41 años de publicación gratis

Hojas de Oro

Un Llamado A Regresar A Las Enseñanzas Bíblicas

...que contendáis por la fe...” (Judas 3)

Año XXXXI, No. 4 ABRIL 2011


Índice:

Unas palabras del editor.

Escudos de bronce (III parte).

Escudos de bronce (IV parte).

Bosquejos maestros de la Biblia (XVI parte).

La EKKLESIA de Jesucristo no tiene un nombre propio.

Por qué los Bautistas No Conformistas no son protestantes.

Las asambleas bautistas.

La primera EKKLESIA (I y II parte).

Asambleas verdaderas o iglesias neblinosas (I, II y III parte).

Iglesia universal o asamblea local.

El Juicios Venidero de Dios.

Predicadores Requieren Discernimiento

Reglas por Seguridad Espiritual

Unas palabras del editor.

Hermano pastor: Estamos viviendo en los últimos días de esta edad, la edad de la Gracia, la edad de la Asamblea. Hoy vi las noticias del mundo y me pude dar cuenta de que en casi cada nación hay rebelión, descontento, guerras, desórdenes civiles, enfermedades sin cura, terremotos, huracanes, tempestades, hambres, etc., etc. Todo esto indica que el regreso del Señor Jesús está cerca. ¿Le estás enseñando a tu congregación cómo estar preparada? Tú eres el responsable de la condición espiritual de tu congregación. Un día tendrás que darle cuentas al Señor Jesús acerca de tu predicación.

En mis 86 años de vida nunca he visto al mundo en tal condición. La nación de Israel no tiene ningún amigo, aun mi nación, los EE. UU., le está dando la espalda. No hay solución. Nación tras nación está en bancarrota.

Hermano pastor, tienes que avisarle a tu congregación del gran peligro que corre al posponer arreglar sus vidas con el Señor. ¡Mañana quizás será demasiado tarde! Sí, tú, pastor, eres la persona responsable de tu congregación. Debes tomar esa responsabilidad y tener preparada a tu gente para el encuentro con el Señor Jesús.

Estoy orando por todos los que reciben esta revista. ¡Que Dios los bendiga ricamente y sean fieles en estos últimos días de esta edad!

Por medio de esta revista predicamos la verdad de las Escrituras. ¡Haz caso a la Palabra de Dios!

Esperando el pronto regreso del Señor Jesús, J. Alvino Nelson.

Escudos de bronce (III parte).

LECTURA: Mateo 16:13-20.

TEXTO: Mateo 16:18.

INTRO: La situación de hoy es semejante a la que había en los días del rey apóstata Roboam. El enemigo ha entra-do en la casa de Yahvé y quitado todos los escudos de oro (doctrina pura), dejando en su lugar escudos de bronce (doctrina falsa del hombre).

Uno de los “escudos de bronce” hoy es la falta de enseñanza acerca de qué es la EKKLESÍA del Señor Jesucristo. ¡Qué confusión hay con unas 200 denominaciones cristianas en todo el mundo! Todos dicen que creen las Escrituras pero pocos practican lo que dice la Biblia.

¿Cuál es el nombre propio para una asamblea cristiana?

¿Presbiterianos? No, porque esto indica la clase de gobierno. ¿Metodista? No, porque esto indica el método de trabajar. La asamblea del Señor no ha de conocerse, reconocerse o identificarse total o parcialmente por ningún nombre de denominación. Los seguidores del Señor fueron llamados por los nombres (apodos) de sus líderes durante los primeros siglos de la era cristiana.

Hoy usamos el nombre: “Asamblea Bautista No Conformista” para identificarnos. No siento vergüenza en usar la palabra “bautista” (aunque es mejor decir “sumergista”, pero esto no se entendería), porque somos los seguidores de Juan el Sumergista, varón enviado de Dios; de Jesús, quien fue sumergido por el Sumergista; y de los apóstoles, todos sumergidos por el Sumergista. Pero, es oportuno aclarar que nosotros no tenemos ninguna relación con los “bautistas” que pertenecen a convenciones, denominaciones u organizaciones. Somos una asamblea autónoma, con nuestro propio gobierno. La congregación (todos tienen voto) escoge al pastor (o pastores) y a los sirvientes (diáconos) por voto popular.

Las únicas asambleas verdaderas que han existido desde que Jesucristo prometió su perpetuidad, son las que continúan enseñando las mismas doctrinas del Señor y Sus apóstoles.

No es difícil examinar las doctrinas de los Presbiterianos, los Metodistas, los del Séptimo Día, etc., inmediata-mente verás que sus doctrinas son “hechas por el hombre” y no tienen base bíblica.

2. No tengo vergüenza de usar el nombre “bautista”. Es un nombre honorable, con distinción e identificación.

I. La naturaleza de la perpetuidad de la EKKLESÍA que Jesucristo comenzó durante Su ministerio terrenal.

1. No existe tal “sucesión” apostólica, como en la “iglesia romana”. Al morir los apóstoles su puesto quedó vacío.

2. No hagas caso de los que dicen: “La asamblea que Jesús formó apostató luego de algunos años y ya no existe”. ¡No! La apostasía fue de parte de los que dejaron la enseñanza pura de Jesús y los apóstoles, véase 1 Juan 2:18, 19.

3. Si uno tiene la habilidad de leer el texto bíblico todo está claro. Pero el problema es que nadie lee solamente la Biblia, sino que lee también los “libros” de las denominaciones. Por eso es la confusión.

II. Algunas peculiaridades bíblicas de las Asambleas Bautistas No Conformistas:

1. Reconocen a Jesucristo como el Único fundador y cabeza.

2. Aceptan solamente los 66 libros de la Biblia como la única regla de fe y práctica.

3. Perpetúan el orden dado por el Señor en Mateo 28:18-20: primero salvación, luego inmersión y después doctrina.

4. Sumergen solamente a los que han profesado abierta-mente su fe salvadora en el Señor Jesús, mostrando Su muerte y Su resurrección.

5. Celebran la Cena con jugo de uva y pan sin levadura, en la que participan solamente los miembros. La Cena es un memorial que muestra el sufrimiento y la muerte de Jesucristo a través de estos dos símbolos.

6. Cada miembro tiene iguales privilegios en la ejecución de la enseñanza del N.T. ¡Todos son iguales!

7. Nunca persiguen a otras asambleas “cristianas” pero siempre son perseguidos.

II. El Precursor de Jesús: Juan el Sumergista, hijo de Za-carías y Elizabet. Cumplió su ministerio extraordinario siendo enviado por Dios el Padre para predicarles a los judíos que “El reino prometido se había acercado”. Predicó acerca de la necesidad del arrepentimiento, y que los conversos tenían que ser sumergidos para mostrar que habían creído en el Mesías que había de venir.

1. Juan sumergió a Jesús, mostrando con esto que la salvación del alma del infierno no viene por el agua sino que es una identificación con Dios.

2. Juan sumergió a los varones que Jesús llamó a ser Sus apóstoles, y con ellos formó Su primera EKKLESÍA.

III. El significado de la palabra griega EKKLESÍA.

1. Quiere decir: una congregación de personas que provienen de sus hogares, negocios, etc., y que han sido llamados con un propósito. La palabra nunca se aplica a una jerarquía, edificio ni denominación.

2. Esta voz griega se usa 115 veces en el N. T.

(1) 76 veces en singular refiriéndose a una congregación lo-cal o a todas las asambleas.

(2) 36 veces en plural refiriéndose a más de una asamblea.

(3) Tres veces para designar una asamblea mundana o un tumulto de gente en un lugar.

3. Jesús organizó Su asamblea durante Su ministerio. No fue una institución “reformada”, ni una continuación de algo que existió antes de Su nacimiento.

IV. Algunas de las doctrinas de una asamblea:

1. Las Escrituras, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento, son la única regla de fe. Aparte de esto, no sabemos nada de la voluntad de Dios.

2. Que los miembros tienen que ser personas regeneradas y luego sumergidos con una inmersión bíblica.

3. La asamblea tiene solamente dos mandatos:

(1) La inmersión del creyente después de dar públicamente el testimonio de su salvación y de la votación de los miembros.

