida de una asamblea, Él es el centro de doctrina.

      "Al llegar el día de Pentecostés (quincuagésimo) estaban todos (los once de 1:26) reunidos en un mismo lugar,..." Hechos 2:1. Aquel día fue un día para recordar.  Fue profetizado por Joel (2:28-32), por Juan el Sumergista,  Mateo 3:11; y por Cristo, Lucas 24:49; Hechos 1:8.  Fue un día magnífico, pero, ¡cuidado y no quitar el Señor Jesucristo y poner el Espíritu Santo en Su lugar! Algunos predicadores falsos han tomado aquel día para enseñar la preeminencia del Espíritu Santo sobre Jesucristo.  ¡Esto no debe ser!  Mientras que el Espíritu Santo se menciona cinco veces en Hechos dos, hay dieciocho versículos que tratan con Jesucristo.  Jesucristo era la Cabeza de Su asamblea antes de aquel día, y lo es.  Él dio a las asambleas el Espíritu Santo para ser el Administrador, el Guía, el Consolador.

      El Plan Divino de Dios llamó al Espíritu Santo para magnificar a Jesucristo, y no a Sí mismo, Juan 14:26; 15:26; 16:13-15.

      Tenga cuidado en su predicación sobre el Espíritu Santo en todos sus sermones.  Estamos para levantar a Jesucristo en la predicación, no al Espíritu Santo. (Continuará)

 

Bosquejos Maestros, XX

TEMA: La Sangre de Jesucristo Desde Génesis Hasta Apocalipsis

TEXTO: Levítico 17:11

INTRO: Ya que "....la vida de la carne en la sangre está...", así la "vida" del cristianismo es la sangre derramada del Señor Jesucristo, Juan 14:6   "....Yo Soy....la vida...".  Sí, Jesucristo es la vida de Dios hecho vivo en cada creyente, Gálatas 2:20.  El Espíritu Santo de Dios vive en cada creyente porque el creyente, por fe dada por Dios, es un participante de la sangre de Jesucristo que le da vida.

      Si la sangre de Jesucristo es rechazada, Hebreos 10:26-28 nos dice que "...ya no queda más sacrificio por los pecados....".

      Jesucristo murió por nuestros pecados.  Si uno rechaza tal salvación provista por la sangre de Él, es culpable de tres pecados:

(1) "...pisoteare al Hijo de Dios...", Hebreo 10:29 a.

(2)  "...tuviere por inmunda la sangre....", Heb.10:29 b.

(3)  "...afrenta al Espíritu de gracia....", Heb. 10:29 c.

      Este pecado triple es cometido por muchos miembros de las "iglesias" que profesan conocer a Jesucristo como su Salvador, pero niegan la salvación por medio de Su sangre derramada, Mateo 7:21.

      En el día de juicio para los incrédulos, aquella gente  declarará que eran miembros de la "iglesia", "bautizados", participaron en la Cena, vivieron una vida recta, etc, véase Mateo 7:23.

      Antes de continuar con este estudio debemos leer el consejo que dio Dios a aquellos que niegan la necesidad de la sangre derramada del Señor, Hebreos 10:26-31. 

      Ahora el estudio:

I. La primera vez que la sangre fue derramada, Génesis 3:21.

1. Cuando Adán y Eva pecaron, Dios no los forzó del huerto hasta que los juzgó e hizo un sacrificio para ellos, lo cual es una ilustración de la obra de Jesucristo en la cruz, 1 Pedro 2:24.  Véase 1 Pedro 1:18, 19.

2. Muy seguro de que Adán y Eva observaron aquel sacrificio sabiendo bien que fue por su pecado, 1 Corintios 15:45-49.

3. Los dos aprendieron que Dios había provisto una cubierta por sus pecados por medio del derramamiento de sangre de los animales.

4. El versículo 21 de Génesis 3 nos da un "retrato" de la salvación provista por la gracia de Dios aparte de todas obras, Efesios 2:8, 9.  Como la sangre derramada del animal proveyó una cubierta para sus cuerpos desnudos, así la sangre de Jesucristo cubre los pecados de los creyentes y les da la "justicia" (posición correcta) con Él, Romanos 10:1-4.

II. Ahora, observaremos la ofrenda de Abel, Gén. 4:3-7.

1. ¿Por qué Dios rechazó la ofrenda de Caín y aceptó la de Abel?

(1) La de Caín no fue hecha con una fe que salva.  Él creyó que Dios existía y vino adorarle, pero en vez de obedecer la voz de Dios trajo una ofrenda equivocada, con una actitud equivocada, y un motivo equivocado, véase Mateo 7:21-23.

(2) Caín no hizo la voluntad de Dios sino hizo según su propia voluntad, véase 2 Timoteo 3:5.

(3) La ofrenda de Abel fue hecha con una fe que salva, Efesios 2:8, 9; Hebreos 11:4.

(4) La ofrenda de Caín fue sin sangre, Hebreos 9:22.  La de Abel fue con sangre, la cual es un tipo del Cordero de Dios Quien derramó Su sangre en la cruz para redimir nuestras almas perdidas, 1 Pedro 1:18, 19.

(5) La ofrenda que Dios ofreció es un tipo de "salvación por obras", Tito 3:5.  La de Abel fue un tipo de salvación por la gracia de Dios, ya que Dios proveyó el sacrificio, Efesios 1:7.

(6) La ofrenda de Caín es un tipo de la "religión muerta", mientras la de Abel es un tipo de "vida", Levítico 17:11.

(7) La ofrenda de Caín, sin sangre, fue rechazada por Dios, mientras la de Abel fue aceptada y Abel fue declarado "justo" (posición correcta) con Dios por la obra que Jesucristo había de hacer en la cruz, 2 Corintios 5:21.

III. Ahora observaremos la ofrenda que Abraham hizo con Isaac, Génesis 22:1-19.  Hermanos, este capítulo es un tesoro de ricos espirituales y pavoroso en muchas maneras.  Aquí podemos discernir el propósito de Dios en este retrato inimitable del Señor Jesucristo, Quien es nuestro Substituto.  Abraham llamó a aquel lugar "Yahvé proveerá", Génesis 22:14.  Cuando Abraham e Isaac salieron de su hogar y después de ver cómo Dios había proveído el carnero para tomar el lugar de Isaac, Abraham supo que "...el eterno Dios es tu refugio...." Deut. 33:27.  Y en Génesis 22:1 leemos que "...probó Dios a Abraham..." (No le tentó sin le probó, véase Santiago 1:13.  Dios le "probó" para ver su cualidad.

1. Abraham es un tipo de:

(1) Todos los que son justificados (declarados correctos con Dios) por fe, Romanos 5:1.

  A.  Él vivió por fe, Gálatas 3:11.

  B. Su fe le fue contada por justicia, Gén. 15:6; Gálatas 3:6, 7.

(2) Dios probó la fe de Abraham con cuatro crisis.  Cada vez Dios le llamó para ceder algo o a alguien que él amó:

  A. Dios le llamó a salir de su país y de su familia, Génesis 12:1; Hebreos 11:8.

  B. Dios le llamó a separarse de su sobrino Lot, Génesis 13:1-18.

  C. Dios le llamó a abandonar sus planes para su hijo, Ismael, Génesis 17:18, 19.

  D. Dios le mandó que ofreciera su hijo Isaac, Hebreos 11:17-19.

(3) Abraham fue un tipo de Dios el Padre, Juan 3:16.  Véase 2 Corintios 5:21.

