Hojas De Oro

Una Llamada A Regresar A La Enseñanza Bíblica

"...que contendáis eficazmente por la fe..."

Año XXXIII, Número 2              Febrero                       2003

 

Índice:

-Fuera De La Iglesia, Pág. 1

-La Casa De Dios, III, Pág. 3

-La Primera Ekklesía, V, Pág. 4

-La Doctrina de la Salvación, Pág. 5

-Las Recompensas, Pág. 6

-Distintivos de los B.N.C. HI, Pág. 7

-Distintivos de los B.N.C. II, Pág. 8

-Distintivos de los B.N.C. III, Pág. 9

-Distintivos de los B.N.C. IV, Pág. 10

-La Inmersión de Juan, Pág. 10

-Como Vivir La Vida Cristiana, Pág. 11

-El Reino De Los Cielos vs. Vida Eterna, Pág. 12

-Imputación, Pág. 12

-Inmutabilidad, Pág. 13

-Hay Demasiados Hipócritas. Pág.13

-¿Dónde Están Los Muertos? I, Pág. 13

 

Fuera De La Iglesia

Tomado de una obra escrita por J. Candeas, Apdo. 2, 11300, La Línea, Cádiz, España

TEXTO: Apocalipsis 3:20.

INTRO: Nuestro texto, palabras del Señor, han sido siempre muy mal interpretadas por aquellos que las aplican a los inconversos.  Estas palabras forman parte de una Carta que Jesucristo dirigió a una asamblea.

      Y la historia se repite.  Cuando echamos un columbrón sobre el patio religioso de los alrededores, enseguida vemos que muchas asambleas llamadas "cristianas" echaron a Jesucristo fuera de ellas.

      Estamos en un tiempo en que se practica el "compadreo" entre las distintas asambleas.  La "verdad" no le interesa a nadie.  Lo que impera es el "amiguismo" y así hoy las asambleas no son asambleas de Jesucristo sino clubes de "buenos amigos", en donde las personas van a pasarla bien.  Si alguien habla de las verdades fundamentales de la Palabra de Dios, y clama contra los errores humanos, a ese alguien lo echan fuera, llenos de ira contra Él.  Pero la verdad es que, de tales asambleas, el Señor está afuera porque en ellas se enseñan cosas contrarias a Su Palabra.  Echemos un breve vistazo a aquellas "iglesias" en las cuales Jesucristo no está porque son falsas iglesias.  Son tronos de Satanás, desde donde éste dirige y maneja la lucha contra la Persona y Obra del Señor Jesucristo, véase Mateo 7:15, 16.

      Como vemos en este texto, Jesucristo, a aquellos que enseñan doctrinas falsas, a los que dicen cosas falsas acerca de Su Persona y de Su Obra en la cruz, los llama sin paliativos de ninguna especie, "lobos rapaces".  Ellos vienen con una apariencia hermosa, pues son personas muy cultas, saben muchos idiomas, tienen conocimientos extraordinarios de "teología", y son personas muy amables y simpáticas.  Pero son "lobos rapaces", véase Los hechos 20:29, 30.  Y, de modo increíble, estos lobos rapaces, hoy en día, son llamados por los "creyentes" "Hermanos con distinta opinión", y se reúnen con ellos en los mismos "cultos", y se intercambian los púlpitos, y son invitados a dar conferencias y estudios bíblicos, y se hacen alianzas con ellos.

      Estos "creyentes" que compadrean con los lobos rapaces, a los que sintiendo pasión por las almas y no deseando el extravío espiritual de éstas contienden contra los lobos rapaces, los llaman "extremistas".  Vemos, pues, algunas de estas "iglesias" falsas que no tienen a Cristo dentro:

1. Iglesia Romana... la madre de todas las abominaciones.  Cuando escudriñamos a fondo las enseñanzas de las demás "iglesias" falsas vemos que todas, en alguna manera, son afines en muchas de las enseñanzas papistas.  Por eso ella es la madre de todas las rameras.

      La Iglesia Romana ataca a la Persona de Jesucristo porque ella es la "iglesia" de incontables señores y señoras.  Las Escrituras dicen que solamente hay un Señor, Efesios 4:5.

      La iglesia papista es la "iglesia" de incontables mediadores de ambos sexos; todos los ángeles, santos y santas son, según Roma, mediadores entre Dios y los hombres, pero véase 1 Timoteo 2:5.

      Ella empequeñece la Persona de Jesucristo.  Dicen que la salvación no es en Cristo, sino en el "bautismo" porque sin aquel "bautismo" no hay salvación.

      Además de creer en Cristo, la Persona, para salvarse, tiene que bautizarse en las regeneradoras aguas del bautismo, tiene que guardar la ley, los mandamientos de la "santa madre iglesia", etc. etc.

      Con tantos bártulos falsos dentro de la "iglesia", han echado fuera a Cristo y Éste, sin duda alguna, no está dentro sino fuera de ella.

2. Sabatismo.  Ellos se auto llaman "Adventistas del Séptimo Día" porque hacen énfasis en la Venida del Señor y en la observancia del sábado.  Es una "iglesia" falsa en que Jesucristo jamás entró.  Muchas "iglesias evangélicas" hacen compadreo con esta secta y hasta forman parte de las sociedades "evangélicas".  Fue traída al patio religioso por Satanás, padre de mentira, porque se inició dando fechas para la Venida del Señor, negando así la Escritura, que dice con claridad que "...nadie sabe el día ni la hora...", Mateo 24:36.

      Es ambigua su enseñanza de la Persona del Señor, pues insinúan que se trata del arcángel Miguel.  Atacan también la Obra del Señor en la cruz, enseñando que el creyente ha de guardar la ley y el sábado y ha de asegurar su salvación, que puede perder.

      No hay, según ellos, infierno y el hombre al morir duerme en la tumba.  Enseñan la aniquilación de la persona y la segunda oportunidad después  de la muerte.

3. Russellismo.  Esta secta es prima hermana de la anterior, de la que copió algunas de sus enseñanzas.  El padre de la secta, Russell, asistió a las reuniones sabatistas y aprendió de esa secta enseñanzas que luego, cuando él hizo su propia secta, las introdujo en su forraje.

      También, como Miller en el adventismo, Russell se las dio de profeta y marcó diversas fechas para la Venida de Cristo.

      Niegan la Trinidad, el infierno, y atacan a la Persona de Cristo diciendo que es un "dios" menor creado por el Dios Mayor.  También dicen que Jesucristo es un "dios humano".  Ellos, después de diversos motes, se aplicaron el de "Testigos de Jehová".  La verdad es que ellos adoran lo que no conocen.

      Esta secta falsa ataca lo mismo a la Persona del Señor que a Su Obra consumada en la cruz, porque enseñan una salvación por obras propias.

      Sin lugar a dudas, Jesucristo ni ha entrado jamás en los locales russellistas, ni conoce a ninguno de ellos, ni ellos Le conocen.

4. Campbelitas.  Se denominan "Iglesias de Cristo", pero Él no los conoce.  Son conocidos vulgarmente como "campbelitas", porque fueron los Campbell, padre e hijo, quienes fundaron esta secta falsa.

      Son arminianos furibundos y se revuelven con ira contra las Doctrinas de la gracia de Dios.  Aparecieron en la escena religiosa a principios del siglo 20, por tierras americanas.  Con ellos compadrean aquellos "evangélicos" que no aman al Señor.

      Esta secta, en el fondo, enseña una salvación por obras, y ataca a la Obra del Señor Jesucristo en la cruz al enseñar, como la "iglesia papista", que "las aguas redentoras" del bautismo son las que limpian al creyente de pecado.   Jesucristo tampoco ha estado jamás dentro de los locales campbelitas.  No los conoce siquiera, porque Él no conoce a quienes atacan a Su Persona y a Su Obra salvadora sobre la cruz.

5. Pentecostalismo.  Como hemos venido diciendo hasta aquí hay "creyentes" evangélicos que asisten a las reuniones pentecostales, a los que consideran "hermanos" y se sientan en sus "cultos" en la misma silla con los escarnecedores, véase Salmo 1:1, intercambian púlpitos con sus "ungidos" y hasta se ayuntan con ellos en sociedades religiosas.

      Pero el pentecostalismo es una bestia salvaje, un lobo rapaz que engaña al mundo y a los "creyentes" mencionados en Los Hechos 20:29, 30; Efesios 4:14.  Son maestros en el arte de engañar y sacar dinero a los incautos que ponen su confianza en ellos.

      De la mano de la "iglesia papista" tomaron la antorcha de los milagros falsos y en sus revistas y libros dicen hacer toda clase de milagros; sanan enfermos terminales, hacen andar a los cojos, ponen en movimiento los brazos de los paralíticos, y hasta resucitan muertos que avalan las "predicaciones de los ungidos", y luego se vuelven a morir.

      Hablan una jerigonza que ellos llaman "el don de lenguas bíblico" y se ejercitan en el exorcismo.  Hacen descender de los cielos lluvias de oro de valor superior al oro conocido.

      Los "ungidos" pentecostales, una casta especial y superior de hombres, entran por las ciudades al son de bombo y platillo, anunciando con grandes pancartas que sanarán a todo enfermo que asista a sus reuniones de sanidad.  Nadie, absolutamente nadie ha visto estos "milagros" personalmente.

      Desde luego, en ninguna manera Jesucristo ha entrado nunca en estos antros de engaño porque Él no es Ministro del error.  En los antros pentecostales quien entra es su amo, el diablo, padre de mentira, Juan 8:44.