(1) La Cena, compuesta de jugo de uva y pan sin levadura, servida solamente a los miembros en plena comunión con la asamblea. Es un memorial y no tiene nada que ver con el perdón o la salvación.

V. Cada asamblea debe solamente tener dos tipos de oficiales. Pastores, depende del tamaño de la congregación (se llaman también obispos, ancianos) y sirvientes. La palabra diácono quiere decir sirviente. Ellos no tienen voz para gobernar a la asamblea sino que su deber es ayudar a los miembros que se encuentren en necesidad.

VI. El gobierno es congregacional (todos los miembros tienen voto). No episcopal, donde unos obispos mandan, o presbiteriano, donde los ancianos mandan.


Escudos de bronce (IV parte).

TEMA: La venida de Jesucristo.

LECTURA: 1 Tesalonicenses 4:13-18.

TEXTO: Juan 14:3.

INTRO: Cuando los enemigos se llevaron los escudos de oro (la doctrina correcta) del templo de Dios dejaron escudos de bronce (algo que no tenía valor, note 2 Crónicas 12:9, 10). Hoy sucede igual en muchas de las asambleas cristianas: los predicadores han tirado al lado los escudos de oro (la doctrina correcta de Dios) y en su lugar han puesto escudos de bronce, doctrinas que no son bíblicas y carecen de valor. Uno de los escudos de oro que ha sido reemplazado es el tema del regreso del Señor Jesucristo. Hermanos, ¿acaso no saben ustedes que Él regresará? Hechos 1:11; 1 Tesalonicenses 4:16; Hebreos 9:28.

Un acontecimiento que está basado en la autoridad de los mensajeros y de los Apóstoles, ¿no es verdad que debe ser de importancia vital?

Cuando Jesucristo vino la primera vez (Su nacimiento carnal) fue rechazado por casi todo el mundo, pero cuando vuelva aparecerá muy distinto, note 1 Timoteo 6:13-15. Cuando el Señor regrese se sentará en el Trono de Su Gloria (Mateo 25 31), y será admirable entre todos los que 3. creyeron (2 Tesalonicenses 1:10), regirá en juicio y en justicia a todas las naciones. ¡Cuán glorioso será ver al Rey en toda Su hermosura! (Isaías 33:17).

Quizás usted diga: “No me importan estas cosas”. Amigo, déjeme mostrarle al Salvador sufriendo, crucificado, muerto y resucitado como la única esperanza de la salvación de su alma del infierno. Yo le exhorto a arreglarse con Él para que no perezca en el camino, note el Salmo 2:12 y Mateo 16:26.

Aunque no sabemos el día, Él regresará, quizás muy pronto (Mateo 25:13). ¿Está bien tu vida con Él? (2 Pedro

3:14). ¿O quedaría usted abandonado y expuesto a sufrir las terribles calamidades que sobrevendrán sobre la tierra? (Lucas 21:25-27).

I. Cuando Él venga en las nubes todos los redimidos serán tomados directamente al Tercer Cielo, pero nótese bien lo que sucederá con los incrédulos en Apocalipsis 6:16, 17.

1. Como Amós declaró: “Prepárate para venir al encuentro de tu Dios” (Amós 4:12). Cada persona tendrá que venir cara a cara con Él ya sea para recibir Gracia o Juicio. Note 2 Corintios 5:20; 2 Corintios 6:2.

2. Amigo mío, te ruego que te arrepientas de tus pecados para así poder recibir a Jesucristo como tu Salvador (Hechos 17:30,31; 10:42,43). Hermano en Cristo Jesús, el regreso del Señor debe ser un verdadero estímulo para vivir una vida santa, 1 Juan 3:2, 3; Colosenses 3:4, 5.

1. Día tras día hay que pedirle a Dios desde la profundidad de nuestro corazón que Él nos haga semejantes a Jesucristo.

2. Hay que escudriñar la Palabra para ser santificado, limpio, Efesios 5:26.

3. Debemos orar porque nuestro espíritu, alma y cuerpo sean guardados sin reprensión para aquel día del regreso del Señor, 1 Tesalonicenses 5:23.

III. Algunos con desprecio dicen: “No creo en esto”.

1. Amigo que vas camino al infierno, ¿no has considerado a Moisés, David, Isaías, Jeremías, Daniel, a todos los demás profetas y los Apóstoles, que todos creyeron la Segunda Venida del Señor?

2. Bueno, quizás usted dirá: “Muchos han fijado fechas y todavía Él no ha regresado”. No ponga su confianza en el hombre, sino en la Palabra de Dios.

3. Algunos dicen: “No creo que este evento tendrá algo que ver conmigo”. Incluso muchos creyentes hablan así... pero es peligroso. Viven una vida que consiste en la ligereza, inconstancia e imprudencia. Pero en cualquier momento Él vendrá.

IV. Hermanos en Cristo Jesús, no pongan al lado la verdad.

Si el Espíritu Santo no le ha tocado con convicción en relación a aquel evento que vendrá, lea otra vez Lucas 12:45, 46; 21:34-36; 1 Tesalonicenses 4:18; 5:1-7.

V. De veras, ninguna doctrina puede motivar más profundamente al creyente a crucificar la carne, a consagrase a

Dios y a llevar adelante la obra que Él nos ha dado: testificar a los perdidos mientras esperamos Su venida. (Fin)


Bosquejos maestros de la Biblia (XVI parte).

TEMA: La consecuencia del pecado.

TEXTO: Romanos 6:23a.

INTRO: Hay mucha confusión en qué clase de pecado guía a la “muerte” como se menciona en 1 Juan 5:16, 17. Recuerde que Juan el Amado escribió su epístola a los creyentes y el creyente que peca debe confesar su pecado y recibir perdón, 1 Juan 1:9. Pero si el pecado es uno que produce la muerte física, aunque sea perdonado tal creyente perderá su vida física.

El día que Adán comió del fruto prohibido murió espiritualmente. Cometió aquel “pecado de muerte”, Génesis 2:16, 17. Cuando Adán, la cabeza de la raza humana, pecó contra su Creador, esto causó la muerte espiritual de todos sus descendientes porque su semilla fue corrompida, 1 Pedro 1:23; 1 Corintios 15:22.

Desde el día de la caída de Adán toda la raza humana, con una sola excepción, nació pecadora, Salmo 51:5. La excepción fue Jesús, el Dios-Hombre, nacido sin pecado.

En el Primer Adán toda la raza humana murió, pero en el Último Adán los que se arrepintieron de sus pecados y le recibieron como su Salvador, han recibido vida eterna, 1 Corintios 15:45-49.

Las Escrituras hablan de la consecuencia del pecado:

I. En los días de Noé, Génesis capítulos 6 a 8.

1. Aquellas personas cometieron el pecado de incredulidad que les acarreó la muerte física prematuramente.

2. Dios, en Su gracia, les dio 120 años para arrepentirse, pero rechazaron el mensaje y el mensajero y llegaron a ser “sin excusa”, Romanos 1:20. Cometieron el pecado que les produjo separación eterna de la gracia de Dios, 1 Pedro 3:18-20.

3. El propósito soberano de Dios en los días de Noé fue claro:

(1) Juicio sobre los que, después de oír cómo ser salvos, siguieron en su propio camino.

(2) Salvación para Noé y su familia porque confiaron en el mensaje de Dios. Notemos:

A. Lo que Dios vio en los días de Noé:

(A) La maldad del hombre, Génesis 6:5.

(B) La corrupción de la tierra, Génesis 6:11.

(C) La corrupción de la carne, Génesis 6:12, véase Mateo

24:38, 39.

B. Lo que Dios sintió en los días de Noé, Génesis 6:6.

C. Lo que Dios dijo en los días de Noé, Génesis 6:7.

(A) “...no contenderá mi espíritu con el hombre para siempre...”, Génesis 6:3.

(B) “...raeré de sobre la faz de la tierra...”, Génesis 6:7.

(C) “...he decidido el fin de todo ser...”, Génesis 6:13.

(D) “...Entra tú y toda tu casa en el arca...”, Gen. 7:1.

4. D. Lo que Dios hizo:

(A) Le dio un plan a Noé, Génesis 6:14-16.

(B) Estableció un pacto con Noé, Génesis 6:18. Para cumplir Su voluntad perfecta, Dios siempre escoge a una persona y por aquella persona obra para beneficio de todo el mundo.

