Publicación Gratuita

Hojas de Oro

Un Llamado A Regresar A Las Enseñanzas Bíblicas

"...que contendáis por la fe..."

Año XXXIX, No. 8                                   AGOSTO                                                         2009


 

Índice:

...El arrebatamiento antes de la Gran Tribulación.

...¿Qué hacer después de haber entristecido al Espíritu Santo? (V parte).

...Escalando los montes espirituales (V, VI, VII y final).

...La Palabra de Dios y los "sanadores".

...Cómo leer la Biblia.

...¿Tiene el creyente de hoy que obedecer las leyes del Antiguo Testamento?

...¿En qué consiste la doctrina de "Solo Jesús"?

...El privilegio del discípulo.

...Nuestra identidad verdadera en Cristo.

...Una fe que obra.

...Lo que Dios aconseja acerca del dinero.

...La fe.

...Conceptos cruciales en la epístola a los Romanos.

...La unidad de la deidad (un golpe fuerte contra los "Testigos" y los que se hacen llamar "Luz del Mundo").

...Respuesta a una carta.

...Los pactos.

...La oración.

 

El arrebatamiento antes de la Gran Tribulación.

Intro: La palabra "arrebatamiento" es un término utilizado en 1 Tesalonicenses 4: 17 para describir el traslado de los creyentes.  El término se usa en Juan 10:28; Hechos 8:39; 23:10; y Judas 23.

I. El arrebatamiento (1 Tesalonicenses 4:14-16) es:

1. El tiempo cuando los cuerpos de los redimidos resucitarán de las tumbas.

Nota: "Dormidos" hace referencia al cuerpo y no al alma.  Tanto los Adventistas del Séptimo Día como los llamados "Testigos" enseñan que después de morir el alma "duerme" hasta el día de la "Resurrección Final" y no existe tal cosa, sino que habrá dos resurrecciones separadas una de la otra por un período de mil años.

       El concepto del “sueño del alma” no es una doctrina bíblica. Cuando la Biblia dice que una persona está “dormida” haciendo referencia a la muerte (Lucas 8:52; 1 Corintios 15:6), no significa literalmente que “duerme”. El sueño es solo una manera de describir la muerte porque un cuerpo muerto da la apariencia de estar dormido. La Biblia

 

nos dice que en el mismo instante en que morimos somos llevados al cielo o al infierno, lo cual depende de si hemos puesto nuestra fe en Cristo para salvación. Para los creyentes, el estar ausentes del cuerpo es estar presentes con el Señor (2 Corintios 5:6-8; Filipenses 1:23). Para los no creyentes la muerte significa el castigo eterno en el infierno (Lucas 16:22-23). En el momento en que morimos enfrentamos el juicio de Dios (Hebreos 9:27). Sin embargo, hasta que tenga lugar la resurrección, existe un cielo o “Paraíso” (Lucas 23:43; 2 Corintios 12:4) y un infierno o “Hades” con carácter temporal (Apocalipsis1:18; 20:13,14).

       En cierto sentido el cuerpo de una persona está “dormido” mientras su alma permanece en el Paraíso o en el Hades.

       En el arrebatamiento este cuerpo será “despertado” y transformado en un cuerpo eterno que poseerá la persona por siempre. Estos cuerpos eternos son los que tendremos para toda la eternidad estemos en el cielo o en el infierno.  Al morir las almas de los creyentes van directamente al Tercer Cielo, y las de los incrédulos van hacia el lugar de tormento en el Mundo Invisible que es el Seol (hebreo) o Hades (griego).

      Los defensores actuales del “sueño” del alma están representados por los Adventistas del Séptimo Día, los Testigos de Jehová, los Cristadelfianos y otros.

2.  El traslado de los cuerpos de los creyentes que están vivos (v. 17).

(1) Según el v. 14 cuando Cristo venga traerá consigo las almas de los redimidos que están ahora en el Tercer Cielo, quienes vendrán junto a Su cuerpo resucitado.

(2) La resurrección es la "esperanza" del creyente (v. 13).

(3) Tal traslado es cierto porque:

A.  Se basa en la resurrección de Jesús (v. 14).

B.  Se fundamenta en la Palabra de Dios (v. 15; véase Juan 14:1-3; 1 Corintios 15: 51-58).

(4) Este traslado es un consuelo, v. 18. Si no ocurriera hasta el final de los siete años de tribulación no produciría consolación.

(5) Ocurrirá antes del día de la ira de Dios (1 Tesalonicenses 5:1-5, 9).

II.  El arrebatamiento se describe además en 1 Corintios 15:51-58.

(2) 1. Era un "misterio" (algo no revelado en el A. T. (v. 51) y que ahora se revela en el N. T.). Los profetas del A. T. entendieron que habría una resurrección, pero no entendieron que algunos creyentes serían trasladados estando vivos.

III. Hay tres posiciones generales acerca del traslado de los creyentes en el futuro:

1. Pretribulacionismo (antes de la tribulación). Los creyentes que estén vivos serán llevados al Tercer Cielo antes del inicio de los siete años de la Gran Tribulación.

2. Midtribulacionismo (en medio de la Tribulación). Los creyentes sufren y padecen durante los primeros tres años y medio de la Tribulación luego de lo cual son llevados al Tercer Cielo.

3. Postribulacionismo (después de la Tribulación). Los creyentes permanecerán durante los siete años.

III.  Solamente la primera posición tiene sostén en las Sagradas Escrituras.

1. Los creyentes tienen la promesa de ser salvos de la ira de Dios (1 Tesalonicenses 1:9-10; 5:1-9; Romanos 5:9; Apocalipsis 3:10).

(1) La Gran Tribulación se conoce también como "el día de la ira de Dios".  Aunque Dios se sienta hoy sobre un trono de gracia, está guardando su ira para aquel día en el cual  tomará el asiento de juicio (Salmos 110:5; Isaías 13:6-13; Apocalipsis 6:16, 17).

IV. La presencia del Espíritu Santo será quitada antes de aquel día de ira (2 Tesalonicenses 2:1-8).

1. Desde el principio el Espíritu Santo ha estado en todas partes pero Su obra terminará en aquel tiempo.

V. A los creyentes se les ha prometido "moradas" en el futuro (Juan 14:1-3).  Parece que durante los mil años del reino de Jesús sobre la tierra nosotros estaremos con Él.

VI. Aquel traslado ocurrirá en cualquier momento (véase Mateo 24:42, 44; 25:13; Marcos 13:33; Filipenses 4:5; Tito 2:12, 13; Santiago 5:8, 9; 1 Pedro 4:7). 

VII.  La EKKLESÍA (asamblea) fue un "misterio" durante el tiempo del A. T. (Efesios 3:1-11).

1. Entre el nacimiento del Cristo prometido (Génesis 3:15) existe un "espacio de tiempo" no visto por los profetas: la "edad de la EKKLESÍA".

2. Los profetas no se dieron cuenta que la nación de Israel sería desechada provisionalmente mientras Dios formaba un cuerpo especial de entre todas las naciones, Su EKKLESÍA.  Una vez que Dios termine con la selección de esa gente especial regresará para tratar con la nación de Israel (Romanos 11:25, 26).

3. La Gran Tribulación trata con la nación de Israel y no con los creyentes de la edad de la EKKLESÍA.

VIII. Son los eventos que ocurren entre el arrebatamiento de los creyentes (la primera venida de Jesús POR los creyentes) y Su regreso CON los creyentes después de siete años para establecer Su reino del milenio.

1. Según Mateo 25:31-46 cuando Jesús venga para establecer Su reino por mil años habrá creyentes en sus cuerpos naturales que fueron salvos durante los siete años de la Tribulación. Esto debe ser el resultado de los judíos evangelistas que se mencionan en Apocalipsis 7. Estos judíos tendrán éxito donde nosotros fallamos como misioneros.

IX.  El libro de Apocalipsis muestra que la asamblea de Cristo no estará sobre la tierra durante los siete años de tribulación.

1. Satanás perseguirá a los judíos y no a los creyentes durante aquel tiempo (Apocalipsis 12).

X. La importancia de predicar el arrebatamiento antes de los siete años de tribulación.

1. Da ánimo a los creyentes cuando hay pruebas (1 Tesalonicenses 4:17, 18).

2. Da un enfoque sobre la Gran Comisión y la obligación de cada creyente.

3. Da motivo a estar ocupados en la obra del Señor (1 Corintios 15:58).

4. Nos motiva a vivir vidas obedientes al Señor (1 Juan 3:1-3; 1 Tesalonicenses 5:4-7).

5. Nos motiva a apartarnos de la maldad (Tito 2:13-14).

6. Nos mueve a estar separados de la herejía y la apostasía  (2 Timoteo 4:3, 4; 1 Juan 2:24-28).  (Fin) 

 

¿Qué hacer después de haber entristecido al Espíritu Santo? (V parte).

(René Pache, Libros CLIE, Terrassa)

      Hay muchos que piensan que el Espíritu Santo los ha abandonado o que han cometido un "pecado imperdonable" y se abandonan a la desesperación.  Sin embargo, pueden tener la total certidumbre de que encontrarán el perdón si siguen el camino que se muestra en las Escrituras.

1. Como creyentes debemos confesar nuestros pecados (1 Juan 1:9; Proverbios 28:13).  Hay que llamarlos por su nombre.

      Está bien claro que nuestra confesión debe hacerse primero a Dios, pero si hemos ofendido a alguien tenemos que confesárselo también a esa persona (Mateo 5:23, 24; Santiago 5:16).

2. Debemos creer inmediatamente en el perdón de Dios.  Nótese bien la última parte de 1 Juan 1:9 que dice: "...Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad...".

