Hojas De Oro

Una Llamada A Regresar A Las Enseñazas Bíblicas

"...que contendáis por la fe...

Año XXXIV, No. 8    AGOSTO    2004                               

 

Índice:

...El Método Bíblico Para La Sanidad Divina

...Consejo Para Jóvenes, III

...Los Dones

...Cómo Se Adquieren Los Dones

...¿Bajo Qué Ley? V

...Las Creencias De Los Bautistas No Conformistas:

   "Las Cosas que Han de Venir"

...Los Últimos Dichos de Jesucristo

...Redención Limitada

...Nueces Duras

...¿Cómo Puedo Ser Lleno Del Espíritu Santo?

...¿Dónde Están Los Muertos? I y final

...Clases de Disciplina en la Asamblea

...Gráfica: El Mundo Invisible

 

El Método Bíblico Para La Sanidad Divina

Por Marcos Yoder

      Hoy abundan los que pretenden tener el don de sanidad.  Pero Jesucristo es el Sanador. Aunque Él usa hombres para llevar a cabo algunas de Sus sanidades, ningún hombre en sí puede sanar.  Además, Él solamente usa hombres que se sujetan a Su señorío y practican la santidad de acuerdo con sus normas.  El Señor no comparte con el hombre la gloria de Su sanidad.  Cuando los hombres buscan la gloria para ellos mismos, el Señor no puede obrar.  Él no tiene ninguna obligación de obedecer los deseos y las fantasías de los hombres.

      Según 2 Tesalonicenses 2:9 y Apocalipsis 16:14, los poderes del enemigo también tienen el poder de hacer señales milagrosas.  Por eso es importante que podamos discernir entre lo legítimo y lo falso.  Logramos esto comparando los métodos con las Sagradas Escrituras.

      Veamos, pues, en Santiago 5:14-16 el método bíblico para practicar la sanidad entre los creyentes.  Este método no es para usarse entre inconversos ni para los niños, sino para los hermanos de la asamblea.  Dios nos dio instrucciones bien claras.  Si queremos conocer estas instrucciones y ponerlas por obra,  el Señor honrará Su propio método.

I. El texto bíblico, Santiago 5:14-16.  En las aflicciones de las enfermedades tenemos a Quien acudir.  Jesucristo, el gran Sanador, nos ayudará.  Notemos Sus instrucciones:

1. ¿Qué debe hacer el enfermo?  Dice sencillamente: "Llame a los ancianos de la asamblea".

(1) Notemos que el enfermo da el primer paso.  Él decide cuándo llamar a los ancianos.  Él llama cuando él siente que es la voluntad de Dios.  Esto elimina a los "sanadores" atrevidos que quieran imponerse sobre el enfermo, insistiendo y convenciéndole de que debe ser sanado.  En algunos casos el enfermo permite que lo unjan, pero la verdad es que no se siente impulsado por Dios.  Además, no siempre tiene una fe personal en lo que se hace.  La decisión de buscar la sanidad debe ser voluntaria.

      "Llamar a los ancianos" indica que los ancianos van a donde está el enfermo.  Por lo tanto, no es una ceremonia pública.  Generalmente se debe practicar en la casa del enfermo.  Así se evita la exhibición pública.

      "Los ancianos", nos da a entender quiénes deben estar encargados de esta ceremonia.  Los pastores, por su experiencia y su llamamiento, deben ser capaces de llevar a cabo esta ordenanza sin interés personal.  Esto evita que algún charlatán o idealista pervierta la obra santa de Dios.  Como notaremos, ellos no deben hacer una oración a la ligera, sino que, con cuidado, deben tratar todas las necesidades del enfermo.

      "De la asamblea" indica que el enfermo debe llamar a los pastores de su propia asamblea.  No se debe llamar a cualquier "evangelista" que aparezca, sino a los que tienen a su cargo la vida espiritual de la persona.

      Los pastores del enfermo deben estar enterados de sus necesidades.  Deben saber si tiene problemas emocionales o espirituales que pudieron ser causa de su enfermedad.  Este cuidado evita que el enfermo llame a alguien para ayudarle con su problema físico, mientras ignore algún problema más profundo en su vida.

II. ¿Qué hacen los ancianos?  Les da tres cosas que deben hacer:

1. "Confesaos vuestras ofensas unos a otros"  es algo que todos deben hacer, especialmente el enfermo.  Para ser sanado, se necesita más que sólo tener fe.  Los ancianos encargados de la ceremonia deben subrayar la importancia de estar limpios ante Dios.  Dios puede recibir la honra y puede obrar libremente sólo cuando todo los que participen estén limpios de cualquier pecado.  Los ancianos también deben explicar la posibilidad de que existan pecados que hayan causado la enfermedad.  El grupo reunido se humilla ante Dios y todos confiesan cualquier pecado u ofensa que hayan cometido.  Quizás el enfermo confiese que le ha faltado fe y que ha luchado en el desánimo por su enfermedad.  O pudiera ser que confiese algún otro pecado que quizás tenga relación con su enfermedad, tal como el enojo, el rencor, el temor, o el afán.

2. Unge al enfermo con aceite en el Nombre del Señor.  No es tan importante cuál clase de aceite se use, ya que el aceite en sí no sana, sino que simboliza el poder sanador del Señor que obra en el enfermo.  Se unge al enfermo en el Nombre del Señor, es decir, bajo Su autoridad y con la disposición de aceptar lo que Él disponga.  Y se hace únicamente para la gloria de Su gran Nombre.  Con tales actitudes se encomienda al enfermo en las manos del Señor.

3. Oran por él.  El hombre es totalmente incapaz ante las enfermedades.  Pero cuando oramos, ponemos nuestra confianza en la autoridad y el poder de Jesucristo para hacer lo que nosotros no podemos hacer.  La oración de fe, sujeta a la soberana voluntad de Dios, mueve el poder de Dios para actuar a favor de Sus hijos.  El versículo de Santiago 5 dice que "...la oración de fe salvará..."  Es sumamente importante que las personas presentes tengan una fe viva en la soberanía y el poder de Jesucristo.  También es necesario reconocer que Dios es soberano en todo.  Debemos someternos a Su santísima voluntad, porque Él siempre busca nuestro bien.  Sometidos a Su soberanía, humildemente se debe pedir la santidad.  Tales actitudes acompañan a la oración de fe.

III. Las promesas.  Nuestro texto bíblico da tres promesas para los que practican la unción con aceite:

1. "La oración de fe salvará al enfermo"  En el griego, "enfermo" es: KAMNO = cansado, decaído, o fatigado.  En cambio, la palabra "enfermo" en el v. 14 es ASTHENEO = una enfermedad prolongada, vive fatigado y decaído y no tiene ánimo para vivir.  En estos casos pierde el gozo y el vigor de la fe.  La palabra "salvará" (v. 15) significa: salvar, librar, o proteger.  La unción del aceite "salva" y "libra" al enfermo de su desánimo y fatiga de espíritu.  La oración de fe renueva su vigor y su fe.  Esta promesa se podría también traducir: “La oración de fe librará al fatigado".

2. "El Señor lo levantará".  Esta promesa puede referirse a dos tipos de levantamiento. 

(1) Primero: El levantamiento físico del cuerpo.  Jesucristo es nuestro mejor médico.  Su poder no tiene límite.  Él puede sanar cualquier dolencia.  Por la unción con aceite, Dios provee la sanidad para Sus hijos.  ¡Qué bendición y qué alivio hay, cuando Dios restaura la salud al enfermo!  Algunos dirán que la sanidad del cuerpo "siempre es la voluntad de Dios".  Pero debemos reconocer la soberanía de Dios y pedirle que se haga Su voluntad.  En 2 Corintios 12, el Apóstol Pablo nos cuenta que él también tenía un "aguijón" en la carne.  Tres veces le pidió a Dios que se lo quitara, pero el Señor le reveló que no era Su voluntad quitárselo, véase 2 Corintios 12:8, 9.  Cuando Pablo se sometió a la voluntad soberana de Dios, experimentó otro tipo de levantamiento que le trajo la gracia del Señor.

(2) Segundo: El levantamiento espiritual. Después de compartir con los hermanos, de confesar las faltas, y sentir la gracia y la presencia de Dios, el enfermo sentirá un levantamiento de ánimo y de fe.

(3) Sus pecados le serán perdonados, 1 Juan 1:9.  Esto no significa que por derramar aceite en la cabeza del enfermo sus pecados le serán perdonados automáticamente.  Pero como sigue explicando, el perdón viene cuando hay confesión de pecados.  Este se debe hacer antes de ungir el enfermo.  También dice que debemos "orar los unos por los otros".  Así habrá perdón de pecados, y si es la voluntad de Dios, vendrá la sanidad.  En el v. 16 la palabra "sanados" significa sanidad del cuerpo.  Hay que recordar que muchas enfermedades son resultado de problemas espirituales.  La tensión nerviosa, el desánimo, el temor, el enojo, el rencor, la culpa, los celos, y muchos otros problemas espirituales causan un sinfín de enfermedades físicas.  Al eliminar estas causas espirituales, muchas veces resulta la sanidad física.  Por esta razón, la unción con aceite la deben hacer los pastores de la asamblea.  Ellos, con la ayuda de Dios, deben procurar la sanidad, tanto en lo espiritual como en lo físico.  Es muy difícil que una persona pueda hacer esto adecuadamente sin conocer bien el estado espiritual del enfermo.

      También hay enfermedades que no necesariamente tienen su origen en lo emocional ni en lo espiritual.  Son enfermedades crónicas.  En estos casos es correcto consultar a los médicos y aplicar sus tratamientos.  Pero reconociendo que el que sana es el Señor, no debemos tardar en aprovecharnos de este privilegio que Dios nos da.