(C) Llenó el arca con los animales, Génesis 7:1-3.

(D) Una vez que Noé y su familia estuvieron dentro cerró la puerta, Génesis 7:16 (los incrédulos estaban encerrados afuera y Noé y su familia encerrados adentro).

(E) Envió la inundación, Génesis 7:17-24.

(F) Recordó a Noé, Génesis 8:1. Los creyentes nunca son olvidados.

II. La consecuencia del pecado cometido en Cades-barnea,

Números 32:6-13.

1. Después de dos años caminando en el desierto los israelitas habían llegado a Cades-barnea y pecaron contra Dios y Él los juzgó, Números 14:26-35. Su pecado les guió a la muerte pues todos los de veinte años para arriba, con la excepción de Josué y Caleb, murieron prematuramente.

2. Por dos años la nación había visto la provisión del Señor. Sí, tuvieron fe al salir de Egipto, pero no tuvieron fe al entrar en la Tierra de la Promesa. Así son los creyentes todavía hoy. Véase Hebreos 3:7-12.

III. La consecuencia del pecado de hablar contra Dios, Números 21:4-9

1. Por casi cuarenta años los israelitas caminaron en el desierto, y otra vez pecaron contra Dios quien guió a la muerte a mucha gente. Su pecado se divide en tres partes:

(1) Contra Dios, Números 21:5a.

(2) Contra Moisés su líder, Números 21:5b.

(3) Contra las provisiones, Números 21:5c

2. Muchos murieron aquel día prematuramente cometiendo el pecado que guía a la muerte. Luego se arrepintieron, Números 21:7.

3. La “serpiente de bronce” habla del sacrificio costoso que

Jesucristo hizo en la cruz.

IV. La consecuencia del pecado cometido por Nadab y Abiú, Levítico 10:1-10. Estos hijos de Aarón ofrecieron “fuego extraño” que Dios no había mandado. ¡Tengan cui-dado hermanos de lo que ustedes están predicando! Estos dos hombres eran:

1. Sacerdotes privilegiados, pero su carnalidad causó su muerte.

2. Sacerdotes vanidosos, inestables en cosas espirituales, sin excusa. Mucha de la llamada “adoración” en los cultos de hoy es “fuego extraño”, llena de vanidad y orgullo, lo cual es un insulto a Dios.

3. Sacerdotes perecederos, 1 Corintios 10:12. Si usted predica debe examinar el motivo por el cual lo hace.

V. La consecuencia del pecado contra Moisés y Aarón, Números 20:1-13. Aunque Moisés había guiado a la nación por muchos años, no estuvo exento del juicio de Dios porque había recibido instrucción clara. Por eso su pecado fue “de muerte” por no menos de tres cosas:

1. Presunción. Moisés dijo carnalmente: “¿Sacaremos para vosotros agua?”. Ausencia de mención del Nombre de Yahvé.

2. Desobediencia. Dios dijo: “háblale”, pero Moisés la golpeó.

3. Incredulidad, v. 12.

(1) Los detalles de la muerte prematura de Moisés se encuentran en Deuteronomio 34:1-12, y de Aarón en Números 20:23-29.

VI. La consecuencia del pecado de Ananías y Safira, Hechos 5:1-11. Su pecado consistió en:

1. Decepción, Gálatas 6:7, 8.

2. Codicia. No confiar en las provisiones de Dios.

3. Doble ánimo, Santiago 1:8. Querían las bendiciones de

Dios y las comodidades del mundo, 2 Corintios 4:4; Roma-nos 14:17.

4. Hipocresía, Mateo 23:13-15.

5. Mentira.

VII. La consecuencia del pecado de la asamblea de Corintios, 1 Corintios 11:17-34. ¿Por qué algunos murieron?

1. Hubo divisiones, vs. 11-13.

2. Hubo disensiones, vs. 18, 19.

3. Hubo embriaguez, v. 21.

4. Hubo discriminación, v. 22.

5. Hubo desviación, fallaron en proclamar la muerte del

Señor, vs. 26-30.

6. Compartieron los elementos en forma indigna, v. 27.

(Continuará)


La EKKLESIA de Jesucristo no tiene un nombre propio.

(Por el editor)

El diccionario VOX da la siguiente definición de la palabra “iglesia” (en griego: EKKLESIA): asamblea, congregación de fieles que siguen la religión de Jesucristo; templo cristiano.

Hay muchas organizaciones que son completamente diferentes de la asamblea formada por Jesucristo. Jesús habló de una asamblea constituida por gente que había sido llamada con un propósito, en el lugar que se llama Cesarea de Filipo, la EKKLESIA que Él continuaría edificando con gente salva, tanto judíos como gentiles. Aquella asamblea se conoce como la habitación de Dios, 1 Corintios 3:11; Efesios 2:14-22; 5:22-32; 1 Pedro 2:4-6.

El sustantivo EKKLESIA quiere decir una congregación o una asamblea llamada con un propósito. EK = afuera de, KALEO = a llamar, y se escribe “iglesia” (los traductores no tradujeron la palabra sino que la transliteraron, es decir, representaron los sonidos de una lengua con las letras de otra), excepto en Hechos 19:32 donde se traduce “concurrencia”, y en el 39 y 41 “asamblea” (Versión 1960). 5.¡No hay ninguna base para usar la palabra “iglesia”! ¡No tiene sentido! Asamblea es una palabra bíblica y debe ser usada para evitar confusión con los protestantes y los Romanistas.

El uso de la palabra en el griego es así: Había una asamblea de personas tomando parte en una actividad, como en Efesios, Hechos 19:32-41. Lucas usó la palabra para describir a los hijos de Israel en el desierto, Hechos 7:38. La palabra se usa en el sentido cristiano en una reunión, 1 Corintios 11:18; 14:19, 35. Se usa hablando de la persecución de los creyentes en Hechos 8:1-4. En Mateo 16:18 se usa para incluir todos los creyentes escogidos. Jesús no dijo: “Sigo edificando Mis iglesias”, sino “edificaré Mi EKKLESIA” usando el tiempo futuro. Por eso la obra de Jesús es un proceso que ha de continuar hasta que la última persona sea salva.

Jesús no le dio a aquella primera asamblea un nombre siendo que Él es la Cabeza. Sus Palabras son la guía suprema.

Los hombres han escogido nombres como: “La Iglesia de Dios”, usando Hechos 20:28; “Las Iglesias de Cristo” usando Romanos 16:16, y “La Iglesia del Dios Vivo”, 1 Timoteo 3:15. Todos estos nombres son invenciones humanas y no tienen base bíblica. La EKKLESIA no es una organización humana, es la creación de Dios por Su Espíritu Santo. La EKKLESIA que Jesús está construyendo todavía es una, no está tratando de llegar a ser una.

La obra triple del Señor en referencia a Su asamblea nos da seguridad de que la unidad, imperfecta ahora, será revelada en el futuro. (1) Él murió por la asamblea, Efesios 5:25; (2) Él la santifica y limpia, Efesios 5:26; (3) Él ha de presentar la asamblea sin mancha, Efesios 5:27.

Los términos que se usan en las Escrituras “iglesia de Dios”, “iglesias de Cristo”, etc., describen la relación de los que han sido llamados a salvación. Todos los nombres de las denominaciones de hoy son el resultado de la invención humana y no tienen nada que ver con las Escrituras.

Las denominaciones son organizaciones de seres humanos que ignoran las Escrituras. Las Escrituras no dan sostén a nombres como: Católico-Romana (universal); Presbiteriana (basado sobre su forma de gobierno); Episcopal (los obispos son los que dirigen); Metodista (en relación al uso de “métodos” en su organización); Luterana (nombrada por Martín Lutero); Iglesia de Inglaterra (la iglesia del Estado); Bautista (hay docenas); Pentecostales (los que dan énfasis a la obra del Espíritu Santo), etc.

Para evitar confusión y tener una identificación, cada asamblea cristiana debe tener un “nombre”, pero debe ser escritural, bíblico. Yo no tengo vergüenza en decir: “Aquí se reúne la asamblea Bautista de tal y tal lugar”. Pero, mientras no haya gente presente, ¡NO HAY UNA EKKLESIA! El edificio no es la asamblea. Una vez que haya gente reunida con un propósito, entonces hay una EKKLESIA.