5. Los mormones. Recuerdo que bajando las escaleras del Boulevard en Gibraltar, un hombre joven me interpeló, diciendo: "Quisiera hacerla una pregunta." Él me dijo que pertenecía a la "Iglesia de Jesucristo De Los Santos de los Últimos Días" y me preguntó que si yo pertenecía a alguna "iglesia". 

      Yo le respondí: "Yo pertenezco a la Asamblea de Jesucristo, no de los "últimos días", sino de los "primeros días", a la que edificó Jesucristo y no los hombres".

      El mormonismo es una sociedad religiosa basada en un libro de fantasía que escribió José Smith y que, para sorpresa para él, la gente lo convirtió en "palabra" de Dios.  Esta sociedad religiosa es un desastre en enseñanzas falsas y grotescas y nada se puede decir aquí.

Conclusión: Cada creyente verdadero es imitador del Señor y por eso, en ninguna manera, un creyente verdadero entrará en los grupos falsos, ni se sentará en las sillas de los escarnecedores, ni compadreará con ellos, ni formará sociedades con ellos.  Ni mucho menos los considerará hermano.  ¿Cómo puede sentarse un creyente verdadero con la Roma pagana e idolátrica, ni con los que menosprecian la Persona del Señor como russellistas y sabatistas, ni con quienes menoscaban la Obra de Cristo, como romanistas, sabatistas, campbelitas, ni pueden considerar hermanos a los pentecostales, engañadores empedernidos de las almas?  ¡No Puede!

      Y si puede entrar, y puede sentarse en comunión con los enemigos de Jesucristo, y se siente a gusto entre ellos es, sin duda alguna, porque pertenece a la misma calaña de los falsos creyentes.  Es un simple religioso, no ha nacido de nuevo y no ama a Jesucristo, ni le importa Su Palabra.   (Fin)

 

La Casa De Dios: Una Institución Perpetua, III

TEMA: La Asamblea

      Así como Moisés profetizó en Deuteronomio 12:10, 11 que el templo sería edificado y reemplazaría al tabernáculo, así también Joel profetizó que una nueva institución reemplazaría al templo, Joel 2:28, 29, 32.  Véase Los Hechos 2:16-21.

      Esto tú lo reconocerás inmediatamente como una profecía de la especial obra del Espíritu Santo ocurrida en Pentecostés.  El hecho que Dios hubiera establecido un nuevo formato para Su casa no fue cosa rara en aquel entonces.  No era del todo extraño para un judío que el Espíritu de Dios viniese y morase sobre ellos.  Él había estado con ellos por largo tiempo en la época del tabernáculo; y en la del templo.  Él había estado en su medio mucho antes de esto.  Él había llenado el tabernáculo; Él había llenado el templo.  Él había trabajado con los judíos todos estos años.  Pero Joel dijo que Dios derramaría Su Espíritu a toda carne --- no solamente judíos, sino toda carne, judíos y gentiles. Esto era algo desconocido para un judío.  Nunca antes los gentiles (sin ser prosélitos judíos) habían sido incluidos en la institución de la casa de Dios como los auténticos representantes del Nombre de Dios ante el mundo.  Pero ahora Dios daría a luz otro formato, otra apariencia a Su casa la cual incluiría no solamente judíos, sino también a los gentiles.

      Esta profecía de Joel fue repetida por Juan el Sumergista en Mateo 3:11.  Esta fue otra profecía de la Venida del Espíritu Santo en el día de Pentecostés.

      El Señor Jesucristo antes de Su muerte había dicho en Mateo 23:38 con relación a la casa anterior.  Por esto, en el primer Pentecostés después de la muerte y resurrección de Jesucristo, el velo del templo había sido roto, el obsoleto formato del templo---la casa de Dios---que había servido a su cometido ahora quedaba "desolada".  Pero la casa de Dios continuaba perpetuándose.  El Nombre de Dios se mantendría como memorial a "...todas las generaciones...." Éxodo 3:15.  No habría un quiebre en ella, sino una adaptación de la forma por su diseño más funcional que solamente la sabiduría de Dios podía proveer.

      Cuando Jesucristo vino a esta tierra, Él vino a morir.  Pero, Él también vino a establecer un nuevo tipo de "casa" que continuara como columna y baluarte de Su verdad.  Él vino a construir un nuevo tabernáculo para que Dios lo pudiera habitar...un nuevo templo no hecho de piedras...una mejor institución que fuera portadora del "misterio de la piedad" ante al mundo.  Jesucristo eligió doce hombres, y nótese bien 1 Corintios 12:20.  Él había elegido a estos hombres y les enseñaba día tras día, Él viajó con ellos por todos lados en Palestina.  Él dijo a estos doce, véase Mateo 16:16.  Por lo tanto Él había establecido, edificado, o formado  una institución viviente.  Así como Moisés había edificado un tabernáculo físico y Salomón un templo físico, así también Jesucristo edificó una asamblea viviente.

      La infancia de la asamblea fue antes de Pentecostés bajo la dirección personal de Jesucristo.  Él dio a Sus Apóstoles (cimientos fundamentales en la asamblea) la institución de la Cena del Señor y la Gran Comisión.  En el último día, Él estaba con los discípulos a quienes llevó hasta Betania y vieron al Señor Jesucristo ascender corporalmente al Tercer Cielo.  Cuando hubo ascendido, un mensajero se puso al lado de ellos y les dijo que no  fueran inmediatamente a cumplir la Gran Comisión, sino que esperaran lo que Joel y Juan habían predicado (Los Hechos 1:5).  Ciento veinte personas encontramos esperando en la última parte de este capítulo.

      Este grupo esperaba en el aposento alto con los Apóstoles, a quienes el Señor Jesús había enseñado.  Esta era la asamblea de Jesucristo.  Él había dicho: "...edificaré mi asamblea..."  Ellos estaban unidos, organizados, comisionados.  Esta asamblea tenía ordenanzas, oficiales, y miembros en particular.  Ellos eligieron un oficial para tomar el lugar de Judas.  Esta era una nueva casa, terminada y lista.

      ¿Pero era la "casa" de Dios?  ¿Cómo podrían saber ahora los hombres donde estaba el Nombre de Dios?  Dios había dicho que Él estaría en el tabernáculo, y Su gloria llenó el tabernáculo y fue autenticado.  Dios había dicho que Él estaría en el templo, y Su gloria llenó el templo y fue autenticado.  Ahora Jesucristo había edificado Su EKKLESÍA.  ¿Pero cómo el mundo podrá saber que esta es la casa de Dios, el lugar donde está el Nombre de Dios?

      Ellos iban a demostrar de la misma manera que Él había milagrosa y visiblemente autenticado el tabernáculo y el templo.  Dios, de igual forma, milagrosa y visiblemente autenticó Su EKKLESÍA, véase Los Hechos 2:1-4.

      Esta fue la autenticación y la autorización  del nuevo formato de la Casa de Dios.  Él derramó de Su Espíritu en aquel día, sobre esa gente en aquella específica asamblea, quienes estaban esperando con los Apóstoles.  Aquella asamblea de creyentes estaba localizada en Jerusalén en aquel día, y Dios la autenticó como Su elección de una nueva casa-.El lugar donde Él establecería Su Nombre.  Con esta demostración milagrosa y visible, Dios notificó al mundo diciendo: "Este es el lugar que ahora he elegido para poner Mi Nombre".  Una institución llena de tipos, de algo por venir, ya no era la más indicada.  Lo que Dios ahora deseaba era una institución no llena de utensilios, sino de ardientes corazones de gente justa....de aquellos que eran renacidos del Espíritu Santo de Dios, que se hubiesen arrepentido de sus pecados, confiados en el Señor Jesucristo, y que hubieran sido obedientes a las ordenanzas y mandamientos de Dios.

      Dios eligió una casa no de piedras sin vida, sino de "piedras vivientes" edificando una "casa espiritual", 1 Pedro 2:5.  Esta era para ser la casa de la gente, judíos y gentiles.  Dios autenticó la asamblea que Cristo había edificado previamente durante Su ministerio personal.  Esta asamblea estaba esperando en Jerusalén la promesa del Espíritu Santo.  Él descendió sobre ellos milagrosa y visiblemente demostrando que ciertamente la asamblea es la casa de Dios.   (Continuará)

 

La Primera Ekklesía, V

TEMA: La Primera Asamblea era "Libre"

INTRO: Cuando hablamos de una asamblea "libre" estamos diciendo que no es controlada por un gobierno civil, ni por una hierocracia de oficiales, o por una persona, o por las tradiciones, costumbres y leyes religiosas.

      Cada asamblea del Señor Jesucristo debe ser libre para buscar y encontrar la voluntad de Dios como está revelada en las Escrituras.

      Por unos 1,500 años la hierocracia de la "Iglesia Romana" ha tratado de poner todas las "asambleas cristianas" bajo de su dominio, pero, gracias a Dios, podemos encontrar en cada siglo que había y todavía hay asambleas disidentes (no conformistas) y aunque son llamadas, por la "iglesia" heréticos y cismáticos, ellas han declarado su independencia del dominio de Roma y el Papa.

      Alrededor del año 1520 la "Iglesia Luterana" fue establecida por unos que habían salido de Roma.  Por siglos los "no conformistas" han sido perseguidos por la "Iglesia Romana" y una vez que la "Iglesia Luterana" fue establecida, ella también comenzó a perseguir a los "no conformistas".

      En aquel tiempo los "no conformistas" fueron llamados "anabaptistas" (a bautizar otra vez) porque habían rechazado el "bautismo" de los "católicos" y los "luteranos".

