42 años de publicación gratis

Hojas de Oro

Un Llamado A Regresar A Las Enseñanzas Bíblicas

“…que contendáis por la fe…” Judas 3

Año XXXXII, No. 5 MAYO 2012


Índice:

Lecciones de Santiago (XV y XVI partes).

Respondiendo preguntas.

El uso de las lenguas.

Porque Hay Un Infierno.

Los Bautistas y el regreso inminente de Jesucristo (XIII parte).

Las dos naturalezas.

Posición y estado.

Regeneración e inmersión.

El mutuo residente de Jesucristo y el creyente.

La obra de Cristo.

Jesús, nuestro “Paso por alto”.

El tercer cielo – El mundo invisible.

Judaísmo y cristianismo.

Gráfica “Los Tres Cielos”.

La última palabra.


Lecciones de Santiago (XV parte)

TEMA: Hablando mal.

TEXTO: Santiago 4:11, 12.

INTRO: En estos versículos se nos enseña cómo hablar, especialmente con los hermanos en Cristo, vea 1 Pedro 2:1, 2; Efesios 4:31; Tito 3:1, 2; Santiago 3:6.

I. “Hermanos” v. 11a, Mateo 23:8; 25:40; Lucas 8:21; Juan 21:23; Romanos 8:29; Hebreos 2:11, 17.

II. “Caridad” v. 11b, Proverbios 17:9; Mateo 7:3; Romanos 15:1; Gálatas 6:1; 1 Pedro 4:8.

III. “Calumnia” v. 11c, Salmo 31:13; 101:5; Proverbios 10:18; 11:9; Jeremías 9:4.

1. Ejemplos de: 2 Samuel 10:3; Job 1:11; Salmo 50:20; Amós 7:10; Lucas 7:33.

IV. “El Dador de la ley”, v. 12a, Isaías 33:22; 51:4.

V. Habilidad Divina, v. 12b, capaz a:

1. Entregar, Daniel 3:17.

2. Levantar hijos de las piedras, Lucas 3:8.

3. Cumplir promesas, Romanos 4:21.

4. Hacer que la gracia pueda abundar, 2 Corintios 9:8.

5. Exceder a todo conocimiento, Efesios 3:20.

6. Puede también sujetar a sí mismo todas las cosas, Fil. 3:21.

7. Es poderosa para guardar nuestro depósito para aquel día, 2 Timoteo 1:12.

8. Puede salvar perpetuamente, Hebreos 7:25.

9. Poderosa para guardar sin caída, Judas 24.

VI. “Que puede salvar” v. v.12c, Salmo 27:1; 37:39; Isaías 12:2; 25:9; Sofonías 3:17.


VI. “Y destruir”, v. 12d, Isaías 34:2; Jeremías 25:9; Malaquías 4:1; Lucas 3:9; 2 Tesalonicenses 1:9; Apocalipsis 18:21.

VII. “¿Quién eres tú que juzgas a tu prójimo?” v. 12e, Mateo 7:1; Romanos 14:4; 14:13; 1 Corintios 4:5.


Lecciones de Santiago (XVI parte)

TEMA: Incertidumbre de vida.

LECTURA: Santiago 4:13-17.

INTRO: Las personas que se describen aquí son ateos que viven su vida y hacen sus planes como si Dios no existiera.

I. Avisos contra la presunción, Stg. 4:13a, Nm. 15:30; Dt. 6:16; 18:20; Is. 45:9; 1 Co. 10:9; 2 P. 2:10.

1. Ejemplos: Gn.11:4; Nm.14:44; 20:11; 2 Cr.26:16; Lc.12:19.

2. Presumido sobre el tiempo y la oportunidad:

(1) Jactancia del futuro, Proverbios 27:1.

(2) Planeando el mañana, Isaías 56:12.

(3) Preparando el futuro, Lucas12:19; Hechos 24:25.

2. Los planes del hombre, v. 13b.

(1) Los hombres después del diluvio, Génesis 11:4.

(2) El hombre natural, Proverbios 19:21.

(3) El rey lujoso, Jeremías 22:13, 14.

(4) El necio rico, Lucas 12:18.

II. Seguridad carnal, v. 13c.

1. Amor propio, Salmo 36:2.

2. Esclavitud espiritual, Isaías 44:20.

3. Vanidad, Gálatas 6:3.

4. Oyendo sin cuidado, Santiago 1:22.

5. Una lengua sin freno, Santiago 1:26.

6. Santurronería, 1 Juan 1:8.

7. Pobreza espiritual, Apocalipsis 3:17.

III. Tesoros terrenales v. 13d, Hageo 1:6; Lc. 12:21; 1 Ti. 6:7; He. 11:26; Ap. 3:17.

IV. El futuro escondido v. 14a, Proverbios 27:1; Eclesiastés 3:22; 9:12; 10:14; Mateo 24:43; Hechos 20:22.

V. Decepciones comunes v. 14a.

(1) Pensando que el pecado dará plenitud de vida, Gn. 3:5, 6.

(2) Confiando en la familia para salvación, Mateo 3:9.

(3) Usando repeticiones vanas en la oración, Mateo 6:7.

(4) Confianza en sí mismo, Mateo 26:33.

(5) Construyendo sobre arena, Lucas 6:49.

(6) Confiando en las riquezas, Lucas 12:19.

(7) Pensando que Dios se representa por ídolos, Hechos 17:29.

(8) Pensando que hay bastante tiempo, Hechos 24:25.

(2) VI. Brevedad de la vida v. 14b, Génesis 47:9.

1. Como una sombra, 1 Crónicas 29:15.

2. Como una lanzadera del tejedor, Job 7:6.

3. Más ligeros que un correo (mensajero), Job 9:25.

4. Como nada delante de Él, Salmo 39:5.

5. Como tejedor corté mi vida, Isaías 38:12.

VII. La muerte es universal, v. 14c, 2 S. 14:14; Job 30:23; Salmo 49:10; Eclesiastés 8:8; Romanos 5:12; Hebreos 9:27.

VIII. La vida es frágil, v. 14d, 1 Samuel 20:3; Salmo 40:12; 78:39; 103:14; Isaías 2:22; 64:6.

IX. La voluntad de Dios, v. 15ª.

1. Cuando Su Ley está en el corazón, Salmo 40:8.

2. Sumisión a Su voluntad, Salmo 143:10.

3. Cuando hay una relación divina, Mateo 12:50.

4. Jesús fue el ejemplo perfecto, Mateo 26:42.

5. Uno tiene que conocer la Palabra, Juan 7:17.

6. Debe ser del corazón, Efesios 6:6.

X. Sumisión, v. 15b, Mateo 6:10; 26:39; Lucas 1:38; Ro. 6:13.

XI. Alegría en la jactancia, v. 16a. Job 20:5; Pr.14:13; Ec.2:10; 7:6. Vea también: Salmo 10:3; 49:6, 7; Pr. 25:14; 27:1.

XII. Haga lo que es bueno v. 17a, Salmo 34:14; 37:3; Lucas 6:35; Hebreos 13:16.

XIII. Negligencia de deber v. 17b, Neh. 9:35; Mt. 7:26; 25:27; Lucas 12:47; Santiago 2:14.

XIV. Negligencia de misericordia, v. 17c Salmo 109:16; Proverbios 21:13; Ezequiel 34:4; Mateo 25:43; Lucas 16:20, 21.

XV. Pecados de omisión, v. 17d Mateo 23:23; 25:45; Lucas 11:42; 12:47.

XVI. Pecado definido, v. 17e

1. Hablar vanidad, Proverbios 10:19.

2. Desprecio a otros, Proverbios 14:21.

3. Pensamientos tontos, Proverbios 24:9.

4. Incredulidad, Romanos 14:23.

5. Negligencia de oportunidades, Santiago 4:17.

6. Transgresión de la ley, 1 Juan 3:4.

7. Toda injusticia, 1 Juan 5:17. (Continuará)


Respondiendo preguntas.

(Por el editor)

I. Mi amado hermano Eduardo:

A continuación respondo a tus preguntas.

1. “Iglesia”. Esta es una palabra inventada por los traductores de nuestras Biblias. La palabra griega es EKKLESÍA y viene de dos palabras: EK (afuera de), y KALEO (llamar). Debe traducirse ASAMBLEA como en Hechos 19:39, 41. Se refiere a un grupo de personas llamadas afuera de sus hogares con un propósito. Una congregación cristiana puede tener un edificio, pero no hay una EKKLESÍA hasta que la gente entre en él. La EKKLESÍA tuvo su origen durante el ministerio del Señor Jesús, cuando tomó doce hombres preparados por Juan el Sumergidor y formó la primera EKKLESÍA. Jesús no le puso ningún nombre a aquella EKKLESÍA. Los nombres de las denominaciones y organizaciones actuales son invenciones de hombres.

2. ¿Quiénes son los “encargados” de una asamblea? 1 Co. 12:28.

Apóstoles”. Hubo doce nada más, y una vez y una vez que murieron no tuvieron sustituto. No hay “apóstoles” hoy porque un apóstol tenía que ser testigo ocular de la Persona de Jesús, Hechos 1:21, 22.

Profetas”. La palabra se refiere a hombres con dotación especial para predicar (Hechos 11:21-28; 13:1). No hay “profetas” hoy. La palaba “profeta” no significa que tales personas tenían el don de ver el futuro. Hoy decimos: “pastor”.

Maestros”, puede ser lo mismo que “pastores-maestros” de Efesios 4:11.

Los que hacen milagros”. Este fue un don temporal para hacer señales (actos divinos contrarios a la naturaleza). Una vez que todas las Escrituras fueron reveladas, no hubo necesidad de tal oficio. Así es el caso de “los que sanan”.

Los que ayudan, los que administran”. “Ayudar” equivale a “ministrar”. Los que “administran” cumplen la función de liderazgo.

Los que tienen don de lenguas”. Este fue un “don” de mucha importancia hasta que Dios reveló todas las Escrituras. Una vez que los 66 libros fueron terminados y distribuidos a las asambleas, no hubo necesidad de las “lenguas” porque Dios ya lo había revelado todo.

