Publicación Gratuita

Nuestro Trigésimo Octavo Año de Publicación

Hojas de Oro

Un Llamado A Regresar A Las Enseñanzas Bíblicas

“...que contendáis por la fe...”

Año XXXVIII, No. 1                                ENERO                          2008

 


Unas Palabras:

Por treinta siete años Janet Eva y yo hemos publicado y enviado esta revista gratis a cientos de predicadores y obreros cristianos.  Aquí estamos listos a comenzar el año

treinta y ocho y es nuestra petición a nuestro Padre Celestial que los contenidos sean una ayuda y bendición a los lectores.

      Nuevamente dedicamos esta publicación para enseñar las verdades bíblicas.  Mi esposa y yo no pertenecemos a ninguna organización religiosa.   Somos miembros de una asamblea bíblica autónoma que está enseñando la pura Palabra de Dios.

      Tú debes saber que todas las denominaciones “cristianas” han sido inventadas por un hombre o por una mujer.  Esta es la razón por la que tienen tantos errores en sus doctrinas porque no siguen las enseñanzas de Jesucristo y Sus Apóstoles (los escritos del Nuevo Testamento).

      Janet Eva y yo somos “Bautistas No Conformistas”.  Hay muchas denominaciones “bautistas”, pero otra vez están siguiendo las enseñanzas de uno o más hombres.  Yo no tengo parte con ellos.

      Un “Bautista No Conformista” (B.N.C.) es una persona que ha sido convencida de su estado pecaminosa que guía al infierno, ha oído las “buenas nuevas”, se ha arrepentido de sus pecados y ha recibido a Jesucristo como su Salvador y después de ser salvo, ha sido sumergido por la autoridad de una asamblea Bautista que sigue a la letra las enseñanzas del N. T., incluyendo la obligación de cumplir la Gran Comisión.  

      Algunos me han preguntado: ¿Por qué usa la palabra “bautista”.  La usamos para identificación.  Prefiero la palabra “sumergido” pero nadie entiende el significado.  El precursor de Jesús, Juan, fue conocido como un “bautista”, Mateo 3:1; y ya que Jesús fue sumergido por Juan, Él llegó a ser “Jesús el bautista”.  Todos los primeros discípulos de Jesús fueron sumergidos por Juan, Los Hechos 1:21, 22 y llegaron a ser “bautistas”.

      La primera asamblea que Jesús comenzó todos los miembros eran “bautistas”.  Jesús no dio ningún nombre para Su EKKLESÍA ya que eran conocidas como “las personas que habían sido sumergidas por Juan el Bautista”.

      La palabra “bautista” es una identificación, una descripción pero ya que tantas denominaciones lo usan, yo tengo que aclararlo diciendo que yo soy un “bautista no conformista”  (“conformidad” = semejanza, igualdad, correspondencia de una cosas con otra).  Ser un “no-conformista” es rechazar las enseñanzas de los que han caído en errores al añadir o quitar de las Escrituras, y cada “conformista” ha hecho esto. 

      Tratamos, en esta revista, llamar la atención de los que Dios ha llamado a predicar, “...todo el consejo de Dios...”, Los Hechos 20:27.

      Ya que vivimos días tremendos, yo espero el regreso del Señor Jesús en cualquier momento para resucitar los cuerpos de los redimidos y cambiar nuestros cuerpos (de los redimidos) y llevarnos al Tercer Cielo donde cada uno tiene que comparecer ante el “Tribunal de Cristo”, 2 Corintios 5:10.  Cuando aquel día llegue, tú y yo no tendremos otra oportunidad para enseñar la verdad.

      La razón por la que podemos enviar esta obra gratis es porque tenemos unos hermanos creyentes que tienen mucho convencimiento de que la verdad debe ser propagada y ellos pagan el costo del papel y el porte postal, un gasto muy alto debido a un cambio en el sistema postal de los EE. UU.  Janet Eva y yo damos nuestro tiempo, docenas de hora cada mes, sin recibir ningún centavo.  Yo sigo ganando nuestros medios de vida afinando pianos.  La familia Pickett nos ha dado las máquinas de imprimir y lo que se necesita para usarla.

      Este mes cumplo 83 años.  Dios me salvó cuando yo era un joven de 19 años, me llamó a predicar a los 24 años y he predicado todos estos años. ¡Gloria sea a Su Nombre!  Janet y yo, después de ser pastor en los EE. UU. Por doce años, pasamos a la Isla de Puerto Rico donde pasamos siete y medio años, y después a la República de México donde estuvimos por más de catorce años.  Ahora vivimos en el Estado de Kansas, EE. UU.

James Alvino Nelson, editor

 

Segundo Libro de Crónicas

      Este Libro prosigue la historia comenzada en el Primer Libro.  Su contenido se divide en dieciocho partes, a base de los reinados que se sucedieron desde el tiempo de Salomón hasta la cautividad; relata la división del reino de David bajo Jeroboam y Roboam, y se caracteriza por la descripción de una apostasía que va siempre en aumento y que se interrumpe temporalmente por las reformas establecidas bajo Asa, capítulos 14 hasta 15; Josafat, 17:1-9; Joás, 24; Exequias, 29 hasta 32, y Josías, 34, y 35.  La condición religiosa del pueblo aun bajo los mejores reyes, se describe en Isaías capítulos 1 al 5.

 

Un Resumen De La Biblia

(Adaptado de un estudio por Charles Ryrie)

TEMA: La Doctrina de Satanás.

      Su existencia: Se encuentra en siete de los Libros del A. T. y en cada Libro del N. T.  El Señor reconoció y enseñó la existencia de él, Mateo 13:39; Lucas 10:18; 11:18.

      Hay un solo Satanás, el diablo.  No hay “diablos” plural.  Hay muchos demonios.  Satanás tiene personalidad: inteligencia, 2 Corintios 11:3. Emociones, Apocalipsis 12:17; voluntad, 2 Timoteo 2:26;  responsabilidades, Mateo 25:41 y pronombres personales se usan de él, Job capítulo 1.

I. Designaciones de él:

1. Nombres: Satanás, adversario; diablo, calumniador, el que da luz (el hebreo “lucero” no es un nombre, es una descripción; Belcebú, Mateo 12:24; Belial (una persona sin valor).

2. Títulos: el maligno, 1 Juan 5:19; tentador, 1 Tesalonicenses 3:5, el príncipe de este mundo, Juan 12:31; dios de este siglo, 2 Corintios 4:4, príncipe de la potestad del aire, Efesios 2:2; el acusador de nuestros hermanos, Apocalipsis 12:10.

3. Representaciones: serpiente, Apocalipsis 12:9; dragón, 12:3; mensajero de luz, 2 Corintios 11:14.

II. Su naturaleza:

1. Su carácter: es una criatura, Ezequiel 28:14; un ser espíritu, Efesios 6:11, 12; del orden de los mensajeros llamados “querubines”.

2. Sus rasgos;  homicida, Juan 8:44; mentiroso, Juan 8:44; pecador, 1 Juan 3:8; acusador, Apocalipsis 12:10; adversario, 1 Pedro 5:8.

3. Sus limitaciones: Es una criatura (hecho por Dios) y no puede ser omnipresente o omnipotente; puede ser resistido por el creyente, Santiago 4:7; es limitado por Dios, Job 1:12.

III. Su estado original y caída.

1. Sus privilegios, Ezequiel 28:11-15.

2. Su pecado, Isaías 14:12-20.

3. Su castigo, Ezequiel 28:16-19.

IV. El juicio de Dios sobre él:

1.  Lanzado de su posición original, Ezequiel 28:16.

2. Juicio pronunciado, Génesis 3:14, 15.

3. Juzgado en la cruz, Juan 12:31.

4. Lanzado en la mitad de la tribulación, Apo. 12:13.

5. Confinado en el abismo, Apo. 20:2.

6. Lanzado al Lago de Fuego(el infierno final), Apo. 20:10.

IV. La obra de Satanás:

1. Con relación a la obra redentor de Jesús: Predicción del conflicto, Génesis 3:15, tentación de Jesús, Mateo 4:1-11; Satanás usó varia gente para tratar de eliminar la obra de Jesús, Mateo 2:16; Juan 8:44; Mateo 16:23 (véase Juan 13:27).

2. Con relación a las naciones: las engaña, Apocalipsis 20:3; las recoge, Apocalipsis 16:13, 14.

3. Con relación a los incrédulos: Ciega sus mentes, 2 Corintios 4:4; quita la Palabra de Dios de sus corazones, Lucas 8:12; usa hombres para oponerse a la obra de Dios, Apocalipsis 2:13

4. Con los creyentes: tienta, Los Hechos 5:3;  acusa, Apocalipsis12:10; estorba, 1 Tesalonicenses 2:18; usa demonios para atacar a los creyentes, Efesios 6:11,12; tienta a inmoralidad, .1 Corintios 7:5; siembra cizaña entre los creyentes, Mateo 13:38, 39. Incita persecuciones contra ellos, Apocalipsis 2:10.

V. La defensa del creyente contra Satanás:

1. La obra intercesora de Jesús, Juan 17:15.

2. A veces Dios puede usar a Satanás para el beneficio del creyente, 2 Corintios 12:7..

3. Nunca debe hablar de él con desprecio, Judas 8, 9.

4. Debe estar alerta, 1 Pedro 5:8.

5  Debe resistirle, Santiago 4:7.

6. Debe usar su armadura contra él, Efesios 6:11-18.fin

 

La Casa De Dios: Una Institución Perpetua

Por Willard A. Ramey

Texto: 1 Timoteo 3:15, 16

      Estos dos versículos declaran que hay una institución llamada “la casa de Dios”.  Puesto que es llamada una “casa”, es un lugar para morar, o sea “una habitación de Dios”, Efesios 2:22.  Esta institución es también llamada la “asamblea del Dios viviente”.  Es adicionalmente designada como “columna y baluarte de la verdad”.  La casa de Dios está para sostener y guardar la verdad para que los hombres la vean en todas las edades.

