41 años de publicación gratis

Hojas de Oro

Un Llamado A Regresar A Las Enseñanzas Bíblicas

...que contendáis por la fe...” (Judas 3)

Año XXXXI, No. 8 AGOSTO 2011



Índice:

El valor práctico de predicar la segunda venida de Cristo.

¿Cuál es el rol del pastor en estos últimos días?

La relación del miembro de la asamblea con el pastor.

Verdades vitales de la asamblea (IV, V y VI parte).

¿Qué señal habrá de Su venida? (I, II, III y IV parte).

Los tres cielos y el mundo invisible.

El traslado de todos los redimidos.

La razón por la que soy un Bautista No Conformista.

La última palabra.



El valor práctico de predicar la segunda venida de Cristo.

Hermano pastor: Sin duda Jesucristo ha de regresar pronto. Nadie sabe la fecha, pero todas las señales en el mundo entero muestran que Su vendida será muy pronto.

I. Como pastor, ¿qué valor hay en predicar el regreso del Señor Jesús para llevar a los Suyos al Tercer Cielo?

1. Es una doctrina de consuelo, 1 Tesalonicenses 4:13-18; Tito 2:11-13; 2 Pedro 3:11-13.

2. Es un incentivo para vivir una vida santa:

(1) De vigilancia, Mateo 24:42-44; 25:13; Marcos 13:32, 37; Lucas 13:35; Apocalipsis 16:15.

(2) De sobriedad, 1 Pedro 1:13; 1 Ts. 5:2-6; 1 Pedro 4:7.

(3) De paciencia, Hebreos 10:36, 37; Santiago 5:7-9.

(4) Tiempo de hacer morir las pasiones carnales, Col. 3:3-5; 1 Juan 3:2, 3.

(5) Constante en la prueba, 1 Pedro 1:6, 7; 4:13.

(6) Estar en comunión permanente, 1 Juan 2:28.

(7) Practicar el amor fraternal, 1 Tesalonicense 3:12, 13.

II. Es un motivo para una vida de servicio fiel:

1. Fidelidad, Mt. 25:19-21; Lc. 12:42-44; 19:12, 13.

2. Constancia en el ministerio, 2 Ti. 4:1, 2; 1 Pedro 5:2-4.

3. Celo para testificar a los incrédulos, 1 Tesalonicenses 1:5, 6, 9, 10; 1 Timoteo 2:19, 20; 1 Corintios 4:3-5. (Fin)



¿Cuál es el rol del pastor en estos últimos días? Su autoridad y la responsabilidad de los miembros.

(Por David Cloud)

I. La autoridad del pastor.















1. Hay hombres llamados a ser gobernantes y obispos, Hechos 20:28; 1 Tesalonicenses 5:12; Filipenses 1:1; 1 Timoteo 3:1; Tito 1:7.

(1) Estos textos enseñan que el hombre llamado por Dios a ser pastor tiene autoridad sobre la asamblea.

(2) Los líderes de una asamblea se llaman: pastores, ancianos u obispos. Son diferentes términos para el mismo oficio. Un “obispo” no tiene autoridad sobre otras asambleas.

(3) Cada asamblea tiene su propio líder y gobierno y es autónoma (Tito 1:5; Hechos 14:25). Nadie venido de afuera tiene voz en la asamblea.

(4) Cada pastor, anciano u obispo al ser llamado por Dios es receptor de las caracterizaciones que aparecen en las Escrituras (Hechos 14:23; 1 Timoteo 3; Tito 1). Cada pastor debe ser maestro y líder (Hechos 20:28; 1 Timoteo 3:2; tito 1:9-11; 1 Pedro 5:1, 2).

(5) Los diáconos son siervos de la asamblea. No constituyen una “junta” para dirigir la asamblea. Cada miembro en una asamblea tiene voz en todas las decisiones. El rol del diácono es estrictamente estar al servicio de los miembros y del pastor. La palabra “diácono” siempre quiere decir “sirviente”, alguien llamado a servir a otros.

II. Lo extenso de la autoridad del pastor.

1. Su responsabilidad es enseñar y ser pastor de la congregación, Hechos 20:28; Efesios 4:11, 12; 1 Ts. 5:12; 1 Pedro 5:1-4.

2. Proteger la asamblea de enseñanzas falsas, Hechos 20:28-31; 1 Corintios 14:29; 1 Timoteo 4:1-6; Tito 1:9-13.

3. Ser el superintendente de todas las actividades de la asamblea, Hechos 20:28; 1 Tesalonicenses 5:12; 1 Pedro 5:1, 2. Véase Hebreos 13:17.

III. El carácter espiritual de la autoridad del pastor, 1 Pedro 5:3; Marcos 10:42-45.

1. Es una autoridad para cuidar a las ovejas, Hechos 20:28; 2 Corintios 13:10; 1 Pedro 5:2.

2. Es una autoridad para ser humilde y sumiso como un sirviente, Marcos 10:42-45; 1 Corintios 3:9; 4:1; 12:7; Tito 1:7, 1 Pedro 4:10; 5:3-5. Vea 1 Cor.3:5-9; 3 Juan 9, 10.















3. Ejerce la autoridad con el amor de un padre, 1 Tesalonicenses 2:7-11.

4. Es una autoridad para edificar, no para destruir, 2 Corintios 10:8; Efesios 4:11,12.

IV. Hay diferencia entre ser un “pastor” y ser un “señor”, 1 Pedro 5:1-3.

1. Debe guiar a la congregación con compasión y no con fuerza, 1 Tesalonicenses 2:7, 8; 1 Pedro 5:2, 3, 5. Véase Efesios 4:11, 12; 2 Corintios 10:8; 10:4; Marcos 10:42-45.

V. Sugerencias a los pastores:

1. No olvides que la congregación no es tuya, y que tienes que dar cuenta de ella, Hechos 20:28; 1 Pedro 5:1-4; Santiago 3:1. Un día tú, pastor, tendrás que darle cuentas a Dios.

2. Debes tratar a la congregación como dice Mateo 7:12.

3. Debes tratar a la congregación con parcialidad, 1 Ti. 5:21.

4. Edifica y da libertad para hacer la voluntad de Dios, 2 Corintios 10:8.

5. Anima a la congregación a tener una parte en la obra de Dios, Efesios 4:11, 12.

6. Prepara líderes, Hechos 13:1; 20:4. No trates de hacer todo por ti mismo.

7. No seas orgulloso, Marcos 10:42-45. La posición de un pastor es muy baja… no es el señor de las ovejas, Efesios 1:22; Colosenses 1:18.

8. Debes estar abierto a recibir críticas. Tener un espíritu humilde. Aceptar las sugerencias de los miembros, Romanos 12:16-20.

9. Debes guiar según las Escrituras y no por tus propias ideas.

10. No dejar a los diáconos y a las mujeres que tomen el control de la asamblea.

11. Dejar a la congregación la libertad de hacer decisiones, véase Hechos 6:5, 6; 15:3, 22; 13:1-3. (Fin)



La relación del miembro de la asamblea con el pastor.

I. Responsabilidades generales:

(1) Reconocerlos y amarlos, 1 Tesalonicenses 5:12, 13.

(2) Obedecer sus instrucciones bíblicas, Efesios 4:11, 12.

(3) Seguir sus ejemplos, Hebreos 13:7; 1 Pedro 5:3.

(4) Obedecer sus instrucciones, Hebreo 13:17.

(5) Orar por ellos, 2 Tesalonicenses 3:1; Hebreos 13:18; Efesios 6:18, 19; Colosenses 4:2, 3.

(6) Proveer para sus necesidades, 1 Ti. 5:17, 18; 2 Co. 9:6-10.

II. Sugerencias;

1. Haga todo lo posible por ser un miembro obediente, Hebreos 13:17.

2. Asegúrate de tener motivos escriturales si tienes quejas, Romanos 14.

3. Guarda tu corazón y tu actitud, Efesios 4:15; Gálatas 6:1; 2 Timoteo 2:24, 25; Santiago 3:14-18.

4. Ten cuidado de no causar un problema en la asamblea que afecte tu testimonio. Es obra de Satanás destruir el testimonio de una asamblea.

5. Enfoca tus ojos en Jesús y no en los hombres, Hebreos 12:2.

6. Ora por el pastor y los otros líderes de la asamblea.

7. Recuerda que no hay una “asamblea perfecta”, todas tienen sus problemas. Asegúrate de que tú no seas la causa.

8. Aprende a discernir entre lo que es importante y lo que no tiene importancia, Mateo 23:23; Romanos 15:14; Hebreos 5:12-14; Romanos 15:14.

9. Si tienes preguntas, ve directamente al pastor. Dios le ha dado una posición de autoridad.

10. No dejes que los problemas cancelen tu membrecía. Esto es obra de Satanás que quiere destruir la asamblea de Jesucristo. (Fin)



Verdades vitales de la asamblea (IV parte).

