Publicación Gratis

Hojas de Oro

Un Llamado A Regresar A Las Enseñanzas Bíblicas

"...que contendáis por la fe..."

Año XXXIX, No. 11                      NOVIEMBRE                                  2009

 


Índice:

...El libro de Nahúm.

...Cómo confiar en las promesas de Dios.

...El corazón de "El Nuevo Evangelismo".

...Dios, nuestro guía.

...Palabras del editor.

...La batalla por la historia de los Bautistas No Conformistas.

...Los milagros.

...Cómo conducirse durante el servicio en la Asamblea.

...Fundamentos. (Segunda parte)

...La consolación, enseñanza y dirección del Espíritu Santo.

...Hitos o puntos de referencia de la fe Bautista.

   ...La Salvación.

   ...La Seguridad.

   ...El Bautismo.

   ...La cena del Señor.

...La fiesta pagana de la Navidad.

...Una conducta distinta.

...Lo que no puede salvar tu alma.

...Preservados por siempre.

...La última palabra.

 

 

El libro de Nahúm.

       Este libro enseña sobre el juicio seguro de Dios contra los que se oponen a su voluntad y abusan contra su pueblo. Aunque Dios a veces usa a una nación pagana como instrumento de su juicio, también juzgará a esa nación por sus normas de justicia y santidad. El libro toma su nombre del oráculo del profeta de Dios en contra de Nínive. Nahúm significa "consuelo" o "compasivo", y es una forma abreviada de Nehemías que a su vez quiere decir "consuelo de Yahweh". Un siglo después de Nínive haberse arrepentido, regresó a la idolatría, la violencia y la arrogancia (3:1-4). Nahúm estableció el hecho de que el Dios soberano (1:2-5) traería venganza sobre aquellos que violaban su ley. Este juicio de retribución es a la vez redentor, pues trae consigo Sus misericordias para los fieles. La profecía trajo consuelo a Judá y a todos los que temían a los crueles asirios, prediciendo la caída de Nínive frente a Babilonia en el 612 a.C.

 

Cómo confiar en las promesas de Dios.

LECTURA: Colosenses 1:1-29.

INTRO: Está bien establecido en la Palabra escrita de Dios que cada persona que se ha arrepentido de sus pecados y ha recibido a Jesucristo como su Salvador tiene la Palabra Viva en su vida (2 Corintios 1:20). Por eso "escrito está" que:

1. Estamos completos en Jesucristo (Colosenses 2:10).

2. Somos una nueva creación (2 Corintios 5:17).

3. Somos salvos de la ira de Dios (Romanos 5:9).

4. Hemos pasado de muerte a vida (Juan 5:24).

5. No estamos bajo condenación (Romanos 8:1).

6. Tenemos vida eterna (Juan 3:36).

7. Somos justificados (declarados correctos ante Dios) (Romanos 3:24).

8. Somos hechos justos (Romanos 4:6).

9. Somos bendecidos porque nuestros pecados son cubiertos (Romanos 4:7).

10. Somos bendecidos porque nuestros pecados ya no son atribuidos a nosotros (Romanos 4:8).

11. Somos libres del pecado (Romanos 6:18, 22; Juan 8:36; Romanos 6:14).

12. No seremos separados del Amor de Dios (Juan 13:1; Romanos 8:35-39).

13. Tenemos paz con Dios (Romanos 5:1; Efesios 2:14).

14. Tenemos acceso por fe a esta gracia (Romanos 5:2).

15. Tenemos el Espíritu de adopción (Romanos 8:15).

16. Somos herederos de Dios y coherederos con Jesucristo (Romanos 8:17).

17. Estamos seguros en los brazos del Hijo y del Padre (Juan 10:28, 29; Colosenses 3:3).

18. Estamos sentados en los lugares celestiales (Ef. 2:6).

19. Su gracia es suficiente (2 Corintios 12:9, 10 (porque nuestra suficiencia es de Dios en Su Hijo); 2 Corintios 3:5).

20. Estamos resucitados con Cristo y seremos manifestados con Él en gloria (Colosenses 3:1-4). (Fin)

 

El corazón de "El Nuevo Evangelismo".

Tomado de un artículo de David Cloud.

       Estoy convencido de que hay pocos errores tan destructivos para las asambleas Bautistas No Conformistas como lo es el movimiento de "El Nuevo Evangelismo". Por eso debemos conocer su historia.

       He encontrado que el elemento medular del Nuevo Evangelismo es un señalamiento a los aspectos, supuestamente negativos, que nosotros, los Bautistas No Confor   (2)      mistas, predicamos. El problema mayor de este movimiento es que, aunque no predican herejías, descuidan las grandes verdades de las Escrituras lo cual es aún peor. No predican contra el pecado, no practican la separación, no identifican a los falsos predicadores ni los denuncian.

       Véase 2 Pedro 2:1-22. Los del Evangelismo Nuevo son tolerantes con el error y muy positivos en todas sus predicaciones. Esto no se corresponde con el ministerio de Pablo (1 Timoteo 1:20; 2 Timoteo 1:15; 2:17; 3:8; 4:10, 14). 

       Los Apóstoles no eran del "Evangelismo Nuevo". Véase lo que estos dijeron acerca de los maestros falsos:

1. Apartarse de ellos (Romanos 16:17, 18).

2. Salirse de ellos (2 Corintios 6:14-18).

3. Evitar sus profanas y vanas palabrerías (2 Timoteo 2:16, 17; 3:5).

4. Rechazarlos (Tito 3:10).

5. No recibirlos ni decirles bienvenidos (2 Juan 10, 11).

       Los que son de este movimiento pueden ser descritos como: suaves, cautelosos, titubeantes, pragmáticos, acomodadores, flexibles, no entran en controversias ni dan batalla etc. Cuando encuentres una asamblea donde el pastor sea así, considéralo como uno del "Evangélico Nuevo".

       En contraste con este modo de ser "neutral", los Bautistas No Conformistas son fuertes en su predicación, audaces, sin temor, dogmáticos, claros, intolerantes con el pecado y el error, inflexibles con respecto a la verdad, dados a la discusión por causa de la verdad y adversarios de los que predican falsedades. (Fin)

 

Dios, nuestro guía.

LECTURA: Salmos 25:1-22.

TEXTO: Salmos 43:3.

INTRO: Guía: persona que conduce, dirige y enseña el camino a otro.

1. Este mundo perdido necesita un Guía (Salmos 14:1-3; Isaías 53:6; 63:14).

2. Dios es capaz de ser ese Guía (Salmos 31:3-5).

(1) Por Su Palabra (Salmos 119:105).

(2) Por Su Espíritu (Romanos 8:14).

(3) Por su Providencia (provisión y cuidado que Dios tiene de Sus criaturas) (Salmos 37:22).

(4) Por Sus ojos (Salmos 32:8).

(5) Por Su consejo (Salmos 73:24).

(6) Por Sus manos (Salmos 78:72).

(7) Por Su voz (Isaías 30:21).

(8) Por Su fuerza (Éxodo 15:13).

(9) Por todos lados (2 Crónicas 32:22).

(10) Por medio de pruebas (Isaías 42:16).

3. ¿A dónde nos guía?

(1) A la verdad (Juan 16:17).

(2) En el camino de la paz (Romanos 2:4).

(3) En el desierto (Salmos 78:52).

(4) A los manantiales de aguas (Isaías 49:10).

4. ¿Por cuánto tiempo?

(1) Por siempre (Isaías 58:11).

(2) Aun cuando uno esté descarriado (Isaías 57:17, 18).

 

Palabras del editor.

       Hermanos:

      Lo que Jesús enseñó a Sus apóstoles y lo que ellos nos enseñaron por medio del Nuevo Testamento no se está predicando hoy en día. Actualmente hay muchas denominaciones "cristianas" que dicen ser "la iglesia verdadera", pero ninguna sigue las instrucciones dadas en el Nuevo Testamento con respecto a una EKKLESÍA.

       Si quieres una EKKLESÍA como la que Jesús comenzó durante Su ministerio terrenal, debes ir a las páginas del Nuevo Testamento y no a los escritos de los "padres de la iglesia", hombres que vivieron después de los Apóstoles.

       El nombre "bautista" no pertenece a una denominación cristiana. Es una palabra para identificar una asamblea.  Los "Bautistas No Conformistas" no tenemos una denominación u organización. Usamos la palabra "bautista" para ser identificados con Jesús el bautista, Juan el bautista, los doce apóstoles bautistas y los miles de primeros conversos bautistas. Las iglesias que pertenecen a denominaciones bautistas no siguen las instrucciones dadas por Jesús y los apóstoles. Tienen directores, presidentes, superintendentes y muchos más que tienen autoridad sobre la asamblea local. Esto no debe ser así, ya que cada EKKLESÍA es autónoma.

       Si en tu salón de reunión hay un anuncio que dice "Aquí se reúne la Asamblea Bautista Príncipe de Paz", por ejemplo, no se debe usar el término "iglesia" sino el de "asamblea".  "iglesia" es una palabra inventada por los traductores de nuestra Biblia. La palabra griega es EKKLESÍA que significa "una asamblea de personas llamadas fuera de sus casas con un propósito".

       El Señor no dejó ningún nombre para Su EKKLESÍA.  Todos los nombres usados hoy son invenciones de hombres que, normalmente, son líderes de un movimiento. Si una asamblea tiene un nombre denominacional, se debe a que ha dejado las enseñanzas del Nuevo Testamento para seguir las enseñanzas de uno o más hombres o mujeres. Este es el caso de los Luteranos, seguidores de Martín Lutero; los Metodistas, seguidores de Juan Wesley y de su "método" de enseñar; los Presbiterianos, seguidores de Juan Calvino, quien enseñó que el gobierno de una asamblea debe estar sometido al de los "ancianos" y no a sus miembros. Hay muchas "iglesias" bautistas de denominaciones "bautistas", todas con sus propias doctrinas y jerarquía que ignoran lo que dice la Palabra de Dios.

