NuNuNNNHojas de Oro

Año XXIX, No. 3, Marzo, 1999

 

Nuestra Relación Al Mundo  (Adaptado)

TEXTO: Santiago 4:4

INTRO: El "mundo" (el sistema donde vivimos) no toma a Dios en cuenta, resiste Sus normas, Sus reglas, y sus mandamientos, y rechaza Sus caminos y Su manera de vivir.

I. La relación correcta del creyente con el mundo.

1. Ha sido escogido y llamado fuera del mundo, Juan 15:18, 19.

2. Ha sido crucificado al mundo y el mundo a él, Gálatas 6:14.

3. Debe estar separado del mundo, 2 Corintios 6:14-18.

4. Debe poner la vista en las cosas de arriba, Col. 3:1. 2.

5. Debe ser transformado de este mundo, Rom. 12:2.

II. Cuatro pasos peligrosos para el creyente en su re­lación con el mundo:

1. Amistad con las personas en el sistema, Santiago 4:4.

(1) Amistad es deleitarse en o anhelar algo, una disposi­ción amable hacia algo, desear lo mejor para uno.

2. Amor de las cosas del mundo, 1 Juan 2:15-17.

(1) Los deseos de la carne. Esto habla de "poder".

(2) Los deseos de los ojos. Esto habla de "poseer".

(3) La soberbia de la vida. Esto habla del orgullo, la po­pularidad.

3. Conformarse con el mundo, véase Romanos 12:1, 2.

4. Ser juzgado con el mundo, 1 Corintios 11:32.

(1) El ejemplo de Lot, véase Génesis 13:10-13. El juicio, capítulo 19.

III. Los resultados de una relación equivocada con el mundo.

·      Ahoga la Palabra, Mateo 13:22.

·      Te causa el alejamiento de Dios, 2 Timoteo 4:10.

·      Que "aquel día" venga de repente, Lucas 21:34.

·      Una vida equivocada, Efesios 2:2.

CONCLUSIÓN:  ¿A qué vas a dedicar tu vida?  (fin)

 

Tu Autoridad Final (Adaptado)

LECTURA: Jueces 17:1-6

TEXTO: Jueces 17:6

INTRO:  Muchas personas hoy viven como la gente en el día de Micaías.  He apuntado cinco pasos que muestran que poca gente quiere una autoridad final, o sea Dios en sus vidas.

I. Hay aquellos que dicen: "...parece bien en mi opi­nión...", "... como yo lo veo...", "... así me parece...", "... si me hace sentir tan bueno como puede ser malo...", "... Dios me entenderá...", "... yo lo hice en mi manera...", "... tenías que estar allí...", "... hacemos nuestras decisiones para nosotros mismos...",  1 Crónicas 13:4.

II.  Vea los resultados de hacer lo que parece bien:

1. Eva. 2. Caín. 3. Satanás. 4. Lot, etc.

(1) Véase Proverbios 14:12; 21.2.

III. Todos nuestros pensamientos y caminos son con­trarios a los de Dios, Is. 53:6, 55:7-9; Ro. 3:12; 8:7.

IV: Nuestra preocupación debe ser, hacer lo que es correcto en los ojos de Dios, buscar y andar en Sus caminos, Oseas 14:9.

V.  De veras, cada persona necesita un Rey, Alguien que  su vida, Alguien que puede hacer las decisiones correc­tas, Alguien que puede ser nuestra autoridad final, véase Deuteronomio 12:8, 9. (fin)

a de Dios Hacia La espiritual, XI

La Escalera de Dios Hacia La Madurez Espiritual, XI

TEMA: La Vida Pensamiento del Creyente

LECTURA: Filipenses 4:1-9

TEXTO: Filipenses 4:8

INTRO:  Hermano en Cristo, Ud. debe ser un creyente fuerte, uno quien hará lo que es correcto en la faz de oposición poderosa.  Una manera en lo que podemos lle­gar fuerte en el Señor, es  controlando sus pensamientos, véase Gá. 5:22,23  "... dominio propio...". 

I. Véase Proverbios 23:7 "... porque cual es su pensa­miento en su mente, tal es él...".

1. Dios abomina los pensamientos de los malos, Proverbios 15:26.

2. Dios aborrece el corazón que maquina pensamientos inicuos, Proverbios 6:1.

3. Dios sabe cada uno de nuestros pensamientos según Hebreos 4:12 u.p.

II. Hay tres maneras en lo que nuestros pensamientos tienen un afecto sobre nosotros:

1. Pensamientos afuera o sea de otros.

(1) De nuestros padres, Mateo 15:4.

(2) De las autoridades civiles, Romanos 13:7.

(3) De los pastores, 1 Timoteo 5:17.

(4) Sin favoritismo, 1 Corintios 4:6.

    A. Una buena regla, Salmo 19:14.

2. Pensamientos internos.  Nuestros pensamientos contro­lan nuestras acciones.  ¡Ten cuidado!  Hay buen consejo:

(1) No debe codiciar el otro sexo, Mateo 5:28.

(2) No debe pensar en las cosas vanas, Salmo 119:37.

(3) Hay que pensar con sensatez, "... no tengáis de voso­tros mismos un concepto más alto del que se debe tener, sino más bien tened de vosotros mismos un concepto equilibrado... "  Romanos 12:3 (N.V.I).

(4) Hay que purificar nuestros corazones, Stg 4:8. Fil 4:8.

  A. Ud., como creyente, tiene la habilidad a controlar sus pensamientos porque el Espíritu Santo vive en Ud., 1Cor. 10:3-6.

3. Pensamientos hacia arriba.  Siendo que Dios sabe cada uno de sus pensamientos, hay que tener cuidado.

(1) Véase Mateo 9:4 p.p.; 1 Co. 3:20; Proverbios 15:26.

(2)  Pablo dio buen consejo en Romanos 12:2.  ¿Cómo podemos "renovar" nuestra mente?

  A. Confesando nuestros pecados (no pidiendo perdón sino nombrándolos.  El perdón viene una vez, que el cre­yente los confiese), 1 Juan 1:9.

  B.  Memorizando la Palabra, Salmo 119:11.

  C. Permanecer en Cristo, Juan 15:7.

CONCLUSIÓN:  Recuerde que sus pensamientos son un índice de su carácter, la fuerza atrás de sus acciones.  Por eso, hay que guardar sus pensamientos limpios, y con esto Ud. ha de guardar su vida limpia.  (Continuará)l

era de Dios Hacia La Madurez

La Escalera de Dios Hacia La Madurez Espiritual, XII

TEMA: Nuestras Emociones

LECTURA: Romanos 12:9-21

TEXTO: Romanos 12:15

INTRO:  ¿Creyentes sufren de problemas emocionales?  ¡Seguro que sí!  Las preocupaciones vienen de adentro de la vida, y por esto, Ud., como un creyente, puede contro­larlas, pero ¿cómo?

I. Esperando en Dios, Salmo 43:5.

1. Aquí encontramos el primer paso a la victoria so­bre las preocupaciones, Proverbios 3:5, 6.  Véase Salmo 31:1-4.

II. Hablando con Dios, Jeremías 33:1-3.

1. Sí, Ud. como creyente, tiene una línea abierta con Dios, no importa la hora del día o de la noche, y pode­mos hablar con Él en confianza acerca de nuestras preo­cupaciones.

III. Vivir un día a la vez, Mateo 6:34.

1. Véase Salmo 127:2; Mateo 6:25; Lucas 10:41; 12:29;  21:34; Filipenses 4:6, 1 Pedro 5:7.

IV. Confía en la fidelidad de Dios, Lam. 3:22-24.

1. Véase Éxodo 3:7; Deut. 30:1-3; 2 Crónicas 36:15.

V. Confía en la presencia de Dios, Hebreos 13:5, 6.

1. En la peregrinación de vida, Génesis 28:15.

2. Cuando hay necesidad de descanso, Éxodo 33:14.

3. Cuando hay batallas en su vida, Deut. 20:1

4. Cuando hay pruebas, Isaías 43:2.

5. En la más pequeña asamblea, Mateo 18:20.

6. Hasta el fin de la edad, Mateo 28:20.

VI. Comienza a poner en acción lo que Ud. ha apren­dido, 1 Samuel 2:3 u.p.

1. Leer cada día la Palabra de Dios.

2. Haga el hábito a orar durante el día y la noche.

3. Leer literatura cristiana, no novelas.

4. Aprender a cantar los himnos cristianos.

5. Evita eventos y actividades mundanas.

VII. Ven cara a cara con la soledad en su vida,  2 Timoteo 4:16.

1.     A veces esta vida puede ser muy difícil y Ud. tiene que realizar. no va a tener compañeros a su lado día y noche, véase Salmo 38:11.