      Las cosas que pertenecen al Dios Todopoderoso y la redención que Él ha puesto a la disposición de Sus seres creados son grandes misterios.......que “Dios fue manifestado en carne...”  Este es el corazón y la esencia de la verdad que la asamblea debe sostener.

      Hay un mensaje que Dios tiene para el mundo:   que la asamblea está para sostener y llevar al mundo (nuestro texto). 

      Puesto que la asamblea del Dios viviente está para sostener la verdad le compete a todo creyente conocer algo de esta “casa”.  No podemos presumir ser la “casa de Dios” al menos que sepamos para que estamos, cuál es nuestro trabajo, y cuál es el plan y propósito de Dios para esta institución.

      Yo creo que la mayoría de la confusión, problemas, contiendas, y divisiones en el mundo hoy día, en el nombre de la religión, es porque muchos la han omitido, han fallado al estudiar y abrazar la verdad que Dios ha establecido en Su Palabra concerniente a Su asamblea.  Dios ordenó a Su asamblea ser un cuerpo unificado donde cada uno hable la misma cosa y exprese la misma verdad y ser leal al mismo Señor.  Pero este no es el caso hoy día.

      Siempre ha habido un diseño divino para perpetuamente mantener Su Nombre y Su verdad ante el mundo entero.  Por medio de Su Palabra Dios se propuso revelar Su voluntad para que el hombre entienda algo de Él.

      Dios dio a Moisés instrucciones, véase Éxodo 3:13, 14, 15.  No mucho tiempo después, Dios dio a Moisés estas instrucciones, Él comenzó a establecer un lugar que pudiera representar Su Nombre, véase Éxodo 25:8.

      Dios no necesita una casa para Su propio bienestar, pero nosotros estamos en necesidad de que Dios more entre nosotros para que Le conozcamos, véase Éxodo 25:9.  Dios dio a Moisés muy detalladas instrucciones de cómo hacer este santuario el cual Él llamó el “tabernáculo” .  Donde quiera que estuviera representaría el Nombre de Dios, el lugar que Dios elige para poner Su Nombre, es muy importante que sea hecho de acuerdo a la voluntad de Él.   Una variación no es permitida.  Hacerlo de otra forma es representar mal a Dios.

      Después que el tabernáculo fue terminado, la gloria del Señor lo cubrió.  Fue la prueba divina del hecho que Él había aceptado este tabernáculo como el lugar para poner Su Nombre.

I. La Casa de Dios: La EKKLESÍA      .

      Véase Joel 2:28, 29, 32; Hechos 2:16-21.  Esta profecía de Joel fue repetida por Juan el Sumergista, Mateo 3:11.  Jesús, antes de Su muerte, había dicho en relación a la casa anterior “....vuestra casa os es dejada desierta...”, Mateo 223:38.  Por esto, en el primer Pentecostés (la celebración, la fiesta) después de la Cruz, el velo del templo roto, el obsoleto formato del templo...la casa de Dios...que había servido a su cometido ahora quedaba “desolada” .  Pero la “casa de Dios” continuaba perpetuándose.

      Cuando Jesús vino, vino a morir, pero vino también a establecer un nuevo tipo de casa que continuará.  Jesús eligió doce hombres, véase 1 Corintios 12:28, Mateo 16:18.  Por lo tanto Jesús había establecido, edificado, o formado una institución viviente.  La infancia de la asamblea fue antes de aquel día festivo y Jesús les dio la Gran Comisión.  Aquellas gentes Le vieron el día de Su ascensión y tenía ordenanzas, oficiales, y miembros y esto era “la casa de Dios”.  Ahora Jesús había edificado Su asamblea,¿cómo el mundo podrá saber que esta es la “casa de Dios”?  Véase lo pasó en Los Hechos 2:1-4.

      Esta fue la autenticación y la autorización del nuevo formato de la “casa de Dios”.  Lo que Dios ahora deseaba era una institución no llena de utensilios, sino de ardientes corazones de gente justa para llevar a cabo la Gran Comisión.  (Continuará)

 

La Gente Llamada “Bautista”---Su Principio

(Adaptado de una obra por Lee R. Tillman)

Texto: Mateo 3:1, 17; 4:17-22

Propósito: Mostrar las riquezas de la herencia bautista

Intro: Los Bautistas son únicos.  Dependen de las Escrituras como la autoridad final para su fe y práctica.  Creen que la salvación del alma del infierno es por gracia por fe en la obra final de Jesucristo en la cruz.  Muestran las “buenas nuevas” en la inmersión de los creyentes.  Muestran la muerte de Jesús por símbolos en la Cena.  Dicen que una asamblea se compone de creyentes sumergidos bajo la autoridad de la asamblea local.

      ¿De donde vino?  Para determinar esto tenemos que pasar directamente al Nuevo Testamento para estudiar la vida de la única persona para llevar tal nombre: “Juan el Bautista”.

I. El primer bautista.  Véase Mateo 11:11; 21:23.27; Juan 1:33, 34.

      Si Juan fue “el bautista” porque él tenía autoridad divino para sumergir a la gente, ¿Qué titulo lógico habrá para una asamblea que tiene la misma autoridad?

      Como Juan, hoy las asambleas Bautistas No Conformistas son únicas.

II. El único novio.  “El que tiene a la novia es el novio...”  El Novio es Jesucristo y Él tenía su novia con Él durante Su tiempo sobre la tierra.  Véase 2 Corintios 11:2; Efesios 5:23-32.

      Jesucristo es el único Novio de las asambleas fieles a Su Palabra, véase Efesios 1:22.  Las asambleas fieles no tienen su jefatura aquí, sino en el Tercer Cielo.

III. La primera EKKLESIA.

      Jesús originó Su primera asamblea con los discípulos de Juan en la playa de Galilea, Mateo 4:18-22 y después continuó en la ciudad de Jerusalén.

      El significado de la palabra “asamblea” (EKKLESÍA en griego) es de suma importancia.  La palabra quiere decir: “llamado fuera con un propósito”.

      Una definición practica para una asamblea se encuentra en Mateo 18:20.

IV. La sucesión (herencia) de los bautistas.

      Examinando los oficiales de la primera asamblea encontramos que había solamente dos oficiales: el obispo (anciano o pastor) y los sirvientes, Filipenses 1:1; 1 Timoteo 3:1-13.  Si tu organización tiene más que esto o los llaman por otro nombre, no es escritura. 

      Hubo dos ordenanzas: ambos representativos de otras cosas:  La inmersión en agua por la autoridad de la asamblea de la persona que ha confesado públicamente su fe salvadora en Jesucristo, y la Cena del Señor es dada solamente a los miembros de la asamblea que han confesado públicamente y han sido sumergidos y son miembros de tal asamblea.

      Algo que da distinción a los Bautistas No Conformistas es su enseñanza de que la salvación del alma del infierno es hecha posible solamente por la gracia de Dios.  Muchas “iglesias” odian tal enseñanza poniendo mucho énfasis en “obras”.

      Otra doctrina mostrada por una EKKLESIA del Señor es su enseñanza de la “asamblea local, visible”.  Casi todas las denominaciones enseñan la teoría de la “iglesia universal, invisible”.

      Un estudio breve de la historia de las asambleas cristianas afirma que la asamblea que Jesús comenzó, todavía está en existencia.  No pedimos pedir perdón a nadie en esto.  Una denominación puede decir que es “de Cristo” pero su historia prueba otra cosa.  Nuestra historia (de los Bautistas No Conformistas) ha sido escrita con sangre.  Miles de creyentes fieles perdieron sus vidas rechazando la aspersión de sus niños.

      Una mirada seria de las historias breves de las “iglesias”, sea la llamada “romana” o los llamados “protestantes” o los llamados “evangélicos”  pronto muestran que son falsos en sus enseñanzas.  Ninguna puede trazar su principio al tiempo de Jesús.

      ¿Dé donde venimos nosotros las Asambleas Bautistas No Conformistas?  Del lado del Mar de Galilea.  (Continuará)

 

Los Llamados “Testigos de Jehová”

(Autor desconocido)

      La “Biblia” de los “Testigos” llamada “La Traducción del Nuevo Mundo” es considerada por ellos “...la más exacta y mejor traducida del mundo”.  A pesar de esto, son notables los errores de traducción denunciados por eruditos.

      Ellos no aceptan la doctrina de la Trinidad.  Dicen que Jesús es “hijo de Dios”, pero no “Dios el Hijo”, sino que Él es el arcángel Miguel.  Para “probar” sus errores ellos han cambiado su “Biblia” leer en Juan 1:1 “....y la Palabra era un dios”

      No hay espacio aquí para mostrar todas sus equivocaciones pero aquí están dos más: Juan 8:58 “...que antes que Abraham existiera, Yo Soy”.  Los “Testigos” escriben: “...antes que Abraham llegara a existir, yo he sido”.  Que es completamente incorrecto.

      En Mateo 25:46 dicen: “Y estos partirán al cortamiento eterno, pero los justos a la vida eterna”, pero el texto griego dice: “...al  tormento eterno...”.  (Fin)

 

Citas Interesantes De Los Mormones

*Por El Predicador”

      Joseph Smith dijo que el Libro de Mormón era “...el más correcto de todos los libros de la tierra”, una cita de “Historia de la Iglesia”, Vol. 4, p. 461.  Según el mormonismo, y contrariamente a lo que la Biblia dice en Mateo 16:18,  Joseph Smith  enseñó que  “....la verdadera iglesia desapareció de la faz de la tierra”.  Había, entonces, la necesidad de una “restauración” y la “Iglesia Mormona” dice que ella es aquella “restauración”.

1. Pero si esto es verdad ¿Por qué el Libro de Mormón dice lo siguiente con respecto al Apóstol Juan y a discípulos “americanos” de Jesús? 

      “.....vosotros habéis deseado la cosa que de mí deseó Juan, mi amado, quien me acompañó en mi ministerio, antes que yo fuese levantado por los judíos.  Por tanto, más benditos sois vosotros, porque nunca probaréis la muerte.....hasta que se cumplan todas las cosas según la voluntad de mi Padre, cuando yo venga en gloria con los poderes del cielo”,  3 Nefi 28:6, 7.

