Publicación Gratis

Hojas de Oro

Un Llamado A Regresar A Las Enseñanzas Bíblicas

...que contendáis por la fe...”

Año XXXX, No. 6 JUNIO 2010


Índice:

...Desde el escritorio del editor.

...Presentaciones no escriturales del evangelio (I parte).

...Fundamentos (VII parte).

...Lección 12: Lidiando con el pecado.

...La apostasía (final).

...Estudios sobre la separación (I, II, III, IV).

...Un análisis del movimiento carismático.

...El Espíritu Santo y el testimonio.

...El Espíritu Santo y la oración (final).

...El mundo inconverso.

...La herejía de la secta “Solo Jesús”.

...Las “Iglesias de Cristo”.

...Comentario sobre los Diez Mandamientos.

...Porque Los Cristianos Buscan Señales Adicionales


Desde el escritorio del editor.

Nuestro Salvador dijo en Mateo 24:42-44: “Velad, pues, porque no sabéis en qué día viene vuestro Señor (...) Por tanto, estad preparados también vosotros, porque a la hora que no pensáis, vendrá el Hijo del Hombre”.

Hermano pastor: No le hagas caso a los “profetas” que le han puesto una “fecha” al regreso de Jesús. ¡Nadie lo sabe! No obstante, ¡aquel día viene! Es tu deber enseñar bien a tu congregación sobre la necesidad de vivir cada día como si este fuera el último día de nuestras vidas. Esta es una responsabilidad enorme que el Señor ha puesto sobre ti. Es tu deber enseñar esta verdad muy claramente, de manera tal que los de tu congregación puedan estar preparados para ese día.


Presentaciones no escriturales del evangelio.

(Por David Cloud. Título del original en Inglés: Unscriptural presentations of the gospel. Traducido al Español por Ulises Velázquez, con permiso del Autor. Copyright 1997 by David W. Cloud. All rights reserved.  [Way of Life Literature, 1701 Harns Road, Oak Harbor, WA 98277])

Entre los múltiples millares de conversiones que han sido reportadas anualmente por iglesias, evangelistas, misioneros y organizaciones paraeclesiásticas, solo un muchas formas en las que se manifiesta. Está,



primeramente, el problema de los convertidos no cambiados. Un escalofriante número de esos que “profesan a Cristo” u “oran por salvación”, no muestran evidencia de que realmente han nacido de nuevo por medio del Espíritu Santo. Sus vidas no han sido cambiadas. Está también el problema de los convertidos mundanos. Un vasto número de esos que se dicen estar convertidos a Cristo permanecen en el mundo. Aman la misma música, modas, corren con la misma multitud, mantienen las mismas filosofías humanísticas y tienen el mismo pensamiento carnal que tenían antes de ser “convertidos”. La multitud de seguidores del “rock cristiano” ilustran bien esta categoría. Más aún, está el problema de los convertidos ecuménicos, los cuales no tienen celo por la verdad y no sienten repudio por el error. Aceptan a cualquier hermano o hermana en Cristo, mientras que él o ella “ame a Jesús”, ignorando las advertencias de la Biblia de que hay falsos cristos. Ellos no prueban cuidadosamente los espíritus y las doctrinas. De hecho, desprecian y se burlan de los que, de acuerdo a la Palabra de Dios, miden todas las cosas y practican la separación bíblica. Los seguidores de los Guardadores de Promesas (Promise Keepers) ilustran esta categoría.

En este punto, debemos establecer claramente lo que significa el evangelio. De acuerdo a 1 Corintios 15:1-4, el evangelio es que Cristo murió por nuestros pecados, que fue sepultado, y que resucitó de entre los muertos al tercer día. La salvación se recibe gratuitamente por creer en este evangelio.

La misma Biblia que define el evangelio, también nos muestra cómo presentar el evangelio. Es posible presentar el verdadero evangelio en tal forma que produzca resultados pervertidos. Tal y como se está realizando por todas partes de las siguientes cuatro formas. No dudo que haya muchas causas del problema mencionado en el evangelismo, y creo que la presentación no escritural del evangelio está por encima de la lista.

1. UNA PRESENTACIÓN DE SIMPLE-ORACIONISMO. ERRANDO EN TRATAR CLARAMENTE CON EL ARREPENTIMIENTO.

En Hechos capítulo 17 vemos al Apóstol Pablo tratando con un grupo de incrédulos en la ciudad de Atenas. Aquí (() (2) vemos la diferencia entre “simple-oracionismo” y el evangelismo de la Biblia.

I. El enfoque y énfasis son diferentes.

El “simple-oracionismo”, en su enfoque, enfatiza al Cielo y las bendiciones y el amor de Dios. El evangelismo Bíblico, en su enfoque, enfatiza la santidad de Dios y sus justas demandas sobre la humanidad, así como la necesidad de arrepentimiento.

El sermón que Pablo predicó en el Areópago está grabado en los versículos 22-31. Es interesante ver que NO dijo: “Hey, Atenienses, Dios les ama y el Cielo es maravilloso. ¿No quieren ir al Cielo cuando mueran? Es fácil, solo crean en Jesús y oren esta oración conmigo”. Este es el enfoque utilizado por el “simple-oracionismo”.

Las Cuatro Leyes Espirituales de Campus Crusade lo ilustra. Aborda al no salvo de esta forma: “Dios te ama y tiene un maravilloso plan para tu vida”. Mientras que esto suena razonable y apropiado para esta generación positivamente orientada de enloquecida autoestima, no es la forma que vemos en la Palabra de Dios.

II. La exigencia es diferente.

No solo fueron la forma y el énfasis de Pablo diferentes a las del “simple-oracionismo”, también lo fueron sus requisitos. El “simple-oracionismo” enfatiza la fe y la oración. “Solamente cree. No te preocupes por renunciar a algo; eso vendrá con el tiempo. Solo haz esta oración”. El evangelismo de la Biblia, por otro lado, requiere arrepentimiento. “Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan.” (Hechos 17:30)

Eso es lo que Pablo exigía de sus oyentes, y eso es exactamente lo que nosotros debemos exigir. El arrepentimiento no fue solo algo predicado por Juan el Bautista. El arrepentimiento fue predicado por Cristo (Mateo 3:1, 2; Lucas 5:32; 13:1-5). Él dijo: “No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento”. La meta de Cristo al tratar con los hombres fue traerlos al arrepentimiento. El arrepentimiento fue también predicado por los Apóstoles (Hechos 2:38; 5:31; 17:30; 20:21; 26:20). La Biblia dice que Dios es “paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9). El arrepentimiento es la meta de Dios al tratar con los pecadores.

Arrepentimiento significa un cambio de mentalidad, que resulta en un cambio de vida. Esto significa voltearse del pecado a Dios. Los ejemplos de la Biblia sobre el arrepentimiento, muestran un claro cambio en el comportamiento de la gente. El cambio no nos salva del pecado, pero ES el fruto claro de salvación Bíblica.

Considere a Zaqueo. Él se arrepintió, y la evidencia es que entregó la mitad de sus bienes a los pobres y regresó lo que había robado a través de su mal habido negocio de cobro de impuestos, en cantidad cuadruplicada (Lucas 19:1-10). Considere los idólatras en Tesalónica. Ellos se arrepintieron y la evidencia fue que se “convirtieron de los ídolos al Dios vivo” (1 Ts. 1:9-10). Considere a los judíos en Hechos 2, los cuales escucharon el sermón de Pedro en el día de Pentecostés. Ellos se arrepintieron, y la evidencia es que recibieron la palabra amablemente, fueron bautizados, y se unieron a los odiados Cristianos. Podríamos seguir y seguir. No hay ejemplo en la Biblia sobre gentes que fueron salvas y no mostraron evidencia de un cambio drástico en sus vidas. El arrepentimiento es un cambio de mentalidad, que resulta en un cambio de vida.

El enfoque que hay en la Biblia sobre el pecador es el de demandarle que se arrepienta y se convierta hacia Dios. El Apóstol Pablo repitió su ministración ante el Rey Agripa y notó que fue a predicar tanto a judíos como a los gentiles “que se arrepintiesen y se convirtiesen a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento” (Hechos 26:20). Este es exactamente el mensaje que debemos predicar ahora.

Predicar el arrepentimiento significa tratar directamente con el pecado. Hay un sentido por el cual podemos decir que la palabra “arrepentimiento” abarca todas las exigencias del evangelio en cuestión de la salvación. Es el cambio de mentalidad y una fe en Dios la que resulta en un cambio de vida, y eso es lo que Dios demanda del pecador. El traductor de la Biblia, William Tyndale, quien fue martirizado por su fe en Cristo, nos da la siguiente definición: “Concerniente a la palabra ARREPEN-TIMIENTO (...) el mero sentido y significado tanto en Griego como en Hebreo es: “Convertirse y voltearse a Dios con todo el corazón, para conocer su voluntad, y para vivir de acuerdo a sus leyes; y para ser curado de la naturaleza corrupta, con el aceite de Su Espíritu y el vino de la obediencia a su doctrina”. Cuando hay sinceridad en la conversión, estas cuatro cosas le acompañan o se encuentran incluidas: CONFESIÓN, no en el oído del sacerdote porque ese es un invento del hombre, sino a Dios, en el corazón, y ante toda la congregación de Dios; al ser nosotros pecadores y pecaminosos, y que nuestra completa naturaleza está corrompida e inclinada al pecado y a toda injusticia, siendo malignos, inicuos y condenables; y Su ley es santa y justa, por la cual nuestra naturaleza pecaminosa es reprendida, lo mismo que nuestro prójimo, si hemos ofendido a alguna persona en particular. Luego CONTRICIÓN, tristeza de ser tales pecadores condenables que no solo hemos pecado, sino que nos hemos inclinado totalmente al pecado. En tercer lugar, FE (o lo que nuestros viejos doctores no han ni siquiera mencionado en la descripción de su penitencia), de que Dios por la causa de Cristo nos perdona y recibe a misericordia, y es uno con nosotros, y que sanará nuestra naturaleza corrupta. Y en cuarto lugar, la SANTIFICACIÓN o hacer reparación, no a Dios con obras santas, sino a mi prójimo que he herido, y a la congregación de Dios a la que he ofendido (si algún crimen abiertamente se encontrara en mí) y some­- (3) tiéndose a uno mismo en la congregación o iglesia de Cristo y a los oficiales de la misma, para tener mi vida corregida y gobernada de ahora en adelante por ellos.” (William Tyndale, “To The Reader”, 1534)

Note que este hombre de Dios envolvió a la confesión, contrición, fe y santificación dentro del término arrepentimiento. No hay tal “simple-oracionismo” aquí. El pecador para ser salvo debería arrepentirse y dicho arrepentimiento siempre resultará en una vida cambiada.