3. ¿Qué debemos hacer para evitar entristecer al Espíritu Santo nuevamente?

      Un creyente sincero no se contentará con saber cómo puede recobrar el perdón y la paz después de haber pecado.  Deseará de todo corazón tener la victoria sobre el mal y no contristar más al Espíritu Santo.  Pero ¿cómo conseguirlo?  Si ha pecado hasta entonces tan fácilmente y sin fuerzas para oponerse a la tentación ha sido porque le faltaba una (3) experiencia indispensable: el estar lleno (controlado) por el Espíritu Santo.

4. La plenitud del Espíritu Santo.

(1) Es necesario que todos los creyentes estén bajo Su control.  El pecador convencido de su pecado es regenerado y sellado y en él habita el Espíritu Santo. Pero la "santificación" es necesaria si queremos estar "controlados" por Él.

(2) Jesús había anunciado la disponibilidad de la plenitud (Juan 10:10; 4:14; 6:35; 7:37, 38).

5. Los primeros discípulos estaban llenos de Él.

(1) Los apóstoles y los dirigentes (Hechos 4:8; 11:24; 13:9; 7:55).

(2) El conjunto de los discípulos (Hechos 2:4; 4:4).

(3) Incluso los nuevos convertidos (Hechos 9:17; 13:52).

6. Dios ordena a todos los creyentes de todos los tiempos que estén llenos (controlados) (Efesios 5:18).

7. ¿Qué significa y qué implica el hecho de ser llenos y estar controlados por el Espíritu Santo? Que Él tiene más de nosotros y que estamos enteramente a Su disposición.

(1) El Espíritu Santo en nosotros es la presencia de Jesús.  Si Él nos controla Jesús mismo nos controla (Gálatas 2:20).

8. ¿Qué debemos hacer para ser controlados?

1. Confesar nuestras faltas (1 Juan 1:9).

2. Desear y procurar la plenitud de Él (Juan 7:37-39).

3. Entregarnos a Dios sin reservas (Apocalipsis 3:16).

4. Creer que Dios nos ha llenado de Su Espíritu si hemos cumplido con las siguientes condiciones:

(1) Jesús demanda que primero creamos en Él y lo esperemos todo de parte suya.

(2) Cuando ponemos nuestra mira solamente en Jesús Él nos exige que creamos que está en nosotros por Su Espíritu Santo.

(3) Muchos no han recibido jamás la plenitud porque no han aceptado por fe lo que habían pedido (Juan 7:37; Efesios 5:18). (Continuará)

 

Los principios de los Bautistas en el N.T.

TEMA: La Gran Comisión dada a la Ekklesía (IV parte).

TEXTO: Mateo 28:19, 20.

PROPÓSITO: Reexaminar la responsabilidad de cada asamblea cristiana en la proclamación de las Buenas Noticias a todo el mundo sin excepción.

I. Reflexiones sobre 2 Corintios 8:16-24.

1. Las asambleas mencionadas en el N.T. cooperaron de forma honesta con Pablo y las demás autoridades eclesiásticas en la distribución de las ofrendas recibidas, con el fin de ayudar a los creyentes de otras ciudades en un tiempo de necesidad (2 Corintios 2:21; 1 Corintios 16:3).

2. De esta forma aquellas asambleas ayudaron a Pablo y a los demás a cumplir con la Gran Comisión (Fil. 4:16).

3. Aquella cooperación para el sostén de la obra del Señor se menciona en 2 Corintios 8:24 como "…la prueba de vuestro amor…"

4. Así debe ser la cooperación entre asambleas en el sostén de la obra misionera en todo el mundo.

II. Examinando nuestro texto: Mateo 28:19, 20.

1. Para que una asamblea cumpla la Gran Comisión tiene que "ir".  Es la responsabilidad de cada creyente el hecho de "ir" o de "enviar".

2. El mandato es sencillo: "Id y haced discípulos".  Esta es la responsabilidad de cada miembro en cada asamblea: sembrar la Semilla.  Una vez sembrada, es la obra del Espíritu Santo de Dios el producir los resultados. 

3. Muchos creyentes no entienden que su responsabilidad comprende a "…todas las naciones…".  ¡Qué vergüenza!  Muy pocos piensan en la necesidad espiritual de las personas en otras partes del mundo.

4. Una vez que el pecador ha escuchado cómo ser salvo, se ha arrepentido y ha recibido a Jesucristo como su Salvador, tiene que ser sumergido en el agua (bautizado) bajo la autoridad de una asamblea que cumple con los requisitos dados en el N.T.

5. El próximo paso después de ser sumergido es recibir enseñanza y ser discipulado.  ¡Cómo escasea la buena doctrina en nuestras asambleas de hoy día!  La razón por la cual la gente abandona nuestras congregaciones es porque no se les llega a enseñar que tenemos la verdad.  Hermano pastor, toma de tu tiempo para enseñar a tu congregación la "sana doctrina", para que así pueda estar afirmada y edificada sobre las enseñanzas del N.T.

III. Considerando varios textos:

1. Lucas 24:46-48.  En estos versículos encontramos:

(1) El mensaje de la Gran Comisión (v. 46).

(2) Las condiciones de la Gran Comisión (v. 47).

(3) Los testigos de la Gran Comisión (v. 48).

2. Hechos 1:8.  Aquí podemos ver:

(1) La promesa de poder hecha a la asamblea que Jesucristo estableció durante Su ministerio terrenal y que todavía está edificando (v. 8).

(2) La fuente del poder (v. 8b).

(3) El propósito del poder (v. 8c).

(4) El campo donde debe testificar (v. 8d).  Es decir, hay que comenzar por donde usted está en este momento, continuar por su provincia, luego extenderse a toda su nación y, finalmente, a todas las partes del mundo. ¿Cómo puede usted dormir en la noche, hermano pastor, cuando usted no está enseñando esta gran responsabilidad a su asamblea?

3. Hechos 13:1-14.  Aquí podemos ver cómo la asamblea de Antioquia practicó la Gran Comisión:

(1) Reconoció el llamamiento que Dios les había dado a Pablo y Bernabé.

(2) Aceptó la responsabilidad de enviar a estos dos varones como misioneros bajo su autoridad. Sí, el envío de los misioneros es responsabilidad de las asambleas y no de una "junta".

(4) (3) Nótese bien qué clase de obra hicieron los dos misioneros. No fue una obra social ni educacional. Hubo oposición pero Dios dio la victoria (léase Hechos capítulo 13).

4. Filipenses 4:15-19. Pablo escribió esta carta dando las gracias por el sostén que la asamblea le había dado.

(1) Aunque aquella asamblea no era rica, dio de corazón regularmente y generosamente para el sostén de Pablo.

(2) Nótese la promesa dada a la asamblea que ayudó a Pablo (v. 19).

IV. Puntos prácticos:

1. No todas las asambleas pueden sostener completamente a un misionero, pero sí lo pueden hacer en cooperación con otras asambleas.

2. La Gran Comisión no fue dada a una "persona", "asociación", "convención", o "junta de personas".  La Gran Comisión ha sido ordenada a cada una de las asambleas que cumplen con los requisitos del N.T. y son las únicas con  autoridad para enviar a los evangelistas.

3. El evangelista o misionero tiene que ser una persona llamada por Dios a hacer Su obra y debe ser un creyente activo y fiel en la asamblea, cumpliendo con lo que dice en 1 Timoteo 3:1-7. (Fin)

 

Escalando los montes espirituales (V parte).

TEMA: Los misericordiosos.

LECTURA: Proverbios 14:21-31.

TEXTO: Mateo 5:7.

INTRO: Versión Popular: "Felices los que tienen compasión de otros, pues Dios tendrá compasión de ellos."

       La Paráfrasis: "¡Dichosos los bondadosos, los misericordiosos, porque alcanzarán misericordia!" 

      Misericordioso: Que tiene misericordia, una virtud que inclina el ánimo a compadecer las miserias ajenas y a tratar de aliviarlas debidamente. Conmiseración. Compasión. Lástima. 

I. Se nos ha ordenado:

1. Todo el mundo debe practicarlo (Miqueas 6:8).

2. Especialmente el creyente (Lucas 6:35, 36; Colosenses 3:12, 13; Santiago 2:13).

II. Nuestro Señor mostró misericordia en todos Sus tratos:

1. Al centurión (Mateo 8:5-7).

2. A la suegra de Pedro (Mateo 8:14, 15).

3. Cuando alimentó la multitud (Mateo14:13-21).

4. Con aquella mujer extranjera (Mateo 15:21-28).

5. Con los dos ciegos en Jericó (Mateo 20:29-34).

III. Las promesas de Dios a los que muestran misericordia:

1. Liberación en tiempo de problemas, protección, conservación de la vida, curación de enfermedades tanto físicas como espirituales (Salmos 41:1-3).

2. Luz en la oscuridad, libertad del temor, constancia y seguridad, honor (Salmos 112:1-10).

3. Dirección (Isaías 58:9-11).

4. Perdón (Mateo 6:14).

5. Bendiciones materiales (Lucas 6:38).

IV. Ejemplos de misericordia:

1. El carcelero a José (Génesis 39:19-23).

2. Josué a Rahab (Josué 6:22-25).

3. Los soldados de Josué al ciudadano de Betel (Jueces 1:22-25).

4. David a Saúl (1 Samuel 24:1-21).

V. Algunos textos que hablan de la misericordia: Proverbios 11:17; 21:21; Miqueas 6:8; Lucas 6:36; Col. 3:12, 13.

 

Escalando los montes espirituales (VI parte).

TEMA: La pureza.

LECTURA: Salmos 24:1-10.