(4) Isaac fue un tipo:

  A. Del Señor Jesucristo, el unigénito Hijo de Padre, véase Filipenses 2:8.

  B. De la raza humana, la cual nació en pecado, Salmo 51:5; Romanos 3:23-25.  Isaac necesitó un Sustituto para tomar su lugar en aquel altar y Dios lo proveyó.  Por eso aquel animal es un tipo de Jesucristo Quien llegó a ser nuestro Sustituto, Romanos 8:1-3.

IV. La sangre del "paso por encima", de Éxodo 12:1-36.  Aquí tenemos uno de los mayores capítulos de la Biblia entera.  Nos muestra la liberación de la esclavitud por parte de los judíos y juicio para Faraón y su pueblo, Éxodo 11:1.  Aquella plaga produjo la muerte a cada primogenitito donde no había sangre aplicada.

1. Aquel cordero del "paso por encima" (la palabra "pascua" es el hebreo PESACH y no fue traducida) es un tipo de Jesucristo, quien redime, no con plata y oro, sino con Su propia sangre, 1 Pedro 1:18, 19.  Véase 1 Cor. 5:7.  (1) Aquel cordero tenía que ser "sin defecto", Éxodo 12:5 y esto lo hacía un tipo de Jesucristo, 2 Corintios 5:21, véase Juan 8:46.

(2) Aquel cordero tuvo que ser separado de los demás para ser examinado para ver que no había defectos en su cuerpo, véase Hebreos 7:25-28.

(3) Aquel cordero tenía que ser sacrificado y su sangre aplicada al dintel.  Aquella sangre es un tipo de la sangre derramada del Señor, Juan 19:28-37.

2. Nótese lo que Dios dijo a aquel pueblo en Éxodo 12:13.  Véase Hebreos 9:22.

V. El día de la expiación, Levítico 16:1-34.  Este capítulo es rico en tipología con Jesucristo cumpliendo cada tipo.  Él es nuestra expiación (cubrir, cancelar, satisfactoria reparación por una ofensa o una injuria; lo que produce reconciliación).  Una vez que el pecador tiene aquella "expiación"  recibe perdón de sus pecados y tiene paz con Dios, 2 Corintios 5:18.

1. El día de la expiación tenía que ser repetido año tras año, véase Levítico 4:1-35.

2. Aquí tenemos que hacer una comparación entre el Sumo Sacerdote de Levítico con el Señor Jesucristo.

(1) Él es un tipo del Señor en su oficio como mediador, Levítico 16:16, 34.  Véase Hebreos 9:12-15; 1 Tim. 2:5.

(2) Sus vestidos fueron un tipo del Señor, Éxodo 28:1-5.  Jesucristo cumplió el tipo de los vestidos santos, véase Lucas 1:35; Hebreos 7:26.

  A. El hilo de oro habla de Su deidad.

  B. La azul habla de Su carácter celestial.

  C. La púrpura habla de Su soberanía real.

  D. El lino fino habla de Su justicia.

(3) El Sumo Sacerdote tuvo que ofrecer la sangre de un animal para hacer "expiación" de sus propios pecados, pero Jesucristo no tuvo que hacer así ya que Él fue sin pecado, Hebreos 7:27, 28; 1 Pedro 2:22; 1 Juan 3:5; 2 Corintios 5:21.

(4) Dos machos cabrios fueron presentados.  Uno para ser sacrificado, el otro para salir.  La palabra AZAZEL es hebrea, no es nombre propio.  Traducida quiere decir: "chivo expiatorio", Levítico 16:6-10.

  A. La sangre expiatoria del cabrio sacrificado es un tipo de Jesucristo nuestro Sumo Sacerdote, Hebreos 9:11-14.

  B. El "chivo expiatorio" también es un tipo del Señor.  Aarón, después de ofrecer la sangre del animal sacrificado, puso sus manos sobre el "chivo expiatorio", confesando todos de los pecados del pueblo, y luego lo envió al desierto (Lev. 16:20-22) para que aquellos pecados, ya confesados, fueran olvidados para siempre.

(5) En aquel día de expiación, el Sumo Sacerdote quitó su ropa, se bañó, y puso ropa limpia de lino llegando a ser un sirviente humilde, véase Filipenses 2:5-8; 2 Cor. 8:9.

IV. El Día de la Expiación en el N.T., Juan 20:17.

1. María Magdalena fue la primera persona en ver el Señor resucitado antes de Su ascensión al Tercer Cielo.

2. Una vez que Él había derramado Su sangre, haciendo la expiación por nuestros pecados, Él entró en la presencia de Dios el Padre como el Sumo Sacerdote para cada creyente.

3. Aquel sacrificio del Cordero de Dios fue:

(1) Volitivo (relativo a la voluntad propia).

  A. Jesucristo voluntariamente escogió a ser el Cordero Sacrificial de Dios para quitar los pecados de los elegidos, Juan 1:29.

  B. Ninguno de los sacrificios del A.T. pudieron producir una redención eterna. Todos eran "provisionales", Levítico 16:12-16.  Véase Hebreos 9:11-14.

(2) Motivado por amor del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Juan  3:16.

(3) Un acto de obediencia, Filipenses 2:5-8.

(4) Hecho para terminar todos los sacrificios animales, Hebreos 10:26-29; Romanos 10:4.

4. Fue necesario para Jesucristo, nuestro Sumo Sacerdote, entrar en el Lugar Santo en el Tercer Cielo, después de Su resurrección, rociar Su sangre sobre el "propiciatorio" para hacer expiación por los creyentes, Heb. 9:11, 12.

VII. Sin el derramamiento de sangre... Hebreos 9:22:

1. No hay justificación (ser declarado justo ante Dios), Romanos 3:24-26.

2. No hay redención (comprar con precio), Efesios 1:7.

3. No hay perdón, Colosenses 1:14.

4. No hay expiación, Levítico 17:11.

5. No hay limpieza, 1 Juan 1:7.

6. No hay santificación, Hebreos 13:12.

7. No hay victoria, Apocalipsis 12:11.  (Continuará)

 

Bosquejos Maestros, XXI

TEMA:   Una Salvación Tan Grande

INTRO: Jesucristo comenzó Su ministerio con las palabras de Mateo 4:17.  En Hebreos 2:3 hay una pregunta que es imposible de contestar.  El carcelero de Filipos preguntó a los discípulos cómo ser salvo y véase su contestación en Hechos 16:30, 31.

      La salvación del alma del Lago de Fuego no es solamente algo "grande" sino "tan grande" porque:

(1) Fue predicada primero por Jesucristo, Lucas 19:9, 10.

(2) Después de Su resurrección Él envió al Espíritu Santo a proclamar las Buenas Nuevas a los perdidos por medio de Sus discípulos, Juan 16:7-15; Los Hechos 1:8.

(3) Esta "salvación" es la "única salvación" disponible para los perdidos, Los Hechos 4:12.

      En Su cuerpo carnal, Jesucristo fue clavado a la cruz para proveer nuestra salvación.  Luego Él resucitó, le fue dado un Nombre por encima de todo nombre, y cuando Él venga otra vez, cada persona, sin excepción, Le conocerá, Filipenses 2:5-11.

I.  Esta salvación es tan grande en su amor, 1 Juan 4:8.

1. Amor es la esencia (sustancia, naturaleza intrínseca) de Dios.

2. Él no nos ama porque somos dignos de su amor, sino porque Él es Dios, y el amor es parte de Su naturaleza, Jeremías 31:3.

