Vigésimo Noveno Año de Publicación

HOJAS DE ORO

Una Llamada a Regresar a La Enseñanza Bíblica

"...que contendáis eficazmente por la fe..."

Año XXIX, Número 1 ENERO 1999            

¡PORQUE LA VERDAD IMPORTA!

¿Por Qué Ser Un Bautista No Conformista? Parte II

Introducción:  El mes pasado publicamos el artículo: "¿Porqué Estamos Aquí? Y ahora este artículo.  Hemos notado 24 razones que nos distinguen de las demás denomina­ciones:

1.     Porque los 66 Libros de la Santa Biblia son nuestra única regla de fe y práctica, Isaías 8:20.

2.     Porque creemos en una Trinidad de Dios: Dios el Padre, Dios el Hijo, y Dios el Espíritu Santo.

3.     Creemos que Jesucristo es Dios el Hijo, Jn. 1:1.

4.     Porque creemos que la obra de Dios el Espíritu Santo es a glorificar a Jesucristo y no recibir la gloria, Jn. 16:12-14.

5.     Porque creemos que los 66 Libros de nuestra Biblia fueron escritos en sus formas originales sin error, 2 Ti­moteo 3:16, 17.

6.     Porque creemos que Jesús el Cristo fue nacido de una virgen, Isaías 7:14.

7.     Porque creemos que el diablo, Satanás, es real, que existe y que él tiene muchos demonios bajo su con­trol, 1 Pedro 5:8.

8.     Porque creemos que el relato de Génesis es verdadero cuando habla del acto de creación, véase Col. 1:16, 17.

9.     Porque creemos que Adán, en rebelión abierta, se cayó de una posición superior de creación sin pecado, y así trajo la rebelión, el pecado, a la raza humana, Ro­manos 5:12, 19.

10.  Creemos que Yavé el soberano, Isaías 14:24.

11.   Creemos que Yavé, antes de la fundación de esta tierra, eligió, por Su gracia, una cantidad cierta de la raza humana para ser redimidas y para servirle durante la eternidad en el futuro, Rom. 9:11, 12.

12.   Porque creemos que el hombre caído en pecado está muerto hasta que el Espíritu Santo hace una obra en su ser, Juan 5:40.

13.   Porque creemos que debe haber una separación entre el Estado (gobierno de un país) y la asamblea cristiana, Mateo 22:21.

14.   Porque creemos que la salvación del alma del infier­no es por la gracia (favor no merecido) puramente, so­lamente, y que las obras no tienen parte en tal salvación, Efesios 2:8-10.

15.   Porque creemos que cada individuo es responsable a Dios por su alma, que nadie puede representarle ante Dios, Romanos 14:12.

16.   Porque creemos en la justificación (ser declarado co­rrecto, recto con Dios) viene por la fe del hombre arre­pentido, que ha puesto su fe en la obra final de Jesu­cristo en la cruz, Romanos 4:5.

17.   Porque creemos que el creyente ha sido "santificado" (puesto aparte) por la sangre derramada de Jesucristo y no por un acto religioso, Hebreos 13:12.

18.   Porque creemos que el pecador tiene que arrepen­tirse antes que él pueda ser salvo, Mateo 3:2.

19.   Porque creemos que Dios ha establecido una sola manera en que el pecador puede ser salvo, Hechos 4:12.

20.   Porque creemos que hay "Buenas Noticias" y por ellas uno puede entender su necesidad de ser salvo y la provisión de tal salvación, Gálatas 1:6-9.

21.   Porque creemos que no hay una "regeneración", "nuevo nacimiento", "salvación", sin oír y creer las Bue­nas Noticias, 1 Pedro 1:22-25; 2 Tesalonicenses 2:13, 14.

22.   Porque creemos que la "vida eterna" prometido a los creyentes, es una posición presente, Juan 5:24.

23.   Porque creemos que el creyente llega a ser hijo de Dios por la fe sola en la obra final del Señor Jesucristo en la cruz, y que la inmersión no tiene nada que ver con la salvación, Gálatas 3:26.

24.   Porque creemos que uno tiene que ser salvo, y confe­sarlo públicamente, antes de ser sumergido.  (fin)

Confesión Bautista de Fe, Año 1689 VIII

JESUCRISTO, EL MEDIADOR

1.     Agradó a Dios en Su propósito eterno, escoger y orde­nar a Jesucristo, Su unigénito Hijo, de acuerdo al pacto en el cual habían entrado, para que fuese el Mediador entre Dios Santo, Santo, Santo y el hombre pecador, Isaías 42:1; 1 Pedro 1:18-21; como tal, Él es Profeta, Hechos 3:22; Sacerdote, Hebreos 5:5, 6; y Rey, Salmo 2:6, él es Salvador,  y Cabeza de Su asamblea, Efesios 1:22, 23, el Heredero de todas las cosas, Hebreos  1:2; y Juez de este mundo, Hechos 17:29-31; desde la eterni­dad  Dios le dio un pueblo para que fuese su simiente y para que a Su debido tiempo lo redimiera, llamara, jus­tificara, santificara, y glorificara, Isaías 53:9, 10; Juan 17:6; Rom. 8:30.

2.     El Hijo de Dios, la Segunda Persona de la Trinidad, siendo verdadero y eterno Dios, la brillantez de la gloria de Su Padre, igual y de una sustancia con Él, quien hizo el universo y mantiene y gobierna todas las cosas que ha hecho, habiendo llegado la plenitud de tiempo, tomó sobre Sí la naturaleza del hombre con todos sus propie­dades esenciales y con sus debilidades comunes, Juan 1:14; Gálatas 4:4, 5,  más sin pecado, Hebreos 4:14, 15.  Fue concebido por el Espíritu Santo en el vientre de una mujer virgen, de la tribu de Judá.  El Espíritu Santo vino sobre ella, y el poder de Dios la cubrió.  Y así, se­gún las Escrituras, fue hecho Él de una mujer, descen­diente de Abraham y de David, Mateo 1:22, 23; Lucas 1:26, 27.  Así que, dos naturalezas perfectas y distintas, se unieron inseparablemente en una Persona, pero sin conversión, composición o confusión alguna.  Esta Per­sona es verdadero Dios y verdadero hombre, el Cristo, el único Mediador entre Dios Santo y el hombre pecador, Romanos 9:5; 1 Timoteo 2:5.

3.     El Señor Jesucristo, en Su naturaleza humana unida a la divina, en la Persona del Hijo, fue ungido y santifi­cado con el Espíritu Santo sobre toda medida, Salmo 45:7; Hechos 10:38; Juan 3:34, y posee todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento, Colosenses 2:3, pues agradó al Padre que en Él habitase toda plenitud, Colo­senses 1:19, a fin de que siendo Santo, Inocente, Inmacu­lado, Hebreos 7:26, lleno de gracia y de verdad, Juan 1:14, fuese del todo apto para desempeñar los oficios de Mediador y Fiador, Hebreos 7:22, Cristo no tomó por Sí mismo estos oficios, sino que fue llamado para ello por Su Padre, Hebreos 5:5, Quien puso en Él todo juicio y poder, y Le autorizó para que desempañara tales oficios, Juan 5:22, 27; Mateo 28:18; Hechos 2:36.

4.     El Señor Jesús, con la mejor voluntad tomó para Sí estos oficios, Salmo 40:7, 8; Hebreos 10:5-10, y para de­sempeñarlos, se puso bajo la Ley, Gálatas 4:4; Mateo 3:15, la que cumplió perfectamente.  También sufrió el castigo que nos tocaba a nosotros y que debíamos haber sufrido, Gálatas 3:13; Isaías 53:6; 1 Pedro 3:18, pues Él llevó nuestros pecados y fue acusado en nuestro lugar, 2 Corintios 5:21.  Padeció dolores en Su alma más allá de nuestro entendimiento y los más grandes sufrimientos en Su cuerpo, Mateo 26:37, 38; Lucas 22:44; Mateo 27:46, fue crucificado y murió, y permaneció bajo el poder de la muerte, aun cuando no vio corrupción, Hechos 13:37.  Al tercer día se levantó de entre los muertos, 1 Corintios 15:3, 4; con el mismo cuerpo que tenía cuando sufrió, Juan 20:25, 27, con el cual también ascendió al Tercer Cielo, Hechos 1:9-11, donde se sentó a la diestra del Pa­dre.  Allí intercede por Su pueblo, Romanos 8:34, He­breos 9:24, y cuando sea el fin de esta edad, volverá para juzgar, Hech 10:42.