       La peor de todas es la "Iglesia Católica Romana" con su montón de mentiras y doctrinas de hombres. Los católicos tuvieron su principio quizás durante los últimos años de los apóstoles (véase 1 Juan 2:18, 19). Por varios siglos         a-  (3)   quellos hombres herejes desarrollaron sus variadas doctrinas, contrarias a lo que dicen las Escrituras. Como la falsedad tuvo más atracción que la verdad mucha gente los siguieron, ignorantes de lo que decían las Escrituras y, una vez que aparecieron estas, se prohibió su lectura. El movimiento romanista es una mezcla del paganismo con el cristianismo, con más énfasis en el paganismo que en el cristianismo.

       Si voy a comprar un coche no voy a adquirir uno que haya sido ensamblado con el motor de un Ford, la transmisión de un Dodge, ruedas de un Chevrolet y radiador de un Volkswagen.  Sería un "tutifruti". Así de igual ocurre en la selección de una EKKLESÍA: Todas las doctrinas deben provenir de la boca de Jesús y Sus Apóstoles. Si no, tendremos un "tutifruti".

       Doy gracias a Dios que todavía hoy hay asambleas en todas partes del mundo que siguen las instrucciones dadas en el Nuevo Testamento.

       A continuación hemos resumido de un libro varias cosas buenas que debieras considerar.

 

La batalla por la historia de los Bautistas No Conformistas.

(He usado material del libro The Battle For Baptist His­tory "La Batalla por la Historia Bautista", por. I. K. Cross, The Bogard Press, Texankana, Texas).

I. La Reforma y el compromiso de los Bautistas.

       Los Bautistas han existido desde el día en que Jesús, el Cristo, llamó a Sus primeros discípulos a orillas del mar de Galilea o Lago de Genesaret, y siguen hasta nuestros días en casi todas las partes del mundo. Los "protestantes" (salidos de la Iglesia Católica llevándose muchos de sus errores) han tratado de destruir la existencia de los Bautistas. La pregunta es: ¿Tenemos la historia de la perpetuidad de los Bautistas desde aquella asamblea que Jesús comenzó y que todavía está edificándola o no? Para contestar esta interrogante debemos basarnos en la naturaleza de la EKKLESÍA como está descrita en el N. T.

1. La naturaleza de la EKKLELSÍA:

       Los Bautistas siempre han enseñado que la EKKLESÍA es local, mientras que los protestantes dicen que es universal, o sea, invisible. Ellos no pueden distinguir entre el "reino de Dios" y la "asamblea de Dios” (un cuerpo distintivo para servir como el ejecutivo del reino).

       ¿Qué clase de asamblea Jesús dijo que ha de edificar?  Véase Mateo 3:2; Juan 3:3, 5; 18:36.

       Muchos usan la palabra "cuerpo" tratando de probar que la EKKLESIA es invisible y universal. El término "cuerpo" es un juego de palabras. No puede ser un "cuerpo" local e invisible a la misma vez. El término EKKLESÍA se utiliza en el sentido institucional, local y visible.

       Varias de las epístolas son dirigidas a una EKKLESÍA en particular y nunca a un "cuerpo".

       La historia nos revela que la "iglesia universal e invisible" apareció cuando Roma tomó la "iglesia" con el Papa, etc. Esto trajo como consecuencia las "edades oscuras" donde tuvieron lugar todas las persecuciones de los romanistas contra los Bautistas no conformistas.

2. Los Bautistas no conformistas fueron separados de la "iglesia estatal" como resultado del concilio de Nicea en el 325. Hubo movimientos fieles a las Escrituras en aquel tiempo como los Novacianos y los Donatistas (llamados así por el nombre de sus líderes) y otros que rechazaron reunirse con la "iglesia estatal", así también los seguidores de la doctrina del N. T. conocidos como "bautistas" que enseñaron exactamente lo que decía el N.T.

3. ¿Qué enseñaron aquellas asambleas separadas de la "iglesia del estado"?

(1) Fueron fieles a las Escrituras, usando las Epístolas de Pablo especialmente como doctrina correcta.

(2) Rechazaron completamente la adoración de imágenes.

(3) Demandaron evidencia de salvación antes de sumergir el candidato.

(4) Fueron independientes y tuvieron su propia gobernabilidad.

(5) Aceptaron solamente dos ordenanzas: la inmersión total del creyente en las aguas y la participación de la Cena del Señor.

(6) Bautizó de nuevo a los que provenían de las "iglesias" que practicaban el rociamiento de niños o aspersión.

(7) Creyeron ser una línea de sucesión de los apóstoles.

(8) Practicaron la disciplina entre los miembros.

(9) Fueron "misioneros", llevando a muchos países las "buenas noticias" de la salvación por medio de la fe en la obra final de Jesús en la cruz.

4. Alguien escribió:

(1) Los Bautistas No Conformistas no fueron "protestantes" porque nunca estuvieron en la "iglesia romana". No tuvieron nada que protestar en su contra.

(2) La libertad de conciencia no es una doctrina de los "protestantes" sino que siempre ha sido una doctrina de los bautistas.

(3) La separación de la "iglesia" y el Estado no es una doctrina de la Reforma sino de los bautistas.

(4) La libertad de religión no provino de la Reforma, siempre ha sido practicada por los bautistas.

(5) La inmersión de los creyentes no provino de la Reforma, sino que es una doctrina de los bautistas.

(6) La EKKLESÍA local, visible y autónoma con Jesús como su Cabeza y las Escrituras como su única regla de fe, no provino de la Reforma, siempre ha sido una creencia de los bautistas.

(7) Las misiones mundiales no son una doctrina de la Reforma, sino que desde el principio fue la doctrina de las asambleas bautistas.

(4)  (8) ¿Cómo sería el mundo de hoy si no hubiera asambleas bautistas en casi todas las partes del mundo?

III. ¿Existe hoy una EKKLESÍA como la que Jesús edificó durante Su ministerio? Véase Mateo 16:18.

1. No estamos diciendo que aquella misma congregación que Él formó ha permanecido hasta los días de hoy, sino que asambleas como esa, que creen y practican los principios básicos descritos en las páginas del Nuevo Testamento, serían perpetuadas hasta el regreso del Señor.

2. Pregunto: ¿Han existido asambleas verdaderas en cada siglo como la que Jesús comenzó? Sí, porque la comisión dada por el Señor en Mateo 28:20 no deja lugar a evadir tal responsabilidad que a su vez involucra la perpetuidad. Creemos que el Señor cumplió cada una de sus promesas.

3. En Mateo 28:19, 20 Jesús prometió que la EKKLESÍA duraría hasta Su regreso. No se refiere a la gente de aquel tiempo sino a las congregaciones que fueran exactamente igual a Su EKKLESÍA.

4. En muchas partes del mundo hay asambleas que enseñan exactamente lo que los apóstoles enseñaron y son asambleas autónomas, es decir, sin afiliación a ninguna denominación u organización.

5. Las asambleas bautistas no conformistas no son "protestantes". Las iglesias "protestantes" son aquellas que salieron de la "Iglesia Romana" llevando consigo varias de sus doctrinas erróneas, como el rociamiento de bebés, etc.

5. La historia muestra que los Bautistas No Conformistas han estado presentes en cada siglo desde el tiempo de Jesús.

Conclusión: Nosotros, los Bautistas No Conformistas, tenemos motivos para estar satisfechos de nuestra historia. No somos como los luteranos, que tuvieron su principio con Martín Lutero en 1500, o los presbiterianos con Calvino en el 1500, los metodistas con Wesley en 1700, y muchos otros. ¡Los Bautistas No Conformistas son los únicos que tienen su inicio en el mismo Jesucristo! Si alguien quiere la verdad ¡que vaya a las Escrituras y encontrará la EKKLESÍA que Jesús comenzó! Esta todavía existe.

 

Los milagros.

Por Oscar R. Gil Leal, Cuba. karol0708@gmail.com

“Y hacía Dios milagros extraordinarios por mano de Pablo.” (Hch. 19:11)

       Aquí el evangelista Lucas menciona que Dios hacía milagros extraordinarios por medio de Pablo. En Hechos 20:17-39 Lucas relata el discurso de despedida de Pablo a los ancianos de Éfeso en el cual no hace mención de los milagros, sino que les habla de la forma en que sirvió al Señor: “con toda humildad, y con muchas lágrimas, y pruebas que me han venido por las asechanzas de los judíos; y como nada que fuere útil he renunciado anunciaros y enseñaros, públicamente y por las casas, testificando a judíos y a gentiles acerca del ARRE-PENTIMIENTO para con Dios, y de la FE en nuestro Señor Jesucristo”.

       ¿Estamos en tiempo de MILAGROS?

       Ante todo debemos saber que Dios es soberano y que una de las doctrinas fundamentales de las Escrituras es LA SOBERANÍA DE DIOS. Puesto que Dios es soberano no puede ser encasillado en manera alguna, pero sí podemos decir que Él hace lo que acostumbra hacer, y que nunca ha hecho ni hará desperdicio de milagros, menos aún para saciar a los LOBOS RAPACES (versículo 29) que, afectados por el vicio de Simón el Mago (Simonía, Hch. 8:9-24), quieren tener de criado al Señor Jesucristo, si esto fuera posible, para llenar sus insaciables arcas.

       Del Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado Vila-Escuain, de la editorial CLIE, extraemos lo siguiente respecto al término milagro.

1.    Definición. El milagro es una intervención sobrenatural en el mundo externo, que aporta una revelación singular de la presencia y del poder de Dios. “Se trata, dentro de la acción ordinaria de las fuerzas de la naturaleza, de una interferencia del Autor de la naturaleza. Es un acontecimiento que no resulta de una simple combinación de las fuerzas físicas, sino proviene de un acto directo de la voluntad divina” (Dr. Barnard, Hastings Bible Dictionary, III, p. 384).