TEMA: La cena del Señor.

INTRO: Poca gente entiende el significado de la cena del Señor. Con este estudio aclararemos el tema.

I. Es el deber de cada asamblea observar la cena según el modelo divino, Mateo 26:26-30; 1 Corintios 11:17-34.

1. Fue tomada después de la comida, por esto no es una comida.

2. Fue limitada. Solamente participaron los discípulos que habían sido sumergidos por Juan. Es decir, los creyentes desobedientes que no están sumergidos no deben participar.

II. ¿Qué es una asamblea según las Escrituras?

1. Es una congregación de creyentes sumergidos bíblicamente que sigue las reglas dejadas por Jesús.

2. Si tú no has sido sumergido como lo establece La Biblia, no tienes derecho a participar en la cena del Señor.

III. ¿Qué es una inmersión bíblica?

1. Es cuando uno entiende su condición pecaminosa, se arrepiente de sus pecados y recibe a Jesucristo como el Único Salvador y, después de testificar públicamente, es sumergido por la autoridad de la asamblea.

IV. Pero hay otras condiciones:

1. El participante tiene que mantener una relación correcta con su asamblea, 1 Corintios 5:11; Efesios 5:11; 2 Tesalonicenses 3:6.

V. La cena no es un sacramento (signo sensible de un efecto espiritual que Dios obra en el alma y es causante de (3) la gracia). El tomar los dos elementos de la Cena no produce el “perdón” ni la salvación de tu alma del infierno.

VI. No hay instrucciones dadas en cuanto a la frecuencia de practicar la cena del Señor. Si se practica cada domingo puede llegar a convertirse en una “rutina”. Nos parece que una vez al mes es una buena forma. Siempre recuerde que la cena es un memorial de Jesucristo.



Verdades vitales de la asamblea (V parte).

TEMA: El gobierno de la asamblea.

INTRO: Existen tres formas de gobierno en las “iglesias”: (1) Autocrática, dirigida por una persona; (2) Representativa, por personas elegidas por la congregación; (3) Democrática, donde el pueblo ejerce la soberanía, cada miembro tiene voto, incluyendo los ancianos, obispos o pastores.

I. ¿Qué dicen las Escrituras con relación al gobierno de una EKKLESÍA de Jesucristo?

1. Está claro que Dios ha establecido oficiales, Ef. 4:11.

(1) Los primeros eran los “apóstoles” (uno enviado con un mensaje). Aquel oficio terminó con la muerte del último apóstol y no existe desde entonces.

(2) “Profetas”. Puesto que las primeras asambleas no tuvieron los libros del Nuevo Testamento, Dios usó “profetas” para revelar Su mensaje (1 Corintios 14:37). Pero, una vez que el Nuevo Testamento se completó, aquel oficio terminó. No hay “profetas” hoy en las asambleas porque tenemos toda la revelación de Dios.

(3) “Evangelistas” (uno que predica las Buenas Noticias), Hechos 21:8; 2 Timoteo 4:5.

(4) Ancianos, obispos, pastores, 1 Ti. 3:1-7; Tit. 1:5-9. Estos tres ocupan la misma posición, Hch. 20:28; Tit.1:5-7.

A. Nótese bien la exhortación dada a los pastores en 1 Pedro 5:1-4.

B. El obispo, el pastor, el anciano tiene que tener el respeto de toda la asamblea, Hebreos 13:7, 17, 24.

(5) Sirvientes (1 Timoteo 3:8-13). La palabra griega es DIAKONAS y siempre quiere decir: ministro, servidor, sirviente (Efesios 3:7). No hay indicación en las Escrituras de que los “diáconos” tengan autoridad sobre el pastor ni sobre la asamblea. Son elegidos para servir a la asamblea, no para dirigirla.

II. El gobierno en acción, Mateo 18:15-19.

1. La única obra de una asamblea se encuentra en Mateo 28:19, 20. Cuando una asamblea sigue esta instrucción está cumpliendo con los mandamientos de Jesús.

2. Se puede ver la democracia pura en acción en Hechos 6:1-7.

3. En Hechos 13:1-4 se puede ver cómo el Espíritu Santo guió aquella asamblea en la selección y el envío de los primeros misioneros.

4. En Hechos 14:23 se puede ver la votación y la selección de los pastores por las asambleas.

(1) “Constituido” quiere decir: “votar con la mano arriba”. Por eso la decisión de llamar al obispo, anciano o pastor está en las manos de toda la asamblea.

(2) En 1 Corintios 5:1-7 vemos la votación de aquella asamblea para excluir un miembro que había caído en la inmoralidad. En 2 Corintios vemos la misma asamblea votando para recibir al pecador arrepentido.

Conclusión: Por estos textos podemos ver que cada asamblea es autónoma y democrática. Una asamblea no puede tener autoridad sobre otra. En el Nuevo Testamento no hay ninguna indicación de “organización” entre las asambleas. Compañerismo sí. Cooperación en la obra misionera, sí, pero no organización (convenciones).



Verdades vitales de la asamblea (VI parte).

TEMA: La historia de la EKKLESÍA, su constructor y su perpetuador.

TEXTOS: Mateo 16:18; 28:18-20.

INTRO: La cosa más clara en las páginas del N. T. es que la EKKLESÍA, la cual el Señor fundó durante Su ministerio terrenal, no tuvo un nombre, ni fue el principio de una “denominación”. Y que aquella EKKLESÍA todavía está en construcción y será así hasta que Jesús regrese.

I. El Constructor de la EKKLESÍA (cada asamblea de creyentes sumergidos con una inmersión que cumple con los requisitos del N. T.) es Jesucristo, Mateo 16:18.

1. Ni los ancianos, obispos, pastores, misioneros, evangelistas o los creyentes son los constructores, 1 Co. 3:9.

2. Ninguna denominación “cristiana” constituida por los hombres ha construido una EKKLESÍA, porque sus “iglesias” son obra de seres humanos, no de Dios.

3. Cuando Pablo escribió a la EKKLESÍA en la ciudad de Corinto (1 Corintios 3:9), dijo que cada persona salva y sumergida correctamente es el material que Jesús usa para la edificación se Su asamblea.

4. La EKKLESÍA que Jesús fundó es Su “agente de testimonio” y es una “institución duradera”. Por la obra del Espíritu Santo el Señor planea nuevas asambleas y cuando ellas llevan a cabo la Gran Comisión, la obra de Dios está hecha.

5. ¿Cuál es la obra del Espíritu Santo en una EKKLESÍA?

(1) Dar consolación, Juan 14:16, 17.

(2) Enseñar, Juan 14:26.

(3) Testificar de Jesús, Juan 15:26.

(4) Predicar a la asamblea y por la asamblea, Juan 16:6-11.

(4) (5) Guiarla a toda verdad en su doctrina y en su obra misionera (Jn. 16:13, Hch. 13:1-4). Todos los “programas” de las iglesias que no se ajustan a las Escrituras no tienen la aprobación de Dios Espíritu Santo. Casi todos los movimientos “cristianos” de hoy son hechos por hombres carnales.

6. Sí, de verdad, Jesús todavía está edificando Su EKKLESÍA sobre Sí Mismo y Dios el Espíritu Santo es Su Superintendente. Por eso cada EKKLESÍA que se basa en las Escrituras y no en las enseñanzas de hombres tiene:

(1) Un constructor divino, Jesucristo, Mateo 16:18.

(2) Una fundación divina, Jesucristo, 1 Corintios 3:11.

(3) Un sobrestante divino, El Espíritu Santo, Hch. 13:1-4.

(4) Una luz divina, Las Escrituras, 2 Timoteo 3:16.

(5) Un material divino, almas salvas y sumergidas por la autoridad de la EKKLESÍA, Hechos 2:41, 47.

II. Jesucristo es el Perpetuador (uno que hace perdurable algo, que da una larga duración), Mateo 16:18, “Y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. “Hades” habla de muerte. Aunque todos los Apóstoles murieron, y todos los primeros discípulos murieron, y todos los primeros creyentes murieron, ¡la Ekklesía no murió! Hoy, después de 2000 años, puedes encontrar en casi todas partes del mundo EKKLESÍAS fieles a las enseñanzas del N. T., asambleas que no han caído en doctrinas falsas. ¿Por qué? Véase Mateo 28:20; Juan 14:16.

III. Un aviso con relación a la perpetuidad de la EKKLESÍA que Jesús todavía está edificando:

1. No hay enseñanza en el N. T. acerca de “una iglesia universal, invisible”. De las 114 referencias en el N. T. donde encontramos la palabra griega EKKLESÍA, casi todas hablan de “una asamblea local” y las demás de “asambleas” como institución.

2. Hay “iglesias” de denominación (cuyos fundadores eran hombres o mujeres) que dicen que ellos son los que dan perpetuidad de la fe, pero con una breve mirada a sus doctrinas falsas uno puede ver que son mentira. La única custodia de la fe son las asambleas que siguen el modelo dado en las páginas del N. T.