      En el año de 1534 el Rey de Inglaterra se separó de la "iglesia romana" y principió su propia "iglesia" bajo su control.  Fue conocida como "La Episcopal" (siendo gobernada por obispos o EPISKOPOS).  Más tarde, de aquella "iglesia" salieron gentes que son conocidas hoy como los "congregacionalistas", "puritanos", "cuáqueros" y los "metodistas".

      Pero, desde el principio las asambleas fundadas por el Señor Jesucristo durante Su ministerio terrenal (muchas son conocidas como "Bautistas No Conformistas") siempre han rechazado cualquier unión entre la asamblea y el gobierno civil, o el estado.

      Nosotros, los no conformistas, nunca hemos formado una hierocracia, siempre hemos sido libres de cualquier hombre u organización de hombre.  Cada asamblea Bautista No Conformista es una "ley" para sí misma, es dirigida por el Nuevo Testamento, pero cooperando con otras asambleas de los mismos convencimientos para llevar a cabo la obra misionera alrededor del mundo.

      Los libros de historia muestran que las asambleas fundadas por el Señor Jesucristo siempre han tenido sus raíces profundas en el suelo de la libertad.

      Juan el Sumergidor, quien preparó un pueblo para formar a los miembros de la primera EKKLESÍA de Jesucristo, declaró su independencia de la gente religiosa (los judíos) rechazando a los Fariseos y a los Escribas, véase Mateo 3:7, 8.  La primera asamblea fue librada de las muchas reglas hechas por hombres, Mateo 12:1-8; 15:1-6.

      Para mostrar su libertad, los primeros "enviados" (misioneros) fueron librados de la necesidad de llevar fondos para la obra, dependiendo cien por cien en Dios, Mateo 10:9, 10.

      La Cabeza de la asamblea dejó una regla clara en Mateo 22:21 ("César = el gobierno civil), pero cada creyente está bajo la obligación de ser obediente a su propio gobierno para mantener la ley y el orden civil, Romanos 13:1-7.

      Muchos factores entran en lo que es correcto o en lo que es incorrecto en la vida de una asamblea.  A veces es difícil mostrar una línea de deslinde, véase Marcos 9:38-41.

      Hemos visto que Jesucristo comió con los "publicanos" y los "pecadores" sin ningún compromiso, Lucas 15:2.  Hoy, podemos hacer lo mismo pero hay que tener cuidado de no tomar la actitud de un "hermano mayor", como en Lucas 15:25-32, rechazando el amor mostrado a su hermano el pecador.

      Pablo, en Filipenses 1:15-19 dijo que no es la voluntad de Dios predicar "....por contención..." pero, sin embargo, las Buenas Nuevas siguen saliendo por muchas partes del mundo.

      Por eso, una asamblea del Señor Jesucristo debe tener:

1. Libertad de prejuicio, Lucas 10:25-27.  El trato del Señor con aquella mujer en Juan 4:6-28 no mostró prejuicio.

2. Libertad de superstición.  En Lucas 13:1-5 Jesucristo enseñó que no todos los que sufren calamidades son la causa de tal cosa.  Tenemos que tener compasión de cada persona que sufre en este mundo.

3. Libertad de las "tradiciones".  La mujer de Samaria habló de "...este monte...", (Juan 4:20) como el único lugar de adoración a Dios.  Jesucristo le enseñó que siendo que Dios es Espíritu, Él puede ser adorado en cualquier lugar, Juan 4:20-24.

4. Libertad de incertidumbre.  Jesucristo enseñó Sus discípulos la certidumbre de salvación, Juan 5:24, etc.

5. Libertad del temor de la muerte.  Véase Juan 12:32; 20:20.

Conclusión: La primera asamblea tuvo       libertad del partidismo, lo cual apareció más tarde en Corinto, 1 Corintios 1:11, 12; 11;18 o en Galacia, Gálatas 3:1-5; 5:1-4; o en Colosas, Colosenses 2:8-10, 18, 19; o en Tesalónica, 2 Tesalonicenses 2:1-12.  Todo esto indica que el diablo atacó, casi inmediatamente a todas de las asambleas para arruinar sus testimonios.  Hermano, ¡Ten cuidado!  El diablo todavía vive.   (Continuará)

 

La Doctrinas de la Salvación

(Bancroft, Publicación Portavoz)

INTRO: La salvación es un término amplio... hay salvación del pasado, en el presente, y para el futuro.  O hay de la pena, del poder y de la presencia del pecado.  Hay salvación del espíritu (vigor natural) en la regeneración, del alma en la santificación, y del cuerpo en la glorificación.

I. Regeneración.  Esto es inseparable del arrepentimiento delante de Dios y de la fe hacia nuestro Señor Jesucristo. Esta es la razón por la cual se representa a la regeneración en una conexión tan íntima con el arrepentimiento y la fe.

1. Su importancia:

(1) Relación estratégica mantenida con la familia de Dios, Juan 1:12.

(2) Relación estratégica mantenida con el reino de Dios, Juan 3:3-5.

2. El significado de la regeneración:

(1) Sus aspectos negativos:

  A. No es el "bautismo"; no está identificada con él ni es el resultado del mismo, 1 Corintios 4:15.  Véase 1 Corintios 1:14; Hechos 8:13, 14, 18-23; 10:44-48; 11:12-14.    

  (A) Es que la regeneración no se produce a través del acto del bautismo, veas Hechos 2:38; Romanos 6:3, 4; Colosenses 2:12; 1 Pedro 3:21.

B. No es una reforma, Juan 3:3-6.

(2) Sus aspectos positivos:

  A. Una regeneración espiritual, 2 Pedro 1:4.  cp. Juan 1:13; Santiago 1:18; 1 Pedro 1:23; 1 Juan 3:9; 4:7.

  B. Una vivificación o resurrección espiritual, Efesios 2:1, 5, 6.  cp. Juan 5:21, 25.

  C. Un traslado espiritual, Colosenses 1:13.  cp. Juan 5:24; 1 Juan 3:14.

  D. Una creación espiritual, Efesios 2:10.  cp. Gálatas 6:15; 2 Corintios 5:17.

3. La necesidad de la regeneración:

(1) La incapacidad del que pertenece a un reino para entrar en el otro sin auxilio, Juan 3:3-7.  cp. Gálatas 6:15.

(2) La condición de muerte espiritual del hombre, Efesios 2:1; 1 Corintios 2:14; 1 Timoteo 5:6.

(3) La falta de una naturaleza espiritual santa en el hombre y la perversidad de su naturaleza adámica, Jeremías 13:23.  cp. Jeremías 17:9, 10; Juan 3:6; Romanos 7:18; 8:7, 8.

4. El modo en que se produce la regeneración:

(1) Por el lado divino, un acto de poder soberano, Santiago 1:18.  cp. Juan 1:13; 3:5; Tito 3:5.

(2) Por el lado humano: un doble acto de fe dependiente:

  A. La Palabra escrita recibida y creída, Santiago 1:18. cp. Hechos 2:41; 1 Corintios 4:15; 1 Pedro 1:23.

  B. La palabra viva creída y recibida, Juan 1:1, 12. cp. Gálatas 3:26; 1 Juan 5:1.

5. Los resultados de la regeneración:

(1) Un cambio radical en la vida y la experiencia, 2 Corintios 5:17.  La regeneración no es gradual sino inmediata.

(2) Filiación con Dios, Juan 1:12.  cp. Gálatas 3:26.

(3) La morada del Espíritu Santo, 1 Corintios 3:16.  cp. Romanos 8:9-11; 1 Corintios 6:19.

(4) Librados de la esfera y esclavitud de la carne, Romanos 8:2, 9.

(5) Una fe viva en Jesucristo, 1 Juan 5:1.

(6) Victoria sobre el mundo, 1 Juan 5:4. cp. 1 Juan 2:15-17.

(7) Fin del pecado como una práctica de vida, 1 Juan 3:4, 9.

(8) Establecimiento de la justicia como una práctica de vida, 1 Juan 2:29.

(9) Amor cristiano, 1 Juan 3:14.  (Estos estudios continuarán)

 

Recompensas

LECTURA: 1 Corintios 3:1-15

INTRO: Hay una gran diferencia entre la doctrina de la salvación del alma del infierno y la doctrina de las recompensas dadas a los salvos en el futuro cuando aparezcan ante el Señor Jesucristo en aquel "tribunal", 2 Corintios 5:10.  Hay que recordar que la salvación es un "don" de Dios, no es por obras, Efesios 2:8, 9.  Uno recibe la salvación por fe en la obra final de Jesucristo en la cruz, Juan 3:36.  Las recompensas o premios o galardones serán repartidos en el futuro según las obras que el creyente haya hecho durante su vida cristiana, Mateo 16:27.

I. En la lectura encontramos la enseñanza clara de las recompensas, 1 Corintios 3:8-15:

1. Cada creyente será recompensado, "...conforme a su propio labor....".

2. "...somos colaboradores de Dios..."  no para obtener la salvación siendo que ya la tenemos.

3. Siendo que nuestro cimiento, base, fundamento está en Cristo Jesús, no podemos edificar sobre otro.

4. El creyente tiene una selección de dos clases de materiales para usar durante su vida cristiana:

(1) Oro, plata y piedras preciosas...cosas durables.

(2) Madera, heno u hojarasca... no durables.

5. Los creyentes que no edifican sobre lo que es durable no recibirán recompensas... salvación sí, recompensas no.

6. Las "obras" de madera, heno u hojarasca serán destruidas (las obras, no el creyente) en aquel día del Tribunal, 1 Corintios 3:15.

(1) Muchos creyentes tendrán vergüenza en aquel día, 1 Juan 2:28.