III. Al final del pasaje aparece una promesa sobresaliente: "...la oración eficaz del justo puede mucho...".  En el griego la palabra "eficaz" ENERGEO significa: activo o enérgico en lo interior.  Así que, esta promesa habla de la oración activada por el Espíritu Santo. 

      Esto lo experimentamos cuando el Espíritu Santo tiene toda libertad de trabajar en nuestras vidas, es decir, lleno o controlado por Él.  Por la confesión de pecados podemos gozarnos de una conciencia limpia.  Por la fe en el Soberano, Él puede tener pleno acceso a toda nuestra vida.  Con gusto nos sometemos a Su voluntad y a Su autoridad.  Deseamos glorificar únicamente a Dios.  En tales corazones, el Espíritu Santo activa la oración.  Nadie puede ponerle límite al poder de tal oración.

CONCLUSIÓN: Ahora compare este método bíblico para la sanidad de los enfermos con las maneras de los "sanadores" modernos.  ¿Cuál da más gloria a Dios?  ¿Cuál manera suple mejor las necesidades totales de los creyentes enfermos?  ¿Puede el sanador de la tele ver su necesidad de comida?  ¿Cómo podrá ayudarle si no sabe su problema con un hijo rebelde?  El sistema bíblico es mucho superior al de los "sanadores" modernos con sus engaños.

      Dios anhela suplir nuestras necesidades espirituales, emocionales y físicas.  Ha prometido hacerlo.  Pero lo hará por Sus métodos y Su voluntad.  Dios honra a los que le honran.  ¿Y cómo podemos mejor honrarle que sencillamente seguir Sus direcciones?  Acudamos al Gran Sanador.  Seamos "bíblicos" en todas nuestras prácticas y veremos la bendición, la provisión, y el consuelo de Dios. (Fin)

 

Consejos Para Jóvenes, III

(Adaptado de una obra de Marcos Richards)

Sólo hay una primera vez.

      El momento de descubrimiento y total entrega física de amor sólo sucede una vez en la vida. Dios ha reservado ese momento y entrega para la persona con la cual vas a pasar toda tu vida en una experiencia de confianza y amor. Muchos pierden la maravilla de esta experiencia por un momento de placer,  manchado por temor y culpabilidad, con alguien que probablemente termina odiando.

   Hace poco leí la siguiente declaración importante: "La virginidad es un regalo que puedes dar una sola vez en toda tu vida.  Y a una sola persona en todo el mundo!  No puedes volver a hacer ese regalo otra vez.  Nunca podrás reponerla.  Nadie te la puede regresar.  ¿No crees que deberías preguntarte seriamente a quien quieres dársela y porqué?"

Unas señoritas se estaban burlando de una compañera de salón porque era virgen. Después de aguantar bastante tiempo, ella al fin les contestó lo siguiente: "Cuando yo quiera ser como ustedes, con un simple acto sexual lo podré ser, pero ustedes jamás podrán volver a ser como yo".

Las relaciones sexuales prematrimoniales causan problemas en el matrimonio.

Por más que uno desee olvidar el pasado, el subconsciente graba cada detalle para toda la vida. Muchas personas lamentan que al estar con su cónyuge, vienen a su memoria imágenes de relaciones que tuvieron con otras personas y por más que luchan por evitarlo, surgen comparaciones en su mente.

Algunos insisten que las relaciones sexuales están bien si ya están planeando casarse.

Estudios de parejas ya comprometidas al matrimonio, han comprobado que las que practican relaciones sexuales, son dos veces más propensas a terminar su noviazgo que parejas que se abstienen. Simplemente no hay absoluta seguridad hasta el día de la boda.

Aun las parejas que sí se casan reportan problemas de desconfianza.

Comúnmente temen que si su cónyuge fue capaz de cometer fornicación, también será capaz de cometer adulterio.

David sufrió las consecuencias de su pecado sexual. Antes de confesar su pecado, David sufrió gran dolor emocional y espiritual. Nota Salmo 32:3-4; Salmo 51:8, 12. Al confesar su pecado y arrepentirse, David fue perdonado. Sin embargo, tuvo que vivir con las consecuencias naturales de su acción.  Aunque Dios limpió a David de la culpa del pecado, el bebé que nació del adulterio, murió.

La sangre de Jesucristo es mucho más poderosa que el peor pecado que pudiera existir. Nota I Juan 1:9.

Debemos tener la plena confianza de que Dios nos perdona, pero a la vez, reconocer que la fornicación pudo provocar consecuencias que nos pueden afectar toda la vida.

Las peores de todas las consecuencias son las espirituales.  El pecado sexual ofende y hiere a Dios.  I Corintios 6:18-20 nos demuestra que la fornicación es un pecado contra el templo del Espíritu Santo.

El pecado sexual rompe la intimidad de nuestra relación con Dios.  Este rompimiento roba a uno el gozo y paz y aunque Dios perdona inmediatamente al arrepentirnos, el distanciamiento de Dios toma tiempo sanar.

Muchos jóvenes nunca se recuperan de este enfrentamiento y caen en profundo desánimo. He visto el pecado sexual, más que cualquier otro factor, provocar a jóvenes alejarse totalmente de Dios.

Las relaciones sexuales son como un fuego. Dentro de su lugar, la chimenea, el fuego puede ser muy placentero. Fuera de su lugar, un fuego puede ser destructivo y hasta mortal. Las relaciones sexuales, dentro de su lugar, el matrimonio, son muy placenteras. Fuera del matrimonio son destructivas y aun mortales. Acuérdate que Dios no puede ser burlado. Nuestro pecado no pasa desapercibido. Tarde que temprano tendremos que enfrentar las consecuencias de nuestras acciones. ¡No juegues con fuego! Una encuesta reveló una verdad alarmante. Entrevistaron a dos grupos de personas, uno de jóvenes que asisten regularmente a una asamblea cristiana y el otro de inconversos. Les hicieron las siguientes dos preguntas: ¿Crees que las relaciones sexuales antes del matrimonio son correctas? Te has guardado de practicarlas? 86% más de los inconversos que los cristianos contestaron que las relaciones prematrimoniales eran correctas, pero sólo 15% más se habían guardado de practicarlas. A la mejor ya estás convencido de que este tipo de relación es pecaminosa. El reto ahora, es cómo vencer la constante tentación sexual. Vamos a considerar algunos de los errores que cometió el rey David que lo condujeron al adulterio para evitar estas trampas.

Debemos de mantenernos activos. Vea 2 Samuel 11:1. En vez de estar activo en la guerra como debería, David estaba inactivo en su palacio. El mantenernos activos, sobre todo en asuntos del reino de Dios, nos ayudará a vencer la tentación sexual.

Es muy cierto el dicho "la pereza es la madre de todos los vicios". El estar inactivo permite a nuestra mente vagar a cosas que no convienen.

Involúcrate con tu familia natural y espiritual. Participa en las actividades familiares sanas y en las actividades y ministerios de la asamblea. Ayudará a mantener tu mente activa en cosas positivas.

En estas actividades también podrás desarrollar buenas amistades que servirán de apoyo en tus tiempos de lucha y estarás agradando al Señor.

Es necesario cuidar nuestros ojos. 2 Samuel 11:2 continúa con la triste historia: Inmediatamente David manda investigar acerca de la mujer y a traerla al palacio donde tienen relaciones adúlteras. No cuidó sus ojos y terminó en terrible pecado. Tal vez David no pudo evitar el ver accidentalmente a Betsabé bañándose, pero obviamente no volteó su cara instantáneamente. Siguió viendo y viendo y VIENDO. Tampoco nosotros podemos evitar que pase una persona atractiva frente a nuestros ojos al ir manejando por la calle, pero sí podemos quitar la vista de ella inmediatamente en vez de seguir viéndola por varias cuadras casi chocando el vehículo.  Job dice que hizo un pacto con sus ojos de no mirar a una virgen, 31:1.

Debemos hacer un pacto similar con nuestros ojos y con Dios. Si no lo hacemos, nuestra mente se llenará de pensamientos sexuales pecaminosos y probablemente terminaremos en fornicación, porque LO QUE NO DETENEMOS EN LA MENTE, SALDRÁ EN LAS ACCIONES.

Aunque David era totalmente responsable por sus acciones sigue siendo un hecho que probablemente todo este terrible incidente no hubiera surgido si Betsabé hubiera sido más cuidadosa de dónde y cuándo se bañaba. Todos, al escoger nuestra ropa, debemos recordar que nuestros cuerpos son templo del Espíritu Santo y nos debemos vestir de una manera digna, no de una manera que provoque lujuria en nuestros hermanos, haciéndonos una piedra de tropiezo.

Los medios de comunicación son una fuente potente de lujuria.  Nota lo que dijo Jesucristo, en Mateo 5:28-29: Este es un fuerte llamado a eliminar toda fuente de tentación que hay en nuestra vida.

El joven típico, al graduarse de la preparatoria ha pasado 11,000 horas en clases. En ese tiempo ha visto 22,000 horas de televisión. En solamente un año de ver televisión y películas se habrán presentado 9,000 actos sexuales, vistos o implicados, el 80% de estos actos siendo fuera del matrimonio. Comúnmente los jóvenes ven a sus héroes de pantalla tener relaciones sexuales fuera del matrimonio con una o varias personas, sin jamás enfrentar culpabilidad, enfermedad o un embarazo no deseado.

