Hojas De Oro

Una Llamada A Regresar A Las Enseñanzas Bíblicas

"...que contendáis por la fe...”

Año XXXV, No. 7    JULIO    2005          

Índice:

...Bosquejos Maestros

......Lo Que La Biblia Enseña Del Hombre, XIV

......La Doctrina de Pecado, XV

...El Pentecostalismo

...Porque Los B.N.C. Rechazan La Teoría de la

"Iglesia Universal"

...¿Debería Ser La Inmersión Sólo En El Nombre De Jesús?

...La Palabra "Ungir"

...El Método Bíblico Para La Sanidad Divina

...¿Cuál Es El Ayuno.....?

...¿Por qué Los Cristianos Buscan Señales? I

...Cómo Estudiar La Biblia

...Cómo Se Formó La Biblia, I, II

...Columnas de Carácter Cristiano, I y II

 

Bosquejos Maestros, XIV

TEMA: Lo Que La Biblia Enseña Del Hombre

INTRO: Durante las edades pasadas, los filósofos han tratado de entender la naturaleza de la raza humana, su origen, su composición, su propósito, porqué el hombre no puede vivir en paz con su vecino, y su destino final.  Por supuesto, aquellos filósofos han negado todo lo que el Libro dice.

      David preguntó: "... ¿Qué es el  hombre...y el hijo del hombre?..." (Salmo 8:4), ¿cuál es nuestro lugar y función aquí sobre la tierra?  Vamos a ver:

I. ¿Cómo apareció el ser humano sobre este planeta? Salmo 144:3.

1. Nuestra lógica (disciplina que estudia los principios formales del conocimiento humano) demanda una causa para todas las cosas, y hay que reconocer la Primera Causa: Dios, el Creador del universo.  Él es eterno y existe por Sí mismo.  Su Ser y operación están más allá del conocimiento científico del hombre.  El origen del hombre tiene que ver con Dios y el propósito de la existencia humana no puede ser descubierto por el hombre... tiene que ser declarado por Dios mismo.

2. Con respecto a estas preguntas ciertas verdades bíblicas salen a la luz:

(1) El género humano fue creado por Dios el sexto día de la creación, Génesis 1:26, 27.  Véase Mateo 19:4-6.

(2) El género humano fue formado por un acto creativo de Dios.  El hombre no evolucionó, Génesis 2:7; Salmo 139:13, 14.

(3) Dios le puso sobre este planeta que Él había preparado biológicamente para sostener la vida humana, Génesis 1:28-31.

(4) Al hombre se le dio un cuerpo humano apto para dominar este planeta, para tener una vida social y moral.  El principio de la raza humana no fue un "accidente" sino un designio del Creador, quien planeó el matrimonio, la producción de niños, y que los maridos pudieran tener una vida completa con gozo.

II. ¿Cómo cayó el hombre del compañerismo con su Creador y que fue de aquel afecto?, Romanos 3:23; 5:12.

1. Dios dio a Adán y Eva una "voluntad libre" pero con la clara instrucción de no comer del árbol de la ciencia del bien y del mal, Génesis 2:17.

2. Aquí vino Satanás, aquel mensajero caído, entrando y usando el cuerpo de un animal bello (no fue serpiente hasta después) y por la boca de aquel animal habló a Eva.  Ella le escuchó, ignorando lo que Dios le había dicho.  (Es igual hoy).

3. Adán, la cabeza de la raza humana, escuchó a su mujer, desobedeció el mandato de Dios y con eso, cayó en pecado, Génesis 3:6.

4. Aquel acto de pecado (desobediencia) trajo la caída de la raza humana entera, porque todos somos de la semilla sucia de Adán.

5. Esto se ve en el testimonio de las Escrituras:

(1) El principio, Génesis 3:16 hasta 4:15.

(2) La historia del A.T., Salmo 14:1-3.

(3) La historia del N.T., 1 Corintios 15:22.

(4) La historia de la experiencia humana de violencia, miseria, guerras, enfermedades y sufrimientos y al fin, la muerte.

III. ¿Cuál es el propósito de Dios para el hombre?, Deuteronomio 6:5.

1. Son múltiples. Desde la caída, Sus propósitos redentores han sido realizados primeramente para los redimidos y pueden verse en dos mandatos sencillos:

(1) Amarás a Yahvé, Mateo 22:37.

(2) Amarás al prójimo, Mateo 22:39.

2. También es el propósito de Dios que el hombre debe:

(1) Tener gozo en su vida, Salmo 16:11.  Véase Juan 16:24; Salmo 40:8.

(2) Glorificar a Dios, Salmo 50:15.

(3) Adorarle en santidad, Sal. 86:8-10.

(4) Domar la tierra, Génesis 1:28-30.

(5) Amar y honrar al Hijo como al Padre, Juan 5:22, 23.

IV. ¿Qué dicen las Escrituras de la raza humana?, Génesis 10:1-5.

1. Su extensión gradual y su división en razas diferentes se muestran en muchas partes de las Escrituras.

(1) Toda la raza humana, sin excepción, tuvo su principio con Adán y Eva, Génesis 3:20.

(2) Los primeros padres vivieron vidas largas y produjeron muchos niños, Génesis capítulos 5 y 11; Mateo capítulo 1.  Nótese que en Génesis 5, desde Adán al diluvio, los hombres vivían una edad avanzada, pero en Génesis 11, después del diluvio, sus vidas fueron acortadas.

(3) Una vez que el diluvio terminó, las familias de la casa de Noé salieron para habitar muchas partes del mundo.

V. ¿Cuáles son las varias condiciones que el hombre tiene con Dios?  Eclesiastés 7:29.  Este versículo describe la condición del hombre, antes y después de la caída de Adán.

1. Adán, antes de la caída: En estado de justicia.  Como inocente tenía la habilidad de hacer solamente lo que era bueno, no tenía ningún deseo de hacer maldad ya que fue hecho perfecto.

2. Adán, después de su caída, Romanos 5:12. Ya con una naturaleza pecaminosa, sembró, por su semilla sucia, la maldad en sus hijos, en sus nietos, etc., Romanos 3:9-19.

3. Ahora, el hombre redimido.  En el nuevo nacimiento el hombre es declarado "justo" (hecho correcto con Dios) una vez que se arrepiente y recibe a Jesucristo como su Salvador.  Por medio del Espíritu Santo, que vive en cada creyente, el hombre tiene la fuerza para resistir las tentaciones de Satanás, Romanos 8:9.  Pero, todavía tiene el "hombre viejo" y puede pecar, Romanos 7:14-25.  Cuando el creyente permite que la naturaleza vieja domine su vida, se llama "carnal", 1 Corintios 3:3.

4. En el futuro, tendremos el "hombre glorificado" y en tal estado no puede pecar, 1 Juan 3:1, 2.

VI. ¿Cuál es el estado eterno del hombre?  Proverbios 14:11, 12.

1. La persona que no escoge el "camino correcto" su destino será la "muerte eterna" o sea, el Lago de Fuego, Isaías 53:6; Mateo 7:13.

2. Pero, en el arrepentimiento de sus pecados y fe en la obra final de Jesucristo, escogiendo "la puerta estrecha" (Mateo 7:14) encuentra "vida eterna", Juan 14:6;  Hechos 4:12.  Hermanos:

(1) Quizá mañana Jesucristo vendrá a quitar a los creyentes y después de siete años establecerá Su reino de mil años de justicia sobre la tierra, Mateo 25:31-46.

(2) Luego, los incrédulos de todas las edades serán juzgados ante el Gran Trono Blanco y serán tirados en el Lago de Fuego, el infierno final, Apocalipsis 20:11-15.

(3) La superficie de la tierra será renovada en preparación para la eternidad del lugar para que los redimidos vivan eternamente con Dios, 2 Pedro 3:10-13, viviendo en justicia, donde no habrá muerte, Apo. 21:1 hasta 22:5.  Véase Salmo 23:6; en un "mundo" de felicidad donde no habrá pecado, Apo. 21:4; y en la presencia de Dios y Su Cordero, Apo. 21:22-24. (Estos estudios continuarán)

 

Bosquejos Maestros, XV

TEMA: La Doctrina del Pecado

INTRO: Encontramos esta doctrina desde el principio hasta el fin de las Escrituras.  Cuando Adán y Eva pecaron (desobedecieron) contra Dios, Él rompió Su relación con ellos y con esto el sufrimiento de la raza humana comenzó y continuará con la cosecha de la paga del pecado... la muerte... física y espiritual, Romanos 6:23.  El pecado continuará hasta que Jesucristo venga CON Sus redimidos para establecer Su reino de mil años, 1 Corintios 15:20-26, 51-58.

      La única esperanza del pecador es escapar de aquel pago... la muerte eterna... por el arrepentimiento de sus pecados y por recibir la obra final de Jesucristo en la cruz como un sustituto para sus pecados, 2 Corintios 5:21; 2 Corintios 5:17.

      Dios ha provisto perdón a los que se arrepienten y aceptan a Su Hijo como su Salvador, 1 Pedro 1:18, 19.

      Con frecuencia oímos la pregunta: ¿Qué es el pecado?  Bueno, encontramos la respuesta en las páginas de nuestra Biblia:

(1) Caminar en nuestro camino, haciendo nuestra voluntad, Proverbios 16:25.

(2) Violando las leyes santas de Dios, 1 Juan 3:4.

(3) Practicando la incredulidad, 1 Juan 5:10.

(4) Siendo destituido de la gloria de Dios, Rom. 3:23.

I. El origen del pecado en la raza humana, Génesis 2:15-17; 3:1-6.

1. Antes de la caída de Adán, Satanás y un número de mensajeros habían desobedecido a Dios, Isaías 14:12-17; Ezequiel 28:12-19.