Un letrero que diga: “La Iglesia Presbiteriana” o “Metodista”, o cualquier otra, no tiene sentido.

El nombre “bautista” significa algo, significa que Dios el Creador del universo escogió un hombre al que llamó “Juan el Sumergidor”. Juan no escogió tal nombre, fue da-do por Dios. Dios le dio a Juan el privilegio de sumergir a Jesús y a sus doce Apóstoles con los cuales Jesús comenzó Su primera EKKLESIA. La EKKLESIA no comenzó el día de la fiesta de Pentecostés, estaba ya en plena existencia, solo recibió poder aquel día. No había necesidad de poner un letrero que dijera: “Aquí se reúne la asamblea bautista”, todo el mundo conocía los detalles. Por muchos años tales asambleas fueron conocidas por su LOCACIÓN y todas enseñaban la misma cosa, pero después de la muerte de los apóstoles, las cosas comenzaron a cambiar rápidamente. Antes de su muerte Juan escribió acerca de los “anticristos” en 1 Juan 3:19, “salieron de nosotros”, es decir, de la doctrina correcta de los apóstoles. En el breve espacio de esta revista no hay lugar para mostrar cómo la falsa doctrina comenzó a crecer y multiplicarse año tras año. Todo aparece en los libros de la historia de la asamblea.

Tú y yo debemos dar gracias a nuestro Dios hoy que Él nos ha dado personas que han estudiado la historia y escrito en detalle la salida de la fe. Gloria a Dios, hermano, que todavía tú y yo podemos ser pastores de EKKLESIAS que están en conformidad con las Escrituras, y no en conformidad con las falsas doctrinas de las muchas denominaciones inventadas por el hombre que enseñan doctrinas de hombres. (Fin)


Por qué los Bautistas No Conformistas no son protestantes. (Por el editor)

Antes de la “reformación” de la Iglesia Católico-Romana (en el Siglo XV) por hombres como Lutero, Calvino y Zwinglio, había asambleas que eran conocidas por los nombres de su líderes, las cuales enseñaban las doctrinas de Jesucristo y Sus apóstoles y eran conocidas como “anabautistas” (ana = oposición). Estas no aceptaban ningún “bautismo” dado por otras “iglesias”, así que cuando alguien venía de otra “iglesia” y profesaba su fe en Jesucristo, tal persona tenía que ser sumergida correctamente.

La gente que siguió la doctrina del Nuevo Testamento en los primeros siglos después de la muerte de los Apóstoles fue perseguida por los judíos y por las distintas de-nominaciones religiosas que han llegado hasta nuestros días, en especial por la Iglesia Católico (universal) Romana que creció tremendamente en los años anteriores a la tal “reformación”.

Sí, las “iglesias protestantes” han tratado de corregir las muchas falsedades de los Romanistas, pero cuando trataron de eliminar el “bautismo de niños” hubo una gran 6. rebelión entre las iglesias, porque casi todo el mundo había sido enseñado que el “bautismo” salva el alma del infante. Durante aquel tiempo se promulgaron leyes por el Estado de que todos los niños tenían que ser “bautizados”, y muchos creyentes perdieron sus vidas por rehusarse a hacerlo.

Los líderes de la “reformación” quisieron “limpiar” la

Iglesia Romana pero sus esfuerzos fueron inútiles. Al fin se decidieron a separarse de la Iglesia Romana y hombres como Lutero comenzaron su propia doctrina, incluyendo con frecuencia los errores de los católicos romanos. La gráfica que aparece en la edición de enero de este año muestra esto.

¿Por qué los “bautistas” de aquel tiempo no cooperaron con aquellos líderes? La razón: Casi todos estos líderes no tenían interés en la Escrituras, solo tenían interés en separarse y nada más. Los “bautistas” de aquel tiempo estaban convencidos de la necesidad de guardar las Escrituras. Esto causó una persecución horrible y hubo muchos muertos a causa de esto.

Durante aquel tiempo los “bautistas” se separaron de las falsas doctrinas, glorificando a Dios y obedeciendo las Escrituras.

Hoy, hay más asambleas bautistas alrededor del mundo que cualquier otra denominación, ¡pero las hay de todas clases! Para ser identificados de los demás “bautistas” tuvimos que adoptar una “identificación”: No Conformistas. Sí, somos “bautistas” pero no de una convención u organización. Cada asamblea es autónoma, puede tener compañerismo con otras asambleas similares, pero la asamblea tiene su propio pastor o pastores.

Recuerde: Las Asambleas Bautistas No Conformistas de hoy tienen una larga historia siendo que ellas siguieron la misma doctrina de Jesucristo y Sus Apóstoles. Yo estoy muy alegre de ser conocido como “un bautista no conformista”. (Fin)


Las asambleas bautistas.

(Un resumen de una obra de Ben M. Bogard)

Existe una cadena intacta de asambleas “bautistas” desde el tiempo de los Apóstoles hasta hoy. Nadie puede dar una “fecha” de su comienzo. Las denominaciones (fundadas por hombres) sí tienen fecha de comienzo, pero la EKKLESIA que Jesús comenzó durante Su ministerio terrenal no.

Lo que las Asambleas Bautistas No Conformistas enseñan hoy es la misma doctrina enseñada por Jesucristo y Sus Apóstoles. Solo basta hacer una comparación entre lo que ellos enseñaron y lo que estamos enseñando hoy. Cada doctrina que predicamos está en las páginas del N. T.:

1. Depravación total, Efesios 2:1-3.

2. Salvación del alma del Lago de Fuego solamente por gracia y no por obras, Efesios 2:8-10.

3. La obra del Espíritu Santo a través de la Palabra predicada, 1Tesalonicenses 1:5.

4. Inmersión (bautismo) por agua por gente regenerada, Hechos 10:44-48.

5. Seguridad de la salvación, Romanos 8:28-30.

6. La Cena del Señor está restringida para los miembros de la asamblea con una conducta correcta, Hechos 2:41, 42; 1 Corintios 11:17-22; 2 Tesalonicenses 3:6.

7. La obra de la Gran Comisión, Mateo 28:19, 20.

Una asamblea que enseña estas cosas es una asamblea del Señor Jesús, identificada por el nombre “Bautista”. Esto prueba que todas las asambleas del primer siglo fueron “bautistas”. El historiador J.C. Ridpath escribió: “En el año 100 todos los creyentes eran bautistas”.

En el Siglo II Justin Martyr, 150 años después de Cristo, escribió: “Los creyentes de hoy (año 150) son como los creyentes de los días de Jesús y Sus discípulos, creyentes sumergidos, sin el “bautismo de infantes”.

Todos los historiadores que han estudiado la historia de la asamblea en los siglos pasados, están de acuerdo con que la asamblea que Jesús comenzó pudo ser encontrada en cada siglo.

Una asamblea bautista no conformista basa sus doctrinas solamente en las Escrituras y no pertenece a una organización hecha por hombres, es autónoma y ha existido desde el día en que Jesús vino a la tierra hasta los días de hoy. Antes de la “reformación” ellos ya habían rechazado el “bautismo” de infantes e incrédulos. (Fin)


La primera EKKLESIA (I parte).

(Tomado del libro La Primera Iglesia, por S. A. Anderson, publicado por The Challenge Press, Little Rock, Arkansas)

INTRO: Una asamblea (griego EKKLESÍA) es una congregación de personas nacidas de nuevo, sumergidas por la autoridad de una asamblea que llena todos los requisitos del

Nuevo Testamento, y con el propósito de llevar a cabo la Gran Comisión dada por Jesucristo.

La EKKLESÍA que Jesucristo fundó tuvo su principio antes del día festivo “Pentecostés”. En aquel día recibió su poder, pero no fue su principio.

I. Podemos entender esto al ver que antes del día “Pentecostés” (quincuagésimo día después de la “pascua”) la EKKLESÍA tuvo:

1. Las Buenas Nuevas, Mateo 4:23.

2. Gente redimida, Lucas 19:10.

3. Conversos sumergidos, Juan 4:1, 2.

4. Jesucristo como su Cabeza, Mateo 23:8.

5. Instrucción en doctrina, Mateo 18:15-20.

6. Un llamamiento para obedecer los mandatos del Señor,

Mateo 4:18-20.