5.     El Señor Jesucristo, por Su perfecta obediencia y por el sacrificio de Sí mismo que ofreció una sola vez por el Espíritu eterno de Dios, ha satisfecho plenamente a la justicia de Dios, Hebreos 9:14; Romanos 3:25, 26, Él ha efectuado la reconciliación y ha comprado una herencia eterna en el reino de los cielos para todos aquellos dados por el Padre, Jn 17:2; Hebreos 9:15.

6.     Aun cuando el precio de la redención no fue actual­mente pagado, sino hasta la encarnación, sin embargo, la virtud, la eficacia y los beneficios de ella, se comunica­ban a los escogidos en todas las épocas transcurridas desde el principio, en las promesas, tipos y sacrificios, y por medio de estas cosas, por las cuales Cristo fue reve­lado y designado como la Simiente que quebrantaría la cabeza de la serpiente, 1 Corintios 10:4; Hebreos 4:2; 1 Pedro 1:10, 11, y como el Cordero, inmolado desde la fundación del mundo, Apocalipsis 13:8, siendo Él, el mismo ayer, hoy y por siempre, Hebreos 13:8.

7.     Cristo en Su oficio de Mediador, obra conforme a Sus dos naturalezas, haciendo lo que es propio a cada una de ellas; más por razón de la uni­dad de la Persona, lo que es propio de una naturaleza, se le atribuye algunas veces en las Escrituras a la Persona dominada por la otra naturaleza, Jn 3:13; Hec 20:28.

8.     A todos aquellos para quienes Cristo ha obtenido eterna redención, cierta y eficazmente les aplica y co­munica la misma, haciendo intersección por ellos, Juan 6:37; 10:15, 16; 17:9, uniéndoles por Su Espíritu, revelándoseles en la Palabra, y por medio de ella el miste­rio de la salvación, persuadiéndoles eficazmente a creer y a obedecer, Juan 17:6; Efesios 1:9; 1 Juan 5:20, gober­nando el corazón de ellos por Su Palabra y Espíritu, Romanos 8:9, 14, y venciendo a todos Sus enemigos por Su gran poder y sabiduría, Salmo 110:1; 1 Corintios 15:25, 26, y de la manera y por los caminos que están más en conformidad con Su maravillosa e inescrutable dispensación.  Todas estas cosas son hechas en Su libre y soberana gracia e incondicionalmente, ya que nada de mérito es previsto por Sus elegidos, Juan 3:8, eter­no Dios, ha satisfecho plenamente a la justicia de Dios, Hebreos 9:14; 10:14; Romanos 3:25, 26.  Jesu­cristo ha efectuado la reconciliación y ha comprado una herencia eterna en el reino de los cielos para todos aquellos dados por el Padre, Juan 17:2.

9.     Jesucristo, y solo Jesucristo puede ser Mediador en­tre Dios y los hombres.  Él es el Profeta, Sacerdote, y Rey de la asamblea.  Su oficio de Mediador no puede ser transferido a ningún otro.

10.   El triple oficio de Jesucristo es necesario para noso­tros. Por nuestra ignorancia en necesidad de Su oficio profético, por nuestra separación de Dios y la imperfec­ción de nuestros servicios, aun cuando sean lo mejor, necesitamos Su oficio Sacerdotal para reconciliación con Dios y hacernos aceptable a Él, y debido a que nosotros hemos dado la espalda a Dios y estamos completamente incapacitados para volver a Él y también porque necesi­tamos ser rescatados y asegurados de nuestros adversa­rios espirituales, necesitamos Su oficio como Rey como convencer, controlar, atraer, sostener, librar y preser­varnos hasta que finalmente entremos en Su reino celes­tial. (Continuará)

 

 

TEMA:      El Estudio de las Escrituras

TEXTO:    2 Timoneo 2:15

Introducción:         La Santa Biblia (Biblia: griego=libros) está distinta de cualquier otro libro escrito porque todos de sus 66 Libros son inspirados por Dios el Espíritu Santo.  La Biblia es una revelación de Dios el Creador al hom­bre.  Él tuvo que revelar a Sí mismo a nosotros porque no hay otra manera en que el hombre puede conocer a Dios.

      El Libro contiene la historia de la ruina completa del hombre en pecado... la rebelión contra la voluntad perfec­ta de Dios... y acerca del plan perfecto de Dios a redimir al hombre perdido de su condición caída por medio de la obra final de Jesucristo, Dios el Hijo, en la cruz.

      El Libro es único, en que es una revelación completa que consiste de 66 revelaciones distintas, pero todo en armonía, escritos por unos cuarenta autores humanos, todos guiados por Dios el Espíritu Santo, y durante un período de más de mil quinientos años.

      El Libro, aunque sus contenidos son muy profundos, es tan sencillo que hasta un niño puede leerlo, todavía tan complejo que el hombre más sabio no puede com­prenderlo.

      Vez tras vez los hombres impíos han tratado de des­truirlo, pero todavía está en existencia y es el Libro con más venta de todos los libros del mundo año tras año.  La Santa Biblia es la Palabra de Dios infalible, inalte­rable, sin errores e inspirada por el Dios Trino y Uno.

I. ¿Qué es la Biblia?

1.   Su Autor, 2 Timoteo 3:16.

2.   ¿Cómo fue escrito? 2 Pedro 1:21.

3. ¿Puede cambiar? Salmo 119:89; Mateo 24:35.

II. ¿Cuánto tiempo durará las Escrituras? 1 Ped. 1:25.

III. ¿Cuál es el propósito de las Escrituras?

1.     Para enseñar que Jesús es el Mesías prometido, Juan 20:31.

2.     Para que el creyente tenga esperanza, Rom. 15:4.

3.     Para nuestra instrucción, 1 Corintios 10:11.

4.     Para que sepáis que tenéis vida eterna, 1 Jn 5:13.

5.     Para que el creyente pueda crecer en relación de su salvación, 1 Pedro 2:2.

6.     Para que no tengamos vergüenza de las Buenas Noti­cias, Romanos 1:16.

IV. ¿Por qué debemos estudiar las Escrituras? 2 Timoteo 3:16; 17.  Son útiles:

1.     Para la enseñanza.  Las Escrituras proveen un cuerpo completo de la verdad Divina necesaria para vida y para una vida pía, Sal. 119:97-105.

2.     Para la reprensión.  Reproche para el comportamiento malo o creencia mala.  Las Escrituras revelan el pecado, Hebreos 4:12, 13 y por medio de confesión y arrepenti­miento tales pecados pueden ser eliminados.

3.     Para la corrección.  La restauración de algo a su con­dición propia, Juan 15:1, 2.

4.     Para la instrucción en justicia.  Las Escrituras proveen una enseñanza positiva en el comportamiento pío, 1 Ti­moteo 4:6.

5.     Para que el hombre de Dios sea completo, capaz, apto, maduro, Colosenses 2:10.

6.     Para que el hombre de Dios sea capacitado para toda buena obra, Efesios 4:11-13.

V. David, en Salmo 119, pagó tributo al Libro completo.  Este capítulo muestra el significado que David puso en los primeros cinco Libros del A. T.

VI. Cada creyente debe leer y estudiar las Escrituras diariamente, comenzando con el Libro de Juan, luego 1 de Juan, entonces Los Hechos, Romanos y seguir hasta el N.T.  Leyendo los textos, mirando y anotando:

1.     Que pecados en su vida Ud. tiene que abandonar.

2.     Que promesas exigir.

3.     Que mandatos obedecer.

4.     Que obstáculos evitar.

VII. Estudiando el Libro quince minutos cada día le re­vela tantas cosas.  En un año Ud. puede terminar con la lectura del N.T.  Siempre pida al Espíritu Santo, que le guíe en su estudio, Juan 14:26.  Use un lápiz de color rojo para subrayar los textos que tienen una significación especial en su vida.

 

La Escalera de Dios Hacia La Madurez Espiritual, VII.

TEMA:      Tentación

TEXTOS: 1 Corintios 10:13; Filipenses 4:13.

Introducción:    Cada creyente debe entender las palabras de Efesios 6:12.  Sí, tenemos un enemigo, el diablo, Sata­nás.  Él es el príncipe y el poder de este mundo y es ver­dad que cada uno de nosotros, como creyentes, seremos tentados a pecar contra a Dios por nuestro enemigo co­mún.

      Pero, por la gracia de Dios, Ud. y yo podemos vencer cualquier tentación y vivir una vida llena de alegría y gozo en el Señor.  Sí, hay una manera de obtener la vic­toria, véase Judas 24.

I. Realidades acerca del pecado y la tentación:

1.     ¿Puede Satanás hacernos pecar? ¡Sí!