(2) Las recompensas son llamadas "coronas".  Son ganadas por vivir la vida cristiana y serán entregadas al Señor Jesucristo según Apocalipsis 4:8-11.

II. Hay cinco coronas mencionadas en el N. T.:

1. La corona de vida, Santiago 1:12; Apo. 2:10.

(1) Puede ser llamada "la corona de amor...el amor mostrado a Jesucristo".

(2) Mirando los textos encontramos que el creyente puede hallar fuerza para vencer las tentaciones durante esta vida y aprender como aguantar las pruebas por medio de su amor a Jesucristo.  Debemos dejar el amor del Señor a controlar nuestra vida, Romanos 5:3-6, véase 1 Corintios 13.

(3) No todos de los creyentes han de recibir esta corona de vida porque será dada a los fieles, Apo. 2:10.

(4) Para recibir tal corona tiene que amar a Jesucristo más que su propia vida, Marcos 8:35.

(5) Aquella corona será dada a aquellos creyentes quienes viven sus vidas para Jesucristo, quienes han aguantado las tentaciones en el poder del amor de Dios, 1 Corintios 10:13.

II. La corona incorruptible, 1 Corintios 9:24.  Pablo usó los "juegos griegos" para ilustrar la carrera espiritual de cada creyente.  Los participantes corren para ganar una "corona corruptible", pero los creyentes corren para ganar "una corona incorruptible".  Nadie podía correr o participar en aquellos juegos sin ser un ciudadano griego, nacido de padres griegos.  Es igual con el creyente.  Los incrédulos no pueden participar, véase Juan 3:3.

      Como el atleta tiene que negar a sí mismo muchas de las satisfacciones de su cuerpo, así el creyente tiene que decir: "...pongo mi cuerpo bajo disciplina y lo hago obedecer..." o será descalificado.  Esto no habla de la perdida de la salvación, sino perdiendo la oportunidad de ganar una corona.

      Los juegos griegos tenían reglas rígidas.  Es igual con nosotros siendo que el N.T. contiene "reglas":

1. Tiene que negarse cualquiera cosa que ha de impedirle, Hebreos 12:1.

2. Tiene que poner sus ojos en Jesucristo, no a la izquierda ni la derecha, Hebreos 12:2.

3. Tiene que encontrar su fuerza en Jesucristo, no en las cosas del mundo, Efesios 6:10-18.

4. Tiene que poner su "todo" en las manos del Señor, Romanos 12:1, 2.

(1) Hermanos, ¡No sean espectadores espirituales en esta vida tan breve!  ¡Entra la carrera y corre con la idea de ganar aquella "Corona Incorruptible"!

III. La Corona de Regocijo, 1 Tesalonicenses 2:19, 20.  "Corona de orgullo", "Corona en que nos gloriaremos",  "Corona de que me gloriaré".

1. Aquella corona de "regocijo" o de "orgullo" será dada a los que han sido fieles testificando a los perdidos.

2. La obra más importante que usted puede hacer durante su vida cristiana es atraer a otras personas a conocer a Jesucristo como su Salvador.

3. Las Escrituras hablan acerca de nuestra responsabilidad de testificar a todo el mundo:

(1) Es mandado, Lucas 24:46, 47.

(2) Uno es llamado "sabio" si hace tal obra, Proverbios 11:30 ("gana" = traer, o llevar)

(3) El Señor habló del gozo en el cielo cuando un pecador se arrepiente y lo recibe a Él como Salvador, Lucas 15:10.

(4) Daniel apuntó que los que "...enseñaron a muchos la justicia (salvación) resplandor....como las estrellas a perpetua eternidad", Daniel 12:3.

4. Cómo debemos testificar:

(1) Con nuestra vida.  Vive para que otros puedan ver a Jesucristo en su vida, 2 Corintios 3:2; Gálatas 2:20.

(2) Con nuestra boca, confiando que el Espíritu Santo ha de darle un testimonio fuerte, Hechos 1:8.

(3) Con tu dinero, para que otros puedan predicar las "Buenas Nuevas" en todas partes del mundo, Filipenses 4:15-17; 2 Corintios 9:6.

5. Dios nos ha prometido que nuestra obra de testificar no será en vano, 1 Corintios 15:58; Juan 5:36.

IV. La Corona de Justicia, 2 Timoteo 4:5-8.  La justicia de Dios es Jesucristo.  Como consecuencia de la caída el hombre está corrompido y carece de la justificación, véase Romanos 3:23, y es incapaz  de la justificación por sí mismo, Romanos 3:19, 20.  Pero mediante la obra de Jesucristo el hombre es declarado justo por fe, por medio de la justicia imputada de Jesucristo, 2 Corintios 5:21.

1. En el acto de salvación el hombre adquiere ese atributo en su carácter y conducta, 1 Juan 1:7-9.

2. Pero la "Corona de Justicia" será una recompensa y no debe ser confundida con la "justicia de Dios" la cual el creyente recibe en el momento  de la salvación.  Esta justicia es un don de Dios para ser aceptado.  Mientras la "Corona de Justicia" será una recompensa para ser ganada.

3. Si el creyente está mirando, esperando  el regreso del Señor y ama la doctrina de la Segunda Venida, esto afectará su vida total. Mira el impacto dinámico de esta verdad en la vida de Pablo: 2 Timoteo 4:7:

(1) "...he peleado la buena batalla...". Durante su vida cristiana Pablo luchó una batalla espiritual y siempre la ganó.  Nunca perdió la batalla contra los enemigos de Dios, Efesios 6:10-12.

(2) "...he acabado la carrera...".  Pablo tuvo un trayecto para seguir y no se desvió de los lugares duros y nunca miró atrás, Lucas 9:61, 62.  Véase Filipenses 1:6.

(3) "...he guardado la fe...". Él predicó el consejo entero de Dios, explicando con detalles cada doctrina, Hechos 20:26, 27.  Él estaba anticipando aquel "Tribunal de Cristo", 2 Corintios 5:10, donde él había de ganar la "Corona de Justicia" con todos aquellos que aman la Venida del Señor, 2 Timoteo 4:8.

V. La Corona de Gloria, 1 Pedro 5:4.  Esta será una recompensa especial para los pastores fieles, quienes sean obedientes a su llamamiento de Dios.  Tales pastores recibirán esta recompensa cuando el "Príncipe" de los pastores venga.

1. Aquella corona es eterna, o sea "inmarchitable".

2. Todos de los creyentes pueden compartir aquella corona, dada a los pastores fieles, por medio de su sostén dado, sus oraciones y sus palabras de animación, Mateo 10:41.

3. Hay requisitos al pastor para ganar tal "premio":

(1) Tiene que alimentar la asamblea de las Escrituras, proclamando la verdad sin temor, ni favor, 2 Timoteo 4:2-5.

(2) Tiene que tomar la vigilancia espiritual de la asamblea.  Él es responsable ante Dios por los mensajes.  Nunca debe predicar para agradar a la congregación, Gálatas 1:10.

(3) Tiene que ser un ejemplo.  No debe servir solamente para ganar un salario, aunque la asamblea es responsable de mantener a su pastor, 1 Timoteo 5:17, 18.  Debe ser un líder espiritual y no un dictador.  Tiene que andar con Dios por fe descansando en aquella promesa "...y al aparecer el Príncipe de los pastores, recibiréis la inmarchitable corona de vida...."   (Estos estudios continuarán)

 

Unos Distintivos De Los Bautistas No Conformistas, I, adoptado de un libro escrito por L. M. Branch

TEMA: La Fe

LECTURA: Hebreos 11:1-6

TEXTO: Hebreos 11:1

INTRO: Los Bautistas (mejor "los Sumergistas") No Conformistas tienen un poder de fe.  Desde el principio de la asamblea de Jesucristo nunca hemos dependido en obras, en hombre, en denominaciones, ni en credos.

      Al ser creyente fiel en Jesucristo uno tiene que creer, por fe, en el Dios de la Creación, siendo que Él es invisible.  Aquella fe no es la fe que salva a su alma del infierno sino es una creencia o un convencimiento.  Pero aquella fe en que Dios es el Creador es buena para experimentar una relación personal con Su Hijo, Jesucristo, Hebreos 11:6.

I. La palabra "fe" debe ser entendida en su uso.  Además de la explicación dada en Hebreos 11:1 hay tres otros ejemplos:

1. Hay una fe personal, que es un don de Dios, que viene por Su gracia, y es hecha por la obra del Espíritu Santo, Efesios 2:8, 9.

(1) La salvación de su alma del infierno viene por la fe una vez que el pecador se ha arrepentido de sus pecados, y aquel "don" de arrepentimiento es de Dios, Hechos 20:21.

(2) Aquella fe no depende de obras, Efesios 2:9; 2 Timoteo 1:9; Tito 3:5; Romanos 11:6.

(3) La fe que produce salvación es una fe personal (no de sus padres, etc.) o no es de la gracia de Dios, Romanos 4:16.

(4) La fe personal es una experiencia de la gracia de Dios que actúa en el corazón del pecador cuando se arrepiente y recibe a Jesucristo como su Salvador, Efesios 1:13; Gálatas 2:16; 1 Pedro 1:8, 9.

2. Hay una fe por parte del pecador cuando invita a Jesucristo a ser el Señor (Dueño) de su vida y de todas de las cosas en su vida.

(1) Aquella fe puede ser aumentada, desarrollada reforzada, Lucas 17:5; 2 Corintios 10:14, 15.

(2) Nótese la fe de Abraham, Romanos 4:19, 20.  El creyente puede tener una fe débil o fuerte.