3. Los “pseudo-bautistas” (pseudo – falso, fingido, espurio) y los “pedo-bautistas” (pedo – niño, los que rocían a los niños) están equivocados en su doctrina de que hay “una iglesia universal, invisible”, y que ellos son los que dan “perpetuidad” a la fe, porque ninguna de ellas (con excepción de la iglesia católico romana), tuvo su principio sino hasta después de la “reforma” que no reformó nada. Nota: La “iglesia católico romana” tuvo un desarrollo de varios siglos comenzando con 1 Juan 2:19.

(1) Los “luteranos” tuvieron su principio en el año 1530.

(2) Los “anglicanos” (anglo – inglés), la Iglesia Anglicana (iglesia oficial de Inglaterra) tuvo su principio en el año 1534.

(3) Los “presbiterianos” (presbys – anciano) son gobernados por ancianos, no por la congregación, tuvieron su principio en el año 1541.

(4) Los “metodistas” (nombre dado por su “método nuevo” de predicar en las calles y leer directamente de la Biblia), tuvieron su principio en el año 1744.

(5) Y casi todas las “iglesias evangélicas” salieron de los “metodistas” cuando dejaron de predicar las Escrituras.

4. Los libros de historia del cristianismo afirman la perpetuidad de la EKKLESÍA que Jesús fundó y que todavía está construyendo. En cada siglo hay testimonio de la existencia de asambleas “no conformistas”. Y no hay ninguna evidencia en las Escrituras de que Jesús dejó un “nombre” para Su EKKLESÍA. Yo uso el nombre “bautista” como identificación, no como denominación. (Fin)



¿Qué señal habrá de Su venida? (I parte)

(Tomado del libro “Vientos de apostasía”, por José A. Holowaty, laverdad@radioiglesia.com)

LECTURA: Mateo 24:1-14.

TEXTO: Mateo 24:3b.

INTRO: En estas pocas palabras tenemos un bosquejo completo de los principales acontecimientos proféticos. Jesús les dijo que vendría el día cuando el templo (donde los judíos adoraban a Dios) sería destruido, lo cual ocurrió en el año 70 y hasta el año 1948 los judíos estaban dispersos por todo el mundo.

Pero lo que más nos llama la atención es la segunda parte del texto. Esta “venida” abarca el arrebatamiento de los redimidos y después de siete años de Gran Tribulación, el Señor regresará con los redimidos para establecer Su Reino de mil años sobre la tierra.

Nótese lo que dijo Jesús en Mateo 24:5. Habrá una invasión de falsos predicadores, falsos maestros de la Biblia, falsas asambleas, falsos Mesías y falsos cristianos. Véase: Deuteronomio 13:1-5; 18:20-22; Jeremías 5:31; 14:14; 23:16; Ezequiel 22:28; Miqueas 3:4-7; Sofonías 3:4; Mateo 7:15; 24:11, 12; Marcos 13:22; 1 Timoteo 1:3-7; 4:1, 2; 6:3; 2 Timoteo 4:3, 4; Tito 1:10, 11; 2 Pedro 2:1-3.

I. ¿Cómo puedo saber si lo que una persona predica es falso?

1. Hay que usar las Escrituras.

(1) Hay cientos de “predicadores” falsos en el mundo hoy, por la tele, la radio, en los púlpitos, etc., que vienen con una solución “mágica” para tus problemas. ¿Quiere salud? ¿Quiere riquezas materiales? ¿Quiere fama? Usando el texto vez tras vez: “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy y por (5) los siglos”. Esto no quiere decir que todo lo que Él hizo y dijo “ayer” se volverá a repetir hoy.

(2) Hay qué hacer como los de Berea, Hechos 17:10, 11.

II. ¿Qué valor tiene la gran “Cruzada de Milagros”?

1. Hay que recordar que tanto Satanás como Dios pueden hacer “milagros”, véase Mateo 7:21-23.

2. Examinemos la forma como trabajan los predicadores falsos de hoy día, pero primero vamos a estudiar Apocalipsis 16:13, 14; 2 Pedro 2:1, 2; 2 Tesalonicenses 2:7-12. La edad de la gracia ya está en su cuenta regresiva, muy pronto partirá para estar con Jesús. Por tal razón la actividad del maligno (Satanás) nunca había prosperado tanto como ahora con cruzadas de “tumbadores”, “sopladores”, “curanderos”, “soñadores”, “manipuladores”, e “hipnotizadores de multitudes”.

3. La humanidad, sin conocer las Escrituras, es incapaz de distinguir el mensaje de los gurúes modernos, quienes se disfrazan con atuendos de “ministros”, “predicadores”, de “evangelistas”. Véase lo que escribió Pablo en 2 Corintios 11:13-15

3. Pablo, en su obra de evangelismo, no ofrecía “una doble porción”, ni soplaba, ni tiraba a nadie al suelo, ni ofrecía sanidad, ni los obligaba a repetir unas palabras a modo de canciones para “lavarles la mente” y prepararlos para recibir ese “espíritu que les permitiría cantar y hablar en lenguas”.

4. No, no había nada de esto. Pablo predicó a Jesús con un mensaje claro, nadie temblaba, ni sentía que le pasaba como fuego por su cuerpo, y el resultado fue Hechos 17:12.

5. Es sutil la forma como actúan los “milagreros” y como tratan de probar sus falsas doctrinas por saltar de un texto a otro. Examinaremos el peligro involucrado en todo esto.

III. Se juega con los demonios.

1. El “predicador” luce muy suficiente como si tuviera a Satanás bajo su control. Manipula a la audiencia y llama a quienes desea para “hacerlos caer”. No enfatiza la salvación sino su sanidad física, pero no son como las que ocurrían en los días de Jesús.

2. Los “tumbadores” quieren hacer creer a sus seguidores que ellos están bajo la acción del Espíritu Santo diciendo: “Quiero conocerte, quiero que me lleves, ayúdame a orar, a cantar, quiero recibir la unción”. Esto contradice lo que Jesús enseñó en Mateo 6:9-13. La Biblia no enseña que debemos darle la bienvenida al Espíritu Santo, alabarlo o pedirle algo, véase como ejemplo Hechos 4:24-30.

3. Las Escrituras dicen que Dios da todo el Espíritu Santo al momento de la conversión, Juan 7:38, 39.

4. El único requisito para que uno pueda recibir el Espíritu Santo es creer, recibiendo a Jesús, Tito 3:4-6.

5. La salvación del alma del infierno es un don de Dios que se obtiene al oír la Palabra, arrepentirse de sus pecados y depositar su fe en la obra final de Jesús. En ese instante Dios sella esa salvación, Efesios 1:13, 14.

6. Los predicadores falsos no hablan de la necesidad del arrepentimiento, ni de la fe en la obra final de Jesús. Pasan dos horas manteniendo a la gente saltando, brincando, mostrándoles su poder para tumbar gente, soplar y hablar con él diciendo: “Muchos van a conocer al Espíritu Santo” (Que es Dios). Véase las palabras de Jesús en Mateo 23:39, “No Me veréis hasta que digáis: ¡Bendito el que viene en el Nombre del Señor!” ¡Un evento en el futuro!

7. El predicador que dice que “ve a Jesús” está viendo el “otro Jesús”. Cualquiera que pretenda ver a “Jesús” en visión o real, siempre es un falso.

8. Estos oradores dicen a su audiencia que saldrán de ese lugar “borrachos en el espíritu”. Nótese la clara enseñanza de Pedro en Hechos 2:15, 16.

9. La cita de Joel mencionada tuvo cumplimiento el día de la fiesta, véase Hechos 2:17-18. Los versículos 19-21 son todavía cosa del futuro.

10. Como si las contradicciones fueran pocas, estos flamantes “mensajeros” también hablan de “cantar en lenguas, de comenzar a recibir la diversidad de dones”, pero véase lo que las Escrituras dicen en 1 Corintios 12:11.

11. Si quiere saber algo de tal predicador mida siempre sus enseñanzas con las Escrituras.

12. Obligan a la Biblia a mentir. A voz en cuello gritan a todo pulmón: “La misma gloria que estaba en el monte Sinaí, se encuentra aquí hoy”, refriéndose a Éxodo 24:15-17. No se sabe cómo era esa gloria. Tal vez estos “milagreros” se refieren a algo que ven y que tienen que comunicar a sus seguidores, aunque los demás nada vean. Ahora bien: ¿Qué es lo que el pecador recibe en el momento de la conversión? A Jesucristo como su Salvador, véase Colosenses 2:9, 10. “Y vosotros estáis completos en Él.”

13. Estos “gurúes” de turno, no necesitan más que una audiencia ávida de algo: de más poder, más salud, más riqueza, más fama. Satanás, el seductor por excelencia, ha persuadido a muchos hombres para que busquen algo más, véase Gálatas 1:8, 9.