3. El amor de Dios atrae a los elegidos a Él, Juan 6:44; 12:32.

II. Esta salvación es tan grande en su manera de dar, 2 Corintios 8:9.

1. El precio por tal salvación fue pagado por Dios el Hijo, Jesucristo, y fue el precio mayor pagado por cualquier cosa en el mundo entero, 2 Corintios 8:9.  Este versículo revela a:

(1) Dios el Padre demostrando Su gracia, Juan 3:16.

(2) Dios el Hijo demostrando Su gracia, Juan 1:12.

(3) Dios el Espíritu Santo demostrando Su gracia en Su obra de convencer el hombre de:

  A. Pecado, Juan 16:9.

  B. Justicia, Juan 16:10.  Véase Romanos 10:4.

  C. Juicio, Juan 16:11.  Véase Juan 3:18.

2. Uno puede conocer la gracia de Dios basado en los hechos, pero uno no puede comprender la gracia de Dios hasta que acepta aquel don de salvación.  Esto produce una vida nueva, 2 Corintios 5:17.

3. Para conocer la gracia del Señor uno debe entender lo que Pablo escribió en 2 Corintios 8:9:

(1) Que el Señor era rico en la eternidad pasada pero lo dejó todo para venir a este mundo pecaminoso, Heb. 12:2; Isaías 52:14; 53:3-6; Mateo 27:46.  Véase 1 Pedro 2:24.

(2) Que Él sufrió por nosotros para que podamos ser ricos espiritualmente en esta vida y en la vida venidera, Juan 20:30, 31.

III. Esta salvación es tan grande por su poder, Hechos 4:12.

1. El poder de las Buenas Nuevas está concentrado en la muerte, la sepultura y la resurrección de Jesucristo, 1 Corintios 1:18.

2. La salvación de su alma del Lago de Fuego es la doctrina más profunda en las Escrituras, 1 Pedro 1:18, 19.

3. Los incrédulos no pueden comprender las Buenas Nuevas porque vienen de la Mente Infalible de Dios, 1 Corintios 2:14-16.

4. Pablo escribió lo que sigue, de las Buenas Noticias en Romanos 1:16-18:

(1) Que él no tenía vergüenza de predicarlas.

(2) Que son un mensaje poderoso que puede cambiar la vida presente y futura. 

5. Hay tres cosas en esta doctrina:

(1) Que Jesucristo murió en la cruz llevando nuestros pecados en Su propio cuerpo, 1 Pedro 2:24.

(2) Que Él estuvo en la tumba tres días y tres noches (para probar sin duda Su muerte), Mateo 12:40.

(3) Que Él resucitó al tercer día con un cuerpo glorificado, Juan 20:24-31.

6. Jesucristo es la justicia de Dios y el creyente es hecho "justo" (posición correcta con Dios) con la justicia de Dios mostrada en Cristo Jesús, 2 Corintios 5:21.

7. Que la ira de Dios se revela contra toda impiedad, Romanos 1:18.

IV. Esta salvación es tan grande por su gracia, Efesios 2:8, 9.

1. La salvación del alma por la gracia de Dios descarta todo esfuerzo humano.

2. La fe que salva, es dada por Dios cuando el pecador oye la Palabra.

3. La gracia de Dios es rica, inagotable en su poder para salvar el alma y guardarla de perdición.

4. Los pecados del pecador pueden ser muchos y grandes pero la gracia de Dios es mucho mayor, Rom. 5:20.

5. La gracia salvadora de Dios es sin límite, inagotable y eterna.

6. Jesucristo resolvió la cuestión del pecado por Su obra en la cruz.  Ahora usted tiene que arreglar la cuestión con respecto a Él.  ¿Qué hará usted con Jesucristo?

7. Juan, el amado, describió la grandeza de esta gracia en 1 Juan 3:1, 2.

V. Esta salvación es tan grande por su invitación, Apocalipsis 22:17.

1. El tiempo vendrá cuando Dios, en Su amor, extenderá la última invitación a los perdidos que vengan y reciban a Jesucristo por Su gracia.

(1) El Espíritu Santo invitará a los incrédulos que vengan.

(2) Los creyentes los invitarán a venir.

(3) Los que tienen "sed" espiritual, vendrán, véase Juan 7:37; 4:13, 14.

(4) La salvación de su alma es gratis, pero no es barata ya  que costó a Jesucristo Su vida, 1 Pedro 1:18, 19.

(5) La sangre derramada del Señor es preciosa porque:

  A. Limpia todos pecados del pecador, 1 Juan 1:7.

  B. Sin la sangre no hay perdón, Hebreos 9:22.

VI.  Esta salvación es tan grande por su promesa, 2 Timoteo 1:12.

1. ¿Sabe usted en quien ha creído?  ¿Es su "fe" en Jesucristo o en ser miembro de una "iglesia", o porque usted ha sido "bautizado", o ha participado en la Cena, ha hecho "buenas obras", "guardó la ley", ha vivido una vida "moral"?

2. Ahora, si el creyente guardará tales cosas, no para ganar la salvación sino porque ya es salvo.

3. Jesucristo puede conservar su salvación porque a Él es dado "...todo poder...", Mateo 28:18.

4. Aquel "poder" es mayor que el poder de Satanás, de los muchos demonios, de cualquier pecado, o aún del sistema malo de este mundo.

5. La seguridad del creyente en Cristo Jesús se basa en:

(1) El testimonio de la Palabra de Dios, 1 Juan 5:9.  Véase 1 Juan 5:13.   Dios quiere que usted sea salvo y que lo sepa.

(2) El testimonio del Espíritu Santo que mora en cada creyente, Romanos 8:16.   (Continuará)

 

El Rastro De La Sangre, final

      Hemos llegado a los comienzos del Siglo XVII y va­mos a tocar los Siglos 17, 18, y 19.  Este período co­mienza con el origen de una denominación nueva, "La Congregacionalista".  Como durante el movimiento re­formista, muchos que salieron de la "iglesia romana" no estaban satisfechos con la reforma realizada por Lutero y Calvino, ni con el gobierno prelaticio (con obispos, etc.), resolvieron retornar a la idea democrática del N.T.

      Como la contención de esta nueva denominación fue terminante, le acarreó una persecución de parte de los católicos, los luteranos, los presbiterianos y los anglica­nos, es decir, todas las "iglesias" sostenidas por el Estado.

      Pero los "congregacionalistas" retuvieron muchos errores fraguados por los católicos, como: el "bautismo" infantil y se transformaron en crueles perseguidores de los no conformistas que nunca han estado dentro de las denominaciones.

      En el año 1611 apareció la versión inglesa de la Biblia por el Rey Jaime y por primera vez en la histo­ria la gente común, que hablaban inglés, tuvieron la oportunidad de leer por sí mismo las Escrituras en su propia lengua.  Con esto comenzó la declinación del poder papal y el comienzo de una "libertad religiosa".

      En el año 1648, se firmó un tratado de paz entre los católicos, luteranos y presbiterianos de no perseguirse ya más los unos a otros y con esto estos tres comenzaron una persecución más dura contra los "no conformistas".

      Los que rehusaban entrar en la jerarquía y se nega­ban a aceptar como válido el "bautismo" de los infantes, y la doctrina de la regeneración bautismal, y exigían el rebautizo a los que, procedentes de las "iglesias" fueron llamados "anabaptistas".  En tiempo el prefijo "ana" (otra vez) fue eliminado y los "no conformistas" eran conocidos como "bautistas".  Aquel nombre es un apodo dado por sus enemigos pero llegó a ser un nombre aceptado con gusto y llevado con orgullo ya que es el nombre del hombre que Dios envió para sumergir a Je­sucristo.