2.    Posibilidad de los milagros. Para el que cree en un Dios personal, la posibilidad de los milagros no le causa problema alguno.

3.    Épocas de manifestaciones milagrosas. Es notable observar que en la Biblia los milagros aparecen de manera casi exclusiva en los siguientes períodos:

a) En la época de Moisés y Josué, para confirmar la liberación del pueblo elegido, la promulgación de la Ley y del Pacto, el establecimiento del culto al Dios único y verdadero y la conquista de la Tierra Prometida.

b) Durante el ministerio de Elías y Eliseo, para sostener a los creyentes en una lucha implacable contra el triunfante paganismo.

c) Durante el exilio, salvaguardando Dios la fe de los deportados, al manifestar su poderío y superioridad sobre los dioses paganos, mediante la ayuda prestada a Daniel y sus amigos.

d) Al comienzo del cristianismo, para acreditar la persona del Hijo de Dios y su obra de salvación, para confirmar el fundamento de la Iglesia y la misión de los apóstoles, para apoyar el paso desde el Antiguo al Nuevo Pacto, y para mostrar la excelencia del Evangelio en medio del mundo antiguo, idólatra y corrompido (He. 2:3-4; Ro. 15:18-19; 2 Co. 12:12).

e) Fuera de estos períodos vivieron notables siervos de Dios que no llevaron a cabo milagros concretos, como Abraham y David, entre otros. Del mismo Juan el Sumergidor se llega a decir que aunque fue el más grande de los (5)       hombres del Antiguo Pacto, no había llevado a cabo milagro alguno (Mt. 11:11; Jn. 10:41).

       La Iglesia de Jesucristo espera el importantísimo evento del RAPTO DE LA IGLESIA (Ts. 4:13-17). Esta Iglesia irá a disfrutar de LAS BODAS DEL CORDERO (Ap. 19:7-9) mientras que en la tierra habrán llegado los días de LA GRAN TRIBULACIÓN (Ap. 7:14; Mt. 24:21).

       LOS SIETE AÑOS DE LA GRAN TRIBULACIÓN SERÁ UNA ETAPA DE MILAGROS, sin lugar a dudas (Ap. 11:1-13). Posiblemente sea la dispensación (período) de los mayores milagros jamás vistos. La Iglesia de Jesucristo no pasará ese período pues es TIEMPO DE ANGUSTIA PARA JACOB (Jer. 30:7). Después de las Bodas del Cordero la Iglesia se deja de llamar así y en la Segunda Venida de Cristo se le llama “LOS EJÉRCITOS CELESTIALES, VESTIDOS DE LINO FINÍSIMO, BLANCO Y LIMPIO, QUE LE SEGUÍAN EN CABALLOS BLANCOS” (Ap. 19:14). Entonces la iglesia salvada y victoriosa que regresa de las Bodas del Cordero y con el Cordero, se reunirá con todos los mártires de la Gran Tribulación y comenzaran el reino milenial con Cristo (Ap. 20).

       EN EL MILENIO NO HABRÁ NECESIDAD DE MILAGROS PUES NINGUNA VERDAD TENDRÁ QUE SER DEMOSTRADA. El diablo, la bestia y el falso profeta estarán encadenados en el abismo. Después del milenio, en el que disfrutaremos del Reino de Dios entronizado aquí en la Tierra, estaremos a solo un paso de “los Cielos Nuevos y la Tierra Nueva en donde mora la justicia” (2 P. 3:13; Is. 65:17; 66:22; Ap. 21:1). (Fin)

 

Cómo conducirse durante el servicio en la Asamblea.

1. Siéntese bien y mire al predicador. Otros están mirándolo a usted así que sea ejemplo a los demás.

2. No distraiga a los demás hablando o moviéndose. Use el baño antes del culto, en especial los niños.

3. Escuche: 

(1) Con compasión hacia el predicador pues su obra no es fácil.

(2) En oración por el predicador, por los demás que están en el culto y por usted mismo.

(3) Con su corazón abierto, sumiso a la Palabra.

(4) Con fe.

(5) Con el fin de discernir lo que dice el pastor.

(6) Con papel y pluma en mano para tomar nota de los puntos más importantes. (Fin)

 

Fundamentos. (Segunda parte)

(Copyright 2001 Village Ministries International, Inc. Reimpreso con permiso).

Para Estudio Personal: Capítulo 1.

Sección 1.

1. La palabra griega que se traduce "natural" (PSU-CHIKOS) se encuentra en 1 Corintios 2:14 y 15:44, 46; Santiago 3:15 y Judas 1:19 (donde se le traduce "animal" o "sensual"). Lea estos pasajes y describa posteriormente la palabra "natural".

2. Lea 2 Timoteo 3:16-17. ¿Cuáles son los cuatro tipos de utilidad de la Palabra de Dios? ¿Cuál es su objetivo?

3. ¿Qué promete Santiago 1:5 a aquellos que les falta sabiduría?

4. Lea 2 Timoteo 2:15. ¿Qué debemos procurar con diligencia los estudiantes de la Palabra de Dios? ¿Cuál debe ser nuestro objetivo?

5. Lea 1 Juan 1:6-10. Aquí hay una promesa doble para los que confiesan sus pecados, ¿cuál es?

6. Juan 7:17 establece una condición para determinar la voluntad de Dios. ¿Cuál es esta condición?

7. Lea Colosenses 2:6-7 y Efesios 2:8-9. ¿Cuáles son las dos cosas que deben caracterizar nuestra vida Cristiana?

8. Lea 2 Pedro 3:14-18. ¿Qué objetivo Cristiano se cita en el versículo 14 y cuáles son las dos cosas en las que debemos crecer según el versículo 18?

9. Regrese a 1 Juan 1:6-10. ¿Cuáles son las dos cosas que se requieren de los Creyentes para ser limpiados de sus pecados?

10. Lea Efesios 6:10-18. ¿Quiénes son los verdaderos enemigos y cómo debemos pelear?

11. Lea Efesios 4:11-13. ¿Cuáles son los tres objetivos de "edificar el Cuerpo de Cristo" que se citan?  

Sección 2.

A. La Biblia.

1. La Palabra de Dios escrita.

       La Biblia no es simplemente un libro común. Fue escrita por más de cuarenta autores que vivieron durante un periodo de 1500 años. Jesucristo se refiere a ella como “El Libro” (Hebreos 10:7). Sin ella el hombre jamás podría conocer la norma absoluta de la rectitud de Dios o la necesidad en su vida de la gracia de Dios. Dios escogió escribir Sus Palabras con el fin de que Sus normas se conocieran claramente. La Palabra escrita se acepta mediante la fe y se comprueba por la historia (los eventos que ya han pasado). El hombre se comunica con Dios a través de la oración. Dios le habla al hombre principalmente a través de Su Palabra escrita.

       La inmensa mayoría de nosotros usamos traducciones de la Biblia de los idiomas originales. La mayoría del Antiguo Testamento fue escrito en el idioma Hebreo. Las únicas excepciones se encuentran en el libro de Daniel capítulos del 2 al 7, y en el libro de Esdras capítulos del 4 al 7. Estos capítulos fueron escritos en un idioma "hermano" del Hebreo llamado Arameo, que era hablado por la mayoría de los Judíos en el momento en que estos libros fueron escritos. Todo el Nuevo Testamento se escribió en Griego Koiné (común).

(6)  Las divisiones de los capítulos y los versículos se agregaron tiempo después para facilitar la localización de los distintos pasajes. Estas divisiones no son inspiradas por Dios sino que nos ayudan a entender cómo estas secciones fueron comprendidas tradicionalmente.

2. La Palabra de Dios inspirada.

       Cada porción de la Biblia es inspirada por Dios (2 Timoteo 3:16-17) y es provechosa. La "inspiración" va más allá del genio humano. La iluminación y la revelación nos hablan de cómo Dios es el iniciador de la Palabra. La inspiración es el "aliento de Dios" expresado mediante el escrito de una personalidad humana.

3. La Revelación de la Palabra del Dios Viviente.

       La Biblia es la revelación escrita de la Palabra viviente de Dios, que es nuestro Señor Jesucristo. La "revelación" es el acto de dar nueva información mientras que la "iluminación" es lo que ocurre cuando el Espíritu Santo, obrando dentro de nosotros, hace que se entienda esa "revelación". La Palabra escrita da a conocer a Cristo (compare Hebreos 4:12 con Juan 5:39-47).

       Aquí tendremos que hacer algunas distinciones importantes. El papel y la tinta por sí solos no contienen el poder. El poder detrás del papel y la tinta es el Espíritu de Dios que es quien obra la diferencia en la vida de las personas. El hecho de considerar que las palabras sean tan poderosas en sí mismas, sin estar maravillado por el Autor de las mismas (según Hebreos 12:2), es un error.

B. La Organización de la Biblia.

1. Las dos divisiones principales.

       La Biblia está dividida en dos partes: el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento.

       Hay un total de 66 libros en la Biblia: 39 en el Antiguo Testamento escritos por más de 30 escritores diferentes, y 27 en el Nuevo Testamento, escrito por 10 hombres. Hay 1189 capítulos  (929 en el Antiguo Testamento y 260 en el Nuevo Testamento). El Antiguo Testamento contiene 23214 versículos mientras que el Nuevo Testamento contiene 7959 (haciendo un total de 31173 versículos).

       Un "testamento" es un convenio o pacto en el cual una persona ofrece algo de valor a otra y se acepta el trato. Por ejemplo, cuando alguien desea comprar algún producto se hace una oferta y luego esta se acepta o se rechaza. Una vez que la oferta se acepta se efectúa un convenio o un contrato. El contrato contiene promesas que gobiernan la relación entre las dos partes. Un buen ejemplo de un contrato se encuentra en los votos que se hacen en un matrimonio. Estos votos son un pacto entre la novia y el novio y actúan como los fundamentos de la relación.