Obispo” (sobreveedor). Igual a “anciano” o “presbítero”, uno que preside. Es un buen término pero los Bautistas prefieren usar “pastor” (vea Tito 1:6-7; 1 Timoteo 3:2). Las denominaciones usan “obispo” para indicar que este está encargado de varias asambleas, lo cual no tiene base en las Escrituras ya que cada EKKLESÍA es autónoma.

Diácono o diaconisa”: servidor o sirviente. Esta palabra se usa en las Escrituras alrededor de 30 veces, y no hay nada que indique que tales personas sean sino sirvientes a las necesidades de los de la asamblea. Ellos no tienen más voz que cualquier otro miembro. Su función es cuidar por los de la asamblea.

Ancianos”. Son los hombres de mayor edad designados por cada congregación (Hechos 14:23). En el N. T. se usan indistintamente los términos de “anciano” y “obispo” (Hechos 20:17, 28). 1 Timoteo 3:1-7 y Tito 1:6-9 dan los requisitos que se exigen a los ancianos.

II. Otra persona me escribió: “La homosexualidad, ¿es un trastorno genético o un desorden cerebral o simplemente nacen así? ¿Qué dice la Biblia?”

Hermano, tengo que usar las Escrituras para contestar tu pregunta. Ellas dicen que la homosexualidad es pecado. Es fácil decir: “Yo nací así” o “Yo no puedo cambiarme porque es mi naturaleza”, etc. Pero las Escrituras dicen que tal deseo no es natural. Es carnal. Es una tentación a hacer algo contrario a los mandamientos de Dios. Es la naturaleza caída del hombre y la mujer hacer lo que es contrario a la Palabra de Dios. El borracho dice que él no puede dejar la bebida, el ladrón dice que tiene que robar porque no tiene dinero, etc.

(3) Un breve estudio de las Escrituras muestran que la práctica de la homosexualidad está contra la voluntad de Dios, contra la naturaleza y por eso es puro pecado. Las consecuencias de tal pecado se muestran en el SIDA. ¡Qué gran precio a pagar por unos momentos de carnalidad prohibida! La práctica de este pecado ha arruinado muchos matrimonios, algo que sí ha sido ordenado por Dios.

La primera mención de este pecado se encuentra en Génesis 19:5-8. ¿Qué fue la actitud de Dios ante aquella vil conducta? ¡La destrucción de miles de personas! Esto muestra el odio del Creador contra tal conducta.

Está muy claro que ese deseo no es natural, sino puramente carnal. Los que practican este pecado deben saber que es una cosa horrenda a la vista de Dios, y Su ira contra tales cosas nos muestra que la homosexualidad es una violación de la Santidad de Dios.

Hay muchas referencias al respecto: Levítico 18:22, 29; 20:13; Romanos 1:24-32; 1 Corintios 6:9; 1 Timoteo 1:10; 2 Pedro 2:6, 7. (Fin)


El uso de las lenguas.

(Por David Cloud)

El don de lenguas es algo importante en el movimiento Pentecostal-carismático, pero las Escrituras dicen que fue un don provisional y limitado a las primeras asambleas hasta que estuvieron los 66 libros.

1. Las lenguas mencionadas en las Escrituras fueron reales, Hechos 2:4-11.

(1) Hechos 2:6-11. Lenguas normales.

2. Fueron para los judíos incrédulos respecto a la fundación de la EKKLELSÍA, y cesaron una vez que las asambleas tuvieron los 66 Libros (1 Co. 14:20-22. Cada vez que se usaron las “lenguas” hubo judíos presentes, Hechos 2:6-11; 10:46; 19:6.

3. Las “lenguas” usadas antes de la revelación de los 66 libros terminaron, 1 Corintios 13:8-10.

4. Las “lenguas bíblicas” fueron controladas por la dirección de los apóstoles (1 Corintios 14). Los que practican “lenguas” hoy ignoran estas instrucciones.

(1) Debían hablarse por turno, v. 27.

(2) Debían ser traducidas, v. 27.

(3) No debía haber confusión, v. 33.

(4) Las mujeres no podían hablarlas, v. 34.

(5) Todo debe ser hecho “decentemente y con orden”, v. 40.

5. El uso de “lenguas” por los Pentecostales y Carismáticos no tiene base en las Escrituras. Ellos dicen: “Tú puedes vivir una vida mejor si hablas en lenguas”. No hay nada en el N.T. que indique tal cosa, al contrario, 2 Co. 11:2-4, 13-15; Mt. 24:24.

6. Las “lenguas” usadas en aquel tiempo nunca se usaron por los creyentes después, 1 Corintios 12:7-10, 28-30.

(1) Los “salvos” en el día de fiesta no hablaron en lenguas, Hechos 2:40-42.

(2) Los judíos creyentes tampoco, Hechos 4:4; 6:7.

(3) El eunuco tampoco, Hechos 8:35-39.

(4) Los primeros conversos en Antioquía tampoco, 11:20, 21.

(5) Lidia y su familia tampoco, Hechos 16:13-15.

(6) El carcelero y su familia tampoco, Hechos 16:30-33.

(7) Ni los conversos mencionados en Hechos 17:4, 12, 34.

(8) Vea Hechos 18:8; 19:17-19.

El N.T. no hace énfasis sobre hablar en “lenguas”. Fue usado solamente tres veces en el Libro de los Hechos y por poca gente. Las instrucciones dadas a la asamblea de Corinto fueron para corregir un error y no para dar licencia a hacerlo. (Fin)


Por qué hay un infierno.

(Por el editor)

1. El Creador del universo, o sea, el Dueño del universo, es Santo, Santo, Santo, Isaías 6:3.

2. Leemos en Génesis 1:1 que: Dios (ELOHIM, palabra plural) creó los cielos y la tierra”, lo cual lo hace Dueño y como Dueño tiene el derecho de hacer cualquier cosa.

3. Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo hicieron al primer hombre (Génesis 1:26), y lo instruyeron sobre cómo debía vivir. Pero Adán escogió desobedecer a Dios y el “pecado” entró en el mundo. ELOHIM tuvo que mostrar Su santidad y lo hizo en el libro de Éxodo. Puesto que Dios hizo al hombre “santo”, y siendo que este hombre eligió no ser “santo” y está en rebelión contra el Dueño del universo, tiene que ser castigado, Romanos 6:23; Ezequiel 18:4.

4. ELOHIM le dio un Libro de Instrucción a la raza humana sobre cómo se debe vivir. Si uno vive según estas instrucciones todo marchará bien, pero si no todo irá mal pues habrá eterna separación del Dios de la Creación.

5. Si el hombre y la mujer escogen vivir en la maldad saben bien lo que les espera: una eternidad separada del Creador. (Fin)


Los Bautistas y el regreso inminente de Jesucristo (XIII parte).

LECTURA: Mateo 24:1-14.

TEXTO: Lucas 17:26-31.

PROPÓSITO: Mostrar que los Bautistas No Conformistas creyeron y enseñaron durante los siglos pasados que Jesucristo regresaría en cualquier momento.

I. Unos pensamientos sobre Hebreos 9:24-28, las tres apariencias del Señor Jesucristo.

1. He. 9:26, “Se presenta una vez para siempre por el sacrificio de Sí mismo para quitar de en medio el pecado” (1960). Mejor: “Para quitar el pecado mediante el sacrificio de Sí mismo” (Act.); o “Para acabar con el pecado por medio del sacrificio de Sí mismo” (N.V.I.); o “Y se dio a Sí mismo una vez y para siempre. Así quiso destruir el pecado” (Nueva Vida).

(2) Durante Su Primera apariencia Jesucristo predicó como un Profeta (Mateo 16:21) y todo se cumplió.

2. Hebreos 9:24, “No entró Cristo en el santuario (…) sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios”.

(4) (1) Ahora mismo Jesucristo está en el Tercer Cielo cumpliendo Su oficio de Sumo Sacerdote de parte de los redimidos, Hebreos 4:14, 15.

3. Hebreos 9:28, “Y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan” (1960); o como dice la N.V.I., “Y volverá a aparecer una segunda vez, no para cargar con ningún pecado, sino para traer completa liberación a quienes aguardan con expectación Su venida”.

(1) Jesucristo vendrá a esta tierra (la Segunda etapa de Su Segunda Venida) como Rey de reyes, y Señor de señores para reinar mil años, 1 Timoteo 6:13-16.

II. Examinando Mateo 24:1-8.

1. Jesucristo predijo la destrucción del templo de los judíos (vs. 1 y 2), sabiendo que una vez que los líderes de los judíos rechazaran Sus enseñanzas esto traería el juicio de Dios sobre ellos.

2. Sus discípulos le preguntaron: ¿Cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de Tu venida y del fin del siglo?”, v. 3.

(1) El regreso de Jesucristo para arrebatar a los redimidos (la primera etapa de Su Segunda Venida) será el fin de la presente dispensación de gracia, o sea, de la asamblea, 1 Ts. 4:13, 17.

(2) “¿Cuándo serán estas cosas?”. Véase Hechos 1:7; Mateo 16:3, 4; 24:36, 42, 44.

(3) “¿Qué señal habrá?”. Jesucristo dio varias señales en Mateo 24:5-12: falsos Cristos, guerras y rumores de guerras, nación contra nación, pestes, hambre, terremotos, dolores, tribulaciones, matanza, aborrecimientos, falsos predicadores.

III. Comentario sobre la lección:

1. Los creyentes que aman a Jesucristo siempre han anticipado Su regreso:

(1) Enoc, Judas 14.

(2) Abraham, Hebreos 11:8-10.

(3) Los creyentes de hoy, Tito 2:13; 1 Ts. 4:18.

2. Jesucristo hizo una comparación de que el tiempo de Su regreso sería como en los días de Noé y de Lot, Lucas 17:26-30. Las condiciones de aquel tiempo mostraron:

(1) Falta de respeto hacia el matrimonio.

(2) Una vida de glotonería, embriaguez, y materialismo.

(3) Claro, ellos no estaban preparados para el juicio de Dios.

3. Las Escrituras dicen que el Anticristo (un hombre dirigido por el diablo) tratará de destruir a todos los judíos antes del regreso del Señor, Lucas 21:20-28.