TEXTO: Mateo 5:8.

INTRO: Pureza: Calidad de puro, libre de toda mezcla con cualquier otra cosa. Casto. Dícese de las cosas que conservan en sí aquella pureza y hermosura con que se criaron y alejan toda idea de sensualidad de quien las contempla. Libre de imperfecciones. 

      Aquí encontramos una calidad que debe estar en la vida de cada creyente. La pureza de corazón guía al creyente a vivir una vida santa, separada y lejos del mundo (Hebreos 12:14).

      El creyente que piensa en el futuro cuando esté en la presencia del Dios tres veces Santo debe vivir una vida pura.

I. La pureza es un mandato (Salmos 24:3-5; 2 Pedro 3:14).

1. El corazón puro produce amor (1 Timoteo 1:5; 1 Pedro 1:22).

2. La persona con una "religión pura" muestra compasión (Santiago 1:27).

3. La vida santa, separada y aparte, es cuando el cuerpo y el espíritu son puros (2 Corintios 7:1).

4. Dios nos ha mandado que seamos santos porque Él es santo (Levítico11:45).

5. El saber que el Señor vendrá pronto debe animarnos a vivir una vida de pureza (2 Pedro 3:10-12).

II. Jesucristo nos dio el ejemplo de la pureza:

1. El testimonio de Pablo a los judíos (Hechos 3:14).

2. El testimonio de Pablo (2 Corintios 5:21; véase Isaías 53:9; Juan 8:46; Hebreos 4:15; 7:26; 1 Pedro 1:19; 2:22).

III. Si vivimos una vida de pureza tendremos las promesas de Dios:

1. Estaremos preparados para toda buena obra (1 Timoteo 2:21).

2. Llevando una vida pura veremos a Dios (Mateo 5:8; Salmos 24:3, 4).

IV. Ejemplo de pureza (Génesis 39:6-12).

V.  Aunque todos los creyentes pecan, Dios está listo para perdonarlos y ayudarlos a vivir una vida santa:

1. David (Salmos 51:1-4).

2. Pedro (Juan 13:9; véase Isaías 6:1-7; 1 Co. 6:9-11).

(5) VI.  Varios textos que hablan de la pureza: Isaías 1:18, 25; 1 Timoteo 5:22; Santiago 4:8; 1 Juan 3:3.

 

Escalando los montes espirituales (VII parte).

TEMA: Los pacificadores.

LECTURA. Génesis 13:1-11.

TEXTO: Mateo 5:9.

INTRO: Versión Popular: "Felices los que procuran la paz..."

       La Paráfrasis: "¡dichosos los que luchan por la paz!"

      Pacificador: uno que es quieto, sosegado y amigo de la paz.  Que no tiene o no halla oposición o alteración en su estado.  Que establece la paz donde hay guerra.  Que reconcilia a los que están opuestos. 

      En esta lección encontramos una característica muy importante: la habilidad de producir paz entre otras personas.  Necesitamos "pacificadores" en cada una de nuestras asambleas.

I. La voluntad de Dios es que todo el mundo viva en paz (Proverbios 20:3; Marcos 9:50; Romanos 12:18; 14:19; Hebreos 12:14).

II. Jesucristo practicó la paz durante Su ministerio:

1. Entre creyentes y no creyentes (Lucas 9:51-54).

2. Entre los que venían a prenderlo (Mateo 26:47-56).

3. Cuando sufrió físicamente (Juan 18:22, 23).

4. Antes de regresar al Tercer Cielo Jesús prometió paz a los creyentes durante Su ausencia (Juan 14:27).

5. En la cruz propició la paz entre el Dios Santo y el hombre pecador (Romanos 5:1).

III. Ejemplos de pacificadores:

1. Abram (Génesis 13:8, 9).

2. Pablo (1 Corintios 1:10).

IV. Textos que hablan de "paz": Salmos 133:1; Proverbios 15:17; 16:7; 20:3; Romanos 14:19; 2 Corintios 13:11.

 

Escalando los montes espirituales (final).

TEMA: El por qué del sufrimiento de Jesús.

LECTURA: 2 Corintios 11:16-33.

TEXTO: Mateo 5:10-12.

INTRO: Sufrimiento: Hecho de padecer un dolor, físico o moral, más o menos prolongado. La V.N.I.: "Felices los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Felices sois cuando os insulten, os persigan y digan falsamente todo género de maldad contra vosotros por mi causa.  Alegraos y estad contentos, porque grande es vuestra recompensa en los cielos. Pues del mismo modo persiguieron a los profetas que os han precedido".

      El sufrimiento vino por causa de la caída de Adán, Génesis 3:16-19.  No existe un ser humano que no haya experimentado un sufrimiento ya sea físico o moral.

      El texto en cuestión se refiere al ser perseguidos y sufrir por causa del Señor, y nos habla de las bendiciones de Dios cuando sufrimos por Él.

I. Los creyentes son llamados a sufrir (Mateo 10:16-25, 39; Hechos 9:15, 16).

1. A veces el sufrimiento viene como resultado de un ataque directo de Satanás. Considere la vida de Job.

2. A veces es el resultado de nuestro pecado.

3. A veces es una "prueba" de parte de Dios.

II.  Nuestro Señor tuvo que sufrir:

1. De parte de la gente religiosa (Lucas 22:1-6).

2. De parte de los impíos (vea la profecía de Isaías 50:4-6).

3. De parte de las autoridades civiles (Lucas 23:13-16).

4. De parte de Su propia familia (Juan 7:1-5).

III. Dios tiene promesas para quienes sufren:

1. Seremos glorificados con Él (Romanos 8:17).

2. No seremos separados de Él (Romanos 8:35-39).

3. Seremos consolados (2 Corintios 1:3-7).

4. Seremos resucitados (Filipenses 3:10, 11).

5. Reinaremos con Él (2 Timoteo 2:12).

6. Recibiremos la aprobación de Dios (1 Pedro 2:18-20).

7. Seremos restaurados (1 Pedro 5:10).

8. Recibiremos más que una simple compensación (Mateo 19:29).

IV. Ejemplos de sufrimiento por causa de Jesús:

1. Juan el Sumergidor (Marcos 6:27).

2. Esteban (Hechos 7:54-60).

3. Jacobo (Hechos 12:1, 2).

4. Los apóstoles (Hechos 5:40, 41).

5. Pablo (2 Corintios 11:16-33).

Conclusión: ¿Qué hemos aprendido durante estas lecciones? Considere Mateo 15:1-12. (Fin)

 

La Palabra de Dios y los "sanadores".

LECTURA: Isaías 53:1-12.

TEXTO: Isaías 53:5.

INTRO: ¿Cuántas veces hemos oído las siguientes palabras saliendo de la tele: "¡Salud! ¡Éxito! ¡Prosperidad!? De todos lados hay hombres y mujeres predicando tales promesas a los que "tienen fe" pidiéndoles una "semilla de fe", una ofrenda de dinero.

      Esos predicadores (y hay un montón) dicen que "no es la voluntad de Dios que el creyente sufra, esté enfermo, o sea pobre".

      Amados hermanos en Cristo Jesús: Aunque sus predicaciones parecen buenas ¡hay que examinar los hechos!  Antes de aceptar las promesas de que tales personas pueden sanarte o darte prosperidad hay que ver si sus doctrinas están de acuerdo con las Escrituras.

I. Esos predicadores, tanto hombres como mujeres, usan solamente unos pocos textos bíblicos para engañar a los que tienen desconocimiento de las Escrituras.

(6) 1. Mateo 8:16, 17 (es una referencia a Isaías 53:4). Ellos dicen que cuando Jesús murió en la cruz murió no solamente por tus pecados sino también por tu salud. Examinemos el texto:

(1) Mateo 8:16.  Jesús hizo tales cosas para que se cumpliese la profecía de Isaías.

(2) Sí, es verdad que Jesús fue herido y molido por nuestros pecados, pero según Mateo no murió para tomar nuestras enfermedades y llevar nuestras dolencias. ¿Por qué? Mateo está mostrando el ministerio del Señor antes de Su muerte, la obra que el Padre le mandó hacer durante Su vida terrenal. Por eso, la curación del cuerpo no está incluida en estos dos versículos que los "sanadores" usan hoy en día.  Cuando el Profeta Isaías escribió "...y por Sus heridas fuimos nosotros sanados..." estaba hablando del espíritu y el alma del pecador, pero no de su cuerpo (véase 1 Pedro 2:24, 25). ¡Si hay sanidad en la muerte de Jesús entonces en el momento en que uno lo recibe como Salvador personal queda sanado de todos los males! Sería como la propia Salvación: perfecta, sin fin, eterna.

2. Juan 14:12. Al usar este texto los falsos predicadores dicen que ellos pueden hacer "milagros" más grandes que los que hizo el mismo Señor. ¡Muy bien! Pero ¿dónde están esos milagros? Jesús resucitó muertos, sanó enfermos, dio vista a los ciegos, etcétera, etcétera.  Los así "hacedores de milagros" solamente hacen curaciones "a escondidas", curaciones de enfermedades internas. No entran al hospital ni van al cementerio. ¡Son mentirosos de primera clase! Son “obreros fraudulentos” (2 Corintios 11:13-15).

(1) Este texto de Juan 14:12 puede interpretarse de dos formas:

A. Quizás la promesa de este versículo pertenece al Reino de Cristo que ha de venir en el futuro, después que termine la Gran Tribulación.

B. Quizás el cumplimiento de la Gran Comisión es la "obra mayor", una obra mucho más grande que la curación de los enfermos. Al fin y al cabo todos los que el Señor sanó murieron posteriormente, pero todos los que Él salvó viven y vivirán para siempre. Nótese bien que Jesús no dijo nada en estos versículos acerca de la sanidad de los enfermos.