      La historia habla de asambleas "bautistas" en Suiza por el año de 1523, como en otros lugares, todas siendo perseguidas por las "iglesias" organizadas y sostenidas por el Estado  ¿De dónde vinieron esos bautistas?  Desde luego que no salieron de entre los católicos durante la Reforma, puesto que antes de la Reforma ellos tenían grandes asambleas en muchas partes del mundo.

      Ahora notemos los siguientes cambios religiosos que tuvieron lugar en Inglaterra en el transcurso de los si­glos:

      Las Buenas Nuevas fueron llevadas a las Islas Bri­tánicas por los apóstoles y esas Islas continuaron siendo apostólicas en su religión hasta que se hubo creado la jerarquía a principios del Siglo IV.  Luego cayó bajo el poder de la jerarquía y así ya la "católica" se mantuvo como religión del Estado hasta el cisma de 1534-1535 cuando comenzó la "Iglesia de Inglaterra" pero después de dieciocho años, Inglaterra volvió al catolicismo y por más o menos cien años hasta que la "iglesia presbite­riana" logró predominar por un corto tiempo. Sin embar­go, la "iglesia de Inglaterra" resurgió de nuevo y ha con­tinuado desde entonces como la "Iglesia del Estado" de Inglaterra.

      Al principio del Siglo XVIII nacieron tres niños que estaban destinados a ejercer gran influencia en el mundo: Juan y Carlos Wesley, y Jorge Whitfield.  Estos tres llegaron a ser los fundadores del "metodismo".  No habían planeado salir de la "Iglesia de Inglaterra" pero al fin salieron, pero trajeron con ellos un número de errores de su "madre" y de su "abuela": el gobierno de prelados; y el "bautismo" infantil usando la aspersión, no hay seguridad de salvación.

      Durante todos de los años de la Edad Media (la edad del oscurantismo entre los años 500 hasta 1500), había muchos creyentes en muchas asambleas no conformistas, que remontaban su origen hasta el tiempo de los apóstoles que nunca habían tenido una relación con la "iglesia católica romana".  Tales asambleas siempre rechazaron y repudiaron completamente sus doctrinas falsas.  Todo esto está atestado por datos históricos fidedignos.

      Aquellas asambleas fueron objeto perenne de enconada e implacable persecución porque la historia demuestra que desde el año de 426 había alrededor de cincuenta millones de creyentes que habían sufrido el martirio por la mano de la "iglesia católica romana".  Durante aquel tiempo los creyentes eran designados con nombres diferentes dados por sus enemigos, pero un nombre salió más que otros....los anabautistas (los que rechazaron la aspersión de infantes y cuando uno, quien ha sido "bautizado" en tal forma vino a recibir a Jesucristo, tuvo que ser "sumergidos).  Más tarde los enemigos dejaron usar la palabra "ana" (otra vez) y les llamaron "los bautistas", una buena identificación siendo que no es de una denominación.

      Las asambleas no conformistas siempre han sostenido:

1. Que una asamblea es algo espiritual, no material, con Jesucristo como su Fundador, su Cabeza y su Legislador.

2. Que Jesucristo les dejó tres mandamientos: La Gran Comisión; la inmersión de creyentes por la autoridad de la asamblea, y que después de ser sumergidos son miembros y tienen el derecho a participar en la Mesa del Señor.  Que los dos elementos de la Mesa son simbólicos, y no tienen potencia salvadora.

3. Que cada asamblea debe tener uno o más ancianos (obispos, pastores)....según la necesidad... y bastantes sirvientes (diáconos) para cuidar de las necesidades de los miembros.

4. Que el gobierno de una asamblea es una democracia pura, con cada miembro, incluyendo el anciano, con un voto y una voz.  El gobierno es de carácter ejecutivo, jamás legislativo.

5. Que sus leyes y doctrinas vienen directamente del N. T. especialmente desde Romanos y adelante ya que Los Hechos es Libro transitorio, por eso, no es Libro para usar para doctrina.  (Este es un error muy grande hoy día, usando lo que dice Los Hechos para establecer doctrina).

6. Los miembros deben ser gente regenerada, sumergida por autoridad de la asamblea y obediente a la Palabra.

7. Que es el deber de los miembros sostener los gastos de la asamblea.  El "diezmo" fue algo de los judíos, y no es enseñado en el N.T.  Cada creyente es obligado a dar en una manera que la Gran Comisión puede ser llevado a cabo alrededor del mundo.

8. Aunque cada asamblea es autónoma, debe cooperar con otras asambleas con la misma convicción en la obra del evangelismo y en el sostén de misioneros en otras partes del mundo.

9. La asamblea debe mantener una separación completa entre ella y el estado, o sea el gobierno civil.

10.  Que cada asamblea debe tener una libertad absoluta para sí misma, y mientras dejar libertad absoluta por los demás religiones del mundo.  (fin de estos estudios)

 

 

Columnas De Carácter Cristiano, XI

TEMA: Disciplina de Sí Mismo...Clave a la Victoria

LECTURA: 1 Corintios 9:24-27.

INTRO: Durante el tiempo de Pablo, hubo los juegos olímpicos y él hizo referencia a ellos de vez en cuando, Hechos 20:24, Gálatas 2:2, 5:7, Filipenses 2:16, 2 Timoteo 2:5; 4:7, Hebreos 12:1.

      Pero leyendo 1 Corintios 9:24-27 describe la vida  cristiana como la de un atleta.    

      La disciplina de sí mismo puede ser sumada con una palabra: obediencia, obedeciendo la Palabra de Dios. 

I. Como desarrollar disciplina de sí mismo:

1. Comience con cosas pequeñas.

2. Practique una organización de sus planes.

3. No busque placer todo el tiempo.

4. Sea puntual.

5. Guarde su palabra.

6. Haga lo más difícil primero.

7. Termine lo que usted comenzó.

8. Acepte corrección.

9. Practique negación de sí mismo.

10. Sea abierto a responsabilidad.

II. Motivación para desarrollar disciplina de sí mismo, 1 Pedro 1:13.  Véase Filipenses 4:8; Romanos 13:13, 14; 1 Corintios 2:16. I Tesalonicenses 5:6, 8. 1 Pedro 5:8.

III. Prioridades bíblicas de la persona con disciplina de sí mismo.

1. Recuerde Quien es su Dueño, Mateo 5:16; 18:14; 23:9; Marcos 11:25; 1 Tesalonicenses 1:3; 3:13; 1 Pedro 1:14.

(1) El creyente es uno "comprado", 1 Corintios 6:19, 20; 7:23; 1 Pedro 1:18, 19; Hechos 20:28; 2 Corintios 5:21.

(2) El Hijo de Dios, sin pecado, tomó nuestros pecados sobre Él aquel día, 2 Corintios 5:21 cumpliendo las demandas de Su Padre Santo, Romanos 3:25, 26.

2. Recuerde el "pacto" de salvación....que es una obra hecha enteramente por Dios.

(1) El pecador es "muerto" en pecado, Efesios 2:1.

(2) No se puede hacer nada para salvar a sí mismo, Rom 5:6.

(3) Nadie sería salvo si Dios no los escogió, Efesios 1:4; 2 Tesalonicenses 2:13; envió a Su Hijo a morir en su lugar, Romanos 5:8, 9; los nació de nuevo por Su Espíritu Santo, Tito 3:5.

(4) Hay que recordar que el hombre tiene una responsabilidad en salvación: reconocer que uno es pecador; dejar tal pecado (el arrepentimiento).  El pecador tiene que obedecer a Jesús el Cristo, 1 Pedro 1:2, 22.