El joven típico al graduarse de la preparatoria ha pasado 10,500 horas escuchando música. Esto es más asombroso al considerar que casi todas las horas son acumuladas simplemente en los años de secundaria y preparatoria. Desgraciadamente la MÚSICA ACTUAL se ha vuelto cada vez más PERVERSA Y PROVOCATIVA.

Si realmente quiere vivir en santidad, el joven de hoy tiene que aprender a no dejarse llevar por la corriente de sus amigos. Tiene que aprender a no escuchar la misma música que ellos, ni rentar los mismos videos, ni entrar al cine a ver las mismas películas.  Esto provocará momentos incómodos y presionados, pero la recompensa de agradar a Dios y de entrar al matrimonio sin todas las consecuencias de una mente contaminada vale la pena. (Continuará)

 

CÓMO SE ADQUIEREN LOS DONES DEL ESPÍRITU, X

¿Que es el Bautismo del Espíritu Santo?

Muchas ideas equivocadas circulan alrededor de esta doctrina, pero todo estudioso de la Biblia sincero encontrará, sorprendentemente, que nunca en la Biblia se nos manda a buscarlo, anhelarlo, ni se menciona tal hecho en pasajes típicamente citados por los que han torcido el significado de esta doctrina en los que resultó una manifestación sobrenatural del Espíritu Santo como el Pentecostés en Hechos 2, o las conversiones en Samaria, o en Cesárea, o de Éfeso, mencionados en el mismo libro de Hechos. En ninguna parte de las epístolas apostólicas se menciona que recibir dicho bautismo sea una evidencia de una experiencia aparte de la salvación, o que sea resultado de una mayor espiritualidad. Sólo por citar un ejemplo, en el Día Pentecostés (fiesta de los judíos), cuando vino el cumplimiento del advenimiento del Espíritu Santo como cumplimiento de la profecía de Joel 2, no era un grupo de creyentes el que estuvo ayunando y orando por largo tiempo para experimentarlo; era un grupo de judíos que venían a celebrar la fiesta judía del Pentecostés que ni siquiera se convertían al cristianismo aún.

En realidad, el único pasaje que menciona un "bautismo por el espíritu" en el Nuevo Testamento es 1 Corintios  12:13. La palabra que ha causado tanta confusión sobre esta doctrina es la palabra "espíritu" ("...porque en un solo espíritu...") donde la palabra "espíritu" quiere decir vigor natural, sentido, intento, designio, propósito, y no habla del Espíritu Santo de Dios.

Aquel versículo debe leerse: "Pues, en un vigor natural somos sumergidos en el cuerpo ( hablando de la asamblea de Corinto, nota 1 Corintios 1:2 "...a la asamblea de Dios que está en Corinto.” y el contexto no ha cambiado en el capítulo 12:13).  El texto no está hablando de un "bautismo por el Espíritu Santo, sino que aquellos creyentes fueron sumergidos "...en un solo intento, propósito, disposición mental, sentido..."  Tal palabra "por" viene de la palabra griega EN, que quiere decir “en”, “entre”, “con”, “por”. Es la misma palabra usada en Mateo 3:11 (Juan el Sumergista: "...os bautizo en agua para arrepentimiento....Él (Jesucristo) os bautizará en el Espíritu Santo (regeneración) y fuego (el Lago de Fuego)..."; Marcos 1:8 (el mismo evento y la misma persona) "...Yo os he bautizado en agua, pero Él os bautizará en el Espíritu Santo...";  Lucas 3:16 (el mismo evento y la misma persona) "Él  (Jesucristo) os bautizará en el Espíritu Santo y fuego..." ; Juan 1:33  "(Jesucristo) ...éste es el que bautiza en el Espíritu Santo...";  Hechos 1:5 "...porque Juan...bautizó en agua, pero vosotros seréis bautizados en el Espíritu Santo...."  Hay otra referencia a esto en Hechos 11:16 pero es una cita.

   Mira, no hay seis eventos distintos...había un evento, un día, con una persona, Juan el Sumergidor.  Los falsos quieren enseñar que su "bautismo por o con el Espíritu Santo" es una doctrina muy usada en muchas partes de las Escrituras.  ¡No es así!

   Quita este texto mal interpretado por los "pentes" y ellos no tendrán ninguna base para sus tonterías.

      Hay que usar la Versión Reina-Valera Actualizada para ver el uso del griego correcto.

Concluimos, pues, que el Agente sumergidor en el así llamado "Bautismo del Espíritu Santo", es Jesucristo; y que el elemento en que es sumergido es el Espíritu Santo; y esto ocurre al momento de la conversión o sea la regeneración (Efesios 1:13).

De manera, entonces, que para recibir, y mucho menos ejercer, el don que Dios le ha dado a uno, no se necesita una experiencia aparte, como el llamado "Bautismo del Espíritu Santo".  En el momento de la regeneración, el creyente ahora tiene todo del Espíritu Santo (Romanos 8:9), pero el problema es: ¿Tiene el Espíritu Santo todo el creyente?

Aquí tengo que llamar su atención a la palabra griega usada en 1 Corintios 12:13 PNÉUMA que viene del griego PUEO = respirar fuerte, brisa, soplar.  Por eso PNÉUMA quiere decir: Una corriente de aire como respirar, o brisa.  En su sentido figurado la palabra puede ser: un espíritu humano, o sea el alma; principio vital, disposición mental; un sobrehumano: ángel, demonio, o Dios, o el "espíritu de Cristo", o el Espíritu Santo, o un espectro, vida, mente, etc. etc.  ¡La palabra PNÉUMA nunca debe ser traducida "espíritu" cada vez!  Recuerde que los traductores tuvieron que hacer una selección de la palabra como se está usando en el contexto.  Por eso la palabra PNÉUMA no siempre pudo ser traducida "Espíritu" como en el "Espíritu Santo".  Por ejemplo en Mateo 5:3 el Señor habló de "...los pobres en PNÉUMA..."; y en 26:41 "...el PNÉUMA a la verdad está dispuesto..."; Marcos 3:30 "...tiene PNÉUMA inmundo..."; 9:25 "....PNÉUMA mundo y sordo...."; 14:38, "...el PNÉUMA a la verdad está dispuesto..."; Lucas 1:17, "...con el PNÉUMA y el poder de Elías..."; 1:80, "...se fortalecía en PNÉUMA..."; Hechos 5:16, "...atormentados del PNÉUMA...."; 16:16  "...PNÉUMA de adivinación...";  18:25, "...siendo de PNÉUMA fervoroso...";  19:12 "...se propuso en PNÉUMA ir a Jerusalén...;  20:32, "...ligado yo en PNÉUMA..." ; Romanos 1:9 "....a quien sirvo en mi PNÉUMA..."; 2:29 "...en PNÉUMA, no en letra...";  1 Corintios 2:11 "el PNÉUMA del hombre..."; 4:21  "...PNÉUMA de mansedumbre...."; 5:4, "reunidos vosotros y mi PNÉUMA..."; 1 Juan 4:2 "el PNÉUMA de verdad...", y hay muchos más ejemplares.

Por eso, los maestros falsos que hablan acerca de ser "bautizado por, o con el Espíritu Santo" están muy equivocados.  ¡No sea engañado por su doctrina hecha por hombres!  ¡Estudie las Escrituras!

“Segundo Don”

Algunos grupos evangélicos, al igual que otros salidos de ellos, que ahora se pueden clasificar como sectarios, enseñan que después del arrepentimiento, y fe en Cristo para ser salvo (dirían los del segundo grupo), o para tener la plenitud de la vida cristiana (dirían los del primero), hay que pasar por una "segunda experiencia", similar a la de la conversión, recibiendo el “don” del Espíritu Santo, manifestado en hablar en lenguas.

Un individuo de un grupo así, al pedirle yo una prueba bíblica de tal afirmación, me mostró solamente Romanos 6:4. ¿Notó usted la mención del bautismo del Espíritu Santo en el pasaje citado? ¿No? No se sienta mal. Yo tampoco lo noté entonces, y la verdad es que no se menciona para nada. El individuo me dijo que la “gloria del Padre” es la referencia al Espíritu Santo. No dudamos que el Espíritu Santo trae gloria al Padre, pero para entender eso de este pasaje se necesita hacer demasiada violencia al texto inspirado.

Una vez más, no se necesita una  "segunda experiencia", aparte de la salvación, para recibir o ejercer el don dado por Dios a cada creyente. (Continuará.  Estos estudios son adaptados de una obra para ser usados en esta revista).

 

Cómo Se Adquieren Los Dones Del Espíritu Santo, 

(Parte final de estos estudios)

Ya señalamos que en 1 Corintios 12:11 la Biblia dice que el repartimiento de los dones es como “Él (el Espíritu Santo) quiere”. Pablo, casi en todas sus epístolas enfatiza el hecho que su don de evangelista, y apóstol, no lo recibió por voluntad humana, sino que fue Dios quien lo tuvo por fiel para ponerlo en el ministerio (2 Timoteo 1:12).

No hay que buscar los dones. Mucho ayuno u oración no garantizan en sí mismos que Dios concederá algún don. Eso no descarta que por la oración ferviente Dios pueda añadir un don no concedido antes a algún creyente, pero yo soy de la opinión de que Dios no concederá ningún otro don, si primero no se administran bien los que ya han sido recibidos.

En particular, el don de pastor, Pablo sugiere, que si alguien desea obispado, es bueno su deseo, pero debe verificar si llena los requisitos (1 Timoteo 3:1-7). Dios llama al ministerio, y capacita a aquellos que llama; de modo que si alguien no llena los requisitos, lo más seguro es que ha mal interpretado su llamamiento.