III. El mal uso de Hebreos 13:8.  Este versículo es la exclamación de los falsos que dicen que Jesús nunca cambia y que está obligado a sanar hoy así como sanó en el pasado.  ¡Esto es una doctrina falsa!  Sí, es cierto que Jesús no puede cambiar siendo que Él es Dios.  Pero Su programa sí cambió. Sus señales eran para probar a los judíos que Él era el Mesías prometido. Una vez que fundó la EKKLESÍA, la asamblea no tuvo el deber de sanar sino de predicar el evangelio para salvación.

1.  No olvide que el libro de los Hechos de los Apóstoles es un libro de transición e histórico, lleno de cambios, y no debemos usarlo como libro de doctrina. Los Libros doctrinales son de Romanos en lo adelante.

2. Desde la resurrección de Jesús estamos en la dispensación (edad) de la gracia, también conocida como la edad de la asamblea.  La edad de la Ley ya ha terminado. Nadie puede reproducir las señales que el Señor y los Apóstoles hicieron.

IV. El mal uso de 1 Corintios capítulo 12.

1. Aquí Pablo habló de apóstoles, profetas y maestros, y de dones como: palabra de sabiduría, ciencia (conocimiento), sanidades, discernimiento de espíritus, géneros de lenguas, interpretación de lenguas.  La pregunta es: ¿Si Dios dio a las asambleas aquellos dones por qué no podemos usarlos hoy? 

(1) El oficio del apóstol quedó interrumpido y una vez que murieron los apóstoles no tuvieron sustitutos.

(2) Ya  que las asambleas han recibido toda la revelación de Dios (las Epístolas) no hay necesidad de profetas.

(3) Del uso de las "lenguas" no se hace mención en las demás epístolas, sino solamente en la carta a los Corintios porque estos abusaban de su uso.

V. Algunos prominentes hombres de Dios que padecieron enfermedad:

1-  Isaac: ceguera (Génesis 27:1).

2-  Jacob: enfermedad y ceguera (Génesis 48:1,10).

3-  Eliseo: enfermedad mortal (2 Reyes 13:14).

4-  Ahías: ceguera (1 Reyes 14:4).

5-  Ezequías: enfermedad mortal (2 Reyes 20:1).

6-  Epafrodito: a punto de morir (Fil. 2:27).

7-  Trófimo: Enfermedad desconocida (2 Tim. 4:20).

8-  Pablo: enfermedad del cuerpo (Gál. 4:13-14).

9-  Timoteo: Enfermedad del estómago (1 Tim. 5:23).

10- Cualquiera (2 Cor.11:29).

      Véase Santiago 5:7-20 enfatizando el versículo 14. El enfermo debe llamar a los ancianos de su asamblea. Es el enfermo el que llama.

Conclusión: Sí, cómo no, el Señor todavía puede sanar, pero muchas veces las enfermedades son el resultado del pecado o del mal cuidado del cuerpo y la enfermedad se convierte entonces en un tipo de castigo, consecuencia o retribución. Cuando es así, tenemos instrucciones claras dadas en Santiago 5:13-16. A veces la enfermedad le ha sido dada al creyente para enseñarle paciencia y cómo confiar en Dios ya que Su plan siempre es perfecto.

      Amigo creyente, use su "sentido común" y no siga a cada predicador que anda predicando "salud y prosperidad".  ¡Tenga mucho cuidado con los "ungidos", los que dicen que tienen un "toque especial" de Dios! Mienten, son unos mentirosos.

      Si tú, siendo creyente, estás enfermo, examina tu corazón y ve si hay algo en tu vida que ha causado tal enfermedad. Pide las oraciones de tu pastor y de otros creyentes y no tengas temor de ir al médico. Son gente a quienes Dios (7) ha dado la ciencia para tratar con las enfermedades del cuerpo. (Fin)

 

Cómo leer la Biblia.

(Por Oscar R. Gil Leal, Cuba)

TEXTO: 2 Timoteo 3:16, 17.

      Lo primero a tener en cuenta es que toda ella es inspirada por Dios y que, si no se conoce el Antiguo Testamento, difícilmente se puede conocer el Nuevo Testamento.

I. Método simple y provechoso para leer la Biblia:

1. Lea un libro del A. T. y después de concluido este lea un libro del N.T.  Continúe con ese ritmo.  Al terminar el N. T. aún no habrá concluido el A. T.  Entonces comience de nuevo a leer el N. T. hasta terminarlo de nuevo.  Así habrá leído dos veces el segundo y una vez el primero.

2. Lleve también una tercera lectura. Esto le ayudará a no aburrirse.  En la Biblia están los llamados "libros poéticos" que son: Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés y Cantares.  Su lectura es muy fácil y edificante y, además, tendrá una tercera opción de lectura.  Es posible llevar estas tres lecturas a la vez. Durante la lectura de la Biblia utilice MARCADORES y un bolígrafo.

3. Una primera lectura le mostrará muchas verdades que usted desconocía, pero las continuas y repetidas lecturas de la Biblia le mostrarán el Autor de las Escrituras: Dios.

4. No analice la Biblia de manera microscópica, es decir, con un énfasis desmedido por ciertos pasajes o versículos.  Lea la Biblia como un todo porque toda ella es una unidad.  Cuando usted descubra una verdad, o crea descubrir una verdad, tenga en cuenta que esta verdad no puede chocar con todo el conjunto de verdades que la Biblia enseña.  Precisamente las doctrinas de error y las doctrinas de demonios salen de personas que estudian porciones de la Biblia pero que no la estudian como un todo.

5. Antes de leer la Biblia ore a Dios el Padre en el nombre de Su Hijo Jesucristo y Dios pondrá Su Espíritu Santo en usted para que pueda comprender lo que lee, porque el Espíritu Santo es el Maestro de Dios y también es Dios mismo.

6. Pasajes que debe conocer con maestría: Éxodo 20; 1 Corintios 13; Hebreos 11-13 y Mateo 5-7.

7. Libros que debe leer con frecuencia, pudiéramos decir que "aislados" del plan general, y que por su importancia y vigencia serán de mucho provecho (tenga en cuenta los pasajes de Mateo 23:23 y Hebreos 9:5): I y II Epístolas de Pablo a Timoteo, Tito, Santiago y 1 de Juan.

8. Este plan de lectura puede llevarle una hora al día.  Dedique una hora al día a leer la Biblia.  Si esta hora no puede ser de corrido, compártala en dos sesiones de media hora cada una.  Al leer en oración usted también adora y reverencia a Dios.

II. Aclaraciones finales:

1. Evite en un inicio las llamadas "Biblias de Estudio".  Las hay con comentarios muy buenos y otras con comentarios parcial o totalmente errados.  En todo caso si tiene una Biblia de Estudio, lea solo la introducción a cada libro y pase por alto sus notas y comentarios HASTA TANTO tenga usted una cultura bíblica general y sana que le permitirá valorar las notas.  Recomiendo la Versión Reina Valera de 1960 o la Versión Moderna de Pratt que es de principios del siglo XX, esta última, desafortunadamente, es difícil de encontrar. (fin)

 

¿Tiene el creyente de hoy que obedecer las leyes del Antiguo Testamento? 

      Para entender esto hay que conocer que la Ley fue dada a la nación de Israel y no a los creyentes en Cristo Jesús.  Algunas de estas leyes fueron dadas para revelar a Israel cómo obedecer y agradar a Dios, por ejemplo, los Diez Mandamientos. Unas fueron mostraban a Israel cómo adorar a Dios y obtener el perdón de sus pecados por medio del sacrificios de animales. Otras hacían a Israel una nación diferente de las demás. Había también reglas en cuanto al vestido y las comidas. Pero ninguna de esas leyes es obligatoria para el creyente de hoy pues quedaron abolidas con la muerte de Jesús. Vea Romanos 10:4; Gálatas 3:23-25; Efesios 2:15.

      En lugar de las leyes del A. T. el creyente está bajo la ley de Cristo (vea Gálatas 6:2 y Mateo 22:37-38). Si obedecemos estos mandamientos cumplimos con todo lo que Jesús  demanda de nosotros (Mateo 22:40). En todo el A. T. Jesús resume el deber moral del hombre en dos categorías: amor a Dios y amor al prójimo. Estas mismas categorías diferencian los cuatro primeros mandamientos del Decálogo de los seis restantes.

      Ahora, esto no quiere decir que las leyes del A. T. son irrelevantes hoy. Muchos de los mandamientos del A.T. hablan del amor a Dios y del amor al prójimo. El A. T. puede ser una buena guía para saber cómo agradar a Dios,  pero al mismo tiempo no es correcto decir que las leyes del A. T. son aplicables al creyente. La ley del A. T. es una unidad (vea Santiago 2:10). Jesús cumplió toda la ley.

      1 Juan 5:3.  Los Diez Mandamientos fueron un sumario de todas de las leyes del A. T. Nueve de ellos se repiten claramente en el N.T.

      El propósito de las leyes del A.T. fue el de convencer a aquella gente de su inhabilidad para obedecer a Dios y de la necesidad de un Salvador (Romanos 7:7-9 y Gálatas 3:24).

      Las leyes del A.T. nunca fueron dadas para ser "leyes universales para todo el mundo todo el tiempo". “La ley ha sido nuestro ayo para llevarnos a Cristo” (Gal.6.24). (Fin)

 

 

 

 

(8) ¿En qué consiste la doctrina de "Solo Jesús"?