(5) Salvación produce una vida de obediencia, Efesios 2:10; Santiago 2:26.  Buenas obras no nos salvan... son una indicación que hemos sido salvos.

IV. Hay que reconocer que cualquier pecado viola su relación con Dios, véase Salmo 51:4; 1 Pedro 1:17; 1 Corintios 6:15-17; Filipenses 2:2-4; 12-18.

V. Hay que controlar su imaginación, sus pensamientos.  Santiago 1:14, 15.

1. ¿Cómo?  Salmo 19:14; 119:11; Josué 1:8; Filipenses 4:8.  Véase Proverbios 4:23. (Continuará)

 

Columnas de Carácter Cristiano, XII

TEMA: Adorando A Dios En el Espíritu y en la Verdad

LECTURA: Juan 4:20-24.

INTRO: Hoy el culto de "adoración" no es un "culto de adoración" porque la idea es a entretener la gente para que regrese en ocho días.

      Domingo debe ser un día de reposo, y como María (Lucas 10:39, 42) y no como Marta, v. 40, 41.

I. Una definición de adoración, Juan 4:20-24.

1.  Adoración puede ser definida como honor dado a un ser superior y debe ser distinguido del ministerio que viene a nosotros desde el Padre, por el Hijo y en el poder del Espíritu Santo.

2. Adoración va de nosotros por el poder del Espíritu Santo, en el Nombre del Hijo al Padre.

3. El propósito del ministerio es aumentar la adoración.  Escuchar la Palabra de Dios aumenta nuestra capacidad para adorar a Dios, escuchando los himnos, y los "especiales" levanta a nuestro corazón a alabar a Dios.  Hemos dicho que acciones, actitudes y palabras constituyen adoración,  Romanos 15:16; Filipenses 1:11; 4:18; 1 Timoteo 2:3; Hebreos 1315, 16.

4. Adoración es dar a Dios el honor debido a Él.  Sale de un corazón lleno de gratitud, Salmo 45:1.  Véase Romanos 11:33-36; 16:25-27; Gálatas 1:3-5; 1 Timoteo 1:13-17; 2 Timoteo 4:18.

II. La fuente de adoración., Juan 4:23.

1. Las Gentes llegan a ser adoradores de Dios porque Él primero le buscó, Lucas 19:10; Efesios 2:1; Romanos 3:10-12; Juan 6:44

III. Adoración en el A.T.   El plan de Dios en aquel tiempo fue atraer gente a Él:

1. El A. T. revela el carácter de Dios, Su grandeza, Su majestad, Sus maravillas, Su santidad.

2. El A. T. pronuncia bendiciones sobre los que obedecen y adoran a Dios, Salmo 112:1.

3. El A. T. pronuncia maldición sobre los que desobedecen y fallan en la adoración a Dios, Deuteronomio 28: 15-20.

4. El A. T. enseña la necesidad de un sacrificio último por pecado y desde Génesis 3:15 la promesa fue dada de un Salvador que había de venir, véase Juan 1:29.

5. El A. T. enseña que aquel Mesías, un día, regresará y establecerá un Reino de justicia.

(1) Todo de esto debe causar al creyente adorar a Dios.

IV. Adoración es introducida en Génesis con Abraham, Isaac, y Jacob.

1. En los primero cinco Libros del A.T. Dios mandó y reguló adoración con muchos detalles en el Libro de Levítico.

2. La obra de los profetas fue condenar la adoración falsa de Israel y  llamarlos a una adoración propia, Isaías 1:11-20; Oseas 6:4-6; Amós 5:21-24; Malaquías 1:6-14.

3. Adán falló en su adoración y guió a la raza humana al pecado.

4. Caín adoró pero no como Dios mandó y cuando su adoración fue rechazada, se enojó y mató su hermano.

5. No practicar la adoración correctamente causó la muerte, Éxodo 30:34-38; Levítico 10:1-3; 1 Samuel 13:8-14; 2 Samuel 6:6, 7.

6. Nótese bien las palabras de nuestro Señor en Mateo 22:37-40.  Como  en los días pasados adoraron a Dios, así deben los creyentes en Cristo Jesús.

V. Adoración en el N. T.

1. Cuando Jesucristo vino al mundo, vino a ser adorado, Lucas 1:41-42, 67-69; Lucas 2:8-20; Mateo 2:12, 11.

2. Durante Su ministerio Él recibió adoración de un leproso, Mateo 8:2  y véase 9:18; 14:33; 20:20; Juan 9:38; Marcos 5:6; Mateo 28:9, 17.

3. Desde el principio hasta el fin (Apocalipsis 4:10; 5:14; 7:11; 11:16; 19:4) el N. T. revela el plan de Dios que Sus creyentes deben adorarle, Romanos 12:1; Filipenses 3:3; Hebreos 12:28.

VI. El objeto de adoración.  En Juan cuatro Jesús reveló que Él debe ser adorado como el Padre, vs. 21,23, y como el Espíritu, v. 24.

1. Adorando a Dios como Espíritu.  Esta es una definición de Él, Él no tiene carne y huesos, Lucas 24:39.  Por eso, cualquier adoración de idolatría es mala.

2. Como Espíritu, Dios es invisible, Colosenses 1:15; 1 Timoteo 1:17.  Nadie puede verle, pero en el A.T. Él se reveló por manifestaciones físicas, 2 Crónicas 7:1, 2.

3. El N. T. presenta la última revelación de Dios cuando Él llegó a ser la Persona de Jesús, Juan 1:18.

4. Como Espíritu, Dios es eterno, 1 Timoteo 1:17.  Él no fue creado, siempre ha existido.

5. Es la tontería a tratar a reducir a Dios a un imagen o estando en un lugar siempre, Hechos 17:29; 1 Reyes 20:28; Salmo 50:21; Isaías 46:5.

6. A adorar a Dios correctamente debemos adorarle como un Espíritu dándole honor por sus atributos invisibles, Romanos 1:20.

VII. Adorando a Dios como el Padre.  Adoración verdadera debe ver que Dios el Padre es Uno con Jesucristo el Hijo.  O sea, hay que adorar a Jesucristo como el Dios de la creación, Juan 5:23.  Véase 1 Corintios 16:22.

VIII. La naturaleza de adoración

1. La adoración verdadera evita dos extremos: herejía entusiasta (como los carismáticos) u ortodoxia sin vida (como los romanistas y protestantes).  Véase Mateo 6:1, 2; Isaías 29:13; Juan 4:24.

IX. Adorando a Dios en el Espíritu.  La palabra "espíritu" en Juan 4:24 no habla del Espíritu Santo sino el "espíritu" del ser humano, la persona real, véase Romanos 1:9; Salmo 103:1.

1.  Hay cuatro requisitos básicos para adorar a Dios en "espíritu", como la personal real.

(1) Uno tiene que estar vivo espiritualmente, 1 Corintios 2:14; Efesios 2:1-3.

2. Su corazón tiene que estar enfocado en Dios, Salmo 16:8; Josué 1:8.

3. Su corazón no debe estar dividido, Salmo 86:11,12; 66:18.

4. Tiene que estar controlado por el Espíritu Santo, Filipenses 3:3; Efesios 5:18; Colosenses 3:16.

X. Adorar a Dios en verdad, Juan 17:17.

XI. Preparación de su corazón para adoración, Hebreos 10:22  Cuatro preguntas:

1. ¿Soy sincero?  "...acerquémonos con corazón sincero..."