       El Antiguo Testamento contiene los pactos originales que Dios hizo con el hombre con respecto al Mesías que había de venir, mientras que el Nuevo Testamento lo da a conocer. En el Capítulo 4 examinaremos estos convenios en el Principio 8 titulado "Recuerda los Pactos".

2. Las cinco divisiones del Antiguo Testamento.

       El Antiguo Testamento se agrupa de la siguiente forma:

a. La Ley llamada "Tora" (en Hebreo) o "Pentateuco" (en Griego, significa "cinco libros"): Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio.

b. Los libros históricos (doce): Josué, Jueces, Rut, I Samuel, 2 Samuel, 1 Reyes, 2 Reyes, 1 Crónicas, 2 Crónicas, Esdras, Nehemías y Ester.

c. Los libros Poéticos (cinco): Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés, y Cantares.

d. Los Profetas Mayores (cinco): Isaías, Jeremías, Lamentaciones, Ezequiel y Daniel.

e. Los Profetas Menores (doce): Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahúm, Habacuc, Sofonías, Hageo, Zacarías y Malaquías.

3. Las tres divisiones del Nuevo Testamento.

       El Nuevo Testamento registra la llegada del Mesías y contiene el nuevo pacto efectuado a consecuencia de esta.

Existe una variedad de temas dentro de los libros. Los libros históricos, por ejemplo, contienen algo de profecía (Mateo 24, Marcos 13, Lucas 21), así como el libro de profecía contiene algunas epístolas (Apocalipsis 2–3). La clasificación de cada libro está basada simplemente en su contenido general. El Nuevo Testamento está agrupado en tres divisiones, y éstas son:

a. Los cinco libros históricos: Mateo, Marcos, Lucas, Juan y Hechos.

b. Veintiún epístolas (o cartas): Romanos, 1 Corintios, 2 Corintios, Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, 1 Tesalonicenses, 2 Tesalonicenses, 1 Timoteo, 2 Timoteo, Tito, Filemón, 1 Juan, 2 Juan, 3 Juan, 1 Pedro, 2 Pedro, Hebreos, Santiago y Judas.

c. Un libro de profecía: Apocalipsis.

Sección 3. Un repaso histórico.

       La belleza de la Palabra de Dios se debe en parte a la consistencia interna, aunque haya sido escrita por varios autores durante un período prolongado de tiempo. La historia considera los eventos del pasado.

       La secuencia de los eventos que se describen a continuación nos muestra un hermoso desenvolvimiento a través de los acontecimientos de principio a fin de la historia humana. Al observar estos eventos principales podemos apreciar fácilmente la introducción y la conclusión de esta historia tan maravillosa. Podemos también obtener una perspectiva clara que contesta la pregunta que los filósofos se han estado haciendo durante siglos: ¿Por qué estamos aquí?

       El siguiente repaso está diseñado para ser solo eso, un repaso. Nos pasaremos el resto de nuestra vida completando los detalles. Por el momento vamos a aprender de los eventos históricos mayores que Dios ha colocado frente a nosotros. Después, en esta misma lección, veremos un repaso del plan de Dios asombrosamente consistente.

(7)  A. Descripción de los eventos.

1. La creación.

       Al principio de la Biblia Génesis describe la creación original de los cielos y la tierra (Génesis 1:1; 2 Pedro 3:6). Al final, en Apocalipsis, la creación original es destruida y se abre el camino para la creación de “un cielo nuevo y una tierra nueva” (Apocalipsis 21–22).

2. La rebelión de Satanás.

       En algún tiempo antes de la creación del hombre Satanás se rebeló contra Dios (Isaías 14:12-14; Ezequiel 28). El propósito de esta rebelión está entretejido a través de toda la Escritura y las extensas ramificaciones de este conflicto no son fáciles de entender. Lo que sí entendemos es que se ha llevado a cabo una guerra entre Dios y Satanás desde antes de la creación del hombre (Apocalipsis 12) y la rebelión final de Satanás ocurrirá después del reino de Cristo de mil años, justo antes de la creación de los nuevos cielos y tierra (Apocalipsis 20:7-10).

3. La Tierra y el Sol.

       Dios preparó la tierra para que el hombre la habitara (Génesis 1:2–2:3, nótese que la palabra hebrea para desordenada es TOHU y significa "no habitable" mientras que para vacía es BOHU y significa "sin gentes"). El problema es que hubo un invasor, Satanás, quien buscaba continuamente desafiar a Dios. Cuando el Señor encarcele a Satanás durante el Reino Milenial (mil años del reinado de Jesucristo en la Tierra, véase Apocalipsis 20:1-3), Él perfeccionará la Tierra para el hombre (Isaías 60–66).

4. El primer y último Adán.

       El primer hombre, Adán, fue creado para ser la cabeza sobre toda la creación (Génesis 1:28; 2:4-25). Fue colocado en el huerto del Edén para cultivarlo y guardarlo. "El último Adán", el Señor Jesucristo (1 Corintios 15:45), establecerá un gobierno físico y literal de mil años (Apocalipsis 20:4). El es "último" en el sentido de que no habrá ningún otro ser perfecto como Él.

5. La batalla del Hombre contra Satanás.

       Cuando Adán "cayó" en Edén se convirtió en un hombre sujeto a Satanás, el príncipe de este mundo (Génesis 3; Juan 12:31; 16:11). Dios más tarde sujetará a Satanás a Cristo antes del comienzo del Reino Milenial (Apo.20:1-3).

6. Toda la humanidad es juzgada.

       Dios permite que el hombre descienda al mal, pero con tiempo Él saldará las cuentas con toda la humanidad. En Génesis 4 al 10 encontramos las condiciones que condujeron al Gran Diluvio, el cual ocurrió debido al desagrado de Dios por la desobediencia humana (Génesis 6:1-13). Dios tratará otra vez con toda la humanidad en la Segunda Venida, después de un periodo de Tribulación de siete años. En esa ocasión hará una separación del resto de la humanidad: unos serán "ovejas" (los creyentes) y otros serán "cabras" (los incrédulos) (Mateo 25:31-46).  

7. Babilonia.

       Después del diluvio de Noé la tierra volvió a poblarse pero la gente decidió irse por el camino equivocado –lejos de Dios. Construyeron en Babilonia la Torre de Babel (Génesis 11) lo cual era una indicación de que el hombre quería salvarse a sí mismo. Pensaron que si podían construir una torre lo suficientemente alta, escaparían del juicio de Dios (como fue el caso del Diluvio) subiendo al cielo. Los cimientos sobre los cuales descansaba la Torre eran una religión llamada "humanismo", la cual supone que el hombre puede salvarse a sí mismo por medios religiosos o económicos. Este tipo de creencias son la base de todos los sistemas religiosos del mundo. Solo el Cristianismo considera que el hombre no puede salvarse a sí mismo por lo que necesita un Salvador. Estas actitudes humanistas se demuestran en la Biblia por aquellos que se opusieron al Dios viviente. Actitudes como estas estuvieron presentes en Babilonia (Isaías 47) y también en la nación de Tiro (Ezequiel 26–27), encontrándose aún hoy en las diferentes religiones que enseñan que el hombre va ascendiendo hasta llegar por etapas a la divinidad y así ser capaz de salvarse a sí mismo. Durante la Tribulación Dios destruirá las organizaciones babilónicas que se hayan creado (Apo. 17-18).

8. Israel.

       Después de esparcir al pueblo de Babel y distribuir los diferentes idiomas a las naciones, el Señor llamó a Abraham para que fuese el fundador de una nueva nación llamada Israel (Génesis 12). A través de la concepción milagrosa de su hijo Isaac y el nacimiento de su nieto Jacob, se dio continuidad a la promesa dada a Abraham acerca del Mesías (Génesis 22:1-18; 28:14). Con el tiempo el pueblo de Israel fue echado de su tierra y dispersado por todo el mundo debido a sus prácticas idólatras, pero las promesas del Señor siguieron en pie. Después de la Tribulación Israel será reunido de una manera sobrenatural y bendecido con el Reino Milenial (Mateo 24:29-31).

9. Las venidas de Jesucristo.

       La Primer Venida de Jesucristo se llevó a cabo en un tiempo perfecto en el plan de Dios para la historia (1 Timoteo 2:6). Los evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan nos narran la historia maravillosa del nacimiento, ministerio, muerte, sepultura y resurrección de Jesús. Jesucristo fue claramente el “Siervo que sufre” descrito bellamente en Isaías 53. La Segunda Venida de Jesucristo se llevará a cabo después de la Tribulación cuando Cristo ponga Sus pies sobre la Tierra y conquiste a Sus enemigos (Zacarías 14:1-8; Apocalipsis 19:11-19), inaugurando el Reino Milenial. En esa ocasión vendrá como el “Rey Conquistador.”

10. Ministerios en oposición.

       Los Evangelios presentan de una manera muy bella el ministerio público del Señor Jesucristo (Mateo, Marcos, Lucas y Juan). El ministerio de Cristo era un constante servicio hacia otros (Mateo 20:28). Esto está en claro contraste con el ministerio del anticristo (también conocido

(8)  como el "hombre de pecado"), quien tendrá un "ministerio" de servirse a sí mismo, procurando la atención hacia él (2 Tesalonicenses 2:1-12; Apocalipsis 6–16).

11. La Asamblea.

       Después de la resurrección y la ascensión del Señor Jesucristo a la diestra del Padre la Iglesia fue "llamada" a esparcir las buenas nuevas del perdón de pecados mediante el sacrificio de Jesucristo (Hechos de los Apóstoles). A la asamblea se le ha dado la responsabilidad de "hacer discípulos a todas las naciones" (Mateo 28:18-20) hasta el momento en que sea llamada a las bodas del Cordero (1 Tesalonicenses 4:13-18; 1 Corintios 15:50-58; Apo.19:7-10).  