4. Hay una descripción de cómo será el regreso del Señor, Hechos 1:10, 11; Mateo 24:30.

5. Su regreso (la Segunda etapa de la Segunda Venida) traerá un orden mundial, Ap. 1:7. Véase 19:11-16.

Conclusión: No puede haber ninguna duda en nuestras metas de que el Señor ha de regresar a esta tierra para juzgar a los impíos. Nótese bien el orden de aquellos eventos:

1. En cualquier momento Jesucristo vendrá en las nubes para resucitar los cuerpos de los redimidos de las tumbas y arrebatar los cuerpos de los creyentes vivos, llevándolos todos, vivos y muertos en Cristo, al Tercer Cielo. Esto será la primera etapa de la Segunda Venida.

2. Habrá un período de siete años de juicio de Dios sobre este planeta, la Gran Tribulación.

3. Luego el Señor regresará desde el Tercer Cielo con todos los redimidos para establecer Su reino de mil años sobre esta tierra presente.

4. Una vez termine tal reino, la superficie de esta tierra será renovada y llegará a ser el hogar eterno de los redimidos. (Fin)


Las dos naturalezas.

(Por Clarence Larkins)

INTRO: Es muy importante que cada creyente en Jesucristo entienda lo que dicen las Escrituras acerca de las dos naturalezas. Hay falta de conocimiento sobre este tema, pues algunos conversos, después de vivir varios meses muy felices, notan de repente que todavía los deseos carnales viven en su cuerpo.

Llamo tu atención sobre las palabras de Jesucristo dirigidas a Nicodemo en Juan 3:6, “Lo que ha nacido de la carne, carne es; y lo que ha nacido del Espíritu, espíritu es”. En estas pocas palabras podemos ver las dos líneas de herencia humana: la carnal y la espiritual.

I. Nótese lo que dicen las Escrituras del hombre (mujer) natural, carnal, no regenerado, no redimido, no salvo. Tal persona:

1. Tiene su “entendimiento entenebrecido (obscurecido), Efesios 4:18.

2. “No acepta las cosas que son del Espíritu de Dios (...) no las puede comprender”, 1 Corintios 2:14.

3. Es un “...hijo de ira...”, Efesios 2:3c.

4. “Su carne (...) es enemistad contra Dios”, Ro. 8:7.

5. “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso”, Jeremías 17:9.

6. Véase Marcos 7:21, 22.

7. “Muerta en sus delitos y pecados”, Efesios 2:1.

8. “No mora el bien”, Ro. 7:18.

9. No puede cambiar sin ayuda sobrenatural, Jeremías 13:23.

(1) Nótese bien que Dios no ha dicho que alguien sea refinado, culto, complaciente, generoso, benéfico, honesto, verdadero, véase Romanos 3:23.

II. El hombre (mujer) espiritual:

1. Mientras que el hombre natural tiene parientes humanos, la persona regenerada tiene un Padre Divino, Gálatas 3:26.

2. Toda vida en existencia desde la creación tuvo que venir de una vida ya en existencia. No hay tal cosa como la “generación espontánea” que produce vida. Ninguna vida viene sin ascendencia.

3. En el mundo espiritual el Espíritu Santo es el “Padre” y el corazón del hombre es la matriz (madre) en la cual la semilla de la Palabra de Dios es depositada, 1 Pedro 1:23.

4. En el mundo natural, carnal, si una semilla no tiene “vida” nada va a brotar. En el mundo espiritual, si la Semilla de la Palabra de Dios no está “viva” en el corazón por la obra del Espíritu Santo, no habrá vida nueva ni regeneración, Hebreos 4:12.

5. El nuevo nacimiento concede una naturaleza nueva (2 Co. 5:17). Aquella naturaleza es espiritual (Juan 3:6). El alma no puede pecar (las acciones habituales indican el carácter de

(5) uno). La naturaleza divina evita pecar al creyente (Juan 1:13; 2 Pedro 1:4). Pero ya que vivimos en un cuerpo carnal, sí se puede pecar.

6. Esta naturaleza espiritual se llama “Cristo en vosotros” (Col. 1:27), y concede vida eterna, 1 Juan 5:11, 12.

7. Aquella vida está “escondida con Cristo en Dios”, Colosenses 3:2-4.

8. En Gálatas 5:22,23 leemos del fruto producido por una vida espiritual.

9. El hombre espiritual es iluminado espiritualmente, 1 Corintios 2:9, 10; 1 Juan 2:27.

10. Por esta descripción vemos que el hombre espiritual no es una “evolución” de la nada o un “desarrollo” del hombre natural, sino que es una creación nueva, 2 Corintios 5:17.

11. Por eso, el hombre espiritual es una creación nueva y completamente diferente del hombre natural, y diferente en carácter, temperamento y disposición, Efesios 4:24.

12. Hasta aquí todo está bien claro, pero tenemos que hacerle frente a una paradoja (cosa extraña u opuesta a la opinión común) aunque las Escrituras hablan de dos hombres distintos: el hombre natural y el hombre espiritual, estos dos hombres componen en el creyente una personalidad conocida como:

III. El hombre (mujer) regenerado.

1. Cuando una persona es regenerada, el hombre viejo no muere sino que existe todavía en el ser, y está muy vivo.

2. Por eso la persona regenerada tiene dos naturalezas opuestas, peleando para dominar el cuerpo y la mente (Gálatas 5:17). Esto explica la guerra espiritual que Pablo experimentó en su vida, Romanos 7:14-25.

3. Aquella fue la experiencia del Apóstol después de su conversión, pero antes de que él hubiera aprendido por Jesucristo a VENCER la carne y dejar que el Espíritu Santo reinara en su vida, Romanos 7:24, 25; 8:1-39.

4. No es sino hasta que se ha nacido de nuevo que se despierta al conocimiento de un corazón depravado, y se descubren las tendencias que no se sabía que existían. Entender esto nos asusta y causa dudas acerca de nuestra salvación.

IV. ¿Cómo se debe conducir la batalla entre las dos naturalezas?

1. Hay que recordar que tendremos el “hombre viejo” hasta la muerte del cuerpo. Por eso siempre habrá guerras espirituales.

2. El creyente no debe tratar de mejorar la carne, Gálatas 6:12, 13. Véase Filipenses 3:3.

3. Debe hambrear la carne y sus deseos, y no hacer provisión para la carne, Romanos 13:14.

4. Debe alimentar la naturaleza nueva con actividades buenas. ¡Cuidado! Nunca debe alimentar las dos naturalezas a la vez.

5. El creyente debe “...andar en el Espíritu...”, Gálatas 5:16. Hay tres maneras en que el creyente puede vencer la carne:

(1) Por amputación (Mateo 18:8, 9). Hay cosas que no podemos amputar: la impaciencia, el orgullo, el enojo, etc. Aquellas cosas tienen que ser eliminadas por:

(2) Mortificación (privar de vitalidad alguna parte del cuerpo) (Colosenses 3:5-10; Romanos 8:13). Este tratamiento es más “médico” que “quirúrgico”, y es una obra interna, una obra por parte de Dios, Filipenses 2:12, 13.

(3) Por limitación (Hebreos 12:1). Hay una diferencia entre “pesos” y “pecados”. No todos los “pesos” son “pecados” pero todo pecado es pesado. Cualquier cosa que quita el gozo de la vida cristiana debe ser puesto a un lado inmediatamente, sea familia, negocio, vecinos, actividades, etc. (Fin)


Posición y estado. (Por Clarence Larkins)

LECTURA: Efesios 6:10-20.

TEXTO: Efesios 6:13-16.

INTRO: “Posición” = postura, categoría que no puede cambiar. “Estado” = situación en que uno está y es variable.

Hay tres clases de “cristianos profesantes”: (1) Aquellos que son salvos y lo saben; (2) Aquellos que son salvos pero no tienen seguridad; (3) Aquellos que no son salvos sino piensan que son salvos por su religión.

Cuando uno le pregunta a un creyente: ¿Eres salvo? Unos contestan: “Espero que sí”, otros dicen: “Confío que lo soy”; y hay quienes afirman que es presuntuoso ser positivo y dicen que: “No sabemos hasta la muerte”.

¿Por qué hay tanta confusión? Porque la gente no recibe la clara enseñanza de las Escrituras. Pocos creyentes saben cómo distinguir entre su posición en Cristo Jesús y su estado en Él.

I. La posición que el creyente tiene en Cristo Jesús:

1. ¿Dónde podemos encontrar información sobre esto? En la Santa Biblia. ¿Qué dicen las Escrituras?

(1) Dicen que nuestra posición es la de un hijo nacido en una familia. El pecador llega a ser “hijo” de Dios por medio del nuevo nacimiento, es decir, por el arrepentimiento de sus pecados y la recepción de Jesucristo como su Salvador, Juan 1:12, 13; Gálatas 3:26.

(2) Las Escrituras dicen que nuestra posición como creyentes es la de “hijos” de Dios, 1 Juan 3:2.

(3) Dicen que el hijo de Dios es un heredero, Ro. 8:16, 17.

(4) Dicen que como herederos tenemos seguridad, 1 Pedro 1:3-5; Juan 10:25-30.

A. Estamos seguros porque somos sellados, Efesios 4:30.

B. Somos sellados porque estamos “escondidos con Cristo”, Colosenses 3:3, 4.

2. Si mi vida espiritual está escondida con Cristo, será imposible perderla. Algunos se preguntan acerca de Hebreos 6:4-6 y 10:26 que dice y después recayeron”. Hay que recordar que aquella epístola fue escrita a los hebreos, a los judíos que habían profesado fe en el Mesías. Pero que después regresaron al judaísmo diciendo que la Ley de Moisés era mejor que la gracia de Dios. Por esto los textos citados no son para los creyentes en Cristo.

II. El estado (situación, condición) del creyente. Mientras que su posición está determinada y segura, su estado es variable porque vivimos todavía en un cuerpo carnal.

1. Es variable porque una vez que “nacemos de arriba” tenemos dos naturalezas, la vieja y la nueva, Juan 3:6.

(6) 2. Con esto podemos entender la “guerra espiritual” de Pablo en Romanos 7:13-25. Podemos ver dos naturalezas, y el creyente puede vivir sin pecado o con pecado dependiendo de la naturaleza que lo controla. La naturaleza nueva no puede pecar (1 Juan 3:9), pero la naturaleza vieja sí.