2. Observen cómo los nefitas pusieron su fe en cosas  que no eran de Dios:

      “Y ocurrió que al levantarse mi padre por la mañana, y al dirigirse a la entrada de la tienda, con gran asombro vio en el suelo una esfera de bronce fino, esmeradamente labrada, y en la esfera había dos agujas, una de las cuales marcaba el camino que debíamos seguir por el desierto.....Y aconteció que yo, Nefi, vi las agujas que estaban en la esfera, y que funcionaban de acuerdo con la fe, diligencia y cuidado que nosotros les dábamos”, 1 Nefi 16:10, 28.

3. El mormonismo tiene su propio relato de un viaje en un arca, sólo que en lugar de una única arca, se trataba de varias barcazas.  Fue supuestamente en tales barcazas que un grupo de emigrantes procedentes de la torre de Babel viajó a las Américas, según se describe en el Libro de Eter, una parte del Libro de Mormón.  Allí se dice:

      “Y ocurrió que Dios el Señor causó que soplara un viento furioso sobre la superficie de las aguas, hacia la tierra promediada; y así fueron impelidos por el viento sobre las olas del mar.....Y ocurrió que el viento no dejó de soplar hacia la tierra prometida mientras estuvieron sobre las aguas; y de este modo (Pàg. 5) fueron impelidos por el viento.....Y de este modo fueron impelidos sobre las aguas por trescientos cuarenta y cuatro días”, Eter 6:5, 8, 11.

      ¡Ay, ay, ay!  Hay un problema matemático aquí.  Un viento furioso puede tener una velocidad que oscila entre, digamos, 70 y 120 km/hora.  Supongamos el menor valor, es decir, 70.  Una barcaza que flote en el agua impelida por un viento de 70 km/hora podría fácilmente viajar cinco kilómetros por hora.  Si esto se multiplica por el número de horas que tienen los 344 días que duró el viaje, ¡la distancia recorrida sería de aproximadamente 40,000 km!  ¡Aún a 3, 5 km/hora, serían 25,000 km!  Ambos distancias son muchísimas mayores que el ancho del océano Atlántico (unos 5,000 km) y el mar Mediterráneo (4,000 km).  ¡Parece que la historia fue inventada!

      ¡No trate con los Mormones!  Su propósito es engañar a la gente para edificar una denominación grande y fuerte.  Ella no tiene interés en la salvación de tu alma del infierno.  Ella tiene interés en la cantidad de dinero que tú puedes dar a tal organización de Satanás. (Fin)

 

Antinomianismo
     La palabra viene del griego anti, contra, y nomos, ley. Se refiere a la práctica no bíblica de vivir sin la debida

consideración de la rectitud de Dios, emplear la gracia de Dios como si fuera una licencia para pecar y confiar en la gracia para ser limpio del pecado. En otras palabras, ya que la gracia es infinita y somos salvos por gracia, entonces para el antinomianismo podemos pecar cuanto queramos y aún ser salvos. Esta idea es errónea porque, aunque como cristianos no estemos bajo la Ley (Rom. 6:14), todavía somos llamados a cumplir la ley como la Ley del amor (Rom. 13:8,10; Gál. 5:14; 6:2). Debemos amar a Dios con todo nuestro corazón, alma, fuerza y mente, y a nuestro prójimo como a nosotros mismos (Luc 10:27) y, de este modo, evitar la ofensa del pecado que le costó a Dios Su unigénito Hijo. Pablo habla contra la noción del antinomianismo en Romanos 6:1-2: "Qué, pues, diremos? "Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? "De ninguna manera Porque los que hemos muerto al pecado, "cómo viviremos aún en él?" No hemos de usar la gracia de Dios como una excusa para pecar; en lugar de esto, hemos de ser controlados por el amor de Dios y de esta forma traer el fruto del Espíritu Santo (Gál. 5:22-25).

 

Cómo Preparar Un Sermón

Por Gilberto Abels

      Uno de los privilegios más grandes para el ministro es poder exponer la Palabra.  La predicación es un arte que se perfecciona con la experiencia.  Todavía puede que no sea obvio el proceso de cómo el predicador formula sus ideas en un sermón.  Consideremos los pasos:

 Por donde empezar:   Los requisitos básicos para un sermón efectivo, es que sea sobre un tema que viene de su corazón y sobre lo cual usted se siente a gusto hablar.  Si tiene claro en su mente lo que quiere enseñar, le va a ser mucho más fácil predicar con convicción.

1. Identifique el texto y tema.  Si no tiene un tema definido, la gente tampoco va a recibir un mensaje claro.

      Hoy dos errores que puede cometer.  Uno es querer predicar sobre una idea de interés limitado y luego tratar de forzar un versículo a apoyar su idea, usándola fuera de contexto.  El segundo: Luchar demasiado para encontrar un tema interesante.  Esto comúnmente lleva al predicador a escoger un texto casi totalmente desconocido, y tratar de establecer una enseñanza novedosa sobre ello.  Esto invariablemente deja a la gente confundida y no convencida.

      El secreto para un buen sermón es un buen texto, un buen tema y una buena historia.  Sobre todo, para escoger el texto y tema depende de Dios el Espíritu Santo.

2. Descubra los puntos.  Estudie los versículos de su texto hasta encontrar el mensaje, el orden de presentación, y su lógica.  Si usted está predicando un sermón temático, cada punto puede ser un versículo diferente. 

3. Escoja los puntos.  Siguiendo las instrucciones de cómo descubrir los puntos de un texto o tema, pronto se dará cuenta que tiene más información de la que se necesita para el sermón.  Ahora usted tendrá el lujo de escoger cuales puntos, preguntas o versículos mejor se relacionan el uno con el otro, cual será mejor para su público y cuales descartar.  Recuerde que veinte minutos es mucho para un principiante.

4. El propósito del sermón debe de ser enseñar lecciones que su congregación necesita, siempre recordando a los incrédulos presentes tomando tiempo a mostrarles su necesidad de ser salvos.  Ponga sus puntos, argumentos e ilustraciones en orden desde el más sencillo hasta el más fuerte.

5. Use ilustraciones.  Cuando puede, respalde e ilustre a cada punto con una ilustración breve.

6. Planee la introducción y conclusión.  Si usted tiene claro en su mente lo que quiere enseñar y el resultado que quiere lograr, será fácil preparar el sermón.  El cuerpo del sermón vendrá después por añadidura.  La introducción tiene que presentar el tema, la conclusión tiene que repetir los conceptos de la introducción.

7. La presentación: Durante la presentación debe tener a la vista su bosquejo o apuntes.  Hable de una forma natural.  Sea sincero.  No se preocupe de los nervios.  Sobre todo siempre predique la Palabra y no se meta en asuntos ajenos. (Fin)

 

El Pentecostalismo

Por Franklin G. Huling, Editorial Buscapies, Santo Domingo, Rep. Dominicana, Apdo. 2153.

      Conocido en tiempos pasados como "El Movimiento de Lenguas", "Los que se arrastran por el suelo", etc. Más recientemente ha adoptado el nombre de "El Evangelio Completo", "La Iglesia Cuadrangular", "La Fe Apostólica", etc.  Muchos verdaderos hijos de Dios están conectados con este movimiento.  Sin embargo, las enseñanzas básicas del Pentecostalismo no son bíblicas.

1. No es bíblico estar a la caza del Espíritu Santo.

      Después del hecho histórico de Pentecostés, no hay un solo párrafo en las Escrituras que ordene o exhorte a "estar a la espera" del Espíritu Santo.

      Note que el Espíritu Santo vino aquel día no porque los discípulos estuvieran ya listos esperando, sino que el Espíritu vino porque en ese día se cumplía la fecha fijada por el Padre.  Así como la Encarnación, la Crucifixión y la Resurrección de Jesucristo no vuelven a repetirse, Pentecostés no se ha repetido ni se volverá a repetir jamás.  El Espíritu Santo vino en aquel día una vez y para siempre.  En consecuencia insulta al Espíritu Santo "esperar" que Él venga, porque Él ya vino.

      Si eres salvo, el Espíritu Santo está ya residiendo en tu corazón.  No serías cristiano si Él no hubiera llegado a tu corazón,  Romanos 8:9.

      La pregunta: "¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? (Los Hechos 19:2) no fue dirigida a cristianos.  Como muestra el contexto, estas personas eran discípulos de Juan el Sumergista y no sabían nada de la obra de Jesucristo en la cruz, ni de los eventos en el día de Pentecostés.

II. No es Bíblico Estar A La Caza De Ser "Bautizados Por El Espíritu Santo".

      En ninguna de sus partes la Palabra de Dios amonesta a procurar con ahínco o ansia el "bautismo del Espíritu Santo".  Ni una sola vez en sus epístolas, Pablo, Pedro, Santiago o Juan, escriben de alguno que "recibiera el bautismo" o que "tuviera su Pentecostés".  ¿Por qué no?  Sencillamente, la Palabra  da la respuesta:

      En el momento en que somos "nacidos del Espíritu", somos "sumergidos" por Él y "sellados" por Él.  El 1 Corintios 6:19.

      Ser "lleno" (controlado) del Espíritu Santo (Efesios 5:18) es el gran privilegio y la gran obligación de todo creyente.

      Recordemos de paso que el Espíritu Santo es la Tercera Persona de la Bendita Trinidad en Uno, no es meramente una "influencia" sino que es una Persona Divina, Juan 16:13.  Él pues es digno de adoración.  No es meramente un "poder" que debe estar buscando más y más.

      Nótese 1 Juan 4:1. Nuestra es la pérdida si no hacemos caso a esta amonestación.  El método para probar si los espíritus son de Dios es por medio de la Palabra de Dios, está en Isaías 8:20.