El Camino más Excelente

Después de exponer los dones, y exponer acerca de los dones en el capítulo 12 de la primera epístola a los Corintios, en el siguiente capítulo, por dirección del Espíritu Santo, Pablo corrige otro error en la asamblea de Corinto; a saber, de tener los dones en una prioridad equivocada. Como en la actualidad hacen los que se desvían de la enseñanza bíblica de los dones, los corintios estaban poniendo el énfasis de la vida cristiana en el lugar equivocado. El amor, como uno de los aspectos del fruto del Espíritu, tiene más importancia que los dones que los corintios consideraban más sublimes o importantes. El don de profecía, o el de lenguas, o el de conocimiento (o ciencia), sin amor, son inútiles (1 Corintios 13:1-3). Todos estos dones se acabarían, pero el amor nunca dejaría de ser (v. 8). El camino del fruto, en vez de los dones, es el camino más excelente.

¿Cómo poner en práctica los dones?

Vasos de Honra o de Deshonra:

Dios ha escogido depositar  en vasos de barro (2 Corintios 4:7) sus dones, para que sea Él quien reciba la gloria, pero esos mismos vasos pueden ser vasos para honra o para deshonra (Romanos 9:21). Es la responsabilidad de cada creyente mantenerse limpio del mundo para poder ser un vaso de honra para su Señor (Tito 2:12; 1 Juan 2:15-17).     El cristiano tiene la responsabilidad de mantenerse limpio para llevar más fruto (Juan 15:2). Una de las tragedias grandísimas es ver a cristianos dotados con dones del Espíritu, usándolos para al mundo, o simplemente no usándolos.

Los Instrumentos que Dios usa:

Ya indicamos que ningún receptor de algún don del Espíritu tiene razón en vanagloriarse, pues es Dios quien reparte los dones a quienes Él quiere, y como Él quiere. Aún más, por si eso no fuera razón suficiente para evitar toda vanagloria de parte del creyente en el ejercicio de su don, Pablo les recuerda a los corintios que lo más necio del mundo, y lo que no es, y lo débil, y lo menospreciado escogió Dios para hacer su obra, “para que nadie se jacte en su presencia” (1 Corintios 1:26-29).

Somos nosotros los que equivocadamente creemos que algún incrédulo que tiene un talento, sería un gran instrumento para la gloria de Dios si se convirtiera al evangelio. La experiencia y las Escrituras que ese no es el caso, sino que Dios se vale más bien de aquel que está dispuesto a ser usado por Él. Moisés puso todas las excusas que pudo para rehuir al llamado de Dios, pero Dios le hizo ver que cualquier obstáculo, para Dios no es obstáculo, si nos dejamos usar por Él.

Cierto es que no todos somos llamados a predicar, pero todos somos llamados a servir; cada uno en su capacidad y con el don que Dios le dio. Quiera Dios que todo creyente sea encontrado haciendo la voluntad de su Señor hasta que Él venga.    (Final de estos estudios)

 

¿Bajo Qué Ley Están Los Cristianos? final

Proposición 17.  Ninguna parte de la gran ley espiritual de Dios se abolió, se reconstruyó o cambió en la cruz. Los Cristianos hacen mucho ruido y pocas nueces diciendo que es absurdo que Dios haya abolido Su ley en la cruz y luego volviera a promulgar nueve décimas partes de ella... Pero esto es tan sólo un espantapájaros sacado de su propia imaginación, razón por la que puede echarse abajo fácilmente... La gran ley moral de Dios es inalterable. Pero la ley Mosaica fue tan sólo una ley nacional fundada sobre los principios de la ley moral de Dios. Aún cuando ésta existió no sobrepasó a la ley eterna de Dios, y cuando terminó de ninguna manera afectó a la ley de Dios, la cual continuó adelante inalterable e inmutable. Ilustrémoslo: La ley del país de Guatemala prohíbe el homicidio, el robo y el adulterio. En estos asuntos, ésta se fundamenta en la ley moral de Dios. Si se llegara a abolir la ley de Guatemala, ¿significa que también se abole la ley de Dios? No. Así sucede con la ley estatal de Israel. Ni su promulgación en el Sinaí ni su abolición en la cruz cambió de alguna manera la gran ley moral de Dios que juzgará al mundo

CONCLUSIONES: ¿Bajo qué ley están los cristianos?  ¿Dios habla? Ciertamente que sí. “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo.” Hebreos 1.1-2. Este pasaje señala que Dios ha hablado a los hombres muchas veces y de muchas maneras. No importa de qué manera la voluntad de Dios pudo haberse expresado, sería ilógico desobedecer. Dicen algunos Cristianos: “Si la ley del Sinaí ha desaparecido, entonces no hay ley ni pecado”. ! Según esto, entonces, es imposible que Dios revele Su voluntad a los hombres, excepto en aquellas palabras precisas, letra por letra! ¿Quién puede creer en semejante absurdo? Toda la controversia se reduce simplemente a esto: ¿Ha revelado Dios en el Evangelio contenido en las 14 epístolas del apóstol Pablo, clara y plenamente Su voluntad a los hombres y les ha dicho qué está bien y qué está mal? ¿No es acaso la voluntad de Dios revelada por medio de Sí mismo en el Nuevo Testamento una autoridad superior al Antiguo Testamento? ¿Deben modificarse las enseñanzas del Nuevo Testamento para que armonicen con la letra de la ley del Antiguo Testamento? o ¿deben modificarse los preceptos del Antiguo Testamento para que armonicen con el evangelio? Lo último, ciertamente, es lo correcto. Pero el evangelio en ninguna parte, ordena que se guarde el séptimo día.

El evangelio de Pablo es la "ley" para los cristianos

 Los cristianos serán juzgados por el evangelio, “en el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi evangelio” Romanos 2.16. Dios dijo, “A él oíd” Mateo 17.5. Toda potestad le es dada en el cielo y en la tierra, Mateo 28.18. “Les enseñaba como quien tiene autoridad” Mateo 7.29. Jesucristo tiene una ley, Gálatas 6.2, “Cumplid la ley de Cristo”. “Las costas esperarán su ley” Isaías 42.4. Estamos bajo Su ley, 1 Corintios 9.21, “Bajo la ley de Cristo"(Diaglott), “Bajo la ley del Mesías”, (versión Siríaca).

Jesucristo Dio Mandamientos  “Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios”, Efesios 1.1, decía: “desechando la mentira, hablad verdad”, “no pequéis”, y “el que hurtaba, no hurte más”, Efesios 4.25-28, y “lo que os escribo son mandamientos del Señor” 1 Corintios 14.37. Sin embargo, algunos cristianos dicen que si la antigua ley desaparece, no habría mandamientos contra la mentira, el robo, etc. Pero sabemos que no es así, como los textos anteriores nos enseñan. Pablo dice, “nada que fuese útil he rehuido de anunciaros y enseñaros”, “porque no he rehuido anunciaros todo el consejo de Dios” Hechos 20.20, 27. Toda obra carnal  de la que el corazón humano puede ser hallado culpable, está proscrita en el evangelio de Pablo que es el de Jesucristo (Gálatas 5:19) (se nos dice) ¡sólo el decálogo condena el pecado! Y eso es cierto pues sólo en el decálogo existía la ley, la cual fue abolida en la cruz.

El N. T. no se opone al A. T. en el evangelio, con toda la autoridad de Dios.  Existe la ley del espíritu de vida en Cristo Jesús escrita en nuestros corazones.

Entonces, ¿debemos desechar el Antiguo Testamento? De ninguna manera. Es una mina de verdad preciosa y debe recibirse como la palabra inspirada de Dios, pero debe estudiarse a la luz de las 14 epístolas del Apóstol Pablo (de Romanos a Hebreos)  y debe evaluarse por él. Nada debe requerirse de un cristiano simplemente porque se encuentra en la ley del Antiguo Testamento. Sólo el Evangelio puede obligar a la conciencia. En éste, el séptimo día terminó por completo, porque no hay un solo requerimiento en todo el Evangelio que obligue a guardarlo, al contrario, Pablo nos insta y enseñaba a apostatar de la Ley; por el contrario, su abrogación (por medio de cumplimiento) se enseña con toda claridad.

Los Preceptos de Cristo Son Mandamientos

A los preceptos de Cristo y Sus apóstoles se les llaman a menudo mandamientos. Jesús dice: “El Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar”. Juan 12.49. Si Dios le dio a Cristo mandamientos, y él a su vez los dio a Su Asamblea. ¿No son éstos mandamientos de Dios? Ciertamente. La antigua dispensación estaba desapareciendo, y el Señor estaba proclamando los mandamientos de Dios para la nueva dispensación, el evangelio.

¿Son Suficientes los Mandamientos de Cristo? Si hacemos lo que Jesucristo manda, ¿no es suficiente? y ¿no estaremos seguros del amor de Dios? Pero, ¿dónde mandó Jesucristo que se guardara el séptimo día? En ninguna parte. Lucas dice que El Señor fue levantado, “después de haber dado mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido”.  Ahora escuchemos a Pablo cómo enseña con respecto a lo que son los mandamientos en el evangelio: “Si alguno se cree profeta, o espiritual, reconozca que lo que os he escrito son mandamientos del Señor”. 1 Corintios 14.37.