Esto significa que no podemos tener la actitud de que solo trataremos con el pecado después de que la persona recibe a Cristo, como es la filosofía de muchos. Si el pecador trae su amor por el licor o por relaciones inmorales o por las apuestas, algunos piensan que es mejor demorarse en confrontar esas cosas hasta que la persona venga a Cristo. Algunas veces esta es la mejor póliza, pero solo si el pecador está claramente bajo la convicción del Espíritu Santo sobre su pecado y está claramente listo para arrepentirse y convertirse a Cristo. Si el pecador no tiene intención de volverse de su pecado no está arrepentido.

Cuando mi esposa y yo comenzamos primeramente nuestro trabajo en la tierra de Nepal, en 1979, el dueño del terreno comenzó a venir a nuestra casa a tener estudios de la Biblia. Él era un rico Hindú de mediana edad y tenía una concubina con la cual pasaba la mayor parte de su tiempo, era casado y tenía hijos grandes. Después que le mostramos el evangelio unas pocas veces, me dijo que estaba interesado en recibir a Cristo, pero necesitaba saber qué debería hacer en relación a dos cosas específicas en su vida: La práctica de sus negocios dudosos y sus relaciones ilícitas con su concubina. Yo pude haber dicho: “No se preocupe acerca de esas cosas. Solo ore para recibir a Cristo y esas cosas se resolverán después”. Pero, yo no creo que eso sea un consejo Escritural. No creo que pueda recibir a Cristo y ser salvo sino hasta que se arrepienta de su inmoralidad y su deshonestidad.

Durante nuestro trabajo en Asia del Sur pudimos haber hecho que la mitad de la gente en Nepal hiciera una oración si hubiéramos querido. Si solo les hubiéramos preguntado si querían ir al cielo cuando murieran y si aceptaban hacer una oración de pecador, un gran porcentaje de ellos hubiera orado en voz baja. Ellos están acostumbrados a las trampas, cantos y utopías misteriosas, por lo que seguramente hubieran visto la oración a la misma luz. Si les hubiéramos motivado solo a creer, sin tratar sobre el arrepentimiento, pudiéramos haber tenido una multitud de “creyentes” Hindúes no arrepentidos, pero ¿creyentes en qué? Ellos creían profundamente en que Jesús era un dios, que era bueno, que les amaba. Era muy probable que, en lugar de volverse a Cristo como único Dios y convertirse DE sus ídolos, solo quisieran añadir a Jesús a sus otros dioses.

Durante nuestras reuniones evangélicas allá, si hubiéramos pedido que los que quisieran ser salvos e ir al Cielo alzaran sus manos, la mayoría de las manos se hubieran levantado. Pero supimos que la mayoría de los Hindúes no estaban dispuestos a convertirse DE SUS ÍDOLOS a Cristo y cargar el pesado oprobio y persecución de su gobierno y vecinos. En otras palabras, no estaban listos para ser salvos.

Sin arrepentimiento, no hay salvación. “Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente” (Lucas 13:5). Es un imperativo el tratar con la gente sobre su pecado y el arrepentimiento.

Algunos pueden decir: “Sí, pero eso sucede en Nepal, donde la gente nunca ha escuchado el evangelio; las cosas son diferentes aquí”. Es verdad que las cosas son diferentes aquí, pero la persona promedio en Norteamérica es casi tan ignorante sobre el evangelio como alguien en el Sur de Asia. La persona promedio con la que nos encontramos en muchas partes de Norteamérica no tiene conocimiento de las enseñanzas de la Biblia, ni siquiera de sus historias y contenido básico. Su mente está llena de evolucionismo y mitos de la Nueva Era. Alguien que ha sido educado en el sistema de escuelas públicas de Norteamérica y que no ha tenido un sano entrenamiento bíblico, está actualmente más predispuesto para creer que la Biblia es la infalible Palabra de Dios, que un Hindú en la obscura Asia. Lo mismo sucede en Inglaterra, Europa y Australia.

Los principios de la Biblia sobre el tratar con la gente, son los mismos sin importar dónde se encuentre esta gente. La Biblia exige el arrepentimiento.

Cuando el Señor Jesús trató con el joven rico que le preguntó sobre su salvación, no le dijo que hiciera una oración. Él trató directamente sobre su amor por las riquezas, su codicia y orgullo. El joven tenía que arrepentirse de ese profundo pecado en su vida antes de poder ser salvo. El joven se fue triste, la Biblia dice que porque tenía muchas riquezas. Considere a Cristo tratando con la mujer en el pozo. Él la encaró frente a la inmoralidad que había controlado su vida y le pidió que se arrepintiera de ese asunto. Esta es la forma en que Dios siempre trata con la gente, y es la forma que lo debemos hacer nosotros también si queremos seguir la Biblia en nuestro trabajo evangelístico. Predicar el arrepentimiento significa lidiar con los pecados que la gente mantiene diciéndoles claramente que necesitan arrepentirse de pecar contra Dios. (Continuará)


Fundamentos (VII parte).

(Copyright 2001, Village Ministries International. www.villageministries.org)

IV. NÚMEROS (continuación).

PROTAGONISTAS PRINCIPALES: Moisés, Aarón, María, Josué, Caleb y Balak.

CRISTO EN LA PERSPECTIVA DE NÚMEROS.

Quizás en ningún otro lugar exista una representación más clara de Cristo y su crucifixión que aquí en la serpiente levantada en un asta (compare Números 21:4-9 con Juan (4) 3:14). La roca que apagó la sed del pueblo es un tipo de Cristo (1 Corintios 10:4). El maná diario representa a Cristo como el pan que descendió del cielo (Juan 6:31-33). La nube y la apariencia de fuego representan la dirección de Cristo y las ciudades de refugio ciertamente representan a Cristo como nuestro refugio del juicio. Finalmente, la vaca alazana es también un tipo de Cristo (Números 19).

BOSQUEJO:

1. Preparación en el Sinaí (de la generación del Éxodo) (1:1-20:36).

A. La posición y el censo del pueblo (1:1-4:49).

B. Los preceptos de Dios y la santificación del pueblo (5:1-9:14).

C. El peregrinaje hacia la tierra prometida (9:15-10:36).

2. El fracaso de la Generación del Éxodo (11:1-25:18).

A. El descontento en el camino (11:1-12:16).

B. La incredulidad en Cades-Barnea (13:1-14:45).

C. La disciplina del Señor (15:1-25:18).

3. Preparación de la Nueva Generación (26:1-36:13).

A. La reorganización de Israel (26:1-27:23).

B. La reglamentación de las ofrendas y los votos (28:1-30:16).

C. La regionalización de la tierra (31:1-36:13).

V. DEUTERONOMIO (otro vistazo a la ley).

AUTOR Y NOMBRE DEL LIBRO.

Moisés escribió este libro. El título viene de la Septuaginta y significa “por segunda vez”. El nombre ha sido tomado de la mala traducción de 17:18, debería traducirse “una copia de esta ley”. Deuteronomio no es una segunda ley sino un repaso, una revista y expansión de la ley original que se entregó.

FECHA DE ESCRITURA: 1410 a.C.

TEMA Y PROPÓSITO.

Cuídate de no olvidar. Después de cuarenta años de vagar en el desierto los israelitas estaban en la víspera de entrar en la tierra prometida. Antes de entrar, era necesario que se les recordara todo lo que Dios había hecho por ellos (para no olvidar lo que Dios había hecho y quiénes eran ellos). También era necesario recordarles la santa ley de Dios, la cual era de vital importancia para que pudieran permanecer en la tierra y funcionar como una nación santa de Dios y como un reino de sacerdotes para las naciones (Deuteronomio 4:1-8). También como parte del tema y propósito este libro enfatiza la necesidad vital de enseñar a los hijos a amar y obedecer a Dios. Deuteronomio termina con la renovación del pacto de Dios con Israel (capítulo 29), la designación de Josué como el nuevo líder (capítulo 31) y la muerte de Moisés (capítulo 34).

PROTAGONISTAS PRINCIPALES: Moisés y Josué.

CRISTO EN LA PERSPECTIVA DE DEUTERONOMIO.

La declaración que se hace con respecto a Moisés es una de las más claras representaciones de Cristo cuando dice: “profeta de en medio de ti, de tus hermanos como yo, te levantará Jehová tu Dios: a él oiréis.” Además, Moisés como tipo de Cristo es la única persona aparte de Cristo mismo que cumple con los tres oficios de profeta (34:10-12), sacerdote (Éxodo 32:31-35) y rey (aunque Moisés no era rey funcionó como un gobernante de Israel (23:4,5).

