41 años de publicación gratis

Hojas de Oro

Un Llamado A Regresar A Las Enseñanzas Bíblicas

“...que contendáis por la fe...” (Judas 3)

Año XXXXI, No. 1                          ENERO                                                 2011

 


Índice:

...Unas palabras del Editor.

...La segunda venida de Cristo.

...Avisos escriturales sobre el uso del Televisor.

...¿Qué es la “Iglesia emergente”?

...La ley y el creyente del N.T.

...El movimiento carismático (Final).

...El mundo incrédulo.

...El gobierno de la asamblea local.

...El viaje de la vida.

...La edificación de la familia cristiana.

...Por qué soy Bautista No Conformista (IV parte, cont.).

...Bosquejos maestros de la Biblia (XII parte).

...Lección 10: Mayordomía.

…La Historia de la asamblea

 

Unas palabras del Editor.

     Nací el día 27 de enero del año 1925 en una casa muy pequeña en el campo. Mi padre era un agricultor muy pobre. Durante mi niñez y juventud, como mis demás paisanos, vivimos pobremente. Pero tuvimos amor en el hogar y mis padres nos llevaron a una iglesia protestante donde escuché algo de la Palabra de Dios, aunque el mensaje de salvación no se mencionaba.

     Cuando llegué a los diecinueve años, por una invitación de una muchacha, asistí a los cultos de una asamblea bíblica donde oí por primera vez que yo era un pecador y que Jesús había muerto en mi lugar. Después de escuchar ese mensaje por tres meses, el último domingo del mes de marzo del año 1944 me arrepentí de mis muchos pecados y recibí a Jesús como mi Salvador.

     Recibí el llamamiento de Dios a predicar y en septiembre de 1948 comencé a estudiar la Palabra en un instituto bíblico bautista. Al salir me casé con Janet y en unas semanas recibí la invitación para ser el pastor de una Asamblea Bautista.

     Serví como pastor por doce años y luego sentimos el llamamiento de Dios de servirle en la isla de Puerto Rico, donde estuvimos por más de siete años en el evangelismo personal. Luego pasamos a la República de México donde continuamos con la misma tarea por catorce años.

     Regresamos a los EE.UU. para cuidar a mi madre anciana (96 años) y a una hermana carnal inválida. Cuando  mi mamá murió, mi esposa y yo tuvimos el cuidado de Lola, quien partió con el Señor hace ya tres años a la edad de 93.

     Durante estos últimos años he predicado en varias asambleas que no tienen pastor. Desde el tiempo en Puerto Rico he grabado programas radiales los que continúo hasta el día de hoy.

     Hoy Janet y yo vivimos en un pequeño departamento en la ciudad de Salina, un estado de Kansas de los EE.UU.  Tenemos un hijo, Mario, él y su esposa viven cerca. Tenemos también una hija que vive con su familia a unos 90 minutos de nosotros yendo en automóvil.

     En el sótano de nuestro departamento tenemos el equipo de impresión. Janet y yo hacemos toda la obra. No recibimos salario por ello sino que lo hacemos para la gloria de Dios. Tenemos hermanos en la fe que proveen para el papel, la tinta y el porte postal.

     Comenzando el año cuarenta y uno de esta publicación, doy gracias a Dios porque Él me salvó, me llamó y que, por estos sesenta y seis años, le hemos servido. Si Él me da salud seguiremos con la publicación, pero si no la publicación terminará. Dios sabrá cuándo. En el amor del Señor, James Alvino Nelson.

 

La segunda venida de Cristo.

1.  La realidad:

(1)     Establecida por:

A. El testimonio de los profetas (Zacarías 14:3    -5).

B. El testimonio de Juan el Sumergidor (Lucas 3:4, 5).

C. El testimonio de Jesús (Juan 14:2, 3).

D. El testimonio de los mensajeros (Hechos 1:11).

E. El testimonio de los apóstoles, Mateo (Mateo 24:37, 42, 44; Marcos: Marcos 13:26; Juan: 1 Juan 3:1-3; Santiago: Santiago 4:7; Pedro: 1 Pedro 1:7, 13; Pablo:  1 Tesalonicenses 4:13-18).

(2)     Sus aspectos positivos:

A. Personal y corporal (Hechos 1:11).

B. Doble. No son dos venidas sino dos etapas de la misma venida:

(A) Primera etapa, en el aire para recoger a los redimidos (1 Tesalonicenses 4:16, 17).

(B) Segunda etapa, a la tierra con Sus redimidos (2 Tesalonicenses 1:7-9). Es esta etapa del retorno de Cristo la que (2) señalará el comienzo de Sus tratos con Israel y las naciones como Mesías y Rey.

(3)     Será visible (Hebreos 9:28).

(4)     Será repentina (Apocalipsis 22:20).

(5)     Es inminente (Tito 2:13).

(6)     Es cercana (Lucas 21:28).

Conclusión: Hermano predicador: ¿Estás preparando a tu congregación para este evento? Y, ¿estás tú preparado? (Fin)

 

Avisos escriturales sobre el uso del Televisor.

(Por David Cloud)

TEXTO: Salmo 101:3; Job 31:1; Mateo 5:28; Efesios 5:3-7; Colosenses 3:8; Proverbios 4:23, 24.

INTRO: Un lenguaje feo se oye día tras día por el televisor. Nótese bien Génesis 6:5; Romanos 1:21; 2 Corintios 10:5. Las Escrituras nos avisan: Proverbios 23:7. Nótese lo que dice Mateo 24:37.

     Véase la clara enseñanza de Pablo en Filipenses 1:9-11.  Cada creyente tiene dos naturalezas, la vieja y la nueva.  Alimentando a una le quitamos el alimento a la otra.

     La instrucción clara de Romanos 14:23. Pablo está llamando a no participar en algo si no es bueno (1 Tesalonicenses 5:22; Romanos 14:19, 21; 1 Timoteo 4:2).

     Cuando los creyentes miran los programas feos de la televisión saben bien que no está correcto. Hay un buen texto para los padres en Génesis 18:19.

     Llegará el día cuando cada creyente se enfrentará con el Tribunal de Cristo. ¿Habrás de escuchar lo que dice Mateo 25:23?

I. VEINTE señales de esclavitud de la televisión sobre los integrantes del hogar:

1. Se gozan con las escenas pecaminosas.

2. Toman sus comidas mirando la televisión.

3. Hay negligencia con los deberes matrimoniales.

4. Desean más los programas que asistir a la asamblea.

5. Se quedan en casa para mirar la tele.

6. Sus conversaciones están llenas de cosas que han oído por la tele.

7. Sustituyen la lectura de las Escrituras por mirar la tele.

8. No tienen tiempo para la lectura y la oración cada noche.

9. Los hijos conocen mejor los personajes de la tele que los de la Biblia.

10. Durante el día, piensan más en el programa de la tarde por la tele que en Jesús.

11.     Sus pensamientos están enfocados en los personajes de la televisión.

12. Llegan a casa rápido para no perderse un programa.

13.     Miran hasta muy tarde los “shows” de la tele.

14.     Cuando tienen visitas, la tele sigue prendida.

15.     Al momento de entrar en la sala se prende la tele.

16.     La tele sigue prendida aunque no haya nadie en la sala.

17.     Se sienten molestos cuando los visitantes vienen durante su programa favorito.

18.     Se ríen con los pecados que una vez enviaron a nuestro Señor Jesús a la cruz.

19.     Incluso, cuando se oyen blasfemias, siguen mirando y escuchando.

20.     Sienten más placer al frente de la tele que con los creyentes. 

      ¿Eres tú culpable? (Fin)

 

¿Qué es la “Iglesia emergente”?

(Por David Cloud)

     Un mal entendimiento del “Reino de Dios” es el error más grave en todos los aspectos de la “iglesia emergente”.  Dicen que el reino prometido a los profetas en el A.T. fue establecido en “forma provisional” cuando  vino Jesús y en el día de Pentecostés. Muestran más interés en los problemas de enfermedad y del medio ambiente que en la salvación de los perdidos. Veamos el error de esta doctrina:

1. En el A.T. el Reino de Dios hace referencia a la regla de Dios sobre toda Su creación (Salmo 103:19), y en la tierra se expresa como Su reino en Israel (1 Crónicas 28:5; 2 Crónicas 13:8). Aquel reino fue destruido  por la desobediencia de Israel, pero los profetas dijeron que el reino habría de ser restablecido otra vez sobre la tierra por Jesucristo, el Hijo de David, y que aquel reino sería en verdad y justicia (Isaías 9:6, 7; Daniel 2:44; 7:14).

2. Cuando Jesús comenzó Su ministerio fue a la nación de Israel. Él se presentó como el Mesías prometido (Mateo 3:2; 4:17), “Porque el reino de los cielos se ha acercado   para cumplir Isaías 9:6, 7. (Note bien que el “reino de Dios” y el “reino del cielo” son casi sinónimos en el N.T.;  uno enfatiza el hecho de que es el reino de Dios, mientras que el otro dice que es un reino que ha de venir del cielo).

3. Jesús, el Mesías prometido, vino a Su propia gente, la nación de Israel, pero ellos le rechazaron (Juan 1:11; 19:15). Jesús les avisó que el reino habría de ser quitado por  su rebelión y dado a otra nación (Mateo 21:42-26).