(3) Tal fe es de acción o experiencia, Juan 11:11-15.

  A. La experiencia enseña fe, como en el caso de la resurrección de Lázaro.  Los discípulos, ya salvos, tuvieron que aprender más del asunto de la fe.

(4) La fe del creyente puede abundar y aumentar por hacer lo que uno cree que es la verdad, 1 Tesalonicenses 3:12; Santiago 1:22.

3. Luego hay el sistema de doctrina en el N.T. conocido como "la fe".

(1) Cuando leemos en las Escrituras el término "la fe", esto quiere decir que existe una unidad de doctrina completa y que estas doctrinas están en armonía completa con todas las demás revelaciones mencionadas, Efesios 4:4-6.

(2) El creyente es mandado en Judas 3 "...que contendáis eficazmente por la fe...."

(3) Hoy hay tantas doctrinas falsas que me pregunto: ¿Hay alguien que está contendiendo por la fe verdadera?  ¡Esta debe ser la obra de cada asamblea de Bautistas No Conformistas!

(4) Jesucristo habló de "...Mi fe...", Apo. 2:13 (hablando del sistema de doctrina en el N.T.)

(5) Por medio de "la fe" las asambleas bíblicas están establecidas, Hechos 16:5.

(6) Cuando los nuevos conversos están enseñando "la fe", crecerán en su vida espiritual, 2 Pedro 3:18.  Véase Hebreos 6:1.

(7) El creyente nuevo debe ser enseñado en el propósito del acto de inmersión inmediatamente a la luz de las Escrituras, y no por la "tradición" de una "iglesia".

(8) Debe aprender la verdad acerca de la EKKLESÍA que Jesucristo fundó durante Su ministerio terrenal, su propósito, su misión, y su destino.  Así los creyentes van a estar establecidos en "la fe" correcta.  La razón de que muchos nuevos creyentes salen después de unos meses es porque no han recibido la "doctrina correcta" para ver el error de los falsos.

(9) "La fe" es algo que uno debe seguir toda su vida sabiendo que habrá recompenses dadas a los que vencen doctrinas falsas, Colosenses 1:23; 2 Timoteo 4:6-8.

Conclusión:  Cuando el pecador se ha arrepentido y ha recibido a Jesucristo como su Salvador, muestra una fe personal, es decir, una fe de corazón, muestra que la obra final de Jesucristo es el objeto de fe, porque él ha obtenido vida eterna y no puede perderse, Juan 3:18; 5:24; 1 Juan 5:11-13.  Después de ser salvo, el creyente tiene que crecer en "la fe" y esta es la obra del pastor y de los otros miembros, Hechos 2:41, 42.

      Debe ser enseñado: la seguridad de la salvación; la razón para ser sumergido por la autoridad de la asamblea; porque debe ser un miembro de una asamblea que sea fiel a las enseñanzas de Jesucristo y los apóstoles; el significado de la Cena del Señor, y la necesidad de comenzar una vida de oración.  (Estas lecciones siguen)

 

Unos Distintivos De Los B.N.C. II

TEMA: Trazando Rectamente La Palabra De Verdad

TEXTO: 2 Timoteo 2:15.

INTRO: Pablo, dirigido por inspiración divina, escribió esta epístola a su discípulo Timoteo y le instruyó tres cosas:

I. La importancia de trazar (dividir, cortar) rectamente, correctamente la Palabra de Dios.  Por faltar en esto tenemos hoy en día toda la confusión de los "pentecostales", los "mormones", los "adventistas del séptimo día", los así llamados "Testigos de Jehová", etc. etc.

1. Es un error común  pensar que cada texto en las Escrituras puede ser aplicado a sí mismo personalmente.  Jesucristo instruyó a Sus discípulos "...considerad lo que oís...", Marcos 4:24; y "...mirad, pues, cómo oís..." Lucas 8:18.  Por ejemplo:

(1) Las instrucciones dadas a Abraham en Génesis 22:1, 2 fueron dadas a él, no a todo el mundo.

(2) Las instrucciones en Éxodo 30:37, 38 fueron dadas a la nación de Israel, no son para nosotros hoy en día.

(3) El contenido de los vs. 6-12 en Job uno son una plática entre Dios y Satanás, no con seres humanos.

(4) Las instrucciones dadas en Juan 14:26 y 16:13 fueron dadas a los apóstoles.  Nosotros hoy no podemos "...saber las cosas que han de venir...".

2. Es importante trazar correctamente las Escrituras porque son la única revelación del Creador a la raza humana, Mateo 24: 35.

3. También porque son una obra inspirada por el Espíritu Santo y si no son interpretadas correctamente causa gran confusión como vemos en casi todas las "iglesias", 2 Pedro 3:15, 16.

II. Es fácil  trazar correctamente las Escrituras del Antiguo Testamento porque contienen divisiones claras:

1.  Jesucristo las dio: La Ley, Los Profetas; y Los Salmos, Lucas 24:44.

(1) Claro que la Ley (los primer cinco Libros) y los Libros de los Profetas han servido para su propósito; Mateo 5:17, 18; Lucas 16:16; Romanos 10:4; Col. 2:13, 14.

(2) Pero todavía usamos los Salmos hoy en las asambleas, Efesios 5:19; Colosenses 3:16.

2. La Ley fue dada para los judíos (Génesis a Deuteronomio) y los Libros de los Profetas para guiarlos al conocimiento del Mesías que había de venir, Génesis 3:15; Juan 1:6-11; Hech 3:12-18; 10:42, 43; 26:21-23.

3. La EKKLESÍA que Jesucristo fundó durante Su ministerio terrenal tiene, como guía de instrucción, los 27 Libros del N. T., Juan 12:48 y contiene tres divisiones:

(1) Cinco Libros de historia, que cuentan el nacimiento, la vida, el ministerio, la muerte, la resurrección y la ascensión de Jesucristo.

(2) Los Libros doctrinales, Romanos a Judas.

(3) El Libro de Profecía, Apocalipsis.

III. ¿Cuál es el propósito de trazar correctamente las Escrituras?

1. Para que el predicador no tuviere vergüenza, deshonor, humillación, oprobio, turbación de ánimo causado por una falta cometida, 2 Timoteo 2:15.

2. Es decir, que el predicador debe estudiar, aprender y conocer bastante las Escrituras.

3. Para que él fuere libre de herejía, de doctrina falsa, de conceptos erróneos, Juan 15:3; Salmo 119:1-8.

4. Para que él fuere libre de deudas, temores y de ignorancia, Juan 8:31, 32.

5. Él ha de ser sólido en "la fe" (el conjunto de doctrinas correctas); tiene que aprender como a "trazar, dividir" correctamente las Escrituras, Tito 2:1-8.

Conclusión:  Para hacer la división correcta de las Escrituras, él tiene que probar todo lo que ve, oye, piensa y cree, Hechos 17:10, 11.  (Sigue)

 

Distintivos de los B.N.C., III

TEMA: La Llave Para Dividir Bien Las Escrituras

INTRO: Hermano, aquí está una lección que usted tiene que aprender bien si ha de entender las Escrituras y ser preparado a combatir contra todas estas enseñanzas falsas en su derredor.  La razón porque hay tantas  "iglesias" falsas es porque sus fundadores no entendieron las Escrituras.  Por eso usted y yo tenemos la gran responsabilidad de enseñar bien la verdad porque, un día, tenemos que dar cuenta al Señor Jesucristo, 2 Corintios 5:10.

      La llave de la interpretación consiste en el uso de cinco palabras que usted tiene que usar cuando está estudiando la Palabra: ¿Quién está hablando?  ¿A quién está hablando? ¿Cuándo fue usado el pasaje?  ¿De que está hablando el pasaje? y ¿Por qué dicen así las Escrituras?

I. ¿Quién está hablando?  No hay manera de entender el texto sin saber esto.

1. Puede ser Dios, de Sí mismo, Isaías 8:1, 5, 11; Mateo 3:17.

2. Puede ser Satanás, Génesis 3:4, 5; Job 1:9-11; Lucas 4:3, 6, 9.

3. Puede ser Jesucristo, Mateo 11:25-30; 14:16, 18.

4. O uno de los apóstoles.

5. O un enemigo  de Dios, Juan 7:20.

II. ¿A quién está hablando el texto?

1. En el A.T. Dios habló directamente a ciertas personas, Génesis 2:16, 17.

2. Con frecuencia Dios habló a la nación de Israel por medio de Sus profetas, Isaías 1:10.

3. A veces Dios habló a todo el mundo, Isaías 45:22.

4. A veces habló a una nación, Levítico 11:7.

5. A veces habló a una asamblea, 1 Tesalonicenses 1:1.

III. ¿Cuál es el mensaje?

1. Puede ser asunto de salvación personal, Juan 3:14.18.

2. Puede ser asunto de salvación nacional, Romanos 11:26, 27.

3. Puede ser algo en relación entre Jesucristo y Su asamblea, Efesios 5:22-32.

4. Puede ser instrucción a una asamblea como en 1 Corintios 11:17-34.

5. Puede ser información sobre la resurrección, 1 Corintios 15:42-53.

IV. ¿Cuándo estaba hablando el autor?  ¿En qué periodo, edad, o tiempo?

1. ¿Durante el tiempo cuando Dios estaba tratando con la nación de Israel?

2. ¿Durante el tiempo cuando Jesucristo anduvo sobre esta tierra?

3. ¿Durante el ministerio de los apóstoles después de la ascensión de Jesucristo?