2. En aquel evento cayó una tercera parte de los mensajeros, Apocalipsis 12:3, 4, 9.

3. Luego, Adán cayó por su desobediencia a la Palabra de Dios, Génesis 2:16, 17.

4. Satanás, el padre de mentira, mintió a Eva, Génesis 3:1-5.  Véase 1 Timoteo 2:12-14.

5. Hay muchas lecciones para nosotros:

(1) Las mentiras de Satanás no han cambiado.  Son iguales hoy.

(2) Todavía él usa las tentaciones.

(3) Todavía es peligroso considerar sus tentaciones.

(4) Aquella caída produjo la muerte espiritual que guía a la muerte física, que guía a la muerte eterna.

II. Los efectos del pecado sobre la raza humana.  Fueron inmediatos y eternos, Génesis 3:7-24.

1. Aquella mentira de Satanás causó a Adán y Eva a rebelarse contra la Palabra de Dios y sus buenas provisiones. 

2. Toda la maldad en el mundo hoy, ya sea sicológica, política, económica, social, de salud, religión, o espiritual llegó al hombre aquel día y produjo efectos inmediatos:

(1) Los dos experimentaron culpabilidad, Génesis 3:7a.

(2) Trataron de justificarse por obras, 3:7b.

(3) Su compañerismo con su Creador fue roto, 3:8b.

(4) Mostraron temor, 3:10.

(5) Perdieron el compañerismo entre los dos, 3:12.

(6) La armonía fue quitada, 3:13.

(7) Aquel animal fue convertido en una serpiente con las maldiciones de Dios, 3:19.

(8) Algunos de los animales llegaron a ser hostiles, 3:15.

(9) El dolor físico entró a ser una parte de la vida, 3:16a.

(10) Aquel pecado trajo orden, posición en el matrimonio, 3:16c.

(11) Aquel pecado produjo maldición a la tierra, 3:17, 18.

(12) Produjo la sentencia de muerte, 3:19c.

(13) Adán perdió su posición en el huerto, 3:23.

(14) le fue negado a él acceso al árbol de la vida, 3:22-24.

3. Pero hay más... aquel pecado causó:

(1) La separación del hombre de Dios, Génesis 3:24a.

(2) Pecado, rebelión desobediencia en la raza humana, Romanos 5:12.

(3) Muerte física y espiritual, Hebreos 9:27.

(4) Una muerte universal, nadie puede escaparse.

(5) Una condenación universal.

(6) Si el hombre no encuentra la redención en Cristo Jesús, será lanzado al Lago de Fuego, Apo. 20:11-13.

(7) Una eternidad futura sin alivio, Apo. 20:14-15.

4. Cada niño, al nacer, es pecador, por la caída de Adán.

III. El efecto del pecado en el carácter humano, Romanos 3:9-18.  Jesucristo dijo en Mateo 7:17 "...pero el árbol malo da frutos malos...". Ciertamente esto es verdad con la caída de Adán porque sus descendientes llegaron a ser inmediatamente:

1. Asesinos, Génesis 4:8.

2. Indiferentes a Dios y a los demás, Romanos 3:11.

3. Pervertidos, Romanos 3:10.

4. Malhechores, Romanos 3:12.

5. Engañadores, Romanos 3:13.

6. Llenos de maldición, Romanos 3:14.

7. Listos para matar, Romanos 3:15.

8. Con destrucción en su camino, Romanos 3:16.

9. Listos para pelear, Romanos 3:17.

10. Malos, Romanos 1:29-31.

11. Contentos en su maldad, Romanos 1:32.

12. Ladrones de personas, Génesis 37:26-28.

13. Violadores de mujeres, 2 Samuel 13:8-14.

14. Crueles, Éxodo 5:6-8.

15. Vengativos, Génesis 34:7-30.

16. Ladrones, 1 Reyes 21:5-16.

IV. Los efectos del pecado en la historia humana, Santiago 4:1-4.

1. Los puntos que siguen muestran los efectos del pecado:

(1) Adán desobedeció a Dios y puso a la raza humana entera en pecado, Génesis 3:1-24.

(2) Caín mató a Abel, llegando a ser el primer asesino, Génesis 4:8-12.    

(3) La raza, antes del diluvio, llegó a ser muy mala y Dios tuvo que tomar acción, Génesis 6:5-8, destruyendo todo el mundo con excepción de Noé y su familia.

(4) Con esto, la duración de la vida humana fue acortada, Génesis 11:10-30.

(5) 2,700 años antes de Cristo la nación de Egipto había caído en la idolatría.

(6) 2,000 años a. de C. Dios tuvo que destruir dos ciudades por su inmoralidad, Génesis 19:1-29.

(7) 1,450 años a. de C. La nación de los hebreos estaba en esclavitud en Egipto, Éxodo 3:7.

(8) 1,400 años a. de C. Las tribus de Canaán habían llegado a ser tan corruptas que Dios las destruyó, Josué 6:21-24.

(9) 1,000 años a. de C. El primer rey de Israel fue tan malo que tuvo que ser reemplazado, 1 Samuel 15:11, 26.

(10) 721 años a. de C. El reino del norte, Israel, fue esparcido, 2 Reyes 17:5-9.

(11) 586 años a. de C. El reino del sur, Judá, fue destruido, 2 Crónicas 36:17-20.

(12) En el año 30, Jesucristo predijo guerras, Mateo 24:6-8, 21.

(13) En el año 33, la raza humana, la cual Jesucristo vino a salvar, Le crucificó, Lucas 23:13-33.

(14) En el año 70 los ejércitos de los romanos destruyeron la ciudad de Jerusalén.

(15) En los Siglos II y III el imperio romano mató a miles de cristianos.

(16) Luego en los Siglos IV y V Atila invadió Europa y mató a miles más de los creyentes.

(17) En los Siglos VII y VIII los mahometanos conquistaron el Oriente de Este y el Sur de Europa.

(18) En los Siglos XII y XIII las "cruzadas" pelearon contra los mahometanos.

(19) En los Siglos XII hasta XVIII los "Inquisidores" mataron miles de judíos.

(20) En el Siglo XIII Temujin, un jefe de una tribu de Mongolia, tomó el título de Genghis Khan, y conquistó muchos países, incluyendo China.

(21) En los Siglos XVI y XVII había guerras entre los "protestantes" y los "católicos".

(22) En el Siglo XVIII los de Francia mataron miles en su "Reino de Terror".

(23) Las dos guerras "mundiales" tomaron casi 100,000 vidas.

(24) Durante el Siglo XX los comunistas mataron miles de personas en varios países.

(25) Y en el futuro, un líder mundial, el anticristo, dirigido por Satanás, matará miles y miles.

  A.  ¡Ya podemos ver lo que el pecado ha hecho en la raza humana!

V. El fin del pecado, Apocalipsis 14:13.

1. Jesucristo, Dios el Hijo, es el "fin del pecado" para todos los creyentes, ya en sus cuerpos muertos, o nosotros que todavía vivimos.  "Bienaventurados...los muertos que mueren en el Señor".

(1) Los creyentes vivos el día que Jesucristo venga POR los redimidos, 1 Tesalonicenses 4:17.

(2) También aquellos creyentes que estarán vivos en el futuro cuando Jesucristo juzgará a las naciones, Mateo 25:34, 46.

(3) La "segunda muerte" (el Lago de Fuego) no puede tocar al creyente, Apocalipsis 20:6.

2. En la segunda etapa de la Segunda Venida, toda persona de la raza humana que rechazó a Jesucristo como su Salvador será juzgada justamente y lanzada en el Lago de Fuego, el "infierno" final, Apo. 20:11-15.

(1) El anticristo (aquella persona de renombre) y su profeta falso (un predicador bien conocido en el mundo entero) serán tirados en el Lago de Fuego, Apo. 19:20.

(2) Satanás estará en la "cárcel" durante mil años, pero al fin será librado por un tiempo breve para decepcionar a los incrédulos nacidos durante el Reino de mil años, Apo. 20:10.

(3) Todos de los mensajeros caídos tendrán su parte en el Lago de Fuego, Judas 6.

3. Luego esta tierra será renovada, esta atmósfera será limpiada, 2 Pedro 3:10-13.

4. La "Nueva Jerusalén" descenderá del Tercer Cielo, Apocalipsis 21:2.

5. Esto introduce la "Eternidad Futura" y Dios morará con Sus redimidos para siempre, Apocalipsis capítulos 21 y 22.

 

El Pentecostalismo

Por Franklin G. Huling (adaptado)

I. No es bíblico estar a la caza del Espíritu Santo.

      Después del hecho histórico de Pentecostés, no hay un solo párrafo en las Escrituras que ordene o exhorte a "estar a la espera" del Espíritu Santo.  La palabra "Pentecostés" significa cincuenta.  La Fiesta de Pentecostés del A.T. se celebraba cincuenta días después de la Fiesta de los Primeros Frutos de la cosecha, Levítico 23:16 y simbolizaba la resurrección de Jesucristo, 1 Corintios 15:23, mientras la Fiesta de Pentecostés simboliza la venida del Espíritu Santo.  Jesucristo apareció a Sus discípulos 40 días después de Su resurrección, Hechos 1:3, luego ascendió al Tercer Cielo y diez días después (un total de 50 días después de Su resurrección) el Espíritu Santo vino aquel día a dar poder a la asamblea que Jesucristo había comenzado durante Su ministerio terrenal.

      Pentecostés fue el día del nacimiento terrenal, por así decir, del Espíritu Santo.  Así como la Encarnación, la Crucifixión, y la Resurrección no vuelven a repetirse, la experiencia de Pentecostés tampoco se ha repetido ni se volverá a repetir jamás.  En consecuencia, insulta al Espíritu Santo "esperar" que Él venga, porque ya vino.

      La pregunta de Hechos 19:2 "¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? no fue dirigida a cristianos.  