BOSQUEJO:

1. Introducción (1:1-5).

2. Repaso de la historia (1:6-4:43).

3. Revista de la Ley (4:44-26:19).

4. Aplicaciones de la Ley (6:1-11:32).

5. Leyes adicionales (12:1-26:19).

6. Aceptación del Pacto (27:1-30:20).

7. Cambio de líder (31:1-34:12).

Resumen. Temas a Recordar:

Génesis—Selección de la nación.

Éxodo—Redención de la nación.

Levítico—Santificación de la nación.

Números—Dirección de la nación.

Deuteronomio—Enseñanza de la nación.

INTRODUCCIÓN (Josué – Ester).

Las distintas secciones del Antiguo Testamento proveen un enfoque específico acerca de la persona de Cristo. Hemos llegado a un segundo grupo de libros que trata acerca de la historia del pueblo de Israel. Esta sección de libros abarca desde Josué hasta Ester y describe la vida de la nación desde la posesión de la tierra hasta las dos deportaciones, así como la pérdida de la tierra a causa de la incredulidad y la desobediencia. Los libros históricos abarcan aproximadamente un período de 800 años de la historia de Israel y nos narran la conquista y posesión de Canaán, los tiempos de los jueces, el establecimiento de los reyes, la división de Israel en el Reino del Norte y el Reino del Sur, la caída del Reino del Norte en manos de Asirira, el exilio del Reino del Sur a Babilonia y el regreso a Jerusalén bajo el liderazgo de hombres como Nehemías y Esdras.

Estos libros nos preparan para la primera venida de Cristo, el Mesías, y tratan los siguientes asuntos:

Josué: La preparación para Cristo; posesión de la tierra y el gobierno de Dios.

Jueces: Opresión de la nación.

1 Samuel: Estabilización de la nación.

2 Samuel: Expansión de la nación; traza la historia del reino.

1 Reyes 1-10: Glorificación de la nación de Israel.

1 Reyes11-22: División de la nación.

2 Reyes 1-17: Deterioro del Reino del Norte.

2 Reyes18-25: Deportación del Reino del Sur. 586 a.C.

1 Crónicas: Preparación del templo.

2 Crónicas: Destrucción del templo.

Esdras: Restauración del templo.

Nehemías: Reconstrucción de Jerusalén.

Ester: Protección de un remanente del pueblo de Israel.

(Continuará)

(5) Lección 12: Lidiando con el pecado.

¿Cómo puedo vencer al pecado en mi vida? Un predicador dijo una vez que cuando una persona salva comienza a batallar con el pecado en su propia vida, entra en una lucha tan intensa que hace que la segunda guerra mundial parezca como un día de campo. Esta verdad no es tan evidente para el recién convertido quien, al ir creciendo, se da más cuenta de la intensidad de la lucha.

Como vimos brevemente en la lección uno, cuando aceptaste a Cristo, empezaste a vivir dos personalidades. Tu viejo hombre a la imagen de Adán tiene una naturaleza pecaminosa, y tu nuevo hombre en Cristo Jesús tiene la imagen de Dios. Esta lección se ha diseñado para ayudarte a combatir la naturaleza de pecado de tu viejo hombre.

l. ¿Qué es el pecado?

A. Es quebrantar la ley de Dios (1 Juan 3:4).

B. “Toda injusticia es pecado” (1 Juan 5:17).

C. Todo lo que no se hace con fe es pecado (Ro. 14:23).

D. “Al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado” (Santiago 4:17).

II. ¿Por qué pecamos?

A. Pecamos porque hemos heredado la naturaleza pecaminosa de Adán (Romanos 5:12; 1 Cor. 15:45-49).

B. Pecamos por que la vieja naturaleza nos arrastra al pecado (Santiago 1:13, 14; Romanos 7:14-25).

C. Pecamos como resultado de la tentación en tres áreas delineadas en 1 Juan 2:15, 16. Cristo también fue probado (no tentado) en estas tres áreas, pero no pecó, como dice Hebreos 4:15.

1. Los deseos de la carne - En este punto fue tentada Eva en Génesis 3:6 cuando vio que el árbol era “bueno para comer”. Cristo fue probado en este punto según Mateo 4:3 cuando el diablo trató de hacer que convirtiera las piedras en pan.

2. El deseo de los ojos - También en este punto fue tentada Eva cuando vio que el árbol era “agradable a la vista”. Cristo fue probado de esta manera cuando el diablo le mostró todos los reinos del mundo y le prometió dárselos a cambio de adoración.

3. La vanagloria de la vida - Eva cedió a la tentación de querer ser como Dios sabiendo el bien y el mal. Cristo venció la prueba de arrojarse hacia abajo para probar que los ángeles lo cuidarían si se tiraba.

III. ¿Cómo ve Dios al pecado?

A. Tu pecado ya ha sido juzgado en el Calvario por Dios (2 Corintios 5:21).

B. Si sigues pecando Dios te disciplinará como un padre disciplina a su hijo (Hebreos 12:5-11).

C. Dios te permitirá cosechar lo que sembraste (Gá. 6:7, 8).

IV. ¿Qué puedo hacer para vencer el pecado?

A. Reconocer que tu pecado es de tu propia responsabilidad, y de nadie más. Debes aceptar la responsabilidad de tu pecado. Nunca podrás corregir nada hasta que afrontes tu responsabilidad (Proverbios 28:13).

B. No permitas que pensamientos sucios controlen tu mente (2 Corintios 10:5; Filipenses 4:8, 9).

C. No des ocasión para la carne (Romanos 13:14).

D. Reconoce que has muerto al pecado en Jesucristo. Los muertos no pecan (Ro. 6:6-13; Colosenses 3:1-10).

E. Juzga tu propio pecado. Concuerda con Dios en que es pecado (1 Corintios 11:31, 32).

F. Confiesa tu pecado a Dios (1 Juan 1:9).

G. Atesora la Palabra de Dios en tu corazón para combatir el pecado.

1. 1 Corintios 10:13 dice que Dios nos ha dado la salida a la tentación.

2. Esa salida se encuentra en el Salmo 119:9-11. Es la Palabra de Dios.

3. El Señor Jesucristo venció su tentación citando pasajes de la Escritura.

4. La única manera segura de vencer el pecado en tu vida es por medio del poder de la Palabra de Dios al atesorarla en tu corazón y aplicarla en tu vida.

H. Confía en las promesas de Dios de limpiarte de todo pecado y de pelear en tus luchas por ti (2 Corintios 7:1; Hebreos 4:15, 16).

I. Anda en el poder del Espíritu Santo (Gálatas 5:16-25; Romanos 8:1-8). (Continuará)


La apostasía (final).

Entonces revisemos: Recuerda por tanto, de dónde has caído y arrepiéntete y haz las primeras obras, pues si no…” Estamos advertidos... Porque, en estos postreros tiempos, algunos ya han apostatado de la fe y se han ido tras los espíritus engañadores y las doctrinas de demonios. Dijimos que son como el mal olor y que venden sus engaños por todas partes.

Es tiempo de confrontar esta Palabra contra nuestro propio proceder: ¿Cómo está tu vida espiritual? ¿Como al principio? ¿O se ha deteriorado? ¿Está creciendo tu fe... o está decreciendo? Tu testimonio fuera del santuario... ¿cómo es? ¿Aún eres cristiano en todas partes o te reservas el dar un buen ejemplo en casa, en la calle, en el trabajo? ¿Te has olvidado de tu primer amor a Jesús? ¿Te has vuelto rebelde? ¿Te ha atrapado algún vicio anterior? ¿Estás desanimado? ¿Sientes que la hipocresía ha entrado en tu vida espiritual?

Esos son principios por los cuales entramos en un proceso de apostasía. Hay que tener mucho cuidado, porque (6) todo principia con hipocresía, luego se siente un desgano para perseverar en la fe; si no actuamos, dejamos de congregarnos y empezamos a dejar a un lado lo espiritual; por último, se reniega de todo y se echa la culpa al Señor: “A mí no me oyes; yo oro y Tú no me respondes... nunca he recibido un milagro... no puedo cambiar...” Y al final te (( (6) espera la rebeldía total, desertarás y abjurarás y rechazarás lo que el Señor hizo por ti en la cruz y volverás al pecado.

A muchos les ha ocurrido. No permitas que te ocurra a ti. Es tiempo...

2 Pedro 2:20-21 La advertencia está hecha. El Señor no quiere que entremos en apostasía.

Yo sé que ninguno confesaría haber entrado, pero como es un proceso...

2 Corintios 4:2 Cada uno sabe qué es lo oculto y vergonzoso; cada uno sabe cuándo actuamos con astucia; no tengo que explicar cómo se adultera la Palabra de Dios.

La manifestación de la verdad - aconseja Pablo - nos llevará a recomendarnos a toda conciencia humana delante de Dios, es decir, que los demás notarán alrededor cuándo nos movemos en la gracia o en apostasía.

Por la salvación que hemos recibido, la gracia de Dios ya nos fue manifiesta (Tito 2:11-12).

Cada uno sabe cuál es nuestra propia impiedad y deseos mundanos. Hemos de renunciar conscientemente a los espíritus engañadores y, sobre todo, a alguna doctrina de las que la Biblia llama de demonios, por cuanto hemos sido redimidos de toda iniquidad; no podemos volver a ella sin que el Señor lo vea como la caída del primer amor y como apostasía.

Volvamos al primer amor. Una vez más: volvamos al primer amor. Si alguno entró al proceso de apostasía, escape ahora mismo, pida perdón y vuelva a la vida espiritual primera, aunque le cueste trabajo. Haga un plan y no permita que los espíritus engañadores le lleven a doctrinas de demonios, porque una vez que usted inicia el proceso es difícil parar.

Ahora, si usted no ha iniciado el proceso, no espere a llegar a él. Y si usted está aún afuera de la familia de Dios, no continúe la vida como hasta ahora, arrepiéntase y deje que el Señor le perdone sus pecados y le muestre una vida victoriosa. Acepte a Jesús.