B. Resumen.

       Al analizar la secuencia de los eventos que acabamos de describir observamos que resulta un patrón simétrico maravilloso. Es el desenvolvimiento y la conclusión de la historia humana. La siguiente lista lo ilustra. Observe los números conforme se repiten y verá el panorama del Plan de Dios.

1. Creación de los cielos y la tierra originales (Génesis 1:1; 2 Pedro 3:6).

2. La primera rebelión de Satanás (Is. 14:12-14; Ez. 28).

3. La tierra preparada para el hombre (Génesis 1:2–2:3).

4. La jefatura del primer Adán (Génesis 2:4-25).

5. El hombre sujeto a Satanás (Génesis 3).

6. El juicio de toda la humanidad (Génesis 4–10).

7. Construcción de la Torre de Babel (Génesis 11).

8. Israel llamado como nación (Génesis 12).

9. Primera venida de Jesucristo (Mateo, Marcos, Lucas, Juan).

10. Ministerio de Jesucristo Mateo (Marcos, Lucas, Juan).

11. La asamblea es llamada a salir (Hechos).

12. Los redimidos son llamados a lo alto (1 Ts. 4:13-18; 1 Corintios 15:50-58).

13. Ministerio del anticristo (2 Ts. 2:1-12; Ap. 6–16).

14. Segunda venida de Jesucristo (Apocalipsis 19:11-19).

15. Israel es reunida como nación (Mateo 24:29-31).

16. Destrucción de las organizaciones de Babilonia (Apocalipsis 17–18).

17. El juicio de toda la humanidad (Mateo 25:31-46).

18. Satanás es sujetado a Cristo (Apocalipsis 20:1-3).

19. La jefatura del último Adán (Apocalipsis 20:4).

20. La tierra perfeccionada para el hombre (Isaías 60-66).

21. La rebelión final de Satanás (Apocalipsis 20:7-10).

22. Creación de un nuevo cielo y una nueva tierra (Apocalipsis 21–22). (Continuará)

 

La consolación, enseñanza y dirección del Espíritu Santo. (Continuación)

I. La consolación (Juan 14:16; véase Isaías 63:14, Romanos 15:13; Filipenses 1:19, 1 Pedro 4:14; Los Hechos 7:55).

II. La enseñanza del Espíritu Santo.

1. ¿Qué necesidad tiene el hombre de ella? El hombre dejado a sí mismo no puede ver el reino de Dios. Está muerto espiritualmente (Juan 3:3; 2 Corintios 5:4; Romanos 1:21, 22; 1 Corintios 2:14).

2. ¿En que términos se nos promete la enseñanza del Espíritu Santo? (Juan 14:26; 16:13; véase 1 Juan 2:20, 27).

3. ¿Qué relación hay entre la enseñanza del Espíritu y la de la Biblia? Es fácil comprender que tenemos necesidad de un ministerio de enseñanza del Espíritu además del texto escrito en las Escrituras. Notemos cuántas veces la Escritura declara que el Espíritu nos guiará a toda verdad y nos enseñará todas las cosas.

4. La enseñanza personal del Espíritu es una característica del Nuevo Pacto. En el Antiguo Pacto los sacerdotes eran los únicos encargados de enseñar al pueblo las leyes y las ordenanzas de Dios, pero ya no es así en el Nuevo Pacto (Hebreos 8:10, 11; Juan 6:45).

5. ¿En qué medida el Espíritu reemplaza a los maestros humanos? ¿Qué quiere decir 1 Juan 2:27? Esto no significa que no debemos prescindir del ministerio de aquellos a quienes Dios ha calificado para edificar a Su pueblo (Colosenses 3:16; 1 Tesalonicenses 5:11).

6. ¿Qué enseñanza particular da el Espíritu en el seno de las persecuciones? (Véase Mateo 10:19, 20; Lucas 12:12; 21:14, 15).

III. La dirección del Espíritu Santo.

       El Espíritu no solo enseña a cada uno las verdades eternas sino que conduce paso a paso a todos los que confían en Dios.

1. ¿Cuándo nos dirige el Espíritu? En miles de circunstancias de nuestra vida, en fin, nos dirige siempre que estemos dispuestos a seguirle.

2. ¿A quién dirige el Espíritu? Los casos de dirección del Espíritu que hemos citado se refieren a toda clase de servidores de Dios.

3. ¿Cómo dirige el Espíritu? Nos guía por medio de la Pa-labra. Puede que nos guíe con una negativa al cerrarnos una puerta.

4. ¿A qué condiciones nos conduce el Espíritu?

(1) Nos hace creer que Dios nos conduce (Hebreos 11:6).

(2) Nada nos debe separar de Él. Dios nos conducirá en la medida en que permanezcamos en plena comunión con Él.

(3) Hemos de abandonar toda voluntad propia (Mateo 6:24).

(4) Hemos de saber esperar. Dios ha prometido que nos guiará en todas las cosas, pero Él se reserva la hora de Su intervención. La escuela de la paciencia nos es también necesaria y debería ser en principio lo siguiente: En tanto que el Espíritu no se haya manifestado claramente de una manera u otra, debemos permanecer quietos y seguir esperando con confianza y sumisión. (Continuará)

 

 

(9)  Hitos o puntos de referencia de la fe Bautista.

(He usado el libro Landmarks of the Baptist Faith (Hitos de la fe Bautista), de David E. Gonella y publicado por Bogard Press, Texarkana, Tx. para la preparación de estas lecciones).

I. La Salvación.

INTRO: La doctrina de la salvación del alma del infierno debe ser el número uno en toda discusión (1 Juan 5:13). En segundo lugar, ¿de qué vale un bautismo, una doctrina y otras cosas si al morir uno va al Lago de Fuego?

       ¿Hay alguna diferencia en la doctrina de la salvación presentada por la Iglesia Católica Romana, las iglesias protestantes y los Bautistas No Conformistas? Dejemos que cada religión presente su caso.

I. ¿Qué enseñan las principales religiones acerca de la "salvación"?

1. La Iglesia Católico-Romana dice que la salvación viene por hacer buenas obras: "Los fieles son nacidos de nuevo por el bautismo, fortalecidos por el sacramento de la confirmación y reciben en la Eucaristía la comida de la vida eterna".

2. La Iglesia Luterana dice en su catecismo: "¿Qué beneficios otorga el bautismo?" Respuesta: "Obra en el perdón de los pecados, libra de la muerte y el diablo, y confiere salvación eterna a todos los que creen".

3. La Iglesia Metodista: "Creemos que los sacramentos, ordenados por  Cristo, son símbolos y votos de la profesión cristiana del amor a  Dios. Son los medios de gracia por los cuales Dios obra en forma invisible en nosotros".

4. Los Bautistas No Conformistas aunque no tenemos credos: "Creemos  que el pecador depravado es salvo completamente por gracia, por fe en la obra final de Jesucristo en la cruz,  y que los requisitos de regeneración son arrepentimiento hacia Dios y fe en el Señor Jesucristo".

(1) ¿Se basa la posición bautista en las Escrituras?

A. La salvación del alma del Lago de Fuego es por gracia (favor  inmerecido), aparte de obras, incluyendo la inmersión (Efesios 2:8, 9; Tito 3:5).

B. La inmersión no es dada para la salvación del alma sino como una respuesta a una buena conciencia hacia Dios (1 Pedro 3:21).

C. Que solamente Jesús el Cristo es el camino a la vida eterna (Juan 14:6).

II. La Seguridad.

INTRO: Los Bautistas No Conformistas creen en la seguridad eterna del alma en Cristo Jesús.

1. La Iglesia Católico-Romana dice: " Al morir y pasar más allá del mundo del tiempo y el cambio ya no puedes escoger una realidad diferente. Si tu elección en el momento de la muerte fue en Dios quedas en su posesión eterna: el cielo. Pero si al morir tu elección fue algo menos que Dios, experimentarás el vacío y no poseerás el bien en lo absoluto, lo que es el infierno."

2. ¿Qué enseñan los metodistas y los episcopales? Dicen que: "Después de recibir el Espíritu Santo podemos caer de la gracia y volver al pecado; y que por la gracia de Dios podemos levantarnos de nuevo."

(1) ¿Cuál es la posición bautista?

A. Que la salvación es del Señor (Jonás 2:9, Juan 1:12, 13; 1 Pedro 1:3-5).

B. ¿Qué dicen las Escrituras?

(A) Vea las palabras de Jesús en Juan 3:16; 4:14; 5:24; 6:37; 10:27-29.

(B) Pablo: Romanos 8:29, 30, 35-39.

(C) Pedro: 1 Pedro 1:5.

(D) Juan: 1 Juan 5:13.

(E) Judas: Judas 1:1, 24, 25.

3. Objeciones contra la seguridad eterna.

(1) Hay dos razones:

  A. Algunos hombres aplican sus razonamientos humanos.

  B. Aplican mal pasajes difíciles y dicen que la "seguridad eterna" es una licencia para pecar.

(2) Ellos no entienden las Escrituras (Romanos 6:1, 2; 2 Corintios 5:17; Hebreos 12:4-6).

4. Tres textos que se usan para "probar" que uno puede perderse:

(1) Mateo 24:13. Note el contexto: El tiempo de los siete años de gran tribulación.

(2) Judas Iscariote. Jesús habló de él como "el hijo de perdición" (Juan 17:12).

(3) Judas 1:21 "conservaos en el amor de Dios". Podemos entender mejor este texto como una exhortación a continuar en el amor de Dios, como vemos en Romanos 8:35-39.

5. La enseñanza errónea en decir que uno puede perderse.

(1) Lo niega la obra final de Jesús en la cruz. Si uno puede perderse entonces Su obra no fue válida y Sus promesas quedaron sin valor.