7. Apóstoles, ordenados, con autoridad de parte de Jesucristo, Mateo 10:1-5.

8. Una comisión, Mateo 28:18-20.

7. 9. Un tesoro con fondos, Juan 13:29.

10. Programa de evangelización, Mateo 10:5-8.

11. Programa de enseñanza, Mateo 4:23.

12. Ministerio de curación, Lucas 9:1.

13. La promesa que la EKKLESÍA nunca cesará, Mateo

16:18.

14. Disciplina, Mateo 18:15-17.

15. Autoridad Divina, Mateo 28:18-20.

16. Democracia, Mateo 23:8.

17. Pastores, Juan 21:15-17.

18. La Cena, Mateo 26:26-28.

19. Poder divino para llevar a cabo la obra, Lucas 9:1.

20. Lista de miembros, Mateo 10:1-4.

21. La presencia del Espíritu Santo, Juan 20:22.

22. Reunión de oración, Hechos 1:14.

23. Reunión de negocios, Hechos 1:15-26.

24. Recepción de miembros, Hechos 2:41.

25. Jesucristo como su Piedra Angular, Mateo 16:18.

II. Han habido muchos cambios de las Escrituras durante estos casi 2000 años en relación con la EKKLESÍA, la cual Jesucristo comenzó durante Su ministerio terrenal y sigue edificando hasta que Él regrese otra vez.

1. Se han escrito miles de libros de la EKKLESÍA que han producido mucha confusión ya que usan las ideas de los hombres en vez de explicar lo que dicen las Escrituras. Entre las muchas enseñanzas falsas en relación con la EKKLESÍA encontramos:

(1) Que la “iglesia” incluye a todos los “cristianos”.

(2) Que la “iglesia” es una “célula” sin organización ni ordenanzas.

(3) Que la “iglesia” es cualquier grupo que tenga predicación y “sacramentos”.

(4) Que la “iglesia” es cualquier grupo que reconozca a Jesucristo como su Cabeza.

(5) Que una “iglesia” es como “La Iglesia Luterana” de Alemania, etc.

(6) Que es “ecuménica”, compuesta por todas las denominaciones.

(7) Que es “mundial”, compuesta por cristianos de todas las naciones.

(8) Que incluye toda gente que profese a Jesucristo como

Salvador, sean Romanistas, sectas falsas, etc.

(9) Que la “iglesia” incluye todos los “santos” del A.T. y el

N.T.

(10) Que la “iglesia” está compuesta de los redimidos aquí en la tierra y los que están en el Cielo.

(11) Que la “iglesia” es el “Reino de Dios”, etc.

2. Como usted puede ver es imposible reconciliar estos puntos arriba o definir lo que es la EKKLESÍA citando solamente autores humanos.

3. En las lecciones a continuación usted tendrá la oportunidad de ver, directamente en las Escrituras, lo que es la EK-

KLESÍA que Jesucristo fundó durante Su ministerio terrenal. (Continuará)


La primera EKKLESÍA (II parte).

TEMA: Fue una asamblea apostólica.

TEXTO: 1 Corintios 12:28.

INTRO: Los nombres de los doce apóstoles (uno enviado de parte de otro, mensajero) se encuentran en Mateo 10:2-

4 y en Hechos 1:15-26. Aunque Pablo y Bernabé fueron llamados “apóstoles” (Hechos 14:14), no estaban entre los originales.

Jesucristo tomó a los doce y formó la primera EKKLESÍA meses antes del día de Pentecostés. Cuando el Señor los llamó a seguirle, aquellos doce llegaron a ser una entidad distinta, un cuerpo de creyentes llamados afuera de sus negocios con el propósito de servir al Hijo de Dios, el Mesías prometido, el Buen Pastor (Juan 10:14) quien les dio una promesa (Mateo 18:20).

Cuando Jesucristo dio instrucción acerca de la disciplina en la EKKLESÍA (Mateo 18:15-20), le habló directamente a los doce. Si la EKKLESÍA no hubiera existido Él no hubiera tenido razón para darles instrucción. Por eso entendemos que la primera asamblea ya existía aquel día.

I. Los doce apóstoles eran el cimiento de la primera asamblea (Ef. 2:20, 21) con Jesucristo como la Piedra Angular.

1. ¿Cuándo comenzaron los doce a seguir a Jesucristo?

(1) Antes del día de la fiesta de 50 días. Habían dejado sus negocios, Mateo 4:20; 9:9; sus familias, Mateo 4:22; sus casas, Mateo 19:27, 29.

2. Aquellos doce habían sido preparados por el ministerio de Juan el Sumergidor para seguir al Mesías prometido, Juan 1:35-45.

3. Un constructor siempre pone el cimiento del edificio. Así hizo Jesucristo. Él escogió a los doce, los enseñó y les dio una promesa, Mateo 16:18.

II. La necesidad de escoger a una persona para tomar el lugar de Judas:

1. Calificaciones, Hechos 1:21, 22.

2. Después de orar (Hechos 1:14) tuvieron que escoger a:

(1) Uno que había visto a Jesucristo en Su obra terrenal.

(2) Uno que había sido sumergido por Juan el Sumergidor.

(3) Uno que había visto a Cristo después de Su resurrección.

(4) Uno que fue testigo de Su ascensión.

3. Por eso Pablo no calificó, pero Matías sí, aunque él se menciona otra vez.

4. Y, ¿qué es eso de una sucesión apostólica? No hay ninguna palabra en el N.T. que hable de tal cosa. Cuando los doce murieron terminó aquel oficio. Si hoy alguien dice que es un “apóstol” es mentiroso.

III. Los deberes de los doce, Juan 15:27.

1. Testificar del Mesías, Hechos 1:1.

2. Producir fruto, Juan 15:16.

8. 3. Ser guiado por el Espíritu Santo, Juan 16:13.

4. Ser fiel, Juan 16:33.

(1) Vemos que los doce tuvieron mucho éxito en su obra,

Hechos 5:14; 12:24; 19:20.

(2) Fueron testigos fieles, Hechos 4:20; 5:41.

IV. El principio del evangelio, Marcos 1:1.

1. El principio de la predicación de las Buenas Nuevas coincide con el ministerio de Juan el Sumergidor, ya que este fue su mensaje (Lucas 3:18) y ganó muchos conversos (Lucas 1:16).

2. El contenido de la predicación de Juan fue similar a la enseñanza del Señor y Sus apóstoles.

3. Hay que notar la inmersión practicada por Juan: “la inmersión de arrepentimiento para perdón de pecados”. Mejor: “la inmersión de arrepentimiento porque sus pecados han sido perdonados”. Aquella inmersión mostró el corazón cambiado de los arrepentidos.

4. Este es el mismo mensaje que los seguidores de Jesucristo han predicado por casi 2000 años: primero la salvación, luego la obediencia.

5. Ya que Juan el Sumergidor fue llamado un “profeta” (Mateo 21:26) puede ser incluido entre los que fueron el

cimiento” de la primera EKKLESÍA, 1 Corintios 12:28;

Efesios 2:20; 3:5.

6. Juan, como el primer mártir cristiano, es digno de gran honor, Mateo 11:11.

V. El ministerio de Juan el Sumergidor, Juan 1:35, 36.

1. Aquellos dos, Andrés y Juan (aunque Juan nunca usó su nombre en sus escritos), fueron los primeros dos discípulos de Jesucristo.

2. Luego Andrés encontró a su propio hermano, Simón Pedro, y lo “trajo a Jesús” (Juan 1:42) pero recuerde que Pedro ya había sido convertido.

3. Cuando Jesús les dijo: “Sígueme” todos le siguieron inmediatamente, Mateo 9:9; Lucas 5:27-29.

VI. La invitación para servir, Mateo 4:19.

1. Aquel llamamiento mostró cómo se llevaba a cabo la obra del Señor.

2. Debe ser así hoy. El llamamiento a pecadores a arrepentirse y seguir a Jesucristo.

3. Seguir a Jesucristo es la “adoración verdadera”. Los apóstoles le siguieron:

(1) En Su vida de oración.

(2) En Su obediencia a Su Padre.

(3) Buscando a los perdidos.

(4) En Su devoción de cuidar a los creyentes.