4. Jesús predicó acerca de un reino literal y glorioso que ha de ser establecido sobre esta tierra. En Lucas 9:27-31 se les da un anticipo a Pedro, Santiago y Juan.

5. Jesús dejo la promesa de tal reino en Lucas 11:2, “venga tu reino”.

6. Jesús dijo que Abraham, Isaac y Jacob han de estar en aquel reino (Lucas13:29).

7. Jesús corrigió la visión errónea de que el reino habría de establecerse en aquel tiempo (Lucas 19: 11-27). Véase el versículo 12.

8. Jesús enseñó que el “reino” ha de ser establecido después de la Gran Tribulación (Lucas 21:31).

9. Jesús dijo que Él bebería el fruto de la viña con Sus discípulos en el reino que ha de venir (Lucas 22:18).

(3) 10.  Jesús dijo que aquel reino sería literal y sería establecido una vez que Él regresara (Lucas 22:24-30).

11. Jesús dijo claramente que Su reino sería en el futuro (Juan 18:36).

12. Jesús vino a Su propia gente, fue rechazado y dijo: “edificaré mi EKKLESÍA”. Él se despidió hablando de un “reino” y se preparó a morir en la cruz.

13. Hoy en día Jesús está edificando Su EKKLESÍA, mayormente con los gentiles, mientras los de Israel siguen en su ceguedad,  pero cuando esta edad de la gracia  termine, Él tratará con la nación de Israel otra vez para cumplir Sus promesas dadas a ella (Romanos 11:25-27).

14. El “reino de Dios” es un misterio durante esta edad presente de la gracia (Mateo 13:10, 11). Un “misterio” es una verdad escondida en el A.T. que se revela en el N.T. (Romanos 16:25, 26). Los profetas del A.T. no vieron la edad de la EKKLESÍA entre la primera y la segunda venida del Cristo (la primera,  Su nacimiento; la segunda, en el futuro).

15.  Durante esta edad de la EKKLESÍA, el “reino” toma una forma extranjera que no se describe en las profecías del A.T. El Rey está en el Tercer Cielo y el reino todavía no se establecerá aquí en esta tierra. En cambio, el “reino de Dios” reside en los creyentes en las asambleas verdaderas, mientras que el “reino falso” está creciendo rápidamente por todo el mundo (Mateo 13:31-32).

16. Los creyentes verdaderos entran en un “reino espiritual” en el tiempo del nuevo nacimiento (Colosenses 1:13).  Este es el reino de los que se sometieron a la autoridad de Dios.

17.  El “reino de Dios” ha de venir a esta tierra en su cumplimiento profético cuando Jesús regrese después de los siete años de la Gran Tribulación para establecer Su reino de mil años (Hechos 14:22; 1 Corintios 6:9, 10; 1 Tesalonicenses 2:12; 2 Timoteo 4:1; Santiago 2:5; 2 Pedro 1:11, Apocalipsis 12:10).

18.  Los creyentes en Cristo no están edificando el “reino de Dios” sobre esta tierra. Hay que traer las almas perdidas a Cristo antes que aquel día de la salvación se termine (1 Corintios 9:19; 10:33; 2 Cor. 5:11, 18-21; 6:2; Judas 23).

     Hoy el mundo entero está en la maldad (1 Juan 5:19. Satanás es el dios de este mundo, 2 Corintios 4:4).

     Los cristianos de las primeras asambleas no trabajaron en proyectos sociales ni trataron de “salvar la tierra”, sino que predicaron las Buenas Noticias. La Gran Comisión pone énfasis sobre  la predicación de las “Buenas Noticias” (Mateo 28:18, 20; Marcos 16:15; Lucas 24:46-48; Hechos 1:8).

     Observe muy bien Hechos 1:6 (después de Su resurrección y antes de Su ascensión) cuando los discípulos le preguntaron: “¿Restituirás el reino de Israel en este tiempo?”.  Su respuesta es muy clara: El reino ha de venir en el futuro

19.  El “cetro de hierro” (Apocalipsis 2:26, 27). Cuando el Reino de Dios venga será con fuerza (Apocalipsis 12:5; 19:15; Salmo 2:7-9).

20. El reino de Dios no será una democracia sino una dictadura divina, una teocracia. La ley de Jesús el Cristo será la “ley internacional” y la desobediencia será tratada inmediatamente.

21. ¿Y qué hay acerca de Lucas 17:20, 21? Jesús está hablándole a los fariseos. Ellos demandaron que les mostrara el “reino de Dios” pero Le habían rechazado como su Mesías, y por eso el reino de Dios no podía ser establecido.

22.  El “reino de Dios”, en un sentido, estaba allí ya que el Rey estaba con ellos. Pero ellos no eran salvos (véase  Juan 8:44).

23.  Como hemos visto las Escrituras son claras en la enseñanza del Reino de Dios,  y Jesús  hizo claro que será en el futuro. Por eso uno no puede usar Lucas 17:20, 21 para decir que el “reino” está con nosotros hoy. Esta es la manera en que los falsos maestros actúan.

24.  La “iglesia emergente” también usa Romanos 8:16-25 para sostener su falsa doctrina de que el “reino de Dios se edifica” hoy en día. La “redención” descrita es algo que ha de venir en el futuro. (Fin)

 

La ley y el creyente del N. T. 

(Por David Cloud)

TEXTO: Romanos 3:19-24; 7:4; Gálatas 3:10, 23, 24-26.

INTRO: Hay mucha confusión acerca de las leyes de Moisés y qué lugar tienen en la vida del creyente hoy.

1. La Ley dada a Moisés fue para mostrar que Dios es Santo y que los hombres son pecadores (Romanos 3:19). El ser humano piensa que es justo, comparándose con otros. Pero, según las leyes de Dios todos somos pecadores y hemos quebrantado Sus leyes.

(1)     Por ejemplo, los Diez Mandamientos (Éxodo 20:1-17).   Los hemos quebrantado todos:

A. Hemos puesto otros “dioses” antes que el único Dios verdadero (Éxodo 20:3).

B. Hemos hecho ídolos y los adoramos (casas, posesiones, familia) (Éxodo 20:4, 5).

C. Hemos tomado el nombre de Dios en vano (Éxodo 20:7).

D. Hemos quebrantado el día de reposo usándolo como día de actividades personales, olvidando a Dios y Su Asamblea (Éxodo 20:8).

E. Hemos desobedecido a nuestros padres (Éxodo 20:12).

F. Hemos matado en el pensamiento (Éxodo 20:13).

G. Hemos cometido adulterio, si no físicamente, sí mentalmente (Éxodo 20:14).

H. Hemos robado (Éxodo 20:15).

I. Hemos mentido (Éxodo 20:16).

J. Hemos codiciado (Éxodo 20:17).

(4) 2. La ley de Moisés demandó obediencia perfecta (Deuteronomio 27:26; véase Santiago 2:16).

3. Jesús enseñó que Dios no solo requirió una obediencia externa perfecta a la Ley, sino también una obediencia interna. El odiar a tu hermano es igual que matar (Mateo 5:21-22; véase Mateo 5:27, 28). Está muy claro que todos somos pecadores a los ojos de Dios.

4. La ley de Moisés no puede producir salvación (Romanos 3:20). ¿Por qué? Porque demanda obediencia perfecta y el hombre como pecador no puede llegar a tal perfección. La ley nos condena.

5. La salvación del alma del infierno (el Lago de Fuego) no viene por la Ley, sino por medio de la obra que Jesús hizo en la cruz. 

(1) La ley demandaba que el pecador muriera, por eso Jesús tomó nuestro lugar en la cruz (Romanos 6:23).

(2) La ley demandaba que se derramara sangre, y Jesús derramó Su sangre por el pecado (Hebreos 9:22).

(3)  Por lo que Jesús el Cristo hizo en la cruz, el pecador arrepentido puede recibir la justicia de Dios por la fe (Romanos 3:21-28). Es “justificado” (declarado justo, correcto con  Dios). Esto quiere decir que la salvación del alma del Lago de Fuego es un don, un regalo, un presente de Dios, que fue comprado por la obra final de Jesús en la cruz.  Somos redimidos por Su sangre. La palabra “propiciación” (v. 25) quiere decir: acción que apacigua la ira de Dios.

6. Romanos 7:1-4. La Ley no es la regla en la vida de un creyente, vs. 1, 2.  Jesús es nuestro nuevo Esposo y Señor y Él nos da la vida eterna por el Pacto Nuevo, no por medio del Pacto Antiguo (los Diez Mandamientos).

(1) La ley dada a Moisés no puede condenar al creyente (Romanos 7:3) porque el creyente es muerto a aquella ley ya que Jesús tomó sobre Sí Mismo nuestra condenación. El creyente es libre de toda condenación, presente o futura.

(2) El creyente tiene un “poder” nuevo, el Espíritu Santo (Romanos 7:6; 8:1; véase Gálatas 2:20).

7. 2 Corintios 3:5-18. Una comparación entre el Pacto Viejo y el Pacto Nuevo.

(1) El “viejo” fue la ley dada a Moisés (2 Corintios 3:7, 13;  véase Dt. 4:13; 5:6-22).

(2) El “viejo” fue de muerte (2 Corintios 3:7) y de condenación (2 Corintios 3:9).

(3) El “viejo” ya  terminó con la obra de Jesús (2 Corintios 3:11). Por eso no es una “regla” en la vida del creyente.