(2) Permite al hombre tener parte en su salvación. Si la "salvación es del Señor" (Jonás 2:9), entonces el hombre no tiene parte.

(3) Niega la promesa de que Jesús prometió "vida eterna".

(4) Tal doctrina produce dudas y temor, y no seguridad y confianza (1 Juan 4:18).

III. El Bautismo.

INTRO: Los Bautistas No Conformistas tienen una visión particular del concepto del bautismo (la inmersión).

I. ¿Qué dicen las principales denominaciones acerca del "bautismo" que practican?

1. La Iglesia Católico-Romana: "El bautismo produce el nacimiento del agua y del Espíritu, sin él nadie puede entrar en el reino de Dios."

2. La Iglesia Metodista: "El bautismo es el lavamiento de la culpabilidad recibida en Adán. Por el bautismo somos hechos hijos de Dios. Los infantes necesitan ser lavados del pecado original."

(10) 3. Los luteranos que salieron de los Católico-Romanos enseñan lo mismo, que sin el "bautismo" no hay salvación.

4. Los presbiterianos: "El bautismo es una "señal y sello" de que Dios ha de salvar al infante más tarde."

5. La Biblia:

(1) La inmersión es un rito externo que no hace un cambio en la persona.

(2) La inmersión es una representación externa de la salvación que Dios hace en el corazón.

(3) Es un acto de obediencia por parte del creyente.

(4) Es un símbolo de nuestra creencia de la sepultura y resurrección de Jesús y testimonio de nuestra resurrección en el futuro.

(5) Es la "puerta" para ser miembro de una asamblea local.

(6) No tiene nada que ver con la salvación puesto que la persona es salva antes de ser sumergida.

(7) Es una ordenanza de la asamblea administrada solamente por la autoridad de una asamblea local.

(8) El bautismo bíblico es por inmersión total del creyente en el agua.

II. Requisitos para cumplir con la inmersión bíblica:

1. Debe ser según los mandatos de Jesús y Sus Apóstoles.  Hay cuatro requisitos:

(1) Un candidato propio: una persona que se ha arrepentido de sus pecados y abiertamente ha recibido a Jesús como su Salvador (Hechos 2:41; 8:36-38).

(2) Un modo propio: por inmersión total. Las Escrituras son claras acerca de esto (Romanos 6:3-6). Una descripción propia: Mateo 3:16; Juan 3-23; Hechos 8:36.

(3) Un motivo propio: no para salvar sino para mostrar salvación.  La inmersión es un retrato de las Buenas Noticias (1 Corintios 15:1-4).

(4) Un administrador propio (quien lo lleva a cabo): una asamblea del Nuevo Testamento. El Señor dio autoridad para bautizar a la asamblea que Él comenzó (Mateo 28:18-20).

III. ¿Qué conlleva aquella inmersión?

1.  Mostrar una conciencia limpia delante de Dios (1 Pedro 3:2).

2.  Es una declaración abierta de nuestra fe.

3.  Es la puerta para llegar a ser miembro en la asamblea.

IV. La Cena del Señor.

     Aquí vemos que los Bautistas No Conformistas enseñan una doctrina peculiar.

I. Cuatro vistas dominantes con relación al significado de la Cena del Señor. Transustanciación,  consustanciación, sacramental/presencia real, y simbólica.

1. La "Iglesia católica" enseña la "transustanciación" que es la "transformación" de los dos elementos. Cuando el "sacerdote" bendice los elementos estos llegan a ser la carne y la sangre de Jesús. Por lo tanto, Jesús es sacrificado cada vez que hay una misa.

2. Las iglesias Episcopal y Luterana enseñan algo diferente llamado consustanciación, donde los elementos no se convierten en la carne y la sangre de Jesús sino que existen espiritualmente en estos.

3. La práctica de los presbiterianos y los metodistas es diferente y se describe por la palabra "sacramental".  A ellos el acto de tomar los elementos les asegura una bendición o favor.

4. Los Bautistas No Conformistas no creen que haya ninguna "gracia" o "bendición" que se reciba al tomar la Cena del Señor.

II. La razón bíblica de la Cena del Señor.

1. Juan 6:53-56. ¿Jesús habló literalmente? Hay cuatro argumentos contra tal afirmación.

(1) Consumir sangre estaba prohibido en el A. T. (Deuteronomio 12:23).

(2) Jesús estaba haciendo una ilustración.

(3) Jesús no estaba hablando de tomar la Cena.

(4) Tal cosa va contra la naturaleza de la salvación: "Por gracias somos salvos, no por obras".

III. La institución de la Cena (Marcos 14:16-25).

1. Fue un retrato de la comida de la Pascua (hebreo: PESACH, "un paso por encima, tránsito"; no se debe usar la palabra "pascua" pues es una palabra inventada por los traductores).

2. Parece que el Señor usó pan sin levadura y jugo de uvas sin fermentación, al ser la levadura un símil del pecado (Marcos 8:15). El vino, al fermentar, representa un proceso de corrupción. Por eso el jugo fresco es el elemento que se debe usar.

IV. El propósito de la Cena.

1. Es un memorial o recordatorio (1 Corintios 11:23-28).

(1) A Jesús mismo.

(2) Es recordar el precio pagado.

(3) Es examinarse a sí mismo para ver si hay aún pecados en nuestras vidas que no han sido confesados.

V. ¿Quién tiene la autoridad para administrar la Cena?

1.  Durante Su tiempo sobre esta tierra Jesús estableció la EKKLESÍA y le dio la comisión y las ordenanzas. Por eso solamente una asamblea que siga los mandamientos de Jesús tiene autoridad para servir la Cena. No es algo para hacer en una casa particular sino solamente por una asamblea.

2. ¿Quién puede participar en la Cena? 

(1) Solamente las personas que se han arrepentido de sus pecados y han recibido a Jesús como su Salvador.

(2) Solamente los creyentes que han sido obedientes y han sido sumergidos por la autoridad de una asamblea que cumple todos los requisitos dados por el Señor.

(3) Solamente los creyentes que viven una vida disciplinada (1 Corintios 5:1-13).

(4) Solamente las personas que son miembros de tal congregación. Se llama "comunión cerrada".  (Continuará) 

(11)      TEMA: La fiesta pagana de la Navidad.

LECTURA: Marcos 7:1-12.

TEXTO: Gálatas 4:8-11.

INTRO: La "tradición" de tal fiesta no se encuentra en las Escrituras. Es obra de Satanás distraer la atención de la cruz de Jesucristo y ponerla sobre otras cosas. Al poner tanto énfasis sobre el nacimiento de Jesús Satanás desvía la atención del propósito de este acontecimiento: ¡Su muerte en la cruz en lugar del pecador!

       Durante los meses de octubre y noviembre los comercios comienzan su campaña para engañar a los ignorantes con el propósito de quitarles su dinero. Pero no debemos culpar solamente a los comerciantes, porque las "iglesias evangélicas" y las "protestantes" (que salieron de la "iglesia madre", la papista) están llevando a cabo esta tradición de la "iglesia madre".

       ¿Qué significa "navidad"? = natividad o nacimiento. Es una fiesta religiosa inventada por la iglesia romana.

I. Y la pregunta: ¿Por qué no debemos celebrar la "navidad"?

1. Nosotros, las Asambleas Bautistas No Conformistas (ABNC), no surgimos de la "Iglesia Católico-Romana" como en el caso de los "protestantes" y los "evangélicos" (los "protestantes" salieron directamente de la "iglesia romana" y luego los "evangélicos" de los "protestantes").  Nosotros existimos años antes de la formación de la "iglesia universal". Por esta razón no tenemos ninguna obligación de seguir la tradición de los apóstatas.

2. No hay ningún mandamiento en las Escrituras que nos ordene celebrar tal evento.

3.  Ninguno de los apóstoles celebraron el nacimiento de Jesús.

4. Ninguno de los creyentes de las primeras asambleas celebró tal día.

5. Las Escrituras están completas con la revelación de Dios y nos enseñan lo que debemos hacer (2 Timoteo 3:16, 17).

(1) Somos instruidos a adorar a Dios y no a la tradición (Juan 4:24).

(2) Somos instruidos a sostener la obra de Dios (2 Corintios 9:6, 7).

(3) Somos instruidos sobre cómo debemos testificar (Hebreos 1:8).

(4) Somos instruidos sobre cómo debemos sumergir a los creyentes (Hechos 8:36-39).

(5) Somos instruidos sobre cómo participar en la Cena (1 Corintios 11:23-26).

(6) En ningún lugar se nos instruye a celebrar el nacimiento de Jesús.

6. No se conoce la fecha de su nacimiento. Si Dios hubiera querido revelarla sin duda lo habría hecho.

II. Entre las "iglesias" papistas, protestantes y evangélicas hay muchas tradiciones que no tienen fundamento en las Escrituras.

1. Dicen que los pastores y los astrólogos llegaron al sitio del nacimiento en la misma noche pero esto no es cierto.

2. Los pastores, cerca de la ciudad de Belén, llegaron la misma noche (Lucas 2:8-18).

3. Los astrólogos (y no magos), vivían a una gran distancia por lo que no pudieron llegar a la casa de la madre y el "padrastro" de Jesús hasta pasados casi dos años (Mateo 2:1-11, 16).

4. No se conoce el número de los astrólogos. Los nombres que se usan hoy son: Melchor, Gaspar y Baltasar, y forman parte de una tradición falsa.

5. La enseñanza de que el Cristo nació el día 25 de diciembre no tiene base, especialmente si consideramos que era en invierno, y las Escrituras dicen que los pastores estaban en el campo con los animales. Durante el invierno los animales eran guardados en un corral.

6. No se nos ha mandado a adorar a un niño en un pesebre, tampoco al Crucificado sobre una cruz. ¡Se nos mandó a adorar al Cristo resucitado, sentado a la diestra del Padre en el Tercer Cielo!