4. ¿Durante el tiempo de transición, como en el Libro de los Hechos?  (Nunca debe enseñar doctrina usando el Libro de Los Hechos porque todo estaba siendo cambiado)

5. ¿Durante el tiempo cuando las asambleas estaban recibiendo instrucciones por las Epístolas?

(1) Casi todo error en la predicación es debido a que el predicador no ha hecho caso de esto.

V. ¿Por qué el orador habló en tal forma?

1. ¿Por qué Dios no permitió a Moisés entrar en la Tierra de la Promesa?, Números 20:7-11; Deut. 1:37; 3:23-27.

2. ¿Cuál fue el propósito de las señales durante el ministerio terrenal de Jesucristo?  Juan 20:30, 32; Hebreos 2:1-4.

3. ¿Cuál fue el propósito básico del mandato dado en Mateo 28:19, 20?

4. ¿Por qué él que escribió A Los Hebreos dijo: "...no dejando de congregarnos...", Hebreos 10:25.

5. ¿Por qué Dios escribió Apocalipsis 20:11-15?

 

Distintivos de los B.N.C. IV

TEMA: El Plan de Dios Para el Origen de Su EKKLESÍA

INTRO: Dios es un Dios de orden, Hechos 15:18.  El plan para comenzar Su EKKLESÍA fue lo más importante siendo que aquel plan estaba en Su mente desde el principio de la eternidad.

      Tenemos que entender bien la palabra griega que Jesucristo usó....EKKLESÍA, que viene de dos palabras: EK = "afuera de" y KALEO = "llamar con propósito".  Por eso EKKLESÍA quiere decir: “gente llamada de sus lugares para reunir con un propósito".  No debe usar la palabra "iglesia" siendo que no es una traducción, es una transliteración.  Esta es la razón por la cual en esta publicación usamos "asamblea".

      El griego EKKLESÍA se usa de tres maneras en el N.T.:

(1) Grupo de ciudadanos reunidos, Hechos 19:35-40 (A.V.: "asamblea y concurrencia"; V. 1960: "asamblea y asamblea"; V. Actualizada: "asamblea y concurrencia".

(2) Hablando de la nación de Israel en el desierto, Hechos 7:38, "congregación".

(3) El pueblo de creyentes reunidos como en 1 Tesalonicenses 1:1 y muchos otros lugares.

I.  El plan de Dios para el material a ser usado en una EKKLESÍA fue profetizado:

1. Isaías habló del ministerio de Juan el Sumergidor, Isaías 40:3.

2. Malaquías habló del ministerio de Juan en 3:1; 4:5, 6.

3. Jesucristo explicó a Sus discípulos que aquel plan del A.T. estaba en marcha por mucho tiempo, Mateo 17:10-13.

II. El plan de Dios para la piedra angular de Su EKKLESÍA fue profetizado:

1. En Isaías 28:16.

2. Pedro, después de muchos siglos, lo explicó en aquel texto en 1 Pedro 2:2-8. 

3. Luego Pablo afirmó aquella verdad en 1 Corintios 3:11; 10:4; Efesios 2:19, 20.

4. Jesucristo habló de aquella piedra en Mateo 16:18, que Pedro fue una piedra chica (PETROS) y que Él (Jesucristo) es la Piedra Angular (PETRA).

(1) Aquella Piedra es el cimiento, Isaías 28:16.

(2) Aquella Piedra ha de ser "probada" (no tentada), Hebreos 4:15

(3) Aquella Piedra es "preciosa", 1 Pedro 1:18, 19.

III. Aquellas profecías cumplidas nos muestran que el plan de Dios fue llevado a cabo completamente cuando Jesucristo estableció Su EKKLESÍA durante Su ministerio terrenal.  Nótense algunas de las profecías cumplidas:

1. Que el Pastor había de ser traicionado por un "amigo", Salmo 41:9 con Juan 13:18.

2. Que Jesucristo había de ser traicionado por treinta piezas de plata, Zacarías 11:12 con Mateo 26:14, 15.

3. Que el Pastor había de ser golpeado y el rebaño esparcido, Zacarías 13:7 con Mateo 26:31.  (Estos estudios continuarán)

 

La Inmersión de Juan

(Tomado de una obra por J. Candeas)

      Un error sobre el "bautismo", que se enseña desde muy temprano en la Historia de la Asamblea Cristiana, es el de la "regeneración bautismal"....que el agua del "bautismo" limpia el pecado del "bautizado", lo regenera y lo hace "cristiano".  Si esta persona muere al acabar el "bautismo" sube al cielo.  Este error mayúsculo, que cae en blasfemia, es una crasa herejía de la "iglesia" papista, aunque también otras sectas sustentan el mismo error.

      La Biblia dice con claridad que solamente la Sangre de Jesucristo limpia el pecado a toda persona que, arrepentida, acude a Él directamente confesando sus pecados y pidiéndole perdón, 1 Juan 1:5-10.

      Los "mormones", entre todas sus enseñanzas de locura, también ofrecen el "bautismo" a los que ya están muertos, "bautizándose" los muertos espirituales aquí en la tierra por ellos.  El estado de los muertos allende no puede ser cambiado por ninguna ceremonia payasa aquende.

      Las personas se empecinan en creer que las ceremonias religiosas pueden producirles bienes espirituales eternos y están en el mayor de los errores.  Ninguna ceremonia, ningún rito, ninguna obra puede quitar la más leve mancha de nuestras almas.

      Llamo su atención a la auto llamada "iglesia de Cristo", vulgarmente conocida como "campbelita" (de su fundador José Campbell).  Sus líderes son muy sutiles hablando y escribiendo y aunque ellos niegan enseñar que el remojón que practican limpia el pecado, la verdad es que cualquiera que los oye aprende que enseñan casi lo mismo que la "iglesia" papista en cuanto a la salvación por obras y la limpieza del pecado sujeta al "bautismo".

      En uno de sus folletos dice: "El bautismo es necesario para recibir la salvación...." y usan Marcos 16:16; 1 Pedro 3:21.  Luego: "El bautismo es el acto en que Dios nos concede perdón de pecados" y usan Hechos 2:38; 22:6; 1 Pedro 3:21.  Oye, los versículos en que ellos apoyan estas herejías no dicen nada de los que ellos enseñan.  (Fin)

 

Como Vivir La Vida Cristiana

LECTURA: 2 Pedro 1:1-11

INTRO: La vida cristiana no es algo que surja espontáneamente.  No hay privilegio mayor que el de conocer a Jesucristo personalmente, de andar con Él día tras día, y experimentar Su poder en su vida.  Pero....

(1) No intente vivir la "vida cristiana" si usted no ha recibido personalmente a Jesucristo.

(2) No trates de vivir la "vida cristiana" simplemente haciendo un peregrinaje semanal a una reunión cristiana.

(3) No trates de vivir la "vida cristiana" apoyándote sólo en tu capacidad de guardar las "reglas" dadas en tal institución.

(4) No trates de vivir la "vida cristiana" simplemente haciendo "el bien".

      Las instrucciones de como vivir la "vida cristiana" se encuentran en las Epístolas de Pedro.  En 2 Pedro 1:1-4 aprendemos que Jesucristo no espera de nosotros que vivamos por medio de nuestro propio poder o conocimiento.  En las referencias que siguen podemos ver la parte de Dios en el vivir la "vida cristiana"  porque hay que vivir tal vida en Su poder y en Sus promesas, porque Dios:

(1) Es un portavoz para que nos escriba en Su Nombre, versículo 1.

(2) Es el Salvador para rescatarnos, v. 1.

(3) Nos da la capacidad de confiar en Él, v. 2

(4) Nos da la oportunidad de conocerle, v. 2.

(5) Él es un Señor para conducirnos, v. 2.

(6) Él es una fuente de ayuda y paz inmerecida, v. 2.

(7) Él es una fuente de conocimiento, v. 3.

(8) Él es la fuente de poder, v. 3.

(9) Él nos da una invitación a la excelencia, v. 3.

(10) Nos da una serie de promesas de gran precio, v. 4.

(11) Nos da un camino para experimentar personalmente a Dios, v. 4.

(12) Nos ha rescatado de la corrupción, v. 4.

      Luego encontramos nuestra parte: la fe y la diligencia.  La fe es la confianza, la plena seguridad en las promesas de Dios.  La diligencia es el esfuerzo para llevar a cabo nuestra parte.  Por eso cuando tenemos confianza más esfuerzo, esto quiere decir que uno tiene "éxito" en su vida cristiana.

      Hermano, mantén esto en su mente: Los siete pasos que siguen del Libro de Pedro están basados en la fe, en la confianza en Dios el Padre.  Pero, esta confianza no es suficiente en sí misma.  Entra en actividad sólo cuando va combinada con la diligencia.  Y la diligencia es inadecuada por sí misma... tiene que ir combinada con la confianza en Dios.

      Así, considere bajo esta luz el pasaje en 2 Ped. 1:5-7:

I. Peldaño primero: La fe diligente precisa de virtud, "...poniendo todo empeño  (persistencia, diligencia) añadid a vuestra fe virtud  (excelencia moral)...", v. 5.

1. El primer paso en una fe diligente es querer dirigirnos en la dirección de lo bueno, Mateo 5:6.  ¿Qué te parece?

(1) ¿Quieres hacer lo que es recto?

(2) ¿Quieres complacer a Dios?

(3) ¿Quieres andar con Dios?

(4) ¿Quieres ser conducido por el Espíritu Santo?

(5) ¿Quieres vencer tus pecados habituales?

(6) ¿Quieres dedicar más tiempo a las Escrituras?

(7) ¿Quieres dedicar más tiempo a la oración?