En vista de ello, todos los escritos de Pablo son “los mandamientos de Dios”. Y el apóstol dice que aquellos que son espirituales deben reconocerlo. ¿Lo reconocen nuestros hermanos cristianos? Nuevamente Pablo dice, “Porque ya sabéis qué instrucciones os dimos por el Señor Jesús” 1 Tesalonicenses 4.2.  Por consiguiente, el apóstol Pablo dio  mandamientos por la autoridad del Señor Jesús. “Cualquiera que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre sabio”  Ya que Cristo es nuestro “Maestro y Señor”, Juan 13.13, la “Cabeza” de la asamblea, Efesios 1.22, “El todo y en todos”, Colosenses 3.11, "Que tiene toda potestad en el cielo y en la tierra”,  Todo hijo de Dios, no tiene por qué temer por su salvación. Pastor: Oscar Enrique Tenes Pellecher,  Teléfono 4782683 Guatemala C.A.  fam.tenes@starnet.net.gt (fin de estos estudios)

 

Las Creencias De Los Bautistas No Conformistas

TEMA: De las cosas del futuro

INTRO: Hoy hay mucha confusión en las asambleas siendo que unos pastores predican las doctrinas de hombres en vez de "lo que dice la Palabra de Dios".  Tal enseñanza ha producido mucha confusión y ha causado desaliento entre los creyentes.

      Por eso vamos a mostrarle dos puntos de vista de error y un punto de vista correcto, que se basa en las Escrituras.  Los primeros dos son populares porque agradan a la gente. Hermano predicador, si usted no está enseñando que el regreso del Señor es inminente los miembros no tendrán interés por cumplir la Gran Comisión porque dicen: "No hay prisa...hay mucho tiempo"  Esta es una mentira de Satanás.

I. Tres puntos de vista acerca de la Segunda Venida de Jesucristo:

1.  El primero es un error, conocido como "post-milenial", es decir, que Jesucristo no regresará hasta después de mil años de paz y prosperidad como está predicho en el A.T.  Dicen que los últimos mil años de la "edad de la asamblea, de la gracia" serán un período de paz y abundancia causado por los esfuerzos del cristianismo en el mundo entero.  Y que una vez que haya paz y prosperidad  Jesucristo vendrá y nosotros viviremos con Él durante la eternidad.  Incluida con esta doctrina falsa está la de "una resurrección general" y "un juicio general" donde los "buenos" entrarán en la gloria y los "malos" en el tormento, usando mal el versículo Juan 5:29.  Para llegar a esta conclusión, ellos tienen que espiritualizar todas las profecías, una práctica peligrosa.

2. El segundo punto de vista erróneo es que dicen que "no será la edad milenial" (a-milenial), que Jesucristo vendrá al final de la edad presente y que los "buenos" van al Tercer Cielo y los "malos" al tormento.  Para llegar a esta doctrina defectuosa tienen que ignorar a la nación de Israel, y decir que las promesas del A.T. dadas a Israel fueron para la asamblea.

3. Pero ahora, vamos a ver lo que dicen las Escrituras: Este punto de vista correcto se llama el "el regreso pre-milenario" de Jesucristo y se basa puramente sobre las Escrituras.

(1) Su significado: que Jesucristo ha de venir en el aire (la primera etapa de Su Segunda Venida) para tomar a los redimidos al Tercer Cielo y que después de siete años (de la Gran Tribulación) Él regresará con los redimidos para establecer Su reino de mil años aquí sobre esta tierra.

(2) El orden de eventos:

  A. La edad presente de la asamblea terminará con la resurrección de los cuerpos de los redimidos y el arrebatamiento de los creyentes vivos, 1 Tesalonicenses 4:16, 17.

  B. Inmediatamente será la Tribulación de los siete años, como se describe en Apocalipsis capítulos 6-19.

  C. Al fin de aquellos siete años Jesucristo regresará  (la segunda etapa de Su segunda venida) para tomar control de la tierra y establecer Su reino de mil años como Él ha prometido a los judíos.

  D. Terminados aquellos mil años de paz y abundancia, vendrá una rebelión, Apocalipsis 20:7-10, seguida por el "Juicio del Gran Trono Blanco", Apocalipsis 20:11-15, luego la renovación de esta tierra y la atmósfera y con esto comienza la Eternidad Futura, con Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo, aquí sobre este globo, una vez y para siempre.

E. Método de interpretación de este punto de vista "pre-milenario" es clara, normal, literal, histórica y gramática.  Nosotros, los no-conformistas, no torceremos las Escrituras, dejamos las Escrituras  hablar por Sí mismas tomando el capítulo veinte de Apocalipsis literalmente.

II. Ahora tratamos con el "arrebatamiento" de los redimidos que vivan cuando Jesucristo vendrá en la primera etapa de Su segunda venida.

1. ¿Cuándo será tal evento? Los falsos dicen que Cristo no vendrá hasta después del milenio, o que no será un milenio, que aquel "arrebatamiento" vendrá al fin de esta edad presente y que esto será "el fin del mundo".  ¡Qué tontería!

2. Hay varios puntos de vista enseñados por los "pre-milenaristas":

(1) Que el arrebatamiento será antes de los siete años de la Gran Tribulación.  Yo, el editor, he tomado esta posición por 54 años.  Se basa en las Escrituras y cabe bien con las demás profecías.

  A. Que los creyentes vivos serán llevados directamente al Tercer Cielo para escapar de la Tribulación, note Apocalipsis 3:10.

 B. Ya que el Espíritu Santo será tomado de la tierra en tal momento, será necesario que cada creyente sea tomado también, 2 Tesalonicenses 2:7b.

  C. La Gran Tribulación será siete años de derrama de la ira de Dios sobre este mundo lleno de pecado por los que han rechazado a Su Hijo.  Los creyentes no estarán, 1 Tesalonicenses 1:10; 5:9.

  D.  Aquel arrebatamiento solamente puede ser inminente si ocurre antes  de la Tribulación, 1 Tes.  5:6.

(2) Unos dicen que el arrebatamiento ocurrirá  "durante" los siete años de la Tribulación, o sea en la mitad.  Dicen:

  A. Que la "trompeta de Dios" de 1 Tesalonicenses 4:16 es la misma de Apocalipsis 11:15, que sonará en la mitad de los siete años.

  B. Que la Gran Tribulación consiste solamente de los últimos tres años y medio de la septuagésima semana de Daniel 9:27 y que los creyentes vivos solamente tienen la promesa a ser librados de esto, nada más, Apocalipsis 11:2; 12:6.

  C. Que la resurrección de los "testigos" de Apocalipsis 11:12 señalará el arrebatamiento de los creyentes vivos y por eso los creyentes serán arrebatados en tal tiempo.

(3) Otros dicen que el arrebatamiento será al terminar los siete años de Tribulación.  Dicen que los creyentes vivirán aquí durante tal tribulación, que el arrebatamiento será distinto de la Segunda Venida aunque se separe por un intervalo breve.

III. Que el arrebatamiento y la Segunda Venida son descritos con las mismas palabras.  Que ser "preservado" de la ira de Dios es una protección "sobrenatural" de los juicios en aquel tiempo, que los creyentes serán vistos sobre la tierra durante la Gran Tribulación, Mateo 24:22, y otros dicen que el arrebatamiento será "parcial", que solamente los que sean "dignos" serán tomados y los "mundanos" serán dejados a sufrir.  Los falsos usan Hebreos 9:28c que requiere una preparación.

1.  Una descripción del arrebatamiento, 1 Tesalonicenses 4:13-18; 1 Corintios 15:51-37; Juan 14:1-3.

2. Los eventos del arrebatamiento:

(1) Jesucristo vendrá "en el aire".

(2) La resurrección de los creyentes muertos.

(3) El cambio en los creyentes vivos.

(4) El viaje al Tercer Cielo.

IV. La Gran Tribulación.

1. Su duración, siendo que es la  semana 70 de Daniel, es de siete años, Daniel 9:27, nota Apocalipsis 11:2, 3.

2. Su distinción, Mateo 24:21; Apocalipsis 6:15-17.

3. Su descripción:

(1) Juicio sobre este mundo, "Los sellos", Apocalipsis 6;  "Las trompetas"; Apocalipsis 8, 9; "Las copas", Apocalipsis 16.

(2) Persecución de la nación de Israel, Mateo 24:9, 22, Apocalipsis 12:17.

(3) Salvación de las multitudes, Apocalipsis 7.

(4) La aparición del "anticristo", 2 Tesalonicenses; Apocalipsis 13.

4. Su final.  Terminará con todas de las naciones al pelear contra Jesucristo en la batalla de Armagedón, Apocalipsis 19.

V. El milenio... un período de mil años del reino terrenal de Jesucristo para cumplir los pactos hechos con Abraham y David.

1. Su designaciones: "El reino del cielo", Mateo 6:10; "El reino de Dios", Lucas 19:11; "El reino de Cristo", Apocalipsis 11:15; "La regeneración", Mateo 19:28; "Tiempos de refrigerio" Hechos 3:19; y "El mundo venidero", Hebreos 2:5.

2. Su gobierno:

(1) Su Cabeza será Jesucristo, Apocalipsis 19:16.

(2) Su Carácter será un reino espiritual, lo cual traerá paz, igualdad, justicia, prosperidad y gloria, Isaías 11:2-5.

(3) Su ciudad capital será Jerusalén, Isaías 2:3.

3. Su relación con Satanás: Durante aquel tiempo de mil años Satanás será atado hasta casi el final cuando será suelto para decepcionar a las naciones y traerlas a una batalla final contra Jesucristo, Apocalipsis 20 donde él será derrotado y lanzado en el Lago de Fuego.

VI. Juicios futuros:

1. De las obras del creyente:

(1) Tiempo: Después del arrebatamiento de los redimidos.

(2) Lugar: El Tercer Cielo.

(3) El Juez: Jesucristo.