      Dicen que hay un solo Dios y niegan la trinidad. Que Dios es Jesús, que Jesús es el Padre del A. T., el Hijo durante su ministerio terrenal y ahora el Espíritu Santo.

      Dicen que la inmersión en agua en el nombre de Jesús es esencial para ser salvos y que tiene que ser hecha "En el nombre de Jesús" y administrada exclusivamente por un ministro de esta denominación.

      Dicen que el "hablar en lenguas" es la señal del bautismo del Espíritu Santo y que es la prueba de que uno ha sido salvado.

      Niegan la predestinación diciendo que la persona es quien decide si ha de ser salva o no y que uno puede perderse después de ser salvo. (Fin)

     

El privilegio del discípulo.

INTRO: El privilegio más grande en la vida del cristiano es el derecho de orar directamente a nuestro Padre Celestial.  Cuando el creyente comete multitud de faltas en su vida es porque no está dedicando suficiente tiempo a la oración.

·         La oración es lo que mata el pecado (2 Reyes 23:1-8).

·         La oración es fuente de poder (2 Cor. 12:7-9).

·         La oración es fuente de ayuda (Hechos 12:5; vea también Hebreos 4:16).

·         La oración es la promotora de la santidad (Colosenses 4:12). Es el suelo en el cual crece la santidad.

·         La oración es la conductora del poder (Hechos 1:14).

·         La oración es la inspiradora del amor (Hechos 4:33  "abundante gracia").

I. El poder de la oración. Hermano, el mejor comentario sobre la Biblia es la Biblia misma y las Escrituras hablan mucho acerca de la oración. Veamos:

  1. Contestando a la petición de Abraham Dios dio permiso para que Ismael viviera (Génesis 17:17-20).

  2. La intercesión de Abraham evitó la destrucción de las ciudades de Sodoma y Gomorra por cierto tiempo (Génesis 18:23-33).

  3. La oración fue el imán que llevó al siervo de Abraham hasta Rebeca (Génesis 24:12).

  4. La oración fue el mensajero que trajo Dios para ayudar a la nación de Israel en Egipto (Éxodo 2:23).

  5. La oración fue la mano poderosa que quitó las plagas sobre los egipcios (Éxodo 9:28).

  6. La oración abrió el camino para que los judíos pudiesen cruzar el Mar Rojo (Éxodo 14:10c, 15).

  7. La oración reveló la manera de curar las aguas amargas (Éxodo 15:25).

  8. La oración proveyó agua en tiempo de escasez (Éxodo 17:4).

  9. La oración produjo victoria sobre el enemigo (Éxodo 17:11).

10.  La oración aplacó la ira de Dios sobre Su pueblo (Éxodo 32:11).

11. La oración llevó a Moisés a ver la gloria de Dios (Éxodo 33:12-23).

12. La oración trajo sanidad a los incrédulos (Números 21:7, 8).

13. La oración reveló el pecado de Acán (Josué 7:7).

14. La oración hizo que el sol y la luna se detuvieran (Josué 10:12-14).

15. La oración inspiró a Gedeón a destruir los ídolos de su padre (Jueces 6 y 7).

16. La oración le dio fuerzas a Sansón para destruir a sus enemigos (Jueces 16:28).

17. La oración ocasionó el nacimiento de Samuel (1 Samuel 1:11).

18. La oración le dio a David la victoria sobre los filisteos (1 Samuel 17:45).

19. La oración le dio a Salomón sabiduría (1 Reyes 3:5-14).

20. La oración sanó la mano de Jeroboam (1 Reyes 13:6).

21. La oración le devolvió la vida al hijo de la viuda (1 Reyes 18:20, 22).

22. La oración cerró el cielo por tres años y medio para que no lloviera (Santiago 5:17).

23. La oración hizo que descendiera fuego del cielo y consumiera el holocausto (1 Reyes 18:36-40).

24. La oración aumentó el tamaño de la nube para traer lluvia (1 Reyes 18:42-46).

25. La oración le devolvió la vida al hijo de la sunamita (2 Reyes 4:33).

26. La oración le abrió los ojos al siervo de Eliseo (2 Reyes 6:13-17).

27. La oración trajo ceguera sobre el enemigo (2 Reyes 6:18).

28. La oración trajo salvación de la mano del enemigo (2 Reyes 13:4-7).

29. La oración de Ezequías dio al rey de Israel la victoria sobre Senaquerib (2 Reyes 19:14-19).

30. La oración añadió quince años a la vida de Ezequías (2 Reyes 20:1-11).

31. La oración abrió las puertas de la prosperidad a Jabes (1 Crónicas 4:10).

32. La oración esparció los etíopes (2 Crónicas 14:7-15).

33. La oración le dio la victoria a Josafat sobre sus enemigos (2 Crónicas 20:1-25).

34. La oración libró a Manases de la cárcel (2 Crónicas 33:11-13).

35. La oración estimuló a Nehemías a construir el muro (Nehemías 4:9).

36. La oración cerró la boca de los leones (Daniel 6:10).

37. La oración libró a Jonás del gran pez (Jonás 2:1, 10).

38. La oración hizo que el leproso quedara sano (Mateo 8:1-9).

39. La oración le dio la vista a Bartimeo (Marcos 10:47).

(9) 40. La oración reveló la fe de la mujer cananea (Mateo 15:21.28).

41. La oración consoló a las hermanas de Lázaro (Juan 11:32).

42. La oración dio descanso a Jesucristo (Mateo 14:22, 23).

43. La oración trajo alegría al padre del lunático (Mateo 17:14, 15).

44. La oración salvó a Pedro en el mar (Mateo 14:30).

45. La oración trajo a Jesús a la casa del jefe de la sinagoga y su hija fue resucitada (Mateo 9:18-25).

46. La oración produjo el terremoto que libró a Pablo y a Silas de la cárcel (Hechos 16:25-29).

47. La oración libró a Pedro de la cárcel (Hechos 12:5-19).

48. La oración precedió los eventos en el Día de Pentecostés (Hechos 1:14).

49. La oración dio a los discípulos la valentía para predicar (Hechos 4:31).

II. La oración es fuente de poder. Para orar con poder tenemos que reconocer:

1. Que es en el nombre de Jesucristo (Juan 14:13, 14; vea además Efesios 3:20).

2. Que nuestro corazón no nos reprende ni condena (1 Juan 3:19-22).

3. Que la oración de fe trae el premio de Dios a quien ora (Hebreos 11:6; vea también Salmos 5:3).

4. Que el Espíritu Santo es quien tiene poder en la oración para interceder por nosotros (Romanos 8:26, 27; véase Judas 20 "... orando en el Espíritu Santo...”).

5. Que permanecer en Cristo Jesús es el secreto de la oración poderosa (Juan 15:7).

    ¿Qué significa "permanecer en Cristo?” Hay no menos de siete evidencias:

(1) La libertad sobre el poder del pecado y el amor depositado sobre el pecador (1 Juan 3:6; se refiere al hábito de practicar el pecado).

(2) El hecho de guardar los mandamientos del Señor (1 Juan 3:24).

(3) Que nuestras vidas llevan fruto (Juan 15:5; véase Gálatas 5:22, 23).

(4) La manifestación del amor cristiano (1 Juan 4:16; véase 1 Juan 2:10; 4:12, 13).

(5) Andar como Él anduvo (1 Juan 2:6).

(6) Permanecer en Su Palabra (Juan 8:31).

(7) Que el creyente será fiel a la verdad de Dios en las Escrituras (1 Juan 2:24; 2 Juan 9).

6. Una oración con poder sigue las reglas dadas en la Palabra (1 Juan 5:14, 15).

7. La gloria de Dios debe ser la única finalidad en una oración de poder (Santiago 4:3). (Fin)

 

Nuestra identidad verdadera en Cristo.

1. Somos justificados (Romanos 3:24).

2. No hay condenación (Romanos 8:1).

3. Somos librados de la ley del pecado y de la muerte (Romanos 8:2).

4. Somos santificados y hechos aceptos (1 Cor. 1:2).

5. Somos justos y santos en Cristo (1 Cor. 1:30).

6. Seremos vivificados en la resurrección (1 Cor. 15:22).

7. Somos una nueva creación (2 Cor. 5:17).

8. Hemos recibido la justicia de Dios (2 Corintios 5:21).

9. Somos uno en Cristo (Gálatas 3:28).

10. Somos bendecidos con toda bendición (Efesios 1:3).

11. Somos santos, sin culpa, y cubiertos con el amor de Dios (Efesios 1:4).

12. Hemos sido adoptados (Efesios 1:5, 6).

13. Nuestros pecados han sido quitados (Efesios 1:7).

14. Seremos traídos bajo la jefatura de Cristo (Efesios 1:10, 11).

15. Somos señalados como propiedad de Dios por el Espíritu Santo (Efesios 1:13).

16. Somos resucitados para sentarnos con Cristo en gloria (Efesios 2:6).

17. Somos "hechura" de Dios (Efesios 2:10).

18. Estamos más cerca unos de otros (Efesios 2:13).

19. Somos "coherederos" (Efesios 3:6).

20. Tenemos entrada libre a la presencia de Dios (Efesios 3:12).

21. Somos miembros de Su cuerpo (Efesios 5:29, 30).

22. Estamos completos en Él (Colosenses 2:10).

23. Hemos sido librados (Colosenses 2:11).

24. Tendremos gloria eterna (2 Timoteo 2:10). (Fin)

 

Una Fe que obra.

LECTURA: Santiago 1:1-27.

TEXTO: Santiago 1:22.

INTRO       : Santiago ofrece un número mayor de semejanzas con el Sermón del Monte que los demás libros del N. T.