2.     Pero aquí está cuando la presencia de Dios puede ser utilizada.

VIII. El abatimiento.

1.     Cuando Dios parece lejos, lea Salmo 13.

2.     Cuando la vida parece injusta,  Sal. 37:39, 40.

3.     Cuando la vida es dura,  Jer. 17:5-8.

IX. Ira. Véase Salmo 37:8; Pro. 14:17; 19:11; Ec. 7:9; Mateo 5:22; Santiago 1:19.

X. Amarga, Santiago 3:13-18.

1. Como debemos tratar con la amarga, Mat. 18:15-22. Véase Efesios 4:31, 32.

XI. Temor.

1. De Pedro, Mateo 14:29-31.

2. El creyente debe temer a Dios, Mt.10:28, no al hombre.

3. Véase 1 Juan 4:18.

XII. Dudas, véase a Pedro de nuevo, Mateo 14:29-31.

1. La solución a nuestras dudas, Juan 14:5-11.  Véase Juan 20:24-29.

XIII. Culpabilidad, véase Salmo 38:15-22.  Otra vez 1 Juan 1:9.

CONCLUSIÓN: Gálatas 5:22-26.(f de los olo

 

J  La Herejía de los "Solo Jesús"  (Final)

TEMA: Dicen Que El Espíritu Santo es Jesús

INTRO: Ningún texto en las Escrituran dicen que el Espíritu Santo es Jesús.  Los unitarios "Solo Jesús" sos­tienen que Él es y que esto sale por "deducción".

      Ellos unen Marcos 13:11 con Lucas 21:15 deducen que el Espíritu Santo tiene que ser Jesús.

      Pero, en realidad, Jesucristo envía el Espíritu Santo para hablar por nosotros.  Sí, Dios el Espíritu Santo es diferente que Dios el Hijo, como podemos ver en 2 Corintios 13:14.

      También los "Solo Jesús" dice que el Espíritu Santo es Jesús en 2 Corintios 3:17, pero el pasaje no dice eso.  Sencillamente expresa "... el Señor es el Espíritu...".  El texto, con su contexto, es una explicación de Éxodo 34 y no es determinativo.  ¿Por qué necesariamente este "espíritu" tiene que ser el Espíritu Santo? Véase Juan 4:24.

      Hay que tener cuidado con estas "deducciones" que no están apoyadas por el consenso de las Escrituras, por­que de forma parecida le podríamos "demostrar" a los unitarios que el Espíritu Santo es el Hijo (cosa insoste­nible para ellos). Véase 1 Corintios 2:10, 11.

CONCLUSIÓN:  "...porque muchos engañadores han salido por el mundo, que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne..." 2 Juan 9.  Los unitarios confiesan que Jesucristo (el Padre) ha venido en carne, pero este "Jesucristo" no es el de las Escrituras.  El "Jesucristo" de las Escrituras es el Hijo de Dios, véase Juan 20:31.  Por lo tanto, como creyentes debemos confesar que Jesucristo, el Hijo de Dios, ha venido en carne.  Los uni­tarios no están diciendo esto, por consiguiente, no creen que el Hijo de Dios ha venido en carne, y dice 2 Juan 9 "... quien esto hace es el engañador y el anticristo.." (fin de estudios por A. Arragón)

ocos,te

Errores En Las Doctrinas de los Carismáticos, V

      Los carismáticos, usando Lucas 11:13, enseña que el creyente hoy tiene que pedir a Dios para recibir el Espíritu Santo.  Cuando Jesucristo terminó  Su  ministe­rio Él dijo en Juan 14:16 "... y yo rogaré la Padre y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre...".   Los discípulos no recibieron el Espíritu Santo como respuesta de sus propias peticiones, sino en respuesta a la petición de Jesucristo.  Siendo que Él esta­ba con ellos, no hubo necesidad de la presencia del Espíritu Santo, pero una vez ido, entonces Jesucristo en­vió el Espíritu Santo a ser el Consolador.

      Hoy día cuando el pecador es regenerado por el Espíritu Santo, en tal momento él tiene el Espíritu Santo, Romanos 8:9-17.

      Los carismáticos no interpretan bien las Escrituras y tienen el hábito de torcerlas.  Por ejemplo:

1.  Usan Mateo 12:22-32 para defender sus errores.  Dicen que sí alguien habla contra a sus enseñanzas es un pecado contra el Espíritu Santo.  Pero ¿qué dice el texto?  El Señor acabó de sanar a un hombre inmundo.  Los fari­seos, no creyendo en Jesús como su Mesías, atribuyeron el milagro a Satanás.  No hay "blasfemia contra el Espíritu Santo" hoy día siendo que fue un evento del pa­sado.

2. Usan Hebreos 13:8 para decir lo que sucedió "ayer" (durante el ministerio de Jesús) puede suceder "hoy".  Por eso dicen que las "lenguas" son para hoy día, que las revelaciones nuevas son para hoy día, que las curaciones son para hoy día, etc.

      Pero ¿qué dice Hebreos 13:8?  Es una explicación de Jesucristo, como Dios, no puede cambiar.

      Por eso los carismáticos tienen problemas pues:

(1) Jesucristo nunca habló en "lenguas" durante Su mi­nisterio terrenal.

(2) "...por los siglos...", ningún don fue para siempre, 1 Corintios 13:8-13.

(3) Durante el ministerio de Jesucristo hubo las ofrendas de sacrificios de los animales.  ¿Debemos continuar con estos hoy día?

      Los carismáticos tienen un problema muy grande cuando usan Marcos 16:17, 18.

1. Si estos textos son inspirados por el Espíritu Santo, ¿por qué no están en armonía con los demás textos bíbli­cos?

2. Si estos textos son inspirados ¿por qué todos creyentes no pueden usar estas "señales" hoy día?  Yo estoy en Cristo Jesús por 55 años y he predicado Su Palabra por 50 años y nunca he tenido el poder a hacer estas cosas.  Y aquí viene un "creyente nuevo" de los carismáticos y di­cen que puede hacer "milagros"!!!!!!!

3. Hay cinco "señales" listadas:

(1)   El poder de echar fuera demonios.

(2)   El poder de hablar nuevas lenguas.

(3)   El poder a tomar serpientes en las manos.

(4)   El poder de beber cosa venenosa.

(5)   El poder de poner las manos sobre los enfermos y sanarlos.

      Mi pregunta es: ¿Por qué usan la señal número dos y no las otras?  Especialmente el número cinco.  Si yo tuve aquella señal yo estaré en el hospital cada día vaciando las camas.

      ¡No, No, No!  Nadie puede usar Marcos 16:17, 18 porque no hay evidencia que es inspirada, y si es inspi­rado, ¿por qué no estamos usándolo?

      Los carismáticos usan Juan 14:12 diciendo que ellos pueden hacer obras mayores hoy que Jesucristo hizo du­rante Su ministerio.  Él convirtió agua a jugo de la vid; sanó muchos enfermos; levantó los muertos; echó afuera los espíritus inmundos; controló la naturaleza.  ¿Hay una evidencia durante esto casi 2,000 mil años que alguien ha hecho así?  ¡Claro que no!

      Pues, las "obras mayores" fueron dadas a los apósto­les para demostrar la autoridad de su llamamiento.

      El ministerio de Jesucristo fue confinado a Palestina, pero las Buenas Noticias ya han salido por todo el mundo.  Esto en sí mismo es una "obra mayor". (continuará)n

 Bautista de Fe, Año 1689 Final

Confesión de Fe Bautista, Año 1689 (final)

TEMA: El Llamamiento Eficaz

      A aquellos a quienes Dios ha predestinado para vida eterna, le agrada en Su tiempo señalado y aceptado, lla­marlos eficazmente por Su Palabra y Espíritu Santo, Ro. 8:30; 11:7; sacándolos del estado de pecado y muerte en que se hallaban por naturaleza para darles vida y salva­ción por Jesucristo, 2 Ts. 2:13, 14.  Esto lo hace ilumi­nando espiritualmente su entendimiento, a fin de que comprendan las cosas de Dios, Hechos 26:18; Ef. 1:17, 18, quitándoles el corazón de piedra y dándoles uno de carne, Ez. 36:26, renovando sus voluntades y por Su po­der soberano determinándoles a hacer aquello que es bueno, y llevándoles eficazmente a Jesucristo, Ef. 1:19, de tal manera que ellos vienen con absoluta libertad, ha­biendo recibido por la gracia de Dios la voluntad de ha­cerlo, Salmo 110:3.