2.     Pero, ¿qué hizo Job y qué hizo nuestro Señor cuándo el diablo los probó?  Job 1:6-22; Mt. 4:1-11.

3.     ¿Es la tentación pecado? Hebreos 4:15.

4.     ¿Qué son las fuentes de tentación? 1 Jn 2:15-16.

5.     ¿Puede Dios tentar a Sus hijos? Santiago 1:13.

6.     ¿Cuál es el resultado si uno cede a la tentación? Santia­go 1:15.

7.         ¿Qué acerca de sus amigos incrédulos? Prov. 1:10-19.

8.     Note lo que Dios dice acerca de nuestros compañeros, Proverbios 4:1, 2; 13:20; Salmos 73:2, 3, 17.

II. ¿Cómo podemos vencer la tentación?

1. Debemos usar la misma arma que Jesucristo usó, la Palabra, Mateo 4:4-11.

2. Nótese la fórmula que Santiago nos dio, Sgo. 4:7, 8.

(1)   Hay un orden de importancia en estos textos:

A.    Someteos a Dios primero, luego Ud. puede...

B.    Resistid al diablo, y la promesa...

C.    Él huirá de vosotros.

3. Hay dos fuentes de poder que están disponibles para vencer al diablo y la tentación:

(1)   Obediencia a la Palabra, Salmo 119:11.

(2)   Velando y orando, Mateo 26:41.

4. Para vencer la tentación debe hacer 4 cosas:

(1)   Contarse a sí mismo muerto con Cristo Jesús:

A.    El creyente está librado de la autoridad del diablo,      Colosenses 1:12, 13.

B.    El creyente está muerto al pecado, Romanos 6:11, 12.

C.    El "viejo hombre" ha sido crucificado, Romanos 6:6.

(2)   Ud. puede contar con la vida de Jesucristo que vive en Ud., Gálatas 2:20; Filipenses 4:30; 1 Juan 4:4.

(3)   Debe estar armado con la Palabra, Efesios 6:10-18.

(4)   No debe hacer provisiones para la carne, Rom. 13:14.

5. ¿Cuáles son las obras de la carne? Gál. 5:19-21.

III. ¿Por qué el creyente debe ser siempre vigilante y alerta?

1.     Porque tiene un adversario, 1 Pedro 5:8.

2.     Porque el diablo es un engañador, 2 Cor. 2:11.

IV. ¿Qué debe hacer el creyente si ha caído en tenta­ción? 1 Juan 1:9.

V. ¿Qué limitación pone Dios sobre la tentación? 1 Co­rintios 10:13.

VI. ¿Qué recompensa hay para el vencedor? Santiago. 1:12.

CONCLUSIÓN:  "La tentación viene con frecuencia por la puerta dejada abierta intencionalmente".   (Continuará)

 

La Escalera de Dios, VIII

TEMA:      Obediencia y Consagración

TEXTO:    Romanos 12:1, 2.

Introducción:        ¿Qué es la obediencia?  Los que están en el servicio militar tienen que obedecer, a sus comandantes.  Bueno, el Comandante del creyente es el Señor Jesucristo.

      ¿Qué es la consagración?  Es entregar nuestras vi­das completas al Señor para hacer Su voluntad perfecta.  La consagración viene por crecer en la gracia de Dios, que debe ser el deseo número uno en el creyente, Jn 8:31, 32.

      El Apóstol Pablo habló de un "sacrificio vivo" en nuestro texto.  Vamos a estudiar esto:

I. En las páginas del A. T. encontramos muchas ofren­das, sacrificios de animales, y aquellos animales tuvie­ron que pasar una inspección rígida, véase Levítico 1:2, 3.

1.     Tenía que ser sin defecto, o sea perfecto, santo, sepa­rado.

2.     Tenía que ser ofrecido por la voluntad del pecador.  Nadie podía hacer aquella decisión por él.

3.     Tenía que ser ofrecido a Yavé, Levítico 1:9.  No a una asamblea, ni a una denominación, tampoco a un hombre.

4.     El animal completo tenía que ser ofrecido, v. 9.  "Todo".  Hermanos, si vamos a ofrecernos a Dios, no debemos reservarnos nada.

II. Vamos a hacer una comparación entre las ofrendas del A. T. y la ofrenda que Dios requiere hoy...  nuestro cuerpo, véase Romanos 12:1, 2.

1.     En los dos casos la ofrenda debía estar "viva".  Herma­no, no espere hasta la vejez a rendirse a Dios.

2.     En los dos casos la ofrenda debía ser "santa".  Dios no puede usar personas sucias en Su servicio.

3.     En los dos casos la ofrenda debe ser agradable a Dios, véase 1 Corintios 6:19; 1 Pedro 1:18, 19.

III. ¿Qué debe ser nuestro motivo para ofrecer nuestro cuerpo como "sacrificio vivo" según 2 Cor. 5:14, 15?

1.     El creyente no debe vivir para sí mismo sino debe glorificar a Dios en su cuerpo, 1 Corintios 6:20.

2.     En Hebreos 13:20, 21 hay una explicación  que es un sacrificio vivo:

(1)   Ser aptos en todo lo bueno.

(2)   Hacer la voluntad de Dios.

IV. Hay recompensas dadas al creyente cuando entrega su vida en el servicio de Dios, Mateo 25:21.

1.     La promesa a estar responsable "... sobre mucho te pondré".

2.     La promesa a tener gozo eterno, "... entra en el gozo del Señor...".

V. Hay tres promesas dadas al creyente que cede su vida para servir a Dios, Juan 15:7-9.

1.     La promesa que cuando pedimos, recibiremos contes­tación.

2.     La promesa a producir mucho fruto.

3.     La promesa de recibir el amor del Señor.

VI. Recuerde  que nuestra fuente de potencia no viene de nuestras habilidades, talentos, educación, Hec 1:8a.

1.     Si vamos a tener el gozo y victoria en nuestra vida, no debemos permitir que el pecado siga.  Tenemos que confesarlos y abandonarlos.

2.     Hay un buen consejo. Col. 3:1, 4, 17.

(1) Buscar las cosas de arriba.

(2) Ocupar la mente en las cosas de Dios.

(3) Hacer todo en el Nombre de Jesucristo.

VII. Cinco preguntas para sí mismo:

1. ¿Hago yo todas las cosas para la gloria de Dios? 1º Co­rintios 10:31.

2. ¿Domino las cosas ilícitas en mi vida? 1 Cor.  6:12

3. ¿Soy yo un obstáculo para otros? 1 Corintios 8:9, 13.

4. ¿Estoy caminando bien frente a los incrédulos? Colosenses 4:5a.

5. ¿Tengo mis ojos puestos en Cristo Jesús? Hebreos 12:1, 2.  (continuará)

 

La Herejía de los "Solo Jesús" VI

TEMA: ¿Condena Deuteronomio 6:4 a la Trinidad?

      Los unitarismos afirman que la Trinidad viola esta parte del shema.  ¿Es esto cierto?  Veamos:  El texto reza así: "Oye, Israel: Yavé nuestro Dios, Yavé uno es...".  La misma sentencia en hebreo es: "SHEMA, YISRAEL, ADONAÍ ELOHENU, ADONAÍ EJAD" de donde:

1.     "Adonaí" significa "... mis Señores...".

2.     "Elohenu" quiere decir "nuestros Dioses".

3.     "Ejad" significa "Uno (compuesto) o sea literalmente: "...Oye, Israel: Mis Señores nuestros Dioses, mis Seño­res uno compuesto es..."

      Debe notarse que "ejad", "uno (compuesto)", "uno (colectivo)", es exactamente el mismo término que se emplea en Génesis 2:24, que lee: "...por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una ("ejad") sola carne...".  Por supuesto, el ca­samiento no llega a convertir al hombre y a la mujer en una sola persona, pero sí éstas pueden llegar a ser intereses, obligaciones, adoración etc.  "...he aquí el pueblo es uno..." (Génesis 11:6, véase 1 Corintios 3:8).  Por consiguiente, la Unidad de la Divinidad (como es sugerida aquí) no es simple, sino compuesta.

      El término "ejad" ocurre también en Génesis 1:5; Jueces 20:8; Esdras 3:1; Ecleciastés 4:8, 9; Ezequiel 21:21; 37:17.  Normalmente diferente es el vocablo "jachid", "uno (absoluto)", que ocurre en Génesis 22:2, 12, 13, 16 etc.  Por lo tanto, todo esto deja la sugerencia de que las tres Personas de la Naturaleza Divina: Padre, Hijo y Espíritu Santo, son uno compuesto.