3. Si el creyente permite que lo controle su naturaleza carnal, no puede decir: “No tengo pecado”, 1 Juan 1:8-10.

4. Aquí podemos ver la diferencia entre pecado y pecados.

(1) “Pecado” es aquella disposición a practicar lo malo que vino de nuestro padre Adán, Salmo 51:5.

(2) “Pecados” son los actos específicos de rebelión contra Dios que uno hace debido a la disposición de pecado en nosotros, Gálatas 5:19-21.

(3) Cuando Jesús murió en la cruz, Él quitó la disposición de pecar del creyente, dándole una naturaleza nueva en la que no hay disposición a pecar (2 Co. 5:17). Véase Ro. 6:1, 2. Pablo dijo que el creyente ya es “muerto al pecado” en su naturaleza nueva. ¿Cómo es posible? Véase Gá. 5:16; Ro. 6:12.14.

5. Ahora usted puede ver que mientras la posición del creyente está segura, su estado es variable y puede pecar en cualquier momento si tiene el deseo.

III. Nótese la experiencia que el creyente tendrá en su vida cristiana:

1. Puede estar en uno de tres lugares:

(1) En Egipto, ejemplo del mundo.

(2) En el desierto, ejemplo de la vida carnal.

(3) Luchando para poseer la “Tierra de la Promesa”, Canaán, ejemplo de la vida eterna con Jesucristo.

2. Los hijos de Israel, aunque todavía estaban en Egipto, se sintieron seguros una vez que la sangre fue puesta sobre sus hogares, Éxodo 12:1-14.

(1) Igual sucede con el creyente. Una vez que recibe la sangre de Jesucristo es salvo, una vez y para siempre.

(2) Por esta razón vemos a muchos creyentes que viven en “Egipto” porque están contentos de vivir en “el mundo”.

(3) algunos creyentes han “salido” de Egipto pero ahora viven en el desierto, “la vida carnal”. No hay dedicación para Dios en sus vidas.

(4) Algunos de ellos, en el desierto, han visitado el arroyo de Escol (Números 13:23) y han saboreado el fruto de las uvas, pero al ver los “hijos de Anac” (ejemplo de Satanás y sus demonios) regresaron inmediatamente a la seguridad del desierto, es decir, a la vida carnal.

(5) Pero otros, bajo la dirección de Josué (prototipo de Jesucristo) salieron peleando para tomar posesión de la Tierra Prometida donde pueden vivir una vida victoriosa.

Conclusión: Podemos ver que aunque nuestro compañerismo con Jesucristo puede ser roto, nuestra relación con Él no. El “hijo pródigo” perdió el compañerismo con su padre pero no su relación con él, Lucas 15:24; Romanos 8:35-39. (Fin)


Regeneración e inmersión.

(Por Clarence Larkins)

INTRO: Hay mucha confusión sobre cómo es la relación del acto de la inmersión y la regeneración. Muchos padres llevan a sus niños a ser “bautizados” por una “iglesia” pensando que, sin este ritual, si el infante muere va al infierno.

Necesitamos entender el significado de las palabras “regeneración” e “inmersión”. Recordemos que los traductores de nuestra Biblia NO tradujeron la voz griega BAPTIZO, sino que usaron una transliteración que representa los sonidos de una lengua con las letras de otra. La voz griega BAPTIZO siempre significa en todas sus formas una IMERSIÓN BAJO EL AGUA. No hay ninguna evidencia sobre un “rociamiento”, como el que es practicado en algunas “iglesias”.

I. Regeneración. En Juan 3 encontramos dos “necesidades Divinas”:

(1) Jesús dijo: “Os es necesario nacer de nuevo” (vs. 7).

(2) “Así también tiene que ser levantado el Hijo del Hombre (Jesús)” (vs. 14).

1. La razón por la que el pecador tiene que “nacer de nuevo” se encuentra en Juan 3:6, “Lo que ha nacido de carne, carne es”.

2. Por su naturaleza carnal, recibida de nuestro padre Adán, ningún ser humano nacido es un “hijo de Dios”, Juan 8:37-44; 1 Juan 3:10.

3. Pero el pecador arrepentido que ha dejado la vida pecaminosa y tiene fe en la obra de Jesús, puede llegar a ser un “hijo de Dios”, Juan 1:12; Gálatas 3:26.

4. El nuevo nacimiento, la acción de regeneración, no es un cambio de la vieja naturaleza carnal a una naturaleza nueva espiritual por fuerzas humanas (Jeremías 13:23). Es una obra espiritual, de Dios el Espíritu Santo.

5. ¿Qué es el nuevo nacimiento (regeneración)? Es la comunicación de una vida nueva, la implantación de una naturaleza nueva por la obra del Espíritu Santo en la vida del pecador, Juan 3:5, 6.

6. No existe la “generación espontánea” de vida por sí misma. Toda vida tiene que venir de una vida ya en existencia. En el reino humano no hay vida sin padres. Igual sucede en el reino espiritual. El Espíritu Santo es el “papá” y el corazón humano es la matriz donde se deposita la semilla de la Palabra de Dios, 1 Pedro 1:23.

7. ¿Cómo puede uno “nacer de nuevo”? En Su entrevista con Nicodemo Jesús usó tres ilustraciones:

(1) El acto de nacer.

(2) Una serpiente hecha de bronce.

(3) El viento.

Habiendo tratado con el primero pasamos al segundo, Jn. 3:14.

A. La ilustración viene de Números 21:4-9. Durante su viaje a la Tierra Prometida los hijos de Israel comenzaron a quejarse contra el líder puesto por Dios, Moisés, y Dios les envió “serpientes ardientes” que mataron a muchos. Los que quedaron le pidieron a Moisés que hiciera una “serpiente de bronce”, metal costoso que ellos habían traído de Egipto, y él la puso en alto mandando a la gente a “mirar con fe” a aquel “sacrificio” porque el costo del bronce era muy alto, y serían sanados.

(7)












































































































(8) B. Aquellas “serpientes ardientes” son prototipos de demonios.

C. La “serpiente de bronce” era un símbolo de Jesús, quien sería levantado un día en la cruz para destruir las obras del diablo.

D. De todo esto podemos ver que la muerte de Jesús el Prometido en la cruz NO ES un “ejemplo” sobre cómo ser salvo, sino que es Jesús, “levantado” en aquella cruz por nuestros pecados, quien produce la salvación una vez que el pecador ve su condición perdida”.

E. Aquella “serpiente hecha de bronce” (muy costosa) fue “levantada” para que todos los que fueran mordidos (por el pecado) pudieron verla. Lo mismo pasa con la muerte de Jesús quien fue “levantado”, Juan 12:32, 33.

F. Hay muchas lecciones en este escenario (Números 21:4-9), que nos enseñan el plan de Dios en la salvación del alma del infierno.

(1) Primero, los pecadores de Israel tuvieron que entender que aquella “mordida” representaba “la paga del pecado”, y que sin cura morirían.

(2) Segundo, entendieron que había un “remedio” de parte de Dios y no de sus médicos o de Moisés. El hombre, las iglesias, y las denominaciones no tienen nada que hacer con la salvación del alma del infierno.

(3) Tercero, tuvieron que entender que aquel remedio no tenía valor hasta que era aplicado. Ellos tenían que “mirar” al sacrificio. Es igual hoy: no hay salvación si no se deposita la fe en la obra de Jesús en la Cruz (Hechos 4:10). Si el pecador no ha puesto su vista en Jesús, el Salvador, no hay salvación (Hechos 4:10; 2 Tesalonicenses 1:7-10).

G. Ahora trataremos con la ilustración del “viento”, Juan 3:8. ¿Es posible saber que se ha nacido de nuevo?

(1) Nadie puede ver el viento, pero puede “sentir” sus efectos.

(2) Así es con la obra del Espíritu Santo en la vida del pecador. Cuando puedes VER el cambio en una persona que ha recibido a Jesucristo, sabes que el Espíritu Santo ha hecho una obra en esa persona.

(3) Hay cinco “marcas” del nuevo nacimiento:

a. El que es nacido de nuevo “tiene el testimonio en sí mismo”, 1 Juan 5:10; Romanos 8:16.

b. El que es nacido de nuevo “permanece en Dios y Dios en él”, 1 Juan 3:24, Juan 17:23; Gálatas 2:20; Efesios 3:17-19.

c. El que es nacido de nuevo “ama a los hermanos”, 1 Juan 3:14; Juan 13:35; 1 Corintios 13:1; 1 Juan 4:20.

d. El que es nacido de nuevo vence al mundo”, 1 Juan 5:4; Salmo 44:5; Lucas 10:19 (serpientes, haciendo referencia a Satanás y los demonios)

e. El que es nacido de nuevo es guiado por el Espíritu Santo”, Romanos 8:14; Juan 16:13.

II. Inmersión escritural. Hemos visto que la regeneración es una experiencia interna. Ahora veremos que el acto de inmersión bíblica es un acto externo que simboliza el nuevo nacimiento.

1. Jesús no le enseñó a Nicodemo que tenía que ser sumergido en agua para salvar su alma del infierno (Juan 3:5). La palabra “agua” en el texto no tiene nada que ver con inmersión o rociamiento. Aquí la palabra “agua” representa LA PALABRA DE DIOS, Juan 4:10, 14; 15:3; Efesios 5:25, 26; 1 Pedro 1:23; Santiago 1:18, 21.

2. Hay que entender que la inmersión en agua tiene que ser hecha por la autoridad de una asamblea que lleva las marcas del N. T., y es para gente ya convertida, Hechos 8:36, 37.

3. Por eso, las Escrituras prohíben la inmersión o el rociamiento de niños o adultos no regenerados.

4. ¿Cuál es el propósito de la inmersión del creyente? Romanos 6:3-5; 1 Corintios 15:1-4.

5. La inmersión es una confesión pública de que la persona ha muerto a su vida vieja y ha resucitado (simbólicamente) a una vida nueva.