II. Peldaño segundo.  La virtud necesita el conocimiento,  Una vez que tenemos el deseo de hacer lo que es recto, es necesario saber qué es lo recto, Salmo 1:1, 2.

1. Recuerda, el corazón humano es engañoso.  Si no queremos hacer lo recto, nos engañaremos a nosotros mismos.

2. Debido a estos peligros, asegurémonos de que conocemos las cuestiones esenciales.  Por ejemplo:

(1) Conocer cómo es Dios, Éxodo 34:4-7; Juan 4:24.

(2) Conocer lo que es grato a Dios, Salmo 37:28; 146:8; Juan 14:23; 15:9; 2 Corintios 9:9.

(3) Conocer lo que Dios aborrece, Salmo 5:5; Proverbios 6:16-19; Isaías 61:8.

(4) Conocer quien es Jesucristo, Isaías 9:6; Juan 1:1-14; 8:58; Romanos 1:3, 4; Hebreos 1:1-14; Apo. 1:5, 17, 18.

(5) Conocer lo que Jesucristo ha hecho para ti, Isaías 53:1-12; Mateo 20:28; Juan 10:11; Romanos 4:25; 1 Cor. 15:3, 4; 1 Pedro 1:17-21; 1 Juan 2:2; Apo. 1:5, 6.

(6) Saber quién eres tú en Cristo Jesús, Efesios 1:3-14.

(7) Conocer tus recursos espirituales, 2 Pedro 1:3, 4.

(8) Conocer la importancia de la oración, Filipenses 4:6, 7; Santiago 4:2, 3; 5:16-18.

(9) Conocer la importancia de la comunión (compañerismo) en la asamblea, Hebreos 10:24, 25.

(10) Conocer la importancia de hablar a otros acerca de Jesucristo, Mateo 28:19; Los Hechos 1:8.

III. Peldaño tercero: El conocimiento precisa de dominio propio.  Pedro está metódicamente erigiendo una idea sobre la otra.  El conocimiento está incompleto sin la práctica.  Es un medio para la conducta correcta, y no un fin en sí mismo.

1. Pablo concuerda con esto, 1 Corintios 8:1

2. Santiago también, Santiago 2:17, 20, 26.

3. Jesucristo también, Mateo 7:24-27.

IV. Peldaño cuarto: El dominio propio precisa de paciencia.

1. ¿Por qué la paciencia?

(1) Nos ayuda a terminar lo que hemos comenzado, Filipenses 3:13, 14.

(2) Nos capacita para seguir a Jesucristo, Hebreos 12:2.

(3) Nos capacita para amar, 1 Corintios 13:7.

(4) Nos capacita para probar nuestra fe, Santiago 1:3.

(5) Desarrolla el carácter, Romanos 5:4.

(6) Resulta en la madurez, Santiago 1:4.

(7) Resulta en la promesa de Dios, Hebreos 10:36.

(8) Resulta en la dicha de Dios, Santiago 5:4.

(9) Resulta en la aprobación de Dios, 2 Timoteo 4:7, 8.

2. Otra vez ¿Por qué la paciencia?  Porque en este mundo vamos a encontrarnos con problemas, Juan 16:33.  ¿Qué persona de éxito, productiva, en alguna disciplina de la vida, puede llegar a su meta sin paciencia?

V.  Peldaño quinto: La paciencia precisa de la piedad.  Todo lo que hacemos debería surgir de una perspectiva que tiene Dios en cuenta.  Deberíamos reconocer al Señor en todas las cosas, Colosenses 1:10.  Deberíamos entrenarnos en toda diligencia para poder tener la energía necesaria para la piedad, 1 Timoteo 4:7.

1. Por cuanto Dios es:

(1) Misericordioso, nosotros deberíamos ser misericordiosos, Lucas 6:36.

(2) Amante, nosotros deberíamos ser amantes, 1 Juan 4:7-11.

(3) Santo, deberíamos ser santos, 1 Pedro 1:15, 16.

(4) Veraz, nosotros deberíamos ser veraces, Juan 8:26; 1 Juan 3:18.

(5) Bueno, deberíamos ser buenos, Salmo 34:8, 14.

(6) Paciente, nosotros deberíamos ser pacientes, Romanos 15:5; 1 Timoteo 6:11.

(7) Posee Dominio propio, nosotros deberíamos tener lo mismo, Éxodo 32:9-14; 1 Corintios 9:25.

VI. Peldaño sexto: La piedad necesita afecto fraternal,  Pedro estaba diciendo que la persona piadosa no es una camisa almidonada, un hombre de hojalata sin corazón con la cabeza en las nubes.  Los verdaderamente piadosos entre nosotros son los que se preocupan por sus hermanos en Cristo Jesús, Romanos 12:9-13.

VII. Peldaño séptimo: El amor fraternal precisa del amor.  Más bien se está refiriendo a un amor que depende de los seis peldaños que lo preceden, Juan 13:34, 35; Lucas 6:27-35.

Conclusión: Los resultados, 2 Pedro 1:8-11:

(1) No seremos improductivos en nuestro conocimiento de y relación con Jesucristo, v. 8.

(2) No seremos miopes ni ciegos hasta el punto de perder la vida, lo que Dios ha hecho por nosotros, v. 9.

(3) Por nuestra diligencia y acción demostraremos nuestra fe y la llevaremos a la madurez, v. 10.

(4) No tropezaremos ni nos caeremos por el camino, por lo que respecta a nuestro progreso y peregrinación espiritual, v. 10.

(5) Podemos mirar hacia adelante a una amplia y triunfante entrada al reino eterno de nuestro Señor, v. 11.  (Fin)

El Reino De Los Cielos Es Diferente A La Vida Eterna

(Adaptado de spanishemanna@emanna.com  )

TEXTOS: 1 Corintios 15:24; Apocalipsis 20:4

      Hay un asunto que debemos entender claramente.  Tener vida eterna es diferente a entrar en el reino de los cielos.  Todo aquel que no puede ver la diferencia entre la vida eterna y el reino de los cielos, nunca podrá estar claro con respecto al camino de la salvación y la manera de preservarla.  Hay una diferencia entre los dos.

      La diferencia tiene que ver con el tiempo.  La vida eterna es por la eternidad, pero el reino no lo es.  Cuando vengan los "cielos nuevos y la tierra nueva", el reino de los cielos se acabará.  El reino de los cielos denota el gobierno de Dios.  El período del gobierno de Dios es el período del reino de los cielos.  La soberanía de Dios sobre esta tierra y Su gobierno sobre la tierra serán manifestadas solamente por mil años.

      Hoy el que gobierna la tierra es el diablo, Satanás.  Hoy la política y las autoridades mundanas son de Satanás.  El Señor Jesucristo no gobernará hasta el tiempo del reino de los cielos.  Sin embargo, el período durante el cual la autoridad de los cielos será llevada a cabo será muy corto.  Pablo escribió en 1 Corintios 15:24 que el reino será entregado a Dios el Padre.  Por lo tanto, existe límite de tiempo para el reino.  No obstante, la vida eterna es para siempre.  Todo el que lee 1 Corintios 15 sabe que al comienzo de los cielos nuevos y la tierra nueva, es decir, a la conclusión del milenio del reino terrenal de Jesucristo, el reino será entregado a Dios el Padre.  Por lo tanto, existe una diferencia en tiempo entre la vida eterna y el reino de los cielos.   (Fin)

 

Imputar, imputación
     Imputar es el acto de atribuirle a alguien la bendición, maldición, deuda o pago de otro. El pecado de Adán, como cabeza de la raza humana, es imputado a todo hombre (Rom. 5:12-21). Por esta razón, todos somos culpables ante Dios. Por otra parte, nuestros pecados le fueron imputados a Jesús en la cruz, cuando Él "se hizo pecado" en nuestro favor (2 Cor. 5:21) y cargó con ellos en Su muerte (Isa. 53:4-6). Esta es la base del perdón de nuestros pecados y de nuestra salvación. Cristo es así la cabeza de la nueva humanidad redimida (Rom. 5: 12-21; 2 Cor 5:17-21). Entender el concepto de imputación es fundamental, ya que se encuentra tanto en la base de nuestra condenación en Adán, como de nuestra salvación en Cristo. Nuestros pecados le fueron "cargados" a Jesús. Cuando Él murió, en cierto sentido nuestros pecados, y nuestra deuda pendiente con Dios, fueron cancelados, "murieron" con Él. La justicia que mostró a través de Su perfecta obediencia al Padre, demostrada en su perfecto cumplimiento de la Ley es ahora imputada, "cargada" en nuestro favor (Rom. 10:4, 9-10). En resumen, nuestros pecados le fueron dados (imputados) a Jesús, y Su justicia nos fue dada (imputada) a nosotros. De ninguna otra forma hubiésemos podido ser salvos (Hech. 4:12).

(Propiedad de Matthew Slick)

Inmutabilidad
     Es el atributo de permanecer esencialmente igual en naturaleza, que es propio de Dios. El mismo dijo de Sí en Éxodo 3:14, "Yo SOY el que SOY", dando a entender Su inmutabilidad y soberanía.
Él no cambia, ni puede cambiar Su carácter moral, Su amor, Su santidad, Su misericordia, Su justicia, Su omnipotencia, Su omnisciencia, Su omnipresencia ni ningún otro atributo esencial de Su ser (Sant. 1:17). El mismo atributo es compartido por la Trinidad, Padre (Sant. 1:17), Hijo (Heb. 13:8) y Espíritu Santo,(Heb.9:14).
    