2. ¿Vengo en fe? "...en plena certidumbre de fe..."

3. ¿Soy humilde?  "...purificados...."

4. ¿Soy puro? "...lavados..."

 

Como Estudiar La Biblia

I. El Nuevo Testamento Como Conjunto

      La comprensión del N.T. como un conjunto es necesario para poder apreciar sus partes componentes; hemos de ver su contenido como con un telescopio antes de poderlo ver con un microscopio; hemos de comprender lo general antes que lo particular.

      Una vista estructural del N.T. como un conjunto se presenta, pues, en el orden en que los veintisiete libros que componen el N.T. se puede ver en las agrupaciones que se pueden hacer de modo natural.  Aquí tenemos tres grandes divisiones: Historia; Los Evangelios y los Hechos que tratan de la Persona del cristianismo; Enseñanza, las Epístolas Paulinas y Generales, que presentan los preceptos del cristianismo; y finalmente, la Profecía, el Apocalipsis, que presenta todo el programa del cristianismo.

      Aquí tenemos, en estas tres divisiones principales, el pasado, el presente y el futuro del cristianismo.  Tenemos la vida de Jesús el Cristo y las actividades de los apóstoles; luego la correspondencia de los encargados de la obra; y finalmente, la perspectiva de toda ella.

      Se nos dice en qué forma creer en Jesús el Cristo (Evangelios y Hechos); luego, cómo vivir por Él (Epístolas); y finalmente, la recompensa de creer y vivir por Él (Apocalipsis).

II. El Nuevo Testamento Como El Libro de la Asamblea

      Tal como el A. T. se puede llamar el "Libro de Israel", del mismo modo el N. T. se puede llamar el "Libro de la Asamblea".  La doctrina de la asamblea es la verdad grande y destacada alrededor de la cual se cristaliza todo el contenido de los veintisiete Libros.  La gráfica ilustra plenamente este hecho tan útil.  No queremos decir que no haya otra verdad fuera de la asamblea aquí.  Hay ciertamente verdad respecto al "reino de Dios" (el reino que, durante la edad presente es un misterio) enseñado en el N.T., tal como en el A.T. hay verdad referente a otras naciones y pueblos además de Israel.  Pero, tal como en el A. T., la verdad referente a otros pueblos es introducida sólo como mención necesaria para establecer la historia de Israel y los tratos de Dios con la raza antigua escogida, así en el N. T. la verdad del trino es tratado sólo en lo que es necesario para el desarrollo de la verdad referente a la asamblea de Jesucristo.

      Según esta gráfica, el contenido del N.T. está divido en cuatro columnas:  el comienzo de la asamblea (los Evangelios y los Hechos), que presentan la Persona y obra del Fundador, así como la fundación de la asamblea en la historia; el conflicto y control de la asamblea (las Epístolas Paulinas), mostrando los conflictos, internos y externos de la asamblea, así como su modo de gobierno y control; el credo y conducta de la asamblea (las Epístolas Generales), que elaboran el concepto de la asamblea de los hechos de la fe y doctrina cristiana que son fundamentales para su fe y su vida; y, finalmente, la consumación de la asamblea (Apocalipsis), que presenta el programa y objetivo futuro de los redimidos.

      Hay que prestar particular atención a la revelación que nos dan los evangelios referentes a la Persona y obra del Fundador de la asamblea.  La asamblea está fundada en el Cristo encarnado, que no es meramente divino, sino que es la Divinidad, y que, con Su muerte redentora y expiatoria, ha provisto el remedio para el pecado del mundo.  (Estos estudios continuarán)

 

Asambleas Verdaderas o Iglesias Neblinosas, III

TEMA: Una Asamblea Real Encontrada en el Libro de Mateo Antes del Día de Pentecostés

INTRO: Todo el mundo debe entender que Jesucristo comenzó a edificar Su EKKLESÍA durante Su ministerio terrenal.  Hoy casi todas las denominaciones niegan esta verdad y así desacreditan Su obra como el Edificador de Su asamblea.

      Sabemos que Él fue la Autoridad Suprema con relación a Su EKKLESÍA ya que Él usó aquella palabra griega 23 veces durante Su ministerio.  Sí, Jesucristo comenzó, fundó principió y edificó la primera EKKLESÍA que el mundo ha conocido.  Si hay una duda, lea Sus Palabras en Juan 17:4 y Él todavía está edificándola hasta que el último de los elegidos haya sido redimido.

      Pablo nos dice que Él es la Cabeza de una asamblea basada sobre la enseñanza del N. T., Colosenses 1:18.

      En Mateo 3:13-17 vemos que el Señor apareció para comenzar Su obra terrenal y podemos ver como Su inmersión por Juan el Sumergista fue sancionada por Su Padre Celestial, vs. 16, 17.

      Inmediatamente Él entró en un tiempo de prueba (no tentación ya que Dios no puede ser tentado, Santiago 1:13).  Después Él comenzó a predicar, enseñar y sanar, Mateo 4:23.

      Mientras Él llamó a dos hombres (todos sumergidos por Juan el Sumergista, Hechos 2:21,22) para ser Sus discípulos, y les enseñó como ser "pescadores de hombres", Mateo 4:19.  Aquí vamos a observar algunas verdades con relación a la EKKLESÍA que Él comenzó durante Su ministerio terrenal.

I. El Señor llamó a Sí a los doce discípulos, Mateo 10:1. 

1. El verbo "llamar" es el griego PROSKALEOMAI y viene de la raíz KALEO.  La palabra EKKLESÍA se forma de EK (afuera de) y KALEO (a llamar).  Es decir que una asamblea se forma de gente llamada de sus casas, sus negocios, etc.

2. A aquellos discípulos el Señor les dio "...autoridad sobre los espíritus inmundos...para sanar...".  Antes del día de Pentecostés los doce tuvieron poder de  aliviar a los enfermos.

3. A ellos Jesús les dio una comisión, Mateo 10:5-8.  El día que ellos murieron su comisión se quedó inválida.

4. Pero cuando Jesús dejó la Gran Comisión en Mateo 28:18-20, fue dada a todos de los creyentes, pero no hubo mención de sanidades, ni en las epístolas.

5. Nótese bien que aquellos doce predicaron el "Reino de los Cielos" a los judíos.  Mateo usó aquel término para indicar que Dios tiene dominio sobre todo en la tierra y envió a Su Hijo para establecer tal reino.  Pero, los judíos Le rechazaron y aquel "reino" ha sido pospuesto y no va a aparecer hasta después de los siete años de tribulación.

6. Aquellos doce fueron guiados en su ministerio por el Espíritu Santo, Mateo 10:20, y tuvieron que oír la "confesión de fe", Mateo 10:32 como hoy pedimos a los pecadores a arrepentirse y recibir a Jesucristo para salvar sus almas del infierno.  Los doce tuvieron las "Buenas Nuevas" antes del día de Pentecostés, Mateo 4:23.

      Aquí hemos encontrado que aquella primera EKKLESÍA que Jesús fundó durante Su ministerio tuvo un cimiento sólido, Efesios 2:20; 1 Corintios 12:28a.

II. La primera EKKLESÍA tuvo un anciano, obispo, pastor, Juan 10:11, 14.

1. Por ignorancia de las Escrituras muchos predicadores dicen que hay una división entre el A.T. y el N.T. y que aquella división se apareció en el día de Pentecostés.  Nótese lo que Jesús dijo en Mateo 11:13.  Véase también Lucas 16:16; Juan 1:16, 17; Hechos 1:21, 22; 10:37; 13:24.