      Es interesante también que los eruditos hebreos nos informan que existen tres números en su idioma: (1) uno... singular; (2) dos (dual);  (3) más de dos (plural).

      Repetidamente se hace mención de Dios como "Elohim" (Génesis 1:1).  Pero, ¿qué quería sugerirse con este término?  ¿Qué Dios era uno en sentido absolu­to?  No, porque no se utiliza "Elóha" (un Dios).  ¿Qué Dios era dos "Dioses" compuestos?  Tampoco, porque no se usa "Elohayim" (dos Dioses).  ¿Que Dios era más de dos "Dioses" compuestos?  ¡Sí!, por que dice "Elohim" (más de dos Dioses), y como sabemos explícitamente por el N.T., Dios es más de dos "Dioses" compuestos, es tres, 1 Juan 5:7.

      Los unitaristas objetan que la palabra "trinidad", o la frase "santísima trinidad" no se encuentran en la Biblia.  Bien, pero la palabra "Biblia" no sé encuentra allí, y los unicitarios la utilizan sin prejuicios.  (Continuará)

Columnas de Carácter Cristiano, IX

TEMA: Gratitud

LECTURA: Lucas 17:11-19

TEXTO:    2 Timoteo 3:15

Introducción: Una actitud muy fea es la ingratitud.  En esta lectura hemos visto una ilustración poderosa de la in­gratitud.

I. Nosotros, como creyentes, somos mandados a mostrar agradecimiento, 1 Tesalonicenses 5:18.

1.     La acción de gracias a Dios fue establecida en él A. T.  Hubo ofrendas de gracia, para recordar el pueblo de Dios de todas las bendiciones que han venido de Él.  Esto es explicado en Levítico capítulo 3.

2.     A nosotros, que conocemos personalmente a Dios, sabemos que Él está revelando Su propósito en nuestras vidas, Romanos 8:28.

3.     Pablo enseñó a los creyentes en la asamblea de Efeso a mostrar gratitud, Efesios 5:18-20.

4.     El objeto último de nuestra gratitud es Dios el Padre.  Él desea ofrendas continuas de las acciones de gracia, Salmos 30:4; 92:1-4; 100:4; 105:1; 118:1.

5.     Además de los mandatos directos dados en 1 Tesaloni­censes y en Efesios 5 el apóstol, en sus otras cartas, ha­bló de la importancia de la gratitud en la vida de cada creyente, 1 Cor. 14:13-17; 2 Corintios 9:6-15.  Véase Fil. 4:6; Col. 2:6, 7; 3:15-17; 4:1, 2.

II. Obstáculos en la vida que evitan dando gratitud.

1.     Podría ser que Ud. no sea salvo.

2.     Podría ser que, aunque sea salvo, tenga dudas acerca del poder soberano de Dios, 1 Crónicas 29:10-15.

3.     Quizás hay egoísmo e intereses materiales que produ­cen la ingratitud:

(1)    Atesoramiento de alimentos, Proverbios 11:25, 26.

(2)    Codicia de propiedades, Isaías 5:8.

(3)    Descuido de los derechos de otros, Ezeq. 34:17-19.

(4)    Negligencia de los necesitados, Mateo 25:43.  Véase Jueces 19:15.

(5)    Indiferencia hacia el pecador, Mat. 27:3, 4.

A.    El egoísmo, con frecuencia, está motivado o incitado por la cultura mundana que dice que el placer, las po­sesiones, la búsqueda de felicidad, el prestigio, son las llaves reales de la alegría.

4.     Otro obstáculo es un espíritu crítico.  Llegamos a ser críticos cuando pensamos que debemos controlar todas las cosas, Efesios 4:31, 32.

5.     La impaciencia es otro obstáculo para la gratitud.  El cre­yente necesita permitir a Dios abrir Sus propósitos en nuestras vidas, Salmo 37:7, 8; 40:1; Eclesiastés 7:8; 1 Tesalonicenses 5:14; Tito 2:1, 2.

6.     Siendo tibio espiritualmente, apagarse en dar gratitud, Apocalipsis 3:15, 16.

7.     Rebelión, Salmos 68:6.  Véase 1 Samuel 15:23; Nehemías 9:17.

III. El ejemplo de Pablo de contentamiento.  Ser satisfe­chos los que estamos en Cristo Jesús, con lo que Dios nos ha dado, con las circunstancias donde estamos.

1.     El estado de contento quiere decir obedeciendo lo que las Escrituras dicen, Hebreos 13:5, 6.

2.     La satisfacción puede ser aprendida siguiendo el ejemplo de Pablo, 1 Ti. 6:6-10; Fil. 4:11-13.

3.     El secreto de cómo estar contentos, será claro si analizamos como son los principios que Pablo siguió:

(1)   Él no tubo preocupación como iba a clasificar cada si­tuación difícil porque él supo que la providencia de Dios estaba en completo control, Filipenses 2:13.  Véase Pro­verbios 16:9; 19:21.

(2)   Pablo recordó como Dios solucionó el problema de:

A.    José... que llego a ser el primer ministro de Egip­to.

B.    Rut... llegó a ser el linaje que produjo el Me­sías.

C.    Ester... fue puesta en el palacio del rey para evitar la destrucción de los judíos.

(3)   El sentido de contentamiento de Pablo fue desarrollado por unos principios impor-tantes:

A.    La buena voluntad y habilidad a estar satisfecho con pocas cosas, 1 Ti 6:6-8.

B.    Vivir arriba, encima de las circunstancias de esta vida, 2 Cor 12:10

C.    Confiar completamente en la provisión y el poder de Dios, Gálatas 2:2;  Efesios 3:14-16; Filipenses 4:13.

D.    Estar interesado completamente en el beneficio de otros, Filip. 2:3, 4;  4:17.

 

Columnas de Carácter Cristiano, X

TEMA: El Valor De Ser Fuerte

LECTURA: Josué 1:1-9

TEXTO:    1 Corintios 16:13, 14

Introducción:    En nuestra sociedad hay un énfasis grande puesto en el bienestar del cuerpo físico.  Si los incrédu­los ponen tanto interés en su salud física, el creyente debe tener algo de interés en su salud espiri­tual.

I. ¿Qué es una fuerza espiritual?

1.     Una actitud de resolución que incluye virtudes como:

(1)   Valor de convencimiento (creencia firme, persuasión), Isaías 26:7; Jeremías 42:1-3.

(2)   Valor de enfrentar la doctrina falsa, Gálatas 2:11; Fi­lipenses 1:27; Tito 1:13; Judas 3.

(3)   Valor de enfrentar la intimidación (acción y efecto de causar o infundir miedo), Sal. 3:6; 27:3; 91:5; 118:6; Prov. 3:24; Isaías 12:2.

(4)   Valor de ser inflexible, intransigente, véase a José, Génesis 39:9; Salmo 24:2, 3.    Y todavía seguir fiel a lo que es correcto.

2.     Un creyente fuerte es uno que vive por principios, normas, más bien que por las opiniones de los hombres, véase Juan 12:43; Hechos 12:1-3; 24:27; Col. 3:22.

3.     La fuerza espiritual es una virtud necesaria hoy en este tiempo de vacilación, irresolución, titubeo, fluctua­ción, compromiso, y flaqueza, véase 1 Cor. 16:13, 14.

(1)   Versión Internacional: "...portaos viril-mente y con toda fuerza...".

(2)   Paráfrasis: "...pórtense varonilmente y sean fuer­tes..."

(3)   Hay ejemplos: Deuteronomio 31:1-8, 22, 23; 1 Reyes 2:1-4; 2 Samuel 10:9-13; 1 Crónicas 22:6-13; 2 Crónicas 32:6-8; Salmo 27:14.

(4)   Los creyentes de hoy deben ser motivados por aquellos ejemplos dados en el A.T., Efesios 3:14.19.

II. Retratos de un creyente fuerte espiritualmente, 2 Ti­moteo 2:1-7.

1.     Mientras que Pablo estaba en la prisión, él descubrió que los líderes de la asamblea de Efeso se habían corrompido en sus doctrinas, que los miembros habían aban­donado sus deberes y que la impiedad había entrado entre los miembros, 1Timoteo 1:3, 4.

2.     Por eso Pablo envió a Timoteo a Efeso y una vez lle­gado encontró una resistencia fuerte.  Con esto Timoteo perdió su valor y comenzó a abandonar su llamamiento, su responsabilidad, y llegó a ser flaco, débil en las cosas es-pirituales, 1 Tim 1:5-7.