Incline su rostro, reconozca hasta qué punto ha entrado en ese proceso de apostasía y decida volver al primer amor. (Fin)


Estudios sobre la separación (Lección I).

TEMA: Introducción a la doctrina de la separación del mundo.

TEXTO: 2 Corintios 6:17, 18.

Esta declaración de la Biblia nos da a entender que Dios no recibirá un pueblo que no esté separado del mal.

La actitud misericordiosa de Dios hacia los pecadores y su llamamiento hacia ellos están basados en la provisión hecha por medio de la sangre derramada del Señor Jesucristo, “el cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre” (Gálatas 1:4).

Los detalles de la aplicación de esta doctrina bíblica tan fundamental tienen que ver con todo aspecto de la vida del cristiano. Los creyentes verdaderos siempre han vivido de acuerdo con la línea de separación que Dios ha trazado entre lo limpio y lo inmundo. Esta separación ha afectado sus hogares, sus trabajos, su educación y su manera de vestir. Además, esta misma separación ha influido mucho en sus conceptos acerca del matrimonio, los gobiernos del mundo, las organizaciones fraternales y comerciales, así como también las diversiones mundanas. Por causa de esta separación bíblica a veces muchos creyentes han sido objeto de burlas y hasta han tenido que sufrir mucho en la vida.

Sin embargo, la separación de los creyentes de lo mundano e incrédulo siempre ha sido una confesión al mundo de que son “extranjeros y peregrinos sobre la tierra” (Hebreos 11:13). Esta separación ha testificado que ellos han puesto “la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra” (Colosenses 3:2).

En este pequeño libro ustedes pueden encontrar un estudio bastante profundo acerca de la doctrina de la separación. Nosotros esperamos que el mismo sea una bendición para todos los cristianos en todas partes del mundo.

A. Definición de palabras.

1. Doctrina: “Conjunto de ideas, particularmente religiosas, sociales o políticas, que unen en un grupo a las personas que las profesan”.   

2. Separación: “Acción y efecto de separar [se]” (2 Corintios 6:17–18; Romanos 12:2; 2 Corintios 6:17–18; Lucas 16:26).

3. Mundo: “Sistema de vida material y físico controlado por Satanás que obra contra Dios y envuelve a la humanidad incrédula y desobediente” (1 Juan 2:15–17).

B. Algunas verdades establecidas que gobiernan a la separación del mundo.

1. Existe un orden establecido por Dios.

a. En la creación del mundo (Génesis 1, 2, 3).

b. En su relación con el género humano (Génesis 3).

c. En su gobierno en el cielo.

d. En su control sobre el universo (2 Pedro 3:7).

e. En su control sobre la humanidad (Hechos 17:26; Deuteronomio 32:8).

f. En la revelación de su palabra (Mateo 5:18).

2. El pecado trae separación de Dios.

a. En el mundo de los espíritus (Isaías 14:12–15); hubo y habrá separación entre los ángeles por causa de que ellos no se conformaron al orden establecido por Dios (Judas 6; 2 Pedro 2:4).

b. En el nivel humano (Génesis 3; Juan 15:19); ahora tenemos al pueblo de Dios y a los que pertenecen al mundo (los hijos de Caín y los hijos de Set [Génesis 6:2]).

3. Dios obra en la separación de su pueblo.

a. El pueblo de Dios está compuesto por los que han salido de las tinieblas a la luz (1 Pedro 2:9; 2 Corintios 6:17–18).

(7) b. Cualquier persona se podrá salvar de esta perversa generación si cree de todo corazón al Señor y a su palabra (Hechos 2:40–41).

c. Los cristianos se guardan sin mancha del mundo (Santiago 1:27).

C. La separación en la historia bíblica.

1. Noé (véase Génesis 7:7, 16; Hebreos 11:7).

2. Abraham (véase Génesis 12:1–4; Hebreos 11:8).

3. El pueblo de Israel (Éxodo 8:23; 11:7).

4. Las varias separaciones de la ley.


Estudios sobre la separación (Lección II).

TEMA: Separado para Dios, una vida que satisface.

A. Vivir separado para Dios es una manera de vivir que es bíblica.

1. Una vida transformada (Romanos 12:2) es el resultado de la renovación del entendimiento.

2. Una vida con amor a las cosas celestiales (Colosenses 3:1, 2).

3. Una vida que lleva el yugo de Jesús (Mt. 11:28-30).

4. Una vida de servicio en las buenas obras 9Tito 2:11-15; Efesios 2:10; Mateo 25:31-40).

5. Una vida gozosa (1 Pedro 1:8).

B. Nuestra norma de vida debe ser distinta de la del mundo:

1. No vivimos en casas lujosas.

2. No manejamos carros de lujo.

3. No buscamos amontonar riquezas.

4. No nos vestimos de acuerdo a las modas mundanas y sensuales.

C. Nuestra manera de hablar debe ser distinta a la del mundo:

1. Siempre está de acuerdo con la verdad (Efesios 4:25; Colosenses 3:9).

2. No surge de una mente envanecida (Efesios 4:17).

3. Expresa la verdad con sencillez (Mateo 5:37).

4. Condena a quienes se nos oponen (Tito 2:7, 8).

5. Ayuda a alcanzar la perfección (Santiago 3:2).

6. Es pura, sin palabras profanas, inmundas y ociosas (Efesios 5:3, 4; Mateo 5:33-37; 12:36, 37).

D. No seguimos los excesos del mundo.

1. Hemos sido libertados de ellos (1 Pedro 4:3).

2. Tenemos un equilibrio que nos ayuda a enfrentar los cuidados de la vida (Lucas 21:34).

3. Buscamos ser sobrios (1 Tesalonicenses 5:6).

4. Evitamos la idolatría cuando comemos, bebemos y jugamos (1 Corintios 10:7).

5. Evitamos la competencia (Éxodo 20:17).


Estudios sobre la separación (Lección III).

TEMA: La separación del mundo en el trabajo.

A. Debemos trabajar en algo provechoso.

1. Para que la tierra y todas las cosas creadas en ella se atiendan adecuadamente (Génesis 2:15). Además, a causa del pecado que hay en el mundo es necesario que nuestros esfuerzos sean mayores (Génesis 3:19).

2. Para satisfacer nuestras necesidades y las de la familia de una forma que agrade a Dios (1 Timoteo 5:8; 2 Cor. 12:14).

3. Para ayudar a los necesitados (Deuteronomio 15:7, 8; Gálatas6:10; 1 Corintios 16:1-3).

4. Para contribuir al bienestar de la sociedad (Eclesiastés 9:10; Efesios 4:28; 1 Tes. 4:11, 12; Proverbios 11:26).

B. Debemos escoger un trabajo que armonice con las enseñanzas de la Palabra de Dios:

1. Que contribuya a las necesidades de la humanidad (Tito 3:14; Efesios 4:28).

(1) En una manera directa o indirecta: comida, ropa y amparo, o cualquier otro oficio que glorifique a Dios y que sea parte del apoyo a la extensión de Su reino.

(2) Negocios que debemos evitar: compra o venta de licores, tabaco, salones de belleza, teatros, taller de reparación y venta de televisores, compra o venta de ropa indecente, joyería, etc.

2. Que no obstaculice nuestro servicio cristiano (Mateo 6:33; Lucas 14:18, 19).

3. Que no viole el principio de la no resistencia (Mateo 5:40, 42; Hebreos 10:34).

4. Que no nos involucre en un yugo desigual con los incrédulos (2 Corintios 6:14).

5. Que contribuya a la vida hogareña. Por ejemplo: se debe evitar trabajar como chofer de transportes de larga distancia.

6. Que se encuentre siguiendo la dirección de Dios en tu vida:

(1) Por medio de la providencia de Dios (Salmo 37:5; Proverbios 3:6).

(2) Por medio del consejo de los hermanos (Proverbios 12:15).

(3) Por medio del llamamiento de la asamblea... maestro en la escuela bíblica, etc.

(4) Por medio de la aptitud personal.

C. Debemos buscar un trabajo que glorifique a Jesús.

1. ¿Acaso ese trabajo sigue el principio de la honestidad? (Romanos 12:17; 13:8; 2 Corintios 8:21; Deuteronomio 25:15; Proverbios 11:1).

2. ¿Acaso ese trabajo hace que la persona se enriquezca rápidamente? (Proverbios 28:20-22; 1 Timoteo 6:9; Proverbios 20:21; 13:11).

3. ¿Acaso ese trabajo se aprovecha de la ignorancia de otros? (Proverbios 20:14).

4. ¿Acaso ese trabajo sigue la “regla de oro” (Mateo 7:12).

5. ¿Acaso ese trabajo honra a Dios?


Estudios sobre la separación (Lección IV).

TEMA: La separación del mundo en la educación.

A. Algunas cosas que dice la Biblia acerca de la sabiduría de este mundo:

(8) 1. Es insensatez para con Dios (1 Corintios 1:26-28).

2. Por medio de ella el hombre no puede llegar a ser verdaderamente sabio (2 Timoteo 3:7).

3. Un día ya no hará más falta (1 Corintios 13:8).

4. Es peligrosa (Colosenses 2:8; 1 Corintios 8:1).

B. El principio de la verdadera educación es:

1. Temer al Señor (Job 28:28; Proverbios 9:10).

2. Apartarse del mal (Salmo 37:27).

3. Practicar los mandamientos de Dios (Salmo 111:10; Juan 7:17).

C. Algunos aspectos prácticos para considerar en cuanto a la educación:

1. ¿Quiénes deben educar a nuestros hijos?

2. ¿Los educamos para que se superen o para que contribuyan?

3. ¿Acaso esa educación favorece una vida cómoda?

4. ¿Podría esa educación apartar a nuestros hijos de la fe en Cristo Jesús?