II. No es bíblico estar a la caza de ser "bautizados por el Espíritu Santo".

      En ninguna de sus partes la Palabra de Dios amonesta a procurar con ahínco el "bautismo del Espíritu Santo".  Ni Pablo, ni Pedro, ni Santiago, ni Juan escribieron de esto.

      El texto, 1 Corintios 12:13, está mal traducido y se debe leer "...porque en un solo sentido (disposición mental, vigor natural, intento, designio, propósito) fuimos sumergidos en un solo cuerpo (la asamblea de Corinto)...".  Esta referencia no habla de un "bautismo del Espíritu Santo" sino habla de la obediencia de aquellos miembros de la asamblea de Corinto para ser sumergidos por la autoridad de aquella asamblea.

      El creyente no tiene necesidad de ser "bautizado por el Espíritu Santo" porque esto ya ocurrió en el momento de la regeneración.  En ese momento el creyente es "sellado" con el Espíritu Santo, Efesios 1:13.

      1 Juan 4:1 dice "...no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo..."  El método para probar si los espíritus son de Dios es por medio de las Escrituras, Isaías 8:20.

      Si nos ponemos a "esperar al Espíritu Santo", si ansiamos y nos esforzamos buscando "el bautismo del Espíritu Santo" nos abrimos y exponemos a serios peligros espirituales.

      El Espíritu Santo vino una vez por todas el día de Pentecostés y lo que ahora se recibe no podemos decir que sea enviado por Dios.

      Cuídate de constituirte en juez de otras personas, como tantos hacen, midiendo a los demás por tus propias experiencias o por las experiencias de aquellos que crees son modelos de espiritualidad.   Esto no es, nunca fue, jamás será el criterio para separar lo auténtico de lo falso.

      Las experiencias que no encajan dentro de lo que dicen las Escrituras provienen de otras fuentes.  El orgullo espiritual es el que empuja a algunos a poner "sus experiencias" por encima de lo que está escrito.

      Hay los que hablan "del fuego", de los "fuetazos", de los "candelazos", de los "choques eléctricos" del Espíritu.  Son atraídos a la tesonera tarea de buscar esas "emociones" o "experiencias" esotéricas.  A menudo Satanás los premia otorgándoles sus deseos.  Cuando el diablo no puede detenernos en obedecer la voluntad de Dios, procurará empujarnos por encima de la misma.

      Lo que el Pentecostalismo llama "bautismo del Espíritu Santo" es una combinación de super-emoción, hipnotismo, e histeria religiosa, que bien puede ser inducida por demonios o puramente por sugestión psicológica.  El "buscador" cae en trance y su mente consciente se sumerge en el limbo.  El subconsciente toma control.  La "experiencia" podrá llenarlo de paz. Podrá hacerlo sentir mucha alegría y un gran acercamiento a Dios.  Pero en ciertos casos resulta en tragedia mental y emocional para los que se someten a esta "experiencia".  ¡Tenga cuidado, este fuego puede devorarlo!

III. No es bíblico creer y enseñar que "hablar en lenguas" sea la evidencia o una evidencia del "bautismo del Espíritu Santo".

      En ninguna parte de las Escrituras se dice esto o siquiera lo sugiere.  Todo lo contrario, Pablo pregunta: "... ¿hablan todos lenguas?..." 1 Corintios 12:30.  La respuesta obvia es que no.

      Las Escrituras no sancionan la distinción que hacen los Pentecostales entre "hablar en lenguas" y el "don de lenguas".  Hay sólo cuatro casos en que se habló en lenguas en el Libro de los Hechos.  Tres de ellos se citan específicamente y uno se trae a colación por implicación solamente: (1) Creyentes judíos, Hechos 2; (2) Creyentes samaritanos (mezcla de judío y gentil), hechos 8:14-17; (3) Creyentes gentiles, Hechos 10:46-47; (4) Discípulos de Juan el Sumergidor, Hechos 19:1-6.

      Después de estos cuatro casos no hay mención del hablar en lenguas cuando una persona es salva, o después de la salvación.

      ¡La asamblea de Corinto es la de más bajo nivel espiritual en el N.T.!  ¡Por favor!  Uno no debe usar aquella para modelo, véase 1 Corintios 14:18, 19.

      ¡Como se puede ver, en el Pentecostalismo ponen en reverso esta enseñanza de Pablo!

IV. No es bíblico tener liderazgo femenino en la obra del Señor.  Este no es el orden establecido por Dios.  Nunca fue y todavía no lo es, véase 1 Timoteo 2:12.

      Todo hombre o mujer cristiana debe testificar el mensaje de salvación.

      Es significativo que casi todos los cultos falsos hayan sido encabezados por alguna mujer.

V. No es bíblico enseñar que la voluntad de Dios es sanar siempre que haya fe.  Dios sana cuando es Su sabia y buena voluntad.  Cuando aún vivían los apóstoles, las señales y milagros comenzaron a desaparecer porque no eran necesarias ya para acreditar el mensaje del Evangelio.

      Las "obras mayores" que el Señor prometió (Juan 14:12) no eran obras físicas sino milagros espirituales.  Jesús resucitó a los muertos,  pero nadie hace esto hoy.  Pero por obra del Espíritu Santo, cada vez un pecador es salvo, esto es un milagro porque tal persona estaba muerta, Efesios 2:1. (Fin)

 

Porqué Los Bautistas No Conformistas Rechazan la Teoría de la "Iglesia Universal"

PROPÓSITO: Mostrar, con pruebas bíblicas, que no hay tal cosa como la "iglesia universal" o "invisible".

I. Los términos "universal" y el griego EKKLESÍA (traducida erróneamente "iglesia" son contradictorios.

1. La enseñanza falsa popular es que todos los "cristianos" pertenecen a la "iglesia universal, invisible".  ¡Esto no es verdad!  Los predicadores falsos dicen que "... la iglesia se compone de todos los salvos desde Adán..."  si esto es verdad entonces la EKKLESÍA que Jesucristo fundó durante Su ministerio terrenal nunca podría tener reuniones de adoración, ni observar los dos mandatos de inmersión y la cena, ni administrar disciplina, etc.

2. El término "universal" quiere decir: Lo que comprende o es común a todos.  Por esta razón los romanistas usan la palabra "católico" (griego KATHOLIKÓS) para significar "universal".

3. Pero, el griego EKKLESÍA, que el Señor escogió para identificar Su obra terrenal significa: "...una congregación de gente llamada afuera de sus casas o de sus negocios a un lugar particular con propósito particular..."

4. Estudiando el uso de esta palabra en el N.T. podemos ver que la EKKLESÍA es una congregación de ciertas personas, gente regenerada, sumergida con una inmersión bíblica, en plena reunión con el propósito de llevar a cabo la Gran Comisión.

II. La teoría de "la iglesia universal" no tiene base en las Escrituras.

1. La palabra griega "universal" no se encuentra en las páginas del N.T.  Esta es una mentira de Satanás y una invención de gente incrédula que no cree lo que dicen las Escrituras.

2. La naturaleza de la palabra EKKLESÍA indica que hay que tener una congregación de personas con un propósito en un lugar particular.

3. Vamos a aclarar lo que Pablo dijo en Efesios 5:23 "...Cristo es cabeza de la EKKLESÍA...".

(1) ¿A quién escribió? Véase Efesios 1:1.  A los de la asamblea en aquella ciudad.  Jesucristo fue la Cabeza de aquella asamblea y de todas de las asambleas que siguen Su Palabra.

4. Unos piensan que hay una "iglesia universal" por el uso de la palabra EKKLESÍA (singular) en Los Hechos 2:47.  En aquel momento no había otra EKKLESÍA formada.

5. El significado correcto de EKKLESÍA se muestra una vez que es traducida correctamente en Hechos 19:39, 41 (Versión 1960).  Lástima que los traductores no fueran honestos con los demás usos de la palabra.  En vez de traducir ellos hicieron una transliteración (representar los sonidos de una lengua con las letras de otra).

6. Si la "iglesia" es universal ¿por qué Hechos 9:31 dice "asambleas" en plural?  Véase 16:5.

III. El uso del término "iglesia universal" confunde a la "asamblea de Jesucristo" con la "familia de Dios".

1. La "familia de Dios" se compone de todos  los redimidos desde Adán, ya sea que estén en el Tercer Cielo o todavía aquí sobre la tierra, Efesios 3:14, 15.

2. Todos los redimidos son hijos de Dios, y están en la familia de Dios, Gálatas 3:26. 

3. Cada persona que se arrepiente y recibe de corazón a Jesucristo para ser su Salvador está en la familia de Dios, Juan 1:12, 13; 3:3-7.  La familia de Dios se compone de todos los redimidos de todas las edades, Hechos 10:43.

4. Pero no hay ninguna indicación de que uno nace "dentro de" una asamblea.  ¡No hay ninguna implicación que ser salvo y ser miembro de una asamblea sea igual!

5. Una asamblea verdadera nunca ha sido, ni fue entendida para ser un arca de salvación. Véase Los Hechos 4:12.

6. Una asamblea verdadera se compone de gente salva, sumergida con autoridad bíblica, reunida en un lugar en particular para llevar a cabo la Gran Comisión.

7. Solamente los que están en la familia de Dios (gente salva) son candidatos a ser miembros de una asamblea del Señor.  Tal persona:

(1) Tiene que dar su testimonio abierto de cómo fue salvo.

(2) Tiene que recibir la mayoría de los votos de la asamblea para ser aceptado como candidato a ser sumergido.

(3) Tiene que ser sumergido por la autoridad de la asamblea, no por la de una persona.

(4) Ser miembro de una asamblea da derecho en otra.