3.     Entonces Pablo, en 2 Timoteo capítulo dos, llamó a Timoteo a ejercer un fuerte liderato espiritual entre aquella gente, y aquí encontramos varias lecciones para nosotros en este capítulo:

(1)   Que todos los creyentes, no solamente el pastor, tienen que ser maestros, 2 Tim. 2:2.

A.    Si uno va a enseñar la Palabra, tiene que estudiarla.

B.    Tal preparación hace clara la verdad en nuestros co­razones y nos prepara para enseñar a otros con con­vencimiento.

C.    Tal preparación nos da fuerzas para determinar lo que es importante y lo que no lo es en la vida cris­tiana.

D.    Tal preparación nos pone en una posición de res­ponsabilidad...  de líder.

(2)   Todos los creyentes deben ser soldados, 2 Tim. 2:3, 4.

A.    Tenemos que luchar contra los hijos de Satanás cu­yas vidas están dirigidas por él, 2 Corintios 4:3, 4.

B.    Como soldados, el esfuerzo es difícil y la obra siem­pre es un reto y por eso tenemos que sufrir penas.  Por eso:

(A)   Tenemos que vigilar, Luc. 12:35-40.

(B)   Tenemos que entender los esque-mas del diablo, Ef. 6:11; 1 Ped. 5:8, 9.

(C)  Tenemos que emplear discernim-iento, 1 Tes. 5:21; 1 Jn 4:1.

C.    No debemos estar enredados en los asuntos diarios de esta vida.

D.    Como soldados, uno tiene que agra-decer al Capitán, 2 Timoteo 4:7, 8.

(3)   El creyente tiene que ser un atleta (competidor), 2 Timoteo 2:5.  Véase 1 Cor. 9:24-27.

(4)   El creyente tiene que ser un agricultor, 2 Tim. 2:6.

A.    Nuestra tarea es sembrar la semilla de la Palabra de Dios, Mateo 13:3.23.  En este pasaje el Señor habló de cuatro tipos de terrenos (hablando de los seres huma­nos) y su habilidad a recibir o rechazar la Palabra.

B.    Vemos que solamente uno de los cuatro recibió la Palabra, pero tene-mos que sembrar.

CONCLUSIÓN: 1 Corintios 15:58    (Continuará)

 

Errores En Las Doctrinas De Los Carismá­ticos, III

TEMA: Su Doctrina de Posterioridad o Suceso Subsi­guiente

Introducción:  ¿Qué es la doctrina de posterioridad?  Los ca­rismáticos enseñan que cuando uno recibe a Jesucristo, que recibe el Espíritu Santo en forma limitada.  Luego, más tarde, el creyente tiene que tener otra experiencia (posterior) para recibir la llenura del Espíritu Santo y tal experiencia es probada por la habilidad de hablar en "lenguas".

I. Llegamos hoy a Los Hechos 8:4.17 donde encontramos un "suceso subsiguiente" y los carismáticos lo usan para sostener su error.

1.     Los carismáticos dicen que los de Samaria han recibi­do a Jesucristo, fueron sumergidos y más tarde (subsiguiente) recibieron el Espíritu Santo por la impo­sición de manos (y de esto practican el ser "llenado" por el Espíritu).

2.     Pero, ¿por qué el evangelista Felipe no hizo esto con aquella gente?  Claro, que Dios quizo que los apóstoles vinieron a estar con los Samaritanos para establecer una relación entre la asamblea compuesta de judíos en Jerusalén y la nueva asamblea de los samaritanos siendo que no hubo trato entre los dos grupos.

3.     Pero, ¿por qué hubo una tardanza antes que ellos re­cibieran el Espíritu Santo?  Siendo que hubo tanto odio entre los dos y para evitar problemas Dios quizo que los apóstoles, quienes han andado con Él, con toda su autoridad impusieran sus manos sobre los de Samaria, y con aquella autoridad los judíos de Jerusalén tuvieran que aceptarlos como "hermanos en Cristo".

4.     ¿Por qué no hubo mención del uso de "len-guas" con los creyentes en Samaria?  Bueno, claro, no hubo judíos incrédulos presentes y las lenguas fueron una "señal" a los judíos.  En lo demás del N.T. la recepción de Jesu­cristo sin la recepción del Espíritu Santo nunca es men­cionada.  Hay que recordar los eventos que se escribieron en este Libro no son la norma para hoy... todo fue en un tiempo de transición, de cambio.  Por eso, es un error grande a decir que la recepción del Espíritu Santo fue pos-terior a la salvación, que ellos tuvieron que tener la imposición de manos para recibirla.  No hay tal cosa enseñada en el pasaje.

II. Ahora llegamos a los eventos en la casa de Cornelio, el gentil, en Los Hechos 10:44-46, un evento donde no hubo un subsiguiente.

1.     Muchos carismáticos dicen de este pasaje que los que son salvos tienen que hablar en lenguas.  A ver.

2.     ¿Por qué hablaron en lenguas? Porque hubo judíos allá (10:23 u.p. y 11:12) que no creyeron que los gentiles estaban incluidos en el plan de Dios de salvación.

3.     Siendo que los apóstoles entendieron las len-guas, esto es una prueba que los que hablaron, hablaron en un idioma entendido.  Ahora, los judíos de la asamblea de Jerusalén no pudieron reclamar una superioridad sobre los gentiles. ya todos son iguales ante Dios, Efesios 3:6; Colosenses 3:11.

4.     Los carismáticos deben notar dos cosas:

(1)   Las Escrituras no enseñan que hay un es-pacio entre la recepción de Jesucristo y la recepción del Espíritu Santo, es decir no hay un subsiguiente

(2)   Que el uso de lenguas fue una señal a los judíos, 1 Corintios 14:21, 22.  Dios usó lenguas para convencer a los judíos, quienes dudaron que los gentiles puedieran ser salvos.

5.     El evento en la casa de Cornelio sucedió unos ocho años después del día de Pentecostés y Pedro no dijo que "día tras día" sus conversos hablaron en lenguas.   No.   Pedro dijo que "... el Espíritu Santo cayó sobre ellos también, como sobre nosotros al principio..." (11:15), o sea, el hablar en lenguas no fue algo común durante aquellos ocho años.   (Continuará)

 

La Responsabilidad del Pastor

LECTURA: Jeremías 23:25-34

TEXTO:    Jeremías 23:30

Introducción: La Palabra de Dios es muy clara, ambos el A.T. como el N.T. con respecto de la gran responsa-bi­lidad del pastor en una asamblea.

1.     El pastor tiene su llamamiento de Dios, no de los se­res humanos, 1 Timoteo 1:12.

2.     El pastor es mandado a predicar, 2 Timoteo 4:1-5.

3.     El centro de toda de su predicación debe ser la Perso­na de Jesucristo, 2 Corintios 4:5-7.

4.     El pastor debe cuidar de las ovejas, Hechos 20:27-31; 1 Pedro 5:2-4.

5.     El pastor debe ser vigilante de la condición espi-ritual de su congregación, Hebreos 13:17.  Véase Ezequiel 3:17; 33:1-7.

6.     El pastor debe tener la habilidad de enseñar, 1 Timoteo 3:1-7.  Véase 4:11; 6:1-5.

7.     Al pastor le ha sido dada una carga seria, 1 Timo-teo 5:17-21.  Casi todos los problemas en una asamblea son debido a un pastor no preparado es-piritualmente.  En este pasaje Pablo explica como a restaurar la autoridad de un pastor:

(1)   El pastor es un "anciano" o sea un obispo, un supe­rintendente y es persona de responsa-bilidad.

(2)   El pastor tiene la obligación de "... dirigir bien", véase 1 Tesalonicenses 5:12, 13.

(3)   El pastor debe ser "... digno de doble honor...".  El pastor que sirve bien a la congregación debe ser reco­nocido.

(4)   El pastor debe vivir una vida de limpieza "... no admitas acusa­ción.", véase Mateo 18:15-20.

(5)   Si un pastor sigue pecando, después del testimonio de dos o tres testigos, la asamblea tiene que tomar acciones, según Mateo 18:17.   