(4) El creyente tiene una “ley nueva” (2 Corintios 3:17, 18).  Es una “ley” conforme a la imagen de Jesús (Ro. 8:29).

8. Gálatas 3:10-14, 24-26.

(1) La ley de Moisés demandó perfecta obediencia en todas las cosas y por eso no se puede ser salvo por la obediencia (Gálatas 3:10-12). Siendo que la “ley” demanda perfección, es una “maldición” sobre el pecador ya que nadie puede vivir una vida “perfecta”.

(2) Jesús tomó el castigo que demandaba la ley (Gálatas 5:13). Él murió en el lugar del pecador para proveer salvación eterna del Lago del Fuego.

(3) La Ley nos muestra nuestra necesidad de salvación.  Este es el propósito de aquella ley: mostrarle al pecador su condición espiritual.

(4) El creyente no está bajo la Ley (Gálatas 5:25). Tiene una “ley” nueva (Gálatas 5:1618).

9. Colosenses 2:13-17.

(1) Jesús  quitó el pacto viejo (Colosenses 2:14) al cumplir sus demandas.

(2) El creyente no sigue en el Pacto Viejo (Col. 2:16, 17).

(Fin)

 

El movimiento carismático (Final)

(Por E. Edward Schwartz, Iglesia Bautista Independiente de Murcia, España)

(9) Noveno error: Afirman que los nueve dones del Espíritu existen todavía hoy.

A. Refutación bíblica. Es anti bíblico, no son para hoy. Afirmamos que esos dones fueron dados:

a. Dentro de aquella asamblea y no en reuniones en hogares.

b. Para la edificación de la asamblea.

c. Por un tiempo limitado, hasta completarse las Escrituras.

II. Apóstoles.

1. Requisitos para los apóstoles. Muchos dicen hoy que son “apóstoles” pero no lo son.

(1) Los apóstoles eren doce hombres escogidos personalmente por el Señor a quienes se les dio una autoridad especial. Uno de los requisitos era que habían visto al Señor.  Hubo doce, no más. Cuando murieron se terminó el oficio.

2. La naturaleza del oficio del apóstol.

(1) Principiar la edificación de la EKKLESÍA (Efesios 2:19-22; 3:1-7).

(2) Dar a la asamblea su doctrina (Hechos 2:42, véase Judas 3; Hebreos 2:1-4). Nota: En cuanto a los dones de manifestación, todos los registrados en el N. T. tenían relación directa con el ministerio de un apóstol (véase Hechos 6:6).

3. La prueba bíblica:

(1) Autoridad y confirmación (Hebreos 2:1-4).

A. Autoridad de su palabra (1 Corintios 14:37).

B. Poder y efecto (Hechos 2:42, 43).

(2) Curaciones hechas por los apóstoles (Hch. 5:11, 15, 16).

(3) Milagros hechos por los apóstoles (Hechos 19:11, 12).

(4) Señales de un apóstol (2 Corintios 12:11,12).

III. Lenguas.

1. Hechos 2:11, 14, 37. Pedro y los demás apóstoles eran las personas principales con un mensaje especial.

2. Hechos 8:6. Felipe hizo milagros. Pero el Espíritu Santo no vino hasta que los apóstoles llegaron (v. 17). No dice nada de “lenguas”.

(5) 3. Hechos 10:44-48.  El Espíritu Santo fue recibido sin la imposición de manos.

4. Hechos 19:1-7. Bautizados, Pablo puso las manos y vino el Espíritu Santo, hablaron en lenguas y profetizaron.

5. 1 Corintios 14:18, 19.  Pablo hablaba en lenguas, pero prefería enseñar o profetizar.

6. ¿Qué propósito tenía el hablar en lenguas? Era una señal a los judíos (1 Corintios 14:21, 22). 

(1) A judíos incrédulos para autenticar el mensaje (Hechos 2:11, 14).

(2) A judíos creyentes pero incrédulos en cuanto a la verdad que los gentiles se incluyen en la salvación (Hechos 10:44-48; 11:15-18). La señal no era para la asamblea en general.

(3) A judíos que creían en Juan el Bautista pero no habían entendido la obra de Jesús (Hechos 19:1-7).

IV. La desaparición de los dones de manifestación. Mientras se establecía la “Doctrina de los apóstoles” la necesidad de las señales visibles menguaba, hasta desaparecer por completo. Desde aquel tiempo hasta el año 1900 no hay mención de estos “dones”. Vemos que Pablo no sanó a Timoteo (1 Timoteo 5:23), ni a Epafrodito (Filipenses 2:25-27), ni a Trófino (2 Timoteo 4:20), ni a sí mismo. (Fin)

 

El mundo no convertido

      “¿Cómo me debo relacionar con el mundo no convertido?” La Biblia es muy clara al señalar que el sistema mundial actual es contrario al propósito eterno de Dios. La palabra de Dios manda a los hijos de Dios separarse del sistema mundano y, al mismo tiempo, alcanzar a los perdidos que viven sin Cristo en el mundo. Esta lección ha sido diseñada para enseñarte cómo vivir una vida balanceada y consistente para influir en la gente para que acepte al Señor Jesucristo, sin que el mundo influya en ti para mal.

l. Debes darte cuenta de que si vives para Cristo vas a encontrar oposición de parte del mundo.

1. Vas a encontrar oposición porque Cristo la recibió (Juan 15:18-21).

2. Recibirás oposición solamente si vives para Dios. Si sigues la corriente del mundo no se te opondrán (2 Timoteo 3:12).

II. ¿De dónde vendrá la oposición?

1. La mayor oposición vendrá de los que te rodean, de los que te conocen mejor. Amigos, familiares, compañeros de trabajo y conocidos (Mt. 10:35-36; Jn. 1:11; Mr. 6:4).

2. De los inconfesos en general, las dos espiritualidades nunca se han podido llevar bien (Gálatas 4:29).    

3. De la sociedad en general. La naturaleza y curso seguido por el actual sistema del mundo está contra Dios.  

      Esta oposición se comunica sutilmente por conducto de los medios masivos de comunicación (literatura, radio, televisión, etc.). Debes juzgar estas cosas por la palabra de Dios (1Juan 2:15-17; Santiago 4:4).

4. Por supuesto, la mente maestra detrás de esta oposición es Satanás.    

(1) Él es tu adversario (1 Pedro 5:8).

(2) Él está trabajando actualmente en los inconfesos (Efesios 2:2).

III. ¿Cómo puedo vencer esta oposición?

1. Da una blanda respuesta, evita enfrentamientos siempre que sea posible (Proverbios 15:1; Romanos 12:18).

2. Agrada a Dios con tu vida (Proverbios 16:7).

3. Ten fe en Dios (1 Juan 5:4-5).

4. Ama a tus enemigos y ayúdalos. Jesucristo amó a sus enemigos lo suficiente para  morir por ellos siendo que no tenía que hacerlo. El mundo no pudo comprender este tipo de amor, y los que buscan la verdad van a ser atraídos hacia Él (Romanos 12:14; 20-21).

5. Ora por tus enemigos, y hazlo con una motivación correcta (Mateo 5:44).    

6. Ten buenos amigos, asóciate con gente que ama a Dios y quiera servirle (Proverbios 13:20; 1 Corintios 15:33).

7. Sumérgete en la Palabra de Dios (Romanos 12:1-2).

IV.  Como cristiano que soy, ¿cómo me deben ver los inconfesos?

1.  Deben saber que amas a Dios, no de la boca para afuera, sino con tu vida (1 Corintios 8:3). 

2. Tu estilo de vida debe diferenciarte del mundo y tu comportamiento debe ser visto por ellos como diferente, escritural (2 Corintios 6:14-18).

3. No obstante, no debes ser tan diferente en tu aspecto físico de manera que pierdas influencia. Los inconfesos deben ver que tienes moderación en las cuestiones físicas externas (Filipenses 4:5 y  2 Corintios 9:22).

4. Deben verte como un testimonio vivo de la gracia de Dios (Filipenses 2:14, 15).

5. En general, debes tener un “buen testimonio” (1 Timoteo 3:7; Colosenses 4:5, 6).

V. ¿Cómo debo considerar al mundo?

1. Eres un peregrino en tierra extraña (Hebreos 11:13; 1  Pedro 2:11).

2. Tu casa está en el Tercer Cielo (Efesios 2:6; Fil. 3:20).

3.  Ese mundo es un campo misionero para alcanzar a los perdidos para Cristo (Hechos 1:8; Mateo 28:18-20).

VI. Preguntas básicas:

1. ¿Cuáles son mis responsabilidades con mi gobierno?               (1) El gobierno es una de las tres instituciones ordenadas por Dios; las otra dos son la familia y la iglesia. Los gobiernos están controlados por Satanás (Lc. 4:5-6) y, por lo tanto, están en realidad, en contra de Dios. No obstante, aun así te debes someter al mandato de Dios (Ro. 13:1).

(2)  Si quieres hacer lo correcto, no tienes por qué temer, Dios te honrará por hacerlo (Romanos 13:3-5).

(3) Dale al gobierno lo que por ley le corresponde           (Romanos 13:6-7; Mateo 17:24,27; Mateo 22:15-22).

(4) Sométete a sus leyes (1 Pedro 2:13-15).