(4) Los sujetos: Cada persona redimida.

(5) Base: Obras hechas después de ser salvo.

(6) Resultados: Recompensas o pérdida de recompensas.

(7) Escrituras: 1 Corintios 3:11-15; 2 Corintios 5:10.

2. Juicios de las naciones de los gentiles (los incrédulos).

(1) Tiempo: Cuando Jesucristo vendrá la segunda vez, Mateo 25:31-46.

(2) Lugar: Valle de Josafat, Joel 3:2.

(3) Juez: Jesucristo.

(4) Sujetos: Todos de los incrédulos viviendo.

(5) Base: Su tratamiento de los judíos durante la Tribulación.

(6) Resultados: Los "salvos", entran en el reino; los "perdidos" al Lago de Fuego.

(7) Escrituras: Mateo 25:31-46; Joel 3:2.

3. Juicio de la nación de Israel.

(1) Tiempo: Durante el tiempo cuando los redimidos pasan delante del Tribunal de Cristo, los judíos serán juzgados por Satanás durante los siete años de tribulación.

(2) Lugar: Sobre esta tierra.

(3) El  Juez: Jesucristo

(4) Base: Su rechazamiento de Yahvé y el Mesías.

(5) Resultados: Su salvación, Zacarías 12:10; 14:4; Isaías 66:8.

4. Juicio de los mensajeros caídos.

(1) Tiempo: Quizá después el reino de mil años.

(2) Lugar: No conocido.

(3) Jueces: Jesucristo y los creyentes.

(4) Sujetos: Mensajeros caídos.

(5) Base: Desobediencia a Dios, siguiendo a Satanás.

(6) Resultado: Lago de Fuego.

(7) Escrituras: Judas 6; 1 Corintios 6:3.

5. Juicio de los muertos incrédulos:

(1) Tiempo: Después del milenio.

(2) Lugar: Delante del Gran Trono Blanco.

(3)  Juez: Jesucristo.

(4) Sujetos: Todos de los incrédulos desde Caín.

(5) Base: Rechazamiento del Salvador.

(6) Resultados: Lago de Fuego.

(7) Escrituras: Apocalipsis 20:11-15.

VI.  Las dos resurrecciones:

1. De los redimidos, Lucas 14:14; Juan 5:28, 29.

(1) Incluye todos de los redimidos desde Adán, 1 Tesalonicenses 4:16.

2. De los incrédulos, Apocalipsis 20:11-15.

(Fin de estos estudios)

 

Los Últimos Dichos De Jesucristo

TEXTO: Juan 10:17, 18

INTRO: Debido al gran sufrimiento, Jesús el Cristo, habló pocas palabras durante Su tiempo sobre aquella cruz, pero cada una tiene significado.

I. Un ruego para el perdón de los soldados., Lucas 23:33,34 para cumplir la profecía de Isaías 53:12.

1. ¿Cómo fue aquella petición contestada?

(1) Con la conversión de uno de los dos ladrones, Lucas 23:40-43.

(2) La conversión del centurión, Lucas 23:47.

II. Una promesa de salvación, Lucas 23:43

III. Una provisión para Su madre, Juan 19:26, 27.

IV. Una petición a Su Padre, Mateo 27:45, 46.

V. Una petición para alivio físico, Juan 19:28

1. Aquí podemos ver la verdadera humanidad del Cristo.

2. Estas palabras cumplieron el Salmo 69:21.

VI. Una proclamación de victoria, Juan 19:30.

1. La obra de redención ya es terminada.

VII. Una oración de consumación, Lucas 23:46.

(Este es el fin de los estudios tomados del libro escrito por John MacArthur)        

 

La Redención Limitada

 Por J. Candeas

      Cuando Juan el Sumergista se encontró a Jesús por vez primera, señalándolo con el dedo, dijo: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo", Juan 1:29.  Seguro que Juan, gran conocedor de la Escritura, al decir estas palabras estaba señalando Génesis 22:8 donde Isaac dijo a su padre: ".... ¿dónde está el cordero para el holocausto?...." Desde entonces, los hombres vienen discutiendo el significado de estas palabras y todavía no se ponen de acuerdo al respecto.  Con este estudio, que versa sobre el alcance de la muerte del Señor, queremos tomar parte en esta discusión y dar nuestra opinión.  ¿Por quiénes murió Jesús?  ¿Por todo el mundo?  ¿Solamente por Su pueblo?

I. La teoría de una salvación "universal".  La teoría más extendida a lo largo y ancho del mundo religioso es la conocida "redención universal"...que Jesucristo murió por todos hombres, pero solamente se salva el que se apropia esta salvación, creyendo en Él.  Esta teoría es el embrión de la salvación por obras.  El romanismo, las sectas falsas y el arminianismo enseñan esta "doctrina barata".  Prestemos atención a las siguientes razones que exponemos en contra de la "salvación universal".  Como siempre, lo haremos apoyándonos en las Escrituras.

1. Jesucristo no murió en lugar de todos.  La Biblia no dice que Jesucristo hizo Su Obra en la cruz "por todo el mundo".  Dice lo contrario:

(1) No fue el rescate de todos los hombres sin excepción, porque hay seres encarcelados eternamente, 1 Pedro 3:19.  Si Jesucristo hubiera pagado el rescate de todos los seres, no habría ninguno de ellos encarcelado.

(2) No llevó el pecado de todos los hombres, por cuanto los hay con su pecado permanente en sí, Juan 8:21; 9:41.

(3) No fue hecho maldición por todos, porque la Biblia dice que hay personas malditas eternamente, Mateo 25:41.

      A. Desde los mismos infiernos se levantarían voces contra Dios si fuera cierta esta doctrina falsa.  Los eternamente encarcelados, los malditos y los que permanecen con sus pecados sobre sí, gritarían diciendo! Eres injusto, porque has cobrado la deuda dos veces; a Tu Hijo, que pagó nuestra deuda y ahora a nosotros aquí.  Aceptaste castigar a Tu Hijo en vez de a nosotros, y ahora nos castigas a nosotros también".

      Es una verdad rotunda: Si Jesucristo pagó la deuda de TODOS los hombres, aunque éstos no crean, deben ser exentos de tal deuda.  Lo contrario es cobrar la deuda dos veces, algo que el Dios Justo no puede hacer.  Jesucristo, pues, no murió por todos los hombres.

2. La cruz, banco de méritos.  Decir que Jesucristo derramó Su sangre por todos los hombres y que, cual medicina en la farmacia, está a la disposición de quien voluntariamente acuda a la cruz y se lave en ella, de decir lo mismo que la "iglesia papista", al enseñar que los méritos de Jesucristo y de todos los "santos" están depositados en la "iglesia" quien, a su vez, los aplica a cambio de ciertas obras.

3. La cruz, salvación por obras.  Esta enseñanza arminiana de la "salvación universal" es, en germen, una salvación por obras.  Jesucristo murió por todos, pero.....se salva quien crea....quien haga la obra de creer.  Si no hace esta acción de creer, aunque Jesucristo le salvó, ¡él no se salva!  No salva, pues, Jesucristo, sino el que obra, el que cree.  ¡Esto depende del hombre!, Romanos 9:16.

4. La cruz, obra vana.  Si Jesucristo salvó en la cruz a todos los hombres, pero solamente se salvan los que van a Él "...en vano murió Cristo..." pues ya hemos aprendido que "...nadie quiere ir a Cristo..." Juan 5:40; 19:15; Lucas 19:14.

5. La cruz, medida por el hombre.  Otra conclusión que se desprende de esta enseñanza humana es que el valor del Sacrificio del Señor no es "per se", sino que se lo da el hombre.  Si éste cree y se salva, el Sacrificio ha tenido valor.  Pero si el hombre rechaza a Jesucristo, Su Sacrificio ha sido en vano, no tiene valor alguno, ni fruto, no ha servido para nada.

6. La cruz niega la omnisciencia de Dios.  Si calamos hondo en que Jesucristo padeció en vano por todos aquellos que se pierden, llegamos a la conclusión de que Dios no es omnisciente, porque no supo ver que estaba castigando a Su Hijo en vano, por los pecados de quienes nunca iban a creer en Él y que no se beneficiarían de estos sufrimientos.  La Biblia dice que el Sacrificio del Señor Jesucristo fue algo predeterminado antes de la fundación del mundo, 1 Pedro 1:20, y cuando el Dios Trino decidió el Sacrificio de la Segunda Persona, fue con un propósito claro, definido y justificado.  La "salvación universal" pues, es una enseñanza falsa que nosotros rechazamos.

II. Textos fuera de contexto.  Cuando el diablo, astutamente, tentó a Jesucristo, citándole la Escritura, Él le respondió con infinita Sabiduría por el Señor de la Escrituras: "Además está escrito:...." (Mateo 4:7)   El arminianismo suele esgrimir también una serie de textos bíblicos para enseñar la "Muerte Universal de Cristo".  Vamos a responder:

1. Juan 12:31, 32.  Se hace énfasis en "...a todos..."  Pero no se refiere a todos los habitantes de la tierra, pues no todos son salvos, note Hechos 13:48.  Solamente los destinados a salvación.  Este "...a todos..." que Jesucristo pronunció, a raíz de la venida e interés mostrado por unos griegos hacia Su Persona, hay que entenderlo a la luz de Juan 10:16.  Jesucristo enseña aquí que Su muerte será para salvación no solamente para el redil judío, sino también para todos los gentiles que entrarían a formar parte de los redimidos.  Por eso Jesucristo no pide al Padre por todos sino solamente por los que Él salvó en la cruz,  y por quienes Él murió solamente, Juan 17:9, 20.