4. Ser “pescador” de las almas perdidas debe ser la ambición y la obra de cada creyente.

VII. La Gran Comisión, Mateo 28:18-20.

1. Aquel mandato fue una continuación de los deberes que

Jesucristo por Su propio ejemplo le mostró a Sus apóstoles, y debe continuar hasta el fin de la edad presente.

2. Jesucristo lo repitió en Hechos 1:8 antes del día de la fiesta, y se quedó como orden para cada EKKLESÍA.

3. Si la EKKLESÍA de Jesucristo no tuvo su principio antes del día de la fiesta de cincuenta días, entonces la asamblea no recibió una comisión, porque después no se menciona la

Gran Comisión.

4. Pero, sí, Jesucristo le dio a Su EKKLESÍA la comisión antes de aquel día y la obra de los apóstoles, después de aquel día, continuó como antes pero con una diferencia: ahora habían recibido “poder” del Espíritu Santo.

5. En aquel día ocurrió un “cambio” en la administración, una transición suave del Cristo visible a la presencia invisible del Espíritu Santo, Juan 16:7; 20:21, 22.

VIII. Conclusión: Mucha gente, en su ignorancia de las Escrituras, usa 1 Corintios 12:13 para “probar” que la EK-

KLESÍA tuvo su principio en el día de la fiesta, pero la referencia a “un cuerpo” habla de aquella asamblea de la ciudad de Corinto, véase 1 Corintios 1:2. Y la palabra “espíritu” (Gr. “pneuma”) debe traducirse: Sentido, vigor natural, intento, designio, propósito, disposición natural. En el griego no hay letras mayúsculas. El uso se deja al traductor. El texto no habla de salvación sino de obediencia por parte de los nuevos conversos. (Continuará)


Asambleas verdaderas o iglesias neblinosas (I parte). (Por S. E. Anderson, Bogard Press)

Esto es una defensa de las asambleas reales de Jesucristo y una negación de las “iglesias” inventadas por hombres, sean protestantes, católicos, evangélicos, carismáticos, etc. En estos estudios vamos a tratar con cada referencia dada en el N. T. que hable de la EKKLESIA (palabra transliterada usando las letras de una lengua para inventar una palabra nueva). La mayoría de los “cristianos” creen en una “iglesia universal e invisible” en vez de la enseñanza bíblica de una asamblea local, donde se reúne la gente con un propósito.

I. A continuación doy ocho razones de por qué no existe una “iglesia universal e invisible”:

1. La idea es incompatible con el significado de la palabra EKKLESIA.

2. La idea nos lleva hacia el movimiento “ecuménico” (principios o prácticas de acercamiento entre las religiones cristianas), que quiere decir: “universal”.

3. La idea destruye el significado del “cuerpo”, usado muchas veces en el N. T. como semejanza de una asamblea local.

4. La idea toma prestado del concepto de un cuerpo con miembros cercanos los unos a los otros.

5. La idea viola las palabras de Jesús en Apocalipsis capítulos 1 y 2, y en 22:16.

6. Siendo que no es posible practicar la “disciplina” en una

iglesia universal e invisible”, esto permite toda clase de falsa doctrina.

9. 7. La idea debilita la posición y llamamiento de las asambleas verdaderas de Jesucristo.

8. La idea divide la EKKLESIA en dos clases: local y universal. Si es “local” no se puede ser “universal” y si es

universal” no se puede ser “local”.

La teoría de la “iglesia universal e invisible” viene de la aversión de la “iglesia católica romana” hacia la inmersión exclusiva de creyentes. Durante el Siglo II la enseñanza falsa de la “regeneración por bautismo” creció rápido, y las “iglesias” con falsa doctrina comenzaron a rociar a los infantes para la salvación de su alma del infierno.

Pues con el rápido crecimiento de las “iglesias” falsas apareció “la iglesia católico-universal”.

Como la “reformación” llegó en el Siglo XVI los “reformadores” enseñaron la teoría de una “iglesia universal e invisible” compitiendo así con los “católicos”. Tanto los “católicos” como los “protestantes” persiguieron a las asambleas verdaderas de Jesucristo, aponiéndose a la inmersión de creyentes solamente y llamando a los que así creían “anabautistas”, ya que las asambleas verdaderas no aceptaban el “rociamiento” de los “católicos”.

En el Siglo XVI las Escrituras (hasta entonces disponibles solo en hebreo y griego) fueron traducidas al inglés por orden del Rey Jaime de Inglaterra. Pero, siendo que los hombres escogidos para su traducción eran “protestantes” que pertenecían a la Iglesia Episcopal (Iglesia del Estado gobernada por obispos), no tradujeron correctamente muchos pasajes diciendo: “bautizó con agua” en vez de “sumergió en agua”. Aquel error llevó al uso de la frase: “la iglesia universal e invisible”, porque en Efesios 1:22, 23 y Colosenses 1:18, 24 Pablo dice que la “asamblea” y el “cuerpo” son la misma cosa. Por eso sabemos que una “iglesia universal e invisible” no tiene un cuerpo, ¡es solamente una neblina!

II. El significado verdadero de la palabra EKKLESIA, traducida como “iglesia” en nuestras Biblias. (Nota del editor: “Las Biblias disponibles en español están hechas para vender y producir ganancias, y no para mostrar la verdad. ¡Es muy triste pero es así! El costo de la traducción y su producción es grande, por lo que las empresas tienen que obtener una ganancia. Somos esclavos a la industria. Pero si uno tiene interés en la verdad, puede utilizar publicaciones como esta).

1. EKKLESIA aparece 115 veces en el N.T. Comenzando con los traductores en el año 1611 todas las traducciones en otras lenguas no tradujeron aquella palabra “asamblea” sino, como en el español, “iglesia”. Con todo esto ha emergido una gran confusión. Si insistes en usar el término “iglesia” estás mostrando falta de compresión y tu predicación no es del todo honesta.

2. Jesús escogió una palabra bien conocida “EKKLESIA”,

EK”, afuera de, y “KALEO”, llamar. En la versión Reina Valera de 1960, la que usa este editor, los traductores tradujeron la palabra incorrectamente con excepción de Hechos 19:39, 40.

3. En los días del Señor, aquella palabra quería decir: “una reunión de gente llamada fuera de sus hogares y negocios con propósito”. Esto significa una LOCALIDAD.

4. En el famoso “Credo de los Apóstoles”, escrito por hombres y citado en muchas “iglesias protestantes” se lee: “Yo creo en la iglesia católica santa”. ¡No hay tal enseñanza en las Escrituras!

5. ¿Por qué hay tanta confusión acerca de la EKKLESIA que Jesús fundó durante Su ministerio terrenal? Porque los pastores, maestros de institutos bíblicos y autores cristianos rehúsan enseñar la verdad. Fallan en distinguir entre las claras enseñanzas del N. T. con relación al reino espiritual del cielo y las declaraciones factuales de la EKKLESIA.

(1) El “reino” (Gr. BASILEIA) en el N. T. consiste de toda gente redimida, Lucas 23:43.

(2) El “reino” es universal, pero la asamblea es local (en lugares especificados).

(3) El “reino” no tiene ninguna organización humana, pero cada asamblea sí lo tiene.

(4) El “reino” no tiene oficiales, pero la asamblea sí.

(5) El “reino” no tiene ordenanzas, pero las asambleas sí.

(6) El “reino” es invisible, pero cuando hay gente reunida la “asamblea” es muy visible.

(7) La entrada en el “reino” es por el nuevo nacimiento, pero la entrada en una asamblea local es por profesión de fe e inmersión.

(8) El “reino” es una sola cosa, pero hay miles de asambleas de Jesucristo.

(9) El “reino” siempre ha existido, pero durante los siglos pasados muchas “asambleas” desaparecieron.

(10) Las personas en el “reino” nunca tienen una reunión, pero los de la “asamblea” se reúnen con frecuencia.

(11) En el “reino” no hay gente no convertida, pero en la asamblea hay gente que no es salva.

(12) El “reino” no practica la disciplina, pero la asamblea sí.

(13) El “reino” no tiene una comisión, pero cada asamblea sí lo tiene.

(14) El “reino” no tiene un domicilio, pero cada asamblea tiene un sitio donde se reúne.