(Página 6) (5)  Honra a los que están en una posición de autoridad, aun a los malos, sin participar en su maldad. Encomiéndale la situación a Dios y deja que Él lo arregle (1 Pedro 2:17-23).  Cuando Pedro escribió estas palabras, Nerón era rey, quizás haya sido el rey más perverso que tuvo Roma.

(6) Percátate de que tú no puedes dictar las normas             morales o cambiar al mundo por la política. Por             naturaleza el hombre es un ser caído y pecaminoso, y debe ser transformado en forma individual, de adentro hacia afuera, por medio del conocimiento del Salvador, nuestro Señor Jesucristo (Tito 2:14). (Fin)

 

El gobierno de la asamblea local.

     Debido a que la asamblea es un organismo y no una organización, cada una de las asambleas locales deben ser autónomas y obedecer únicamente la dirección de Cristo quien es la cabeza. Es decir, el sistema de gobierno debe ser TEOCRÁTICO (ejercido directamente por Dios).

Muchas asambleas modernas han desechado el gobierno de Dios y lo han suplantado por el sistema DEMOCRÁTICO. Donde las decisiones son tomadas por las mayorías, y como siempre los hermanos espirituales son minoría, podemos comprender por qué las iglesias se van deslizando cada día más al mundo en su afán de modernizarse y “adaptarse” a la sociedad actual.

I. ¿Quién es el pastor de esta asamblea? Cuando alguien visita una asamblea por primera vez siempre hace esta pregunta.  Es necesario tener presente que el Señor Jesucristo es la Cabeza de la asamblea y que Él está en el cielo (Ef. 1:22, 5:23). No hay sede o cabecera terrenal. Puede haber comunión, ayuda mutua y estrecha colaboración entre las Congregaciones, pero el gobierno y la dirección de cada una dependen de Cristo, el Príncipe de los Pastores. Hechos 20:28, “El Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la asamblea del Señor”.

Es el Espíritu Santo quien debe poner los obispos para apacentar el rebaño del Señor. Los obispos en las Sagradas Escrituras son también llamados “pastores” y “ancianos”. Hechos 20:17, “Enviando, pues, desde Mileto a Éfeso, hizo llamar a los ancianos de la asamblea”.

Se trata de UNA ASAMBLEA con un grupo de ancianos, luego hablándoles a estos mismos ancianos, añade en el v. 28, “Por tanto, mirad por vosotros, y por todo EL REBAÑO (habla de “pastorear”) en que el Espíritu Santo os ha puesto por “OBISPOS”, para APACENTAR la asamblea del Señor, la cual Él ganó por su propia sangre”.

En nuestros días muchos han olvidado que el Señor dijo muy claramente que la asamblea es de Él (“MI asamblea”),  la cual Él ganó por su propia sangre, y en un hablar tan liviano y apartado de esta verdad hablan de la iglesia del pastor A, B, o C, señalando a un hombre.

Otros pasajes que se refieren también a este tópico dicen en los siguientes términos: l Pedro 5:1-4; Tito 1:5-7 (Pablo a Tito).

En la Palabra de Dios: “OBISPOS”, “ANCIANOS”, “PASTORES”, son sinónimos, pero ninguno de estos vocablos representa un título eclesiástico como se usan comúnmente en el día de hoy. Hablan solo del carácter, del servicio y de la responsabilidad de quienes no son otra cosa que siervos.

Les llama “ancianos”, porque deben ser sabios y personas de experiencia en la vida cristiana, con gran conocimiento bíblico y de buen testimonio, el cual debe ser reconocido ampliamente por la congregación a través de los años, Tito 1:6. Se aprecia en forma muy evidente que al anciano se le pide no solamente sabiduría y experiencia, sino que también tenga una edad suficiente para tener hijos “creyentes” que no estén acusados de disolución, y naturalmente no sería el caso de uno que tenga hijos pequeños.

También Dios los llama en su Palabra “pastores”, destacando sus funciones de alimentar y cuidar la grey. A estas mismas personas les identifica como “obispos”, este vocablo proviene del griego, el cual se usaba corriente en esa época para identificar a aquellos que ocupaban labores administrativas. También ocasionalmente estos hermanos son nombrados en la Biblia como “presbíteros”, que literalmente significa “hombre viejo”, razón por la cual en la mayoría de los casos en nuestras Biblias fue traducido como “anciano”.

Todo esto nos demuestra que originalmente no existieron las jerarquías eclesiásticas que vemos en el día de hoy, porque Ancianos, Pastores, Obispos y Presbíteros son palabras sinónimas que se utilizaban para identificar a los mismos hermanos que el Espíritu Santo ha capacitado y señalado para cumplir con esas funciones en la asamblea.

No es prerrogativa de un hombre, concilio o asamblea, ni siquiera de los miembros de la asamblea local, el elegir a los ancianos o pastores. No son las ovejas quienes deben elegir a sus pastores, sino el dueño del rebaño, es decir, Dios.

Lamentablemente debemos reconocer que en algunas asambleas, debido al bajo nivel espiritual que reina en ellas, muchas veces los ancianos o pastores son elegidos no por el Espíritu Santo, sino por el grupo de ancianos que las gobierna. Y estos no buscan entre los que cumplen con los requisitos mencionados en l Ti.3:l-7 y Tito 1:5-9, sino entre los que le sean incondicionales a ellos, parientes cercanos, amigos íntimos o personas manejables y luego solo comunican a la iglesia su decisión de incorporarlo a su grupo elitista, y la congregación no tiene otra opción que aceptarlo. Esto es muy similar al sistema de selección que tienen los romanistas, donde los “laicos” no tienen ninguna posibilidad de oponerse ni cuestionar las decisiones de sus “jefes espirituales”, la cúpula directiva de esa organización. (7) Este señorío anti bíblico que muchos ejercen en nuestros días, queda claramente de manifiesto en avisos que vi publicados en la prensa extranjera, cito sólo dos ejemplos: “Iglesia bautista busca pastor, sueldo 2 mil dólares más beneficios”; “Vendo iglesia con buenos diezmadores, interesados llamar al teléfono xxx”. ¿Quién es el dueño de los edificios? ¿El pastor? ¿La congregación? o ¿El Señor?

A diferencia de esto la Biblia enseña que debe ser el Espíritu Santo el que capacita y señala a sus siervos; los creyentes deben poder reconocerlos con la misma facilidad que diferenciamos un ojo de una oreja. Si en una iglesia local no son capaces de distinguir un ojo de una oreja, o una boca de una mano, y requieren que les estén indicando al igual que los niños que están aprendiendo a hablar, este es el ojo, este es el oído, esta es la boca; significa que allí las cosas están muy mal espiritualmente hablando.

     Nunca leemos en la Biblia que una asamblea local llame o contrate a una persona para que sea su “ministro”. Tampoco que un “misionero” (palabra que solo figura en los mapas que se han añadido a las Biblias), envíen a sus hijos al extranjero para que regresen con el “título de misionero” y se haga cargo de una asamblea. En la asamblea de Antioquía había no menos de cinco ministros (Hch.13:l-2).

En las citas aludidas anteriormente resulta muy evidente que son varios los hombres que el Espíritu Santo pone en cada asamblea local para alimentar, vigilar y cuidar del bienestar espiritual de la congregación.

Sus vidas ante el mundo deben ser un testimonio de la presencia y del poder de Cristo (lTim.3:7).

Los dones nunca son dados todos a una sola persona, pues leemos de evangelistas, pastores y maestros, es decir, hombres capacitados por el Espíritu Santo para predicar el evangelio, para exhortar, animar a los creyentes, enseñar y alimentar de la Palabra de Dios. Bienaventurada la iglesia que cuenta con estos dones.

1 Co. 12:11-31, “el mismo Espíritu, repartiendo (dones) a cada uno en particular como él quiere...el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo...Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oído, ¿dónde estaría el olfato? Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como Él quiso”.

Las asambleas de hoy más que un cuerpo, parecen un ómnibus con un conductor y muchos pasajeros soñolientos, donde no se ejercen los dones individuales.

La asamblea de Filipos no tenía un solo pastor u obispo, sino que en ella había “obispos” (Filp.1:1)

Si hubiera habido un solo pastor en aquella asamblea, qué extraño resulta que Pablo no saludara a un funcionario tan importante. Es más, en ninguna de las epístolas encontramos una salutación al “ministro” o “pastor”. Ni siquiera en los saludos al final de las epístolas como Romanos y Colosenses, donde se mencionan los nombres de muchos hermanos, tal omisión hubiera sido una imperdonable falta de cortesía. La conclusión lógica es que “UN pastor”, semejante a los que vemos en las asambleas de hoy, no existieron en las asambleas del Nuevo Testamento. Había pastores, obispos, ancianos o presbíteros. Siempre se les menciona en plural y no como un título ni jerarquía, sino para describir su labor de servicio ENTRE sus hermanos y no SOBRE sus hermanos, y era el Espíritu Santo quien los escogía, los capacitaba y los señalaba por medio de las cualidades que eran visibles para la iglesia, la cual solamente los reconocía como tales. (Fin)

 

El viaje de la vida.

(Tomado de “Literatura Bautista”)

TEXTO: Salmos 107:30.