 

Veamos Como Dios Nos Muestra Su Gra­cia       (Adaptado)

1.     Cuando estoy en tribulaciones,  Él es mi paz, Filip. 4:6, 7.

2.     Cuando tengo miedo, Él es mi fortaleza, Sal. 27:14.

3.     Cuando estoy perdido, Él es mi camino, Juan 14:6.

4.     Cuando estoy naufragando, es mi Salvador, Mat 14:28-32.

5.     Cuando estoy cansado, Él es mi descanso, Mateo 11:29.

6.     Cuando soy pobre, Él es mi riqueza, Efesios 3:8.

7.     Cuando tengo hambre, Él es mi pan, Juan 6:35.

8.     Cuando tengo sed, Él es mi agua viva, Juan 4:10-14.

9.     Cuando tengo frío,  Él me cubre, Salmo 91:4.

10.   Cuando tengo calor,  Él es mi sombra, Salmo 121.5.

11.   Cuando estoy ciego, Él es mi guía, Isaías 42:16.

12.   Cuando estoy herido, Él es mi sanador,  Mateo 8:10-13.

13.   Cuando soy débil, Él es mi fuerza, 2 Cor. 12:9, 10.

14.   Cuando estoy confundido, Él es mi consejero, Salmo 73:24; Isaías 9:6.

15.   Cuando estoy inseguro, Él es mi roca, 1 Cor. 10:4.

16.   Cuando estoy cautivo, Él es mi liberador, Romanos 11:26.

17.   Cuando soy injusto, Él es mi justicia, 1 Juan 1:9.

18.   Cuando soy rechazado, Él es mi amigo, Juan 15:15.

19.   Cuando estoy decaído, Él es mi esperanza, Sal. 71:5

20.   Cuando estoy triste, Él es mi gozo, 1 Pedro 1:8.

21.   Cuando he sido sacudido, Él es mi fundamento, 1 Cor-intios. 3:11.

22.   Cuando estoy llorando, Él es mi consuelo, Ap. 21:4.

23.   Cuando estoy en la oscuridad, Él es mi luz, Miqueas 7:8.

24.   Cuando soy acusado, Él es mi defensa, Salmo 62:6.

25.   Cuando soy condenado, Él es mi abogado, 1 Juan 2:1.

26.   Cuando soy culpable, Él es mi perdón, Isaías 55:7.

27.   Cuando soy rehén, Él es mi redentor, 1 Timoteo 2:5-7.

28.   Cuando estoy solo, Él es mi consolador, Juan 14:16.

29.   Cuando tengo necesidad, Él es mi provisión, Filipen. 4:19.

30. Cuando estoy muerto, Él es mi vida eterna, Juan 3:16.    

Errores de los Adventistas del 7 Día

Introducción: Muchos de los ASD (Adventistas Séptimo Día) tratan de ganar aceptación en la co-munidad cristiana, pero un examen de sus doc­trinas muestra que ellos no tienen la "fe" de Judas 3.

1.     Están equivocados acerca del sábado.  Dicen que los cristianos tienen que adorar a Dios en el día sábado, pero:

(1)   El N.T. nunca manda al creyente adorar o tener reu­niones en el día sábado.  Al contrario:  véase 1 Corintios 16:1, 2; Hechos 20:7; Juan 20:19, 26; Romanos 14:5, 6; Col. 2:16, 17.

(2)   Dicen que la "iglesia romana", en el año 320, cambió el día de adoración del sábado al domingo.  Pero esto es falso según los histo-riadores. No hay ningu­na evidencia en la historia pasada que los cristianos tu­vieron sus reuniones en el día sábado.

2.     Están equivocados en su doctrina que el alma duerme en la tumba después de la muerte.  Niegan que el alma del creyente va al Tercer Cielo en el momento a morir el cuerpo.  Dicen que el alma sigue en la tumba hasta el día de la resurrección, pero véase lo que dicen las Escri­turas: Filipenses 1:23; 2 Corintios 5:8; Hebreos 12:1; 1 Tesalonicenses 4:18; Apocalipsis 6:9, 10; Isaías 14:9, 10; Ezequiel 32:21, 30, 31; Lucas 16:19-31.

3.     Los del ASD consideran que Elena White (1825 - 1915) fue una profeta de Dios, que ella recibió más de 2.000 mensajes directamente de Dios, que ella fue una maestra, véase 1 Timoteo 2:12.

4.     Están equivocado en sus enseñanzas acerca de Je-su­cristo.  La Señora White escribió: "...Cristo tomó sobre Su naturaleza sin pecado nuestra naturaleza pecami­nosa...".  ¡Falso!  Seguro que Él tomó nu-estros pecados, pero no nuestra naturaleza pecaminosa.

5.     Están equivocados diciendo que el creyente puede perder su salvación.  Dicen que aunque somos sal-vos por gracia, uno tiene que guardar la Ley para ser preservado.

6.     Están equivocados en su doctrina de un "juicio in-ves­tigador".  Dicen que Jesucristo no comenzó la fase de juicio hasta el día 22 de octubre, 1844 cuando Él quitó los pecados.  Pero, ¿qué dicen las Escrituras?

(1)   Véase a Hebreos 9:12, 25, 26 que habla de Su ascensión al Lugar Santo donde nuestra sal-vación fue hecha inmediatamente.

(2)   Dicen que los pecados del los creyentes no se-rán quitados hasta el "juicio investigador" está terminado.  Por esto, ninguno de ellos tienen la seguridad de salva­ción.  Nótese la promesa de perdón: 2 Timoteo 2:19; Juan 10:14; 1 Juan 1:9; Hebreos 1:3; Colosenses 1:21; 2:13.

(3)   Siendo que Jesucristo es Dios, Él ya sabe todas las cosas.  No hay ninguna razón para inves-tigar nada.

7.     Están equivocados en su doctrina extraña que Sa-tanás es el "chivo expiatorio" y que él llevó nues-tros pecados.  La Señora White escribió: "Cuando Cristo, por medio de Su sangre, quitó los pecados de Su pueblo del santuario celestial al terminar Su ministerio sobre esta tierra, Él los pondrá sobre Satanás, quien, en la persecución del jui­cio, tiene que cargar la penalidad final..." usando Levíti­co 16:7.10.  (Recuerde que la palabra "azazel" no es un nombre propio.  Debe ser traducida "el chivo que desa­parece").

8.     Según el Apóstol Pablo, las doctrinas del "juicio in­vestigador" y del "chivo expiatorio" son otro evangelio, Gálatas 1:8, 9.

9.     Están equivocados en su doctrina de "la marca de la bestia".  Según ellos aquella marca estará sobre cada persona que no adoran a Dios en el día sáb-ado.  La Se­ñora White escribió: "...en los últimos días la prueba del sábado será hecha clara.  Los que no guarden el sábado recibirán la marca de la bestia y serán quitados del Ter­cer Cielo...".  Es obvio que los ASD no se tratan bien con las Es-crituras, 2 Tim 2:15.

10.   Están equivocados acerca de la profecía de la Bi-blia.  Dicen que Dios ha terminado su trato con la nación de Israel, y esto es falso.  Dicen que casi todas de las pro­fecías del Libro de Apocalipsis han sido cumplidas antes del año 500.  Claro, ellos no entienden nada de la profecía de Daniel 9:24-27. 

 

Profecía

Estudios por Jorge L. Colón, Box 517, Río Grande, Puerto Rico  00745

I. Definición:  La palabra viene del griego PROPHAN-AI que se define como sigue:  "PRO", que quiere decir "antes", y "PHANAI", que quiere decir "hablar".  De ahí que se refiere a eventos que se dice, sucederán por pala­bras habladas de antemano.  Es por eso que la profecía es una predicción,  pronóstico, un anuncio antici-pado de eventos futuros a ocurrir.

      También se ha definido como fenómeno religioso en el cual un mensaje es enviado por Dios a los seres hu­manos a través de un intermediario o profeta.

      Entendemos más claramente que la profecía es la acción comunicativa de Dios hacia los seres humanos, realizada por medio de un mensaje hablado o escrito, enviado a través de un intermediario o profeta, y cuyo contenido puede ser uno, varios o todos los siguientes:

1.     Una referencia a los eventos futuros.

2.     Una reprimenda.

3.     Una exhortación (provechosa).

4.     Una pieza de información.

5.     La revelación de la voluntad de Dios relacionada con: mandamientos, doctrina, o asuntos concernientes a la ley moral.

II. Dos clases de profecía:

      Ahora bien, en la Biblia se presentan dos clases: la verdadera y la falsa, véase Deuteronomio 18:20-22, que habla sobre los profetas que hablaban palabras que Dios no les había enviado a hablar.  De ahí entendemos que había profecía falsa y profecía verdadera.  Lo en-gañoso queriendo substituir lo verdadero, lo que pro-viene de Dios.

      Sobre esto, Dios siempre quizo alertar a Su pueblo para que no fuesen engañados.  Y sabemos que hoy día es igual que en aquellos tiempos, por eso Dios nos ha dado Su Palabra y al Espíritu Santo que nos ilumina en su correcta interpretación, de manera que podamos co­nocer cual es la verdadera voluntad de Dios para con no­sotros.