5. ¿Acaso hace que ellos estimen menos la Biblia y su tiempo para Dios? (Continuará)


Un análisis del movimiento carismático.

(El Movimiento Carismático ©1990 Editorial Bautista Independiente, 143 East Center Avenue, Sebring, Florida 33870. Por E. Edward Schwartz)

¿Están presentes los nueve dones del Espíritu en la iglesia actual?

INTRO: Todas las denominaciones cristianas, incluyendo la católica, tienen grupos de personas que están involucradas en el movimiento carismático moderno donde se hace gran énfasis en hablar en lenguas. El movimiento es ecuménico y a la vez divide las iglesias.

Definiciones: “Carisma” (griego) = gracia, gozo; “don gratuito que concede Dios a una criatura”. Son dones de gracia porque no se ganan ni se merecen.

Algunos usos de la palabra: Romanos 1:11 (el apóstol Pablo pudo impartirlos); 5:15, 16; 6:23; 11:29. En Romanos 12:6, 7 hay una lista de 7 dones básicos. Aquí la palabra significa que al creyente se le da energía, ánimo para la obra. Todos tienen algún don.

Los 9 dones en cuestión (1 Corintios 12:8, 10, 28) se dividen en tres clases:

1. (Manifestar) sanidades, milagros, lenguas.

2. (Revelar) profecía, ciencia, sabiduría.

3. (Ministrar) fe, administración, ayuda.

I. Errores del movimiento (antiguo y nuevo).

En el pentecostalismo, que tuvo su principio aproximadamente en el año 1890, encontramos énfasis sobre los tres dones de manifestación. En el movimiento moderno el énfasis cae principalmente sobre las lenguas. Este movimiento empezó hace como 40 años. La fundadora fue la Sra. Amee Semple de McPherson, en California y ha tenido su mayor crecimiento en los últimos l0 a 15 años.

A. Primer error. “Todos deben hablar en lenguas.”

Refutación bíblica: 1 Corintios 7:7; 12:1, 4-7, 11.

1. “...cada uno tiene su propio don de Dios...”

2. “...hay diversidad de dones...”

3. En la distribución de los dones el Espíritu Santo actúa en ejercicio de su libre y soberana voluntad. “Aquí no hay lugar para elegir un don de acuerdo al deseo o interés personal, y el servicio cristiano es simplemente el hecho de ejercitar el don que se ha recibido del Espíritu” (Scofield). (Ver también Romanos 12:6.)

¿Para qué se dan los dones? Para la edificación de la iglesia (ver Efesios 4:12.) No son para llamar la atención sobre uno mismo.

B. Segundo error. Piensan que las “lenguas” son angélicas, basándose en 1 Corintios 13:1; y dicen que por esto se necesita la interpretación (14:13).

Definiciones: “Farfullar” = hablar de prisa y mal; defectuoso. “Balbucir” = articular dificultosamente; los niños pequeños solo saben balbucir. “Galimatías” = lenguaje obscuro y confuso.

Refutación bíblica: Los términos griegos en el Nuevo Testamento que se traducen por “lenguas” son: “glossa”, que quiere decir lenguaje, y “heteroglossos” que quiere decir “otro lenguaje”, y siempre se refieren a un verdadero idioma que se habla en alguna parte del mundo. Así hablaron los apóstoles en el día de Pentecostés, Cornelio y los de su casa, los creyentes de Éfeso, los de la iglesia de Corinto. Era un verdadero idioma hablado por algún pueblo en alguna parte del mundo, aunque no era conocido por aquellos que lo hablaron. En los tres casos registrados en los Hechos no se necesitaba de intérprete, porque cada uno entendía la predicación, por lo menos así lo dice el capítulo 2. En Corinto la persona que hablaba en lenguas debía orar para poder interpretarla (14:13) o que otro interpretara, de lo contrario no debía hablar en lenguas (v. 28).

C. Tercer error. Es ecuménico. Aceptan a todos en el movimiento sin considerar su doctrina. Ignoran lo que enseña la Biblia y dan mayor importancia a la experiencia.

Refutación bíblica: Amamos al pecador y al hermano engañado, pero no podemos confraternizar con ellos. El ( ( profeta Amós pregunta: “¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?” (Amós 3:3). (Ver Efesios 4:15). No es posible tener verdadera comunión sin estar de acuerdo sobre la doctrina. Cristo oró (Juan 17:17, 19-21) por los creyentes para que fuesen unidos en “la verdad” de Dios.

D. Cuarto error. Piensan que hablar en lenguas es para su propia edificación o para la de los hermanos.

Refutación bíblica: 1 Corintios 14:21-22 dice que las lenguas eran por señal a los incrédulos y, en especial, al pueblo judío.

El movimiento trata de convencer a otros creyentes a que se reúnan con ellos, los carismáticos, y traten de hablar (9) en lenguas. Toda su obra es con creyentes y esto causa divisiones en las iglesias establecidas.

E. Quinto error. La mayoría de los creyentes que se ocupan de hablar en lenguas son mujeres (2 Co. 6:14-18).

Refutación bíblica: 1 Corintios 14:32-35.

F. Sexto error. En sus reuniones todos (o al menos la mayoría) hablan en lenguas y, algunas veces, incluso al mismo tiempo.

Refutación bíblica: 1 Corintios 14:27, 28.

G. Séptimo error. Piensan que el hablar en lenguas es señal del bautismo del Espíritu Santo.

Refutación bíblica: l Corintios 12:13. Al creer en Cristo y recibirle como Salvador del alma, el individuo está bautizado, sellado y ungido por el Espíritu Santo (2 Corintios 1:21-22; Efesios 1:13, 14; 4:30; 1 Juan 2:20, 27).

H. Octavo error. Los carismáticos preguntan: “Si Dios lo hizo para ellos (creyentes del primer siglo), ¿por qué no lo hará para nosotros?”

Refutación bíblica: Las verdades básicas son para todas las edades. Pero, no todas las enseñanzas y prácticas son aplicables en la época en que vivimos nosotros. La diferencia se conoce por las leyes de interpretación y por comparar las Escrituras con las Escrituras. Compare Mateo 10:22 y 24:13 con Efesios 4:30 y 2 Timoteo 2:15.

I. Noveno error. Afirman que los nueve dones del Espíritu existen en la iglesia de hoy.

Refutación bíblica: No aceptamos esa afirmación, es antibíblica. Creemos que esos dones no están en la iglesia actual y lo probaremos en el resto del estudio.

Afirmamos que esos dones se dieron:

l. Dentro de la iglesia y no a grupos de creyentes que se reunían privadamente.

2. Para la edificación de la iglesia.

3. Por un tiempo limitado hasta completarse la Biblia.

II. Apóstoles.

A. Requisitos para los apóstoles.

1. ¿Quiénes eran? Eran doce hombres escogidos por el Señor a los que se les dio autoridad especial para hablar por Dios. Uno de los requisitos era que habían visto al Señor Jesucristo.
2. ¿Cuántos eran? DOCE, ni uno más. Compare Mateo 10:2-4 con Apocalipsis 21:14. Cuando ellos murieron, el oficio del apóstol se terminó.

B. La naturaleza del oficio del apóstol.

l. Iniciar la edificación de la iglesia siendo parte de la fundación (Efesios 2:19-22; 3:1-7).

2. Dar a la iglesia su DOCTRINA (Hechos 2:42).

a. “Una vez dada a los santos” (Judas 3).

b. “Confirmada” (Hebreos 2:1-4). Confirmar = establecer, estabilizar, fijar. Significa que la doctrina de la iglesia cristiana fue completada y presentada por los apóstoles. Fue anunciada primero por el Señor y luego confirmada por “los que oyeron”, es decir, los apóstoles.

NOTA: Pues sí, es así, la iglesia debe estar muy segura acerca de quiénes eran esos hombres y de lo que decían. En cuanto a los dones de manifestación (sanidades, lenguas, milagros), toda manifestación registrada en el Nuevo Testamento tenía relación directa con el ministerio de un apóstol. Esos dones fueron manifestados:

1) por un apóstol;

2) en la presencia de un apóstol;

3) o por uno sobre quien un apóstol había puesto las manos (Hechos 6:6; 8:13-17; 10:44-48; 19:6). (Ver también Ro-manos 1:11. Pablo como apóstol, tenía poder para impartir un don).

C. La prueba bíblica.

1. Autoridad y confirmación (Hebreos 2:1-4).

Testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad” (2:4).

a. Autoridad de su palabra (1 Corintios 14:37).

b. Poder y efecto (Hechos 2:42-43).

2. Testimonio de Ignacio, uno de los padres de la iglesia primitiva (115 d.C). “No puedo darles mandamientos como Pedro y Pablo; ellos eran apóstoles. Yo soy simplemente un hombre condenado”. Él sabía que los Apóstoles tenían autoridad especial.

3. Curaciones hechas por los apóstoles (Hch. 5:11; 15:16).
4. Milagros hechos por los apóstoles (Hch. 19:11, 12).

5. Señales de un Apóstol (2 Corintios 12:11, 12).

NOTA: Si cualquier Tomás, Ricardo o Enrique pudiera andar haciendo esas señales, ¿de qué valdrían las señales para autenticar el ministerio de un apóstol? Por esto concluimos que las señales seguían a los apóstoles (sean en ellos mismos o en relación cercana a su obra) para autenticar su ministerio (el de fundar la iglesia y darle su doctrina) y, en esta obra, completar las Escrituras. (Continuará)


El Espíritu Santo y el testimonio.

(Continuación del mes de abril del libro La Persona y la Obra del Espíritu Santo, por René Pache, Editorial CLIE)

TEMA: El Espíritu Santo y el testimonio.

Los dones espirituales son la capacidad dada a los creyentes con miras al servicio, y el testimonio es una parte esencial del trabajo que les permite realizar.