      Este llamamiento eficaz depende de la libre y espe­cial gracia de Dios y de ninguna manera de alguna cosa prevista en el hombre, 2 Ti. 1:9; Ef. 2:8, el cual es en esto enteramente pasivo, hasta que siendo vivificado y reno­vado por el Espíritu Santo, 1 Co. 2:14; Ef. 2:5; Jn. 5:25; adquiere la capacidad de responder a este llamamiento y recibir la gracia ofrecida y trasmitida en Él.  Esto sucede por el mismo poder que obró la resurrección de Jesucristo de los muertos, Efesios 1:20.

      Los niños que mueren en la infancia, son protegidos y salvados en Cristo Jesús por medio del Espíritu Santo siendo que no tienen la capacidad de creer o no creer, Juan 3:36.  Lo mismo sucede con las personas que son incapaces de ser llamadas externamente por el ministerio de la Palabra de Dios.  (fin de estos estudios)

 

Unas Doctrinas de los Adventistas del
Séptimo Día.

      Lo que sigue está tomado de su libro, edición del año 1989 "Lo Que Creen Los Adventista del Séptimo Día".

      En la página 167 leemos: "El asunto final implica la adoración, verdadera y falsa, el evangelio verdadero y el  falso.  Cuando el asunto está visto por el mundo, aquellos que rechazan el memorial de Dios en la creación ---el sá­bado-- escogiendo adorar y honrar el  domingo sabiendo que no es el día que Dios apuntó para ser adorado, reci­ben la "marca de la bestia", la marca de la rebelión... ".

      Explicación:  El sábado fue dado como una señal en­tre Dios y la nación de Israel, Éxodo 31:13, y no tiene nada que ver con un creyente después de la cruz.  De ve­ras, el día sábado no fue un día de adoración, sino un día de descanso para los judíos.  Nadie ha cambiado el sába­do, todavía es sábado para los judíos, pero los creyentes en Jesucristo observan el día domingo como el día para tener sus reuniones.

      Los Adventistas del Séptimo Día en realidad no guardan el sábado, porque salen de sus habitaciones, véase Éxodo 16:29.  Ni hacen caso a lo que dice en Éxodo 35:3, o en Números 15:32-36.

      En su libro "Realidades Asombrosas", página 3, hay una pregunta: ". Me gusta carne de puerco.  Si la como, ¿Dios ha de destruirme?".  Respuesta: "Sí, porque las Escrituras dicen que ellos que comen la carne de puerco serán destruidos cuando Jesucristo venga...".

      Aparentemente los Adventistas del Séptimo Día no han leído 1 Timoteo 4:4, 5.  Nosotros, que somos salvos por la gracia de Dios, no estamos bajo ninguna ley o dieta dada a los judíos.

      En su libro sobre "doctrinas" dicen: "Cristo toma la humanidad con todas sus responsabilidades.  Tomó la na­turaleza del hombre, con la posibilidad de ceder a la tentación..." (página 665).  "...Dios permitió que Su Hijo fuera como un niño sin defensa, sujeto a la debilidad de la humanidad, Él le permitió luchar la batalla que cada ser humano tiene que luchar, correr riesgos de fracaso y perdición eterna..." (página 656).

      Oigan, hermanos, las Escrituras dicen en 1 Juan 3:5 que en Jesucristo no hay pecado, véase Hebreos 7:26.  Fue imposible que Él pudiera ser tentado, Santiago 1:13 y Jesucristo es Dios.

      Los Adventistas del Séptimo Día nos dicen en su "Libro de Doctrina", página 318 que el "chivo que desa­parece" (Levítico 16:8) simboliza a Satanás, y que en el día de juicio: "...todos los pecados serán puestos sobre Satanás...".

      Oh, ¡qué blasfemia!  Véase Isaías 53:5; Hebreos 9:26; 1 Pedro 2:24.

      No sean engañados por los "Adventistas del Séptimo Día".  (fin)

s El Mormonismo "Cristiano"?

¿Es El Mormonismo Cristiano?

      ¿Por qué tal pregunta cuando los Mormones listan a la Santa Biblia entre los cuatro libros que ellos conside­ran "escritura", y su creencia en Jesucristo como es mos­trada en su nombre oficial: "La Iglesia De Jesucristo de los Santos de los Últimos Días"?

      Para resolver la pregunta tenemos que comparar sus doctrinas con la enseñanza de la Santa Biblia. Vamos a usar su edición, año 1988, de los "Principios Evangélicos".

1. La Biblia enseña que hay un Dios Verdadero y Vivo, y aparte de Él, no hay otros dioses, Deuteronomio 6:4; Isaías 43:10, 11; 44:6; 45:21,22; 46:9; Marcos 12:29-34.

(1) En contraste: Los mormones enseñan que hay muchos dioses, y que los seres humanos pueden llegar a ser dio­ses en el futuro, y en aquel estado tendrán hijos quienes les adoraron y oran a ellos.

2. La Biblia enseña que Dios es un Espíritu, Juan 4:24, no es hombre, Números 23:19, y ha existido siempre, Salmo 90:2.

(1) En contraste: Ellos enseñan que Dios el Padre fue una vez como nosotros, pero progresó a llegar a ser un dios y hoy está sentado en un cuerpo de carne y huesos en el cielo.

3. La Biblia enseña que Jesucristo es Dios, Juan 1:1, 12, Creador de todas las cosas, Colosenses 1:15, 16.  Mientras nunca menos que Dios, en un tiempo ordenado puso aparte la gloria que Él compartió con Su Padre, Filipenses 2:6-11, y fue hecho carne para ser nuestro Sustituto Perfecto para nuestros pecados.  Esto sucedió por siendo concebido por el Espíritu Santo con una mujer virgen, Mateo 1:18-25.

(1) En contraste: Ellos enseñan que Jesucristo es nuestro "hermano mayor" quien progresó a ser un dios, habiendo primero nacido como un "niño espiritual" por un padre y madre celestial, y que después, que concebido por el Padre Celestial por María.

4. La Biblia enseña que el Espíritu Santo es Dios y es omnipresente, Salmo 139:7-10.

(1) En contraste: Ellos enseñan que el Espíritu Santo es un "espíritu" en la forma de un hombre y que solamente su "influencia" se siente en todas partes.

5. La Biblia enseña que el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo no son tres dioses separados, sino son distintos en­tre la "trinidad" (hay muchas referencias que habla de los Tres).

(1) En contraste:  Ellos enseñan que los Tres son tres dio­ses separados.

6. La Biblia enseña que la caída de Adán fue una gran maldad, y que por ella, el pecado entró en el mundo, lo cual, afectó a cada miembro de la raza humana, causando una separación entre el Dios Santo, Santo, Santo, y el hombre pecador, Romanos 5:12:21.

(1) En contraste: Ellos enseñan que el pecado de Adán fue "... un paso necesario en el plan de vida y fue una bendición a todo el mundo...".

7. La Biblia enseña que la obra expiatoria de Jesucristo es el único remedio para el problema de pecado.  Cuando Él tomó sobre Sí, nuestros pecados, Dios fue agradecido, y cuando el pecador recibe a Jesucristo como su Salvador, Dios le perdona.

(1) En contraste: Ellos enseñan que el propósito de la obra expiatoria fue obtener resurrección y inmortalidad para todo el mundo.

8. La Biblia enseña: que los pecadores son salvos sola­mente por la gracia de Dios, aparte de cualquier obra, que los Diez Mandamientos fueron dados para llamar nuestra atención acerca de nuestra inhabilidad para obedecer a Dios, que las leyes ceremoniales muestran la provisión del Cordero de Dios que había de venir.  Que un ser hu­mano no puede hacer nada para ganar la salvación siendo que esta muerto y tiene que recibir un "corazón nuevo" (la obra de regeneración) para arrepentirse y recibir a Jesucristo como su Salvador.

(1) En contraste: Ellos enseñan que la "salvación última" (usan la palabra "exaltación"), viene por la obediencia de las leyes y ordenanzas de la "Iglesia Mormona", que las "buenas obras" son un requisito para ser "exaltado".

9. La Biblia enseña que las Escrituras (conocidas como "La Santa Biblia", compuesta de 66 Libros) es la única, final e infalible Palabra de Dios, y que será para siempre.

(1) En contraste: Ellos enseñan que la "Biblia" ha sido corrompida, que muchas partes han sido perdidas, y no contiene la "llenura" de las Buenas Noticias.

10. La Biblia enseña que la EKKLESÍA  fue establecida por Jesucristo durante Su ministerio terrenal (antes del día de Pentecostés) y estará aquí (en las formas de miles y miles de asambleas) hasta el día de Su regreso para arrebatar los redimidos al Tercer Cielo.  Sí, sin duda ha­bía corrupción en las asambleas durante esto siglos pasa­do, pero, siempre hubo fieles que continuaron enseñando exactamente lo que Jesucristo y los Apóstoles enseñaron.