III. Hebreos 1:1, 2.  En estos versículos se nos dice que Dios habló "muchas veces" y de "muchas maneras" a los padres por los profetas.  Esa fue la experiencia donde Dios en "otro tiempo", o sea, en el pasado.  Pero luego dice que "... en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo...".  Esta es nuestra ex-periencia con Dios en el pre­sente.

IV. En Hechos 3:21 dice que Dios habló por boca de Sus santos profetas.  Al igual 2 Pedro 1:21 dice que aquellos santos hombres de Dios hablaron siendo ins-pirados por el Espíritu Santo.

      Por ejemplo, por medio de Jacob, Dios reveló la tribu de la cual vendría el Mesías ("Siloh" = reposo, tranqui­lidad, Génesis 49:10).

      De entre esas "muchas veces" encontramos que Dios también reveló la línea de la familia de la cual des-cen­dería el Mesías, 1 Crónica 22:6.10; Isaías 11:1-5.

      El lugar de Su nacimiento, Miqueas 5:2, el tiempo preciso de Su aparición, Daniel 9, Su precursor, así como Su doble advenimiento, Malaquías 3 y 4.  Su se­pultura y Su resurrección, Jonás 1:17 con Mateo 12:40; Salmo 16:8-11; Hechos 2:29-31.

V. De muchas maneras.  Dios no tiene límites para co­municarse con los hombres.  El habló por medio de la inspiración interior, 2 Ped. 1:21; con voz audible, Éx-odo 3; 1 Rey. 19:13-15.  Por medio del Urim y Tumin, Éxodo 28:30; Lev. 8:8; Núm. 27:21, etc.  Por me­dio de sueños y visiones, Núm. 12:6.  Y no podemos dejar sin mencionar Sus apariciones por medio de las cuales dialogó con Abraham, Moisés, Elías, Isaías, Da­niel y Ezequiel, etc.

VI. Por el Hijo.  Dios uso muchos medios para co-muni­car Su voluntad a los hombres, y lo hizo no pocas, sino muchas veces.  Pero la historia de la profecía cambió de una manera más contundente aún.  No solo Dios sé co­municó en el pasado sino que tam-bién lo hace en el pre­sente.  Y le ha placido a Dios que en estos postreros días escuchemos Su Palabra que ha hablado para hoy por medio de Su Hijo Jesucristo, Juan 1:1-4; Hebreos 1:1, 2.  Desde tiempos de antaño Dios anunció que así lo haría, Deuteronomio 18:18, 19.  Y puesto que Jesús es el Verbo de Dios (la palabra ha-blada), es también el "logos" de Dios (la palabra escri­ta).

VII. La palabra profética. La Biblia se conoce como el Libro que contiene la Palabra de Dios.  Por lo tanto es el Libro de la profecía de Dios y en sus escritos sagrados se le describe como:

1.     La Palabra Profética, 2 Pedro 1:19.

2.     La Palabra de Dios, Hebreos 4:12.

3.     Las Sagradas Escrituras, 2 Timoteo 3:15.

4.     Las Escrituras, Mateo 22:29.

5.     Palabras Fieles y Verdaderas, Apocalipsis 22:6.

6.     Las Palabras de la Profecía, Apoc. 22:7.    (fin)

 

Escatología (Por Jorge L. Colón)

I. Definición.  Es la parte de la teología (el estudio de Dios) que trata sobre las últimas cosas o los últimos eventos, tales como: la Segunda Venida de Cristo; el fin de la edad, etc.  Es derivada de "ESCATOS" = último, y "LOGOS" = palabra o discurso.

II. Conceptos de interpretación:

1. El concepto amilenario, que nació en la teología de la Iglesia Romana que dicen que la "iglesia" es el "reino" y que, por lo tanto, está, o debiera estar reinando ahora.  Agustín (354-430) declaró que el milenio se tenía que interpretar espiritualmente como cumplido en la "iglesia" y que:

(1)   Satanás fue encadenado durante el ministerio de Cristo, Lucas 10:18.

(2)   La primera resurrección es el "nuevo naci-miento", Juan 5:25.

(3)   El milenio es el período interadventual de la era de la "iglesia".

(4)   Los "mil años" se cumplirán literalmente, aun-que no numéricamente hasta el año 605.

      Los milenaristas aclaran que "mil" es una referencia simbólica que significa perfección o plenitud relacio­nada al período completo entre la primera y segunda venida de Cristo.

2. El concepto postmilenario.  Obtuvo su forma teoló­gica en las enseñanzas de Daniel Whitby (1638-1726), apoyando que la Segunda Venida de Cristo seguirá al milenio de paz y justicia.  Su filosofía es que, mediante la evangelización, toda maldad sería minimizada hasta que Cristo tuviera un reino espiritual durante un mile­nio, y después de esto, Él vendría a juzgar y a concluir el presente orden mundial.

3. El concepto premilenario... sostiene que su interpre­tación es fe histórica de la asamblea y apoya el sistema de interpretación literal de las Escrituras.  Cree firme­mente que las promesas dadas a Abraham y David son incondicionales y que han tenido o tendrán cumpli­miento literal.

      También este concepto cree que las promesas a Is­rael no han sido abrogadas ni cumplidas en las asam­bleas, las cuales son distintas de esta edad con promesas y destino diferentes a la nación de Israel.  Se sostiene que Jesucristo volverá por Sus redimidos encontrán-dose con ella en el aire, 1Tesalonicenses 4:16, 17 antes de Su reinado milenial, el cual establecerá en Su retorno per­sonal a la tierra.

      Dentro de esto concepto existen tres grupos que difieren en cuanto al momento en que el arrebatamiento de los redimidos ha de ocurrir:

1.     Los pretribulación.

2.     Los midtribulación.

3.     Los postribulación

III. El Orden de los eventos escatológicos... generalmente se considera como sigue:

1.     El arrebatamiento, seguido por el Tribunal de Cristo y las bodas del Cordero.

2.     La Gran Tribulación.

3.     La Guerra de Armagedon.

4.     La Segunda Venida de Cristo con los redimi-dos.

5.     El milenio.

6.     El Juicio del Gran Blanco.

7.     La Eternidad sobre esta tierra renovada.  (fin)

 

Cosas Falsas en la Biblia  (Adaptado)

1.     Falsos cristos, Mateo 24:4, 5, 24.

2.     Falsos apóstoles, 2 Corintios 11:13

3.     Falsos ministros, 2 Corintios 11:15.

4.     Falsos "cristianos", Gálatas 2:3-5.

5.     Falsos profetas, 2 Pedro 2:1a; 1 Juan 4:1.

6.     Falsos maestros religiosos, 2 Pedro 2:1b.

7.     Falso evangelio, Gálatas 1:6-9.

8.     Falsas doctrinas, Hebreos 13:9.

9.     Falsos mandamientos, Tito 1:13, 14.

10.   Falsos hacedores de milagros, 2 Tes. 2:7-12.

11.   Falsa ciencia, 1 Timoteo 6:20.

12.   Falsa religión, Santiago 1:26.

13.   Falsa adoración, Mateo 15:8, 9.

14. Falsa oración, Santiago 4:3.  (fin)

 

Un Gran Cambio Desde Que Nací De Nu-evo  (Adaptado)

TEXTO: 2 Corintios 5:17

1. Las cosas que antes hacía, ya no las hago, 1 Juan 3:10.

2. Las cosas que antes veía, ya no las veo, Hebreos 12:2.

3. Los lugares donde antes iba, ya no voy, Salmo 119:35.

4. Las cosas que antes decía, ya no las digo, 1 Ped. 3:10

5. Las cosas que antes oía, ya no las oigo, Filip. 4:7-9.

6. Las cosas que antes leía, ya no las leo, Josué 1:8.

7. Los amigos que antes tenía, ya no los tengo, Juan 15:13, 14.  ¿Ha habido un gran cambio desde que Ud. nació de nuevo?   (fin)

 

No Amáis Al Mundo (Adaptado)

TEXTO: 1 Juan 2:15

1. La llamada del mundo:

(1)   Una llamada a pecar, Lucas 12:18, 19.

(2)   Una llamada a la esclavitud, Juan 8:34.

(3)   Una llamada a la sensualidad, 2 Tim. 3:4.

2. El carácter del mundo:

(1)   El pecado engaña, 2 Corintios 4:3, 4.

(2)   El pecado destruye, Santiago 1:15.

(3)   El pecado condena, Marcos 8:36.