III. ¿Cuándo se originó aquella celebración pagana?

1. Después de 300 años de la resurrección de Jesucristo no hubo ninguna celebración de Su nacimiento, pero durante aquellos años hubo una "salida" de la verdad (1 Juan 2:19) y poco a poco se formó la "iglesia universal" que luego llegó a ser la "Iglesia Católico-Romana", la cual abandonó las enseñanzas del Señor Jesucristo y las de Sus apóstoles, comenzando a inventar sus propias enseñanzas. Una de estas enseñanzas fue la celebración de los días de los "santos", los grandes de la "iglesia" ya muertos. Muy pronto comenzaron a celebrar el día del nacimiento de Jesús pero ¿qué día sería? Hubo un "concilio" con este fin y se decidió que fuera un día reconocido para atraer a la gente, seleccionándose el día pagano de la adoración al sol: el 25 de diciembre.

2. Durante los últimos 2000 años, los Bautistas No Conformistas y docenas de otras asambleas ¡no han celebrado tal día!

3. La celebración de la "navidad" es una mezcla de papismo y comercio, y el creyente en Jesucristo no debe participar de ella (1 Juan 2:15-17).

4. Esta celebración es mundana porque es una fiesta de las tantas en las que nadie recuerda el nacimiento del Cristo.  Es una fiesta llena de bebidas, juguetes (pura basura que los padres, sin pensar, compran), árboles (para ser tirados a la basura pocos días después), adornos, luces, y muchas cosas más (Jeremías 10:2-5).

5.  Por eso no celebramos la navidad, porque está prohibido en las Escrituras (Gálatas 4:8-11; Romanos 14:5).

6. Las instrucciones para el creyente respecto a este asunto se encuentran en 2 Corintios 6:14-7:1. (Fin)

 

 

(12)      Una conducta distinta.

LECTURA: Romanos 12:9-21.

INTRO: ¿Quieres saber cuáles reglas nos enseñan a vivir una vida que agrade a Dios? En estos textos el Espíritu Santo instruye al Apóstol Pablo sobre cómo debe conducirse el creyente.

I.  Versículo 9: "El amor sea sin fingimiento." (El amor debe ser sincero y verdadero; sintamos este amor los unos por los otros).

1. El amor del creyente debe ser:

(1) Imparcial, equitativo, justo (Deuteronomio 10:19).

(2) Generoso, desprendido, altruista (Mateo 22:39).

(3) Es una prueba de ser discípulo de Jesús (Juan 13:35).

(4) Abundante, rico, cuantioso (1 Tesalonicenses 3:12).

(5) Ferviente (1 Pedro 1:22).

2. El amor del creyente debe ser sincero (Josué 24:14a; 1 Corintios 5:8; 2 Corintios 1:12; 2:17; Filipenses 1:9-11; Tito 2:6-8; 1 Juan 3:18).

3. El amor del creyente debe ser sin hipocresía (Proverbios 23:7a; 26:25; Mateo 23:1-36; Tito 1:15, 16).

(1) Algunas señales del hipócrita:

A. Poco caritativo, duro, falto de benevolencia, severo, rígido (Mateo 7:1-5).

B. Hablan en forma "religiosa" (Lucas 6:46).

C. Legalista, rigoroso, estricto legal o moralmente (Juan 7:23).

D. Judicial, crítico, discriminador (Romanos 2:1).

E. Predicado pero no practicado (Romanos 2:21-23).

F. Profesan pero no poseen (Tito 1:16).

G. Egoísta, interesado (Santiago 2:14-16).

H. Falso, pérfido (Santiago 3:10).

II. Versículo 9b: "Aborreciendo lo malo y adhiriéndoos a lo bueno". Detestad al mal y adheríos al bien; aborrezcan lo malo y sigan lo bueno; pongan a un lado el pecado y guarden lo que es bueno (Job 28:28; Salmos 34:14; 97:10; Proverbios 4:27; 14:16; Zacarías 7:8-10; 1 Corintios 10:6-10; 1 Tesalonicenses 5:11; 1 Pedro 3:11; Lucas 6:35, 36; Hebreos 13:16; Santiago 4:17).

III. Versículo 10a: "Amándoos los unos a los otros con amor fraternal". Tengan amor unos a otros como hermanos cristianos; amaos entrañablemente los unos a los otros con afecto fraternal; debemos amarnos unos a otros con el cariño de hermanos.

1. Esto habla de bondad, benevolencia, gentileza, amabilidad (1 Corintios 13:1-13; Efesios 4:32; Colosenses 3:12-14; 2 Pedro 1:5-7).

2. Versículo 10b: "En cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros". Muestren respeto unos por otros; rivalizad en prestaros mutuamente honor y estima, dándose preferencia y respetándose unos a otros. 

(1) Humildad (Proverbios 16:19; 22:4; 29:23; Isaías 57:15; Mateo 18:1-4; Miqueas 6:8; Lucas 14:10; 22:24-26; Romanos 12:2; Santiago 4:10; 1 Pedro 5:5, 6).

IV. Versículo 11a: "No siendo perezosos en lo que requiere diligencia". No sean perezosos, sino trabajen siempre con esfuerzo, diligentes, sin desmayo, esfuércense. 

1. Diligencia, laboriosidad (Proverbios 6:6; 10:5; 12:11; 13:11; 20:13).

2. Pereza, flojera (Proverbios 18:9, 24:30, 31; Eclesiastés 10:18; 2 Tesalonicenses 3:11; Hebreos 6:11, 12).

V.  Versículo 11b: "Siendo ardientes en espíritu". Trabajen con esfuerzo, no sean flojos.

1. Celo, fervor, ardor (Eclesiastés 9:10; 1 Corintios 14:12; 2 Timoteo 1:6; 2 Pedro 1:13, 14).

VI. Versículo 11c: "Sirviendo al Señor". Trabajen por el Señor con un corazón lleno de amor, servid con fervor de espíritu al Señor, sirvan el Señor con corazón ardiente.

1. Servicio espiritual: Dios lo demanda (Éxodo 23:25; Deuteronomio 10:12; Salmos 2:11; Efesios 6:7; Hebreos 12:28).

VII. Versículo 12a: "Gozosos en la esperanza". Manteneos gozosos en la esperanza, tengan gozo en su esperanza, vivan alegres por la esperanza que tienen.

1. Esperanza espiritual:

(1) Capacitó a Abraham a llegar a ser "padre" de los fieles (Romanos 4:18).

(2) Es el elemento que salva el alma (Romanos 8:24).

(3) Viene por medio de las Escrituras (Romanos 15:4).

(4) Permanece para siempre (1 Corintios 13:13).

(5) El creyente debe testificar de esta esperanza (1 Pedro 3:16).

(6) Es la inspiración para vivir una vida santa (1 Juan 3:3).

VIII. Versículo 12b: "Pacientes en la tribulación". Tengan paciencia cuando sufren, no se rindan en las dificultades.

1. Paciencia: Virtud de sufrir sin perturbación del ánimo los infortunios y trabajos; espera y sosiego en las cosas que se desean mucho, clamor, resignación.

2. Ejemplos:

(1) La asamblea de Tesalónica (2 Tesalonicenses 1:1-4).

(2) Abraham (Hebreos 6:13-16).

(3)  Job (Santiago 5:10, 11).

IX. Versículo 12c: "Constantes en la oración". No dejen que haya nada que les impida orar, no dejen de orar siempre, sean perseverantes en la oración.

1. La oración es un mandamiento (1 Crónicas 16:11; Mateo 7:7-11; 26:36-41; Lucas 18:1-8; Juan 16:24; Efesios 6:18; 1 Tesalonicenses 5:17; Santiago 5:13-18).

X. Versículo 13a: "Compartiendo para las necesidades de los santos". Cuando veáis a algún hijo de Dios en necesidad corra a ayudarlo. Compartid vuestros bienes con los creyentes que se hallen en necesidad, ayuden a los creyentes en sus necesidades, compartan lo que tengan con los hermanos cristianos necesitados. 

1. Benevolencia: simpatía y buena voluntad hacia las personas, caridad, dádiva.

(1) Jesús lo ordenó (Mateo 5:42).

(13)      (2) Es el consejo de Pablo (Hechos 20:35).

(3) Estímulo a compartir (Proverbios 11:25; 22:9; Isaías 58:10; Lucas 6:38; 2 Corintios 9:6).

XI. Versículo 13b: "Practicando la hospitalidad". Dando comida y un lugar de descanso a quienes lo necesitan, reciban bien a los que los visitan, practiquen la hospitalidad. Fórmate el hábito de invitar a comer a tu casa y ofrecer alojamiento a los que lo necesitan.

1. Hospitalidad: buen recibimiento a los peregrinos, menesterosos y desvalidos al darles asistencia. 

(1) Un deber: 1Timoteo 3:2; 5:9, 10; Tito 1:8; Hebreos 13:2; 1 Pedro 4:9.

XII. Versículo14 a: "Bendecid a los que os persiguen". Si alguien te maltrata por ser cristiano no lo maldigas, bendigan a los que los maltratan, oren y den gracias por los que los persiguen.

1. Dar bien por mal es un mandamiento: Éxodo 23:4, 5; Proverbios 25:21, 22; Mateo 5:43-48; Lucas 6:27-36; 1 Tesalonicenses 5:15.

XIII. Versículo 14 b: "Bendecid y no maldigáis". Sí, oren por ellos en lugar de hablar en su contra; pidan para ellos bendiciones y no maldiciones; oren para que Dios los bendiga.

(1) Maldición prohibida (Eclesiastés 10:20; Lucas 6:27, 28; Santiago 3:1-12).

XIV. Versículo 15a: "Gozaos con los que se gozan". Si alguien se alegra, alégrate con él; alegraos con los que están alegres; sean felices con quienes están felices.