1. UN COMIENZO CORRECTO ES NECESARIO PARA EL VIAJE DE LA VIDA.
A. La predicación del evangelio debe ser oída, Ro. 10:17.
B. El Reino de Dios debe ser buscado, Mt. 6:33.
C. El Señor Jesús debe ser recibido como único Salvador, Jn. 3:36.
2. EL ACOMPAÑANTE CORRECTO EN EL MA-TRIMONIO ES NECESARIO PARA EL VIAJE DE LA VIDA.
A. El plan de Dios es que el esposo y la esposa tengan la misma fe, 2 Co. 6:14.
B. El plan de Dios es que el marido y la mujer vivan juntos, Mt. 19:6.
C. El plan de Dios es multiplicar sobre la tierra por medio del hombre y la mujer, Gn. 1:28.
3. EL TRABAJO CORRECTO DEBE SER ELE-GIDO PARA EL VIAJE DE LA VIDA.
A. Un trabajo que dé a Cristo la preeminencia, Colosenses 1:17-18.
B. Un trabajo que dará gloria a Dios, 1 Co. 10:31.
C. Un trabajo que proveerá una forma honesta de vivir, Ef. 4:28.
4. LOS AMIGOS CORRECTOS DEBEN SER ELE-GIDOS PARA EL VIAJE DE LA VIDA.
A. Amigos que no se preocupan con la ganancia propia, Pr. 19:4.
B. Amigo con el cual puede compartir compañerismo cristiano, 1 Jn. 1:7.
C. Amigos que son colaboradores en la obra del Señor, 1 Co. 3:9.
5. EL LIBRO CORRECTO DEBE SER ESTUDI-ADO EN EL VIAJE DE LA VIDA.
A. La Biblia debe ser el libro por el cual vivimos, Mateo 4:4.
B. La Escritura es inspirada por Dios, 2 Ti. 3:16-17.
(9) C. La Biblia es el libro que produce una vida limpia, Sal. 119:9-11.
6. EL LÍDER CORRECTO DEBE SER SEGUIDO EN EL VIAJE DE LA VIDA.
A. El Espíritu Santo nos guía en toda la verdad, Jn. 16:13.
B. El Espíritu Santo nos revela las cosas, 1 Co. 2:10-12.
C. El Espíritu Santo está siempre presente para guiarnos, Sal. 139:7-10.
7. LA CONDUCTA CORRECTA ES NECESARIO EN EL VIAJE DE LA VIDA.
A. El cristiano debe andar como es digno de Dios, 1 Ts. 2:12.
B. El cristiano debe manifestar la naturaleza de Dios, 2 Pe. 1:4.
C. El cristiano debe manifestar la imagen de Dios, Col. 3:10. (Fin)
 

La edificación de la familia cristiana.

Sabemos que la causa general por la cual la familia en la sociedad está pasando por problemas y en algunos casos destruyéndose es: Porque no se toman en cuenta las normas de Dios. Y esto no es de extrañar pues las ignoran porque nunca les han sido enseñadas.

Lo que verdaderamente es alarmante es que vemos que gran cantidad de parejas que se podrían considerar cristianas, porque asisten a una congregación, están pasando por los mismos problemas, aun cuando dicen conocer a Dios. La causa de esto es que no se construye sobre los mandamientos y consejos de la palabra de Dios.

En nuestros tiempos cada parte de la pareja llega al matrimonio con cantidad de ideas y costumbres, que no tienen nada que ver con la vida cristiana y aunque de momento para ellos es lo más normal, con el tiempo puede ser la causa de la destrucción de su matrimonio.

¿Cómo podemos edificar una familia con seguridad?

Sal. 127:1.

Como vemos, Dios debe ocupar el lugar principal dentro de la familia. No como un artículo de tocador o como el doctor que solamente se le busca, cuando se requieren sus servicios.

Si nosotros vemos el ejemplo de Adán y Eva cuando estuvieron en el paraíso, mientras ellos vivieron de acuerdo a los mandatos de Dios no tuvieron problemas; su vida fue tan estable que la escritura nos da pocos detalles de cuáles fueron los acontecimientos que sucedían, sin embargo, sí podemos ver que tenían una estrecha comunión con Dios. Gn. 3:9

Dios debe ser para nosotros como el sol lo es para los planetas. Estos se encuentran girando alrededor de él cumpliendo un ciclo vez tras vez. Porque si alguno se saliera del curso fijado por Dios, terminaría causando un caos a todo el sistema. De igual sucederá con nuestro matrimonio o familia si nosotros nos salimos del orden establecido por Dios. Si Dios es el centro de mi vida familiar, influirá en:

*La decoración de la casa. ¿Qué es lo que adornan mis paredes? Dt.6:6. Toda la decoración de la casa debe ser influenciada por nuestra relación con Dios. No quiere esto decir que forzosamente tienes que tener puros cuadros bíblicos, sino en cuanto a lo decente y decoroso.

*Influye en el tipo de diversión. 1 Co. 10:23-24

*Influye en la forma de vestir.  Tanto en el hombre como en la mujer. ¿Vistes conforme te va llevando la moda, o verdaderamente en lo que es propio y decente? 1 Tim. 2:9; 1 Ts. 4:6, “Ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano”. En este texto la palabra griega usada como agravie es HUPERBAINO que significa: pasar el límite que separa la castidad.

En otras palabras más fáciles significa “provocar deseo sexual en otro”. Muchas señoritas no entienden cómo hizo Dios al varón. El hombre se excita sexualmente por lo que ve y por lo tanto una muchacha debe tener mucho cuidado de cómo viste. Debe de hacerlo de tal manera que no provoque deseo sexual en los que la ven.

Esto no quiere decir que tiene que vestir como su abuela del siglo pasado, pero sí de una forma decente.

Si ella se viste de una forma provocativa, es tan culpable del pecado de fornicación mental, como el joven con pensamientos pecaminosos, Mt. 5:27-28 27.

*Dios influye en el área cultural (Música, lectura, etc.)

Mt. 6:22. ¿Qué es lo que vemos, o escuchamos? A lo que nosotros le prestemos atención quedará gravado en nuestra mente para toda nuestra vida. Por eso debemos tener mucho cuidado con el tipo de literatura o música que veamos o escuchemos, Sal. 101:3

Si queremos llegar a formar un matrimonio que permanezca hasta que la muerte nos separe, debemos vivir de acuerdo a las normas y consejos de Dios en la Biblia.

Y algo de esto es lo que trataremos de dejar asentado en este manual. (Fin)

 

Por qué soy Bautista No Conformista (IV parte, continuación).

V. El nombre “Bautista No Conformista” es un nombre divisivo (que crea desacuerdo o división) (Lc. 12:­51-53). Jesucristo intentó que Sus discípulos, obedientes a Sus mandatos, fueran una gente distinta, separada del mundo, tanto en doctrina como en conducta. En los días de los Apóstoles casi todo el mundo estaba contra ellos (Hch. 28:22). Antes de Su muerte el Señor predijo esto (Jn. 16:33).

1. El nombre “Bautista No Conformista” es un nombre divisivo en cualquier lugar (Juan 15:18-25). De veras, to­das las doctrinas que usan los Bautistas No Confor­mistas causan división entre ellos y las demás “iglesias” o deno­minaciones fundadas por los hombres. Por eso nosotros

(10) nunca podemos tener unión ni comunión con los que enseñan falsedades. ¡No hay excepción a esta regla! Si somos obedientes a los mandamientos de Jesu­cristo, Sus enemigos no querrán amistad con nosotros (Santiago 4:4). O es­tás con Jesucristo o estás con el mundo.

2. El nombre “Bautista No Conformista” significó “sepa­ración del mundo” por Juan el Sumergidor. Debido a su clara enseñanza de la Palabra, él perdió su cabeza.

3. Vamos a examinar Efesios 4:4-6. No se puede tener unidad si no se está de acuerdo con estos siete “unos”:

(1) “...un solo cuerpo...”. ¿Qué es eso? El cuerpo es la asamblea (Colosenses 1:18, 24). Y si tú no estás en una asamblea de Jesucristo no estás en el “cuerpo”. Salvo sí, obediente no. No hay un cuerpo de los pres­biterianos, otro de los pentecostales, etc­. Jesucristo fundó un solo cuerpo: Su EKKLESIA, y dio instrucciones claras acerca de cómo ser miembro de la misma.

(2) “...un solo Espíritu...”, hablando del Espíritu Santo. Hay muchos “espíritus inmundos” pero hay solo un Espíritu Santo de Dios. Siendo que un asamblea está compuesta de creyentes sumergidos, la asamblea, es decir, los creyentes, es la habitación, la morada del Espíritu Santo desde el momento de su regeneración (Romanos 8:9; 2 Corintios 6:16). No hay que buscar la “segunda bendición”. Al contrario, el nuevo creyente debe limpiarse para que el Espíritu Santo pueda tomar el control.

(3)  “...una sola esperanza...”  (Hechos 24:15; Colosenses 1:5; Tito 2:13). Esto habla de la obra terminada de Jesús por parte del creyente. No hay “caminos” (plural) que guían a la vida eterna. Hay un solo camino, una sola esperanza: Jesucristo (Juan 14:6).