1. Cuando la vida se llena de dificultades y persecuciones el creyente se alegra porque hay recompensas (Santiago 1:2; Mateo 5:10-12).

2. El creyente debe ser perfecto, maduro y completo (Santiago 1:4; Mateo 5:48).

3. Pídele a Dios y Él te contestará (Santiago 1:5; 5:15; Mateo 7:7-12).

4. Los humildes deben regocijarse en su posición sabiendo el amor que Dios siente hacia ellos (Santiago 1:9; Mateo 5:3).

5. Ten cuidado con tu enojo pues puede ser peligroso (Santiago 1:20; Mateo 5:22).

6. Debes ser misericordioso con otros como Dios es misericordioso contigo (Santiago 2:13; Mateo 5:7; 6:14).

7. Tu fe debe expresarse a sí misma ayudando a otros (Santiago 2:14-16; Mateo 7:21-23).

8. Los pacificadores son bendecidos, siembran en paz y recogen la cosecha con justicia (Santiago 3:17, 18; Mateo 5:9).

(10) 9.  No puedes servir a Dios y al dinero, así como al placer y la maldad; la amistad con el mundo está prohibida (Santiago 4:4; Mateo 6:24).

10. Cuando nos humillamos y entendemos nuestra necesidad de Dios, Él acude a levantarnos (Santiago 4:10; Mateo 5:3, 4).  

11. No debemos hablar mal de nadie porque es contrario al mandamiento de Dios y al amor hacia el prójimo (Santiago 4:11; Mateo 7:1, 2).

12. Los tesoros de aquí se perderán; debemos tener nuestros depósitos en el Tercer Cielo (Santiago 5:2; Mateo 6:19).

13. Debemos tener  paciencia en el sufrimiento así como los profetas de Dios tuvieron paciencia (Santiago 5:10; Mateo 5:12).

14. Si somos honestos en nuestro hablar diciendo "sí" o "no" nos ganaremos la confianza de los oyentes (Santiago 5:12; Mateo 5:33-37). (Fin)

 

Lo que Dios aconseja acerca del dinero.

LECTURA: Proverbios 11:1-31.

TEXTO: Proverbios 11:24.

INTRO: Aquí tenemos instrucciones prácticas en el uso del dinero.

1. Sea generoso al dar (11:24, 25:22:9).

2. Priorice la necesidad de los demás antes que su ganancia (11:26).

3. Tenga cuidado al salir por fiador de otros (17:18; 22:26, 27).

4.  No acepte sobornos (17:23).

5. Ayude a los pobres (19:17; 21:13).

6. Ahorre para el futuro (21:20).

7. Tenga cuidado en pedir prestado (22:7).

Conclusión: Véase además las siguientes citas: 11:15; 20:16; 25:14; 27:13. (Fin)

 

La fe.

LECTURA: Romanos 1:16, 17.

INTRO: Fe es una palabra que tiene muchos significados.  Puede referirse a fidelidad, lealtad y exactitud (Mateo 24:25).  También puede significar confianza absoluta (Lucas 7:2-10) y esperanza (Hebreos 11:1). Se utiliza para referirse a una creencia vacía que no produce frutos (Santiago 2:14-17).

      ¿Qué quiso decir Pablo en Romanos 1:17 cuando habló de "la fe" que salva al alma del infierno?

      Tenemos que tener cuidado para entender "la fe" de la forma en que Pablo la usó al enlazarla con la palabra "salvación".

      Consideremos siete aspectos:

1. La fe es algo que uno no puede usar para alcanzar la salvación porque, si eso fuera así, la misma se convertiría en una obra y las obras no tienen parte en la salvación (Gálatas 2:16).

2. Por supuesto que la "fe" no proviene del pecado pues es un regalo de Dios (Efesios 2:8).

3. El pecador es salvo por la gracia de Dios, no por su propia fe.  En la misericordia de Dios Él le da al pecador la "fe" para creer en Su Hijo (Juan 5:24).

4. Aun en los días del A. T. la gracia fue la base de la salvación y no las obras (Hebreos 10:4).

5. La intención de Dios ha sido siempre que Su pueblo mire más allá del sacrificio de los animales, hacia adelante, al Mesías prometido; pero con frecuencia ellos ponían su confianza más en cumplir la ley que en mirar con fe hacia futuro. Hoy en día pasa lo mismo.

6. Aquel día, cuando Jesucristo triunfó sobre la muerte, Dios canceló la deuda del pecador arrepentido y abrió un camino directo al Padre (Colosenses 2:12-15).

7. Puesto que Dios es misericordioso Él nos ofrece la "fe".  ¡Qué gran tragedia si el pecador rehúsa esta fe y trata de ganar su propia salvación a través de las obras! (Fin)

 

Conceptos cruciales en la epístola a los Romanos.

1. Elección divina (9:9-13). Dios, antes de la fundación del mundo (Efesios 1:4), escogió cierta cantidad de pecadores a fin de salvarlos e incluirlos en la "eternidad futura". La elección se aplica a tres cosas:

(1) Naciones (Isaías 42:1).

(2) Individuos para una obra particular (Hechos 9:15).

(3) Pecadores para ser salvos (Romanos 8:30).

Hay dos posiciones:

    (A) Bíblica: Conocida como "gracia", cuya selección es absoluta, incondicional y se basa en el decreto eterno del Creador.

    (B) Humana: Conocida como "arminianismo" (del teólogo holandés Jacobo Arminio) y que propone que la elección depende del arrepentimiento y la fe de la persona la que a su vez puede resistir la gracia de Dios.

2. Justificación (Romanos 5:1).  Absolver, rectificar, hacer lo justo y correcto, tener una conducta recta ante Dios. Es un acto de Dios mediante el cual, en base a la obra meritoria de Jesús, el pecador es declarado correcto, recto y justo ante Dios.

(1) Dios no puede justificar a los malos (Éxodo 23:7).

(2) La justificación no es por la "ley" porque la "ley" demanda obediencia absoluta (Romanos 10:5).

(3)  El hombre, por sí solo, no puede obtenerla (Romanos 3:10).

(4) No se obtiene tampoco por buenas obras (Romanos 3:20).

(5) Se obtiene solamente por medio de la obra final de Jesús en la cruz (Romanos 3:21-26).

(6) Es gratis, pues es por la gracia de Dios (Romanos 3:24).

3. Propiciación (Romanos 3:25).  No es "expiación" (cubrir, quitar) como aparece en la Versión Reina Valera de (11) 1960.  En griego es HILASTERION = un lugar donde algo queda satisfecho, reparado.

(1) En la propiciación Dios se queda complacido y satisfecho con la obra de Su Hijo que tomó el lugar del pecador.

4. Redención (Romanos 3:24). "Librar mediante el pago de un precio".

(1) En la cruz Jesús pagó el precio del rescate por cada pecador que viene a Él en arrepentimiento y fe.

5. Santificación (Romanos 15:16). Es una obra del Espíritu Santo que causa en el creyente el deseo de llegar a ser más y más como el Señor durante toda su vida.

6. Glorificación (Romanos 8:17, 30).  Este será el estado final del creyente cuando llegue a la presencia del Señor (1 Juan 3:2). (Fin)

 

La unidad de la deidad (un golpe fuerte contra los "Testigos" y los que se hacen llamar "Luz del Mundo").

Adaptado de una obra de W. E. Best.

TEXTO: Salmos 102:24-27.

INTRO: Puesto que Dios es eterno Él nunca cambia. 

Cosas que no cambian:

...Dios el Padre (Malaquías 3:6).

...Dios el Hijo (Hebreos 13:8).

...Dios el Espíritu Santo (Juan 14:16, 17).

...La Palabra de Dios (Salmos 119:89).

...Nuestra herencia (Hebreos 9:15).

...El reino de Jesucristo que ha de venir (2 Pedro 1:11).

      Hay muchas enseñanzas falsas en nuestros días que niegan la verdad de la TRINIDAD, una palabra que no es bíblica pero que no deja de ser verdadera pues la Biblia misma habla de la naturaleza trina de Dios. Es nuestro deber enseñar lo que dicen las Escrituras porque nadie puede salvar su alma del infierno si no cree en la naturaleza trina de Dios. ¡Es imposible!     

      El siguiente estudio bíblico muestra muchas cosas que pertenecen a cada Persona de la Deidad, o sea, "La Unidad de la Deidad".  Con esta información usted podrá destruir las falsas enseñanzas tanto de los "Testigos de Jehová" como de los que se hacen llamar "Luz del Mundo".

I. Los tres, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son eternos.

1. El Padre (Romanos 16:26; Deuteronomio 32:40; 33:27).

2. El Hijo (Miqueas 5:2; Juan 8:58; 17:5, 24; Hebreos 7:3; Apocalipsis 22:13).

3. El Espíritu Santo (Hebreos 9:14).

II. Los tres tienen el atributo "omni" (prefijo que denota totalidad o relación con todo). 

1. Los tres son omnipresentes.

(1) El Padre (Deuteronomio 4:39; Proverbios 15:3; Isaías 66:1; Jeremías 23:23, 24; Hechos 17:27).

(2) El Hijo (Mateo 28:20).

(3) El Espíritu Santo (Salmos 139:7-10).

2. Los tres son omniscientes (conocimiento de todas las cosas reales y posibles, un atributo exclusivo de la naturaleza trina).

(1) El Padre (1 Samuel 2:3; Isaías 40:28; Daniel 2:23; Mateo 6:8; 1 Corintios 3:20).

(2) El Hijo (Juan 2:24; 16:30; 21:17; Hechos 1:24).

(3) El Espíritu Santo (Nehemías 9:20; Lucas 12:12; Juan 14:26; 1 Corintios 2:13; 1 Juan 2:27).