(1) En contraste: Ellos enseñan que hubo una gran apos­tasía en la "iglesia" que Jesucristo fundó y que aquella apostasía todavía existe, y por eso José Smith fue llama­do a organizar una "iglesia nueva". La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días" y que so­lamente ellos tiene la verdad.  (fin)ec

ta Falsasto

La Segunda Venida de Jesucristo y Su Tribunal

LECTURA: 1 Corintios 3:8-17

TEXTO: Juan 5:22, 23

INTRO: La revelación del "Tribunal de Cristo" para cre­yentes es evidencia que el gozo de estar en la presencia de Dios no será  hasta cada persona redimida ha pasada antes de aquel "Tribunal".  Los redimidos de las edades pasadas todavía no han sido "juzgados", pero una vez que todos de los redimidos son salvos y tomados hasta el Tercer Cielo, entonces durante aquel siete año período, conocido como la Gran Tribulación, el "Tribunal" será. Véase 2 Pedro 3:8; Salmo 90:4.

      Hay una diferencia vasta entre el "Tribunal de Cristo"  para el creyente en Jesucristo, y el juicio del "Gran Trono Blanco" para los incrédulos, véase 2 Corintios 5:10 y Apocalipsis 10:11, 12.

      Aunque su destino eterno (sea con Jesucristo o en el lago de fuego) es determinado durante esta vida presente, pero leemos en Romanos 14:12 "... de manera que cada uno de nosotros rendirá cuenta a Dios de sí mismo...".

I. ¿Qué significa la Segunda Venida y Tribunal de Cristo a nosotros?

1. El principio del gozo del Tercer Cielo.

2. Que estaremos con Jesucristo.

3. Será el principio de juicios, ambos de los creyentes y los incrédulos, Hechos 24:15.

  (1) El prospecto de un "día de juicio" no es popular con muchos "cristianos"  pero es algo común entre el mundo pagano, con los Budistas diciendo que hay 16 infiernos.

  (2) Las Escrituras dicen que Jesucristo será el Juez, Juan 5:22.

  (3) Pero en este estudio vamos a tratar con el Tribunal, nada más.

  (4) Su destino, amigo mío, es determinado durante esta breve vida.  Si Ud. muere como un perdido, su alma va al mundo invisible para esperar el segundo juicio en el futu­ro.

II. ¿Qué es aquel "Tribunal"?

1. El propósito es examinar y recompensar el creyente por el uso de sus habilidades, talentos, durante su vida cristiana sobre la tierra, 2 Cor. 5:10; 1 Cor. 3:8-15; 4:5.

2. ¿Qué será tomado en cuenta?

  (1) Nuestro testimonio para Jesucristo, Fil. 2:16.

  (2) Nuestro sufrimiento para Él, 1 Ped. 4:13.

  (3) Nuestra fidelidad a Él, Lucas 12:42-43; Apo. 2:10.

  (4) Nuestro servicio para Él, 1 Cor. 3:8; Heb. 6:10.

  (5) Nuestra generosidad para Él, 2 Cor. 9:6; 1 Timoteo      6:7-19.

  (6) Nuestro tiempo para Él, Efe. 6:15, 16; Col. 4:5.

  (7) Nuestro uso de los dones espirituales, Mat. 25:14-      28; 1 Ped. 4:10.

  (8) Nuestro auto disciplina para Él, 1 Cor. 9:24, 25.

  (9) Nuestra actividad testificando para Él, 1 Tes. 2:19.

3. Las recompenses son simbolizadas usando la figura de "coronas".

4. No todos salen iguales del tribunal, 1 Cor. 15:41, 42.  Véase 1 Juan 2:28; 1 Cor. 3:12; 1 Cor. 3:15.

III. ¿Qué significa la Segunda Venida a Ud.?

1.     Nótese la oración del Apóstol Pablo, Efe. 1:18, 19.

2.     Hay que considerar el contraste entre la Primera Venida de Cristo (Su nacimiento) y la Segunda:

·      Vino en pobreza y humildad, pero vendrá en gran poder.

·      Vino sólito, vendrá con muchísimos mensajeros.

·      Vino como Hombre de dolor, vendrá con gozo.

IV. ¿Qué significa la Segunda Venida para Satanás?, 1 Juan 3:8; Ap. 12:10.

1. Al fin de esta edad presente Satanás está visto con el anticristo y el falso profeta con el propósito de derrotar a Jesucristo.

2. Pero hay que leer Ap. 20:7-10.

V.  Recompensas y cuerpos resucitados.

1.     La recompensa no será salvación, porque ya la te­nemos.  Tendremos cuerpos perfectos sin enferme­dades ni dolores, Daniel 12:3.

2.     ¿Quién va a recibir tales recompenses? Lc. 18:29, 30; Mt. 5:11,12; Ap. 22:12; 2 Co. 5:10; 2 Juan 8.

3.     En las parábolas en Lucas 19:11-27 y Mateo 25:14-30 Jesucristo enseñó que cada creyente tiene habili­dades diferentes.

VI. ¿Qué significan las "coronas"?

1.     La corona de vida, Santiago 1:12, Apo. 2:10.  Esta corona será dada en el reconocimiento de la pacien­cia que el creyente mostró durante su vida cristiana.

2.     La corona de justicia, 2 Tim. 4:8.  Dada a los que han terminado la carrera cristiana con sus ojos fijos en el Señor.  Dada a aquellos que han terminado la obra que Dios les dio.

3.     La corona incorruptible, 1 Cor. 9:25.  Para los que aguantan en la obra del Señor.

4.     La corona de regocijo, 1 Tes. 2:19.  Para la perso­na que ha sido un testigo fiel mostrando los incrédu­los como a ser salvos.

5.   La corona de gloria, 1 Ped. 5:2-4.  Para los líderes en las asambleas, los pastores, evangelistas, maes­tros. (fin)

 

 

Las Siete Mentiras de Satanás (Adaptado)

      Desde luego que Satanás tiene mucho más que siete mentiras porque él es rico en engaños y estafas.  Pero, lo que quiero destacar aquí es que estas mentiras están diri­gidas especialmente a quienes todavía no son salvos, véase Juan 8:43, 44.

      Este mensaje está dirigido especialmente a las perso­nas que escuchan a las Buenas Noticias, pero no hacen caso.

       Cuando son invitados a arrepentirse y recibir a Jesucristo como su Salvador dicen:

I.    "Todavía no, después lo haré".  Amigo, si Ud. ha caído en esta trampa, recuerde lo que dice en Hebreos 3:7, 13, 15; 4:7; 2 Corintios 6:1, 2.

II.   "Debo estar seguro de que podré ser fiel".  Ud. no ha entendido las Buenas Noticias.  Ninguno de nosotros tenemos la habilidad a "ser fiel".  Pero cuando el Espíritu Santo hace una obra en nosotros, Dios nos da la habili­dad de ser fieles, hasta el final, véase Juan 10:27. 28, 2 Timoteo 1:12.

III. "¡Es que hay tantas religiones!".

·     Es cierto que las hay, pero Jesucristo nunca se refirió a religión alguna hablando de la salvación.  De veras, Jesucristo no fue un "religioso", tampoco los apóstoles.

·     Cuando el Señor trató con los pecadores Él les hablo como ser salvo su alma del infierno, Juan 14:1-6.

IV. "No creo que Dios me perdone".

·     Esta es una mentirosa favorita de Satanás.  No ha existido una persona afuera del poder de Dios a ser salva.  El N.T. se llena de ejemplares de pecadores viles que Jesucristo salvó.

V. "Yo no soy tan malo".

·     Amigo, Ud. y yo somos "muy malos" en la vista de un Dios tres veces Santo.  Si Ud. piense que Ud. no me­rece el infierno, Ud. está bien equivocado porque si la sangre derramada de Jesucristo y el perdón de sus peca­dos, Ud., a morir, va al infierno.

VI. "No entiendo la Biblia".

·     Llamo su atención a 1 Corintios 2:14, 15.  Ud. no entiende las Escrituras porque Ud. es muerto espiritual­mente.

·     Ahora, véase Juan 16:13.  El día cuando Ud. se arre­piente y recibí a Jesucristo, Ud. ha de entender la Palabra.

VII. "Temo El Que Dirán".           

·      Hay innumerables personas que no aceptan a Jesucristo porque tienen vergüenza de ser burlado por sus familiares o amigos.  Nótese bien Mr. 8:38.  (fin)

s de una Asamblea

Características    de una Asamblea Cristiana,

Parte I.