(15) Nadie puede salir del “reino” pero cualquiera puede salirse de una asamblea.

(16) El “reino” no tiene pastores, ni sirvientes, pero cada asamblea sí los tiene.

(17) El “reino” es una teocracia (gobernado por Dios), pero cada asamblea es una democracia, controlada por los miembros.

(18) Cada asamblea es una manifestación visible y audible del “reino” invisible.

(19) Cada asamblea es un agente, establecida divinamente, autorizada por Dios y Su Hijo Jesús.

10. 6. Hermanos, no confundan estas dos cosas que se prestan a mucha confusión. Sí, como “líder” debes enseñar la verdad. En vez de pasar horas con la computadora, mejor estudias la Palabra y les testificas a los incrédulos.

7. Sí, hay semejanzas entre las asambleas y el reino: ambos tienen normas altas; ambos tienen a Jesucristo como Cabeza; son reales; deben mostrarle lealtad a Dios; tienen privilegios y responsabilidades y ambos tienen a las Escrituras como la Palabra de Dios.

8. El reino de Dios incluye tanto Su soberanía general sobre el universo como Su monarquía sobre los que Le reconocen como Rey. Particularmente el “reino” es el lugar de salvación al cual la gente entra por recibir a Jesucristo como su Salvador, quien en el futuro, quizás muy pronto, ha de cumplir Sus promesas: tomar a los creyentes de la faz de esta tierra y, luego de los siete años de tribulación, venir CON los redimidos a establecer SU REINO DE MIL AÑOS.

9. Hay muchos errores cuando no hay claridad entre el “reino” y la “asamblea”. Quien está a punto de morir no tiene que ir a un lugar de reunión para ser salvo. En su lecho de muerte puede entrar en el “reino” si se arrepiente y recibe a Jesucristo como su Salvador.

10. Al confundir el “reino” con la asamblea se produce la idea no bíblica de una “iglesia universal e invisible”. Siendo que EKKLESIA quiere decir “una reunión de gente llama-da de sus casas con propósito”, el uso del término “iglesia universal e invisible” no es correcto.

11. Jesús dijo en Mateo 6:33, “Buscad primeramente el reino de Dios”, hablando acerca de la salvación. Una vez salvos hay que buscar una asamblea del Señor.

12. El “reino” es por siempre, Salmo 145:13a. El “reino” estaba disponible para los pecadores antes que Jesús constituyera Su asamblea aquí en la tierra. ¡No hay salvación en ninguna asamblea!

13. Cada asamblea tiene la obligación de cumplir con la Gran Comisión. No hay en el mundo otra institución que haya recibido tal mandato. (Continuará)


Asambleas verdaderas o iglesias neblinosas (II parte).

TEMA: Cómo Jesús definió Su asamblea.

TEXTO: Mateo 16:18.

INTRO: La palabra “Mi” en nuestro texto se usa para enfatizar a la “Ekklesia” como la asamblea que Jesucristo formó para Sí. Nosotros, los Bautistas No Conformistas, somos la asamblea que Jesús todavía está edificando, porque Él nos formó y nosotros pertenecemos a Él. Él no fundó “La Iglesia Pentecostal”, “Luterana”, “Metodista”, etc.

Un día en el futuro la EKKLESIA que Jesús fundó durante Su ministerio será: “una asamblea gloriosa que no tenga mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que sea santa y sin falta” (Efesios 5:27). Es una lástima que hasta que esto suceda todas las asambleas van a tener manchas y arrugas.

Cuando Jesús declaró que Él habría de edificar Su asamblea, tales reuniones tenían que ser muy distintas de las reuniones de los judíos en sus sinagogas. Por esto, no se debe confundir la “edad” del A.T. con la “edad” del N.T. Sí, es verdad que los judíos tuvieron una “congregación” (EKKLESIA) en el desierto (Hechos 7:38), pero aquella no tuvo nada que ver con la que Jesús comenzó durante Su ministerio personal y que todavía está edificando.

I. Jesús fundó solamente una asamblea (si hoy todas las iglesias siguieran las instrucciones dadas en el N. T. no habría docenas de ellas sino solo una).

1. En Mateo 16:18 Jesús usó la forma singular EKKLESIA.

No habló de más que una. Por eso cada asamblea cristiana debe ser escritural, bíblica, y llamarse “La Asamblea de Jesucristo”.

2. No hay una “iglesia universal e invisible”.

3. Jesús no dijo que el Espíritu Santo edificaría aquella asamblea. Él mismo la edificó y todavía está edificándola.

4. La palabra “edificar” implica hacer algo que sea funcional, véase 1 Pedro 2:4-8, “piedras vivas”; Ef. 2:20-22.

II. ¿Cuándo edificó Jesús Su asamblea?

1. Tuvo que ser antes de Su crucifixión porque Él dijo en

Juan 17:3 (en Su oración a Su Padre): “yo he acabo la obra que me has dado que hiciera”.

2. Muchos no entienden las palabras en Mateo 16:18, “edificaré mi asamblea”, y piensan que la asamblea tuvo su principio en aquel día festivo de los judíos (pentecostés: cincuenta). Pero, nótese una explicación del uso del tiempo futuro en el griego: “El tiempo futuro presenta una acción incompleta que en cualquier caso puede ser momentáneo, simultáneo, extendido, descriptivo, repetido, habitual, interrumpido, intentado o comenzado según la naturaleza del caso o la significación del verbo”.

3. Observando las palabras: incompleto, extendido, repetido, comenzado”, podemos traducir aquellas palabas de Jesús así: “Yo estaré edificando mi asamblea”, es decir, desde aquel momento hasta que Él regrese en el futuro.

4. ¿Cuándo comenzó Jesús a “edificar” Su asamblea?

(1) Mateo 4:18-27. Aquellos hombres sumergidos por Juan el Sumergidor (Hechos 1:21, 22) fueron los que “puso en la asamblea”, 1 Corintios 12:28c; Efesios 2:20.

(2) Los Doce fueron “llamados” de sus ocupaciones, negocios, etc.

(3) Eran una compañía de creyentes en el Mesías prometido a los judíos en el A. T., habían sido sumergidos correcta-mente por uno enviado de Dios, y formaron una EKKLESIA con Jesucristo como la Cabeza, Líder, Pastor.

11. (4) Trabajaban con Jesús, aun antes de Mateo 16:18, haciendo la obra de evangelismo y, aunque la Gran Comisión todavía no les había sido dada, estaban cumpliéndola.

III. ¿Cómo usó Jesús la palaba EKKLESIA?

1. La usó por primera vez en Mateo 16:18, después en Mateo 18:17 enseñando la disciplina en la asamblea.

(1) Eternamente hubo una asamblea en existencia.

(2) Si no hubo una asamblea, sería mejor decir: “Dilo a la sinagoga” o “dilo a los sacerdotes”, etc.

(3) El consejo que Jesús le dio a Sus discípulos es muy útil incluso hoy para mantener la disciplina. Este consejo habla de un autogobierno sin ningún control de otras asambleas.

3. En Apocalipsis Jesús usó la palabra EKKLESIA veinte veces, y en cada uso estaba hablando de una asamblea local y no “universal” o “invisible”. (Continuará)


Asambleas verdaderas o iglesias neblinosas (III parte).

TEMA: Una Asamblea real en el libro de Mateo antes de Pentecostés.

INTRO: Todo el mundo debe entender que Jesús comenzó a edificar Su EKKLESIA durante Su ministerio terrenal. Hoy casi todas las denominaciones niegan esta verdad y así desacreditan Su obra como el Edificador de Su EK-KLESIA.

Sabemos que Él fue la Autoridad Suprema con relación a Su EKKLESIA ya que usó aquella palabra griega 23 veces durante Su ministerio. Sí, Jesús comenzó, fundó, y todavía está edificándola. Véase Juan 17:4. Él ha de continuar edificándola hasta que la última alma sea salva.

Pablo nos dice que Jesús es la Cabeza, Colosenses 1:18.