      Si nos ponemos a "esperar el Espíritu Santo", si ansiamos y nos esforzamos buscando "el bautismo del Espíritu Santo" nos abrimos y exponemos a serios peligros espirituales.  Dios no nos ha mandado hacer eso.  Observe que el Espíritu Santo nunca dirige a alguien en contravención con lo que está escrito en las Escrituras.  El orgullo espiritual es el que empuja a algunos a poner sus "experiencias" por encima de lo que está escrito.

      Hay los que hablan "del fuego", de los "fuetazos", de los "candelazas", de los "choques eléctricos" del Espíritu Santo.  Son atraídos a la tesonera tarea de buscar esas "emociones" o "experiencias" esotéricas (de gran fervor religioso que sólo logran alcanzar los miembros de una elite).  A menudo Satanás los premia otorgándoles sus deseos.  Cuando el diablo no puede detenernos en obedecer la voluntad de Dios, procurará empujarnos por encima de la misma.

      Lo que el Pentecostalismo llama "bautismo del Espíritu Santo" es una combinación de súper emoción, hipnotismo, e histeria religiosa, que bien puede ser inducida por demonios o puramente por sugestión Psicológica.  El "buscador" cae en trances y su mente consciente se sumerge en el limbo.  El subconsciente toma control.  La "experiencia" podrá llenarlo de paz.  Podrá hacerlo sentir mucha alegría y un gran acercamiento a Dios.  Claro está, esto se debe a la actitud sincera del corazón sincero hacia Dios y no a la "experiencia" en sí.  Pero en ciertos casos resulta en tragedia mental y emocional para los que se someten a esta "experiencia".  ¡Tenga cuidado!  Este fuego puede devorarlo. 

III. No Es Bíblico Creer Y Enseñar Que "Hablar En Lenguas" Sea La Evidencia O Una Evidencia Del "Bautismo Del Espíritu Santo"

      En ninguna parte de la Biblia se dice esto o siquiera se sugiere.  Todo lo contrario, Pablo pregunta: "¿Hablan todos lenguas?  (1 Corintios 12:30)  La respuesta obvia es ¡qué no!

      Las Escrituras no sancionan la distinción que hacen los Pentecostales entre "hablar en lenguas" y el "don de lenguas".  Hay sólo cuatro casos en que se habló en lenguas en el Libro de Los Hechos.  Tres de ellos se citan específicamente y uno se trae a colación por implicación solamente.  Pablo escribió en 1 Corintios 14:22 "...las lenguas son por señal...".

      Mediante estos cuatro casos el Espíritu Santo demuestra la incorporación al Cuerpo de Cristo de los primeros creyentes pertenecientes a cuatro grupos diferentes, principalmente étnicos: Hechos 2, judíos; Hechos  8:14-17, mezcla de judío y gentil; Hechos 10:1, 46, 47, gentiles; Hechos 19:1-6, discípulos de Juan el Sumergista

      Pablo escribió en 1 Corintios 13:8 "...cesarán las lenguas..."  Después que los primeros representantes de estos cuatro grupos distintos de judíos, samaritanos, gentiles  y discípulos de Juan fueron salvos, no vuelve a aparecer mención de hablar en lenguas cuando el Espíritu Santo entra a los corazones en el mismo momento de la regeneración.

      La asamblea de Corintios es la asamblea de más bajo nivel espiritual en el N.T.  Estaba dividida en bandos.  Se denunciaban en los tribunales unos a otros.  Toleraban en su medio a uno que vivía maritalmente con la esposa de su padre.  Pervertían la Cena.  Exaltaban la experiencia de las "lenguas".  Nótese lo que Pablo escribió a ella en 1 Corintios 14:18, 19.  Como se puede ver, en el Pentecostalismo ponen en reverso esta enseñanza puesto que prefieren hablar cinco palabras en lo que llaman "lenguas desconocidas" que diez mil palabras con su entendimiento.

IV. No Es Bíblico Tener Liderazgo Femenino En La Obra Del Señor

      Este no es el orden establecido por Dios.  Nunca lo fue y tampoco lo es hoy, 1 Timoteo 2:12.  Todo hombre o mujer cristiana debe testificar a los incrédulos, y las mujeres tienen su lugar en la enseñanza de la Palabra a niños y a las otras mujeres y otras funciones. 

      Es significativo que casi todos los cultos falsos  han sido encabezados por alguna mujer.

V. No Es Bíblico Enseñar Que La Voluntad De Dios Es Sanar Siempre Cuando Haya Fe

      ¡Sí! ¿Cómo no?  Jesucristo tiene el mismo poder para sanar hoy como ayer y Él sana cuando es Su sabia y buena voluntad hacerlo.  Sin embargo, cuando aún vivían los apóstoles, las señales y milagros comenzaron a desaparecer porque no eran necesarias ya para acreditar el mensaje del Evangelio.

      Afirmar, como afirman los Pentecostales, que ellos han "restaurado" los dones perdidos del Espíritu Santo, es pura ficción.   Pero es el caso que los dones del Espíritu Santo nunca estuvieron "perdidos".

      Las "obras mayores" (Juan 14:12) que Jesucristo prometió que harían Sus discípulos no eran obras físicas sino milagros espirituales.  Por ejemplo, Jesucristo resucitó a los muertos, pero nadie hace esto hoy.  Resucitar muertos sería el milagro físico mayor que alguien pudiera hacer, sin embargo, mediante el poder del Espíritu Santo 3,000 almas "...muertos en delitos y pecados..." recibieron vida en Cristo Jesús aquel día.  Esto, sí, que fue una "obra mayor".  La salvación de un alma es el milagro mayor de todos.

      Hay los que buscan apoyarse en lo que dice Santiago en 5:14, 15 para afirmar que "donde hay fe, hay sanidad".  Note dos cosas de esta Escritura.

      En primer lugar está dirigida a "...las doce tribus que están en la dispersión..."  a judíos cristianos amparados todavía bajo las promesas judías de sanidad corporal.    Estos estaban ubicados en el período de transición entre la dispensación de la ley y la de la gracia, entre el caminar por fe o por vista. 

      En segundo lugar, note que aquí se manda a llamar a "los ancianos" quienes son los que deberán ofrecer la oración de fe.  En consecuencia, como la oración de fe era para "salvar a los enfermos" y eran los ancianos quienes tenían la responsabilidad de orar, si el enfermo no sanaba era por culpa de la falta de fe de los ancianos y no del enfermo.

      Los sanadores modernos que se agarran a esta Escritura, hacen precisamente lo opuesto.  Siempre le echan la culpa al enfermo en vez de echarse la culpa ellos mismos cuando estos no sanan.

      ¿Debemos de orar por los enfermos hoy día?  ¡Sí!, Véase Filipenses 4:6, 7.  Hay cristianos que oran muy poco por sus enfermedades dependiendo enteramente de la ayuda médica y de los remedios.  ¡Esto está equivocado!  Debemos recordar que nuestros cuerpos pertenecen al Señor y que están habitados por el Espíritu Santo.  No debemos abusarlos comiendo comidas malsanas, o por comer demasiado, o en otras maneras.  Debemos presentar nuestros cuerpos para servir y glorificar al Señor, Romanos 12:1, 2.  (Fin)

 

Errores de los Adventistas del 7 Día

Introducción: Muchos de los ASD (Adventistas Séptimo Día) tratan de ganar aceptación en la comunidad cristiana, pero un examen de sus doc­trinas muestra que ellos no tienen la "fe" de Judas 3.

1. Están equivocados acerca del sábado.  Dicen que los cristianos tienen que adorar a Dios en el día sábado, pero:

(1) El N.T. nunca manda al creyente adorar o tener reu­niones en el día sábado.  Al contrario: véase 1 Corintios 16:1, 2; Hechos 20:7; Juan 20:19, 26; Romanos 14:5, 6; Col. 2:16, 17.

(2) Dicen que la "iglesia romana", en el año 320, cambió el día de adoración del sábado al domingo.  Pero esto es falso según los historiadores. No hay ningu­na evidencia en la historia pasada que los cristianos tu­vieran sus reuniones en el día sábado.

2. Están equivocados en su doctrina que el alma duerme en la tumba después de la muerte.  Niegan que el alma del creyente vaya al Tercer Cielo en el momento de morir el cuerpo.  Dicen que el alma sigue en la tumba hasta el  día de la resurrección, pero véase lo que dicen las Escri­turas: Filipenses 1:23; 2 Corintios 5:8; Hebreos 12:1; 1 Tesalonicenses 4:18; Apocalipsis 6:9, 10; Isaías 14:9, 10; Ezequiel 32:21, 30, 31; Lucas 16:19-31.

3. Los del ASD consideran que Elena White (1825 - 1915) fue una profeta de Dios, que ella recibió más de 2.000 mensajes directamente de Dios, que ella fue una maestra, véase 1 Timoteo 2:12.

4. Están equivocados en sus enseñanzas acerca de Jesu­cristo.  La Señora White escribió: "...Cristo tomó sobre Su naturaleza sin pecado nuestra naturaleza pecami­nosa...".  ¡Falso!  Seguro que Él tomó nuestros pecados, pero no nuestra naturaleza pecaminosa.

5. Están equivocados diciendo que el creyente puede perder su salvación.  Dicen que aunque somos salvos por gracia, uno tiene que guardar la Ley para ser preservado.

6. Están equivocados en su doctrina de un "juicio inves­tigador".  Dicen que Jesucristo no comenzó la fase de juicio hasta el día 22 de octubre, 1844 cuando Él quitó los pecados.  Pero, ¿qué dicen las Escrituras?

(1) Véase a Hebreos 9:12, 25, 26 que habla de Su ascensión al Lugar Santo donde nuestra salvación fue hecha inmediatamente.

(2) Dicen que los pecados del los creyentes no serán quitados hasta que el "juicio investigador" termine.  Por esto, ninguno de ellos tiene la seguridad de la salva­ción.  Nótese la promesa de perdón: 2 Timoteo 2:19; Juan 10:14; 1 Juan 1:9; Hebreos 1:3; Colosenses 1:21; 2:13.