8. Hay una diferencia vasta entre estar en la familia de Dios y estar en una asamblea de Jesucristo.  Desde el momento de la salvación no se encuentra en la familia de Dios para siempre, Juan 10:27-29. Un redimido puede ser excluido de una asamblea, Mateo 18:17.

IV. El término "iglesia universal" destruye el concepto de una asamblea en un lugar en particular.  Los que enseñan que hay una "iglesia universal" no están enseñando la verdad de las Escrituras, y por eso son enemigos de las asambleas que Jesucristo comenzó y sigue edificando hoy.  Debemos dar gloria a Dios, y no a los hombres, Efesios 3:21.  (Fin)

 

¿Debería Ser La Inmersión Sólo "...en el Nombre de Jesús..."? (Apología Cristiana)

      Los pentecostales unicitarios ("Sólo Jesús") enseñan que el bautismo es válido cuando se hace únicamente "...en el Nombre de Jesús...".  El Libro de Hechos dice que los apóstoles bautizaron a los creyentes en el Nombre de Jesús.  La pregunta es: ¿Qué significa esto?  Los pentecostales unicitarios piensan que estos pasajes nos indican cuáles fueron las palabras que dijeron exactamente los apóstoles cuando bautizaban a los creyentes.  Pero en realidad, en ninguna parte de la Biblia encontramos un registro de lo que los apóstoles decían o recitaban cuando bautizaban a los creyentes.

      Cuando el Libro de Hechos dice que los discípulos bautizaban "en el Nombre de Jesucristo", significa que aquellos que eran bautizados eran identificados como seguidores de Jesús.

      Tradicionalmente, la mayoría de los cristianos usan las palabras de Mateo 28:19 como una fórmula par el bautismo.  Esto es aceptable también, pero tampoco es una fórmula que deba ser recitada al bautizar a una persona.  Este texto simplemente expresa que el bautismo representa un compromiso con el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo... un compromiso de corazón, no una fórmula con las palabras exactas y precisas para expresarlo. (Fin)

 

La Palabra "Ungir"

      Hoy oímos mucho acerca que "tal y tal" persona ha sido "ungida" por el Espíritu Santo y que él tiene grandes poderes que los demás cristianos no tienen.  Esto es mentira y voy a probarlo de las Escrituras.

      Hay dos palabras griegas usadas en nuestro N.T. y las dos quieren decir "ungir", pero hablan de un ungimiento diferente y un propósito distinto.  Para entender el uso correcto de estas palabras tenemos que regresar al griego de donde vino nuestro Nuevo Testamento.

I. La primera palabra es ALEIPHO, y se encuentra en Mateo 6:17; Marcos 6:13; 16:1; Lucas 7:38, 46; Juan 11:2; 12:3 y Santiago 5:14.  Esta palabra habla de una "aplicación de aceite con propósito medicinal", véase Lucas 7:46, etc.

II. La segunda palabra es CHRIO, y se encuentra en Lucas 4:18; Hechos 4:27; 10:38; 2 Corintios 1:21 y hebreos 1:9.  Esta palabra nunca se usa con aceite, sino con la obra del Espíritu Santo.

1. En la "Septuaginta" (versión griega del A.T.) la palabra CHRIO está usada con el ungimiento de los sacerdotes y reyes.  Aunque el ungimiento era con aceite este era simbólico del ungimiento por el Espíritu Santo de Dios.

2. Nótese bien: hoy todos los creyentes son sacerdotes, 1 Pedro 2:5, 9, y todos ya han sido ungidos con el Espíritu Santo en el momento de la salvación, 1 Corintios 3:16.

III. Los carismáticos y los pentecostales usan la palabra "ungido" en un sentido malo porque indican que ellos tienen algo "especial" que los demás creyentes no tienen.  ¡No es cierto!  Ellos usan 1 Juan 2:20, 27 para "probar" su mentira.  Pero, ¿qué dicen los textos?  La palabra "unción" es CHRISMA que viene del CHRIO (véase arriba).

1. En v. 20 Juan, escribiendo a todos los creyentes "...vosotros tenéis la unción..."  "Tenéis" = presente, ahora mismo.  No hay razón para "buscarla" porque cada creyente ya la tiene.

2. En v. 27 Juan, escribiendo a todos los creyentes "...en cuanto a vosotros, la unción que habéis recibido de Él permanece en vosotros...".  Una vez salvo, uno ya tiene la unción del Espíritu Santo.

3. Por eso, nadie hoy tiene una "unción" especial.  ¡Cuidado con los falsos y sus malas doctrinas que siembran confusión!  Cada creyente ha sido "ungido" en el momento de su salvación.  Ahora, lo que es necesario en la vida cristiana es que cada creyente entregue su vida al servicio de Dios, Romanos 12:1, 2.  (Fin)

 

el método bíblico para la sanidad divina

    Acudimos al Gran Sanador. Seamos bíblicos en todas nuestras prácticas y ve hoy día abundan los que pretenden tener el don de sanidad. Mujeres y hombres, católicos y evangélicos, sinceros e hipócritas, tantos pretenden sanar.

    En rústicas capillas del campo o en elegantes catedrales de las ciudades, por radio y por televisión se oye de sanidades y más sanidades.

    Pero Jesús es el Sanador. Aunque Él usa a hombres para llevar a cabo algunas de Sus sanidades, ningún hombre en sí puede sanar. Además, Él solamente usa  a hombres que se sujetan a su Señorío y practican la sanidad de acuerdo con Sus normas. El Señor no comparte con el hombre la gloria de Sus sanidades. Cuando los hombres buscan la gloria, el Señor no puede obrar. Él no tiene ninguna obligación de obedecer los deseos y las fantasías de los hombres.

    Según 2 Tesalonicenses 2:9 y Apocalipsis 16:14 los poderes enemigos también tienen el poder de hacer señales milagrosas. Por eso es importante que podamos discernir entre lo legítimo y lo falso. Logramos esto con comparar los métodos con las Sagradas Escrituras.

    Veamos, pues, en Santiago 5:14-16 el método bíblico para practicar la sanidad en la iglesia. Este método no es para usarse entre inconversos ni para los niños, sino para los hermanos de la congregación cristiana.

    Dios nos dio instrucciones bien claras. Queremos conocer estas instrucciones y ponerlas por obra. El Señor honrará su propio método.

el texto bíblico  (Santiago 5:14-16).

    En las aflicciones de las enfermedades tenemos a quién acudir. Jesús, el gran Sanador, nos ayudará. Notemos sus instrucciones.

¿qué debe hacer el enfermo?

    Dice sencillamente: “Llame a los ancianos de la iglesia”.  Notemos que el enfermo da el primer paso. Él decide cuándo llamar a los ancianos. Él llama cuando él siente que sea la voluntad de Dios. Esto elimina a los sanadores atrevidos que quieren imponerse sobre el enfermo, insistiendo y convenciéndole de que debe ser sanado. En estos casos el enfermo permite que lo unjan, pero la verdad es que no se siente impulsado por Dios. Además, no siempre tiene una fe personal en lo que se hace. La decisión de buscar la sanidad debe ser voluntaria.

    “Llamar a los ancianos” indica que los ancianos van a donde está el enfermo. Por lo tanto, no es necesariamente una ceremonia pública. Generalmente se debe practicar en la casa del enfermo. Así se evita la exhibición pública.

  “Los ancianos” nos da a entender quiénes deben estar encargados de esta ceremonia. Los pastores, por su experiencia y su llamamiento, deben ser capaces de llevar a cabo esta ordenanza sin interés personal. Esto evita que algún charlatán o idealista pervierta la obra santa de Dios. Como vamos a notar, ellos no deben hacer una oración a la ligera, sino que con cuidado deben tratar todas las necesidades del enfermo.

  “De la iglesia” indica que el enfermo debe llamar a los pastores de su propia iglesia. No se debe llamar a cualquier evangelista que aparezca, sino a los que tienen a su cargo la vida espiritual de la persona.

    Los pastores del enfermo deben estar enterados de sus necesidades. Deben saber si tiene problemas emocionales o espirituales que pudieran ser causa de su enfermedad. Este cuidado evita que el enfermo llame a alguien para ayudarle con su problema físico, mientras ignore algún problema más profundo en su vida.

¿qué hacen los ancianos?

    Hay tres cosas que deben hacer: confesar, ungir, y orar.

    (1) “Confesaos vuestras ofensas unos a otros” es algo que todos deben hacer, especialmente el enfermo. Para ser sanado, se necesita más que sólo tener fe. Los ancianos encargados de la ceremonia deben subrayar la importancia de estar limpios todos ante Dios. Dios puede recibir la honra y puede obrar libremente sólo cuando todos los que participen estén limpios de cualquier pecado. Los ancianos también deben explicar la posibilidad de que haya pecados que hayan causado la enfermedad. El grupito reunido se humilla ante Dios y todos confiesan cualquier pecado u ofensa que hayan cometido. Quizás el enfermo confiese que le ha faltado fe y que ha luchado con el desánimo por su enfermedad. O pudiera ser que confiese algún otro pecado que quizás tenga relación con su enfermedad, tal como el enojo, el rencor, el temor, o el afán.

    (2) Unge al enfermo con aceite en el nombre del Señor. No es tan importante cuál clase de aceite se use. Algunos usan el aceite de oliva. Pero el aceite en sí no sana, sino que simboliza el poder sanador del Señor que obra en el enfermo. Se unge al enfermo en el nombre del Señor, es decir, bajo su autoridad y con la disposición de aceptar lo que él disponga. Y se hace únicamente para la gloria de su gran nombre. Con tales actitudes se encomienda al enfermo en las manos del Señor.

  (3) Oren por él. El hombre es totalmente incapaz ante las enfermedades. Pero cuando oramos, ponemos nuestra confianza en la autoridad y el poder de Jesús para hacer lo que nosotros no podemos hacer.