(4)   El pecado trae muerte, Romanos 6:23a.

3. El control del mundo:

(1)   Controla tu actitud, Santiago 4:4.

(2)   Controla tus deseos, 1 Timoteo 6:10.

(3)   Controla tus acciones, Gálatas 5:19-21.

(4)   Controla las malas costumbres, 2 Tim. 3:1-5.

4. La contaminación del mundo:

(1)   Contamina la cabeza, Romanos 1:21.

(2)   Contamina el corazón, Mateo 15:19.

(3)   Contamina el camino, Proverbios 13:15.

5. Como ser rescatado del mundo:

(1)   Por el arrepentimiento, Mateo 4:17.

(2)   Por recibiendo a Jesucristo como Salvador, Juan 1:12

(3)   Esto produce justificación y santificación, 1 Cor. 6:11. 

 

La Doctrina de la "Trinidad"

Por: José M. Viera (adaptado de "El Escudo de La Fe")

      Mucha controversia ha surgido sobre la doctrina de la "trinidad" término empleado por Tertuliano en el Sigo II y no figura en ninguna parte de las Escrituras, sin em­bargo, eso no es base para descartar la doctrina.

      Hay suficiente evidencia que hay un solo Dios, sin embargo ese Dios es manifestado en tres Personas.  Para muchos el concepto de "tres-en-uno" es imposible, pero tomemos por ejemplo al hombre... aunque uno, en sí es "trino" siendo espíritu, alma, y cuerpo, 1 Tes. 5:23.

      Aunque creemos que Dios es Uno, no podemos ce­rrar nuestros ojos que en esta Deidad existe tres Perso­nas.  Adoramos a Dios en la "trinidad", y a la "trinidad" en la "unidad" sin confundir las personas y sin separar la Sustancia (la divinidad).

      En el hebreo hay tres números gramaticales: el sin­gular, que denota uno; el dual, que denota dos; y el plural, que denota tres o más.

      El nombre de Dios  aparece en forma plural en el hebreo.  En el A.T. el nombre de Dios es ELOHIYM, Génesis 1:1, y en 15:2 es ADONAI (Señor), y en 17:1 es SHADAI.  Por eso podemos ver Su pluralidad por me-dio de Su Nombre.

      Hablando de Sí mismo Dios emplea pronombres plurales, Gén. 1:26, 27; Gén. 3:22; 11:6, 7; Isaías 6:8.

      A continuación presentamos una serie de refe-rencias en donde se nos habla de tres Personas juntas: Mateo 3:16, 17; Juan 15:26; Romanos 8:11, 16, 17; 1 Corintios 12:4-6; 1 Corintios 13:14; Gálatas 4:4-6; Efesios 4:4-6; 1 Tesalonicenses 1:2-5; 2 Tesalonisenses 2:13; Tito 3:4-6; 1 Pedro 1:2; 1 Juan 4:2; Judas 20, 21.

      Hemos visto una pluralidad de Personas en la Dei­dad, sin embargo, las herejías y las sectas siguen ciegas.  El problema está en que no estudian las Escrituras en su totalidad.

      Por ejemplo, los "Testigos de Jehová" son uni-tarios, niegan la Deidad de Jesucristo y reducen al Espíritu Santo a una fuerza o energía.

      Hay los de la "Iglesia Pentecostal Unida" y otros que han abrazado las herejías de "Sólo Jesús". que no hay otra Persona Divina fuera de Jesucristo.  Dicen que "Yavé" y el "Espíritu Santo" son nombres de Jesucristo.

      Las Escrituras hablan del Padre (Yavé); del Hijo (Jesucristo); y del Espíritu Santo, ¡Tres En Uno!  Vamos a ver características similares para los Tres en la:

1.     Santidad: Padre, Juan 17:11; Hijo, 1 Corintios 1:30; Espíritu Santo, Romanos 1:4.

2.     Eternidad: Padre, 1 Timoteo 1:17; Hijo, Hebreos 1:23, 8; Espíritu Santo, Hebreos 9:14.

3.     Omnisciencia: Padre, Mateo 6:8, 32; Hijo, Juan 2:24, 25; Espíritu Santo, 1 Corintios 2:10, 11.

4.     Omnipotencia: Padre, Salmo 135:5-7; Hijo, 1 Corin­tios 15:24.27; Espíritu Santo, Rom. 15:13, 19.

5.     Omnipresencia: Padre, Jeremías 23:24; Hijo, Mateo 28:20; Espíritu Santo, Salmo 139:7-10.

      Hay actividades divinas similares a las Tres Per­sonas:

1.     Creador: Padre, Génesis 1:1; Hijo, Juan 1:3; Espíritu Santo Salmo 104:30.

2.     Dador de vida espiritual: Padre, Efesios 2:4, 5; Hijo, Juan 10:10; Espíritu Santo, Ezequiel 37:14.

3.     Maestro: Padre, Salmo 71:17; Hijo, Juan 13:13; Es­píritu Santo, Juan 14:26.

4.     Hacen Milagros: Padre, 1 Reyes 18:38; Hijo, Marcos 5:21-34; Espíritu Santo, Romanos 15:19.

5.     Sienten dolor por el pecado; Padre, Génesis 6:6; Hijo, Lucas 19:41.44; Espíritu Santo, Efesios 4:30.

¿Cómo pueden ignorar estas y otras referencias bí­blicas?  (fin)

Que Sea

TEXTO: 1 Tesalonicenses 5:12-28

INTRODUCCIÓN:  En estos versículos Pablo animó al creyente a no descuidar, sino superarse en el andar cristiano.

I. Ser respetuoso de los líderes de las asambleas, 12, 13.

1.     Los pastores necesitan las oraciones y la ayuda de los miembros, 2 Tesalonicenses 3:15.

II.  Ser considerado con los demás creyentes, vs. 14, 15.

1.     Amonestar a los desordenados, Romanos 15:14; 1 Corintios 4:14; Tito 3:10.

2.     Alentar a los de poco ánimo, Isaías 40:1.

3.     Dar apoyo a los débiles, Romanos 15:1.

4.     Tenga paciencia hacia todos, Santiago 1:4.

5.     No devolver mal por mal, Mateo 5:39.

6.     Procurar lo bueno, Mateo 5:44.

III. Ser agradecido, vs. 16-18.

1.     Aún cuando haya hambre, Habacuc 3:17, 18.

2.     Aún cuando haya persecución, Hechos 5:41.

3.     Aún cuando haya encarcelamiento, Hech. 16:23.

4.     Aún cuando haya pobreza, 2 Corintios 6:10.

5.     Aún cuando haya pérdida de propiedad, Hebreos 10:34.

6.     Aún cuando hay pruebas duras, 1 Pedro 5:12

IV. Ser obediente a Dios:

1.     No apagar el Espíritu Santo, v. 19. Isaías 63:10; Efe­sios 4:30.

2.     No menospreciar las Palabra de Dios, v. 20.  Salmo 50:17; Isaías 5:24; Jeremías 6:10; 36:23.

3.     Examinarlo todo, v. 21a.  Jeremías 6:27; Efesios 5:10; 1 Tesalonicenses 5:21; 1 Juan 4:1.

4.     Retener lo bueno, v. 21b.  1 Tesalonicenses 5:21; He­breos 3:6.

5.     Apartarse del mal, v. 22. Job 28:28; Sal. 34:14.

V. Ser guardado... para la venida del Señor, v. 23.  Hay unas actitudes verdaderas en relación con Su regreso:

1.     Prontitud, Mateo 24:44.

2.     Mayordomía, Lucas 19:13.

3.     Paciencia, 1 Corintios 1:7.

4.     Caridad, 1 Corintios 4:5.

5.     Vida santa, 1 Tesalonicenses 5:23.

6.     Obediencia, 1 Timoteo 6:14.

7.     Esperanza, Tito 2:13.

8.     Constancia, 1 Juan 2:28.   (fin)

 

      Comenzando con esta copia tendremos la cooperación del Hermano Salvador Lanza y su familia como correctores de la gramática. Por todos de estos años Uds. tuvieron que sufrir con nuestra mala gramática.  Muchas gracias, Hermanos por prestar sus talentos en esta obra.

   Hemos recibidos docenas de cartas.  ¡Gracias! Será imposible contes­tarlas... no hay tiempo.  Otros han enviado material. ¡Gracias! Esta revista es gratis.

   Evangelista James Alvino Nelson y esposa Janet Eva.

 

   Nuestro e-mail es    jnel@midusa.net

 

Hojas de Oro

Ruta 2, Buzón 15, Beverly, Kansas 67423-9606 EE. UU.