(3) Ya que Jesucristo es Dios, Él ya sabe todas las cosas.  No hay ninguna razón para investigar nada.

7. Están equivocados en su doctrina extraña que Satanás es el "chivo expiatorio" y que él llevó nuestros pecados.  La Señora White escribió: "Cuando Cristo, por medio de Su sangre, quitó los pecados de Su pueblo del santuario celestial al terminar Su ministerio sobre la tierra, Él los pondrá sobre Satanás, quien, en la persecución del jui­cio, tiene que cargar la pena final..." usando Levíti­co 16:7.10.  (Recuerde que la palabra "azazel" no es un nombre propio.  Debe traducirse como "el chivo que desa­parece").

8. Según el Apóstol Pablo, las doctrinas del "juicio in­vestigador" y del "chivo expiatorio" son otro evangelio, Gálatas 1:8, 9.

9. Están equivocados en su doctrina de "la marca de la bestia".  Según ellos aquella marca estará sobre cada persona que no adora a Dios en el día sábado.  La Se­ñora White escribió: "...en los últimos días la prueba del sábado será hecha clara.  Los que no guarden el sábado recibirán la marca de la bestia y serán quitados del Ter­cer Cielo...".  Es obvio que los ASD no se tratan bien con las Escrituras, 2 Tim 2:15.

10. Están equivocados acerca de la profecía de la Biblia.  Dicen que Dios ha terminado su trato con la nación de Israel, y esto es falso.  Dicen que casi todas las pro­fecías del Libro de Apocalipsis han sido cumplidas antes del año 500.  Claro, ellos no entienden nada de la profecía de Daniel 9:24-27.  (Fin)

 

La Seguridad Del Discípulo

LECTURA: 1 Juan 5:1-21

TEXTO: Juan 5:24

INTRO: Hasta que Ud. tenga la seguridad de su propia salvación, no tendrá interés en la salvación de los incrédulos.  En esta lección encontramos tres pasos:

I.  Los fuegos del juicio de Dios están encendidos por los pecados de la raza humana.

1. Hay dos palabras entendidas como “juicio” en las Escrituras.  Una tiene que ver con el acto de juicio para encontrar la realidad, Romanos 3:19.  La otra “condenación” significa la sentencia del juicio, Juan 3:36.

2.  Hay tres razones por las que el juicio de Dios es contra el pecado del hombre:

(1) Viene por lo que el hombre es: PECADOR, Romanos 5:18, 19.  Véase Génesis 6:5-7.

(2) Viene sobre el hombre por lo que él ha hecho, Apocalipsis 20:12.  Véase Apo. 22:11: Lucas 23:40, 41.

(3) Viene sobre el hombre por lo que él no ha hecho:

  A. porque no vinieron al socorro de Yavé” Jueces 5:23.

  B. “oye…y no las hace” Mateo 7:26.

  C.  el que no amare al Señor”  1 Cor. 16:22.

  D.  “no conocieron a Dios” 2 Tes. 1:8.

  E,  “ni obedecer las Buenas Noticias” 1 Tes. 1:8.

  F,  “no creen en Mi” Juan 16:9.  Véase Lucas 19:22-26: Mateo 25:30.

II. Jesucristo llevó el juicio de Dios contra el pecado para cada persona elegida por Dios, que en arrepentimiento y fe, Le reciben a Él como su substituto.  Las tres causas del juicio de Dios sobre el hombre como pecador tienen sus contrapartes en la muerte de Jesucristo para el pecado, porque Él fue juzgado por lo que el ya creyente era; por lo que el ya creyente hizo; y por lo que el ya creyente omitió hacer.

1.  Jesucristo murió por lo que éramos:

(1) Éramos pecadores, con una naturaleza pecaminosa y por eso tenemos que ser juzgados, Rom. 8:3.

(2) Sabemos, por las Escrituras, que mientras nuestros pecados actuales son perdonados por la obra final de Jesucristo, Efesios 1:7; 1 Juan 2:12, nuestra naturaleza pecaminosa no fue perdonada sino juzgada en la muerte de Jesucristo.  Esto está bien descrito y simbolizado en el A.T. en la ofrenda por el pecado en el Libro de Levítico.  A. ¿Cómo fue llamada aquella ofrenda? Levítico 4:20c.“Una ofrenda por los pecados” y fue dada a Dios  por los pecados de ignorancia, Levítico 5:17.  Véase 2 Cor. 5:21.

  B.  ¿A dónde fue llevada aquella ofrenda?  Levítico 4:12.  Fuera del campo al lugar de juicio.  Ahora nótese:

    a. El leproso, Levítico 13:45, 46.

    b. María, Numero 12:15.

    c. El hombre que violó el sábado, Números 15:32-36.

      Jesucristo es el gran “antitipo”, Hebreos 13:12.  Véase 2 Corintios 5:21: Gálatas 3:13.  Nótese Deuteronomio 21:18;23.

  C. ¿Qué se hizo con aquella ofrenda por el pecado? Levítico 4:11, 12.  Toda tenía que ser destruida con la excepción de la grosura, Levítico 4:8, 9.

    a. En Levítico se usan dos palabras cuando se está hablando de “quemar”.  Una palabra quiere decir "a quemar para producir un olor agradable", Lev. 12:9, 13.  Aquel olor se fue a Dios.  Por eso habla de la muerte de Jesucristo, Efesios 5:2.

    b. La otra palabra “quemar” quiere decir " destruir algo completamente", y expresa el juicio de Dios contra el pecado, Josué 7:15.

  D. ¿Quién mató la ofrenda de pecado?

    a. El oferente, y él tuvo que hacer tres cosas:

      (a) Tuvo que traer la ofrenda a la tienda.

    (b) Tuvo que poner las manos encima de la cabeza de la ofrenda para ser identificado con ella.

    (c) Tuvo que matar al animal.  Ahora, todo esto habla de una necesidad personal. Confianza en el sacrificio para quitar los pecados cometidos.  Hay que recordar que fueron nuestros pecados los que mataron a Jesucristo aquel día, Hechos 3:15a.

2. Jesucristo murió por lo que el hombre ha hecho.  Mira lo que Jesucristo hizo por el pecador:

(1)  Quitó nuestro pecado, 1 Juan 3:5.

(2)  Ofreció un solo sacrificio, Hebreos 10:12.

(3)  Se Dio a Sí mismo por nuestros pecados, Gal. 1:4.

(4)  Él fue la propiciación (acción que apacigua la ira de Dios, a fin de que Su justicia y santidad sean satisfechas y pueda perdonar el pecado) por nuestros pecados, 1 Juan 2:3.

(5)  Padeció por nuestros pecados, 1 Pedro 3:18.

(6)  Fue ofrecido para llevar los pecados, Heb. 9:28.

(7)  Llevó nuestros pecados, 1 Pedro 2:24.

(8)  Derramó Su sangre, Mateo 26:28.

(9) Murió por nuestros pecados, 1 Corintios 15:3.  En estos textos hay dos gran verdades presentadas: El pecado feo del pecador; El sacrificio efectivo del Salvador.

3. En estos textos encontramos “nueve rayos que brillan” de la muerte de Jesucristo:

(1) El rayo de manifestación, I Juan 3:5.  Véase Juan 21:1, 14, 1 Timoteo 3:16; 1 Juan 1:2.

(2) El rayo de perfección, Hebreos 10:12  “un solo sacrificio”.  Hebreos 9:12, 26, 28; 10:2, 10, 12.

(3) El rayo de consagración, Gálatas 1:4.

(4) El rayo de propiciación, 1 Juan 2:2.

(5) El rayo de sustitución, 1 Pedro 3:18.

(6) El rayo de imputación (atribuir a otro una culpa, delito o acciones), Romanos 3:24, Hebreos 9:28.

(7) El rayo de identificación, 1 Pedro 2:24.  Véase Mateo 20:28; Marcos 10:45; Isaías 53:4, 5.

(8) El rayo de remisión, Mateo 26:28.

(9) El rayo de revelación, I Corintios 15:3.

4. Jesucristo murió por lo que el hombre no hizo:

(1) El hombre no cumplió con la ley de Dios, y no glorificó a Dios.  Por eso, véase Romanos 3:23; 8:7.

5. En cada asunto Jesucristo fue Perfecto:

(1) No hubo mancha en Su carácter.

(2) No hubo defecto en Su devoción.

(3) No hubo falla en Su consagración.

(4) No hubo mácula en Su naturaleza.

(5) No hubo mezcla en el oro de Su santidad.

(6) No hubo baldón en el sol de Su testimonio.

(7) No hubo imperfección en Su obediencia.

(8) No hubo desperfecto en Su obra al morir.

6. Ya que el Señor es perfecto el creyente se encuentra:

(1)  Perfecto en Su gracia, Ezequiel 16:14.

(2)  Bello en Su hermosura, 1 Juan 4:17.

(3)  Santo en Su santidad, 1 Corintios 1:30.

(4) Justo en Su justicia, 2 Corintios 5:21.

(5) Precioso en Su preciosidad, 1 Pedro 2:7.

(6) Vivo en Su vida, 1 Pedro 2:4.

(7) Aceptado en Su aceptabilidad, Efe. 1:6.

(8)  Enriquecido en Sus riquezas, Fil. 4:19.

(9)  Bendecido en Su beatitud, Efe. 1:3.

(10)  Sentado en Su exaltación, Fil. 2:6.

(11) Suficiente en Su mansedumbre, Col. 1:12.

(12)  Fuerte en Su gracia, 2 Timo. 2:1.

(13)  Alegre en Su alegría, Juan 15:11.

(14)  Amado en Su amor, Juan 15:12.

III. La palabra de la gracia de Dios nos asegura que no hay condenación para el creyente en Cristo Jesús.  Las Escrituras enseñan que hay:

1. Una diferencia innegable entre el creyente y el incrédulo.

(2) Por el incrédulo, Hebreo 9:27; 2 Pedro 2:9.

(2) Por el creyente, 1 Tes. 5:9; 1 Pedro 1:4.