3. Los tres son omnipotentes, es decir, todopoderosos.

(1) El Padre (1 Crónicas 29:12; 2 Crónicas 25:8; Job 26:12; Salmos 62:11; 65:6; Romanos 16:25).

(2) El Hijo:

  A. Tiene poder para perdonar (Mateo 9:6).

  B. Tiene un poder infinito (Mateo 28:18).

  C. Tiene poder sobre la naturaleza (Lucas 8:25).

  D. Tiene poder sobre Su propia vida (Juan 10:18).

  E. Tiene poder para dar vida eterna (Juan 17:2).

  F. Tiene poder para hacer maravillas (Hechos 10:38).

  G. Tuvo poder para salir de la tumba (Romanos 1:4).

(3) El Espíritu:

  A. Tiene poder para animar a denunciar el pecado (Miqueas 3:8).

  B. Tiene más poder que las fuerzas físicas (Zacarías 4:6).

  C. El Señor trabajó con el poder del Espíritu (Lucas 4:14).

  D. Tiene poder para dar poder a los creyentes (Hechos 1:8).

III. Los Tres estaban presentes en la obra de la creación:

1. El Padre (Génesis 1:1) "Dios" = ELOHIM, el único y verdadero Dios.  "Elohim" es una palabra en plural.

2. El Hijo (Juan 1:3; Colosenses 1:6).

3. El Espíritu (Job 33:4).

IV. Los Tres estaban juntos en la Encarnación (cuando Dios llegó a ser un hombre).

1. El Padre "...habitó..." sobre la mujer, "...el poder del Altísimo..." (Lucas 1:35).

2. El Hijo nació de aquella bienaventurada mujer (Lucas 2:6, 7).

3. El Espíritu vino sobre aquella mujer (Lucas 1:34).

V. Los Tres estaban reunidos en la muerte de Jesús:

1. El Padre dio a Su Hijo (Isaías 53:10; Juan 3:16).

2. El Hijo dio Su vida (Juan 10:17, 18).

3. El Espíritu por medio del cual Jesucristo se ofreció a Sí mismo sin mancha a Dios (Hebreos 9:14).

VI.  Los Tres estuvieron juntos en la resurrección de Jesús:

1. El Padre, "...Dios le resucitó..." (Hechos 2:24; 32; 3:26).

2. El Hijo prometió "...destruid este templo (Su cuerpo) y en tres días lo levantaré..." (Juan 2:19).

3. El Espíritu, "...resucitó a Jesús..." (Romanos 8:11).

VII. Los Tres estaban reunidos en la obra de la salvación:

1. El Padre, "...nos escogió..." (Efesios 1:4).

2. El Hijo, "...en Él recibimos herencia..." (Efesios1:11).

3. El Espíritu, "...nos selló..." (Efesios 1:13).

(12) VIII. Los Tres están reunidos en la morada de cada creyente:

1. El Padre, "...somos templo del Dios viviente..." (2 Corintios 6:16).

2. El Hijo, "...para que Cristo habite en vuestros corazones..., (Efesios 3:17).

3. El Espíritu Santo, "...porque permanece con vosotros y está en vosotros..." (Juan 14:17).

IX. A través de los Tres tenemos acceso al Padre:

1. El Padre, "...orad así: Padre nuestro..." (Mateo 6:9).

2. El Hijo, "...y todo lo que pidáis en Mi Nombre..." (Juan 14:13).

3. El Espíritu,  "...tenemos acceso al Padre en un solo Espíritu..." (Efesios 2:18).

X. Los Tres proveen al creyente de una "santificación de posición" (la salvación del alma del infierno, es decir, estar separado por la redención).

1. La obra del Padre, "...santificados en Dios Padre… (Judas 1).

2. La obra del Hijo, "...por medio de los padecimientos..." (Hebreos 2:10).

3. La obra del Espíritu "...ha nacido del Espíritu..." (Juan 3:8).

XI. Los Tres están proveen al creyente de una "santificación progresiva" (ser santificado progresivamente durante la vida cristiana).

1. El Padre da "...toda gracia… Él mismo os restaurará..." (1 Pedro 5:10).

2. El Hijo hace posible la santificación progresiva (Filipenses 4:13).

3. El Espíritu da el poder (Efesios 3:16).

XII. Los Tres están reunidos para dar consolación a los creyentes:

1. El Padre, "...dio eterno consuelo..." (2 Tes. 2:16).

2. El Hijo, "...si hay alguna consolación en Cristo..." (Filipenses 2:1).

3. El Espíritu, "...con el consuelo del Espíritu Santo..." (Hechos 9:31).

Conclusión: Hermanos, usen estas referencias para mostrarle la verdad a aquellas personas que están confundidas.  (Fin)

 

Respuesta a una carta.

Mi muy estimado nuevo amigo:

            Ayer recibí tu carta. Muy interesante poder aprender algo de tu viaje espiritual. Lo que sigue a continuación tiene su base en unos 60 años de seminario, estudio bíblico, enseñanza de la Biblia en institutos bíblicos, ser el editor de esta revista por casi 40 años y pastor de varias asambleas, entre otros. Lo que quiero decir es que tengo mucha experiencia en el campo de la religión cristiana puesto que he tratado con todas las denominaciones conocidas. Quisiera compartir contigo lo que Dios puso en mi corazón:

           Comencemos con la promesa que Jesús el Cristo prometido (el Mesías) hizo en Mateo 16:18 y que dice así: "Mas yo también te digo que tú eres Pedro (PETROS = piedra pequeña) y sobre esta roca (PETRA = una peña sin labrar) edificaré mi iglesia (EKKLESÍA)." El Señor no le dio un nombre a Su EKKLESÍA sino solamente reglas de fe. Los nombres han sido puestos por los hombres.

            Luego Jesús le dio mandamientos a Sus Apóstoles sobre cómo debía ser aquella EKKLESÍA, a saber, las Epístolas desde Romanos hasta el libro de Judas. Toda la instrucción que es necesaria para conducir la obra de Jesús en este mundo está allí.

            Por unos años todo marchó bien hasta que leemos en 1 Juan 1:18, 19 donde dice: "Hijitos, ya es la última hora; y como oísteis que el anticristo (falsos maestros) había de venir, así también ahora han surgido muchos anticristos.  Por esto sabemos que es la última hora, salieron de entre nosotros (dejando la verdad que Jesús enseñó), pero no eran de nosotros." 

            Desde aquel tiempo muchos han entrado en la religión cristiana cambiando las enseñazas que Dios el Padre dio. Primero a los judíos, el Antiguo Testamento, y más tarde a los cristianos, el Nuevo Testamento. Además de estos Libros, Dios no ha hablado al hombre.

            El estudio de la religión cristiana nos muestra que en casi todas las edades se han levantado personas con doctrinas nuevas que rechazan la Palabra de Dios, conocida por nosotros como la "Santa Biblia".

             Los Adventistas del Séptimo Día, más o menos en los años 1843-44, con sus propios libros.

             Los Testigos de Jehová, más o menos en los años 1878-79, también con sus libros.

             Y docenas más para los que no tengo espacio.

            Siendo un joven como de catorce años Joseph Smith, en el año 1820 en Nueva York, quiso tener una relación personal con Dios y le preguntó: "¿A qué iglesia debo unirme? " Estas son sus palabras que luego escribió: "Dios me dijo que a ninguna, porque todas están en el error". Según su historia después de tres años y medio se la apareció un ángel que le habló de unas placas de oro que contenían la historia de los antiguos habitantes de este país. Durante cuatro años Joseph Smith tradujo las placas y publicó "El libro del Mormón". Murió unos catorce años después y Brigham Young tomó la dirección del movimiento.

            La obra de "Los Santos de los Últimos Días", como también se conoce a los mormones, se basó sobre la idea de que la EKKLESÍA que Jesús comenzó ha caído completamente en la apostasía y que ha dejado de existir. El señor Smith tuvo razón en creer esto pues tanto la "Iglesia Romana" como los "Protestantes" han abandonado las enseñanzas de Jesús por doctrinas erróneas. En su búsqueda, Smith no encontró ninguna EKKLESÍA que fuera fiel a las Escrituras.

 (13)    Lo que no supo el señor Smith fue que la EKKLESÍA que Jesús comenzó estaba bien y con buena salud espiritual en muchas otras partes del mundo. Es una lástima que no haya contado con tal información.

            Un breve estudio de la EKKLESÍA nos muestra que esta es la verdad. La historia describe la existencia de la EKKLESÍA desde el tiempo de Jesús hasta nuestros días. Nunca dejó de existir, sino que estuvo presente en muchas partes del mundo bajo diferentes nombres, enseñando siempre la doctrina que Jesús dejó con Sus Apóstoles.

            Muchas de aquellas asambleas han usado el nombre de "Bautistas" como un signo de identificación. Aunque no todos los "Bautistas" siguen las instrucciones dadas por Jesús hay muchos que sí lo hacen, incluyendo a miles de pastores de las Asambleas Bautistas No Conformistas, Independientes o Fundamentales (para distinguirlas de los "Bautistas" de otras denominaciones) en muchas partes del mundo.

            Ahora, mi buen amigo, si deseas más información debes avisarme. Después de todo es el destino eterno de tu alma de lo que estamos tratando. Debes estar muy, pero muy seguro de que entiendes que no hay salvación posible de tu alma del infierno por medio de iglesias, credos, bautismos, santos, y muchas otras cosas. Una vez que mueras será ya demasiado tarde. No pongas tu salvación en manos de una religión fundada por un hombre y rechaces, con esta decisión, la verdad dada por Jesús el Cristo.