    La oración de fe, sujeta a la soberana voluntad de Dios, mueve el poder de Dios para actuar a favor de sus hijos. El versículo quince de Santiago cinco dice que la oración de fe salvará. Es sumamente importante que las personas presentes tengan una fe viva en la soberanía y el poder de Jesús. También es necesario reconocer que Dios es soberano en todo. Debemos someternos a su santísima voluntad porque él siempre busca nuestro bien. Sometidos a su soberanía, humildemente se debe pedir la sanidad. Tales actitudes acompañan a la oración de fe.

las promesas

    Nuestro texto bíblico da tres promesas para los que practican la unción con aceite: “La oración de fe salvará al enfermo, el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados”. Vamos a notar estas tres promesas una por una.

    (1) “La oración de fe salvará al enfermo.” En el griego, esta palabra “enfermo” es “Kamno” que significa: cansado, decaído, o fatigado. En cambio, la palabra “enfermo” en el versículo 14 es “astheneo” que significa: una enfermedad prolongada. Vive fatigado y decaído y no tiene ánimo para vivir. En estos casos pierde el gozo y el vigor de la fe. La palabra “salvará”, (versículo 15) significa: salvar, librar, o proteger. La unción de aceite salva y libra al enfermo de su desánimo y fatiga de espíritu. La oración de fe renueva su vigor y su fe. Esta promesa se podría también traducir: “la oración de fe librará al fatigado”.

    (2) “El Señor lo levantará.” Esta promesa puede referirse a dos tipos de levantamiento. Vamos a notarlos. El levantamiento físico del cuerpo. Jesucristo es nuestro mejor médico. Su poder no tiene límite. Él puede sanar cualquier dolencia. Por la unción con aceite Dios provee la sanidad para sus hijos. ¡Qué bendición y qué alivio hay cuando Dios restaura la salud al enfermo!

    Algunos dirán que la sanidad del cuerpo siempre es la voluntad de Dios. Pero debemos reconocer la soberanía de Dios y pedirle que se haga su voluntad. En 2 Corintios 12 el apóstol Pablo nos cuenta que él también tenía un aguijón en la carne. Tres veces le pidió a Dios que se lo quitara. Pero el Señor le reveló que no era su voluntad quitárselo. Le dijo: “Bástate mi gracia” (2 Corintios 12:8-9). Cuando Pablo se sometió a la voluntad soberana de Dios, experimentó el otro tipo de levantamiento que le trajo la gracia del Señor.

El levantamiento espiritual. Después de compartir con los hermanos, de confesar las faltas, y sentir la gracia y la presencia de Dios, el enfermo sentirá un levantamiento de ánimo y de fe.

    (3) Sus pecados le serán perdonados. Esto no significa que por derramarle aceite en la cabeza del enfermo sus pecados le serán perdonados automáticamente. Pero como sigue explicando, el perdón viene cuando hay confesión de pecados. Esto se debe hacer antes de ungir al enfermo. También dice que debemos orar los unos por los otros. Así habrá perdón de pecados, y después vendrá la sanidad. Aquí (versículo 16) la palabra “sanados” significa sanidad del cuerpo. Muchas enfermedades son resultados de problemas espirituales.

    La tensión nerviosa, el desánimo, el temor, el enojo, el rencor, la culpa, los celos, y muchos otros problemas espirituales causan un sinfín de enfermedades físicas. Al eliminar estas causas espirituales muchas veces resulta la sanidad física. Por esta razón la unción con aceite la deben hacer los pastores de la iglesia. Ellos, con la ayuda de Dios, deben procurar la sanidad tanto en lo espiritual como en lo físico. Es muy difícil que una persona pueda hacer esto adecuadamente sin conocer bien el estado espiritual del enfermo.

    También hay enfermedades que no necesariamente tienen su origen en lo emocional ni en lo espiritual. Son enfermedades crónicas. En estos casos es correcto consultar a los médicos y aplicar sus tratamientos. Pero reconociendo que el que sana es el Señor, no debemos tardar en aprovecharnos de este privilegio que Dios nos da.

    Al final del pasaje aparece una promesa sobresaliente: “La oración eficaz del justo puede mucho” En griego la palabra “eficaz” (energeo) significa: activo o enérgico en lo interior. Así que, esta promesa habla de la oración activada por el Espíritu Santo. Esto lo experimentamos cuando el Espíritu tiene toda libertad de trabajar en nuestras vidas. Por la confesión de pecados podemos gozarnos de una conciencia limpia. Por la fe en el Soberano, él puede tener pleno acceso a toda nuestra vida. Con gusto nos sometemos a su voluntad y a su autoridad. Deseamos glorificar únicamente a Dios. En tales corazones el Espíritu activa la oración. Nadie puede ponerle límite al poder de tal oración.

conclusión

    Compare este método bíblico para la sanidad de los enfermos con las maneras de los sanadores modernos. ¿Cuál da más gloria a Dios? ¿Cuál manera suple mejor las necesidades totales de los creyentes enfermos? ¿Puede el sanador de radio ver su necesidad de comida? ¿Cómo podrá ayudarle si no sabe su problema con un hijo rebelde? El sistema bíblico es muy superior al de los sanadores modernos.

    Dios anhela suplir nuestras necesidades espirituales, emocionales, y físicas. Ha prometido hacerlo. Pero lo hará por sus métodos y según su voluntad. Dios honra a los que le honran. ¿Y cómo podemos merecer la bendición, la provisión, y el consuelo de Dios?.--Marcos Yoder

 

¿CUÁL ES EL  AYUNO QUE DIOS ESCOGIÓ PARA LA DISPENSACIÓN ACTUAL DE LA ASAMBLEA EN GRACIA?

1.   Léase Isaías 58:6 6

2. El ayuno no es una señal de piedad y espiritualidad; porque eso sería equivalente a decir, que los impíos que ayunan en los sindicatos para forzar a la empresa para que satisfagan sus peticiones son piadosos o espirituales. Ayunar es del griego nestheia (ne= es un prefijo de negación <no> y esthio es comer) Ayunar es no comer, es abstinencia de aspectos tales como el alimento físico.

3. El ayuno que Dios ha escogido para la asamblea en la actual dispensación de la gracia en que estamos,  es dejar la impiedad, el oprimir a otros, el dejar en paz a los esclavos, el romper su yugo de servidumbre o esclavitud. Este no es el ayuno de la teología de la liberación, es el ayuno del Señor. El ayuno del Señor es compartir el pan que se abstiene con el hambriento, es hospedar a los errantes o desplazados, es cubrir al hermano desnudo, y no esconderse del hermano. ¡Este es el ayuno del Señor!.

4. El ayuno de Dios no es dejar de comer, es dejar de pecar- no es aguantar hambre, es aguantar los deseos engañosos de tu carne. El dejar de comer no santifica, el dejar de pecar si. En el ayuno de los hombres la persona se abstiene de comer- pero en el ayuno de Dios la persona se abstiene de pecar.

5. Ayunar es no comer o abstenerse de comer. Dios, en Génesis 2:17 dijo que el ayuno que Él eligió para que el hombre no comiera fue el segundo: “mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás”. Dios le dijo a Adán que ayunara o se abstuviera de comer del fruto del árbol del bien y  del mal, ¿Por qué? Porque el fruto consumido de ese segundo árbol le produciría la muerte y la concupiscencia de la carne. La palabra concupiscencia es del griego Epithumia y quiere decir, “intensos deseos de cualquier tipo buenos o malos”.

6. Nuestra concupiscencia está llena de deseos engañosos (Efesios 4:22). El engaño de la serpiente era el ayuno que Adán tenía que hacer, ¿Por qué Adán y Eva murieron espiritualmente a Dios? Porque no ayunaron el engaño de la serpiente, no ayunaron los deseos de su concupiscencia, no ayunaron las ganas.

7. La segunda cosa que Adán y Eva no ayunaron lo encontramos en (Génesis 3:3-7). Ellos no ayunaron la mentira de la serpiente. Dios dijo: No lo coman, no lo toquen, para que no mueran. Esto era palabra de Dios. En lugar de disfrutar esta palabra de vida, lo que hicieron fue escuchar la palabra de muerte. La serpiente dijo: No moriréis: antes bien, seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. La serpiente contradijo la voz de Dios. ¿De qué debieron abstenerse Adán y Eva? De oír la voz del contradictor. 

8. Las dos experiencias más grandes del Diablo las tuvo con los dos hombres más representativos de la Biblia: Adán y Jesucristo. ¿Qué logró la voz de la serpiente con Eva? Logró engañarla y ésta cayó en su astucia ¿Por qué? Porque Eva no ayunó el fruto prohibido- no ayunó el engaño ni la mentira que contradijo la voz de Dios. La voz de la serpiente derribó al primer hombre significativo de la Biblia. Pero la simiente de la serpiente no pudo con el postrer Adán que es Cristo.

10. En el desierto, el  Señor fue probado por el Diablo, pero no cayó en las pruebas de su astucia; porque Jesús ayunó las tentaciones del calumniador. Él jamás cayó en sus artimañas. Jesús no venció al Diablo con el ayuno del no comer, sino con el ayuno de la determinación de no caer, ceder o pecar. Aunque en su estómago había hambre, en su alma había palabra y por la palabra lo derrotó.

10. (Efesios 4:27) dice “Ni deis lugar al diablo” ¿Cómo se le da lugar? A través de toda amargura, enojo, ira, gritería, maledicencia y toda malicia. Todas estas cosas son manifestaciones del diablo de nuestra carne, son cosas adversas a Dios. Esto es lo que nosotros debemos ayunar: la malicia, las maldiciones, la gritería, la ira, el enojo y la amargura. 