2. Una distinción inequívoca entre los dos, 1 Corintios 11:32b.  Véase Isaías 26:20.  Aquí hay tres cosas:

(1) Entra en tus aposentos (donde hay protección).

(2) Cierra tras de ti tus puertas (para dar seguridad).

(3) Escóndale un poco (en Cristo Jesús) y la condenación de los incrédulos no puede tocarle.

3. Una esfera inaccesible por el enemigo, Romanos 8:1.

(1) En Jesucristo, Noé y su familia entraron en el arca.

(2) En Jesucristo, los hijos de Israel se quedaron en sus casas donde hubo la sangre rociada encima de las puertas.

(3) En Jesucristo la persona que mató sin intención pudo entrar en la ciudad de refugio, Números capitulo 35.

(4) En Jesucristo Rahab y su familia fueron salvos quedándose en su casa, Josué capitulo 3.

4. Una certidumbre incondicional, Juan 3:18  “no es”.

(1) Véase el “no es” en Marcos 9:44, 46; Mateo 10:37, 38; Marcos 9:40.

5. Una promesa inequívoca, Juan 5:24.

6. Un privilegio inexpresable, 1 Juan 4:17.

7.  Una pregunta sin rival, Romanos 8:34a.   (fin)

 

La Autoridad del Discípulo: Las Escrituras

LECTURA: Salmo 119:97-104

TEXTO: 2 Timoteo 3:16, 17

INTRO: El sujeto de la inspiración divina de las Escrituras es de suma importancia porque:

(1) Es la parte central del cristianismo.  Quita la inspiración divina del Libro y todo está perdido.

(2) Es el fundamento, el cimiento de nuestra fe.  Si no hay un convencimiento firme en la autoridad de las Escrituras de que ellas son la pura Palabra de Dios, nuestra fe será sacudida.

(3) Es la columna, el pilar, el poste de nuestra profesión.  En la construcción del templo de Salomón ellos pusieron dos columnas delante, una llamado Jaquín (establecerá), y la otra llamado Boaz (fortaleza).  Así será con las Escrituras....tenemos seguridad y fuerza.

I. Dios ha hablado a Su creación de tres maneras:

1. Por Sus obras, Hebreos 11:3; Salmo 19:1-4; 33:6-9.

2. Por Su Hijo, Hebreos 1:1, 2; Juan 1:1, 2, 14, 18.

(1) Por Sus palabras Jesucristo nos reveló la mente  de Dios.

(2) Por Sus obras Él nos reveló el poder  de Dios.

(3) Por Su compasión Él nos reveló el amor de Dios.

(4) Por Sus tratos Él nos reveló la gracia de Dios.

(5) Por Su carácter puro Él nos reveló la santidad de Dios.

(6) Por Su muerte Él mostró la justicia de Dios.

(7) Por Su resurrección Él mostró la fuerza de Dios.

  A. Sí, Jesucristo es la Palabra Divina de Dios, la Revelación Viva de Dios, la Expresión de Dios, y la Doctrina de Dios.

3. Por Su Palabra escrita, Salmo 138:2b.  Es decir que Dios escribió Su Nombre en el sol, en la luna, en las estrellas y en todas partes donde nosotros podemos ver Su gracia y amor.

(1) ¿Cómo reveló Dios Su voluntad a nosotros?  Hebreos 1:1, 2; 2 Pedro 1:21 "...siendo inspirados..."  La palabra "inspiración" ocurre solamente en la Biblia en conexión con la palabra "escritura"  y quiere decir: "Dios respiró".  Como Dios respiró para dar vida a Adán, igual Dios "respiró" para darnos Su Palabra viva.

(2) Nótese bien: Aquel acto de inspiración trató con los autógrafos originales, no con las traducciones que tenemos hoy en día.  Por eso, hay que tener cuidado con la Biblia que usted está usando.  Aunque no tenemos ninguna traducción perfecta, yo prefiero la 1960.

II. El Señor Jesucristo es el Secreto, la Suma, y la Sustancia de las Escrituras.

1. Nótese que las invitaciones en las Escrituras son las súplicas de compasión divina, Apo. 22:17.  Las invitaciones son dadas para entrar en un lugar de:

(1) Seguridad, Génesis 7:1.

(2) Compañerismo piadoso, Número 10:29.

(3) Recibir limpieza personal, Isaías 1:18.

(4) Satisfacción, Isaías 55:1.

(5) Descanso para el alma, Mateo 11:28.

2. Los juicios de las Escrituras muestran la justicia divina de Dios como en las plagas en Egipto, Éxodo cap. 7 a 12.

3. Las bondades mostradas en las Escrituras muestran la misericordia de Dios que son:

(1) Eternas, Salmo 103:17.

(2) Sin límites, Salmo 108:4.

(3) Extienden la vida, Lamentaciones 3:22.

(4) Animan al pecador al arrepentimiento, Joel 2:13.

(5) Perdona, Miqueas 7:18.

(6) Hace posible la salvación, Tito 3:5.

4. La transparencia de las Escrituras, Su brillantez, muestra el esplendor Divino, Salmo 119:105.

5. Sus milagros muestran el poder Divino, Éxodo 6:1-8; mateo 9:1-6.

(6) Su naturaleza testifica de la santidad Divina de Dios, Éxodo 15:11; Salmo 99:9.

(7) Su orden revela el plan Divino de Dios.  Esto está escrito con claridad.  No hay nada de confusión.

(8) Su preservación muestra el Guardián Divino, Mateo 24:35.

(9) Sus preguntas hablan del Persuasor Divino, 1 Samuel 6:20; Esdras 9:15; Job 41:10; Salmo 76:7; 130:3; Malaquías 3:2; Apocalipsis 6:17.

(10) Su ley muestra su legitimidad, que es una obra auténtica, Salmo 19:7; Romanos 7:12.

(11) Sus enseñanzas testifican de su carácter inmaculado, Salmo 12:6; 18:30; 19:8; 119:140; Proverbios 30:5.

(12) Sus descubrimientos (desenrollar) son las manifestaciones de Dios, Éxodo 13:21; Números 9:17; Deuteronomio 1:33; Nehemías 9:12.  (13) Su sabiduría muestra al Maestro Divino.  ¿Qué ser humano podría concebir un "plan de salvación"?  Salmo 104:24; Proverbios 3:19; Daniel 2:20; Romanos 11:33; 1 Corintios 1:25.

(14) Su excelencia habla del hecho de que es una obra de Dios y la única  y la final revelación de Dios.  Además de estos 66 Libros, no sabemos nada de Dios.

III. Sí, como no, creemos en la inspiración verbal de las Escrituras....que Dios inspiró cada palabra de los autores humanos quienes las escribieron bajo la dirección del Espíritu Santo de Dios.

1. Hay unos que dicen que Dios solamente inspiró los pensamientos  de los escritores y que los hombres luego pusieron sus propias palabras.  ¡No fue así!  Nótese:

(1) Los Diez Mandamientos: "...y Dios habló todas estas palabras..." Éxodo 20:1

(2) El testimonio de Moisés, Deuteronomio 1:6, 7.

(3) El testimonio de Josué, Josué 23:14.

(4) Las palabras de Samuel a Saúl, 1 Samuel 28:17.

(5) Las palabras de David, 2 Samuel 23:2.

(6) La promesa de Dios a Salomón, 1 Reyes 6:11,12.

(7) La oración de Salomón, 1 Reyes 8:26.

(8) La contestación de Dios a Ezequías, 2 Crónicas 32:24.

(9) La oración de Nehemías, Nehemías 9:13.

(10) Las palabras del salmista, Salmo 99:7.

(11) El mensaje de Jeremías a Judá, Jer. 7:1, 13-15.

(12) La oración de Daniel, Dan. 9:12.

(13) El testimonio de Jesucristo, Marcos 12:26, 27.

(14) La canción de María, Lucas 1:54, 55.

(15) La canción de Zacarías, Lucas 1:68-70.

(16) Las palabras de los judíos al ciego, Juan 9:29.

2. Nótese bien lo que dicen Deuteronomio 4:2; 12:32; Proverbios 30:5, 6; Apo. 22: 18, 19.

IV. Usted, como un discípulo del Señor, debe tener una actitud personal hacia la Palabra de Dios:

1. Debe recibirla con mansedumbre, Santiago 1:21.

2. Debe recibirla como:

(1) Sirviente, porque es la voz del Señor (Dueño).

(2) Santos (los separados del mundo) porque es la que nos limpia de pecado.

(3) Sujetos,  porque es el mandamiento del Rey.

(4) Soldados, porque nos equipa para batallar contra la maldad.

(5) Hijos, porque contiene la voluntad de nuestro Padre.

(6) Redimidos, porque presenta la gracia de Dios.

(7) Entregados, ya que la Palabra nos da la regla para vivir una vida correcta.

3. Dejar a la Palabra  habitar su vida, Colosenses 3:16.

(1) Déjala morar en sus corazones como un preservativo de maldad.

(2) Déjala  morar en su alma como un motivo para servir a Dios.

(3) Déjala morar en su afecto como potencia para vencer los conflictos en su vida.

(4) Déjala morar en su mente como el plan de dirección.

4. Guarda la Palabra con toda firmeza, Juan 17:6.

(1) Guárdala como un tesoro porque no hay nada que tenga más valor.

(2) Guárdala como una torre de protección.

(3) Guárdala como una confianza para consolación.

5. Hay que continuar en la Palabra durante lo demás de su vida, Juan 8:31.

(1) Estudiar las Escrituras es la seña de que es un discípulo verdadero.

(2) Estudiar las Escrituras  muestra que uno es seguidor fiel del Señor.