TEMA:  Debe Ser Lleno Con Amor

LECTURA:  1 Corintios 13

TEXTO:  2 Corintios 12:20

INTRO:  Si Ud., como creyente, está buscando una asamblea cristiana a ser miembro, claro Ud. ha de desear una donde el amor de Jesucristo está mostrado.

I.    Por eso, si una asamblea ha de ser la asamblea de Jesucristo, el amor de Dios tiene que ser presente.

1. Mostrado por amor entre los miembros:

(1)   Amor es la prueba de discipulado, Juan 13:35

(2)   Amor es mandado, Juan 15:12.

(3)   Debe ser sincero, Romanos 12:9.

(4)   Debe ser abundante, 1 Tesalonicenses 3:12.

(5)   Debe ser ferviente, 1 Pedro 1:22

2. Mostrado por amor a los incrédulos:

(1)   Debe ser imparcial, Deuteronomio 10:19.

(2)   Debe ser generoso, Mateo 22:39.

3. Mostrado por amor a Jesucristo:  Véase Juan 14:15, 16, 22, 23; 15:27; Efesios  6:24; 1 Pedro 1:8.

Ejemplos:

  A. La mujer pecadora, Lucas 7:47.

  B. Tomás, Juan 11:16.

  C. María de Betania, Juan 12:3.

  D. María Magdalena, Juan 20:11.

  E. Pedro, Juan 21:16.

  F. Pablo, Hechos 21:13.

4. Jesucristo hizo el ejemplo de amor y compasión:

(1)  Él tuvo compasión para la gente, Mateo 9:35-37.

(2)  Él tuvo compasión para los ciegos, Mateo 20:34.

(3)  Él tuvo compasión para la Ciudad de Jerusalén, Mateo 28:37.

(4)  Él tuvo compasión para los leprosos, Mr. 1:40, 41.

(5)  Él tuvo compasión para los desolados, Lucas 7:13.

II.   La asamblea debe mostrar amor como Jesucristo lo mostró:

1.   La asamblea de Corintos fue un mal ejemplo de "amor cristiano" porque entre ella fue: Riñas, Celos, Ira, Egoísmo, Calumnias, Chismorreo, Orgullo y Desorden.

  A.  Todos estos pecados salieron porque hubo una au­sencia de amor.

  B. Que lástima!!!, mirando a nuestras asambleas hoy día vemos las mismas cosas.

2. El Amor tiene que estar presente para ser una asamblea de Jesucristo.

(1) Demasiadas asambleas son como la de Apocalipsis 2:1-7 "... has dejo tu primer amor...".

(2) Oh sí, estaban muy ocupadas en cosas:

  A.  Arduo trabajo, v. 2.

  B.  Perseverancia.

  C.  No pudieron soportar a los malos, etc. etc.

(3) Pero véase bien el v. 4.

3. Tenemos que amar uno al otro. Esto se demuestra:

(1) Orando para los santos, Efesios 6:18.

(2) Sobrellevando las flaquezas de los débiles, Ro. 15:1.

(3) Sobrellevando las cargas de los otros, Gálatas 6:2.

  A. Pero, como los creyentes en Corintos, hemos forma­do nuestros "grupitos" e ignorado a los demás hermanos, I Corintios 1:11-13.

  B. Somos mandados a ir la "segunda milla", Mt. 5:41.

  C. Poner la otra mejilla, Mateo 5:39.

  D. Orar por los que nos persiguen, Mateo 5:44.

4. Tenemos que amar al mundo perdido.

(1) La obra de nuestro Señor fue ayudar todo el mundo, y nosotros debemos hacer lo mismo.   Esto se llama "compasión".

  A. Benevolencia, Isaías 58:7.

  B. Utilidad, Hechos 20:35.

  C. Peso de responsabilidad, Romanos 15:1.

  D. Recordando los infortunados, Hebreos 13:3.

  E. Cuidando las necesitados, Santiago 1:27.

5. Tenemos que amar a Jesucristo, 1 Corintios 16:22.

(1) ¿Cuántos de nosotros actualmente "ama" a nuestro Salvador?

  A. Nos Amamos  nosotros mismos.

  B. Amamos a nuestras familias.

  C. Amamos las comodidades de nuestra casa, pero:

      ¿Amamos a Jesucristo?

(2) El Señor nos dio un criterio para usar, Juan 14:15.  La Obediencia es la llave:

  A. ¿Obedecen a sus padres?

  B. ¿Usan palabras sucias?

  C. ¿Tienen deudas no pagadas?

  D. ¿Aman a sus enemigos?

  E. ¿Sostienen la asamblea?

  F. ¿Tienen una vida de oración?

  G. ¿Tienen el hábito de leer las Escrituras cada día?

    (A) Si no, ¡Ud. no es un creyente obediente!

(3) Nuestro amor al Señor está mostrado por nuestro amor al prójimo, Juan 13:35.  Véase Proverbios 10:12b; 1 Corintios 13:4-8.   (Estos estudios continuarán)

 

Características de una Asamblea

Cristiana, II

TEMA:            Deja  que la Paz Reine

LECTURA: Colosenses 3:12-17

TEXTO:  Colosenses 3:15

INTRO: Una cosa es muy clara en las enseñanzas de nuestro Señor:  que los creyentes deben vivir en paz uno con el otro.  ¿Hay aquella clase de paz en su asamblea?

I. Deja que la paz de Jesucristo gobierne en sus cora­zón, Colosenses 3:15.

1. El creyente obtiene paz por el conocimiento de Jesucristo como su Salvador, Isaías 53:5; Hechos 10:36; Romanos 5:1; Efesios 2:14; Colosenses 1:20.

(1) Aquella paz es:

  A. Un don de Dios, Salmo 29:11.

  B. Abundante, Salmo 119:165.

  C. Perfecta, Isaías 26:3.

  D. Herencia de Jesucristo, Juan 14:27; 16:33.

  E. Algo que sobrepasa todo entendimiento, Fil. 4:7.

(2) Aquella paz debe ser mostrada en cada asamblea, véase 1 Corintios 14:33; 2 Corintios 13:11; Efesios 4:3; Filipenses 4:2; 1 Tesalonicenses 5:13;  2 Timoteo 2:22.

2. ¿Tiene Ud. la paz de Jesucristo gobernando su vida?

II. Deja que la Palabra de Jesucristo ocupa su mente, Colosenses 3:16.

1.     Debe estar escrita en su corazón, Deuteronomio 6:6, 11:18; Salmo 119:11.

2.     Es una luz en la oscuridad, Salmo 19:8; 119:105, 130; Proverbios 6:23; 2 Pedro 1:19.

3.     Es comida para su vida espiritual, Deuteronomio 8:3; Job 23:12; Sal. 119:103; Jer. 15:16; 1 P. 2:2.

4.     Escrita con propósito:

(1)  Autenticar la Divinidad de Jesucristo, Juan 20:31.

(2)  Dar esperanza al creyente, Romanos 15:4.

(3)  Para revelar las experiencias humanas como aviso, 1 Corintios 10:11.

(4)  Para dar conocimiento a la vida eterna, 1 Juan 5:13.