11. ¿Cuál es el ayuno que Dios ha escogido para ti?  El ayuno del Señor es hacia el interior del alma no hacia el interior del estomago. El ayuno del Señor en el contexto de Isaías 58 no es un ayuno exterior sino interior. No es un asunto de alimento sino de corazón. En el (V:3) los judíos se preguntaban por qué Dios nos los escuchaba si ayunaban. Ellos pensaban que su ayuno era un trueque o una forma de negociar las bendiciones de Dios. Los judíos se jactaban de sus ostentaciones exteriores. Ayunaban pero oprimían a sus trabajadores. Ayunaban para contiendas y debates. Ayunaban para herir con el puño al hermano. Ayunaban para buscar su propio gusto. El Señor les dice en el (V:4) “No ayunéis como hoy”. Si Dios no quiere ese tipo de ayunos como se hace hoy, ¿Cuál es entonces, el ayuno que Dios quiere hoy?

12. Como ya no podemos hacer literalmente el ayuno de Adán y Eva; porque ya no podemos evitar la concupiscencia. Lo que si podemos ayunar son los deseos engañosos de esa concupiscencia. (Santiago 1:14) Santiago dice que cada uno tenemos una concupiscencia. Esa concupiscencia está activa (Efesios 4:22). El propósito de las tentaciones es atraer y seducir a la concupiscencia, de igual modo que el árbol sedujo a Eva y la atrajo hacia el pecado. Cuándo la tentación entra en el alma seduce nuestros sentidos ¿Cuál es la consecuencia? Que la concupiscencia después de que ha concebido la tentación, da a luz el pecado, y el pecado puesto en la práctica, da a la luz la muerte espiritual.

13. ¿Qué es lo que Dios quiere que ayunemos? Las tentaciones de la concupiscencia- que ayunemos el pecado- ¿Por qué? Porque Dios nos quiere evitar la muerte espiritual. Veamos el ejemplo de un siervo de Dios que evitó la muerte porque hizo el ayuno del Señor. José se abstuvo de la tentación- ayunó la fornicación,  no cayó en deseos engañosos, porque sujetó la concupiscencia. (Romanos 6:12, 13. José no dejó reinar la tentación en su vida- no obedeció a su propia concupiscencia- no presentó su mente, ni su cuerpo a la iniquidad. Este es el ayuno que Dios quiere que hagamos.

14. En (Génesis 39:6) ¿Qué ayunó José? El no quiso. Cuándo tu carne te pida pecado ¿Qué debes hacer? Decir como José: No quiero, porque pecaría contra Dios. Debes ayunar el deseo de tu cuerpo.

15. José ayunó la fornicación. El ayuno es no pecar contra Dios. El ayuno es huir y salir de ese ambiente de tentación llámese cine, taberna, viejoteca etc. Hay que ayunar a esas mujeres alborotadoras que ponen sus ojos en ti para hacerte caer.

16. Santo: Hay que ayunar esos deseos engañosos de tu mente. Esos deseos que salen del corazón y te llegan de otros corazones.  El apóstol Pedro dice en (1 Pedro 2:11) ¿Qué debemos ayunar? Los deseos carnales. Esto es abstinencia de pecado no de comida.

17. ¿Qué fue lo que llevó a David a la ruina temporal de su vida? El adulterio que cometió con Betsabé y el homicidio contra su esposo Urías. En lugar de mantenerse en su ministerio de rey, entró en el ministerio de los deseos carnales que batallan contra el alma. David ayunó lo que no debía ayunar. (2 Samuel 12:16) David ayunó físicamente por el niño del adulterio, cuando debió abstenerse del deseo carnal del adulterio.

18. David pensó que el ayuno podría salvar al niño, pero Dios se lo llevó. El Señor no se lo dejó vivo. Dios perdona pero no pasa por alto las consecuencias- los procesos de lucha tenemos que vivirlos aquí en la tierra. El ayuno del Señor no es aguantar hambre en un templo de 8 am a 12 pm, es la abstinencia del mal y del pecado, es la abstinencia de las tentaciones. Es abstenerse de ser tropiezo para el hermano. Lo que cambia nuestro corazón es el ayuno que Dios ha escogido para ti “No pecar” contra Dios, contra la sociedad, familia, integridad personal, ni contra tu hermano en Cristo Jesús.  ¡Practícalo! Y verás el resultado.  (Pastor Reinaldo Estrada)

 

¿PORQUÉ LOS CRISTIANOS BUSCAN SEÑALES ADICIONALES­?  I

Pastor Reynaldo Estrada

1. Dice 1 Corintios 1:21 "Porque los judíos buscan señales, y los griegos buscan sabiduría".

2.  Una señal es una manifestación externa y una sabiduría humana es una expresión filosófica. Los judíos eran los religiosos que iban en busca de una señal milagrosa y los griegos eran los filósofos que siempre buscaban en los hombres sabiduría humana.

3. ¿Qué es lo que vemos hoy en las Iglesias? Estamos viendo lo mismo que vio Pablo, ¿Qué vio? Gente buscando señales y buscando filosofía. Pero los hombres de la palabra, no buscamos, ya tenemos, ¿Y qué tenemos? Tenemos a cristo poder o señal de Dios y sabiduría de Dios (1 Corintios 1:24).

4. Los que estamos en gracia, no necesitamos señales ni filosofía, porque para los llamados, Cristo ya es nuestra señal y nuestra sabiduría. Todas las señales las tenemos en Cristo y toda la sabiduría está en Cristo.

5. ¿Qué buscan los religiosos en un culto? Buscan una palabra profética y una señal adicional para hacer creíble la Biblia. Los que buscan señales, desconfían que Dios ya habló, Hebreos 1:1,2. ¡Te das cuenta! En otro tiempo, Dios habló por ángeles y profetas.

6.  La asamblea, ya no está en ese tiempo, estamos en el tiempo de los postreros días, ¿Quién habla en este tiempo? En este tiempo habla el Hijo ¿A quién debemos oír? Debemos oír al Hijo. Este no es el tiempo de ángeles ni de profetas, ni de calqueos de segunda mano. Esta es la era de Cristo, poder de Dios y sabiduría del cielo.

7. La búsqueda de señales y profecías adicionales es una negación a tres cosas: (1)- Al Espíritu Santo, porque éstos buscadores están negando que el Espíritu Santo sea suficiente consolador, director de la verdad y consejero espiritual, (2)- Se está negando el nacimiento de la asamblea, porque estos buscadores de señales y profecías personales, pretenden crear la súper "Iglesia" encima de la asamblea que el Hijo del Dios viviente ya fundó, (3)- Se está negando que toda la Escritura sea inspirada por Dios, porque creen que no es suficientemente útil, pues, lo útil para ellos son las señales y profecías adicionales a la Biblia. Esto es una apostasía dentro de la Iglesia.

8. Los que estamos en Cristo poder de Dios y sabiduría de Dios, no necesitamos ángeles extraterrestres, ni profetas humanos, ni apóstoles nuevos, ni nuevos mensajes del tercer cielo, porque en el Cristo resucitado tenemos la más completa inspiración, revelación e iluminación de la gloria de Dios.

9. En Lucas 16:31 Jesús le dijo a los fariseos: "Si no oyeren a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirían aunque alguno se levantare de los muertos". Moisés y los profetas fueron la plataforma creíble de Dios en aquel tiempo. Si éstos judíos no creían a Moisés y a los profetas, menos fueron persuadidos por Cristo cuando resucitó de los muertos. (Continuará)

 

Como Estudiar La Biblia

TEMA: Los Libros del Culto de Adoración, o Líricos: Salmos y Cantar de los Cantares

INTRO: Estos Libros se caracterizan como poesía lírica, y nos presentan la literatura devocional del pueblo hebreo.  Se hace en ellos una apelación a las emociones religiosas del pueblo, y el objetivo es cultivar el sentimiento devocional al insistir en las obras de Dios, como la creación, y especialmente en la relación creadora y providencial con el hombre.

Los Salmos: El Libro de himnos y alabanzas del pueblo hebreo, el "Himnario de Las Edades"  ¿Qué otro Libro tiene un atractivo mayor para el corazón humano?  Aquí tenemos delante de nosotros la comunión íntima del corazón con Dios.  No hay fondo histórico aquí.  Los Salmos son el testimonio de las experiencias espirituales profundas de hombres que conocían a Dios, sentían anhelo de Dios, y hallaron su plena satisfacción en Dios y sólo en Él.  En el Salterio hallamos la apelación de Dios al corazón humano, tal como en los Libros de la Sabiduría la apelación es más particularmente al entendimiento.

Cantares de Salomón: Aquí hay contenida una historia de amor, que, probablemente, se usa como un tipo de Jesucristo y la Asamblea.  Sin embargo, si el Libro de Proverbios hace apelación a la mente y los Salmos al corazón, mostrando que la verdadera sabiduría se halla centrada en el corazón y la mente de Dios, el Cantar de los Cantares de Salomón nos muestra que la verdadera sabiduría procurará que los afectos, la vida doméstica, los amores y pasiones de nuestra vida hallen su centro y satisfacción en Dios.  Para algunas personas, las expresiones usadas en muchos lugares del Cantar de los Cantares han sido caracterizadas como atrevidas.  Sin duda, esto le parece así a la mente occidental, pero no a la oriental.  El hablar de los pechos descubiertos no era deshonesto en aquellos días, en realidad, era la forma de vestir de las mujeres.  Si nosotros fuéramos menos sensuales, podríamos gozar de la hermosura de este cántico mucho más que ahora.  Lo hermoso en el arte no se pierde por el hecho de que el hombre sea vulgar en su naturaleza.