2. En Marcos leemos "...el principio de las Buenas Noticias..." una obra de Juan el Sumergiste, 1:1-8.

3. Las Buenas Noticias de gracia (Juan 1:17) fue declarada en Mateo 11:28-30 y en Lucas 19:10.  Sí, es verdad que la Ley del A. T. se menciona en el N. T. pero es verdad que Jesucristo cumplió  toda de la ley y por eso, el pecador arrepentido no tiene que tratar a cumplir la ley, sino a aceptar la obra del Aquel que cumplió perfectamente la Ley del A.T.

III. Aquella primera asamblea, fundada antes del día de Pentecostés, tuvo un programa de enseñanza, Marcos 6:30.

1. Los Doce tuvieron autoridad para sumergir a los convertidos, Juan 4:1, 2.

2. Por eso entendemos que los Doce, con su Cabeza, fue organizado como EKKLESÍA antes del día de la fiesta de los judíos.

3. Ellos tuvieron disciplina, Mateo 18:15-17; una democracia, Mateo 23:8-12; observaron la Mesa del Señor, Mateo 26:26-28. Más de quinientos hermanos vieron al Señor resucitado antes del día de Pentecostés.  En una asamblea no conformista no hay jefes ni reverendos, ni doctores.  Todos fueron iguales en Cristo Jesús. (Continuará)

 

Asambleas Verdaderas o Iglesias Neblinosos, IV.

TEMA: La Asamblea en Marcos, Lucas y Juan.

INTRO: Marcos 1:1.  Este versículo merece repetición ya que declara que las Buenas Nuevas comenzaron con el ministerio de Juan el Sumergista, antes del día de Pentecostés, Hechos 10:37; 13:24.

      Ya que Jesucristo dijo que él edificaría Su EKKLESÍA, y lo hizo durante Su ministerio terrenal, necesitamos saber como fue.

I. En el Libro escrito por Marcos, el Señor llamó a doce hombres, Marcos 3:13-19 y les dio una comisión (antes del día de Pentecostés).

1. En Marcos 6:7-13 el Señor les envió, de dos en dos, a predicar, sanar y quitar demonios.

2. En Marcos 6:32-44, bajo de la dirección del Señor, aquellos hombres dieron alimentación al multitud.

3. En Marcos 9:33-40 el Señor les enseñó humildad a ellos.

II. En Lucas podemos ver casi la misma cosa, Lucas 6:13-16.

1. En Lucas 7:24-30 el Señor habló del ministerio de Juan el Sumergista.

2. En Lucas 9:1-6 hay la historia de la obra de los discípulos.

3. En Lucas 22:7-20 aprendemos cómo el Señor tomó la Cena con los doce.  Nótese bien que los dos mandatos (inmersión de los creyentes y la Mesa del Señor) fueron instituidos antes del día de Pentecostés.

III. En el Libro de Juan el Amado, 1:35-45, vemos que los doce habían sido discípulos de Juan el Sumergista.

1. En Juan vemos una descripción del ministerio de Jesucristo, de Juan el Sumergista y de los doce:  Inmersión de creyentes.

2. En Juan 10 Jesús habló de Sus "ovejas" y la necesidad de su protección.  Esto implica la razón de tener un anciano, obispo, o pastor en cada asamblea.

3. En Juan 15:5 el Señor habló de la vid y las ramas.  Una "vid" es local, no en todas partes del mundo.

4. En Juan 20:19, 21 a los doce se les dio una comisión y una responsabilidad, v. 23. (Continuará)

 

La Escalera de Dios Hacia la Madurez Espiritual, IV

TEMA: No Es Mío

TEXTOS: 1 Corintios 6:19; 4:7

INTRO: Examinaremos la mayordomía en la vida de un creyente en Cristo Jesús.  Ningún creyente puede esperar las bendiciones de Dios si él es un ladrón de lo que le pertenece a Él.

I. Hay que reconocer quien Dios es:

1. Creador de todas las cosas en existencia, Génesis 1:1; Juan 1:3; hechos 14:15; 17:24.

2. Dueño de todas las cosas, Génesis 14:22; Éxodo 19:5; Salmo 24:1, 2; 50:10, 12; Hageo 2:8; Apocalipsis 4:11.

3. Que sostiene a la raza humana, Salmo 100:3; Hechos 17:25.  Por eso el ser humano es una criatura dependiente de su Creador.  Nosotros no somos dueños de nada, somos mayordomos de Dios, nada más.

II. La misericordia de Dios (redención) y la mayordomía.  Aunque Dios hizo el hombre, el hombre en general ha rechazado a Dios el Creador, Romanos 1:21.

1. El A. T. habla del trato misericordioso de Dios con Sus criaturas y que Él les preparó una manera para rescatarlos, aún están perdidas, pero aquel rescate Le costó tremendamente, 1 Pedro 1:18-20; Romanos 3:24-26.

2. Por eso, Dios es el Dueño del creyente dos veces: uno por creación y el otro por redención.

III. ¿Qué significa la mayordomía?  1 Corintios 4:1, 2; 9:17; Efesios 3:1, 2,6; Colosenses 1:25; 1 Pedro 4:10.

1. Dios pide que cada creyente entregue su vida completa en Sus manos, Romanos 12:1, 2.

2. De veras, debemos llegar a ser "sacrificios vivos" para Él, Gálatas 2:20.  Debemos entender que todas nuestras posesiones pertenecen a Dios.

IV. Pero, ¿estamos obligados a dar una cantidad cierta a la obra de Dios?

1. Hay mucha confusión aquí por la ignorancia de los que predican.  Casi todos dicen que el creyente está obligado a dar el "diezmo", pero vamos a ver algo:

(1) Aquel "diezmo" comenzó antes de la Ley, Heb. 7:4.

(2) Continuó durante la edad de la Ley, Levítico 27:30-32; Números 18:21, 26; Deuteronomio 14:22,23, 28, 29.

(3) Pero, nótese bien que aquel "diezmo" era solamente una parte de la obligación que el judío tenía hacía a Dios, Deuteronomio 12:11; Hageo 1:3-11; Malaquías 3:8-10.  Cuando el "diezmo" se menciona en el N.T. siempre es en relación con los judíos... no a los creyentes.

(4) Nótese bien: Ningún creyente está bajo las obligaciones de las leyes del A. T., Rom. 6:14; Santiago 2:10.

V. Podemos ver como debe ser la mayordomía por parte del creyente  en las instrucciones dadas por Pablo a la asamblea de Corinto, 2 Corintios capítulos 8 y 9.

1. Pablo estaba tratando acerca de una ofrenda a enviar a los creyentes pobres en Jerusalén, 1 Corintios 16:1) y por la gracia de Dios los creyentes de la asamblea de Macedonia habían dado ofrendas liberales, 2 Corintios 8:2.  Esto no es una regla con relación a las ofrendas para cubrir los gastos de una asamblea, ni la obra misionera foránea, pero no hay instrucciones dadas para tales cosas y podemos usar estas reglas como guía.

2. El creyente debe darse a sí mismo primero a Dios y lo demás es fácil, 2 Corintios 8:5.  Véase Santiago 2:15-17.

3. Nuestro Señor hizo el ejemplo, 2 Corintios 8:9.

VI. ¡Ten cuidado con aquella doctrina de "prosperidad"!  Dios nunca ha prometido a Sus hijos riquezas terrenales, pero Él nos ha prometido....Filipenses 4:19.

1. Los creyentes, tenemos riquezas que el mundo no sabe, Marcos 8:36, 37.  El creyente es:

(1) Hijo de Dios, Juan 1:12.