5.     La Palabra purifica la vida, Salmo 119:9; Juan 15:3; 17:17; Efesios 5:26; 1 Pedro 1:22.

6.     El creyente debe estudiarla, Deuteronomio 17:19; Isaías 34:16; Juan 5:39; Hechos 17:11; Romanos 15:4.

7.     Es de confianza, 1 Reyes 8:56; Salmo 111:7; Ezequiel 12:25; Mateo 5:18; Lucas 21:33.

8.     Es provechosa para instrucción, Deuteronomio 4:10; 11:19; 2 Cr. 17:9; Nehemías 8:13; Isaías 2:3.

9.     Es peligroso a ignorarla,  Mateo 22:29; Juan 20:9; Hechos 13:27; 2 Corintios 3:15.

10.   El creyente debe compartirla, Jeremías 1:7, 17; 11:2; Ezequiel 2:7; 3:17; Hechos 5:20; Tito 2:15.

III.  Deja que el Nombre de Jesucristo sea supremo. Él es llamado:

  1.  El postrer Adán, 1 Corintios 15:45.

  2.  Nuestro Abogado, 1 Juan 2:1.

  3.  El Alfa y la Omega, Apocalipsis 1:8.

  4.  El Todopoderoso, Apocalipsis 1:8.

  5.  El Amen, Apocalipsis 3:14.

  6.  El Sumo Sacerdote de nuestra confesión, Heb. 3:1.

  7.  El Brazo de Yavé, Isaías 51:9.

  8.  El Autor y Consumador de la fe, Hebreos 12:2.

  9.  El Autor de eterna salvación, Hebreos 5:9.

10.  El Origen de la creación de Dios, Apo. 3:14.

11.  Mi Siervo Amado, Mateo 12:18.

12.  El Bienaventurado y solo Poderoso, el Rey de reyes y Señor de señores, 1 Timoteo 6:15.

13.  El Retoño de Yavé, Isaías 4:2.

14.  El Verdadero Pan del cielo, Juan 6:32.

15.  El Autor de la salvación, Hebreos 2:10.

16.  El Príncipe de los pastores, 1 Pedro 5:4.

17.  El Cristo de Dios, Lucas 9:20.

18.  La Consolación de Israel, Lucas 2:25.

19.  La Piedra Ángulo, Salmo 118:22.

20.  Admirable Consejero, Isaías 9:6.

21.  El Creador, Juan 1:3.

22.  La Aurora que nos visita, Lucas 1:78.

23.  El Libertador, Romanos 11:26.

24.  El Tesoro Deseado, Hageo 2:7.

25.  La Puerta, Juan 10:7.

26.  El Escogido, Isaías 42:1.

27.  El Padre Eterno, Isaías 9:6.

28.  El Testigo Fiel, Apocalipsis 1:5.

29.  El Primero y el Último, Apo. 1:17.

30.  El Primogénito de entre los muertos, Apo. 1:5.

31.  El Precursor, Hebreos 6:20.

32.  La Gloria de Yavé, Isaías 40:5.

33.  Nuestro Dios, Isaías 40:3.

34.  Dios sobre todas las cosas, Romanos 9:5.

35.  El Buen Pastor, Juan 10:11.

36.  El Gobernador de Israel, Mateo 2:6.

37.  Un Gran Sumo Sacerdote, Hebreos 4:14.

38.  La Cabeza de Su Asamblea, Efesios 1:22.

39.  El Heredero de todo, Hebreos 1:2.

40.  El Santo Siervo, Hechos 4:27.

41.  El Santo y el Justo, Hechos 3:14.

42.  El Santo de Dios, Marcos 1:24.

43.  El Santo de Israel, Isaías 41:14.

44.  El Cuerno de Salvación, Lucas 1:69.

45.  Él "Yo Soy", Juan 8:58.

46.  El Imagen de Dios, 2 Corintios 4:4.

47.  Emanuel, Isaías 7:14.

48.  Yavé, la Roca de la Eternidad, Isa. 26:4.

49.  Jesús (Salvación), Mateo 1:21.

50.  El Profeta de Nazaret, Mateo 21:11.

51.  El Juez de Israel, Miqueas 5:1.

52.  El Justo, Hechos 7:52.

53.  El Rey de Jerusalén, Zacarías 9:9.

54.  Rey de los siglos, 1 Timoteo 1:17.

55.  Rey de los judíos, Mateo 2:2.

56.  Rey de reyes, 1 Timoteo 6:15.

57.  Rey de las naciones, Apo. 15:3.

58.  Nuestro Legislador, Isaías 33:22.

59.  El Cordero, Apocalipsis 13:8.

60.  El Cordero de Dios, Juan 1:29.

61.  La Vida, Juan 14:6.

62.  La Luz del Mundo, Juan 8:12.

63.  El León de la tribu de Judá, Apo. 5:5.

64.  El Señor de todos, Hechos 10:36.

65.  El Señor de la Gloria, 1 Cor. 2:8.

66.  Señor de señores, 1 Timoteo 6:15.

67.  Yavé, nuestra Justicia, Jeremías 23:6.

68.  Varón de Dolores, Isaías 53:3.

69.  El único Mediador, 1 Timoteo 2:5.

70.  El Mensajero de Dios, Malaquías 3:1.

71.  El Mesías Príncipe, Daniel 9:25.

72.  Dios Fuerte, Isaías 9:6.

73.  El Fuerte de Jacob, Isaías 60:16.

74.  La Estrella Resplandeciente, Apo. 22:16.

75.  El Nazareno, Mateo 2:23.

76.  El Dios único, Juan 1:18.

77.  Nuestro Cordero "pascual" (pasar por encima), 1    Corintios 5:7.

78.  El Soberano de los reyes, Apo. 1:5.

79.  El Autor de la vida, Hechos 3:15.

80.  Príncipe de Paz, Isaías 9:6.

81.  Hombre Profeta, Lucas 24:19.

82.  El Redentor, Job 19:25.

83.  La Resurrección y la Vida, Juan 11:25.

84.  La Roca, 1 Corintios 10:4.

85.  La Raíz y el Linaje de David, Apo. 22:16.

86.  La Rosa de Sarón, Cantares 2:1.

87.  Salvador, Lucas 2:11.

88.  La Simiente de la mujer, Génesis 3:15.

89.  El Pastor y Obispo de nuestras almas, 1 Pedro 2:25.

90.  Siloh (Aquel a quien le pertenece), Gén. 49:10.

91.  El Hijo del Bendito, Marcos 14: 61.

92.  Hijo de David, Mateo 1:1.

93.  El Hijo de Dios, Mateo 2:15.

94.  Hijo del Altísimo, Lucas 1:32.

95.  Hijo del hombre, Mateo 8:20.

96.  Sol de Justicia, Malaquías 4:2.

97.  La Luz Verdadera, Juan 1:9.

98.  La Vid Verdadera, Juan 15:1.

99.  La Verdad, Juan 1:14.

100.  Testigo a los pueblos, Isaías 55:4.

101.  El Verbo, Juan 1:1, 14.

102.  El Verbo de Dios, Apo. 19:13. (fin)a

abra del

La Palabra De Dios Vs La Palabra del Hombre

1.   El hombre dice: Que la depravidad del hombre es solamente parcial. Que su voluntad no es afectada por pecado, todavía tiene libertad a escoger lo bueno sobre lo malo, y arrepentiría y creería.  Que la fe es la contribu­ción del pecador a su salvación.  Que su destino eterno depende sobre como él usa su libre albedrío.

      La Palabra dice: Que todo hombre tiene su libre al­bedrío, y su voluntad está en esclavitud a su naturaleza.  Él no puede cambiar su naturaleza porque es muerte en sus transgresiones y pecados y es traído al dios de los muertos.

2.   El hombre dice: Que la elección a salvación se base sobre la presciencia de Dios, que Dios miró en el futuro y vio quien creería las Buenas Noticias, y por eso escogió aquellos que tuvo la voluntad a escoger a Él.

      La Palabra dice: Que Dios, en Su presciencia, no vio nadie quien creería por sí mismo, y por eso escogió unos, antes de la fundación del mundo, según Su placer y propósito, y a aquellos, por el acto de regeneración, da fe y arrepentimiento.

3.   El hombre dice: Que la muerte de Jesucristo fue su­ficiente por todo el mundo pero fue eficiente (capaz, competente) solamente para aquellos que creerían.  La muerte del Señor tuvo un propósito ilimitado, pero un poder limitado    (por el libre albedrío del hombre).  De veras, la muerte del Señor no obtuvo la salvación de nin­guno, pero lo hecho posible.

      La Palabra dice:  El propósito de la obra de reden­ción de Jesucristo fue a salvar los elegidos y en realidad asegurar salvación para ellos.  Dios tiene un propósito limitado (para salvar a los elegidos) y tiene un poder ilimitado.  Sí, Jesucristo aseguró la salvación eterna de aquellos por quienes Él murió.

4.   El hombre dice: Que Dios quiere salvar todo el mundo, pero siendo que el hombre tiene un albedrío li­bre, él puede resistir la voluntad de Dios (que el hombre es más poderoso que Dios).  Que el Espíritu Santo puede traer a Dios solamente aquellos quienes le permitan sien­do que el hombre primero tiene que tener la voluntad a creer.

      La Palabra dice: El llamamiento externo de las Buenas Noticias dado a todo el mundo puede ser, y con frecuencia es, rechazado.  Pero el llamamiento interno hecho por Dios el Espíritu Santo a los elegidos no puede ser resistido.  Por la obra de regeneración el Espíritu Santo causa el pecado elegido a arrepentirse, venir y creer en la obra final de Jesucristo.

5.   El hombre dice: Que un "cristiano" puede perder su salvación sino guarda la fe.  Siendo que él la voluntad del hombre que fue coadyutorio en su salvación, también puede ser coadyutoria en su caída de la gracia.  Por eso, el cristiano tiene que perseverar hasta el fin o se perdido. (Unos enseñan que una vez salvo siempre es salvo)

      La Palabra dice: Mientras que el creyente es preser­vado por Dios, una fe verdadera preservará, aunque a ve­ces puede tropezar o caer.  El elegido se levantará y con­tinuará en la fe y no puede perderse. (fin)

 Entendimiento Claro del "Justo Juicio"

Un Entendimiento Claro del "Juicio Justo"

      Mateo 7:1,2 es un pasaje mal entendido y mucha gente lo usan para "probar" que Dios prohibe todo juicio, pero hay que considerar lo que dice Juan 7:24.