2. Hebreos 2:9.  El mismo énfasis que el anterior "todos".  El escritor está hablando a creyentes y "...gustar la muerte por todos..." no se refiere a "todo el mundo" sino a los hijos de Dios por quienes Jesucristo padeció en la cruz.  Ahora léanse los versículos de 2:10, 13-17.

3. I Timoteo 1:15.  Estos pecadores no son todos "sin excepción", sino los creyentes, los elegidos, como Pablo aclara en el versículo siguiente.

4. 2 Pedro 3:9.  Aquí, el arminianismo subraya las palabras siguientes: "...no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento..."  Se manipula la Palabra de Dios y se saca de su contexto.  Pedro sale al paso de los que se burlaban de la Venida del Señor, que siempre se hablaba de ella y nunca su efectuaba, como decían los paganos.  Pedro se dirige en esta Carta a creyentes y a éstos, solamente a éstos, les explica que el Señor aún no ha vendido porque es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno de nosotros los elegidos, quedemos sin ser salvos y pacientemente espera que nazca el último de los elegidos para venir por Sus redimidos.  La paciencia del Señor es para con nosotros y para salvación, lea v. 15; Apocalipsis 6:11.

5. 2 Corintios 5:14, 15.  Son palabras dirigidas a creyentes y se refiere a ellos solamente.  Todos estaban judicialmente muertos y Jesucristo murió por ellos, para darles Vida.  En el v. 21 particulariza la redención, al decir: "...al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él...".

6. 1 Corintios 15:22.  Se refieren estas palabras a la resurrección y no a la muerte de Jesucristo, porque no todos los seres de este mundo han sido vivificados.  Pablo aclara este pensamiento, al decir: "...pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en Su Venida....".

7. 1 Timoteo 2:4-6.  Al arminianismo, con la palabra "todos", le pasa como a los romanistas con la palabra "agua", que enseguida la conectan con el "bautismo".  No distingue, al leer "todos", entre todos sin excepción y todos sin distinción.  Pero la Biblia sí hace esta distinción en numerosos pasajes.  Marcos 1:5; Lucas 3:21.  Veremos que estos "todos" y "toda" no eran bautizados,  Lucas 7:30.  Veamos los siguientes textos para ver que no se pueden interpretar como "todos" sin excepción o sin distinción: Juan 8:2; Hechos 22:15.  Estos textos, pues, significan "todos" sin distinción, como indica el texto al mencionar las diversas clases: los hombres, los gobernantes, los que están en eminencia, etc.  Léase Mateo 20:28.  No "todos" los hombres han sido rescatados, sino muchos, sin distinción de clase, de lengua, etc. 

8. Tito 2:11, 12.  Aquí no se habla de la muerte de Jesucristo sino de la "Llamada General" que se hace a todos los hombres.  En el verso 14 se habla de la redención y se dice que es "limitada", al decir: "...por nosotros..."

9. Juan 3:14-19; 6:33, 51.  Jesucristo, en esta porción primera, recuerda la serpiente levantada por Moisés en el desierto, para dar vida..... ¿A quiénes?  Al pueblo.  En la segunda, Jesús habla de Sí mismo como la "Vida" del mundo.  Y en realidad, eso es Él, Juan 1:4.  Pero Él no dice en estos versos que salvó a "todo el mundo".  Dice que Él es la Vida y Su carne la dio para que tengan vida los que comieron o creen, no los que crean.  ¿Quiénes creen?  Juan 6:35, 37, 44.

10. Jesucristo vino a salvar a Su pueblo, a Sus ovejas, y cuando venga otra vez, separará las ovejas de los cabritos, y les dirá (Mateo 25:31, 34, 41).  Los arminianos le dirán al Señor: "Tú dijiste que moriste por todos y ¿ahora nos condenas?"  Y el Señor les dirá: "Nunca dije que Yo morí por los que no conocí jamás.  Yo dije siempre que con una Ofrenda hice perfecto para siempre a los santificados", vea Hebreos 10:14.

 

Nueces Duras Para Los Adventistas Del Séptimo Día

POR: Benedicto L. Alonso Díez

INTRO: En casi todas partes del mundo la falsa doctrina de los Adventistas del Séptimo Día, es aceptada como la verdad de las Escrituras.  Ud. y yo, como pastores, tenemos una responsabilidad al exponer sus doctrinas falsas.  Lo que sigue son preguntas honestas para usar con los que han caído en tal movimiento:

1. ¿Dónde está la prueba de que hombre alguno haya guardado el séptimo día al no ser mandato especial, antes de la promulgación de los Diez Mandamientos? Génesis 2:2-3; Éxodo 16:1-6; 20:1-8.

2. Si fuera verdad que los cristianos tienen obligación de observar el séptimo día, ¿por que los del tal movimiento salen de sus habitaciones el sábado siendo que la Ley lo prohíbe? Éxodo 16:29.

3. Si guardáis uno de los sábados, el séptimo día, ¿por qué no guardáis todos los sábados: el Año Séptimo y el Jubilar?  ¿Quién  ha autorizado para hacer distinción? Levítico 25.

4. Si se requiriese que los cristianos observasen el séptimo día, ¿cómo vivirían en climas fríos, siendo así que la Ley prohíbe encender fuego en tal día? Éxodo 35:1-3.

5. ¿Es deber de cada cristiano matar a los que no observan el sábado?  Números 15:32-36.  Si lo afirmáis, pues ¿quién sería el ejecutor?  Y si lo negáis, ¿para qué sirve entonces la Ley? Éxodo 35:2.  Y si decís que las penas están abolidas, yo os responderé con el mismo texto que utilicéis para establecerlo; probaría que la Ley está abolida.  O si dijerais, que la Ley está aún en vigor, no habría un solo sabatista que pudiera escapar de la Ley violada.

6. Si los cristianos estuviéremos obligados a guardar el séptimo día, ¿por qué declaró el Señor que "...toda la Ley y los Profetas, dependen del amor..."  y  no de la observancia del sábado, como los sabatistas exigen? Mateo 22:34-40; Romanos 13:8, 10.

7. ¿Por qué no requirió nuestro Señor la observancia del sábado al joven rico, al enumerarle los mandamientos? Mateo 19:16-20.

8. Si los cristianos deben guardar la Ley de Moisés, o el sábado, ¿por qué los apóstoles y ancianos lo omitieron en Jerusalén, en sus recomendaciones a las asambleas de los gentiles? Hechos 15: 1-29.

9. Si los sabatistas guarden el séptimo día porque piensan que existió antes que la Ley de Moisés, ¿por qué no practican la circuncisión, que existió también antes que la Ley?  Génesis 17:1-4; Gálatas 5:6; 6: 15.  Y puesto que el sábado y la circuncisión fueron dados para durar el mismo tiempo, ¿por qué los sabatistas guardan silencio, al olvidar la práctica de la circuncisión?

10. ¿Cuándo algún patriarca, profeta o apóstol mandaron que los gentiles guardaran la Ley de Moisés?  ¡Oye, quiero pruebas y no evasivas!

11. Pablo afirma que el "ministerio de muerte" que fue grabado en piedras fue abolido, Éxodo 20:1-17; 31:18; 32:15, 16; 34:1-28; 2 Corintios 3:1-18.  ¿Cuándo, dónde y por qué y por quién se restableció?  Por favor mencionen el día o la época, con qué autoridad y la prueba de las Escrituras.  Por lo tanto...si el sabatismo es verdad, ¡Pablo estaría convicto de error!

12. Si los primeros creyentes observaron el séptimo día, ¿por qué rompían el pan el primer día, Hechos 20:7-12.  ¿Cómo explicar que los apóstoles predicaron las Buenas Noticias en Jerusalén, en Samaria, tanto a Cornelio el gentil, como a muchos otros, sin ordenarles que guardaran tal día?  ¿Descuidaron sus obligaciones, estando inspirados por el Espíritu Santo?  Hechos 2:1-47; 8:1-10; 10:1-48; 16:1-40.

13.  Comprobad en los Hechos que lo que se hacía era más importante que el día, Hechos 20:7.

14. ¿Es que guardáis el sábado efectivamente? ¿Descansáis o gastáis vuestros "sábados" propalando vuestras doctrinas casa a casa? ¿Acaso no coméis alimento que ha sido preparado en sábado por medio del trabajo, sobre un fuego encendido en tal día?  La Ley prohibía, Éxodo 20:8.11; 35:1-3.  ¿Ofrecéis el holocausto que la Ley requiere? Números 28:9, 10.  ¿Permanecéis dentro de vuestras casas durante el día? Éxodo 16:29.  Amigo, de no hacerlo así, según la Ley, no lo guardáis.  Y si admitís que alguna parte relativa al sábado, como que ha sido abrogada, convenís en que toda la Ley lo ha sido.  O en caso contrario, ¡os condenáis a vosotros mismos al no guardarla!

15. ¿Por qué insistir sobre observar el sábado si ya el A.T. profetiza el cese de los mismos? Óseas 2:11.

16. ¿Por qué no observáis las otras festividades judaicas, que al cesar cesaba también el sábado? Óseas 2:11.

17. ¿Qué día hizo el Señor sino el día del Señor? Salmo 118:24.  ¿Y no fue el "primer día del Señor" el primer día de la semana en el que resucitó?  Salmo 118:24; Apocalipsis 1:10.  Véase Lucas 24:31-41; Juan 20:26-28.

18. ¿No fue inmediato el cambio del séptimo por el primer día, de parte de Yahvé? Salmo 118:23, 24.  El séptimo día es la adoración de un pueblo enemigo y maldito, sin esperanza, vacíos, Gálatas 3:10; Mateo 23:38.