(4)  “...un solo Señor...”, el Señor Jesucristo. En las Asambleas Bautistas No Conformistas no hay “señores”, ni papas, ni obispos, ni jefes, ni reverendos (Mateo 23:8). El título “reverendo” es romano. El diccionario dice: Se aplica como tratamiento a las dignidades eclesiásticas porque son dignos de reverencia. Note el Salmo 111:9, “Santo y temible es Su Nombre”. La palabra “temible” quiere decir: “reverencia”. ¿Eres tú tan santo como Dios? ¿Mereces  ser llamado con el mismo título dado al Creador? ¡Claro que no! El pastor es el “Her­mano Fulano” y no es superior a nadie. El convertido más sencillo tiene tanto derecho con Dios como el pastor. ¡Qué vergüenza que los pastores piensen que son algo superior a los demás creyentes!

(5) “...una sola fe...” (Judas 3). No hay “fe católica”, “fe protestante”, “fe pentecostal”, etc. Cualquier “fe” (conjunto de doctrina cristiana) que no se base en las Escrituras es del diablo. En relación a las Escrituras hay un dicho: “Si es nuevo, no es la verdad”.

(6) “...una sola inmersión...”. Esto habla de la inmer­sión dada al creyente por la autoridad de una asamblea del Señor, después que él ha profesado abiertamente su fe y ha recibido la aprobación de la asamblea. Cualquier otra inmersión o aspersión no cuenta. Si uno ha sido sumergido antes de ser salvo, después de su salvación tiene que ser sumergido de nuevo ya que la primera no cuenta.

(7) “...un solo Dios y Padre de todos...”. Cada per­sona que nace es una criatura de Dios, pero no es un hijo de Dios hasta que ha sido regenerado (Gá. 3:26; Mt. 7:21-23).

VI. El nombre “Bautista No Conformista” siempre ha sido un nombre divisivo porque representa la verdad completa, entera, sin compromiso.

(1) Es una lástima que todos los que llevan el nombre “bautista” no son fieles al significado de ese nombre. Muchos “bautistas” hoy forman parte de diversas denominaciones, con sus líderes, sus jefes, sus presidentes y sus directores quienes mandan y tienen autoridad sobre las asambleas,  esto es una clara violación de las Escrituras  puesto que cada asamblea es autónoma.

(2) Gracias a Dios que todavía, después de casi 2000 años, hay asambleas Bautistas no conformistas en muchas partes del mundo que todavía están enseñando la verdad de las Escrituras.  (Continuará)

 

Bosquejos maestros de la Biblia (XII parte).

TEMA: Satanás.

INTRO: Satanás (adversario) es una persona espiritual, un mensajero, creado por Jesucristo, perdió su posición superior por su desobediencia. Es conocido como el “diablo” (acusador).  Sí, tiene que ser una persona espiritual ya que habló y dialogó con Dios en Job 1:1-12. También habló con Eva y solamente una persona con inteligencia puede hacerlo así (Génesis 3:1-5).

     El diablo conoce bien las Escrituras ya que las citó cuando probó (no tentó, ya que Dios no puede ser tentado) a Jesucristo (Mateo 4:3-11).

     Es la obra del diablo acusar a los creyentes (Apocalipsis 12:9, 10). Él tiene poder para hacer milagros y señales (2 Tesalonicenses 2:8-10). Es su obra con la raza humana  incitarlos a pecar contra Dios. Él hace las guerras (Ap. 20:7-9).

     A Satanás se le han dado varios nombres y títulos:

(1) Satanás (griego SATANÁS = adversario, persona contraria, enemigo). Él no tiene la capacidad para mostrar amor. Se le llama “adversario” en cinco ocasiones, como en 1 Pedro 5:8.

(2) Diablo (griego DIABOLOS = acusador, alguien que puede imputar a uno algún delito o cosa vituperable). Este nombre aparece 36 veces como en Ap. 12:10.

(3) Abadón (hebreo ABADÓN) y Apolión (griego APOLIÓN), los dos quieren decir: destructor, exterminador (Apocalipsis 9:11).

(4) Beelzebul (griego BEELZEBOUL = el dios del estiércol, el dios de todos de los demonios) (Mateo 12:24).

(5) Querubín (hebreo KRUWB = ungido). Un querubín es un ser espiritual celestial, con aspecto de humano y animal.  (11) En Ezequiel Satanás ocupó un lugar de prominencia guardando el Trono de Dios antes de su caída (Ezequiel 28:14).

(6) “Lucero” (hebreo HEYLEL). Esto no es un nombre, es una descripción y quiere decir: “lo que es luz” o “lucero del alba” (Isaías 14:12). Nótese que en 2 Corintios 11:14 él puede transformarse en un “mensajero de luz”.

     A él se le llama “...el dios de esta edad...” (2 Corintios 4:4); “...el príncipe de la potestad del aire...” (Efesios 2:2);  “...el gran dragón, la serpiente antigua...” (Ap. 12:9); “...el príncipe de este mundo...” (Juan 12:31).

     Aunque él es el “príncipe de este mundo” no es el príncipe de la creación, solamente del sistema mundial. Por eso debemos siempre recordar 1 Juan 2:15-17. Es el deseo de Satanás que todo el mundo sea atrapado en su “sistema” (el mundo) y se pierda.

I. Satanás, su origen (Ezequiel 28:11-19).

1. Como todo lo que Dios hizo en la creación, este mensajero, ahora conocido como Satanás, fue hecho perfecto, véase Ezequiel 28:15.  Estos vs. 11-19 nos dan una vista de su pasado (lo que fue), su estado presente (lo que él es), y su estado futuro (lo que él será).

2.  En Ezequiel, como en Isaías 14:12, el lenguaje va en su significado más allá del Rey de Tiro, y habla de Satanás, el inspirador y dirigente, invisible, de toda pompa y soberbia como las que manifestó aquel rey de Tiro.

3. Si vamos a entender estos vs. tenemos que interpretarlos como los de los Salmos mesiánicos (que hablan de la obra de Jesucristo en el futuro como el Mesías). Siguiendo aquel método hay solo una persona sobrenatural creada que cabe en esta descripción: el diablo, Satanás.

4. Es interesante notar que Satanás fue, antes de su caída, una “obra maestra” del Creador:

(1) Fue “...un sello de perfección...” (un modelo perfecto, Ezequiel 28:12). Él fue la “suma” de la creación de Dios, el único, sin superioridad entre los mensajeros.

(2) Fue “...lleno de sabiduría...”, v. 12. Dios le dio sabiduría sobrenatural, pero no completa. Satanás usó aquella sabiduría para tentar a Eva y más tarde a Adán (Génesis 3:1-7).

(3) Fue “...de completa hermosura...”, v. 12. Fue la criatura más hermosa de todas, y por eso se llenó de orgullo, v. 17. La hermosura puede ser una bendición o maldición. Él tuvo hermosura física, sabiduría sobrenatural, fue el sello de la perfección pero, no estando satisfecho, quiso más. Cayó cuando Dios le encontró “...lleno de iniquidad...”, v. 15.

5. Satanás fue hecho un “querubín” ungido, un mensajero, v. 14. Los querubines son “seres celestiales”, de aspecto humano y animal, con alas y rostros de león, buey, hombre y águila. Fueron guardianes del huerto del Edén (Génesis 3:24). Hubo dos sobre el propiciatorio (Éxodo 25:17-22).  Véase Éxodo 26:1; Números 7:89; 1 Samuel 4:4; 2 Samuel 22:11; 1 Reyes 6:23-28; Ap. 4:6-11 (seres vivientes). Satanás fue “ungido”.  Dios unge solamente a los que Él prepara para ser profetas, sacerdotes o reyes.

6. Él estaba en el Edén (Ezequiel 28:13). Esto no fue el jardín de Génesis tres, porque cuando él estaba allí ya había caído y se había convertido en el “diablo”.

(1) En el Edén de Ezequiel 28 él fue la suma de la perfección, lleno de sabiduría, perfecto en hermosura, v. 13. Su vestidura fue similar a la de un “sumo sacerdote” (Éxodo 28:15-20). Quizás él había sido ungido como el “sumo sacerdote” en aquel “Edén”.  Recordemos que tenía acceso a Dios y solamente un “sumo sacerdote” podía tener acceso a Dios (Levítico 16:2-4).

(2) Por eso en su primer “Edén” Satanás estaba sin pecado.  Pero cayó cuando su maldad fue descubierta, v. 15b. Dios dijo: “...yo te he arrojado en tierra...”, v. 17. Aunque él había perdido su posición tan superior, todavía tenía acceso a Dios (Job 1:6).

(3) Satanás sabe bien su futuro, porque Dios prometió su destrucción (Ezequiel 28:18, 19.  Véase Ap. 20:10).

II. Satanás, su caída (Isaías 14:12-17).

1. Para entender esto tenemos que entender que las palabras aquí no se escriben al “rey de Babilonia”, v. 4, sino al “...lucero (no Lucero) hijo de la mañana...”, v. 12, véase Lucas 10:18.

(1) Cuando el “rey de Babilonia” fue tomado cautivo por Satanás para hacer su voluntad (2 Timoteo 2:26), Isaías profetizó que el mundo esclavo entonaría un “canto de mofa” contra el rey, 14:3-11.

(2) Aquel monarca de Babilonia, el “rey”, lleno de esplendor, poder y orgullo por medio de Satanás, fue un símbolo visible del invisible “príncipe del aire”, quien lo controló (Efesios 2:2).

2. Los vs. de Isaías 14:12-14 marcan la caída de Satanás de su primera posición de esplendor.

3. Satanás cayó de su oficio original cuando puso su voluntad por encima de la voluntad de Dios. Él dijo:

(1) “...subiré al cielo...”, v. 13.  Es posible que él tuviera el gobierno de este planeta tierra antes de su caída.