      Nótese, con cuidado, como Dios nos prohibe juzgar por "apariencias" ("... no culpen a una persona por lo que ven...") pero nos manda a juzgar "... con justo juicio...".

      ¿Cómo es posible que un pecador, aunque salvo, puede juzgar con justo juicio?

      Solamente por medio de la Palabra de Dios, Su testimonio revelado en las Escrituras, véase Gálatas 1:8.

      Otra vez, Dios nos prohibe juzgar por apariencias o repu­tación pero nos manda a juzgar por la doctrina ("evangelio" o "Buenas Noticias") lo cual identifica si uno es verdadero cre­yente o no, véase Mateo 23:27, 31.  Lo que tuvo apariencia de justicia (exteriormente) mataron los profetas, y después mataron a Jesucristo porque Él había descubierto sus falsedades, Juan 3:18-20; 7:7.  Véase Juan 7:16, 17; 1 Juan 4:1; 2 Juan 9-11.

      En la luz de estos textos podemos ver que Dios nos prohibe juzgar por las normas del mundo y nos manda juzgar por Su norma (la Palabra escrita) solamente.

      Llamo su atención Mateo 7:15, 16. "...guardaos de los falsos profetas...".  ¿Cómo podemos saber que ellos son falsos?  "...por sus frutos...".  Siendo que Dios nos prohibe juzgar por las normas del mundo, podemos juzgar por los "frutos" que los predicadores falsos están produciendo.

      Para hacer un juicio justo Ud. tiene que usar razón basado sobre la Palabra, véase Isaías 1:18 "... venid... y razonemos juntos...". Véase Hechos 17:2. "...Pablo... discutió con ellos basándose en las Escrituras...".  Nosotros no podemos "razonar" sin juzgando.  Juzgando no es el problema.  El problema es nuestra norma de juzgar.  Debemos juzgar según la Palabra, véase 2 Corintios 11:3, 4, 13, 14.

      Debemos creer la verdad de Dios y rechazar cada mentira de Satanás.  El diablo dice: "no juzgáis... hay que mostrar amor, compasión y no a juzgar a nadie...".  ¡Esto es una menti­ra!ESÍAen la Tierra, parte II

La Naturaleza de la Ekklesía del N.T. en la Tierra,  II

      El término "iglesia" tiene su definición en su uso porque el griego EKKLESÍA significa asamblea y viene de las palabras que significan: (1) llamar, y la otra (2) fuera de.

      En los días de Jesucristo, el término EKKLESÍA era comúnmente usado como usamos el término "asamblea" hoy.

      Hablar de "una asamblea invisible", que no puede congregarse, es una contradicción de términos.  No po­demos aplicarlo ni al "reino de Dios" ni a ninguna otra entidad que no pueda reunirse hay en la tierra.

      El término EKKLESÍA ocurre en la Versión Valera como sigue:

      Iglesia,                   70 veces

      Iglesias,                 37 veces.

      Congregación,        4 veces.

      Congregaciones,    1 vez.

      Concurrencia,        2 veces.

      Asamblea,             1 vez.

      Nótese las connotaciones y uso del término "iglesia (s)" como es usado en el N.T.

      Usado en el sentido particular, específico, local, sin­gular en número, 56 veces, como en Mateo 18:17.

      Usado para designar una pluralidad de asambleas locales específicas, 36 veces, como en Hechos 9:31.

      Usado en sentido genérico (común a muchas espe­cies), 18 veces, como en Mateo 16:18.

      Usado como una asamblea del gremio de los plate­ros y de una asamblea legal de los ciudadanos, 3 ve­ces, como en Hechos 19:32, 39, 41.

      Usado una vez como la asamblea de Israel en el de­sierto, Hechos 7:38.

      Usado una vez como referencia profética a la asam­blea general final, Hebreos 12:23.

      La visión personal de Jesucristo de Su EKKLESÍA.  La entidad (lo que constituye la esencia y la unidad de un género) a la que Jesucristo primero aplico el término EKKLESÍA, Mateo 16:18, usando el término en el senti­do genérico, es la misma entidad a la que Él se refiere en Mt. 18:17, 18, y en Ap. 1 al 3.

      Los Libros, escritos por Pablo, presentan una analo­gía (relación de semejanza entre cosas distintas) de las asambleas como un cuerpo, Colosenses 1:18, 24; Efesios 1:23.  Es su manera de ilustrar la unidad funcional prácti­ca de los cuerpos localizados de asambleas.

      La aplicación impropia en el día presente del término cuerpo, como usado por Pablo, a la así llamada "iglesia universal" ha hecho no poco daño entre los movimientos "cristianos" durante estos años pasados.

      Las referencias que siguen son las fundamentales que explícitamente enseñan los principios de la unidad prác­tica de la asamblea y la coordinación de sus miembros.

·     El primer uso de "un cuerpo" está en Romanos 12:5, 6 donde el contexto claramente establece que Pablo tenía en mente la situación local de la asamblea de Roma.

·     El próximo uso de "un cuerpo" es en 1 Corintios 10:16, 17.  Aquí el término es usado en el contexto inmediato de la Cena del Señor para enfatizar el compañerismo.  En 1 Corintios 12:12-31 esto textos muestran la relación complementaria de los miem­bros en particular con los diferentes dones del Espíritu Santo, véase vs. 1-11.

      Hay un dicho por ahí que la asamblea es un organis­mo, no una organización, pero la característica que dis­tingue a cualquier organismo es su organización.  El v. 27 da énfasis  a "vosotros (de la asamblea en Corintio) sois cuerpo de Cristo".  Los vs. 28-30 representan oficios y dones que solamente pueden ejecutarse en situaciones locales.  El v. 13 tiene referencia a la inmersión en agua  en una actitud o "espíritu".

      Las Escrituras no hablan de una inmersión por el Espíritu Santo a individuos.  En las seis ocasiones men­cionados (y todos hablando del mismo evento. no seis eventos) enseña un derramamiento del Espíritu Santo so­bre creyentes que habían sido salvados en una ocasión anterior, y Dios, de esta manera, acreditó la asamblea en estas ocasiones.

      La inmersión en el Espíritu Santo, día festivo, fue la autenticación de la EKKLESÍA como una obra de Dios.  Este difiere a la morada del Espíritu Santo en cada cre­yente en particular.

      El uso más significante del "cuerpo" se encuentra en la Epístola a los Efesios.   Pablo demandó una madurez del "cuerpo" (la asamblea de Efeso), mediante la edifi­cación, Efesios 4:11-16.  Dar una interpretación de una "iglesia invisible, universal" a estos pasajes es perder en­teramente el importe de su enseñanza.

      En Efesios 1:22, 23 encontramos la analogía "cabeza-cuerpo" que significa:  Que Jesucristo es la Cabeza de cada asamblea, v. 22.  Que Él es la Cabeza sobra todas las cosas en la asamblea.  Que la asamblea es un cuerpo, funcional, coordinada y organizada con sus miembros en particular.

      Por eso, el término "cuerpo de Cristo" es una analo­gía usado por Pablo para explicar: la naturaleza locali­zada, funcional, organizada, coordinada de una asamblea de Jesucristo; para enseñar y estimular una unidad madu­ra y práctica dentro de la asamblea; el concepto en nin­guna manera enseña de la existencia de una entidad "universal, invisible" que incluye a todos los salvados.  (Continuará)

 

La Asamblea del N.T. Un Cuerpo Local

TEMA: Las Asambleas Fueron Congregaciones Locales, Parte II

      Cada vez que encontramos la palabra EKKLESÍA en el N.T. la habla de una congregación local.

      La primera EKKLESÍA fue una compañía o congre­gación que viajaron con el Señor de lugar a lugar, Hechos 1:21, 22.     Después de un tiempo la EKKLESÍA fue encontrada en la Ciudad de Jerusalén donde el Señor la dio la Gran Comisión.

      De aquella asamblea Filipe fue a la Ciudad de Samaria y estableció una EKKLESÍA  allá, Hech 8:4-12.

      Cuando Dios salvó a Saulo, había ya una EKKLESÍA en la ciudad de Damasco, Hechos 9:1-19.

      Pedro organizó una EKKLESÍA en la ciudad de Cesarea, Hechos 10:23-48. Luego Bernabé organizó otra EKKLESÍA en Antioquía de Siria, Hechos 11:19-26, etc.