La inmutabilidad no significa que Dios no pueda variar en otros sentidos. La encarnación de Jesús es un ejemplo de cambio (Juan 1:14; Gál. 4:4). Asimismo, la actitud de Dios con respecto a una persona cambia cuando ésta llega a ser un cristiano, ya que en Cristo es quitada la enemistad entre Dios y el hombre (Rom. 5:10).
     Nótese que el mormonismo niega la inmutabilidad de Dios, ya que afirma que Dios no siempre fue lo que ahora es, sino que antes fue un humano de otro planeta que, a través de un proceso evolutivo, llegó a ser Dios. 
(Matthew Slick)

Hay demasiados hipócritas en la Iglesia

La iglesia es un buen lugar para los hipócritas, así como para los mentirosos y ladrones. Es allí donde escucharán la Palabra de Dios y aprenderán que la hipocresía es mala. Para ti, juzgar a quienes están en la Iglesia es condenarte a ti mismo, porque todos somos en una u otra forma hipócritas. Tu juicio sobre la hipocresía me indica que sabes que es mala. ¿No es hipocresía señalar a la Iglesia como llena de hipócritas cuando tú mismo también eres uno?

Se dice que debes ser menor que aquello detrás de lo cual te ocultas. ¿No te estarás escondiendo detrás de la hipocresía de otros para mantenerte fuera de la Iglesia? Debes darte cuenta de que tú eres responsable por ti mismo y que en el día del juicio, Dios no les va a preguntar a otros por ti. Él vendrá a ti y te pedirá que des cuenta de tu vida. Los hipócritas de la Iglesia también deberán comparecer ante Dios, estés tú allí o no.

La gente no falsifica centavos. ¿Por qué crees que hay hipócritas en la Iglesia? Porque el cristianismo es valioso.  (Matthew Slick)

 

¿Dónde Están Los Muertos? I

TEMA: La Naturaleza Material y Espiritual del Hombre

LECTURA: Eclesiastés 12:1-14

TEXTO: Eclesiastés 12:7

INTRO: Todo el mundo quiere saber ¿dónde están las almas de los difuntos?  Por varios meses vamos a estu­diar este tema.

      ¿Dónde podemos encontrar la respuesta a nuestra pregunta?  Por supuesto, del Autor de ambos la vida y la muerte, el Yavé Elohim, en Su Libro de instrucción que Él nos ha dado.

I. El hombre (mujer) tiene dos naturalezas: su cuerpo carnal y su alma, la cual es espiritual.

1. El cuerpo y el espíritu del hombre son tan distintos como una casa y la persona que vive en aquella casa, Job 32:8; Zacarías 12:1; Hechos 7:59.  Nótese también Génesis 2:7; 3:19; Eclesiastés 12:7; Job 14:22; 1 Corintios 6:20 (Versión 1960).

2. El cuerpo tiene (como posesión) un "espíritu" (alma), 1 Corintios 2:11.

3. Por eso uno puede matar el cuerpo pero no puede matar ni destruir el espíritu (alma), Mateo 10:28.

4. En Génesis 2:7 ve que Dios formó el hombre del polvo de la tierra e hizo un cuerpo (un material natural), pero ¡sin vida!  Para que aquel cuerpo tuviera vida Dios tuvo que soplar Su Vida  y esto dio al hombre espíritu, alma.  Ahora el hombre tiene cuerpo, espíritu, y alma, 1 Tesalonicenses 5:23; Hebreos 4:12.

5. Según Pablo, en 1 Corintios 2:11, el espíritu-alma del hombre "conoce".

6. El término "alma" implica la posesión de una vida consciente, diferente de la vida vegetal, que es incons­ciente.  Por eso el alma es el asiento de las emociones, de los deseos y de los afectos, Salmo 42:1-6.  Nótese por favor que el corazón del hombre es casi un sinónimo con su espíritu, su alma, Proverbios 4:23; Romanos 10:10.

7. El cuerpo del hombre es la casa donde mora el espíri­tu-alma, Santiago 2:26a.

8. Unos enseñan el gran error que el espíritu-alma del hombre es su aliento o soplo, pero hay que notar que el espíritu-alma y el aliento-soplo son dos cosas distintas, Job 34:14.  Para probar esto hay que tratar de sustituir la palabra espíritu en vez de la palabra aliento y esto pro­ducirá la locura, como en 1 Corintios 5:5.

II. La muerte física es la separación del espíritu-alma del cuerpo del hombre.

1. La vida humana comienza con la unión entre la natu­raleza carnal con la espiritual.  Por eso la terminación de la vida natural (muerte) es la separación de los dos, Eclesiastés 12:7.  Note Génesis 25:8 (Versión 1960); 35:29; 49:33; Lucas 23:46 y Hechos 5:10.

2. La muerte física es la separación del espíritu-alma del cuerpo, 1 Reyes 17:17-22; Lucas 8:49-55; 2 Corintios 5:8; 2 Pedro 1:13, 14.

III. ¿Qué pasa con el espíritu-alma en el momento de la muerte del hombre?  Todo está bien explicado y está muy claro en las Escrituras, pero uno tiene que considerar y discernir las tres moradas del espíritu-alma del hom­bre: (1)  En el pasado; (2) En el presente, y en el futuro.  Nota: Hay que usar la Versión 1960 o la Actualizada para entender lo que es correcto.

1. Comenzamos con el lugar conocido como el Seol-hades (el mundo invisible).  La palabra hebrea seol se encuentra 65 veces en el A.T. y siempre quiere decir: un estado invisible, como en Génesis 37:35; Números 16:30, 33.  La palabra griega hades está usada once ve­ces en el N.T, nótese Mateo 11:23; Lucas 16:23.

2. El Seol del A.T. y el hades del N.T. son uno y el mismo lugar, nótese Salmo 16:10 con Hechos 2:27.  El Seol-hades nunca habla de una tumba siendo que la tumba, un depósito para el cuerpo carnal, es distinguida claramente de la morada del espíritu-alma después de morir el cuerpo.

3. En el hebreo la palabra tumba es QUEBER y en el griego es MNENCION y las dos palabras no tienen nada que hacer con el Seol-hades, o sea el lugar de los espíritus-almas de los muertos.  Las palabras Seol-hades no pue­den ser usadas en el plural porque es un solo lugar, pero con frecuencia leemos de "las tumbas".  El seol-hades no puede ser una posesión, pero claro, una tumba sí.  No hay mención de que un cuerpo estará en el seol-hades, pero hay varias referencias donde dicen que hay cuerpos en las tumbas.  Las Escrituras no hablan de cavar un seol-hades, pero hablan de los hombres cavando tumbas.

4. Nótese la gran diferencia entre los dos lugares, el seol-hades y la tumba leyendo Apocalipsis 1:18b y 20:13.  Cuando Jesucristo murió Su espíritu-alma no se quedó en el seol-hades, tampoco su cuerpo quedó en la tumba, Hechos 2:27.  Leyendo Génesis 49:33 y 50:14 uno puede ver la diferencia.  En Génesis 49 Jacob murió y su es­píritu-alma fue "reunido" con sus padres en el seol-ha­des, pero 89 días más tarde, su cuerpo fue sepultado en una tumba en Macpela.

IV. El seol-hades siempre es mencionado como abajo  o en lo profundo, nótese Deut. 32:22; Job 11:8; Salmo 86:13; Mateo 11:23.

1. ¿Qué clase de lugar es el seol-hades?  Déjanos contestar con las Escrituras:

(1) Es lugar de tristeza, Salmo 116:3.

(2) Es una habitación de los impíos, Salmo 9:17.

(3) Es un lugar de tormento y llama, Lucas 16:23-28.

2. Aquí tenemos que llamar su atención a la clara ense­ñanza de Jesucristo en relación al seol-hades en Lucas 16:19-31.

(1) Es un lugar, no un estado o condición.

(2) Antes de la resurrección del Señor había dos com­partimientos: uno de consolación (el seno de Abraham, o sea el paraíso); y el otro de tormento.

3. Antes de la resurrección del Señor cada espíritu-alma de cada persona que murió descendió a tal lugar, pero después de la resurrección del Señor y Su ascensión al Tercer Cielo, al morir un creyente su espíritu-alma sube inmediatamente al Tercer Cielo (no hay lugar interme­dio).

(1) ¿Qué sucedió para hacer esto posible?  La explica­ción es clara en Efesios 4:8-10.  Véase también 2 Corintios 5:6-8; 12:1-4; Filipenses 1:23.

(2) Pero nótese bien que el espíritu-alma de los incré­dulos, al morir el cuerpo, va al seol-hades.

III. Las Escrituras hablan de tres cielos, 2 Corintios 12:1-4.

1. Hay el cielo de las nubes, Hechos 14:17.

2. Hay de las estrellas (el reino de Satanás), Efe. 6:12.

3. Hay el Tercer Cielo, donde se queda el Trono de Dios, Nehemías 9:6; Hebreos 8:1; Lucas 15:7.

(1) Por favor no confunda el "paraíso presente", que está en el Tercer Cielo, con la Nueva Tierra, con el "paraíso" que ha de venir en el futuro. (Continuará)

 

      Esta revista es enviada gratis a los que nos escriben.  Es una obra de amor por parte de James Alvino Nelson y su esposa Janet Eva.  El Hermano Enrique Frías Ramos es el corrector de pruebas.

      Los Nelson son miembros de la Asamblea Bautista  "El Mesías" de Wichita, Kansas EE.UU.

      Si usted puede recibir esta publicación vía e-mail, notifíquenos a   jnel@twinvalley.net

      Nuestra dirección postal es:

Hojas de Oro

304 Westfall Street, Beverly, Kansas

67423 EE. UU.