(2) “...levantaré mi trono....”.  Él no estaba satisfecho  de gobernar a los mensajeros bajo su control. Quiso ser el gobernante de todas las criaturas de Dios.

(3) “...me sentaré, a los lados del norte...” (una descripción de donde está el Trono de Dios en el Tercer Cielo) donde los huestes de Dios están para darle adoración.

(4) “...sobre las alturas de las nubes subiré....”. Con esto podemos deducir que su trono, su autoridad, estaba “bajo las nubes”, o sea, en este planeta tierra.

(5) “...y seré semejante al Altísimo....”. ¡Qué orgullo!

III. Satanás, el dios de esta edad (2 Corintios 4:3, 4). (La palabra “dios” indica cualquier falsa deidad).

1. Mucha gente menosprecia el poder de  Satanás “...el dios de esta edad...”.  Dios el Creador, en Su voluntad soberana, ha permitido que Satanás pueda ejercer poder limitado

(12) sobre este  mundo.  ¿Por qué? Véase Deuteronomio 29:29.  Todavía Dios le permite caminar aquí (Job 1:7), buscando a quien pueda devorar (1 Pedro 5:8).

2. Aunque el diablo tiene poder, no tiene todo el poder porque Dios es el único que es omnipotente (Mateo 28:18).  Por eso, Dios el Creador tiene toda autoridad sobre toda Su creación en todo tiempo.

3. Aunque Satanás tiene acceso a la presencia de Dios, aunque él puede caminar sobre esta tierra, él no puede estar en más de un lugar a la vez. En comparación, Dios es omnipresente y puede estar en todas partes al mismo tiempo (Salmo 139:7-10).

4. Aunque Satanás tiene gran conocimiento, no tiene todo el  conocimiento. Solo Dios es omnisciente (Salmo 147:5).

5. Como “el dios de esta edad” Satanás recibe adoración (Ap. 13:4, 8). Recuerde que en Mateo 4:4-11 Satanás ofreció a Jesucristo todos los reinos del mundo “...si postrado me adorares...”, véase Éxodo 20:1-5.

6. Satanás tiene poder limitado para obstaculizar las Buenas Noticias (2 Corintios 4:3, 4).  Si usted, como creyente, no está testificando a los incrédulos, está ayudando a Satanás a obstruir el mensaje de salvación.

(1) Él tiene poder para cegar las mentes de aquellos que no creen (2 Corintios 4:4). Pero nosotros, como creyentes, debemos compartir las Buenas Noticias recordando lo que está escrito en 1 Juan 4:4.

(2) Él tiene poder para robar la Palabra de Dios de los corazones de aquellos que escuchan pero no entienden (Mateo 13:19). Por eso debemos exponer claro el mensaje de salvación para evitar confusión.

7. Satanás tiene poder limitado sobre este sistema del mundo:

(1) Tres veces Jesucristo le llamó “...el príncipe de este mundo (edad)...” (Juan 12:31; 14:30; 16:11).

(2) El apóstol Pablo dijo que él es “...el príncipe de la potestad del aire...” (Efesios 2:1, 2). El “aire” es la morada de los muchos “demonios”, los espíritus inmundos. Hay un solo diablo, pero hay muchos demonios. Por esto hay que entender, como creyente, que usted y yo no estamos exentos completamente del poder limitado de Satanás, ni de sus muchos demonios.

(3) Satanás también es el gobernador de los demonios (Mateo 12:24). Él es su jefe y ellos hacen su voluntad.

8. Satanás tiene acceso limitado a Dios para acusar a los creyentes (Job 1:6-12; 2-18). Pero un día él será arrojado, una vez y para siempre, de la presencia de Dios en el Lago de Fuego (Ap. 20:7-9).

IV.  Satanás es el homicida original y padre de mentiras (Juan 8:44).

1. Cuando Dios creó a Adán y a Eva los puso en “el Jardín de Edén”, un ambiente perfecto. Por supuesto, ellos estaban sin pecado y sin ser tentados (Génesis 2:16, 17). Pero Satanás vio una “puerta abierta” y, habiendo perdido su puesto como el “gobernador” de esta tierra, decidió destruir a estas dos criaturas perfectas que Dios había creado. Él tuvo que tratar primero con Eva (1 Timoteo 2:13, 14), pero más tarde Adán tomó del fruto prohibido, sabiendo bien que de hacerlo, la pena sería la muerte.

2. En aquel momento, Satanás mató la raza humana eternamente (Romanos 5:12). Siendo que Adán fue la cabeza de la raza humana, su pecado pasó a los demás. Por esto todos nosotros, por vía de Adán, somos pecadores.

3. Satanás, sabiendo el amor de Dios para Sus elegidos (Juan 3:16), ha tratado, sin cesar, de equivocarlos.

4. Él es el padre de mentiras y el gran engañador (Ap. 12:9d), tratando a traer el creyente a su nivel. Por esta razón cada creyente tiene que tener cuidado con los poderes de Satanás, porque él ha causado:

(1) La caída de los mensajeros (demonios) (Ap .12:9e).  Ellos fueron arrojados del cielo a esta tierra.

(2) La caída de Adán y Eva (Génesis 3:1-7).

(3) La caída de David el rey (2 Samuel 12:1-15).

(4) La caída de Pedro (Mateo 26:69-75).

(5) La caída de Judas (Hechos 1:25).

(6) La caída de Ananías y Safira (Hechos 5:1-11).

5. Hay que recordar que Satanás, el homicida original y padre de mentiras, tiene poder limitado pero sus tentaciones son muy reales, el pecado siempre es atractivo y nuestra carne, como creyentes, es débil (1 Corintios 10:12).

6. Satanás es lo opuesto de Jesucristo (Juan 14:6).

V. Satanás, el tentador (Mateo 4:11).

1. La palabra “tentado” en el griego es PEIRAZO y tiene un doble sentido:

(1) Examen, prueba, ensayo, experimento.

(2) Instigar, inducir.

A. Si Dios es el Tentador (Versión Antigua, Génesis 22:1 “...que tentó Dios a Abraham...”, mejor la Versión 1960 “...que probó Dios a Abraham...”), o si Dios es tentado (Éxodo 17:2c, “¿Por qué tentáis a Yahvé?”;  mejor la Versión Actualizada: “¿Por qué ponéis a prueba a Yahvé?”), en tales casos la palabra quiere decir: examinar, probar.

B. Dios nunca seduce a gente o a mensajeros para cometer maldad, ni puede ser seducido a pecar, ni por hombre, ni por Satanás (Santiago 1:13).

C. Pero, Satanás y sus demonios (los mensajeros caídos) y los hombres pecadores, pueden seducir a otros para cometer cualquier maldad, porque ellos son malos.

2. Antes de examinar el encuentro entre Jesucristo y Satanás tenemos que recordar unos hechos bíblicos:

(1) Jesucristo es Dios.  Dios puede ser probado (Malaquías 3:10), pero no puede ser seducido a cometer maldad como hemos visto en Santiago 1:13.

(2) Jesucristo es más que un mero “hombre”, él no es Dios y hombre, Él es el Dios-Hombre. Su naturaleza como Dios y Su naturaleza como humano fueron unidas en el momento de Su concepción.

(Página 13) (3) En 1 Juan 3:5 leemos: “...en Él no hay pecado...”.  Siendo que Él no nació de la semilla de Adán, Su concepción fue un milagro (Lc. 1:34) y quedó exento de pecado.

(4) En 1 Pedro 2:22 leemos: “...Él no cometió pecado...”.  Jesucristo nunca pecó en pensamiento, palabra o hecho. 

(5) En 2 Corintios 5:21: “...al que no conoció pecado...”.  Jesucristo nunca experimentó pecado. Él nunca tuvo aun un deseo de pecar (Hebreos 4:15).

(6) En Mateo 4:1: “...entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser (no tentado, sino PEIRAZO = examinado, probado) por el diablo....”. ¡Oye! El diablo no planeó aquel encuentro con Jesucristo. Fue según la voluntad de Dios el Padre (Juan 6:38).

  A. Satanás buscó la oportunidad para corromper al primer Adán, en el Edén pero, seduciendo a Eva, Adán cayó. 

  B. El último Adán, Jesucristo (1 Corintos 15:45), buscó a Satanás en el desierto y en Su humanidad le derrotó, el diablo se quedó como el “enemigo derrotado” (1 Juan 4:4).

(7) El propósito por el que Jesucristo vino a este mundo fue “...para deshacer las obras del diablo...” (1 Juan 3:8). Sin embargo, el juicio de Satanás y de sus obras vendrá al fin del reino milenial de Jesucristo (Ap. 20:7-10). Luego, toda la creación será librada eternamente del poder de Satanás, de sus demonios y de todas sus obras malas.

3. Los tres puntos en los cuales Jesucristo fue probado fueron:

(1) Los deseos de la carne (1 Juan 2:16. Véase Mateo 4:3).  Jesucristo, armado con la “...espada del Espíritu...” (Efesios 6:17), encontró a Satanás y lo derrotó. Nosotros podemos hacer lo mismo (Santiago 4:7).

(2) La soberbia de la vida (1 Juan 2:16). El diablo llevó a  Jesucristo a Jerusalén, le puso sobre el pináculo del templo y le dijo: “...échate abajo...”.