V. Disparates lamentables. Si usted ha tenido la oportunidad de asistir a estas reuniones tal vez habrá notado que se trata de servicios en los que reina el desorden total. El predicador al frente es quien decide los “milagros”, es decir, que tiene un “dios” que se sujeta a su voluntad. Casi no se usa la Biblia. Su interés es llegar a los bolsillos de los presentes. Las almas perdidas no importan para nada.

(6) 1. Después de las ofrendas comienzan los testimonios de “sanidad” y las “alabanzas”. El líder se divierte y se confunde con la audiencia. Muchas mujeres danzan, riendo a carcajadas. Los pastores que están allí, idolatran a esos líderes y buscan de ellos esa “doble unción”. Cuando Simón el mago solicitó exactamente lo mismo, como Pedro no era un “televangelista, ni un milagrero” no le sopló, ni le tocó, ni le ordenó al Espíritu Santo que tomara posesión de él, véase Hechos 8:18-24.

VI. Falsos Cristos. Aunque los líderes no dicen ser ellos mismos el Cristo, una y otra vez afirman que el mismo Señor dijo que Sus seguidores harían mayores milagros que Él (Juan 14:12). Jesús al decir esto no habló de “obras de potencia” sino de “extensión”, a todo el mundo.

1. Jesús no afirmó que tenemos que andar distribuyendo al Espíritu Santo, dando “doble porción”, véase Hechos 1:8.

2. Jesús nunca manifestó que recibirían poder para “hablar en lenguas” o para “sanar” o “tumbar gente” sino para dar testimonio de Él, el Cristo resucitado. Pretender “soplar” para impartir el Espíritu Santo a terceros es procurar uno mismo ser el Señor.

3. El extremo del “auto señorío” de estos “profetas de los últimos días” se nota cuando toman la Biblia y leen un pasaje en Isaías 45:1-4, y abiertamente se refieren a sí mismos. Pero, ¿son ellos el Ungido? ¿Son los poseedores de los tesoros y secretos escondidos y los enviados a las naciones? ¡Claro que no!

4. Hablan mucho de “visiones”, pero Dios protestará que nos cuidemos de tales visionarios, Jeremías 23:16, 17.

5. Predican “bonanza y paz”. Hablan de avivamiento. No mencionan una sola palabra de arrepentimiento, ni del juicio venidero. ¿Qué dice Dios de estos? Jer. 23:21-40.

6. Las Escrituras están saturadas de advertencias para los creyentes, a fin de que no sucumbamos víctimas de los trucos de Satanás. “Muchos vendrán diciendo que son de Cristo”.

7. No hay enseñanza respecto a la “segunda unción”, ni de un ministerio de la “unción fresca y poderosa” del Espíritu Santo. Ese “evangelio” es la mentira de la nueva religión llamada la “Nueva Era” aunque es tan vieja como Satanás.

8. El espíritu de confusión y de perdición por lo general es ruidoso. Hace que las personas se sientan atemorizadas y amenazadas. Eso fue exactamente lo que ocurrió cuando los israelitas edificaron el becerro de oro, véase Éxodo 32.

9. El Espíritu Santo no tiene que ser “invitado”, ni puede ser manipulado, ni aplaudido, ni tampoco puede haber hombre alguno que le “ordene” hacer esto o aquello, sanar a este o llenar al otro. No todo lo sobrenatural procede del Espíritu Santo o de Dios, 1 Juan 4:1.

10. Note el imperativo: se nos ordena “probar los espíritus” y se nos informa que los “muchos” no están del lado de la verdad sino del engaño.

11. Hermanos, es mi esperanza que esta lección le permita abrirse camino y lograr captar la astucia de Satanás para no caer en sus garras, porque el desfile de los “profetas, sanadores, tumbadores, sopladores y distribuidores de poderes divinos”, va en aumento. Nótese bien 2 Timoteo 3:1-5.

12. El deber del creyente es seguir a Jesús y permanecer fiel a Él. La atracción de estos “cristos” en su desfile es hacernos ver que la partida de los redimidos está a la puerta, véase Lucas 21:28.

VII. Hay una nueva estrella que está surgiendo en medio de este movimiento carismático de sanidad. Benny Hinn ha atraído multitudes con su promesa falsa de santidad y prosperidad a cambio de “la semilla de ofrenda de fe”, una condición imprescindible para que se lleve a cabo “el milagro”. Dice que él tiene el don de sanar, pero hay una pregunta: ¿Las enfermedades de Dios o del diablo? Sin duda alguna la mayor atracción en nuestros días es la cuestión de la sanidad divina.

1. ¿De dónde vienen las enfermedades? La primera vez que aparece algo en relación a la enfermedad en la Biblia es cuando Moisés describe lo que pasó después del pecado de Adán (Génesis 3:16). El dolor entró en el mundo a consecuencia del pecado.

Pero ¿quién es entonces el que nos manda las enfermedades? Si es Dios quien lo hace, ¿en dónde está Su amor por nosotros? Y si es el diablo, ¿por qué no recurrimos a Dios para que nos dé la salud? ¿Qué dicen las Escrituras?

Véase Éxodo 4:10-16. Moisés era tartamudo y Dios le declaró que Él es Quien lo hizo, es decir, que Dios es el Autor de la enfermedad, véase Deuteronomio 32:39, 1 Samuel 2:6, 7; Isaías 45:5-7. Estas citas nos hacen ver que las adversidades y todas las enfermedades nos vienen porque Dios así lo dispone. Él sabe quién podrá caminar y quién será paralítico, quién verá y quién será ciego, determina quién morirá de cáncer y quién no.

Pablo comprendió esto, 2 Co. 12:10; He. 12:5-7, 11.

2. ¿Quiere Dios que todos estén sanos?

Benny Hinn dijo: “Mientras más estudio la Palabra de Dios, más convencido estoy de que ningún cristiano debe estar enfermo”. El atrevimiento y las blasfemias de Hinn no tienen paralelo. Pablo habló del “otro evangelio” y hoy lo tenemos con el “evangelio” de sanidad física, de poderes para echar demonios, para tumbar, etc., véase Gálatas 1:8, 9; 2 Corintios 11:13-15. Pablo lo explicó en 2 Ts. 2:7-12.

3. Jesús y la sanidad divina.

Sin duda la señal que más se explota hoy es la sanidad divina. Pero, ¿es realmente como dicen los “sanadores” (7)modernos que todo tiene que ver con la fe del enfermo? Esto no lo encontramos en las Escrituras.

En Lucas 4:25-27 Jesús destaca la soberanía divina. Dios por alguna razón sana a unos pero no a otros. En los días de Elías hubo una hambruna horrible y Dios proveyó solamente alimento a una viuda, 1 Reyes 17:16, véase Lucas 4:27; Juan 5:3-8.



¿Qué señal habrá de Su venida? (II parte)

(Tomado del libro “Vientos de apostasía”, por José A. Holowaty, laverdad@radioiglesia.com)

(Nota del editor: Vivimos en días de gran apostasía. Veo que es muy importante para vosotros, los predicadores, que reciban esta publicación para alertar a sus congregaciones de la gran falsedad que está saliendo hoy por la radio y la televisión).

I.  Una de las muestras más elocuentes de cómo se basan los “sanadores” en un pretexto y no en el contexto, es cuando repiten una y otra vez Isaías 53:4, 5. Todo este capítulo habla de lo que el Señor hizo para sanarnos de nuestros pecados. Véase Isaías 1:6. El profeta no estaba hablando de una enfermedad física sino espiritual. Para corregir aquella “enfermedad” les invita a recibir una “curación” de su condición espiritual, Isaías 1:16-18.

      Isaías no estaba hablando de una enfermedad física, sino espiritual.  El texto, Isaías 53:4, 5 se ha cumplido totalmente porque Jesús el Cristo pagó con Su propia vida por nuestros pecados, y cumplió la profecía durante Su ministerio, Mateo 8:16, 17.

   Está claro que la profecía de Isaías se cumplió literalmente. Jamás volverá a repetirse hasta el reino futuro, Apocalipsis 22:1-5; 21:4.

      ¿Por qué tanta discusión por parte de los predicadores de la televisión en cuanto a la sanidad? Obviamente existe mucho fraude en el asunto y esta es la razón para que haya tanta discusión al respecto. ¡Enseñar que uno no se sana porque no tiene fe, es mentiraEnseñar que Dios quiere que todos se sanen es otra mentira. La tercera mentira es anticipar milagros invitando a incautos para que concurran con sus enfermos. Enviar pañuelitos “ungidos” para que el enfermo se los aplique es brujería. Invitar para que coloque una mano sobre el radio o la tele y otra sobre el lugar que le duele, también es brujería. Este tipo de sanadores tienen mucho éxito hoy.