1. Lo propio del Espíritu es el dar testimonio (Juan 15:26; 16:13, 14; 1 Juan 5:6). Después que Jesucristo ascendió al Tercer Cielo, la obra del Espíritu Santo es dar testimonio de Él. No habla de Sí mismo. Viene a revelar, glorificar y poner espiritualmente a Jesucristo en el creyente (1 Corintios 2:10, 11).

2. Los creyentes también dan testimonio de Jesucristo (Juan 15:27; Romanos 10:9, 10; Mateo 28:19; 10:32, 33).

3. Es por el poder del Espíritu Santo que podemos compartir nuestro testimonio (Lucas 24:48, 49; Hec. 1:8).


(10) El Espíritu Santo y la oración.

TEXTO: Romanos 8:27.

1. Nuestras oraciones son egoístas. Se refieren a nosotros mismos. Es el Espíritu Santo quien nos enseña a interceder por el reino de Dios y por los demás (Mateo 6:9, 10).

2. Nuestras oraciones carecen de discernimiento (1Juan 5:14).

3. Nuestras oraciones son frías (Romanos 15:30; véase Esdras 9:3 hasta 10:6, Daniel 9:3-23; 10:2, 3).

4. Nuestras oraciones son intermitentes. Llegan en momentos en que nos ponemos a orar, y aun en que lo hacemos con fervor, pero, nos es difícil hacerlo sin cesar y con perseverancia. En esto el Espíritu Santo viene a ayudarnos (Efesios 6:18, 19).

5. Nuestras oraciones carecen de poder y de fe. Es evidente que nuestras oraciones, si son egoístas, frías, intermitentes o sin discernimiento no pueden ser muy potentes. Pero, con frecuencia nuestras peticiones son también vanas porque se hacen sin fe (Hebreos 11:6).

6. Conclusión: Poseyendo toda esta luz, no podemos decir como los discípulos: “Señor, enséñanos a orar”. Tenemos el Espíritu Santo que es la fuente de toda verdadera oración. Él intercede por nosotros (Romanos 8:34). ¡Qué potente apoyo para nuestras peticiones! (Fin)

El mundo inconverso.

TEXTO: 1 Juan 2:15-17.

¿Cómo me debo relacionar con el mundo inconverso?”

La Biblia es muy clara al señalar que el sistema mundial actual es contrario al propósito eterno de Dios. La palabra de Dios manda a los hijos de Dios separarse del sistema mundano, y al mismo tiempo, alcanzar a los perdidos que viven sin Cristo en el mundo. Esta lección ha sido diseñada para enseñarte cómo vivir una vida balanceada y consistente, con la cual influir a la gente a que acepte al Señor Jesucristo, sin que el mundo influya en ti para mal.

l. Debes darte cuenta de que si vives para Cristo, vas a encontrar oposición de parte de los incrédulos.

A. Vas a encontrar oposición porque Cristo la recibió (Juan 15:18-21).

B. Recibirás oposición solamente si vives para Dios. Si sigues la corriente del mundo no se te opondrán (2 Tim. 3:12).

II. ¿De dónde vendrá la oposición?

A. La mayor oposición vendrá de los que te rodean, los que te conocen mejor. Amigos, familiares, compañeros de trabajo y conocidos (Mateo 10:35-36; Juan 1:11; Marcos 6:4).

B. De los inconversos en general. Las dos familias espirituales nunca se han podido ni podrán llevarse bien (Gálatas 4:29).

C. De la sociedad en general. La naturaleza y curso seguidos por el actual sistema del mundo está contra Dios. Esta oposición se comunica sutilmente por conducto de los medios masivos de comunicación (literatura, radio, televisión, etc.). Debes juzgar estas cosas por la palabra de Dios (1 Juan 2:15-17; Santiago 4:4).

D. Por supuesto, la mente maestra detrás de esta oposición es Satanás.

1. Él es tu adversario (1 Pedro 5:8).

2. Él está trabajando actualmente en los inconversos (Efesios 2:2).

III. ¿Cómo puedo vencer esta oposición?

A. Da una blanda respuesta, evita enfrentamientos siempre que sea posible (Proverbios 15:1; Romanos 12:18).

B. Agrada a Dios con tu vida (Proverbios 16:7).

C. Ten fe en Dios (1 Juan 5:4-5).

D. Ama a tus enemigos y ayúdalos. Jesucristo amó a sus enemigos lo suficiente para morir por ellos siendo que no tenía que hacerlo. El mundo no pudo comprender este tipo de amor, y los que buscan la verdad van a ser atraídos hacia

Él (Romanos 12:14, 20-21).

E. Ora por tus enemigos y hazlo con una motivación correcta (Mateo 5:44).

F. Ten buenos amigos. Asóciate con gente que ama a Dios y quiera servirle (Proverbios 13:20; 1 Corintios 15:33).

G. Sumérgete en la Palabra de Dios (Romanos 12:1-2).

IV. Como cristiano que soy, ¿cómo me deben ver los inconversos?

A. Deben saber que amas a Dios, no de la boca para afuera, sino con tu vida (1Corintios 8:3).

B. Tu estilo de vida debe diferenciarte del mundo, y tu comportamiento debe ser visto por ellos como diferente (2 Corintios 6:14-18).

C. No obstante, no debes ser tan diferente en tu aspecto físico de manera que pierdas influencia. Los inconversos deben ver que tienes moderación en las cuestiones físicas externas (Filipenses 4:5; 2 Corintios 9:22).

D. Deben verte como un testimonio vivo de la gracia de Dios (Filipenses 2:14, 15).

E. En general, debes tener un “buen testimonio” (1Timoteo 3:7; Colosenses 4:5-6).

V. ¿Cómo debo considerar al mundo?

A. Eres un peregrino en tierra extraña (Hebreos 11:13; 1 Pedro 2:11).

B. Tú casa está en el cielo (Efesios 2:6; Filipenses 3:20).

C. Este mundo es un campo misionero para alcanzar a los perdidos para Cristo (Hechos 1:8; Mateo 28:18-20).

VI. Preguntas básicas:

A. ¿Cuáles son mis responsabilidades con mi gobierno?

1. El gobierno es una de las tres instituciones ordenadas por Dios; las otra dos son la familia y la iglesia. Los gobiernos están controlados por Satanás (Lucas 4:5-6) y, por lo tanto, en realidad están en contra de Dios. No obstante, aun así te debes someter al mandato de Dios (Romanos 13:1).

2. Si quieres hacer lo correcto, no tienes por qué temer, Dios te honrará por hacerlo (Romanos 13:3-5).

(11) 3. Dale al gobierno lo que por ley le corresponde (Romanos 13:6-7; Mateo 17:24, 27; Mateo 22:15-22).

4. Sométete a sus leyes (1 Pedro 2:13-15).

5. Honra a los que están en una posición de autoridad, aun a los malos, sin participar en su maldad. Encomiéndale la situación a Dios y deja que Él lo arregle (1 de Pedro 2:17-23). Cuando Pedro escribió estas palabras, Nerón era rey, quizás haya sido el rey más perverso que tuvo Roma.

6. Percátate de que tú no puedes dictar las normas morales o cambiar al mundo por la política. Por naturaleza el hombre es un ser caído y pecaminoso, y debe ser transformado en forma individual, de adentro hacia afuera, por medio del conocimiento del Salvador, nuestro Señor Jesucristo (Tito 2:14). (Fin)


La herejía de la secta “Solo Jesús”.

(Por Luis Alberto Aragón, Ensenada, Buenos Aires, Argentina. Este es un breve resumen; la obra completa puede obtenerse directamente del autor)

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Génesis 1:1). Esta es la primera, majestuosa y sencilla frase afirmativa con la que nos encontramos al abrir el primero de los Libros del Registro Bíblico.

¿Quién es este Dios? Hay mucha confusión porque muchos no quieren aceptar el lenguaje de las Escrituras. Unos rechazan de pleno la doctrina de la “trinidad” que hay un solo Dios coexistiendo en tres Personas distintas.

De vez en cuando nos encontramos con gente que parece haber nacido de nuevo, parece entregada a Jesucristo, con gente que usa el lenguaje de las Escrituras, pero que en realidad profesa una creencia acerca de la Naturaleza de Dios radicalmente diferente a la del verdadero cristia­nismo. Esta gente viene bajo una variedad de nombres tales como: “Pentecostales Apostólicos”; “Pentecostales Evangélicos”; “Iglesia de la Santidad de Dios en el Nombre de Jesús”; “Creyentes Unidad”; “Iglesia Pente­costés Unida”; “Iglesia Apostólica”; “Iglesia Pentecostés de la Fe Apostólica”; “Asociación Internacional Minis­terial”; “Iglesia de Jesús Asamblea General”; “Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús”. En Argentina se llaman “Asamblea Apostólica de la Fe en Cristo Jesús” y en México “La Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Je­sús”. ¿Cuál es el testimonio de un unitario?

1. Aparición del modalismo. Las enseñanzas de los unitarios “Solo Jesús” se parecen muchos a las de Sa­belio (del tercer Siglo) que postuló que la Divinidad era solamente una Persona revelada en tres manifestaciones o modos (de aquí el término “modalismo”). Él creyó que la Divinidad se expresaba a través de Sus operaciones:

(1) Como Padre revelada en la creación.

(2) Como Hijo limitada al período de Su trabajo en la tierra y, una vez retornada, al Tercer Cielo.

(3) Como Espíritu Santo operando en la santificación de la “iglesia”.