6. La inmersión simboliza la muerte, el entierro y la resurrección del creyente con Jesucristo.

7. ¿Por qué necesito ser sumergido por la autoridad de una asamblea de Jesús que ha cumplido con Su mandamientos?

(1) Porque Jesús mismo lo demandó, Mateo 28:18, 19.

(2) Porque es la manera para confesar públicamente la fe salvadora en Jesucristo, Hechos 16:14, 15.

(3) Porque como creyentes, con la inmersión bíblica llegamos a ser miembros de tal asamblea, Hechos 2:41, 42.


El mutuo residente de Jesucristo y el creyente.

(Por Clarence Larkins)

Hay un cierto número de declaraciones que hablan sobre el “mutuo residente”, Juan 14:8-11; 10:38; 17:21; 6:56; 14:19,20.

I. En Cristo, el Mesías, el Prometido. Esta es la posición de la persona que ha recibido a Jesús como su Salvador, ha sido regenerada por el Espíritu Santo. Estas palabras en Cristo” son las llaves que el Espíritu Santo usa para abrir las Escrituras. Por ejemplo:

1. Romanos 3:24, en Cristo justificado…”

2. 1 Corintios 1:2, en Cristo santificado…”

3. Gálatas 2:20, en Cristo crucificado…”

4. Efesios 1:3, en Cristo ascendido…”

5. Filipenses 1:11, “…en Cristo satisfecho…”

6. Colosenses 2:10, “…en Cristo completo…”

7. 2 Tesalonicenses 1:10-12, “...en Cristo glorificado…”

II. Los creyentes “en Cristo” son:

1. Romanos 6:6, “….crucificados juntamente con Él…”

2. Colosenses 2:12, “…sepultados juntamente con Él….”

3. Efesios 2:5, “…nos dio vida juntamente con Él…”

4. Colosenses 3:1-3, “…resucitados con Él…”

5. Romanos 8:17, “…coherederos con Cristo…”

6. Romanos 8:17, “…padecemos juntamente con Él…”

7. Romanos 8:17, “…glorificados juntamente con Él…”

(1)¿Has sido crucificado, sepultado, recibido vida, resucitado con Él? Entonces hay que practicar lo que dice Col. 3:8-14.

III. Cristo, el Mesías, el Prometido. La “vida nueva” depende de “estar en Cristo” y “Cristo estando en mí”. La única manera (9) de manifestar tal vida nueva es produciendo “frutos”, Mateo 7:16, 20. Vea Juan 15:1-8.

1. La misión de la vid es producir fruto. La misión del creyente es igual. Aquí debemos distinguir entre “obras” y “fruto”. Las “obras” son cosas externas. El “fruto” es interno, Gá. 5:22, 23.

(1) La vid no produce fruto, esa es la obra de la savia. Si hay obstrucción (mundanalidad, orgullo, etc.) no hay fruto.

IV. La vida de oración (Juan 15:7). Aquí hay dos condiciones:

1. Para que la oración sea contestada uno tiene que estar “en Cristo”.

2. “Cristo tiene que estar en nosotros”, 1 Juan 5:14, 15.

V. Vea Juan 14:13, “en Mi Nombre”. Nótese Juan 14:14, 26; 15:16; 16:23, 24, 26. (Fin)


La obra de Cristo. (Por Clarence Larkins)

LECTURA: Dt. 18:15; Hechos 3:11-26; Mateo 24:1-25.

INTRO: La obra de Jesucristo es triple, o sea, está dividida en tres partes: Profeta, Sacerdote, Rey. Su obra “profética” se extendió desde la Creación hasta Su Ascensión. Su obra de “Sacerdote” desde Su Ascensión hasta el arrebatamiento de los redimidos (1 Ts. 4:13-18). Y Su obra como “Rey” se extenderá desde Su revelación, al término de los siete años de la Tribulación, hasta que entregue el reino de mil años a Su Padre, 1 Corintios 15:28.

I. Su obra profética. Aunque Jesús, como Profeta, predijo muchas cosas antes de Su nacimiento, no entró completamente en Su oficio como Profeta hasta después de Su nacimiento, Deuteronomio 18:15; Hechos 3: 19-26.

1. Como Profeta predijo Su muerte y Su resurrección, pero Su obra sobresaliente fue la manifestación de los eventos que han de venir en el futuro: el Apocalipsis (manifestación, revelación).

II. Su obra como Sacerdote. La obra del sacerdote es representar al hombre pecaminoso ante el Dios Santo, Santo, Santo.

1. La obra actual de Jesús es de un Sumo Sacerdote. No estamos hablando de los impostores de la “iglesia romana”, de los creyentes. Jesús está hoy “dentro del velo” (el lugar más santo), o sea, en la misma presencia de Dios el Padre en el Tercer Cielo, Hebreos 4:14; 9:24.

2. El Tercer Cielo es el lugar para esta obra de Jesús, ya que Él nunca estuvo en el templo en Jerusalén actuando como “Sacerdote”. Él enseñó pero no ofreció sacrificios.

3. Los sacrificios y las ceremonias del Tabernáculo (en el desierto) y del Tempo (en Jerusalén) no quitaron los pecados de aquella gente. Cada año el pecador tenía que regresar y ofrecer otro animal. Aquellos sacrificios eran “símbolos” o “sombras” de algo mejor que habría de venir, Hebreos 10:1-4.

(1) En el “día de expiación” (practicado por los Judíos) el sumo sacerdote entraba en el “Lugar Santo”, y ofrecía la sangre derramada de los animales para CUBRIR (no quitar) los pecados del confesor por otro año.

(2) Luego salía y tomaba una cabra viva, ponía sus manos sobre su cabeza y la enviaba fuera del campo, llevando los pecados de la gente” (Lv. 16:8-10; 20-22). Nótese bien que la palabra hebrea AZAZEL no ha sido traducida en nuestra Biblia. ¡No es un nombre propio! Quiere decir: “el chivo que desaparece” (ya que el animal llevó los pecados confesados al desierto). Así debe traducirse la palabra en Lv. 16:8, 10, 26.

4. Nótese la obra que Jesús hizo como Sumo Sacerdote:

(1) Siendo que Él está sin pecado, no tiene que sacrificar un animal para Sí mismo, sino que se ofreció a Sí mismo en lugar del pecador.

(2) Aunque el Sumo Sacerdote de los judíos entraba en el “Lugar Santísimo” una vez al año, Jesús entró una sola vez, Hebreos 9:24-26.

(3) Jesús, habiendo tomado Su propia sangre dentro del velo, se quedó allí para hacer Su ministerio de Sumo Sacerdote por cada creyente.

5. Por eso, la obra PRESENTE del Señor es doble:

(1) Como Mediador (1 Timoteo 2:3-6). Vea Romanos 8:34; Hebreos 7:25. (Mediador: persona amigable componedora entre dos o más disgustados entre sí). Jesucristo es el Mediador del Nuevo Pacto (en comparación del Antiguo Pacto hecho con los judíos) entre el Dios Santo y el hombre redimido). Cuando una persona salva quiere algo de Dios, tiene que venir a Él por medio del Mediador, véase Juan 14:13, 14.

(2) Como Abogado (1 Juan 2:1). Jesucristo es el Abogado para el redimido que ha caído en pecado. El momento en que un creyente peca representa un problema grande con el Dios Santo, y Jesucristo está a la derecha de Dios listo para implorar a favor de nuestro caso.

III. La obra de Jesucristo como Rey en el futuro.

1. Hoy Jesús no es un Rey ya que Él no tiene un reino (esto sucederá en el futuro después de los siete años de la Gran Tribulación).

2. Una vez que Jesús termine Su obra como el Sumo Sacerdote, vendrá a esta tierra para establecer Su reino (y cumplir Su pacto con David) de mil años. “Ellos volvieron a vivir y reinaron con Cristo mil años”, Apocalipsis 20:4; “hasta que se cumplieran los mil años”, v. 5; “y reinarán con Él por los mil años”, v. 6; “cuando se cumplan los mil años”, v. 7. (Fin)


Jesús, nuestro “Paso por alto” (Por Clarence Larkins)

LECTURA: Éxodo 12:1-14, 21-23.

TEXTO: 1 Corintios 5:7.

INTRO: La palabra “pascua” no es una traducción de la palabra hebrea PACACH que quiere decir: “pasar por alto”, sino una transliteración, es decir, representa los sonidos de una lengua con las letras de otra lengua. En español la palabra “pascua” no tiene equivalente y por eso tenemos que usar las palabas “pasar por alto” para darle un significado a nuestro texto.

La historia de aquel evento (la salida de los hijos de Israel de Egipto) es magnífica. Ellos pasaron de ser huéspedes de honor en aquella nación por parte del Faraón que conoció a José, a esclavos de otro Faraón. Como esclavos querían su liberad, y en su desesperanza clamaron al Dios de sus padres (Éxodo 2:23-25) quien los oyó y les envió un liberador, Moisés.

(10) Cuando llegó el tiempo de su liberación de Egipto y su regreso a la Tierra de la Promesa (de donde sus padres habían salido), Dios tuvo que apartarlos gradualmente de Egipto, haciendo su trabajo en aquel lugar insoportable.

Su liberación de aquella tierra es un símbolo de la liberación del pecador de su pecado. La nación de Egipto es un símbolo de este mundo presente malo. En los días de Moisés la nación de Egipto era el mejor ejemplo de la “gloria mundana”. Allí estaban todo lo necesario para satisfacer los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la soberbia de la vida”.

Aquel Faraón simbolizaba a Satanás. Aquel país se llenó de idolatría y toda clase de pecado. Siendo que el Faraón tenía a los hijos de Israel bajo su poder como esclavos, no quería dejarlos salir. Es la misma cosa con Satanás y la vida del pecador perdido.

Moisés fue un símbolo de Jesucristo. Nota bien que Dios siempre trata con anticipación el asunto de la salvación. Dios estuvo preparando a Moisés en el desierto por cuarenta años, para la obra que Él había de hacer para librar a los hijos de Israel de su esclavitud de Egipto. Una vez que Moisés llegó a Egipto y declaró su misión, hubo muchas dificultades y los hijos de Israel tuvieron que trabajar aún más duro.