1. Regocijo, alegría:

(1) El deber de, Salmo 5:11; 32:11.

(2) En tiempo de hambre, Habacuc 3:17-19.

(3) En tiempo de persecución, Hechos 5:40-42.

(4) En tiempo de encarcelamiento, Hechos 16:22-26.

(5) En tiempo de pobreza, 2 Corintios 6:3-10.

(6) En tiempo de pérdida, Hebreos 10:32-34.

(7) En tiempo de pruebas, 1 Pedro 4:12-14.

XV.  Versículo15b: "Llorad con los que lloran". Entristecidos con los que están tristes; si alguien estuviera triste acompáñale en su tristeza.

1. Compasión humana:

(1) Ejemplos de Jesús: Mateo 9:35, 36; 20; 29-34; Marcos 1:40, 41; Lucas 7:11-15; Juan 11:32-35.

(2) Ejemplo del buen samaritano: Lucas 10:25-37.

XVI. Versículo 16a: "Tened un mismo sentir los unos por los otros". Haya entre vosotros mutua armonía de sentimientos; trabaja con armonía; vivan en paz unos con otros; vivan en armonía unos con otros.

1. Unidad: propiedad de todo ser por la cual no puede dividirse sin que su esencia se destruya o altere (1 Corintios 1:10; 2 Corintios 13:11; Efesios 4:3; Filipenses 1:27; 4:2; Colosenses 2:1, 2; 1 Pedro 3:8).

XVII. Versículo 16b: "No siendo altivos sino acomodándoos a los humildes". No sean orgullosos; no obren ni piensen con orgullo; no te afanes por conquistar el favor de los importantes; no sean altaneros sino llévense bien con las personas de modesta posición.

1. Humildad: virtud de reconocer nuestra bajeza y miseria y obrar conforme a estos. Sumisión, rendimiento. 

(1) Es un mandamiento (Miqueas 6:8; Lucas 14:7; 22:24-26; Santiago 4:7-10; 1 Pedro 5:5-7).

XVIII. Versículo 16c: "No seáis sabios en vuestra propia opinión". No os tengáis por sabios ante vuestros propios ojos; no te hagas el que lo sabe todo; no piensen que son sabios.

1. Presunción: amor propio, vanagloria (Proverbios 3:7; 26:12; Isaías 5:21; 1 Corintios 8:2).

XIX. Versículo 17a: "No paguéis a nadie mal por mal". Cuando alguien les haga algo malo no le correspondan con maldad; nunca pagues mal con mal; no devolváis a nadie mal por mal.

1. La venganza está prohibida (Levítico 19:18; Proverbios 20:22; 24:29; Mateo 5:38-42; 1 Pedro 3:8-12).

XX. Versículo 17b: "Procurad lo bueno delante de todos los hombres". Poned cuidado en hacer lo que está bien a la vista de todos; actúa siempre honrada y limpiamente; traten de hacer lo que todos los hombres saben que es correcto y bueno.

1. Honradez: rectitud, integridad/

(1) Es un mandamiento (Levítico 19:35, 36; Deuteronomio 25:13-16; Proverbios 11:1; Romanos 13:7-10).

XXI.  Versículo 18: "Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, tened paz con todo los hombres." (Romanos 14:19; Hebreos 12:12).  (Fin)

 

Lo que no puede salvar tu alma.

LECTURA: Efesios 2:1-13.

TEXTO: Efesios 2:8, 9.

INTRO: Puesto que hay tanta confusión sobre cómo salvar nuestras almas del infierno, veamos lo que dicen las Escrituras.

I. Muchas "iglesias" enseñan que uno tiene que ser "bautizado" para recibir el perdón de los pecados, y usan Juan 3:5, Hechos 2:28 y Marcos 16:16 para "probar" la necesidad de ser bautizados para recibir el perdón de pecados.

1. Ahora bien, un breve estudio muestra que el contexto de estos versículos enseñan claramente que la inmersión no tiene nada ver con el perdón de pecados.

2. Muchos predicadores, ignorantes de lo que dicen las Escrituras (siguen ciegamente a su denominación), dicen que el pecador "tiene que" tener obras para ganar "méritos" a fin de ser salvos. La confusión viene de Juan 5:29 "Los que hicieron el bien para la resurrección de vida".  Pero ¿qué es el "bien"? ¡El "bien" es el arrepentimiento y la fe de corazón en la obra final de Jesús en la cruz!

II. Es muy común oír que uno "tiene que" asistir a todos de los cultos para ser salvo.

(14)      1. Véase Hechos 17:24, 25. La salvación no se encuentra en un edificio. El aula de reunión es simplemente un "aula de reunión". Como podemos leer en las Escrituras, la salvación tuvo lugar en muchos lugares. Sí, los creyentes deben asistir fielmente según Hebreos 10:25.

III. La salvación no se alcanza recitando la "Oración del pecador" (Lucas 18:9-14).

1. Dios no puede escuchar las peticiones de los incrédulos (Proverbios 28:9; Isaías 59:2; Juan 14:6).

2. Si uno no tiene a Jesús como Salvador no tiene acceso al Padre. Por eso no existe eso de la "Oración del pecador".  La salvación es sobre el arrepentimiento de tus pecados y la aceptación, por fe, de la obra que Jesús hizo en la cruz.

3. No es bíblico decirle al pecador que ore para que Dios le salve. El pecador tiene que entender su condición pecaminosa y arrepentirse de su mala vida. Luego, por fe, tiene que aceptar a Jesús como su Salvador.

4.  No hay ninguna referencia en las Escrituras que diga que el pecador tiene que "orar" para ser salvo. Al contrario, las Escrituras dicen que para ser salvo hay que "creer", "aceptar", "recibir", "confiar" en la obra final de Jesús en la cruz.

5.  Muchos falsos predicadores usan 1 Juan 1:9 y dicen que el pecador tiene que "confesar" sus pecados para ser salvo, pero aquel versículo se escribió a los creyentes y no a los perdidos.

IV. La receta bíblica sobre cómo ser salvo:

1. Reconocer su condición pecaminosa (Isaías 1:5, 6; Romanos 3:9-18, 23).

2. Reconocer que la paga del pecado es la muerte eterna, o sea, el Lago de Fuego (Apocalipsis 21:8).

3. Entender que Dios el Creador proveyó salvación para los pecadores (Isaías 53:1-6; 1 Pedro 1:18, 19).

4. Arrepentirse (haga un cambio en su vida) de sus pecados, volviéndose a Dios (Isaías 55:7).

5. Aceptar la obra final de Jesús y recibirle como su Salvador (Juan 1:11-13). (Fin)

 

Preservados por siempre.

TEXTOS: Juan 5:24; 1 Pedro 1:23; Marcos 9:23; Santiago 4:7; 1 Juan 5:12.

INTRO: ¿Pueden perderse los creyentes? ¡Claro que no!  ¡Una vez que se es salvo es imposible perder la salvación!

I. Textos que hablan de la certidumbre de la salvación: Juan 3:36; 5:24; 10:27-29; Romanos 8:30, 38, 39; 1 Timoteo 1:12; Judas 24, etc. etc.

II. Junto con el tema de la preservación se debe recordar que:

1. Después de ser salvo el creyente, aunque caiga, no se pierde. Pierde la comunión con Dios pero no su posición (Romanos 8:1). 

(1) Jesús pagó la pena por tus pecados, pasados, presentes y futuros (Hebreos 7:25).

(2) Él no exige dos pagos (Hebreos 9:28).

2. Cuando un creyente peca Dios se ofende y la comunión se rompe hasta que se confiese el pecado (1 Juan 1:9).

3. El pecado acarrea consecuencias en la vida:

(1) Disciplina (Hebreos 12:3-11).

(2) Destrucción de la carne o incluso la muerte (1 Corintios 5:1-5; 11:27-30).

4. Sí, el creyente peca, pero no se debe "practicar" el pecado (1 Juan 3:9).

5. No use esta doctrina como pretexto para pecar. Los resultados son graves. (Fin)

 

La última palabra.

       Esta revista es una obra de amor por parte del Evangelista J. Alvino Nelson y su esposa Janet. Contamos con la ayuda del hermano Oscar Gil y su hijo Abraham en la corrección del material.

       Los gastos en papel y franqueo son asumidos por hermanos que desean que tú llegues a conocer la verdad de las Escrituras con relación a la EKKLESÍA, la cual Jesús comenzó durante Su vida terrenal.

       Se envía gratis a todos los que nos escriben solicitándola. Está disponible también a través del correo electrónico, solo tienes que escribir a la siguiente dirección y la recibirás con mayor rapidez: jan23@cox.net. Además, puedes visitar nuestra página web www.hojasdeoro.com para acceder a los números anteriores.   Nuestra dirección postal es:

     Hojas de Oro,   660 South Front,  Salina, Kansas, 67401   EE. UU.

     Aviso: Para recibir esta revista durante el año 2010 debe renovar su suscripción antes del mes de diciembre. Esta publicación no es un folleto para distribución general, sino para ser usada como material de estudio por predicadores y maestros de la Biblia. Aunque su distribución es totalmente gratuita, pida solamente el número de copias que tú puedes usar. Por treinta nueve años hemos enviado esta revista sin costo, empleando miles de horas de labor a cambio de ningún salario. ¡Nuestra remuneración son sus cartas y oraciones!

       Por favor, si cambia de domicilio no deje de avisarnos.  Los envíos que son devueltos representan una pérdida de dinero. Si tú puedes recibir la revista por correo electrónico escríbanos a la dirección que aparece arriba, sería mucho más rápido para usted y más económico para nosotros. Si no recibimos su cupón de suscripción antes de fin de año nos veremos en la obligación de quitar su nombre de nuestro archivo pues no podemos derrochar recursos. ¡Póngase en contacto con nosotros hoy!