(2) Participante de Su naturaleza Divina, 2 Pedro 1:4.

(3) Ha sido trasladado de las tinieblas a la luz, Colosenses 1:13.

(4) Tiene vida nueva en Cristo Jesús, Romanos 6:4, 11; 2 Corintios 5:17.

(5) Ha sido perdonado de todos de sus pecados, Colosenses 2:13.

(6) Ha sido declarado "correcto" con Dios, Romanos 3:24; 5:1.

(7) Ha recibido todas las bendiciones espirituales, Efesios 1:3.

(8) El Espíritu Santo le habita, Romanos 8:9.

(9) Es sellado por el Espíritu Santo, Efesios 4:30.

VIII. El creyente tiene que estar dispuesto a hacer la voluntad perfecta de Dios, 2 Corintios 8:12.

1. La llave para ser un mayordomo es "....se acepta según lo que uno tenga, no según lo que no tenga....".  No hay cantidad mencionada, véase Marcos 12:41, 4

2. La receta por el mayordomo se encuentra en 2 Corintios 9:6.  Véase Filipenses 4:10, 17.

3. La instrucción es dada en 2 Corintios 9:7 "...cada uno dé (no hay mención de la cantidad) como propuso en su corazón".  Véase Salmo 37:4.

4. La instrucción sigue: "...no con tristeza ni por obligación...."  Véase Hechos 5:4; 1 Crónicas 29:9, 14.

Conclusión: Hermano, dé todo lo que es posible para sostener la obra de Dios en su propio pueblo y alrededor del mundo porque "...Dios ama al dador alegre....", véase Juan 14:21, 23.  (Continuará)

 

La Última Palabra...

      Sin duda estamos viviendo en los últimos días de esta edad de la gracia, o sea la EKKLESÍA.  Vez tras vez Jesucristo avisó a la gente que tales días habían de venir, y yo creo que han llegado.  Todo lo que está sucediendo ahora indica que tal tiempo ya está.

      Con la cantidad de huracanes (aquí en los EE.UU.  En estos días hemos experimentado un huracán más peor que ha pasado en la historia destruyendo una ciudad con 500,000 habitantes, dejándolos sin casas, sin nada); terremotos; volcanes; guerras sin fin; hambres; pestilencias; enfermedades sin remedio; el uso de drogas; la bebida alcohólica; juego por dinero, etc. Cualquier persona que estudie las Escrituras puede ver que ya no hay remedio, que todo está sin control y que Jesucristo tiene que venir POR los redimidos muy pronto (y esto puede ser hoy), luego será el principio de los siete años de la Gran Tribulación que ha de pasar sobre el mundo entero y para terminar tal cosa tan horrible y mundial, Él ha de venir CON los redimidos para establecer Su reino terrenal por los mil años para mostrar al mundo un reino de justicia, de honestidad, de bondad, sin guerras,  y al fin de los mil años, será aquella gran batalla de Satanás contra Jesucristo, y Jesús será el vencedor, y aquel mensajero rebelde, caído, con sus compañeros, el anticristo, el profeta falso, los muchos demonios serán tirados en el Lago de Fuego.  Y una vez que la superficie de este globo haya sido limpiada con fuego, el Señor ha de hacerlo perfecto, como fue en el Jardín de Edén y los redimidos van a habitarlo para siempre.  Por Su gracia ha de estar un número exacto para poblar aquella tierra nueva.  ¡Esta será la eternidad futura!

      Lástima, pocos pastores están enseñando esto.  Casi toda la predicación hoy habla de "sanidad" y "prosperidad", de "lenguas".  Los mensajes están hechos para hacer a la gente "sentirse bien".  No hay mención de "...la paga del pecado es la muerte..."; absolutamente no hay mención del infierno, del castigo eterno, del Lago de Fuego, del Juicio de Cristo, de disciplina sobre creyentes desobedientes, el juicio del Gran Trono Blanco, etc. etc.

      Miles y miles de gente que asisten a las "iglesias" hoy son ignorantes de estas cosas.  No leen la Biblia, no tienen tiempo de devoción con la familia. La familia está descompuesta, los padres no tienen control sobre sus hijos, hay una rebeldía abierta. 

      Por cientos de años las "iglesias evangélicas" han engañado casi a todo el mundo con una doctrina falsa basada sobre textos tomados afuera del texto, añadiendo ideas que no tienen sostén de los demás de las Escrituras, enseñado "el bautismo del Espíritu Santo" como la segunda "experiencia" en el paso de salvación y que la experiencia de hablar en "lenguas" es la prueba de salvación, y luego dicen tales predicadores que uno puede perderse, si no anda correctamente; con mujeres predicando.  ¡Qué engaño!  ¡Qué confusión!  ¡Qué horribles tales doctrinas falsas que han sido enseñadas como la verdad!  ¡El día del juicio vendrá para tales predicadores falsos!  Si son salvos, tienen que aparecer antes del Juicio de Jesucristo y dar cuenta de sus engaños, sus doctrinas falsas, sus así llamadas "curaciones", "lenguas", "milagros", etc. Los que miren por la tele a los falsos profetas como Benny Hinn y sus mentiras, son engañados por Satanás.

      Luego tenemos a los "protestantes" que salieron de la "iglesia católica romana" trayendo con ellos  muchas de las falsas doctrinas como "bautismo infantil" (diciendo que el voto de los padres sirve para traer tales niños a la "fe").  Aquellas "iglesias" rechazan completamente el mandamiento claro de Jesucristo de "sumergir" CREYENTES, no infantes que no tienen la facultad de pensar ni escoger. 

      Algunos de los "protestantes" (hay que recordar que los no conformistas no somos "protestantes" ya que no estuvimos en aquel sistema de Roma) dicen que la salvación depende de la persona y si tal persona peca, se pierde su salvación.  ¡Qué blasfemia!

      Luego hay las sectas falsas en el mundo entero.  No importa adonde va hay los mormones, con sus doctrinas extrañas del "matrimonio eterno"; "el bautismo por los muertos";  los así llamados "Testigos de Jehová", diciendo que si uno no pertenece a ellos, no entra en el "reino", su negación del tormento eterno, etc.; los Adventistas del Séptimo Día con su "sueño del alma", con su negación del infierno, con su doctrina torcida que si uno no guarda el día séptimo tendrá la "marca del bestia", y sin cesar.

      Hermano predicador: Es y ha sido el propósito de esta revista enseñarle la verdad de las Escrituras.  Durante estos treinta y cinco años he mostrado "lo que dicen las Escrituras".  En aquel día, cuando yo tenga que aparecer ante mi Señor, yo no tengo que buscar pretextos porque yo no les enseñé a ustedes la verdad.  Algunos de ustedes han hecho caso y han salido de las falsas, mientras otros siguen con tal confusión porque tienen temor a "dejar" sus "amigos", "familias", y "templos".  ¡Es tiempo de hacer una decisión! 

      Enviamos esta revista a usted gratis.  Damos gracias a Dios para el Hermano Enrique Frías Ramos en su obra como corrector de pruebas.  J. Alvino Nelson, editor

 

Hojas de Oro

Beverly, Kansas 67423 EE. UU.

jan@twinvalley.net    www.hojasdeoro.com  



[1] Jesús usó la palabra para iglesia (ekklesia) 23 veces en el Nuevo Testamento, tres veces en Mateo y 20 veces en Revelación.  Ya que significa una asamblea (local) en 22 lugares, ¿porqué no significaría lo mismo la primera vez, en Mateo 16:18?