Lamentaciones: Algunas veces este Libro ha sido clasificado con los Libros proféticos.  Si tiene su lugar propio allí, es a fin de que los hombres puedan ser sabios en su entendimiento y comprensión del hecho de que no hay verdadero patriotismo si no se basa en la lealtad a Dios y obediencia a Sus mandamientos. ¡Qué endecha que muestra la naturaleza del cántico entonado por aquellas vidas que no están a tono con el Infinito!  ¡Qué lecciones sobre la disciplina de Dios!  Y una y otra vez se ha hecho apelación a este Libro solemne, a fin de despertar y elevar la devoción religiosa y, quizá, patriótica. 

Los Libros Proféticos: Isaías hasta Malaquías

1. Naturaleza de los Libros. Deberíamos recordar que, hablando de modo estricto, profetizar  no significa meramente predecir, sino también anunciar.  El profeta es el hombre que habla en Nombre de Dios a los hombres, Éxodo 7:1, 2, ya sea en lo que se refiere al pasado, al presente o al futuro; tal como el sacerdote es el que habla en nombre de los hombres a Dios.  Así, muchos de los mensajes hallados en la Libros Proféticos tratan de cosas del pasado y del presente, como también del futuro.  El que una parte tan grande el A.T. esté ocupada por los Libros proféticos indica la naturaleza de su religión: es una religión de anhelo y esperanza.  ¡Que diferente del N.T., que contiene sólo un Libro profético (Apocalipsis), y con ellos significa que el cristianismo es la religión del cumplimiento y la realización. 

      Los Libros proféticos presentan los propósitos de Dios para Israel como nación, y, a través de la nación, para el mundo.

El orden de los Libros: En nuestra Biblia los Libros proféticos están clasificados como Profetas Mayores (Isaías a Daniel) y Profetas Menores (Oseas a Malaquías). Están también ordenados según profetizaran en el Norte (Israel), o el Sur (Judá), los dos reinos divididos.

      O bien se les puede agrupar en relación con el exilio:

1. Preexilio: Abdías, Joel, Jonás, Amós, Oseas, Isaías, jeremías, Miqueas, Nahum, Sofonías, Habacuc.

2. Exilio: Jeremías, Ezequiel, Daniel.

3. Post-Exilio: Hageo, Zacarías, Malaquías.

      Se pueden agrupar como sigue:

1. El grupo asirio, años 940 a 700 antes de Cristo, con el propósito a salvar a Israel (Oseas, Amós, Jonás y Miqueas) y Judá (Joel, Abdías, Isaías, y Miqueas) de la destrucción por el enemigo Asiria.

2. El grupo de Babilonia, años 640 a 606 antes de Cristo, con el propósito a salvar a Judá (Sofonías, Jeremías, Nahúm, Habacuc) de la cautividad de Babilonia.

3. El grupo del exilio, años 606 a 536 antes de Cristo, con el propósito a preservar y animar el remanente fiel que debía ser el núcleo de un nuevo reino espiritual (Ezequiel y Daniel).

4. El grupo de la restauración, años 536 a 433 antes de Cristo con el propósito de animar al pueblo a la reconstrucción del templo y restablecimiento del culto a Yahvé.  También a resucitar la conciencia nacional (Hageo, Zacarías y Malaquías). (Continuará)

 

Como Se Formó La Biblia, parte I

Por  J. Candeas, Apdo. 2, 11300, La Línea (Cádiz) ESPAÑA

Estos estudios serán breves y muy sencillos, a fin de que sean una ventana abierta para aquellos hermanos que deseen profundizar en el tema.

TEMA: La palabra "canon"

      Esta palabra significa literalmente "caña" o "vara" de medir. O sea: "la regla escrita de la fe", esto es, la lista de los Libros originales y auténticos que forman la Palabra verdadera e inspirada por Dios.

El Canon Del A. T.  Véase Hebreos 1:1, 2; 2 Pedro 1:21.  Como vemos, los santos hombres de Dios, los profetas, fueron inspirados y guiados por Dios Mismo para que escribieran Su Palabra.  Y esta Palabra de Dios, por el pueblo israelita, fue clasificada entre los muchos libros falsos escritos por hombres que no conocían a Dios ni estaban guiados ni inspirados por Su Espíritu Santo.  En los días de Jesucristo había en la literatura de la nación judaica un grupo de escritos que llamaban "Las Escrituras". Jesucristo y los apóstoles usaron esta Escritura como "Palabra de Dios".  El pueblo aceptaba esta Escritura como venida de Dios y se leía y enseñaba en las sinagogas.  Jesucristo dio autoridad a esta Palabra al aceptarla y citarla ante el pueblo como Palabra de Dios.  Esta Escritura se conoce hoy como el "Antiguo Testamento".  Es la "Biblia hebrea".  El canon fue fijado por el pueblo de Dios, tiene los Libros sagrados que vinieron de Dios y  a ellos solamente se apelaba para enseñar y para cotejar cualquier enseñanza religiosa, Lucas 24:44-49; Juan 5:39; Los Hechos 17:10-12.

 

Como Se Formó La Biblia, parte II

TEMA: Comienzos de la formación del canon del N. T.

INTRO: Mientras aún los apóstoles vivían, y bajo la supervisión de ellos mismos, ya vemos en el N.T. cómo se iba perfilando día a día el canon de la segunda parte de la Biblia.  Así, las asambleas cristianas iban haciendo colecciones de los escritos apostólicos, que se colocaban a la par con el A.T. y se consideraban Libros inspirados por Dios.  Cada asamblea era instada a tener no sólo los Escritos dirigidos a ella sino también los dirigidos a otras asambleas.

      Aquí vemos cómo Pablo requería para él ser inspirado por Dios en sus enseñanzas, 1 Corintios 2:7-13; 1 Tesalonicenses 2:13.

      Consciente de enseñar guiado por el Espíritu Santo, instaba a las asambleas a que se leyeran sus escritos en las congregaciones, Colosenses 4:16; 1 Tesalonicenses 5:27; 2 Tesalonicenses 2:15.  Pablo mismo cita como Palabra de Dios un Libro del N.T. en 1 Timoteo 5:18, expresiones que se encuentran en Mateo 10:l10; Lucas 10:7.  Esto demuestra que ya se tenía como Escritura Libros que componen el canon del N.T.

      El apóstol Juan también expresa la misma pretensión con respecto a la revelación, Apocalipsis 1:1, 2, y Pedro, aludiendo a los Escritos de Pablo, los incluye en "...las otras Escrituras...", 2 Pedro 3:15, 16.

      No podemos saber hasta qué punto los apóstoles percibieron que sus Escritos llegarían a formar parte de la Palabra de Dios.  Pero lo que sí sabemos es que ellos, como hemos visto en estas pocas citas, estaban conscientes de que escribían o enseñaban oralmente por la inspiración del Espíritu Santo. Dios Mismo se encargó de que, con el tiempo, Sus Escritos formaran parte del canon del N.T.

Lugar de aparición de los Libros del N.T.

      Mateo, Santiago, y Hebreos (con dudas esta última Carta), aparecieron en Palestina.  Juan, Gálatas, Efesios, Colosenses, 1 y 2 Timoteo, Filemón, 1 y 2 Pedro, 1, 2, y 3 Juan, Judas y Apocalipsis aparecieron en Asia Menor.  1 y 2 Corintios, Filipenses, 1 y 2 Tesalonicenses, Lucas (con dudas) aparecieron en Grecia.  Marcos, Hechos y Romanos, aparecieron en Roma.

      Como podemos observar, los Libros del A.T. se originaron todos dentro de la tierra santa (Palestina).  Los del N.T. en Grecia, Palestina, Asia Menor y Roma, países muy distantes unos de otros.

      Por todos estos lugares también se estaban escribiendo, como si fueran de la pluma de los apóstoles, otros escritos que eran falsos y se prestaban a sembrar la duda en cuanto a la genuinidad de los verdaderos.  Pero Dios Mismo iba guiando a Sus siervos para que supieran cuáles eran los que Él había inspirado para que formaran la lista o canon del N.T.  Y dentro de las asambleas ya había una colección de Libros, que, poco a poco y a pesar de las persecuciones y otras trabas, había venido a ser el Nuevo Testamento, que componía, junto con el Antiguo, la auténtica Palabra de Dios.  Los llamados "padres" (primeros ancianos, obispos y pastores) de las asambleas, pese a sus errores manifiestos, son los que comenzaron a citar los Libros que formaban la Escrituras de las asambleas y por ellos se comenzó a saber cuáles eran los Libros que ya, antes que ellos, formaban el canon del N. T. dentro de las primeras asambleas cristianas. (Continuará)

 

Columnas del Carácter Cristiano

Las Esenciales de una Fe Viviente, Parte I

     En el palacio presidencial de la ciudad de Windsor, cerca de Londres, Inglaterra, el arquitecto Christopher Wren usó varias columnas para sostener el techo.  Cu-ando la obra fue terminada, los oficiales quisieron construir cuatro columnas más para adornos.  El arquitecto las puso y ya que no era necesario llegar al techo, las instaló auto estables.   Ahora el palacio tiene una apariencia muy bonita, aunque las cuatro columnas no sirven para nada... son falsas, fraudulentas, sin propósito, hipócritas.

      Es igual en nuestras asambleas cristianas de hoy.  Sí, de veras, hay muchas "columnas", y parecen ser muy fuertes, muy nobles.  Siempre están en todos los cul­tos.  Dan una ofrenda cada vez.  Oran y cantan bien.  Son miembros fieles de la asamblea... pero no han sido convertidos, salvos, regenerados.  ¡Qué lástima!

      Para tener una asamblea sana, bíblica, todos los miembros tienen que amar al Señor Jesucristo y amar a su prójimo, Mateo 22:37-39.  Para tener una asamblea sana, el corazón de cada miembro tiene que ser "sincero", Efesios 6:5-8 (Versión Actualizada).