II. La estafa de las lenguas.

      Entre los muchos temas de discusión, sin duda alguna la cuestión del “don de lenguas” está entre los primeros. La razón de por qué es tan difícil para muchos cristianos comprender este asunto, es porque aquellos que dicen “hablar en lenguas” no pueden entender cómo es que sus experiencias no concuerdan con la Biblia. Es virtualmente inútil cualquier argumento cuando se interponen las experiencias, ¡la Palabra de Dios está en segundo lugarLa experiencia es mucho más fuerte.

      Véase 1 Corintios 14:21 donde Pablo está citando Isaías, 28:11, 12. Es muy necesario que tengamos en cuenta que esos dos pasajes nos dan la clave de la cuestión de las lenguas. Dios le había revelado Su Palabra a los judíos, véase Romanos 3:1, 2. En el A. T. Dios les había dado instrucciones estrictas a los reyes de Israel (Deuteronomio 17:17-19). Dios inspiró a Moisés para que le recordara al pueblo que debía leer diariamente la Ley de Dios y que el libro original de esta Ley estaría “al cuidado de los sacerdotes levitas”. Es en extremo importante que recordemos que Dios no les reveló Su palabra a los caldeos, ni a los egipcios, fenicios, griegos o romanos. Dios manifestó Su Palabra a los judíos y estaba al cuidado de los sacerdotes y levitas. Los judíos tuvieron gran ventaja, pero al mismo tiempo tenían mayor responsabilidad para con Dios que cualquier otro pueblo (Juan 4:22). Las lenguas constituían una señal para los judíos de que el Mesías había venido y que Jesús mismo era el Cristo (ungido) de Dios.

      ¿Quién y a quién debían hablarles en otras lenguas? (1 Corintios 14:22). “Las lenguas son para señal”. ¿Señal para quién? No son señal para creyentes, sino son para los incrédulos

      Todo lo dicho tiene que ver con Israel en su condición política, aunque ciertamente su dispersión se debió a su alejamiento espiritual de Dios. Véase 1 Corintios 13:8. Si queremos saber cómo y cuándo acabarán las lenguas de las que hablan Isaías y el N. T., debemos citar 1 Corintios 13:11; 14:20. Ambos hablan de la niñez y de la madurez. Las lenguas eran una señal de la asamblea para Israel, mientras los judíos estaban todavía en su territorio antes de su dispersión en el año 70. Eran una señal del juicio inminente de Dios. Eran para cuando la misma asamblea, compuesta de judíos y gentiles, estaba todavía en la edad de la niñez. Fue así como llegaron los asirios hablando un idioma desconocido y los judíos no podían entenderlos. Luego los romanos hicieron otro tanto. Llegaron hablando latín y los judíos, en su gran mayoría, no podían entenderlos. Sin embargo, a pesar de recibir estas señales siguieron ignorándolas.

III. ¿Qué eran las lenguas?

      Si usted alguna vez ha escuchado a alguien “hablar en lenguas”, se habrá dado cuenta que la persona balbucea algo que ni ella misma entiende. Pero, ¿es esto lo que enseñan las Escrituras? ¿Dice la Biblia que tenemos que dirigirnos a Dios “en lenguas”? ¿Orar en lenguas, alabar en lenguas, echar demonios en lenguas? En primer lugar, los que hablaban no se dirigían por medio de esas lenguas a Dios, sino a los hombres, 1 Corintios 14:2.

      Pareciera que este texto dijera justamente lo contrario, de que las lenguas en realidad son para dirigirse a Dios, pero si seguimos leyendo el mismo capítulo, nos damos cuenta que Pablo insiste una y otra vez, en que las lenguas son incomprensibles para quien las desconoce. Por lo tanto, es obvio que lo que el apóstol dice en este versículo 2 es que el único que entiende lo que uno habla en esa “lengua” es Dios. Y el propósito no es ese, ¡el propósito genuino de las lenguas es hablarle a los hombres, o sea, ¡a Israel!

      El cuadro que tenemos aquí es el siguiente: Pablo le habla o escribe a una asamblea donde hay mayormente miembros judíos y griegos. Les menciona la señal de esas “otras lenguas” advirtiéndoles que no deben exagerar. Las “lenguas” no eran otra cosa que la predicación del evangelio en otros idiomas diferentes al hebreo.

      Es por eso que Pablo insiste en que siempre haya intérprete cuando alguien hable en “lenguas”, y que no hablaran más de dos o tres al mismo tiempo, porque como estaban interpretando, el servicio se prolonga demasiado creando además confusión.

      En 1 Co. 14:13 Pablo está afirmando que quien profetiza “edifica, exhorta y consuela”, y luego añade en el ver. 5: “Así que, quisiera que todos vosotros hablaseis en lenguas, pero más que profetizaseis; porque mayor es el que profetiza (predica) que el que habla en lenguas, a no ser que las interprete para que la asamblea reciba edificación”.

      Tal como ya dijera, las lenguas no son señal para que los hombres sepan que uno ya recibió el “bautismo” del Espíritu Santo, sino para los judíos incrédulos.



¿Qué señal habrá de Su venida? (III parte)

(Tomado del libro “Vientos de apostasía”, por José A. Holowaty, laverdad@radioiglesia.com)

Nota del editor: El hermano Holowaty ha hecho un gran servicio al escribir este libro. Ya que vivimos días peligrosos necesitamos ver lo que él ha escrito. Hoy continuaremos con: “La estafa de las lenguas”

Ahora bien, ¿cómo interpretar lo de las lenguas, tanto lo ocurrido en el libro de los Hechos como en 1 Corintios capítulo 14? Este es un tema como tantos otros, que de no encararse correctamente puede provocar una confusión desastrosa. Es necesario que quien hable sobre “las lenguas” lo haga de forma clara y, muy especialmente, bíblica. No se trata de tomar un determinado texto, versículo o incluso un capítulo completo de la Biblia y edificar sobre estos pasajes, no solamente la doctrina de las lenguas sino otras doctrinas claves como la salvación por la gracia, la dádiva del Espíritu Santo y el lugar que le corresponde en la Biblia a las obras del cristiano. El don del Espíritu Santo se convierte en algo que “se recibe pidiendo”, y la salvación por la pura gracia divina termina dependiendo totalmente del andar del cristiano.

I. Las lenguas eran para testimonio.

Véase Hechos 1:7, 8. Ni bien descendió el Espíritu Santo ese mismo día las Buenas Nuevas fueron proclamadas en “otras lenguas”. Era una señal clara para ellos.

Si seguimos esa misma línea nos daremos cuenta que en los otros dos casos en el libro de los Hechos, donde se dice que se habló en “lenguas”, fue siempre un testimonio para los judíos allí presentes que no eran convertidos. Véase Hechos 10:44-46.

Este fue el encuentro que tuvo Pedro y un grupo de judíos que estaban con él. Cuando los amigos de Cornelio se convirtieron, Dios permitió que la profecía de Isaías 28:11, 12 se repitiera una vez más. La única forma de reconocer que una persona tenía el Espíritu Santo era oírla hablar de las maravillas de la salvación.

Véase Hechos 19. Estos doce hombres no conocían todavía la gracia salvadora, ya que habían sido sumergidos antes que Jesús se entregara por los pecados de la humanidad. No sabían que el sacrificio ya había sido consumado y que tenían la oportunidad de ser salvos por la gracia. Cuando ellos recibieron el Espíritu Santo hicieron lo que hacen siempre los cristianos regenerados: “hablar en lenguas”. Es decir, esas personas, a pesar de ser gentiles, les hablaron a otros de Jesús en su propio idioma.

Éste “don de lenguas” tiene completa vigencia hoy y sería penoso que un “cristiano” lo usara simplemente como un “show”, tal como hacían los corintios.

Ahora veamos 1 Corintios 14:10-13. No cabe duda que estas “lenguas” que aparecen tanto en el libro de los Hechos como en este texto son idiomas que hablaban los pueblos de ese tiempo. Ahora los judíos oyeron, por primera vez, de Jesús. Seguramente los gentiles no podían entender cómo era que los judíos no aceptaban a un Mesías tan maravilloso.

Quiero que note cómo habló también Pablo, pero como era judío no lo hizo en lenguas (Hechos 9:18-20) ya que él les predicó en hebreo, la lengua de los judíos.

II. ¿Qué son las manifestaciones de hoy?

La iglesia evangélica no practicaba hablar en supuestas lenguas. Esto comenzó cuando se inició el movimiento que luego se llamó “Pentecostal”.

No debemos olvidar que las verdaderas “lenguas” solo se usaban cuando había judíos no convertidos.

Lo que ocurre hoy nada tiene que ver con lo que Pablo les dice a los corintios. En primer lugar, las llamadas “len (10) guasde hoy niegan la gracia al negar la seguridad de la salvación y la dádiva del Espíritu Santo. Su uso es un fraude.