      Desde la primera EKKLESÍA, fundada por Jesucristo en Jerusalén, hasta hoy día, cada congregación de creyen­tes, sumergidos, con una inmersión propia, siguiendo a la letra las doctrinas de Jesucristo y Sus Apóstoles, es una EKKLESÍA, un cuerpo local, muy visible, y su propósito es a llevar a cabo la Gran Comisión.  (Continuará)

LL Pra Ekklesía,rte II

La Primera Ekklesía, II

TEMA: Fue Una Asamblea de Gente Sumergidas

TEXTOS: Hechos 1:22; 10:37; 13:24.

INTRO: Estos textos hablan de la obra de Juan el Sumergidor.  La obra de Juan y su inmersión fue acepta­da por el Señor, Mateo 3:13-17.

No hubo denominaciones en aquel tiempo... todos fueron llamados "cristianos", CHRISTIANOS, (seguidores del Mesías),  un epíteto (palabra para acen­tuar el carácter de alguien) Hechos 11:26.

      La palabra "sumergidor" (otro epíteto) griego BAPTISTES, parece quince veces en el N.T. y significa lo que la inmersión muestra: uno que ha muerto a la vida de pecado, que ha resucitado a una vida nueva, Romanos 6:3-5; alineación con Juan el Sumergidor, Lucas 1:15; significa todo lo que Jesucristo aprobó del Sumergidor, Lucas 7:28-30.

      El tipo, o clase de inmersión que Jesucristo aceptó de las manos de Juan el Sumergidor debe ser aceptada por cada seguidor del Señor.  Ningún "bautismo" es digno de tal honor.  Ningún otros "bautismo" tiene una significa­ción tal profunda.

      Cada creyente puede honor a Jesucristo por hono­rando la inmersión que Él aprobó y aceptó.

      La primera EKKLESÍA hizo el ejemplo para noso­tros hoy a seguir:

1. Ella aceptó EL Señorío único de Jesucristo, Mateo 23:8-10; Efesios 2:20.  Él fue el Edificador de Su EKKLESÍA, Mateo 16:18; Él todavía es la Cabeza de Su EKKLESÍA.

      Asambleas basadas en el N.T. no han permitida tra­diciones, credos, costumbres, sacerdotes, concilios, síno­dos, conferencias, convenciones a venir entre ellas y el Señor Jesucristo.  Ningún líder humano puede desplazar a Jesucristo como el Legislador por las asambleas.  Ningún hombre carnal originó una asamblea del Señor.

2. Las Escrituras son las autoridades supremas para las asambleas del Señor.

      Juan el Sumergidor fue un "niño de profecía", Isaías 40:3-5; Malaquías 3:1; 4:5, 6.

      Jesucristo fue el sujeto de las Escrituras, Lucas 24:44.  Véase Juan 5:39; 1 Timoteo 3:16; Juan 14:16-26.

      Nosotros, los Bautistas No Conformistas retenemos las Escrituras como las únicas reglas de fe y práctica.

3. El modo de inmersión de creyentes solamente, bajo la autoridad de una asamblea que sigue todas las reglas da­das en las Escrituras, es la norma para cada Asamblea Bautista No Conformista, Mateo 28:18-20.

4. Para ser miembro de una A.B.N.C. uno tiene que ser regenerado (y dar testimonio de esto), luego después de votación por la asamblea (Hechos 10:47), será sumergido por uno que tiene dada la autoridad la asamblea.

      Si las asambleas usan esta regla, van a evitar la en­trada de miembros no regenerados.

      Un creyente no sumergido es un creyente desobe­diente y no tiene derecho a tomar la Cena del Señor ni a votar en las reuniones de miembros.

5. La primera asamblea tuvo una organización democrá­tica con cada miembro igual, Mateo 23:8-10.

6. La primera asamblea practicó la separación entre la asamblea y el estado (el gobierno del país), Mateo 22:21.  (Continuará)Las Lenguas de las Escrituras, I

Las Lenguas De Las Escrituras, I

      Cuando consideramos el tema de las lenguas (GLOSSA: un lenguaje entendido) del N.T., lo más im­portante es entender lo que dice las Escrituras con refe­rencia a este tema.

      Hay dos preguntas importantes que necesitamos con­testar: (1) ¿Qué fueron las lenguas? ; (2) ¿Cuándo van a cesar las lenguas? Por eso, vamos a examinar todas las referencias dadas.

I. Las lenguas del N.T. fueron lenguas conocidas.

1. Las profecías acerca de las lenguas indicaron que han de ser entendidas; Isaías 28:11, 12, véase 1 Cor. 14:21.

II. Las lenguas usadas en Hechos capítulo 2 fueron lenguas entendidas, véase el versículo 6-8.

III. Las lenguas usadas en Hechos capítulos 10 y 11 fueron lenguas entendidas, v. 15 "... como nosotros al principio...".

IV. Las lenguas usadas en Hechos capítulo 19 fueron lenguas entendidas, v. 6.

1. No hay razón en el texto para creer que estas lenguas son diferentes a las de otras ocasiones.

V.  La palabra traducida "lenguas" (GLOSSA) es la palabra griega empleada para decir "lenguas enten­didas" y está usada cincuenta veces en el N.T., catorce veces, la "lengua de la boca"; una vez como "lenguas de fuego"; dos veces se refiere en sentido metafórico al len­guaje o habla.  Treinta y tres veces se refieren a idiomas o lenguas entendidas. 

1. Entonces el problema es que cuando llegamos a 1 Corintios, capítulos 12, 13, 14 algunos dicen que "las lenguas" es ese texto se refieren a una lengua angélica o celestial, y no a lenguas conocidas.  Pero antes de ese momento, cada referencia a las lenguas indicó las lenguas como lenguas entendidas.

2. Pablo escribió la Epístola  a los Corintios cuando estu­vo en Efeso, y esto ocurrió más o menos tres años des­pués de su estadía en la ciudad de Corinto.  Fue en Efeso donde Pablo encontró a los discípulos  de Juan el Sumergidor, quienes hablaron en lenguas.  Si las lenguas en Corintos fueron diferentes a las otras manifestaciones de las lenguas, ¿por qué, Pablo o Lucas (el escritor de los Hechos) no usaron otra terminología para explicar esto?  También, hay evidencia del texto de 1 Corintio 14 que las lenguas fueron lenguas entendidas.

3. En 1 Corintios cap. 12-14, es evidente que Pablo trató de corregir algunas malos entendidos o abusos de los dones espirituales, y especialmente el del don de len­guas.  Lea 1 Co. 14:2.  La palabra "espíritu" no se refiere al Espíritu Santo.  Mejor a decir "disposición mental".

4. También, la persona podía controlar su espíritu, v. 32.  En el contexto los misterios fueron las cosas acerca de Jesucristo y la asamblea que Dios no había revelado a los judíos, pero fue revelado a los apóstoles.

5. En 1 Corintios 14:4 Pablo hizo un contraste entre ha­blar en lenguas y profetizar (predicar).  La predicación edificó a la asamblea, porque la gente podía entender, pero el que habla en lenguas foráneas se edificó a sí mismo.  La gente podía recibir edificación si alguien in­terpretaba el idioma foráneo (14:5).

6. Pablo, en vs. 13, 14, dio énfasis de la importancia de la interpretación de la lengua para la edificación de la asamblea.  Luego en v. 20 él usó una figura para explicar su propósito en lo que dijo   "... niños en su modo de pensar...".

7. En los vs. 21, 22 Pablo explicó el propósito de las lenguas usando Isaías 28:11, 12.  ¿Qué quiere decir "señal?”  Las señales fueron los milagros y cosas usadas por Dios para confirmar Su mensaje a los judíos, véase 1 Corintios 1:22; Mateo 12:38, 39.  En 2 Corintios 12:12 Pablo se refirió a las señales como "... señales de após­tol...".  Entonces, podemos ver que las señales fueron usadas para confirmar la Palabra de Dios, el testimonio de los apóstoles, y sus obras.  Pero cuando la Palabra de Dios  (Las Escrituras) fueron completadas, las señales no fueron necesarias ya más, vea 2 Ped. 1:19-21. (Continuará)

 

      Las HOJAS DE ORO es una obra de amor por parte del Evangelista James Alvino Nelson y su es­posa Janet Eva y son enviadas cada mes gratis.

      Los que corrigen esta publicación son el Hermano Salvador Lanza y su familia, de Zárate, Argentina. (Gracias, hermanos). Esta publicación esta disponible por e-mail:    jnel@ midusa.net     Nuestra dirección postal es:

      HOJAS DE ORO

Ruta 2, Buzón 15, Beverly, Kansas 67423-9606  EE.UU.  (Por Avión)