TEMA: El Punto Principal... Una Fe Genuina

LECTURA: Romanos 5:1-21

INTRO: ¿Qué es una fe espiritual?  Es cuando el creyen­te cree todo lo que dice la Palabra de Dios como verdad absoluta.  Una fe salvadora es cuando el peca­dor arrepentido acepta, recibe, y descansa sola­mente en la obra terminada en la cruz por el Señor Jesu­cristo.  Tal fe produce:

(1) Perdón de todos los pecados cometidos, Mateo 26:28; Hechos 13:38, Efesios 1:7.

(2) Justificación (ser declarado correcto con Dios), Romanos 5:1; Gálatas 3:6; Filipenses 3:9.

(3) Santificación (puesto aparte), Juan 17:17; Hebreos 13:12.

(4) Glorificación (en la presencia del Señor), Rom. 8:17.

I. Tenemos en el A.T. un ejemplo muy claro de una fe verdadera del profeta Habacuc. Unos 700 años antes del nacimiento del Señor, los judíos, ahora separados de los de Israel y conocido como los de Juda, habían abandonado a Dios completamente y su tierra estaba llena de violencia y maldad.

1. Nótese la confusión del profeta en Habacuc 1:1-4.  Él habló con Dios y Le preguntó: ¿Por qué tanta injusticia entre los que dicen que son seguidores de Yahvé?

2. Nótese la respuesta de Dios a Su profeta, 1:5-11.  Aquí podemos ver que Dios prometió enviar a los cal­deos (paganos, ateos, malos), gente mil veces peor que los judíos para juzgarlos y castigarles.

3. Ahora, la fe de Habacuc está mostrada.  Sus ojos fue­ron abiertos y al fin él reconoció que Yahvé es eterno, Uno que puede ver el futuro como el presente, y que los judíos tuvieron que ser castigados por aquellos paganos, 1:12.

4. Pasando a Habacuc 3:17-19 podemos ver una fe ge­nuina del profeta.  Ud. y yo necesitamos tal tipo de fe hoy en nuestras vidas.  Esta es la clase de fe que necesitamos entre los miembros de las asambleas.

II. ¿Cómo es posible tener una fe como la que Haba­cuc tuvo?  Solamente por medio de Jesucristo, Gálatas 2:20.  Véase 2 Corintios 5:7.

1. La llave real para vivir una vida de fe verdadera es la presencia de Jesucristo en su vida, Romanos 5:1-10.

2. Sin Su presencia, su "columna" será inútil, sin valor, hipócrita.  (Continuará)

 

Columnas, Parte II

TEMA: Obediencia, el Pacto del Creyente con Dios

LECTURA: Mateo 7:21-29

INTRO: El compañero perfecto con la fe es la obedien­cia.  Sin obediencia, la fe no tiene valor.

I. La fe que salva el alma del infierno y la obediencia que honra a Dios, son inseparables.

1. En la Gran Comisión podemos ver que la obediencia es fundamental en la vida de cada creyente, Mat. 28:19-20.

2. La obediencia es tan fundamental  que sí no está presente en la persona que reclama ser cristiana, su fe es dudosa, véase Juan 8:31; 15:10; 1 Juan 2:3, 4.

3. Todo el mundo que profesa una fe salvadora en la obra final del Señor tiene que demostrar aquella fe por una obediencia a las instrucciones encontradas en la Pa­labra de Dios, 1 Pedro 1:22, 23.

4. La razón por la que el creyente no entiende inmediatamente su responsabilidad de obedecer a Dios en todas  las ac­tividades en su vida es porque el Espíritu Santo primero tiene que darle un sentido de dedicación.  El deseo de ser obediente no nace dentro de nosotros... es un don de Dios.

5. Para entender la salvación de su alma uno tiene que tener un entendimiento básico de la elección divina de Dios, 1 Pedro 1:1, 2; Juan 10:27.

(1) La elección divina para salvación es según la prescien­cia (conocimiento de las cosas futuras) de Dios.  Esta es la primera fase, o sea paso, de salvación, 1 Pedro 1:2a, "...elegidos según la presciencia de Dios...".  Que antes de la fundación del mundo Dios escogió una cantidad de personas que serán salvos durante las edades por la predicación de las Buenas Noticias.  Esto no quiere decir que Dios vio en el futuro que "fulano" recibirá al Mesías, sino que Dios escogió que "fulano" ha de recibir el Mesías, Efesios 1:4, 5.

(2) La segunda frase de elección divina es la obra de "santificación" (poner aparte) del Espíritu Santo de Dios, 1 Pedro 1:2b, "...en santificación del Espíritu...".  Véase Juan 3:5.

(3) La tercera fase de la salvación es vivir una vida de obediencia, 1 Pedro 1:2c, "...para obedecer....".  Véase Efesios 2:10.

II. Luego hay un pacto, acuerdo, convenio de obedien­cia.  Podemos ver esto en 1 Pedro 1:2d "...a ser rociados con la sangre de Jesucristo...".

1. Pedro estaba escribiendo mayormente a los judíos convertidos, un pueblo que entendió exactamente el significado de su palabra, véase Éxodo 24:1-8.

(1) Moisés apenas había recibido la Ley de Dios.  Luego la presentó a los judíos y ellos respondieron: "...haremos todas las cosas que Yahvé ha dicho, y obedeceremos....".

(2) Para sellar aquel pacto, hubo el sacrificio de anima­les y su sangre fue rociada sobre la gente... una demos­tración física que selló el acuerdo entre Dios y Su pue­blo.

2. Por eso la salvación, en aquel tiempo y hoy, es un pacto con la promesa de obediencia.

III. Obediencia en práctica.  Cuando el pecador se arre­piente y recibe a Jesucristo como su Salvador, él entra en un reino nuevo de obediencia.  Antes, él obedeció a su carne, al mundo y al diablo.

1. En Romanos 6:16-18 Pablo llama la atención a nuestra posición nueva en Cristo Jesús y cual será nuestra acti­tud:

(1) Somos esclavos y el deber de un esclavo siempre es obedecer, "...habéis obedecido de corazón...".  Véase Mateo 7:21-29; Santiago 1:22.

(2) Si Ud. no aplica las Escrituras a su propia vida estará decepcionado de su condición espiritual ver­dadera, Santiago 1:23, 24.

2. Santiago termina sus instrucciones a los creyentes presentando un perfil, silueta de un creyente obediente, Santiago 1:25.  Véase Juan 8:32, 1 Pedro 2:1, 2.

CONCLUSIÓN: Cuando uno experimenta la salvación, en ese momento Ud. hace un pacto de obediencia con Dios.  Por eso, la actitud de obediencia debe acompañar la actitud de fe en la vida cristiana, porque las dos son esenciales a la salvación de su alma del infierno.  Una profesión de fe sin obediencia es hueca y no tiene valor. (Continuará)

 

Unas Palabras del editor:

      Hermanos, vivimos en tiempos tremendos.  Parece que la Venida del Señor para los Suyos será en cualquier momento.  La gran pregunta es: ¿Qué estás haciendo para Jesucristo?  Si tu has sido llamado por Dios a predicar Su Palabra, ¿qué tipo de predicador eres tú?  ¿Uno que es fiel a la Palabra o uno que está ganando su salario y no tiene cuidado por las ovejas?

      La responsabilidad que Dios nos ha dado, como pastores, es tremenda.  Un día, cada uno de nosotros, los ancianos, los obispos, los pastores, tiene que estar ante el Señor Jesucristo para dar cuenta de nuestro ministerio.  En aquel día no habrá lugar para pretextos... será demasiado tarde.

      Testificar casa a casa es pura obra... yo sé porque pasé veintidós años entre la Isla de Puerto Rico y la República de México haciendo tal obra.  Pero almas fueron salvas, asambleas comenzadas, vidas cambiadas, familias reunidas, etc. ¡Qué gozo ver la conversión de un pecador!  ¡Qué gozo ver una vida cambiada, una familia reunida!  No hay obra en comparación para ser un testigo para el Señor Jesucristo.  Oh sí, mucha gente rechaza el mensaje, pero todavía somos mandados a anunciarlo.  Y una vez que hemos cumplido con nuestra tarea, no tenemos responsabilidad para aquella alma.

      ¡Qué horrible será aquel día, en la presencia de Jesucristo, a confesar: "Gasté demasiado tiempo en mi escritorio, con la computadora, mirando la tele, leyendo revistas, etc."

      Yo les pido que comenzando hoy que tú vas a hacer la decisión de testificar a varias personas cada día, o mejor a comenzar en una calle y simplemente, casa por casa, presenta las Buenas Nuevas con la invitación de recibir a Jesucristo como Salvador.  Siempre lleve en su bolsillo un número de tratados, o volantes, o folletos.  En cada ocasión  entregue uno  a la gente, en el Correo, en la calle, en el banco, etc.   ¡Sea testigo de Jesucristo!

      No demore tal decisión.  ¡Quizá mañana será tarde!

 

      Esta publicación es una obra de amor por parte de J. Alvino Nelson y su esposa Janet Eva que dan su tiempo sin recompensa.  Los gastos del papel y envío son pagados por creyentes aquí en los EE. UU. Quienes tienen un deseo que usted puede saber la verdad de las Escrituras.  Los Nelson cuentan con la ayuda del Hermano Enrique Ramos Frías, de Apodaca, N. L., México como el corrector de pruebas.  ¡Muchas gracias hermano!

        Los gastos de envío son tremendos cada mes.  Si usted puede recibir esta publicación por el Internet, escríbanos a:  jan@twinvalley.net     Ustedes que están recibiendo bultos, si no están usando todas las revistas, notifíquenos, para reducir la cantidad que estamos enviando.

        Le invito, por el Internet:   www.hojasdeoro.com  a ver las revistas pasadas entre muchas otras cosas de interés.

Nuestra dirección postal es simplemente:

Hojas de Oro

Beverly, Kansas 67423  EE.UU. (Aéreo)