            Estoy orando para que el Espíritu Santo toque tu corazón y abra tu mente a la verdad de Dios.

            En el amor de Jesús,

J. Alvino  Nelson, editor de la revista "Hojas de Oro".

 

Los Pactos.

      En las Sagradas Escrituras se habla de "dispensaciones" y "pactos".  La "Dispensación" es un período durante el cual el hombre es puesto a prueba con referencia a cierta revelación específica de la voluntad de Dios. Hay siete dispensaciones diferentes.

      Un "Pacto" es un acuerdo mutuo entre dos o más personas para hacer o dejar de hacer ciertos actos; a veces el compromiso es de una de las partes. Hay ocho grandes pactos que determinan la vida del hombre y su salvación, y en los cuales todas las Escrituras se concretan.

I. El pacto Edénico (Génesis 1:28). Adán y Eva eran responsables de:

1. Poblar la tierra.

2. Sujetar la tierra para el provecho del hombre mismo.

3. Tener dominio sobre la creación animal.

4. Comer hierbas y frutos.

5. Labrar y cuidar el huerto.

6. Abstenerse de comer del árbol del conocimiento del bien y el mal.

7. El castigo: la muerte.

II. El pacto Adámico (Génesis 3:14) gobierna la vida del hombre en su estado caído. Las condiciones que este pacto establece han de continuar hasta la edad del reino de mil años de Jesús sobre esta tierra que tendrá lugar en el futuro.

1. La serpiente, el instrumento de Satanás, cae bajo maldición (3:14).

2. La primera promesa en cuanto al Redentor (3:15).

3. La condición de la mujer se cambia (3:16).

4. La tierra es maldita (3:17).

5. El inevitable dolor de la vida (3:17).

6. La tierra fácil de trabajar que el hombre tenía en el huerto del Edén se convirtió en un trabajo pesado (3:18, 19).

7. Muerte física (3:19).

III. El pacto con Noé (Génesis 9:1).

1. Se confirma la relación que el hombre tenía con la tierra bajo el Pacto Adámico (Génesis 8:21).

2. Se confirma el orden de la naturaleza (Génesis 8:22).

3. Se establece el gobierno humano (Génesis 9:1-6).

4. Se asegura que la tierra no ha de ser juzgada por medio de otro diluvio universal (Génesis 8:21; 9:11).

5.  Se declara proféticamente que la descendencia de Cam será inferior y servil (Génesis 9:24, 25).

6. Se declara proféticamente que Sem estará relacionado con Yahvé de una manera especial (Génesis 9:26, 27).

7. Se declara proféticamente que de Jafet descenderán las razas que serán "engrandecidas" (Génesis 9:27).

IV. El pacto con Abraham (Génesis 15:18) se divide en siete partes:

1. "Y haré de ti una nación grande" por

(1) La posteridad de Abram (Génesis 13:16; Juan 8:37, el pueblo hebreo).

(2) En la posteridad espiritual de Abram (Juan 8:39; Romanos 4:16, 17; 9:7, 8; Gálatas 3:6, 7, 29).

(3) Esta promesa se cumplió también por medio de Ismael (Génesis 17:18-20).

2. "...te bendeciré...".  Esto se cumplió de dos maneras:

(1) Materialmente (Gén. 13:14, 15, 17; 15:18; 24:34, 35).

(2) Espiritualmente (Génesis 15:6; Juan 8:56).

3. "...y engrandeceré tu nombre...".  El nombre de Abraham se encuentra entre los nombres de fama universal.

4. "...y serás bendición..." (Gálatas 3:13, 14).

5. "...bendeciré a los que te bendijeren...".  El cumplimiento de esta promesa se halla estrechamente relacionado con la siguiente cláusula:

6. "...y a los que te maldijeren maldeciré....".  Esto se ha cumplido de modo maravilloso en la historia de la dispersión de la nación de Israel.  Esta verdad se demostrará de manera más notable en el futuro (Deuteronomio 30:7, Isaías 14:1, 2; Joel 3:1-9).

7. "...y serán benditas en ti todas las familias de la tierra...".  Esta es la gran promesa evangélica que se cumplió en la Simiente de Abraham, el Cristo (Gálatas 3:16); Juan 5:56-58, y que hace más específica la promesa del Pacto (14) Adámico concerniente a la Simiente de la mujer (Génesis 3:15).

V. El pacto Mosaico (Éxodo 19:25). Este convenio se hace con Israel en tres divisiones:

1. Los mandamientos, que expresan la justa voluntad de Dios (Éxodo 20:1-26).

2. Los juicios que gobiernan la vida social de Israel (Éxodo 21:1 hasta 24:11).

3. Las ordenanzas que gobiernan la vida religiosa de Israel (Éxodo 24:12 hasta 31:18).

VI. El Pacto Palestino (Deuteronomio 28 y 29) señala las condiciones bajo las cuales Israel entró en la Tierra Prometida.  Se divide en siete partes:

1. Dispersión a causa de la desobediencia (Deut. 28:63-68).

2. El arrepentimiento futuro de Israel, cuando este pueblo se encuentre todavía disperso (30:2).

3. El regreso del Señor (30:3).

4. Restauración de Israel a la tierra prometida (30:5; Isaías 11:11).

5. Conversión nacional de Israel (30:6; Rom. 11:26, 27).

6. El juicio de los opresores de Israel (30:7; Isaías 14:1, 2).

7. Prosperidad nacional (30:9; Amós 9:11-14).

VII. El Pacto Davídico (2 Samuel7:4-17). Este pacto, sobre el cual se basa el reino glorioso de Jesús, "...de la simiente de David según la carne...", da seguridad de:

1. Una "casa" davídica, es decir, posteridad, familia.

2. Un "trono", es decir, autoridad real.

3. Un "reino", una esfera de gobierno.

4. Perpetuidad, "...para siempre..."

(1) Estas cuatro promesas tienen solo una condición: la desobediencia en la familia davídica traerá el castigo sobre ella, pero no la abrogación del pacto (2 Samuel 7:15). El castigo vino, primero en la división del reino bajo Roboam, y finalmente en los cautiverios.  Desde aquel entonces solamente un Rey de la línea davídica ha sido coronado en Jerusalén, y Él fue coronado de espinas, pero el Señor Dios dará todavía a aquel que fue coronado de espinas "...el trono de David Su padre..." (Lucas 1:31-33; Hechos 2:29-32; 15:14-17).

VIII. El Nuevo Pacto (Hebreos 8:8).

1. Es "mejor" en cuanto a su eficacia (Hebreos 7:19; Romanos 8:3, 4).

2. Se halla establecido sobre "mejores" promesas (Hebreos 8:10, 12).

3. Bajo el Pacto Mosaico la obediencia era producida por el temor (Hebreos 2:2; 12:25-27); bajo el nuevo, la obediencia es el fruto espontáneo de una mente y un corazón voluntarios (Hebreos 8:10).

4. El nuevo pacto garantiza la revelación personal del Señor Jesús a cada creyente (Hebreos 8:11).

5. El completo olvido de los pecados (Hebreos 8:12).

6. El descanso espiritual en una redención ya consumada (Mateo 26:27, 28; 1 Cor. 11:25; Hebreos 9:11, 12, 18-23).

7. El nuevo pacto asegura la preservación, conversión futura y bendición de la nación de Israel (Jeremías 31:31-40). (Biblia Anotada de Scofield).

 

La oración.

LECTURA: Salmo 121:1-8.

TEXTO: Mateo 7:7, 8.

I. ¿Quién puede orar? Cualquiera que se haya arrepentido de sus pecados y recibido a Jesucristo como su Salvador (Juan 14:12-14; 15:16).

II. Cómo orar.

1. No con prisa ni con muchas palabras (Ecl. 5:2, 3).

2. Con fe (Hebreos 11:5).

3. Dejando al Espíritu Santo que te guíe (Rom. 8:26, 27).

4. Con fervor=entusiasmo (Santiago 5:16).

5. Pidiendo la voluntad del Padre (Mateo 26:39).

6. Perdonando a tus enemigos (Marcos 11:25).

7. Confesando tus pecados (Daniel 9:4-6).

8. Dando gracias (Filipenses 4:6).

9. Orando siempre en el nombre de Jesús (Juan 14:14).

10. En todo tiempo (Efesios 6:18).

III. Cuándo puedes orar (Salmos 50:15; 55:17; Isaías 26:9; 55:6; Lucas 18:1; Colosenses 4:2; 1 Tesalonicenses 5:17).

IV. Estímulo a orar (1 Crónicas 28:9; Salmos 145:18, 19; Isaías 65:24; Mateo 7:8; Hebreos 7:25; 10:21-23).

V. Dios contesta las peticiones de Su pueblo.

1. Ejemplos: Éxodo 17:1-6; 1 Reyes 18:36-39. (Fin)

 

      Hojas de Oro se envía gratis a todos los que nos escriben solicitándola. Está disponible también en formato digital, así que si tienes la bendición de poder recibirla por correo electrónico nos puedes escribir a jan23@cox.net y te la haremos llegar con mucho gusto.

      Puedes ver también las ediciones anteriores en nuestro sitio web: www.hojasdeoro.com.    

      Esta revista es una obra de amor para el Señor Jesucristo por parte de su editor J. Alvino Nelson y su esposa Janet, quienes dedican muchas horas cada mes en su producción, impresión y envío. Los gastos son sufragados por creyentes que aman la verdad.

      Contamos con la ayuda de los hermanos Oscar Gil y su hijo Abraham de Cuba como correctores.

 

Hojas de Oro

660 South Front, Salina, Kansas 67401 

EE. UU.