¿Por qué tienen tanto interés en “las lenguas”? En primer lugar, porque la característica principal del enano espiritual es su carencia de fe. Segundo, es la falta absoluta de comprensión de las doctrinas bíblicas. Estos “vientos fraudulentos” están soplando ahora a gran velocidad.

Hay aclarar que esta tendencia de “infladera” de los hermanos carnales es algo inevitable. Lo verdaderamente trágico es sacrificar doctrinas tan serias como lo es el don de la gracia divina, a fin de poder seguir luciendo una pretendida espiritualidad gracias a “las lenguas”.

Permítame decirle lo siguiente respecto a las lenguas:

1. Si es don, no se recibe pidiendo, y si alguien lo recibe pidiendo, puede estar seguro que no es producto del Espíritu Santo, porque Dios no se contradice.

2. Cualquiera que haya hablado “en lenguas” después del año 70 puede estar seguro que su origen no es divino.

3. Si habla en lenguas no habiendo ningún judío incrédulo en el servicio su “lengua” no proviene de Dios.

4. Si habla lenguas no habiendo intérprete, no es de Dios.

5. Si tú eres mujer y hablas “en lenguas”, ten por cierto que no es de Dios, véase lo que Pablo escribió en 1 Co. 14:34.

6. Si su “don de lenguas” es predicar la Palabra en cualquier idioma que no sea el hebreo, siga adelante hermano, siga “hablando en lenguas y permita que muchos pecadores se conviertan”.

7. Si hablas algo que ni tú mismo entiendes, cuídate mucho, porque bien puede ser un “espíritu de confusión” el que te domina.



¿Qué señal habrá de Su venida? (IV parte)

(Tomado del libro “Vientos de apostasía”, por José A. Holowaty, laverdad@radioiglesia.com)

TEMA: Cómo hacer guardia.

TEXTO: Ezequiel 2:3-5, 7 y 3:17.

INTRO: El verdadero hijo de Dios, especialmente si es un pastor, debe mantenerse firme en la verdad, en la sana doctrina, y hablar aunque parezca que nadie le escucha, porque es probable que nos esté sucediendo lo mismo que le ocurrió a Elías, quien pensaba que se había quedado solo, así se lo dijo a Dios. La queja de Elías era esta (1 Reyes 19:14). Pero, ¿sabe cuál fue la respuesta de Dios?, 1 Reyes 19:18.

      Los cálculos de Elías estaban muy lejos de la realidad.  Dios le comunicó que no era el único que había quedado.  Si usted es pastor o líder y responsable por lo que ellos reciben en términos de doctrinas, debe hacer algo para evitar que estos “vientos de doctrinas falsas” invadan su asamblea.

I. Evite el pastorado de la mujer (Tito 1:5-9). ¡Una asamblea que respira “pastorado femenino” no es neotestamentaria y ha abierto sus puertas a la apostasía!

II. ¡Cuidado con los himnarios y coritos! Otra señal que debe tenerse en cuenta en una asamblea que va camino a la apostasía, es la desaparición de los himnarios, quitando el piano y el órgano y usando guitarras, tambores e instrumentos de percusión. Una asamblea rumbo a la apostasía no puede tolerar la lírica de los himnos antiguos.

III. Aplausos, saltos y demás. Otra señal es dar “aplausos para Jesús”. ¿Es malo acompañar un himno batiendo las manos? No, pero esto es la introducción a dar “saltos para Jesús”, luego “las carcajadas para Jesús”, y más tarde “abrazarse y levantar las manos para Jesús”.

      Una asamblea del Señor debe concentrarse en la evangelización de los inconversos y la edificación de los creyentes. No tiene que vivir en pugna con otras “iglesias” de la zona, pero tampoco tiene por qué buscar alianzas con ellas, salvo que se trate de asambleas verdaderamente bíblicas y que el deseo que los mueva a esa unión sea algún esfuerzo en común. (Fin)



Los tres cielos y el mundo invisible.

INTRO: Las Escrituras hablan de dos lugares a donde las almas van en el momento de la muerte del cuerpo.

I. El Tercer Cielo. Es “arriba” de las estrellas donde está el Trono de Dios y donde el Señor Jesucristo está sentado a la derecha de Dios. No es un “estado” ni una “condición” sino un lugar real, Juan 14:2; 2 Corintios 12:1-4; Efesios 4:10; Hebreos 1:3; Filipenses 1:23.

1. En el Tercer Cielo está la Nueva Jerusalén que no ha sido ocupada todavía, y que en el futuro bajará a la tie­rra renovada, Apocalipsis 21:1, 2.

2. Las Escrituras hablan de tres cielos:

(1) El de la atmósfera, la masa gaseosa que envuelve a la tierra, Hechos 14:16, 17.

(2) El cielo de las estrellas, los planetas, el sol y la luna; conocido como los “lugares celestes” y la habitación de los mensajeros caídos (demonios) incluyendo a Satanás, Efesios 6:11,12.

(3) El Tercer Cielo, que es la morada de Dios, el Creador de todas las cosas.

A. Del Tercer Cielo vino Dios el Hijo para nacer de carne humana, y de allí es de donde opera Dios el Espíritu Santo.

B. Pablo visitó el Tercer Cielo (quizás cuando fue ataca­do, Hechos 14:19,20) y lo llamó el “Tercer Cielo” y el “Paraíso”, 2 Corintios 12:1-4.

C. El Tercer Cielo es el lugar a donde va el espíritu de los (11) redimidos en el momento de la muerte, y ha sido así desde la resurrección del Señor, Efesios 4:8-10.

D. Ahí los espíritus de los redimidos tienen un “cuerpo espiritual”, están conscientes y contentos en compañía de sus amados y de todos los redimidos desde Adán, esperando el día de la Primera Resurrección de sus cuerpos (1 Tesalonicenses 4:17). Luego comparecerán delante del Tribunal de Cristo (2 Corintios 5:10), para más tarde participar en las Bodas del Cordero (Apocalipsis 19:7) y, finalmente, regresar a la tierra y permanecer con Cristo durante Su reino de mil años.

3. Llamo su atención sobre el “estado” o la “condición” de los redimidos que están ahora en el Tercer Cielo. Hay mu­cha confusión respecto a esto en parte por las enseñanzas de los falsos predicadores:

(1) Aunque el “estado” o la “condición” de los redimidos en el Tercer Cielo no está completo, es dichoso ya que es un lugar de descanso y esperanza, no un lugar de actividad ni de servicio, Ap. 6:9-11; 14-13.

(2) Los redimidos allí están libres de tentaciones y de pecado, de dolor, de enfermedades y de la muerte. Su am­biente está concebido para existir santamente con el puro amor de Dios el Padre y de Su Hijo, Jesucristo.

(3) Pero, ¿qué pasa con el redimido en el momento de la muerte de su cuerpo?

A. En ese momento los mensajeros llevan el alma direc­tamente al Tercer Cielo (Lucas 16:22; hay que recordar que estos eventos ocurrieron antes de la resurrección del Señor, el pobre redimido entró en el Paraíso pero este lugar fue transferido al Tercer Cielo más tarde).

B. ¡La experiencia del redimido será fácil!, Salmo 116:15.

C. EI redimido tendrá la conciencia de salir de su cuerpo de enfermedad, de sufrimiento y de limitaciones y tendrá un “cuerpo espiritual” apto para habitar en la pre­sencia de Dios, 1 Corintios 15:50.

D. El redimido sentirá el ambiente nuevo del amor puro de Dios donde no habrá discordancia porque ahí todo es santidad.

E. Tendrá la oportunidad de conversar “brevemente” con sus familiares redimidos porque aquel tiempo será corto ya que “mil años es como un día con el Señor”.

II. Ahora trataremos con el “mundo invisible”, conoci­do como el “infierno” (latín INFERNU = inferior, debajo de). El uso de esta palabra fue un error por parte de los traductores de las Escrituras y ha causado mucha confu­sión. Para entender el asunto tenemos que estudiar y en­tender el significado de dos palabras, SHEOL, en el hebreo, y HADES, en el griego.

1. En el A.T. la palabra SHEOL se encuentra 65 veces. En el N.T. la palabra HADES se encuentra diez veces. Las dos palabras se refieren al mismo lugar, o sea, al “mundo invisible” donde van las almas de los muertos y que está en el corazón de la tierra. Es el lugar al que entraron todas las almas de los incrédulos desde Caín hasta hoy, y donde permanecen en tormento hasta la “Segunda Resurrección”, para luego aparecer ante el Gran Trono Blanco de Dios y recibir su justo grado de castigo en el Lago de Fuego, Apocalipsis 20:13.

2. Los cuerpos de los incrédulos van a la tumba (en hebreo GEBER, y en griego MNEMEION), donde no hay vida, porque el espíritu está en el “mundo invisible”, el Seol-Hades.