Cuando aquel Faraón rehusó dejar salir a los hijos de Israel, Dios puso sobre esa nación juicios duros en forma de plagas. El propósito era probar que el Dios de los hijos de Israel era más poderoso que los dioses paganos de Egipto. Hubo diez plagas durante un año. Con excepción de la primera plaga y la última, las demás eran fenómenos naturales y muy comunes en Egipto, pero con la excepción que estas plagas vinieron por orden de Dios.

Concesiones egipcias.

Cuando Moisés y su hermano carnal Aarón entraron en la presencia del Faraón, ellos dijeron: “Deja ir a mi pueblo a celebrarme fiesta en el desierto” (Éxodo 5:1). El Faraón contestó: “¿Quién es Yahvé?”. Aunque los hijos de Israel tenían a Yahvé como su Dios, aparentemente no habían testificado de Él. Luego Moisés pidió permiso para que los judíos salieran “tres días” pero aquel Faraón rechazó su petición.

1. Ahora Dios comenzó con las plagas. Solo cuando la plaga de las moscas vino sobe los egipcios el Faraón hizo la primera concesión (Éxodo 8:25). Dijo: “En la tierra”. Era imposible para los judíos adorar a Dios en la tierra. Hoy muchos creyentes tratan de vivir una vida “cristiana” en la tierra (es decir, el sistema del mundo) sin ninguna separación. ¡No es posible!

2. En Éxodo 8:28 vemos ora concesión: Que no vayáis muy lejos”. El Faraón sabía que sería fácil forzar a los hijos de Israel para regresar si estaban cerca del “mundo” con sus muchas tentaciones. Es igual con muchos creyentes hoy: no viven lejos de las tentaciones del mundo.

3. En Éxodo 10:11 vemos la tercera concesión: “Id ahora vosotros los varones”. El Faraón sabía que si los varones salían sin sus familiares regresarían muy pronto. Es igual con muchos creyentes hoy. La influencia de la familia “en el mundo” hace difícil vivir una vida correcta en el Señor.

4. La cuarta concesión se encuentra en Éxodo 10:24, “Id (…) solamente queden vuestras ovejas y vacas”. Las ovejas y vacas eran la “vida” para aquella gente. Sin ellos era imposible vivir. Uno no puede vivir una vida piadosa y victoriosa en Cristo si sus posesiones están “en el mundo” y están bajo el control de Satanás.

El “Paso por alto”.

Este acto es una ilustración clara del plan de Dios para la salvación del alma del infierno por medio de Su Hijo, Jesús el Cristo, 1 Corintios 5:7c.

Como la sangre de aquellos corderos salvó a los judíos aquella noche, así la sangre del Cordero de Dios nos salva a nosotros, 1 Pedro 1:18, 19.

Aquel evento, el “pasar por alto”, fue el principio de los meses” para la nación de Israel (Éxodo 12:2). Vino a ser el primer mes de un año nuevo. Nuestro nacimiento de nuevo debe ser un nuevo principio en nuestras vidas. No hay “vida” hasta la salvación, Efesios 2:1-13.

Aquel “paso por alto” consistió en dos partes:

1. El sacrificio, Éxodo 12:3-5.

(1) El cordero es un emblema de pureza y mansedumbre, igual que nuestro Señor Jesucristo, Isaías 53:7.

(2) El cordero tuvo que ser “macho de un año, sin defecto (Éxodo 12:5). Jesús fue un “cordero” joven, sin defecto, 2 Corintios 5:21; 1 Juan 3:5; Juan 18:38; Mateo 27:4.

(3) El cordero tuvo que sacrificado (Éxodo 12:5). No era suficiente que la familia tuviera un cordero, había que matarlo. No somos salvos por la vida de Jesús, sino por Su muerte, 1 Pedro 2:24.

(4) La sangre del cordero tenía que ser rociada sobre la puerta de cada hogar de los judíos (Éxodo 12:7). Nota bien que no hubo un “sacerdote” implicado en estos actos. Era el padre de la familia quien lo hacía.

(5) La sangre es un símbolo (Éxodo 12:13; Levítico 17:11).

(6) Una vez que la sangre fue rociadas sobre las casas la instrucción fue: “Y ninguno de vosotros salga de la puertas”. Hermanos, no hay seguridad de tu salvación fuera de la sangre derramada de Jesucristo.

2. La fiesta, Éxodo 12:8-10.

(1) Los judíos fueron salvos por la sangre rociada sobre sus puertas pero, aunque salvos, tuvieron que comer la carne. Muchos han recibido a Jesús como Salvador pero nunca crecen en la vida cristiana porque no tienen compañerismo con Jesucristo, ni con Su pueblo, ni con Su asamblea, ni con Su Palabra.

(2) Tuvieron que comer la carne con pan sin levadura (Éxodo 12:8). La levadura es un símbolo de “maldad”, 1 Co. 5:6-8.

(3) Tuvieron que comer la carne con hierbas amargas”, símbolo de esclavitud, la vida pasada pecaminosa.

(4) Tuvieron que comer vestidos, preparados para salir (Éxodo 12:11). Preparados para salir del “mundo” donde la muerte, la obscuridad y el juicio de sus amos reinaban. Vestidos así eran “gente preparada” para caminar con Dios, no importa la (11)dirección. Cada creyente debe estar preparado para hacer lo mismo. (Fin)


El tercer cielo – El mundo invisible. (Por Larkins)

INTRO: Las Escrituras hablan de dos lugares a donde van las almas de los redimidos y los perdidos en el momento de su muerte.

I. El Tercer Cielo. Este lugar está arriba de las estrellas y es donde está el Trono de Dios con Jesucristo sentado a Su derecha. No es un “estado”, ni una “condición”, es un lugar, Juan 14:2; 2 Corintios 12:1-4; Efesios 4:10; Filipenses 1:23; Hebreos 1:3.

1. En el Tercer Cielo descansa la “Nueva Jerusalén”, no ocupada todavía, que ha de bajar a esta tierra renovada en el futuro, Apocalipsis 21:1, 2.

2. Las Escrituras hablan de tres cielos:

(1) Esta atmósfera, Hechos 14:16, 17.

(2) Las estrellas, Efesios 6:11, 12.

(3) El “tercer” cielo, la morada de Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo.

A. De allá, Dios el Hijo bajó para ser nacido de la carne, y de allá opera el Espíritu Santo.

B. Pablo visitó aquel lugar, quizás cuando fue atacado (Hechos 14:19, 20). Lo llamó “el Tercer Cielo” y el “Paraíso”, 2 Corintios 12:1-4.

C. Este es el lugar adonde va el alma redimida en el momento de la muerte del cuerpo, esperando aquel día de resurrección, Efesios 4:8-10.

D. En el Tercer Cielo todas las almas de los redimidos estarán conscientes y contentas, esperando por aquel día (1 Tesalonicenses 4:17); y luego, en su cuerpo resucitado, pasarán ante el Tribunal de Cristo (2 Corintios 5:10), para reinar con Jesucristo aquí en esta tierra por mil años, y después de la renovación de la superficie de esta tierra, vivir para siempre aquí.

3. Llamo tu atención sobre el “estado” o la “condición” de los redimidos que ahora están en el Tercer Cielo, siendo que hay mucha confusión debido a la ignorancia de los predicadores.

(1) Aunque el “estado” o la “condición” de los redimidos en el Tercer Cielo no es completo, es dichoso y ellos están contentos en un estado de descanso.

(2) Los redimidos allá están libres de tentación, de dolor, de enfermedades y de muerte. Su ambiente es conductivo para existir santamente con el puro amor de Dios.

4. ¿Qué pasa con el creyente en el momento de la muerte de su cuerpo carnal?

(1) Primero, un mensajero lleva el alma al Tercer Cielo (Lucas 16:22, en este caso el “paraíso” todavía estaba en el “mundo invisible”).

(2) La experiencia de su muerte será fácil, Salmo 116:15.

(3) Tendrá la conciencia de salir de su cuerpo y recibir un “cuerpo espiritual”, 1 Corintios 15:50.

(4) Tendrá la experiencia de ser transportado en el espacio para llegar a la misma presencia de Dios.

(5) Sentirá el ambiente nuevo del amor puro, donde no hay discordancia, ni falta de armonía. Todo será santo.

(6) Conocerá uno al otro.

II. El mundo invisible, conocido comúnmente como “infierno”.

1. En el A. T. es SEOL en hebreo y se encuentra 65 veces. En el N. T. es HADES en griego y se usa diez veces. Las dos palabras hablan del mismo lugar: el mundo invisible de las almas de los muertos en el corazón de esta tierra. Desde Caín todas las almas de los incrédulos van allá a esperar el día de la “Segunda Resurrección”, Apocalipsis 20.13.

2. El cuerpo del incrédulo va a la tumba (hebreo: GEBER; griego: MNEMEION) donde no hay vida.

3. Las palabras SEOL y HADES nos hablan del “infierno final”, que es llamado GEHENNA (griego), o sea, el Lago de Fuego, Apocalipsis 20:16.

4. El lugar llamado “abismo” está separado del SEOL y el HADES. Es un lugar más profundo.

5. El TARTAROS es la prisión de los mensajeros caídos.

6. Para entender todo esto hay que estudiar el diagrama incluido.

(1) El SEOL y el HADES son el mismo lugar: la morada de las almas de los incrédulos.

(2) Aquel lugar tiene “puertas” (Mateo 16:18) y el Señor tiene las llaves, Apocalipsis 1:18.

(3) Para obtener las “llaves” Él, al morir, tuvo que descender a las “partes más bajas de la tierra”, Efesios 4:9.

(4) El Señor le dijo al ladrón arrepentido: “Hoy estarás conmigo en el paraíso (Lucas 23:43). Por eso entendemos que antes de la muerte de Jesucristo, el “paraíso” estaba en el “mundo invisible”.

(5) El salmista, hablando con voz de profecía, dijo del Señor en 16:10, “No dejarás mi alma en el Seol (mundo invisible) ni permitirás que tu Santo vea corrupción (el cuerpo del Señor)”. Es decir, que antes de la “corrupción” Su cuerpo salió del Paraíso, junto con las almas de todos los redimidos al Tercer Cielo (Efesios 4:8-10). Aquel “paraíso” se mudó al Tercer Cielo.