      En 2 Corintios 3:6-16 encontramos una comparación entre el antiguo pacto y el nuevo pacto:

             Decálogo:                          Buenas Noticias:

Mediador: Moisés...              Jesucristo....

Es de letra, vs. 6, 7                 Es de Espíritu, vs. 3, 6

Mata, v. 6                              Vivifíca, v. 6

Pone un velo, 13-15               Quita el velo, 14-16

Fue con gloria, 7-11              Con mayor gloria, 8-11

Había de terminar, 7, 10,      Permanece, v. 11.

CONCLUSIÓN: En el N.T. no hay mención del cuarto mandamiento aunque los demás son mencionados.  ¿Serías capaz de encontrar un pasaje en el N.T. que repita o hable de "guardar el sábado"?    (Fin)

 

¿Cómo Puedo Yo Ser Lleno del Espíritu Santo?

TEXTO: Efesios 5:17

INTRO: Cada creyente debe obedecer este mandato, pero ¿qué quiere decir?  Unos ven que es una "experiencia" reconocida por: Hablar en "lenguas"; Sensación de éxtasis indómito; Sensación de que el Espíritu Santo ha tomado control de su ser; Vencido con gran alegría; Siendo "muerto" por el Espíritu; teniendo la habilidad de profetizar; Habilidad de interpretar "lenguas".  Otros, como el editor de esta revista,  aunque salvo por más de 60 años, nunca he tenido nada de estas cosas, pero he sido "lleno" o "controlado" por muchos años por el Espíritu Santo. 

I. Antes de discutir el tema, vamos a ver lo que dicen las Escrituras del Espíritu Santo de Dios:

1. Él es una Persona, no una "fuerza"  o "poder extraño".

(1) En Juan 14:16 Jesucristo hizo referencia al Espíritu Santo como "Él", Juan 16:8 "...cuando Él venga..."

(2) Él tiene inteligencia, "...porque el Espíritu todo lo escudriña...", 1 Corintios 2:10, 11.

(3) Hace decisiones, "....repartiendo a cada uno en particular como Él designa....", 1 Corintios 12:11.

(4) Él tiene emociones, "...y por el amor del Espíritu....",  Romanos 15:30, nota Efesios 4:30.

(5) Él es activo.  Hace cosas que solamente una persona puede hacer:

  A. Habla, Apocalipsis 2:7.

  B. Intercede, Romanos 8:26.

  C. Enseña, Juan 14:26.

  D. Guía, Romanos 8:14.

  E. Designa, Hechos 20:28.

  F. Autoriza, Hechos 1:8.

2. Él es Dios (Elohim...objeto de adoración), la "Tercera Persona del Dios Trino, Uno con el Padre, Uno con el Hijo. Su Deidad, Divinidad se muestra:

(1) Su Nombre aparece igual con el Padre y con el Hijo, por ejemplo: Mateo 28:19; 2 Corintios 13:13, etc.

(2) El Apóstol Pedro dijo que Él es Dios, Hechos 5:3, 4.

(3) Se llama "Señor", KURIOS = supremo en autoridad, gobernador, 2 Corintios 3:17, 18.

(4) Tiene cualidades que solamente Dios puede tener:

  A. Eternidad, Hebreos 9:14.

  B. Omnipresencia, Salmo 139:7-10.

  C. Omnipotencia, Lucas 1:35, 37.

  D. Omnisciencia, 1 Corintios 2:10-12

             Por eso, las Escrituras dicen que Él vive dentro de cada creyente desde el momento del nuevo nacimiento, que Él es una Persona y que Él es Dios.  Quizá no entendemos todo con claridad, pero podemos aceptar lo que dicen las Escrituras.

II. ¿Quién puede ser lleno del Espíritu Santo?  Debe ser el deseo de cada creyente dejar al Espíritu Santo controlar su vida y hay dos prerrequisitos:

1. Uno tiene que ser nacido de arriba, Juan 3:6; 6:63.  Si uno no tiene el Espíritu Santo dentro de sí mismo, no es cristiano, Romanos 8:9.

2. El Espíritu Santo, aunque vive dentro del creyente, no va a forzarse a controlar tal vida.  Esta es una decisión que cada creyente tiene que hacer.

III. ¿Qué es la "llenura" del Espíritu Santo?  Es la influencia o control que Él toma cuando el creyente entrega toda de su vida a Él, dejándole tomar el control completo de nuestras vidas.

1. El creyente carnal puede ser "lleno" con: enojo, temor, celos, remordimiento, pena, orgullo, amor, ansiedad. 

2. Pablo usa la ilustración de un borracho en Efesios 5:17.  La persona bajo la influencia del alcohol es distinta en su: andar, hablar, hechos, pensamientos y sentir, porque está controlado por el alcohol. 

3. Ser "lleno"  con el Espíritu Santo es estar bajo Su control, lo que produce: amor, alegría, paz, paciencia, bondad, fidelidad, mansedumbre, y control de sí mismo, véase Gálatas 5:22, 23.

IV. ¿Cómo puedo yo ser controlado por el Espíritu Santo?  La parte de Dios es clara: Él nos controlará.  Pero, ¿cuál es nuestra parte?

1. Debemos estar centrados en Cristo.  Hacemos esto por:

(1) Asistir con regularidad a todos de los cultos de la asamblea.

(2) Observar la Cena del Señor, recordando Su sufrimiento y muerte por nuestros pecados, 1 Corintios 11:23-26.

(3) Hacer al Señor Jesucristo nuestro ejemplo, Juan 13:15; Filipenses 2:5-11; 1 Pedro 2:21-24.

(4) Tener un deseo de conocer a Jesucristo mejor, que podamos ser más como Él, Filipenses 3:10-14.

(5) No tener temor de la muerte porque esperamos estar con Él pronto, 2 Corintios 5:8; Filipenses 1:21-23; 2 Timoteo 4:6-8.

(6) Vivir con anticipación aquel día cuando aparezca ante el Tribunal de Cristo, 2 Corintios 5:10.

(7) Con consolación sabiendo que Jesucristo es nuestro Intercesor, Hebreos 4:14-16.

(8) Purificando a sí mismo de pecado esperando el regreso de Jesucristo, 1 Juan 3:2, 3.

(9) Anticipar el reino de Jesucristo sobre esta tierra, Isaías 2:1-4; Jeremías 23:5, 6; Apocalipsis 20:l-4.

(10) Gozándose en la seguridad que un día, cada ser que ha vivido, se tiene que inclinar ante Jesucristo y confesar que Él es el SEÑOR.

2. Debemos estar en la Palabra.  Su mente debe estar llena con las verdades de la Palabra, Efesios  5:17.

3. Debemos ser sumisos. Nota Colosenses 3:14 a 4:10.  Cuando uno es sumiso al Señor, el Espíritu Santo puede continuar controlando su vida porque:

(1) Usted se pone a sí mismo bajo la autoridad de las Escrituras cuando dice "dejad" los pecados de la carne y "vestirse" con las virtudes cristianos, Efesios 4:17 a 5:7; Colosenses 3:5-17.

(2) Confiesa sus pecados cada día para tener compañerismo con Dios, 1 Juan 1:9.

(3) Sea sumiso a otros como una expresión de su amor a Dios: Ser un buen esposo-esposa en su matrimonio; ser un buen ciudadano; sea un buen testigo para Jesucristo, Efesios 5:2-33; 1 Pedro 2:11 a 3:17.

4. Debemos tener confianza que ahora usted está bajo del control del Espíritu Santo. Aquella confianza produce una victoria espiritual porque da:

(1) Una conciencia continua de la presencia del Espíritu Santo, 1 Corintios 6:19, 20.

(2) Una dependencia del poder de Él, Efesios 5:18.

(3) Una aceptación de Su ayuda para cumplir la ley de Dios, Romanos 8:4.

(4) Día tras día "dejar" las cosas carnales, Efesios 4:22.

(5) Un rechazo a pecar, Romanos 6:1, 2.

(6) Una búsqueda de lo que es correcto, Efesios 4:24.

IV. ¿Cómo puedo determinar si soy "lleno" (controlado) por el Espíritu Santo? 

1. Hay cuatro evidencias:

(1) Compañerismo gozoso con los demás creyentes, Efesios 5:19a.

(2) Alabanzas del corazón, Efesios 5:19b.  Nota Col. 3:16.

(3) Gratitud sobre abundante, Efesios 5:20.  Nota Filipenses 1:3; 4:6; Colosenses 1:3, 12; 2:7; 3:15, 17; 4:2; 1 Tesalonicenses 1:2; 2:13; 5:18; 1 Tim. 1:12; 2:1; 4:3, 4:

(5) Sumisión reverente, Efesios 5:21.

2. La vida controlada por el Espíritu Santo produce fruto, Gálatas 5:22, 23.

(1) Amor.

(2) Gozo.

(3) Paz.

(4) Paciencia.

(5) Benignidad.

(6) Bondad.

(7) Fe.

(8) Mansedumbre.

(9) Dominio propio.  (Fin)

 

  Esta revista es una publicación gratuita y es enviado a usted por una obra de amor cristiano por parte de J. Alvino Nelson y su esposa Janet Eva.  Cuentan con la ayuda del Hermano Enrique Frías como el corrector de pruebas.

Envíanos las direcciones de otros pastores que pueden usar este material.

 Nota bien un cambio en la dirección del Internet:   jan@twinvally.net

     La dirección postal es:

Hojas de Oro

Beverly, Kansas  67423  EE. UU.