3. Recuerde que las palabras Seol-Hades no hablan del “infierno final”, o sea, el Lago de Fuego. El Lago de Fuego en griego es GEHENNA, la palabra que Jesús usó para describir el destino de los incrédulos (Marcos 9:43-48). En aquel día el basurero para la ciudad de Jerusalén estaba situado en el Valle del Hijo de Hinom (“ge”= Henna). Jesús usó aquel basurero como ilustración para el Lago de Fuego, el destino final de todos los que han rechazado a Jesucristo como su Salvador.

(1) Aquel nombre se usa en Jeremías 7:31 porque durante el ministerio del profeta los incrédulos pasaron a sus hijos por fuego en ese valle. Años después el lugar se convirtió en basurero, en el cual hasta los pobres dejaban los cuerpos de sus difuntos.

4. Las palabras “Seol-Hades” no hablan del “abismo” de Apocalipsis 9:1-11, ya que aquel “abismo” es un lugar más profundo que el Seol-Hades. Ni hablan del “Tartaros” (traducido mal en 2 Pedro 2:4 como “infierno”. El Tartaros es una prisión para los mensajeros (ángeles) caídos.

5. Para entender estos términos hay que estudiar la gráfica de “Los Tres Cielos”. Ahí veremos:

(1) Que el Seol y el Hades son el mismo lugar, la morada de las almas de todos los muertos incrédulos.

(2) Que tal lugar tiene “puertas” (Mateo 16:18) y que Jesucristo tiene las llaves, Apocalipsis 1:18.

(3) Que para obtener aquellas llaves Jesús, después de Su muerte, descendióa las partes más bajas de la tierra” (Efesios 4:9). Por eso el mundo invisible tiene que estar en el “corazón” de la tierra, como se ilustra en la gráfica.

(4) Aquel día en la cruz Jesús ledijo al ladrón arrepentido: “Hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 24:43). Es decir, que antes de la muerte de Jesucristo, el “paraíso” todavía estaba en el “mundo invisible”, en la profundidad de esta tierra.

(5) El Salmista, hablando con voz de profeta acerca del Señor Jesús dijo en el Salmo 16:10, “No dejarás Mi alma (12) en el Seol (mundo invisible) ni permitirás que Tu Santo vea corrupción (hablando del cuerpo carnal de Jesús en la tumba)”. Por eso, antes de que Su cuerpo viera “la corrupción” en la tumba, salió del “Paraíso” llevando todas las almas de los redimidos con Él directamente hasta el Tercer Cielo (Efesios 4:8-10), donde todos están hasta hoy. El día de Su resurrección aquel compartimiento de consolación se quedó vacío.

5. Jesús dio una descripción gráfica acerca del mundo invisible (el Seol-hades) en Lucas 16:19-31:

(1) Lázaro, una persona redimida, estaba en el Paraíso mientras el incrédulo, rico, estaba en el lugar de tormento, el cual no es el Lago de Fuego, el infierno final. El lado de tormento es todavía hoy la cárcel para las almas de los incrédulos, donde esperan el día en el que vendrán delante del Trono Blanco para recibir su grado de castigo en el Lago de Fuego.

(2) Entre el “tormento” y el “paraíso” hay una gran sima o abismo (Lucas 16:26), la cual revela la imposibilidad de que uno pueda salir de tan horrible lugar.

(3) En la parte inferior de la gráfica se puede ver la entrada al “Abismo”, que es otra cárcel para los mensajeros (ángeles) caídos (los demonios) (Apocalipsis 9:1-20), y donde Satanás estará por casi mil años, Apocalipsis 20:1-3, 7, 8.

(4) En el A.T. (Proverbios 15:11; 27:20; Job 26:6; 28:22; 31; 12; Salmos 88:11) se encuentran textos que hablan de un lugar en el “mundo invisible” llamado Apolión (destrucción), Apocalipsis 9:1-11. Véase Mateo 7:13; Romanos 9:22; Filipenses 3:19; 2 Pedro 2:1; 3:16.

(5) En el N.T. se lee del “abismo” en Lucas 8:31; Romanos 10:7; Apocalipsis 9:1, 2, 11; 11:7; 17:8; 20:1-3. Véase Lucas 8:30, 31.

(6) El “abismo” es el lugar donde permanecen los demonios hasta su juicio final para entrar en el “Lago de Fuego”.

6. Al lado izquierdo del diagrama se puede ver un lugar llamado “Tartaros”, lo cual es otra cárcel para los mensajeros caídos (2 Pedro 2:4) donde el griego está mal traducido como “infierno”. No hay palabra en español para traducir “tartaros”. Es una prisión eterna.

(1) Aquellos mensajeros caídos siguen en esa prisión hasta que sean juzgados y tirados en el Lago de Fuego.

7. A la derecha de la gráfica está el “Lago de Fuego” o “Gehenna”, o sea, el infierno final preparado para Satanás y sus mensajeros los demonios, Mateo 25:41; Apocalipsis 20:12-15.

(1) Aquel “Lago de Fuego” se llama TOFET en hebreo, 2 Reyes 23:10; Isaías 30:33; y “lugar de sacrificio” en Jeremías 7:31, 32; 19:6, 11-14.

(2) En el N.T. se llama “Gehenna” y es traducido “infierno”, Mateo 5:22, 29, 30; 10:28; 18:9; 23:15, 33; Marcos 9:43, 45-47; Lucas 12:5; Santiago 3:6.

(3) También se le llama “Lago de Fuego” cinco veces en el N.T., pero recuerde que todavía no hay allí ninguna alma. Todos los incrédulos están, todavía, en el lugar de tormento del “mundo invisible” esperando el día del juicio final.

(4) Los primeros seres humanos que van a sentir aquel castigo eterno en el “Lago de Fuego” serán la “bestia” (el anticristo) y el falso profeta (un gran líder religioso) (Apocalipsis 19:20). Luego, después de mil años, el mensajero caído, Satanás, y todos los demonios serán lanzados allí, Apocalipsis 20:10.

(5) Una vez que termine el juicio del Gran Trono Blanco, los mensajeros caídos, ahora prisioneros en el “Tártaros”, y todos los impíos de la raza humana que rechazan a Jesucristo serán lanzados en él, Apocalipsis 20:12.15.

III. En la parte superior del diagrama podemos ver el “Tercer Cielo”.

1. Incluido ahí está el Paraíso y la Nueva Jerusalén que bajará a la tierra después que esta experimente una gran renovación.

2. Uno puede ver el sitio del “Tribunal de Cristo” y el “Gran Trono Blanco”.

IV. Una aclaración: Muchos falsos predicadores dicen que el “Seol-Hades” es solamente la tumba, y que en esta no hay conocimiento. Usan incorrectamente Eclesiastés 9:5, 10 para probar su mentira. Dicen que las almas de los difuntos duermen en la tumba hasta el día final, una “resurrección general” que las Escrituras no mencionan.

1. Por eso hay que notar lo que dicen las Escrituras y no las revistas o los libros falsos. Antes de la resurrección de Jesús, todas las personas al morir sin excepción, salvos y perdidos, entraron en el Seol-Hades ya fuera en el lado de tormento o en el seno de Abraham. Sus cuerpos iban a la tumba y sus almas al “mundo invisible”.

2. La Versión Antigua está equivocada al usar la palabra “sepultura”, ya que en hebreo es “Seol”, como en Génesis 35:29.

V. ¿Existe un “purgatorio”? No hay ninguna mención de tal lugar en las Escrituras. (Fin)



El traslado de todos los redimidos.

TEXTO: 1 Tesalonicenses 4:16, 17.

INTRO: Este evento no será anunciado. Isaías habló de esto en Isaías 26:20, 21. Vea Lucas 17:16, 17, 34-37. Pablo escribió de esto en 2 Tesalonicenses 2:1.

Hay una ilustración de esto en la traslación de Enoc, Génesis 5:24; Noé, Génesis 7. Vea Juan 14:3.

(13) Pablo da muchos detalles en 1 Corintios 15:51-58; 1 Tesalonicenses 4:13-18.

I. Aquel día se llama “el día de nuestra redención”, Filipenses 3:20, 21; Lucas 21:28; Romanos 8:23; Efesios 4:30.

1. Aquel evento fue posible por la obra del Señor Jesucristo, Hebreos 9:12.

2. Pablo habló de tal evento como “salvación”, Ro. 13:11.

3. Será un día de manifestación, 1 Juan 3:2; Romanos 8:19.

II. Aquel día será el tiempo de juicio (esto no tiene que ver con nuestra salvación sino con nuestra vida como creyentes) 2 Corintios 5:10; Romanos 14:12. Hay que estudiar 1 Corintios 3:10-15.