7. De los labios del Señor tenemos una descripción vívida del mundo invisible, Lucas 16:19-31.

(1) Lázaro, redimido, estaba en aquel Paraíso (P) mientras que el incrédulo está (y todavía está) en el lugar de tormento (H) que no es el “infierno final”, sino una cárcel para los incrédulos esperando a comparecer ante el Gran Trono Blanco de Dios (W) para recibir el castigo en el Lago de Fuego.

(2) Entre el lugar de tormento (H) y el paraíso (P) hubo una gran sima (K) (Lucas 16:26), la cual muestra la imposibilidad de cambiar de lugar una vez muerto.

(3) En la parte inferior del dibujo se puede ver la “entrada” al Abismo (A), lo cual es “otra cárcel” para los ángeles caídos conocidos como “demonios” (Ap. 9:1-21) y donde Satanás será prendido por casi mil años en el futuro (Ap. 20:1-3, 7, 8).

(4) El A. T. habla de un lugar en el mundo invisible “Apolión” [destrucción] (Proverbios 27:20) (abadón = perdición); Job (12) 26:6; 28:22; 31:12; Salmo 88:11; Proverbios 15:11. Véase Mateo 7:13; Romanos 9:22; Filipenses 3:19; 2 Pedro 2:1; 3:16.

(5) El Abismo (A) es el lugar donde los demonios son guardados hasta su juicio, en el Lago de Fuego.

6. Al lado izquierdo del dibujo usted puede ver el “Tártaros” (T). Esta es la otra cárcel para los mensajeros caídos (2 Pedro 2:4), donde por una mala traducción dice “infierno”. No hay palabra equivalente en español.

(1) Aquellos mensajeros caídos son los “hijos de Dios” de Génesis 6:1, 2, quienes tomaron forma de seres humanos y se juntaron con las “hijas de los hombres” (mujeres de la raza humana), y aquel pecado causó que Dios destruyera la faz de la tierra con el diluvio.

(2) Ellos siguen todavía allá hasta que sean juzgados y arrojados en el Lago de Fuego (G).

7. A la derecha del dibujo está el “Lago de Fuego”, o sea, la GEHENNA o el infierno final, preparado para Satanás y sus mensajeros los demonios, Mateo 25:41; Apocalipsis 20:12-15.

(1) El Lago de Fuego se llama TOFET (hebreo) en el A. T., 2 Reyes 23:10; Isaías 30:33; “lugar de sacrificio”, en Jeremías 7:31-32; 19:6, 11-14.

(2) En el N. T. se llama GEHENNA (Mateo 5:22, 29, 30; 10:28; 18:9; 23:15, 33; Marcos 9:43, 45-47; Lucas 12:5; Santiago 3:6). Aquel “Lago de Fuego” todavía no tiene habitantes.

(3) Los primeros seres humanos en sentir aquel castigo en el Lago de Fuego serán el anticristo, y su profeta falso (Ap. 19:20). Después el diablo y todos los demonios (mil años más tarde), Apocalipsis 20:12-15.

8. ¿De dónde vino el nombre GEHENNA? Afuera de Jerusalén hay un valle conocido como el valle del “Hijo de Hinom” (Jeremías 7:31). Durante el ministerio de Jeremías e Isaías, los incrédulos pasaron a sus hijos por fuego en ese lugar. Años después aquel lugar fue convertido en un basurero, conocido como GE HIMON (el valle del hijo de Hinom). Jesucristo usó tal palabra para describir el Lago de Fuego futuro, Mr. 9:43-48.

III. En la parte superior del dibujo (E) se ve el “Tercer Cielo”.

1. Incluido allá es el “Paraíso” presente (E) y la “Nueva Jerusalén” (J) que bajará a esta tierra una vez que la misma esté renovada.

2. Puede ver el sitio del “Tribunal de Cristo” (C) y el “Gran Trono Blanco” (W)

IV. Una aclaración: Hay muchos maestros falsos que dicen que el “Seol-Hades” (el mundo invisible) es la tumba y que en la tumba no hay conocimiento, para esto usan Eclesiastés 9:5, 10. Por eso dicen que el alma duerme en la tumba hasta aquel día de “la resurrección general” (y no es así siendo son dos días de resurrección).

1. Ahora, nótese bien lo que dicen las Escrituras: Que las almas, espíritus, seres, y personas que murieron antes de la resurrección de Jesucristo, fueron al “mundo invisible” a uno de los dos lados, no a la tumba, véase Génesis 37:35. (En hebreo no es “sepultura” sino “Seol”, véase Génesis 35:29).

V. ¿Existe el “purgatorio”? Tal palabra no se encuentra en las Escrituras. Según la “iglesia católica” significa: “lugar donde las almas no condenadas al infierno purgan sus pecados antes de ascender al cielo”.

1. Aquella doctrina falsa no se conoció hasta el Siglo VI. Tuvo su origen en la creencia de que ninguna persona al morir era digna de vida eterna y, por lo tanto, tenía que esperar en un lugar intermedio hasta que fuera limpiada. El “instrumento de purificación” era el sufrimiento físico, y aquella alma no puede hacer nada sino esperar en las “oraciones” (misas) pagadas por los vivos.

2. Aquella doctrina es una mentira, no tiene base bíblica porque no hay tal lugar. No hay un “lugar medianero”. Vea el grafico.

VI. Existe también la teoría de “restauración” de que los “malos”, después de sufrir en el “infierno”, han sido castigados lo suficiente por sus pecados y pueden ser “restaurados” y aceptados en el Cielo; para esto usan Hechos 3:21, “tiempos de restauración de todas las cosas”. Este texto fue escrito a los judíos. ¿Cuáles son?

1. Su restauración a la tierra de Palestina, Amós 9:14, 15.

2. La restauración de la fertilidad de la tierra, Joel 2:24-26.

3. La restauración del Reino, Daniel 7:13, 14.

4. La restauración de la harmonía Edénica, Isaías 11:6-9.

5. La restauración de los años de los patriotas, Zacarías 8:4.

6. La restauración de la tierra a su condición original antes de la Caída, Apocalipsis 21:1.

(1) No hay referencia en las Escrituras donde dice que Dios ha de restaurar los incrédulos, Ap. 20:10; Mateo 25:46.

VII. La teoría de “restauración” se basa sobre la doctrina “Segunda oportunidad”. Algunos, usando 1 Pedro 3:18-20, dicen que Jesús entró al Hades al tiempo de Su muerte en la cruz, y que le predicó a los “espíritus perdidos allá”.

1. Pero Él no entró la sección del “mundo invisible” sino al lado del Paraíso. Por eso Él no le predicó a los incrédulos.

2. Dice: Él predicó a los espíritus encarcelados”. Ahora, los “espíritus encarceladosno son los “muertos incrédulos”, sino los mensajeros que han perdido su primer estado por su conducta con las hijas de los hombres (vea Génesis 6:1-8), y están en el Tártaros (2 Pedro 2:4). Jesús no visitó tal lugar pero usó el Espíritu Santo para predicarles por medio de Noé durante 120 años, mientras estaban todavía sobre esta tierra antes de ser consignados al Tártaros.

VIII. Aniquilación o destrucción total. Esta es la enseñanza que dice que los incrédulos serán destruidos al morir o, más tarde, en el juicio final. Si los incrédulos son destruidos al morir, no habrá una “resurrección” ni un “juicio”, lo cual se enseña con claridad en las Escrituras, Juan 5:28, 29; Apocalipsis 20:12-15.

IX. Castigo futuro eternal (Mateo 25:46). Primeramente estas palabras son dirigidas a las “naciones” (Mateo 25:31, 32) pero aplican para todo el mundo.

X. La muerte segunda. Las Escrituras dicen que los “muertos en Cristo” no morirán otra vez (Lucas 20:36). Pero dicen que los “muertos incrédulos” han de “morir otra vez”.

(13) 1. ¿Cuál fue su “primera muerte”? Fue la separación de su alma del cuerpo, el cuerpo se queda en la tumba y el alma pasa directamente al “Seol-Hades” done se queda hasta el juicio final. “Fue lanzado al lago de fuego”, Apocalipsis 20:11-15.

Conclusión: El predicador que predica “el infierno” está predicando lo que Jesús predicó, Mateo 13:49, 50; 25:41; Marcos 9:43-48; Apocalipsis 1:1.


Judaísmo y cristianismo. (Por Clarence Larkins)

INTRO: Para evitar confusión tenemos que hacer un contraste entre el Judaísmo (la creencia y practica de los Judíos) y las enseñanzas del Cristianismo.

I. Hay una superposición entre los dos: Un período de transición entre el Día Festivo de “Pentecostés” (Hch. 2:2) y la destrucción de la ciudad de Jerusalén por Tito, gobernador de Roma, en el año 70 cuando los judíos fueron esparcidos a todas partes del mundo.

1. En Hebreos 9:26 leemos de la obra de Jesucristo: “En la consumación de las edades (no siglos)”. La “edad de los judíos”, la cual terminó con la crucifixión.

2. Jesús no vivió en la “Edad Cristiana” ya que no comenzó sino el día de la fiesta cuando vino el Espíritu Santo.

3. Nótese Mateo 5:17 donde Jesús habló de la “ley ceremonial”, la cual era un tipo del Mesías prometido y lo que Él había de hacer al llegar:

(1) Él había de ser el “cordero del paso por encima” (Éxodo 12:11). Nota: La palabra “pascua” no ha sido traducida. Quiere decir: “pasar por encima de”, véase versículo 12.

(2) Él habrá de ser la “ofrenda por el pecado”, Éxodo 29:14.

(3) Él habrá de ser el “chivo expiatorio” de Levítico 16:6. Nótese: La palabra “azael” no ha sido traducida. En hebreo significa: “cabra”. No es nombre propio.

4. Con estas referencias podemos ver que Jesús llegó para ser el “fin de la ley”, Romanos 10:4.

5. Aunque hoy no estamos bajo la Ley ceremonial (la cual fue cumplida por nuestro Señor), todavía estamos bajo la Ley moral, con excepción de la observancia del sábado de los judíos:

(1) Un Dios, 1 Timoteo 2:5; 1 Corintios 8:4-6.