6. Hay que vivir la Palabra, 2 Corintos 3:3.

7. Hay que "retener" la Palabra "...lleváis en alto la palabra de vida...", Filipenses 2:16.

8. Hay que meditar en la Palabra con oración, Salmo 1:2.

V. Es importante que uno muestre ciertas verdades reveladas en las Escrituras.  Cinco veces encontramos las palabras "...escrito es..." hablando de:

1. Pecado, Romanos 3:10.

2. Sacrificios, Hebreos 10:5-7.

3. Salvación, Romanos 10:15.

4. Santificación, 1 Pedro 1:16.

5. Juicio, 1 Corintios 1:19.  (fin)

 

El Poder De Un Discípulo

LECTURA: Romanos 8:5-13

TEXTO: Juan 14:17

I. El Espíritu Santo obra en el creyente de tres maneras: como pecadores, como creyentes, y como siervos.

1. Como pecadores. Ezequiel muestra la condición del pecador en el capítulo 37 y mostró lo que pasó cuando el Espíritu Santo de Dios vino sobre ellos.  Es igual en la vida del pecador y la regeneración hecha por el Espíritu Santo.

2. Como santos (creyentes).  En Ezequiel leemos de la obra del Espíritu Santo en las vidas de los regenerados, Ezequiel 1:12, 20.  Cuando el creyente sigue la dirección del Espíritu Santo  él es:

(1) Separado en vida.

(2) Derecho en conducta.

(3) Puro en corazón.

(4) Útil en servicio.

  A. Véase lo que Pablo escribió en Colosenses 1:28, 29  "...a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre..."

3. El Espíritu Santo obra en el creyente como siervo.  Hay tres etapas en la obra del Espíritu Santo mostrado en el Evangelio de Juan:

(1) En el capítulo 3 tenemos el nuevo nacimiento, obra hecha por el Espíritu Santo.

(2) En los capítulos 14 y 16 tenemos la habitación del Espíritu Santo en cada creyente.

(3) En el capítulo 7 verso 38, tenemos la llenura que ha de venir.  Desde Hechos 2:4 el nuevo nacimiento se produce por la "inmersión" del Espíritu Santo, y después el creyente puede ser "lleno" con el Espíritu Santo si él Le permite controlar su vida.

II. Las marcas del siervo de Jesucristo:

1. Uno que tiene una fe completa, cuya vida es controlada por el Espíritu Santo.  El ejemplo de Bernabé, Hechos 11:22-24,”lleno (controlado) del Espíritu Santo y de fe..."

2. El siervo cuya vida es controlada por el Espíritu Santo tendrá un testimonio verdadero, Job 32:18.  El siervo fiel  usará la Palabra, no sus propias ideas.

(1) En el día de fiesta los que oyeron la Palabra recibieron a Jesucristo y fueron sumergidos, Hechos 2:41.

(2) Pedro predicó (después de la curación del cojo) y el pueblo oyó la Palabra y creyeron, Hechos 4:4.

(3) Pedro y Juan hablaban con denuedo la Palabra, Hechos 4:31.

(4) La asamblea escogió sirvientes para que los demás discípulos pudieran predicar la Palabra, Hechos 6:2, 4.

(5) Felipe predicó la Palabra al etíope, Hechos 8:35.

3. El siervo cuya vida es controlada por el Espíritu Santo está lleno de vida, Salmo 104:16.

(1) La "savia" es la vida del árbol.  Sin la savia el árbol es muerto.  Igual con el creyente cuya vida no está controlada por el Espíritu Santo.

4. El siervo cuya vida está controlada por el Espíritu Santo se llena de poder, véase Miqueas 3:8a.

5. El siervo cuya vida está controlada por el Espíritu Santo será una bendición para otros, véase Romanos 15:29.

6. El siervo cuya vida está controlada por el Espíritu Santo sentirá la necesidad de Su presencia día tras día, continuamente, véase Levítico 24:2, 4.

(1) Las lámparas tenían que quemar día y noche.  Véase 2 Crónicas 9:7.

(2) Como Mefiboset comió "siempre" a la mesa del rey, así nosotros debemos participar diariamente de la Palabra, véase Jeremías 15:16. (Fin)

 

La Provisión del Discípulo

LECTURA: I Reyes 17:1-16

TEXTO: Filipenses 4:19

INTRO: Vamos a estudiar algunos de los "mucho más" de las Escrituras para conocer el poder del Espíritu Santo que está disponible en la vida del creyente.

I. El "mucho más" de salvación, Romanos 5:9, 10.

1. Hay dos "mucho más" en estos versículos:

(1) El "mucho más" de justificación: absolver, rectificar o hacer justa una cosa.  Es el acto judicial de Dios mediante el cual, sobre la base de la obra meritoria de Jesucristo, se justifica el pecador arrepentido, quien recibe la justificación por fe, se ve liberado de la pena y se considera justificado, Hechos 13:38, 39; Romanos 3:24-26; 4:5-8.

(2) El "mucho más" de la reconciliación el cual es el cambio en la relación entre Dios y el hombre por medio de la obra redentora de Jesucristo.  La enemistad entre Dios y el hombre pecador fue anulada por la muerte de Jesucristo, y el hombre se reconcilia con Dios por fe, Hechos 10:43; Efesios 2:16.

II. El "mucho más" de la provisión de gracia, Romanos 5:17, 20. Véase 2 Corintios 3:9, 11.

1. Hay una abundante provisión de la gracia de Dios tanto para el pecador como para el creyente:

(1) Gracia abundante, 2 Corintios 9:8-11.  Véase Lucas 15:17 "abundancia de pan" en la casa de su padre.

(2) Vida abundante, Juan 10:10. Véase 2 Samuel 22:37; 1 Reyes 4:29; 1 Crón. 4:10; Isaías 54:2; Efesios 3:17-19.

(3) Amor abundante a los demás, Filipenses 1:9.

  A. Debe ser imparcial, Deuteronomio 10:19.

  B. Debe ser generoso, Mateo 22:39.

  C. Es prueba de ser discípulo verdadero, Juan 13:35.

  C. Debe ser como el de Jesucristo, Juan 15:12.

  D. Debe ser sincero, Romanos 12:9.

  E. Debe aumentar día tras día, 1 Tes. 3:12.

  F. Debe ser ferviente, 1 Pedro 1:22.

(4) Abundancia en vuestro gozo en Cristo Jesús, Filipenses 1:26. "...a fin de que vuestro gozo en Cristo Jesús sobreabunde a causa de mí......" (Nueva Versión Internacional), véase 1 Pedro 1:8.  También Hechos 5:41; 16:23, 25; 2 Corintios 6:10; I Pedro 4:12, 13.

(5) Obra abundante, 1 Corintios 15:58   "creciendo" = a estar sobre y encima, abundante, rico. Véase Éxodo 23:25; Deuteronomio 10:12; Salmo 2:11; Efesios 6:7.

(6) Sufrimiento abundante, 2 Corintios 1:5.  Véase Hechos 5:41; Romanos 8:17, 36; 2 Corintios 1:7; 11:23; Filipenses 3:10; 2 Timoteo 2:12; Hebreos 11:25; Santiago 5:10; 1 Pedro 2:20; 5:10.

(7) Oración abundante, 1 Tesalonicenses 3:10.

  A. Al creyente se le manda orar, 1 Crónicas 16:11; Mateo 7:7, 26:41; Lucas 18:1; Juan 16:24; Efesios 6:18; 1 Tesalonicenses 5:17. Santiago 5:13.

  B. Hay la promesa de contestación; Salmo 91:15; Isaías 58:9; 65:24; Zacarías 13:9. Lucas 11:9; Juan 15:7.

III. El "mucho más" de la santificación, Filipenses 2:12.  Santificación: separación, poner aparte.  Habla de separación del mundo y consagración a Dios.  Santificar cualquier cosa es declarar que pertenece a Dios.  Puede referirse a personas, lugares, días, estaciones, y objetos utilizados para el culto.  En un sentido ético, significa la con-                                     formación progresiva del creyente a la imagen de Cristo, o el proceso mediante el cual la vida se hace moralmente santa.  La santificación se obtiene por la obra redentora de Jesucristo, y la obra del Espíritu Santo que mora en nosotros.  La santificación comienza con la regeneración y se completa cuando vemos a Cristo.

1. El texto no habla de "salvación" por obras sino de la responsabilidad del creyente de crecer en santificación.

2. la Santificación es un mandato: Éxodo 19:22; Levítico 20:26; Números 11:18; Josué 3:5; 1 Samuel 16:5; 2 Crónicas 29:5; 1 Tesalonicenses 4:3; 5:23.

IV. El "mucho más" de servicio, 2 Corintios 8:22; Filipenses 1:14.

1. Los textos hablan de diligencia, de fidelidad en la obra del Señor Jesucristo, véase 2 Pedro 3:14.  También en 2 Reyes 12:15; 2 Crónicas 34:11,12; Nehemías 13:13; Daniel 6:4; 1 Corintios 4:2; Hebreos 3:5.

V. El "mucho más" de sufrimiento, 1 Pedro 1:7.

1. Con frecuencia, el sufrimiento es una bendición, Job 5:17; 23:10; Salmo 119.67; 2 Corintios 4:17; Heb. 12:11.

2. El sufrimiento es permitido por Dios, Deuteronomio 8:5; Rut 1:20; Job 16:12; Salmo 66:11; 102:9.

3. Los Creyentes verdaderos no desmayan con el sufrimiento, 2 Corintios 4:1, 16; Efesios 3:13; Hebreos 12:5;

4. Dios usa el sufrimiento para purificar a Su pueblo, Job 23:10; Salmo 66:10; Isaías 48:10; Malaquías 3:3; 1 Pedro 1:7; 4:12.

VI. El "mucho más" de severidad Hebreos 12:25.

1. Los huesos de los hijos de Israel dejados en el desierto fueron un testimonio de lo que pasa cuando el hijo de Dios es rebelde.  El creyente debe hacer caso a Apocalipsis 20:7, 11, 17, etc.

2. No debemos rechazar lo que el Señor dice:

(1) Pureza de corazón, 1 Pedro 1:22.

(2) Separación del mundo, 2 Corintios 6:14-18.

(3) Sinceridad en la vida cristiana, Filipenses 1:21.

(4) Claridad en el testimonio de la verdad, Judas 3.

(5) Ser controlado por el Espíritu Santo, Efesios 5:18.