(3) Los deseos de los ojos (1 Juan 2:16), todo lo que Él pudo ver.

VI. Satanás, su obra (1 Pedro 5:8). Él es un obrero que engaña. Comenzó así en el Edén contra Dios y contra Adán, y sigue su obra de engaño hasta su fin (Ap. 20:10).

1. Por eso, para resistir sus “...intrigas...” (enredos, embrollos) el creyente debe ponerse “...toda la armadura de Dios...”  (Efesios 6:11, 13). ¿Cuál es?  Efesios 6:13-18.

(1) El cinturón de la verdad (Juan 14:6).

(2) La coraza de justicia (Romanos 10:1-4).

(3) Calzados los pies con las Buenas Noticias (1 Corintios 15:3, 4).

(4) Armados con el escudo de la fe (Hebreos 11:5, 6).

(5) Usando el casco de salvación (1 Ts. 5:8).

(6) Con la espada del Espíritu (Hebreos 4:12).

(7) Orando en todo tiempo (1 Ts. 5:17).

A.  Hermanos, sin toda esta armadura usted será derrotado en su vida cristiana.

2. Usted necesita saber cuáles son las obras de Satanás:

(1) A los incrédulos él les ha  puesto “trampas” (artificio de caza; engañar con artificio y cautela) en sus caminos (2 Timoteo 2:26).

(2) A los creyentes, que ellos cometan maldad (1 Tesalonicenses 3:5).

(3) Él incitó a Judas a entregar al Señor (Juan 13:2).

(4) Indujo a los creyentes a mentir a Dios (Hch. 5:1-11).

(5) Tiene el poder de quitar la Palabra de los que escuchan, pero no entienden (Mateo 13:19).

(6) Ciega las mentes de los incrédulos (2 Corintios 4:4).

(7) Tiene acceso al Trono De Dios para acusar los creyentes (Job 1:6-11; Apocalipsis 12:10).

(8) Zarandea al creyente (Lucas 22:31, 32).

(9) Ha de obrar por medio del anticristo durante los siete años de la Gran Tribulación (2 Tesalonicenses 2:8-12).

3. Por años, el diablo hizo todo lo que estaba en su poder para evitar la “primera venida” (nacimiento) del Mesías, y el cumplimiento de las profecías del A.T. (Continuará)

 

LECCIÓN 10: MAYORDOMÍA.

 (Por Alfonso Alvizú Cantera)

     “¿Cuál es el significado de la mayordomía y cuáles son mis responsabilidades en esta área?”

     La mayordomía es una cuestión extremadamente controversial dentro del cristianismo en la actualidad debido, en gran parte, a fuertes presiones ejercidas sobre el pueblo de Dios para contribuir para causas dignas. Quizás sea este uno de los temas más mal entendidos entre los cristianos en general, e incluso entre los líderes de las iglesias.

     Antes de que puedas comprender correctamente la naturaleza de la mayordomía neotestamentaria, primero debes comprender claramente esta verdad: DIOS NO NECESITA NUESTRO DINERO.

      Esta lección trata acerca de la responsabilidad del cristiano de administrar tanto su vida como sus recursos.

I.  Antes de siquiera considerar si darás de tu dinero, debes primero estar dispuesto a darte a ti mismo.

A. Dios te compró por un precio...Su sangre...y tú le perteneces, 1 Corintios 6:19-20

B. Dios te mana presentar tu cuerpo en sacrificio vivo, no solamente tu bolsillo, Romanos 12:1.

C. Antes de dar lo económico debe haber una mente y un corazón dispuestos con una vida entregada al servicio del Señor, para que Dios te bendiga, 2 Corintios 8:3-5, 12.

D. Debes entender que la verdadera mayordomía neotesamentaria empieza con tu vida, pero incluye también tus otros recursos. Si Dios tiene el control de tu vida, Él debe tener el control de tus recursos también.

II. ¿Por qué debemos dar?

A. Porque al dar se prueba la sinceridad de tu amor por Cristo, 2 Corintios 8:8. 

 

(Página 14) B. Porque al dar se desarrolla una actitud de gracia para otras obras.  No se necesitan talentos o habilidades especiales para dar, gracia solamente, 2 Corintios 8:6-7, 9:8.

C. Porque al dar se invierte en las riquezas eternas y te ayuda a quitar tus ojos de las riquezas terrenales que se desvanecen, Filipenses 4:17; Mateo 6:19-21; Lucas 6:38.

D. Porque la persona que se beneficia más al dar eres tú. 

III. ¿Dónde debo dar mis ofrendas?

A. Tu responsabilidad primordial es a tu asamblea local.

Todos los casos del nuevo testamento en que se mencionan ofrendas, están dentro del contexto de algún ministerio de la iglesia local, 1 Corintios 16:1-3 es el pasaje definitivo.

B. Obviamente, cualquiera es libre de dar a causas fuera de la asamblea local, y puede ser que Dios también lo use y lo bendiga. No obstante, es la asamblea local la que ocupa el lugar central en el plan de Dios. Todas las ofrendas fuera de la asamblea nunca deberán hacerse a expensas de lo que Dios quiere que contribuyas a la asamblea local.

        Esto también se aplica a tu tiempo y tu servicio, así como a tu dinero.

IV. ¿En qué se usa mi dinero?

A. Para el sostenimiento de los líderes de la asamblea, 1 Corintios 9:13, 14; Gálatas 6:6; 1 Timoteo 5:17, 18.

B. Para otras obras de Dios sostenidas por medio de tu asamblea, Filipenses 4:15-16.

C. Para el sostenimiento de los necesitados dentro de la asamblea, que no se pueden sostener a sí mismos y son fieles  a la asamblea, Hechos 6:1; 1 Timoteo 5:16, 9-10.

D. Para satisfacer las necesidades generales que determinen los líderes de la asamblea, 2 Corintios 8:4; Hechos 11:27-30.

V.  ¿Cuándo debo dar? Examinemos las cantidades que se mencionan en la Biblia:

A. El diezmo. En el antiguo testamento, a los judíos se les pedía que diesen cierto porcentaje de acuerdo con su ley religiosa. Aunque el diezmo era solamente el diez por ciento de su ingreso, había varios diezmos para varios propósitos que provenían de diferentes porciones de sus ingresos. En su totalidad lo que se le demandaba al judío era entre el 25 y el 30 por ciento de su ingreso total. Además de eso, los judíos debían dar ofrendas para otras obras de Dios.

B. Los principios del N.T. sobre el ofrendar a la obra se encuentran resumidos en 2 Corintios. 9:7.

1.   “Cada uno dé como propuso en su corazón.” Da tanto como el Señor te da gracia para dar.

2.  “no con tristeza”.

3.  “Ni por necesidad”. No estás sujeto por la ley del diezmo cuando das a la obra, ni por ninguna otra ley.

4.   “Porque Dios ama al dador alegre.”

C. Otros principios.

1.  “Da según hayas prosperado.” No te preocupes de dar más que los demás; solamente da de acuerdo con lo que Dios te haya bendecido, 1 Co. 16:2; 2 Co. 8:12

2.  Da más allá de tus fuerzas. La gracia de dar en tu vida se magnifica cuando tienes que sacrificar para poder dar, 2 Corintios 8:3; 2 Samuel 24:24.

3.  Recuerda siempre la ley de la siembra y la cosecha, 2 Corintios 9:6; Gálatas 6:7-9.

D. La verdadera ofrenda del N.T. va más allá del simple diezmo. Es darle al Señor Jesucristo todo el control de tu vida y tus recursos. Todos los principios anteriores sobre el ofrendar se pueden aplicar a tu tiempo y servicio, así como a tu dinero.

VI.  Preguntas básicas.

A. ¿Cómo puedo estar seguro que estoy dando correctamente mis ofrendas y que mi dinero está siendo usado como Dios quiere?

1. Edifica tu ofrendar (tiempo, servicio y dinero) en conexión con la asamblea local. Es la institución ordenada por Dios para esta época.

2. En la mayoría de las asambleas, se encarga a varios hombres la responsabilidad de controlar los asuntos financieros de la iglesia.

     Si has buscado en oración el liderazgo de parte de Dios al seleccionar tu asamblea local, y has seguido los principios en Su palabra, entonces debes depositar tu confianza en los líderes de la asamblea para que manejen este asunto en forma adecuada.

     Si tienes razones suficientes para dudar que los recursos de la asamblea se estén usando de acuerdo a la Biblia, habla entonces con la persona encargada, si no te dan una respuesta satisfactoria, quizá debas entonces considerar en oración unirte a otra asamblea. Véase 2 Corintios 8:20, 21. (Fin)

 

      Esta revista es una obra de amor por parte de J. Alvino Nelson y su esposa Janet. Damos nuestro tiempo con amor sin recibir nada a cambio. Se envía gratis por correo postal o por internet. Si puedes recibirla por correo electrónico escríbenos a  jan23@cox.net y te la enviaremos.

     Los gastos de publicación son cubiertos por creyentes en los EE.UU. que tienen interés en que se predique la verdad en las asambleas. Las ediciones anteriores están disponibles en: www.hojasdeoro.com.

      Gerentes de radioemisoras: Tenemos discos en formato mp3 disponibles con programas de 30 minutos.

 

Hojas de Oro

660 South Front

Salina, Kansas, 67401

EE. UU.