(2) Prohibición contra la idolatría, 1 Co. 10:7, 14; 1 Juan 5:21.

(3) Profanidad, Colosenses 3:8; Mateo 6:9.

(4) Existe el aviso de no guardar el sábado, Gálatas 4:10, 11; Colosenses 2:15, 17.

(5) Honor a los padres, Efesios 6:2.

(6) Homicidio, 1 Juan 3:14, 15.

(7) Adulterio, Efesios 5:3}5.

(8) Robo, Efesios 4:28.

(9) Mentira, Efesios 4:25; 1 Corintios 13:5.

(10) Avaricia, Colosenses 3:5.

II. Hablemos de un “período de transición”. Para los judíos fue el tiempo transcurrido entre salir de Egipto y llegar a la Tierra de la Promesa, cuando Dios usó “señales” para autenticar su misión divina con Moisés, Éxodo 4:1-9.

1. Dios usó el mismo método durante el “período de transición” entre el “Judaísmo” y el “Cristianismo”, para autenticar que Jesús fue el Mesías prometido y la misión que Dios dio a los apóstoles. La duración de ambos fue más o menos cuarenta años.

2. En el A.T. encontramos lo que el Mesías había de hacer (Isaías 35:5, 6). Compárese esto con Mateo 11:1-5.

3. El contexto (versículos antes y después del texto) habla de la Edad Mesiánica, y por esto es una Señal del Reino que ha de venir en el futuro. Ya que los judíos estaban esperando tal Mesías, cuando Él llegó usó las señales (milagros) para probar que Él fue el que había sido prometido en el A.T.

4. Tenemos que tratar con Marcos 16:9-20. Estos versículos no se encuentran en los manuscritos más viejos y no debemos confiar en ellos. Sin embargo, las señales mencionadas, con excepción de “beber cosa venenosa”, fueron usadas por los primeros apóstoles pero no por los demás creyentes.

5. La diferencia entre la Gran Comisión de Marcos 16 y Mateo 28 es sorprendente:

(1) En Mateo no se mencionan señales y la comisión es continuar hasta el fin de esta edad (hasta el regreso del Señor).

(2) En Marcos la promesa evidentemente estaba limitada a los apóstoles porque el texto 20 dice: “Y ellos (los once apóstoles, v. 14) salieron”.

(3) El apóstol Pablo confirmó que aquellas “señales” fueron “apostólicas” (2 Corintios 12:12), no fueron dadas a todo el mundo, eran limitadas.

(4) Las señales fueron usadas para convencer a los gentiles, Romanos 15:16-19.

(5) Fueron usadas para confirmar que “aquella salvación tan grande” había llegado como se prometió a los judíos, Hebreos 2:3, 4.

(6) ¡Cuándo el propósito se cumplió las señales CESARON!

6. Es importante recordar que durante aquel “período de transición” entre el judaísmo y el cristianismo las asambleas organizadas estaban compuestas casi totalmente por judíos, quienes estaban acostumbrados a ritos y ceremonias. Por esto las señales y las lenguas fueron necesarias.

7. Está muy claro que la señal de sanidad había terminado antes del fin del ministerio de Pablo, véase 1 Timoteo 5:23, 2 Timoteo 4:20.

III. El “hablar en lenguas”. Durante aquel “período de transición” Dios dio la señal de hablar en otras lenguas conocidas sin estudiarlas. ¿Por qué?

1. Aquellos creyentes recibieron la “inmersión” del Espíritu Santo para tener “poder de lo alto”, Lucas 24:49.

2. En aquel día festivo de “Pentecostés”, los judíos, quienes habían llegado de varias provincias, hablando idiomas diferentes, oyeron las Buenas Nuevas en sus propias lenguas por medio de los once apóstoles (no todo el mundo hablaba en lenguas).

3. Aquel “don” de lenguas fue una señal del reino y no tiene nada que ver con la edad presente de la EKKLESÍA o de la gracia. Aquel día se usaron las lenguas por primera vez.

4. En Hechos 10:44, 45 se encuentra el segundo uso de lenguas en la casa de un gentil. Esto se hizo para convencer a Pedro, y a los judíos con él, que Dios había incluido a los gentiles en Su plan de salvación.

5. En Hechos 19:1-7 se encuentra el tercer uso de lenguas donde había “como doce hombres” que habían oído de la obra de Juan el Sumergidor, pero no sabían nada del nuevo nacimiento. Una vez entendido, hablaron en lenguas y profetizaron (dando testimonio).

6. ¡Con estas tres referencias terminamos el uso de las “lenguas”! Con la excepción de 1 Corintios, donde Pablo criticó a los creyentes carnales por su uso egoísta de las lenguas, no se mencionan en Romanos, 2 Corintios, Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, etc., hasta el fin del N.T. Si las “lenguas” son cosa de importancia, ¿por qué no se enseñan en las epístolas escritas a los creyentes?

Conclusión: La gran diferencia entre el “Judaísmo” y el “Cristianismo” es que lo de los judíos es una “religión ceremonial” que depende de señales, mientras que la de los cristianos es una vida.


Nota: Clarence Larkins, americano, nació en el 1850 y pasó a la presencia del Señor en el año 1924. Clarence recibió a Jesús como su Salvador a la edad de diecinueve años. Entró a la universidad y se graduó como ingeniero mecánico. Trabajó como dibujante y más tarde comenzó a predicar. Sus libros, llenos de dibujos con textos explicativos, son conocidos mundialmente. He traducido los textos y títulos de los gráficos del inglés al español y soy responsable de todos los errores.


La Apostasía (Scofield)

Apostasía, o sea el apartarse de la fe, es el acto por el cual una persona que ha profesado creer en Cristo rechaza de una manera deliberada la verdad revelada en cuanto a (1) la deidad de Jesús el Cristo, y (2) la redención que Él efectuó por medio de Su sacrificio expiatorio, 1 Juan 3:1-3; Filipenses 3:18; 2 Pedro 2:1. La apostasía difiere, por lo tanto, del error tocante a la verdad, que puede ser el resultado de ignorancia, Los Hechos 19:16-6, y de la herejía, que puede tener como causa el lazo del diablo, 2 Timoteo 2:25, 26. Tanto dicho error como la herejía pueden aparecer al lado de la fe verdadera. En 2 Timoteo 4:3, 4 se hace una perfecta descripción del apóstata. Los

apóstatas se apartan de la fe pero no abandonan la práctica externa del cristianismo, 2 Timoteo 3:5. Los maestros apóstatas son descritos en 2 Timoteo 4:3; 2 Pedro 2:1-19; Judas 4, 8, 11-13, 16. Como en el caso de Israel, Isaías 1:5, 6; 5:5-7, la apostasía es sin remedio en la asamblea, y a los apóstatas les esperan el juicio, 2 Tesalonicenses 2:10-12, 2 Pero 2:17, 21; Judas 11-15; Apocalipsis 3:14-16.


Bosquejo de 1 Pedro

Salutación, 1:1, 2.

I. Recuerdan nuestra gran salvación, 1:3---2:10.

A. La certidumbre de nuestra herencia futura, 1:3-12.

1. Preservada por el poder de Dios, 1:3-5.

2. Probada por las pruebas de la persecución, 1:6-9.

3. Predicha por los profetas de Dios, 1:10-12.

B. Las consecuencias de nuestra herencia futura, 1:13—2:10.

1. Perseverancia de esperanza, 1:13-16.

2. Persistencia de asombro, 1:17-21.

3. Poder del amor, 1:22---2:3.

4. Alabanzas de Cristo, 2:4-10.

II. Recuerden nuestro ejemplo delante de los hombres, 2:11---4:6.

A. Vida honorable delante de los incrédulos 2:11—3:7.

1. Sumisión al gobierno, 2:11—3:7.

2. Sumisión a los amos, 2:18-25.

3. Sumisión en la familia, 3:1-7.

B. Vida honorable delante de los creyentes, 3:8-12.

C. Vida honorable en medio del sufrimiento, 3:13—4:6.

1. El principio del sufrimiento por la justicia, 3:13-17.

2. El modelo de sufrimiento por la justicia, 3:18-22.

3. El propósito del sufrimiento por la justicia, 4:1-6.

III. Recuerden que nuestro Señor regresará, 4:7---5:11.

A. Las responsabilidades de la vida cristiana, 4:7-11.

B. Las recompensas del sufrimiento cristiano 4:12-19.

C. Los requisitos para el liderazgo cristiano 5:1-4.

D. La realización de la victoria cristiana, 5:5-11

Conclusión: 5:12-14. (MacArthur)


La última palabra.

Hermanos, ha pasado otro mes y el Señor no ha llegado para llevarnos a Su presencia, pero… ¿te estás dando cuenta de lo que está sucediendo en el mundo entero? Todos estos acontecimientos son señales de que el fin de esta edad de gracia ha de llegar pronto. Por favor hay que leer Mateo 24:3-14.

Y tú, hermano: ¿qué estás haciendo con tu tiempo? Recuerdes que tú y yo tendremos que dar cuentas ante el Señor Jesús un día. ¿Estás testificando casa por casa o estás sentado frente a tu computadora?

Necesitamos hermanos que distribuyan esta revista entre los predicadores. No es un folleto para distribución general. Está hecha solamente para los predicadores y los que enseñan la Palabra. El costo de producción es demasiado para usarla como folleto o tratado. Si conoces a otros predicadores en tu área que se pueden beneficiar de estos estudios, avísame cuántas copias necesitas mensualmente y te las enviaremos.

Continuamos usando a los hermanos Gil de la Isla de Cuba como correctores de prueba. A veces después de recibir su copia corregida tengo que añadir algo. Cuando hay errores son míos y no suyos. ¡No tengo preparación en el español!

Si puedes recibir esta revista por Internet escríbeme a: jan23@cox.net.

Está también disponible en www.hojasdeoro.com donde hay un índice y puedes ver las ediciones de los últimos diez años.

Nuestra dirección postal es:

Hojas de Oro

660 South Front Street, Salina, Kansas, 67401 EE. UU.

EE. UU.