2. Aparición de los Unitarios modernos. Tuvo su principio en el año 1913 en Arroyo Seco, California, EE.UU. por un inmigrante de Alemania, John Scheppe que dijo que él recibió una revelación nueva del poder del Nombre de Jesús. Scheppe comenzó a poner énfasis sobre estos textos: Mateo 17:8 “...y alzando ellos los ojos, a nadie vieron sino a Jesús solo...”; Juan 10:30 “...Yo y el Padre uno somos...”; Juan 14:13 “...y todo lo que pidiereis al Padre en mi Nombre, lo haré...”; Filipenses 2:9 “...por lo cual Dios también le exaltó (a Jesús) hasta lo sumo, y Le dio un Nombre que es sobre todo nombre”; Colosen­ses 3:17 “...y todo lo que hacéis....hacedlo todo en el Nombre del Señor Jesús...”.

(1) Scheppe enseñó que Jesús es la única Persona en la Divinidad. Ahora era Jesús el que se había manifestado a Sí mismo como Padre, Hijo y Espíritu Santo. Esta gente cuando salió de aquel campamento de Arroyo Seco, comenzó a enseñar la inmersión sola “en el Nombre de Jesu­cristo”, y denunció la teología trinitaria histórica como completamente anti bíblica.

3. Un tema fundamental: el Hijo ES Dios. Las Escritu­ras dicen que:

(1) El Padre es Dios, pero distinto del Hijo y del Espíri­tu Santo.

(2) El Hijo es Dios, pero distinto del Padre y del Espíri­tu Santo, y que, en Su condición de encarnado, es tam­bién verdadero Hombre.

(3) El Espíritu Santo es Dios, pero diferente del Padre y del Hijo.

A. Si los unitarios ven que, bíblicamente, el Hijo no es solo Hombre, sino también Dios, les estaremos de­mostrando que ellos están predicando a “otro Jesús”, recibiendo “otro espíritu” (2 Corintios 11:4), lo cual cae bajo el fulminante anatema de Pablo (Gálatas 1:8).

1. Un significado diferente. Cuando los unitarios di­cen: “Jesucristo es el Hijo de Dios” no están diciendo lo mismo que los cristianos porque:

(1) La Biblia llama al Hijo Dios (Hebreos 1:8). Véase 1 Juan 5:20.

(2) Debemos creer y confesar que Jesús es el Hijo de Dios (1 Juan 5:5). Véase 1 Juan 4:15; 1 Juan 2:23.

Los sectarios “Solo Jesús” no entienden nada del Dios Trino así que vamos a explicarlo:

I. ¿Por qué se les llama “Primera Persona”, “Segunda Persona” y “Tercera Persona”, al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo respectivamente?

1. Al Padre se le llama “Primera Persona” porque las Escrituras muestran que todo precede de Él (1 Cor. 8:6).

2. Al Hijo se la llama “Segunda Persona” porque es pro­cedente de la Primera, el Padre (Juan 16:28), que lo en­vió (Juan 14:24).

(12) 3. Al Espíritu Santo se le llama “Tercera Persona” porque, aunque es procedente de la Primera, el Padre (Juan 15:26), y enviado por Él (Juan 14:26), también es envia­do por la Segunda Persona (Juan 15:26).

(1) Ahora bien, este es un orden lógico (subrayado más por lo que hacen que por lo que son), no un orden crono­lógico. Cuando las Escrituras dicen que Dios es “el primero, y el postrero” (Isaías 44:6; cf. 48:12), no está refiriéndose a lo temporal. Asimismo observamos que tampoco hay un orden estrictamente fijo cuando se nom­bran a las tres Personas juntas. Esto es para denotar que ninguna es mayor que la Otra. Por ejemplo:

A. En Mateo 28:19 tenemos al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo.

B. En 2 Corintios 13:14, tenemos al Hijo, al Padre, y al Espíritu Santo.

C. En Efesios 4:4-6, tenemos al Espíritu Santo, al Hijo, y al Padre (véase 5:18-20).

D. En Judas 20 y 21 tenemos al Espíritu Santo, al Padre, y al Hijo.

II. Los unitarios arguyen que el Hijo es engendrado (Hebreos 1:5) y, por consiguiente, tuvo que tener principio en un “hoy” en María (el texto de Hebreos es una cita del Salmo 2:7). Sin embargo, Jesús no comenzó a ser Hijo en María, como tampoco empezó a serlo con Su resurrección (vea Hechos 13:33, en donde también se aplica el Salmo 2:7). Notemos incluso, que engen­drar no es sinónimo de crear. “Crear” es: formar algo de una sustancia ajena y separada de la persona que la crea. “Engendrar” es: dar vida, sacando vida del seno mismo de la vida. La madre engendra al hijo de su misma sustancia cromo somática, del seno mismo de ella. El Padre engendra al Hijo de Su misma sustancia espiritual. Sale del Padre mismo y vuelve a Su seno, porque es Hijo.

El Espíritu Santo, aunque procede del Padre, no es engendrado y, por lo tanto, no se puede decir que sea Hijo.

Que “engendrar” no significa “crear” está también claro en Proverbios 8:22-25. Sabemos que Dios siempre fue sabio, Él siempre tuvo sabiduría. No obstante, aquí se dice que la sabiduría de Dios fue engendrada desde el principio eterno. Esta es la razón por la cual muchos expositores de la Palabra sostienen que esta “sabiduría” es el mismo “Cristo” (cf. 1 Corintios 1:24).

Claro, los “Solo Jesús” no entienden otros pasajes de las Escrituras que tratan con la palabra “eterno”:

1. La circuncisión tuvo principio y, sin embargo, se dice que es eterna o perpetua (Éxodo 17:13).

2. La Cena Pascual (pasar por encima) tuvo principio, no obstante, se dice que es eterna o perpetua (Éxodo 12:14).

3. El sacerdocio aarónico tuvo principio, sin embargo, se dice que es eterno o perpetuo (Éxodo 28:43).

Esto demuestra tajantemente que las palabras “eterna” y “engendrado” no necesariamente están en contradicción. Sin embargo, nosotros creemos que el Hijo de Dios es eterno, en el sentido de que no tuvo principio ni tendrá fin, y que trabajó en la creación (Hebreos 1:2, 8, 10).

(Hemos recibido una revisión de su obra extensa: “¿Prohíbe la Biblia las transfusiones de sangre?” Está disponible en la dirección siguiente: Luis Alberto Aragón, 25 de mayo 964, 1925 Ensenada, Buenos Aires Argentina).


Las “Iglesias de Cristo”.

Es una lástima, pero el diablo tiene todos sus embajadores trabajando a tiempo completo. Sí, la “Escuela Bíblica Mundial” es un brazo de la así llamada “Iglesia de Cristo”, que no es de Cristo, ni del Nuevo Testamento, sino de Satanás. Usted me pidió mi opinión, lo que sigue a continuación es mi respuesta:

Esta organización no es muy vieja. Tuvo sus principios aquí en los EE.UU. por un hombre llamado Alejando Campbell quien, habiendo asistido a varias asambleas cristianas y no quedando satisfecho, comenzó la suya propia, pero con unas ideas muy extrañas.

Los seguidores de este movimiento enseñan que la “iglesia verdadera” es una organización física, y que es la continuación de la asamblea original que Jesucristo comenzó durante Su ministerio terrenal. Dicen que durante dieciséis años no hubo una “Iglesia de Cristo” hasta que el Señor Campbell la comenzó.

Dicen que ella tiene el único nombre bíblico “Iglesia de Cristo”, aunque tales palabras no se encuentran en las Escrituras. Algo similar se encuentra en Romanos 16:16 “todas las iglesias de Cristo”. Existe la “iglesia de Dios” (1 Co. 1:2); la “iglesia que está en su casa” (1 Co. 16:19); la “iglesia de los laodicenses” (1 Ts. 4:16), pero no hay una “Iglesia de Cristo”. No hay en el N.T. un nombre para la EKKLESÍA. Por otro lado, a los discípulos se les llamó “cristianos” (Hechos 11:26).

Según la “Iglesia de Cristo”, no es bíblico usar instrumentos musicales en la asamblea, solamente cantar, pero un breve estudio de las Escrituras muestra en ambos testamentos la mención de instrumentos musicales.

Las “Iglesias de Cristo” ponen mucho énfasis en la Cena del Señor, que hay que tomarla cada ocho días, pero no se nos dice nada en cuanto a su frecuencia (véase 1 Co. 11:26).

Ellos creen en una “resurrección general” y en un “juicio general”, tanto para los salvados como para los perdidos. Esta enseñanza se conoce como “A-Milenio” (sin milenio) y no es correcta puesto que leímos en Ap. 20:1-7 que ha de ser un reino de mil años establecido por Jesucristo sobre esta tierra.

Nosotros, que aceptamos lo que dicen las Escrituras, creemos que la edad de la gracia o de la asamblea ha de terminar con la resurrección de los cuerpos de los redimidos, y con la transformación de los redimidos que estén (1( (13) vivos. Este evento antecede al comienzo de los siete años de la Gran Tribulación, donde los primeros tres años y medio serán un tiempo de paz para la nación de Israel, luego de lo cual el anticristo romperá su pacto con los judíos y los últimos tres años y medio serán la Gran Tribulación, después de los cuales Jesucristo regresará del Tercer Cielo con los redimidos para establecer Su reino de mil años sobre esta tierra.

El error más grande de esta organización es su insistencia acerca de que el “creyente” tiene que ser “bautizado” inmediatamente para recibir la “limpieza de su pecado”, a fin de obtener el derecho de entrar en el Tercer Cielo. Para ello usan Marcos 16:16 como texto de prueba. Dicen que si uno rechaza el “bautismo” será condenado por la “Iglesia de Cristo”.

Hay muchos otros errores en este movimiento pero no hay espacio para describirlos. Categóricamente: ¡Son falsos! Y uno no debe tener ninguna asociación con ellos. (Fin)


Comentario sobre los Diez Mandamientos.