(6) Sumisión humilde a Jesucristo, 1 Pedro 3:15.

(7) Reexaminación de sí mismo, 1 Corintios 11:31, 32.

(Fin)

¿Qué Es Una Relación Personal Con Dios?

POR: Martin R. De Hann II

INTRO: ¿Qué es una relación personal con Dios?  Una relación personal tiene que tener: (1) reconocimiento mutuo; cada uno conoce al otro; (2) apertura mutua: cada uno puede acercarse al otro; (3) intereses mutuos: cada uno comparte con el otro; (4) respeto mutuo: cada uno honra al otro.

      Una relación personal significa más que saber de o acerca de alguien.  Para tener una relación personal con Dios uno tiene que tener:

I. Una relación espiritual, es una experiencia de la mente y del corazón.  Una relación con Dios normal de­pende de la capacidad sobrenatural de Dios de relacio­narse con nosotros con o sin nuestros sentidos físicos.

1. Conocer a Dios no significa que hemos de verle visi­blemente.  Puesto que Dios es el Espíritu todopoderoso y omnipresente, se revela a Sí mismo a un nivel más pro­fundo que el de nuestros sentidos físicos, Hechos 17:26-28; 1 Pedro 1:8, 9.  El Dios que hizo el mundo es más que capaz de revelar la verdad acerca de Él al corazón y la mente de cualquiera que desee conocerle, Juan 7:17; Efesios 1:17, 18.

2.  Escuchar a Dios no significa que tengamos que oírle audiblemente.  Podemos escuchar a Dios hablar en cual­quier momento que queramos, a través de las páginas de Su Palabra, Hebreos 3:7, 8.

3. Estar cerca de Dios no tiene que ver con la ubicación.  Es común pensar que hemos de asistir a una aula de reunión para encontrarnos con Dios.  No es cierto.  Nota las palabras de Santiago 4:8.  Ve Salmo 139:1-6

4. Conocer a Dios no es asunto de saberlo todo acerca de Él.  Sólo la persona más arrogante afirmaría haber en­tendido completamente a Dios, ve Romanos 11:33, 34.

(1) Dadas las limitaciones de esta vida, nuestras mentes apenas pueden comenzar a asir el significado de pala­bras que describen a Dios: eterno, infinito, todopode­roso, omnisciente y omnipresente.  No obstante, pode­mos conocer a Dios y ser conocidos por Él.  Esto se debe a que Dios se reveló a Sí mismo en la persona de Su Hijo, Jesucristo, ve Juan 14:9.

II. Una relación personal con Dios es una relación cris­tocéntrica.  Los mediadores juegan a menudo un papel importante en la resolución de disputas familiares, labo­rales y legales por eso el creyente tiene un Mediador  máximo, Jesucristo.

1. Dios es, en cierta forma, como el padre que observa a su hijo fugitivo enredarse tanto en problemas con la justicia como para perder toda esperanza.  El padre qui­siera abrazar al hijo y llevarlo a su casa, pero...no puede.  La ley tiene que cumplirse.  Jesucristo vino como Me­diador y Pacificador por una necesidad muchísimo más compleja: traer paz entre nosotros, 1 Timoteo 2:5.

2. Sin Su intervención a nuestro favor, no hay manera en que podamos resolver nuestras diferencias con Dios.  Nadie más puede pagar la deuda contraída con la ley de Dios, 1 Corintios 1:13; Gálatas 3:13.  Nadie más puede hacer lo que Cristo ha hecho por nosotros.

(Pàg. 14)  3. Por esa razón, Jesucristo debería estar continuamente en nuestros pensamientos porque el cristianismo es Je­sucristo.  Lea 1 Corintios 1:1-9 y vamos a ver que Jesu­cristo es:

(1) a quien servimos, v. 1.

(2) quien santifica a los creyentes, v. 2.

(3) cuyo Nombre invocan los creyentes, v. 2.

(4) nuestro Señor, v. 2.

(5) quien nos da gracia y paz, v. 3.

(6) quien nos trajo la gracia de Dios, v. 4.

(7) quien nos ha enriquecido en todas las cosas, v. 5.

(8) quien ha sido confirmado por la experiencia, v. 6.

(9) a quien esperamos ansiosamente, v. 7.

(10) quien nos preservará hasta el fin, v. 8.

(11) cuyo día vendrá, v. 9.

4. ¿Somos nosotros así de Cristocénticos? Porque:

(1) Si miramos atrás Él es nuestro Creador, Col. 1:16.

(2) Si miramos hacia el futuro, Él es nuestro Juez, 2 Co­rintios 5:10.

(3) Si miramos hacia arriba Él es Salvador y Señor, Fili­penses 2:5-10.

(4) Si miramos hacia abajo Él es nuestro Sustentador, Colosenses 1:17.

(5) Si miramos hacia la derecha Él es nuestro Maestro, Mateo 23:8.

(6) Si miramos hacia la izquierda Él es nuestro Aboga­do, 1 Juan 2:1.

(7) Si miramos adentro, Él es nuestra vida, Gálatas 2:20.

III. Una relación personal con Dios es una relación dominante.  Cualquier esposo que se conforme con ser sólo "uno de tantos", a los ojos de su esposa no es un gran esposo.  La intimidad de la relación matrimonial conlleva un gran sentido de compromiso mutuo que tendrá un peso en todas las demás actividades y respon­sabilidades de la pareja.

      Por razones mucho más grandiosas, el Diseñador de la personalidad humana tampoco se satisface con ser sólo "uno de los dioses" (Éxodo 20:1-6). Yahvé siempre ha sido un Dios celoso, posesivo e imponente.  No com­partirá Su honor con nadie más porque nadie más mere­ce ese honor (Isaías 48:11).

1. Dios ha de ser temido más que todos los demás.  Este temor podría ser descrito como el primer paso a una re­lación personal con Dios, Proverbios 1:7.

2. Nada ni nadie merece ser temido más que el Señor, Deuteronomio 28:58-68.

3. Aunque reverenciamos a Dios al mismo tiempo po­demos tener una gran confianza, Proverbios 14:26; Salmo 34:4, 7-9.

4. Dios quiere que Le temamos para nuestro propio bien, Jeremías 32:37-39.

5. Hemos de amar a Dios, confiar en Él y obedecerle más que a nadie más, 1 Juan 2:3-6.

IV. Una relación personal con Dios es una relación que se percibe mutuamente. Nuestros sentimientos nos dicen que el Creador es como un extraño cuyos ojos miran a los nuestros lo suficiente como para hacernos sentir que se nos ha dejado afuera.  Pero eso no es cierto respecto al Dios de la Santa Biblia.  Las Escrituras dejan ver cla­ramente que los que conocen a Dios están involucrados en una relación que resulta en cambios mutuos del cora­zón.  Aunque el carácter de Dios nunca cambia, su cora­zón si.

1. Conocer a Dios significa amar a Dios.  Aunque Dios nos conocía, nos amaba y nos escogió junto con todo Su pueblo en la eternidad pasada, Efesios 1:3-6, se rela­ciona con nosotros personalmente en el presente en una forma muy íntima.  Él se regocija con nosotros cuando estamos contentos, se entristece cuando estamos tristes, y se contrista cuando pecamos.  La Biblia nos dice que Dios puede:

(1) Agradarse, Hebreos 11:5.

(2) Contristarse y entristecerse, Efesios 4:30-32.

(3) Ser provocado y probado, Salmo 78:40, 41.

(4) Sentirse cargado y fatigado, Isaías 43:24.

(5) Enojarse, agitarse y airarse, Ezequiel 16:42, 43.

2.  Conocer a Dios significa ser afectado por Dios.  Cuando estamos cerca de Dios, nos contristaremos por nuestro pecado y nos entrizaremos como Él se entristece cuando nos descarriamos, Santiago 4:7-10.

3. En este sentido, una relación personal con Dios es una relación que afecta ambas partes.

V. Una relación personal con Dios es una relación que crece, Gálatas 4:6-9.

1. Planea progresar.  Alcanzar la madurez toma tiem­po.  Esta madurez no se produce de la noche a la maña­na, 1 Pedro 2:2, 3.

2. Espera cambios.  Tu relación con Dios cambiará si comienzas a deslizarte y a apoyarte en experiencias pa­sadas con Él.

3. Acepta que no todo será completo, 1 Cor. 13:9-13.

4. No esperes las glorias del Tercer Cielo aquí en la tierra, Juan 14:1-3.  Esa es nuestra esperanza.

VI. Una relación personal con Dios es una relación compartida.

1. Los que aman a Dios se amarán mutuamente.  Cristo nos mostró que estar cerca del Padre significa compartir el amor del Padre por otros, 1 Juan 4:7-11.

2. Hay una mutua dependencia entre los que aman a Dios, ve Efesios capitulo 4; 1 Corintios 12 y Romanos 12.

3. Los que aman a Dios se someterán mutuamente, Efe­sios 5:21.

(1) Las esposas han de servir a sus maridos, 5:22.

(2) Los maridos deben amar a sus esposas, 5:25-28.

(3) Los hijos han de obedecer a sus padres, 6:1.

(4) Los amos han de mostrar consideración a sus siervos, 6:9.

4. El mensaje es claro.  Conocer a Dios y Su amor signi­fica que vamos a servir a otros en amor y sumisión, Efe­sios 3:14-21.

CONCLUSIÓN: ¿Estás dispuesto a establecer una rela­ción personal con Dios por medio de Su Hijo Jesucristo?  Juan 1:12.  (Fin)

 

      Esta revista se envía gratis.  El editor y su esposa son miembros de la Asamblea Biblia de Salina, Kansas EE.UU. cuyo pastor es el Hermano Roberto Manning.

      Contamos con la ayuda del Hermano Enrique Frías Ramos como el corrector de pruebas.  Escríbanos a:   jan@twinvalley.net   Consulte:   www.hojasdeoro.com para ver las ediciones anteriores.    HOJAS DE ORO, Beverly, Kansas 67423  EE. UU.