III. Aquel día será día de premios para los creyentes, Juan 3:13; Hechos 2:34; 1 Corintios 9:24, 25; Filipenses 3:14.

IV. Aquel día será día de coronación, 1 Pedro 5:4; 2 Timoteo 4:8.

1. No todos los creyentes van a recibir premios, 1 Juan 2:28; no todos van a oír la voz de Jesús, Mateo 25:21.

V. Aquel día será el día de “esperanza bienaventurada”, Tito 2:13; Hebreos 9:28, “ya sin relación con el pecado”; Santiago 5:7, 8; 1 Ts. 1:10; 2 Ts. 1:10; 3:5.

1. Ahora hay que estudiar Mateo 24:42 y siguiente.

2. Los versículos de Mateo 25:1-13 no se cumplirán hasta el regreso del Señor, solamente los “preparados” serán recibidos por Él.

3. Hay que estudiar la parábola de Lucas 19:11-27. Aquí aprendemos que:

(1) Todos somos sirvientes Suyos.

(2) Es Su voluntad que lo hagamos lo mejor posible.

(3) Si somos Sus hijos, tendremos el deseo de hacer todo lo posible para Él, Efesios 2:10.

(4) Debemos usar todos nuestros talentos en todo lo que hagamos.

(5) Que habrá recompensas. Nótese bien Apocalipsis 16:5; 22:12. (Fin)



La razón por la que soy un Bautista No Conformista.

(Por el editor)

Hace tiempo tuve que explicar mi posición bíblica a uno de los creyentes en la República Mexicana. Por más de catorce años mi esposa y yo hicimos obra de evangelismo en ese país, tomando a los conversos y comenzando asambleas cristianas basadas en las enseñanzas del N.T.

Después de nuestra salida algunos de los pastores dejaron las enseñanzas bíblicas y comenzaron a practicar la enseñanza de otras denominaciones. Por esta razón tuve que escribirles:

Por medio de sus cartas he observado que vosotros ya no tenéis convicciones para continuar en la senda que les enseñé (ser Bautistas No Conformistas) y han caído en las prácticas de las convenciones o denominaciones. La cosa que vosotros estáis haciendo se conoce como “sectarismo” y tales cosas no están permitidas en las Escrituras.

Desde el principio de la obra de evangelismo en México les enseñé que una asamblea de Jesucristo no es una organización, pero vosotros habéis cambiado los nombres de las asambleas que yo comencé usando nombres inventados por seres humanos y usando la palabra “iglesia”, una palabra inventada por los Católicos y usada todavía por los protestantes y los evangélicos en vez de la palabra bíblica “asamblea”.

Vosotros sabéis bien que nosotros no somos “protestantes” ni “evangélicos”. La asamblea que nuestro Señor comenzó durante Su ministerio terrenal no llevó ningún nombre y no hay ningún lugar en las Escrituras que indique que algunos deban usar un “nombre”. Por siglos, después de la ascensión del Señor, las asambleas no usaron nombres, con la excepción de la ciudad donde estaban, y más tarde de algunos de los líderes. Aun la palabra “bautista” le fue dada a los creyentes fieles por sus enemigos. Si hoy fuéramos a seleccionar un nombre sería “sumergistas”.

Pablo escribió a “las asambleas de Cristo” en Romanos 16:16 y hace mención de la “asamblea de Dios”, es una lástima que estos dos nombres hayan sido adoptados por maestros falsos.

Hay en México una organización hecha por hombres titulada “Las Iglesias Bautistas Independientes de México”. Tienen una organización con jefatura en los EE. UU. Tienen presidentes, secretarias, reglas, programas, credos, artículos de fe, etc. Ninguno de ellos son “no conformistas”. Al contrario, son conocidos como “protestantes” o “evangélicos” y usan títulos como “reverendo” y “doctor”.

No puedo tener compañerismo con ellos porque:

1. Practican la inmersión de niños (no bebés) que no pueden entender qué es el arrepentimiento ni qué es la salvación.

2. Enseñan la “creencia fácil”, es decir, que para ser salvo uno solamente tiene que decir: “Creo en Jesús”, nada más. No hay un llamamiento para arrepentirse, etc. No demandan una vida cambiada y sumergen personas que no han mostrado ningún cambio en su estilo de vida.

3. Enseñan que los miembros tienen que dar el “diezmo”, que era un asunto para los judíos y que se enseña en el N.T. Cuando se menciona el diezmo en el N.T. es con relación a los judíos, no a los creyentes. El creyente debe todas sus posesiones al Señor, no el diez por ciento. Usan sobres (14) donde el dador tiene que escribir su nombre para que el pastor sepa quién y cuánto da tal persona.

4. Tienen organizaciones entre las diversas “iglesias” con jefes, presidentes, secretarias, etc., algo que no es conocido en el N.T. ya que cada asamblea debe ser autónoma.

5. Sus pastores son personas orgullosas y hacen alarde de la cantidad de personas que asisten a los cultos.

6. Practican “concursos” entre las asambleas para ver quién tiene más asistencia, más profesiones de fe, más “bautismos”, etc.

7. Usan títeres, muñecas y otras cosas (formas de idolatría) para atraer a los niños a ser “salvos”.

8. Sirven la Cena del Señor en forma abierta, invitando a todos: a los desobedientes, a los que no son miembros, a los que no han sido sumergidos, a los que no son fieles para participar.

9. Usan “pinturas” de Jesús en sus templos, lo cual es idolatría pura.

10. Enseñan que la EKKLESÍA tuvo su formación en el Día de Pentecostés, que es universal, invisible.

11. Son condescendientes en sus enseñanzas y en sus tratos con los incrédulos.

12. Reciben ofrenda de la gente como en la “iglesia” católica pasando una canasta o platillo. Cuando en realidad deberían poner una caja a la entrada del templo y enseñar correctamente que los creyentes están llamados a dar voluntariamente y tanto como les sea posible, no bajo ninguna imposición. Los incrédulos no tienen parte en esto.

13. Entre las “Iglesias Bautistas Independientes” se pone un gran énfasis en “ganar almas”, un asunto que no tiene fundamento en las Escrituras. Somos llamados a enseñar cómo ser salvos y lo demás es obra del Espíritu Santo. Muchos de los que son “salvos” son “bautizados”, dándoles un puesto en la “iglesia”, enseñándolos a “diezmar” y, poco a poco, aquella asamblea se llena de incrédulos. ¡Con razón muchas de esas asambleas están muertas espiritualmente!

14. Aquellas “iglesias” hacen largas “invitaciones”, rogando y pidiéndole a los pecadores que vengan a Cristo y, una vez que vienen, no les dan las Escrituras que muestran la necesidad de arrepentirse, ni les hablan acerca de la obra que Jesús hizo en la cruz, simplemente les estrechan la mano y los reciben como miembros. Esto se llama “creencia fácil” por lo que tales “convertidos” salen del edificio fumando, usando el Nombre de Dios en vano, y haciendo toda clase de cosas.

15. Celebran la “Navidad” igual que los paganos. ¿Cómo es posible enseñar la mentira de que Jesús nació el 25 de diciembre?

16. No reconocen que la EKKLESÍA es de Jesús y dicen que una asamblea pequeña es una “misión” bajo el control de otra “iglesia”. ¿De dónde vino esto? Vino de las “convenciones” donde las grandes “iglesias” dirigen las “misiones” pequeñas. Oye, cada asamblea cristiana, sea de tres miembros o de mil, es una “asamblea” autónoma y no una “misión” bajo el control de otra.

17. Yo enseñé que la primera obligación de cada asamblea es llevar a cabo la Gran Comisión, pero vosotros habéis dejado aquella enseñanza. Pero parece que la obligación primera es que el pastor tenga una casa bonita y amplia, un salario fijo, un coche, etc., y que la obra misionera en el exterior quede olvidada. (Fin)



La última palabra por el editor, J. Alvino Nelson

Hermanos, cada día el mundo va de mal en peor. Nación tras nación va cayendo. Mi país (EE.UU.) está al borde de la bancarrota. Hay rebelión en muchas naciones. La condición en el Medio Oriente es horrible. La pequeña nación de Israel está rodeada por enemigos. Todo esto indica que el regreso del Señor Jesús para llevarse a los redimidos está cerca. ¿Realmente estás preparado para cuando llegue ese día? ¿Estás preparando a tu congregación?

Esta revista se envía gratis a pastores y maestros de la Biblia. No es un folleto para repartir deliberadamente pues el costo de su producción es demasiado.

Los gastos de publicación son pagados por creyentes de los EE. UU. que tienen interés que vosotros tenéis la verdad de la Biblia

Por años hemos confiado en la obra de corrección por los Hermanos Gil de Cuba. ¡Muchas gracias hermanos a dar tu tiempo gratis por el Señor Jesús!

Esta revista está disponible en Internet en la siguiente dirección: http://www.hojasdeoro.com/index.php, o si desea recibirla por Correo Postal nos puede escribir a:



Hojas de Oro

660 South Front

Salina, Kansas, 67401

EE.UU.