(Pastor H. B. Pratt. Traductor de la Biblia conocida comúnmente como Versión Moderna que finalizó en 1893. Comentarista de los libros del Génesis, Éxodo y Levítico y autor de Noches de los Romanistas.)

VI. EL SEXTO MANDAMIENTO.

No matarás.” (Éx. 20:13; Versión Moderna)

El atentado contra la vida del hombre es el crimen capital, la ofensa más grave que contra el prójimo se puede cometer. Entre los cinco mandamientos de Buda se haya la ley “No matarás”, pero con la inteligencia de que tal ley prohíbe el matar no solo a los hombres sino a cualquier cosa que tenga aliento vital: no se ha de matar a hombres, ni a bestias, ni a fieras, ni a pulgas, ¡ni siquiera a un mosquito! La vida de todos ellos es cosa sagrada. Esto es pasar de lo sublime a lo ridículo. ¡Cuán distintamente el Dios de la Biblia explica la razón y base del mandamiento suyo en Génesis 9:6! “El que derramare la sangre del hombre, por el hombre será derramada su sangre; porque a la imagen de Dios hizo Jehová al hombre”.

¡Cuán enorme es la diferencia que se observa entre la ley de Dios y la ley de Buda! La ley de Dios defiende la vida del inocente hasta el punto de exigir la muerte de aquel que la quite sin causa, en desagravio de la justicia atropellada, y la imagen de Dios ultrajada; la ley de Buda defiende con una misma sanción la vida del justo y la del asesino, la vida de un hombre y la vida de un mosquito. Los incrédulos que abogan por la abolición de la pena de muerte, dan esta por razón suficiente: “Como tú no diste la vida, tampoco la debes quitar”. Argumento tan válido en el caso del mosquito como del hombre. ¡Cuán grande es la ley de Dios que dice: Al hombre no le matarás, porque a la imagen de Dios hizo Jehová al hombre! (Continuará)

Por qué los cristianos buscan señales adicionales.

(Por el pastor Reynaldo Estrada)

1.  Dice 1 Corintios 1:21: “Porque los judíos buscan señales, y los griegos buscan sabiduría”.

2. Una señal es una manifestación externa y la sabiduría humana es una expresión filosófica. Los judíos eran los religiosos que iban en busca de una señal milagrosa y los griegos eran los filósofos que siempre buscaron en los hombres sabiduría humana.

3. ¿Qué es lo que estamos viendo hoy en día en las Iglesias? Estamos viendo lo mismo que vio Pablo. ¿Qué fue lo que vio? Gente buscando señales y buscando filosofía. Pero los hombres de la Palabra no buscamos porque ya tenemos. ¿Qué es lo que tenemos? Tenemos a Cristo, poder o señal de Dios y sabiduría de Dios (1 Corintios 1:24).

4. Los que estamos en la gracia no necesitamos señales ni filosofía, porque para los llamados Cristo ya es nuestra señal y nuestra sabiduría. Todas las señales las tenemos en Cristo y toda la sabiduría está en Cristo.

5. ¿Qué buscan los religiosos en un culto? Buscan una palabra profética y una señal adicional para hacer creíble la Biblia. Los que buscan señales desconfían que Dios ya habló. Hebreos 1:1, 2 dice que: “Dios habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien así mismo hizo el universo”. ¡Te das cuenta! En otro tiempo, Dios habló por ángeles y profetas.

6. La Iglesia ya no está en ese tiempo, estamos en el tiempo de los postreros días. ¿Quién habla en este tiempo? En este tiempo habla el Hijo. ¿A quién debemos oír? Debemos oír al Hijo. Este no es el tiempo de ángeles ni de profetas. Esta es la era de Cristo, poder de Dios y sabiduría del cielo.

7. La búsqueda de señales y profecías adicionales es una negación de tres cosas:

(1) El Espíritu Santo, porque estos buscadores niegan que el Espíritu Santo sea suficiente como consolador, director de la verdad y consejero espiritual.

(2) El nacimiento de la Iglesia, porque estos buscadores de señales y profecías personales, pretenden construir la súper Iglesia encima de la Iglesia que el Hijo del Dios viviente ya fundó.

(3) Que toda la Escritura es inspirada por Dios, porque creen que no es suficientemente útil, pues lo útil para ellos son las señales y profecías adicionales a la Biblia. Esto es una apostasía dentro de la Iglesia.

8. Los que estamos en Cristo, poder de Dios y sabiduría de Dios, no necesitamos ángeles extraterrestres, ni profetas humanos, ni apóstoles nuevos, ni nuevos mensajes del tercer cielo, porque en el Cristo resucitado tenemos la más completa inspiración, revelación e iluminación de la gloria de Dios.

(14) 9. En Lucas 16:31 Jesús le dijo a los fariseos: “Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos”. Moisés y los profetas fueron la plataforma creíble de Dios en aquel tiempo. Si estos judíos no creían en Moisés y los profetas, menos fueron persuadidos por Cristo cuando este resucitó de los muertos.

10. La plataforma creíble de Dios es la Biblia. El Antiguo y Nuevo Testamentos están completos, y constituyen una plataforma suficiente para suplir toda la información divina que necesitamos. No hay más revelación de Dios que debamos esperar. Si un ángel del cielo o un profeta moderno o un “apóstol” cambian el sentido del evangelio, este es un anatema, un falso, y si los sigues eres un discípulo apóstata. La Biblia por sí sola es suficiente.

11. Dios no está dando hoy ninguna revelación adicional a través de profetas ni apóstoles. Dios no ha llevado al Tercer Cielo a nadie fuera de Pablo. Los que predican esto tratan de lavarte el cerebro. Te están persuadiendo a que creas lo que sus mentes pretenciosas inventaron en una noche de divagación e imaginación religiosa, porque buscan lo suyo y no lo de Cristo. 

12. ¿Y qué es lo suyo? Gente que los aplauda, los siga, los venere, los adule, y llene las arcas de su propia empresa, que jamás es la empresa de Dios. Proverbios 9:6 dice: “Dejad las simplezas, y vivid, y andad por el camino de la inteligencia”, y el versículo 13 dice: “el simple es ignorante”.

13. La frase: “Así dice el Señor”, está en pasado, porque Dios ya habló y escribió su voluntad preceptiva y revelada en la Biblia. No busques cultos de señales y filosofía religiosa, porque esto está destruyendo en ti el fundamento de la confianza en la Escritura.

14. Pablo dijo en Gálatas 1:15, 16: “Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, revelar a su Hijo en mí, para que yo le predicase entre los gentiles, no consulté en seguida con carne ni sangre”. ¡Te das cuenta! La misión, la carrera y el ministerio de Pablo fue revelar al Hijo.

15. Revelar al Hijo tira por el suelo la nueva época de la revelación en que están sumidas las Iglesias. Hebreos 1:2 dice que: “en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo”. No hay más revelación del Hijo, no hay nuevos mensajes del Hijo. La revelación de estos postreros días ya nos vino por el Hijo. Cristo es la terminación de los sueños, visiones, profecías personales y revelaciones. Es más, Romanos 10:4 dice que “el fin de la ley es Cristo”.

16. Todo velo de ignorancia fue removido. Las tinieblas ya cayeron. El diablo ya fue destruido. El pecado de condenación ya fue quitado de en medio. Los ángeles ya cumplieron su misión. Los profetas ya dijeron lo que tenían que decir. Los apóstoles por llamado directo de Dios ya no existen. El viejo pacto de la ley ya caducó y estamos en la era de la gracia o de los regalos de Dios. Todo está consumado.

17. Ya llegamos a Canaán. En gracia, ya tenemos la palabra que fluye leche y miel. Ya dejamos Egipto. Ya no hay gigantes que combatir. Ya no hay murallas que derribar. No es tiempo de señales adicionales. No es tiempo de hacer sino de ser. No es tiempo de obrar sino de disfrutar a Jesucristo.

18. Ahora, toda la Escritura está inspirada por Dios. Ya alguien dijo: “Yo soy el camino, yo soy la verdad y yo soy la vida”. Cristo es el camino, la vida y la verdad absoluta. En Cristo tienes camino para toda la vida, tienes vida para siempre y tienes verdad para toda la vida. No procures ni busques nada más. El Cristo resucitado y toda la Escritura inspirada son más que suficientes, porque estamos completos en Él y no hay que buscar cosas adicionales al evangelio. (Fin)


Las últimas palabras.

               Termino esta copia de junio con mucha tristeza en mi corazón.  Donde yo vivo no veo ninguna preocupación por las señales en el mundo que indican la terminación de esta edad de gracia.  He predicado el regreso del Señor por 61 años y he visto un cambio grandote en el mundo, especialmente en los últimos dos años.  Estoy preparado para irme en el momento en que mi Salvador venga en el aire.  Por más de treinta y nueve años mi esposa y yo hemos tratado de enseñarles fielmente la verdad de las Escrituras.  No nos pesa dar nuestras vidas por la propagación de la verdad. 

Amigo lector, ¿eres tú salvo? Si decir, a morir, ¿va tu alma a estar con Jesús en el Tercer Cielo o a pasar al "mundo invisible" en el lugar de tormento?

Hermano pastor: ¿Eres tú fiel en tu predicación de la Palabra, avisando la gente del gran peligro a vivir sin Jesucristo, a estar listo para aquel día que ha de venir, Su regreso, quizás hoy?

Jim Alvino y Janet Nelson.


               Esta revista es la obra del Evangelista J. Alvino Nelson y su esposa Janet.  Contamos con la ayuda de dos hermanos de Cuba que hacen las correcciones.  Es enviada gratis a todo aquel que la solicita. Puedes escribirnos a la dirección que aparece al final o a:  jan23@cox.net. Puedes encontrar las ediciones anteriores en: www.hojasdeoro.com

Hojas de Oro

660 South Front Street, Salina, Kansas 67401