En Mateo 3:13-17 vemos que el Señor apareció para comenzar Su obra terrenal y podemos ver cómo Su inmersión por Juan el Sumergidor fue destacada por el Padre Celestial, vs. 16, 17. Inmediatamente Jesús entró en prueba (no en tentación ya que Dios no puede ser tentado, Santiago 1:13). Después de esta victoria comenzó a predicar, enseñar y sanar (con el propósito de llamar la atención de quién era: el Mesías prometido). Mientras tanto, llamó a doce hombres (todos sumergidos por Juan el Sumergidor, Hechos 2:21, 22) para ser Sus seguidores, discípulos, y les enseñó cómo ser “pesadores de hombres” (Mateo 4:19). Aquí vamos a observar algunas verdades con relación a la EKKLESIA que Jesús comenzó durante Su ministerio terrenal y que sigue edificando hoy.

I. Jesús llamó a doce seguidores, Mateo 10:1.

1. El verbo “llamar” viene del griego KALEO, y la palabra

EKKLESIA se forma de EK (afuera de) y KALEO (llamar). Es decir, que una EKKLESIA se forma de gente llamada de sus casas, negocios, etc.

2. A aquellos seguidores el Señor les dio: “autoridad sobre los espíritus inmundos… para sanar”. Otra vez para probar que Él era el Mesías prometido por los profetas.

3. A ellos Jesús les dio una comisión, Mateo 10:5-8. El día en que murieron aquella comisión quedó inválida.

4. Pero cuando Jesús les dejó la Gran Comisión en Mateo 28:18-20, la dio también a todos los creyentes, pero no se hizo mención de las sanidades, tampoco en las epístolas.

5. Nótese bien que aquellos doce predicaron el “Reino de los Cielos” a los judíos, no a los gentiles. Mateo usó aquel término para indicar que Dios tiene dominio sobre toda la tierra y que envió a Su Hijo para establecer tal reino. Pero los judíos rechazaron el Rey prometido y aquel reino ha sido pospuesto y no ha de aparecer hasta el fin de los siete años de Tribulación. ¡No sea confundido con esto! Nosotros no estamos en el “reino” todavía.

6. Aquellos Doce fueron guiados en su ministerio por el Espíritu Santo (Mateo 10:20) y tuvieron que oír la “confesión de fe” (Mateo 10:32). Igualmente hoy le pedimos a los pecadores que se arrepientan y reciban a Jesús para que sus almas sean salvas del infierno, el Lago de Fuego. Es decir, que antes del día festivo de los judíos los doce recibieron las “Buenas Noticias” de salvación.

7. Aquí hemos encontrado que aquella primera EKKLE- SIA que Jesús fundó durante Su ministerio tuvo un cimiento, fundación, base sólida, Efesios 2:20; 1 Corintios 12:28a.

II. La primera EKKLESIA tuvo un “anciano”, o sea, un pastor, obispo, o pastores, plural (Juan 10:11, 14).

1. Ignorando las Escrituras muchos de los que predican hoy dicen que hay una división entre el A.T. y el N.T., y que aquella división fue manifiesta el día de Pentecostés. Pero véase lo que Jesús dijo en Mateo 11:13; Lucas 16:16; Juan 1:16, 17; Hechos 1:21, 22; 10:37; 13:24.

2. Leemos en Marcos: “el principio de las Buenas Noticias”, una obra de Juan el Sumergidor, 1:1-8.

3. Las Buenas Noticias de gracia, Juan 1:17 fueron declaradas en Mateo 11:28, 30 y en Lucas 19:10. Sí, es verdad que la Ley del A.T. se menciona en el N. T., pero también es verdad que en Jesucristo se cumplió toda la ley y por eso el pecador arrepentido no tiene que tratar de cumplir aquella ley, sino aceptar la obra que Jesús hizo la cual terminó con la Ley del A.T.

III. Aquella primera EKKLESIA, fundada antes del día festivo de los judíos, tuvo un programa, Mateo 6:30.

1. Los doce tuvieron autoridad para sumergir a los convertidos, Juan 4:1, 2.

2. Por eso entendemos que los Doce, con su Cabeza, estaban organizados como una EKKLESIA antes del día de la fiesta de los judíos (Pentecostés).

3. Ellos tenían disciplina, Mateo 18:15-17; democracia, Mateo 23:8-12; observaran la Cena, Mateo 26:26-28.

4. Más de quinientos hermanos vieron al Señor resucitado antes del día de Pentecostés.

12. 5. A propósito, en la EKKLESIA del Señor Jesús no hay jefes, ni reverendos, apóstoles o doctores. Todos somos hermanos en Cristo. (Continuará)


Iglesia universal o asamblea local.

(Adaptado de un artículo escrito por A. W. Pink)

En las notas de la Biblia anotada de Scofield hay una enseñanza errónea acerca de la “iglesia universal”. En sus notas en la página 1259, Hebreos 12:23, dice: “La verdadera iglesia, integrada por todos los redimidos desde Pentecostés hasta la primera resurrección (1 Corintios 15:52), y quienes se hallen unidos los unos a los otros y a Cristo por el bautismo del Espíritu Santo (1 Corintios 12:12, 13), es el cuerpo de Cristo, Su Cuerpo del cual Él es la Cabeza (Efesios 1:22, 23)”.

Con estas palabras Scofield dice que cada persona redimida desde aquel día festivo hasta la primera resurrección (en el futuro) está en la iglesia, o sea, que hay una “iglesia universal e invisible” compuesta de mucha gente desobediente al Señor que no quiere ser sumergida ni formar parte de una asamblea local.

¿De dónde viene tal confusión? El concepto de una “iglesia universal e invisible” viene de una interpretación errónea de 1 Corintios 12:13. El Señor Scofield dice del texto: “El bautismo con el Espíritu Santo, quien es la Cabeza de la iglesia, y a los unos con los otros en Él (…) a cada creyente se confiere un don espiritual en el Cuerpo de Cristo”. Escribiendo la palabra “cuerpo” en letras mayúsculas indica que Scofield estaba pensando en “la iglesia universal e invisible”. Pastor, si tiene dudas de su intención, vea su nota sobre Hebreos 12:23.

En las dos notas de Scofield él habla de un “bautismo DEL Espíritu Santo”. Él está tomando aquella idea de la mala traducción de 1 Corintios 12:13 que dice: “porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo”. La traducción correcta es: “porque en un solo intento, disposición mental, propósito, designio, fuimos sumergidos todos” (hablando a los miembros de la asamblea de Corinto), véase Colosenses 1:18.

Para el beneficio de los que no tienen el N.T. en griego, explico que en la lengua griega no se usan letras mayúsculas excepto en el principio de un párrafo. La palabra “espíritu” (griega PNEUMA) puede significar:

(1) “espíritu”, hablando del alma humana.

(2) “disposición mental”.

(3) “principal, vital”, etc.

Los traductores añadieron la letra “E” con mayúscula equivocadamente pensando que la palabra se refiere al Espíritu Santo, pero en este caso no es así.

Llamo tu atención sobre otros pasajes donde el griego PNEUMA se traduce “espíritu” dejando la primera letra “e” minúscula, Mateo 5:3; Romanos 1:9; 1 Corintios 2:11; 5:3, etc. (Hay muchos más).

Además, la palabra PNEUMA denota el “espíritu del hombre”, 1 Corintios 2:11; “espíritu de mansedumbre”, 1 Corintios 4:21; “espíritu de cobardía”, 2 Timoteo 1:7. En Filipenses 1:27, “que estéis firmes en un mismo espíritu”, hablando de un objeto, acuerdo, pensamiento. Nótese que la construcción “en un mismo espíritu” es igual en 1 Corintios 12:13.

Llamo también tu atención sobre la palabra “POR” en 1 Corintios 12:12. Es la griega “en” y debe ser traducida “en” como en Filipenses 1:27.

Por eso, el “bautismo” en 1 Corintios 12:13 no tiene nada que ver con un “bautismo por el Espíritu Santo”. No hay tal enseñanza en todas las Escrituras. El “bautismo” en este texto habla de la inmersión de los creyentes para llegar a ser miembros de la EKKLESIA de Corinto.

Nótese bien que cuando leemos algo del “bautismo” en el N.T. (con excepción de Mateo 20:22, 23 que habla de la crucifixión), se habla de una inmersión en agua.

Scofield dice que: “por un solo Espíritu fuimos bautizados en un cuerpo”. ¿Cuál cuerpo? ¿En la “iglesia universal e invisible” o en una asamblea local? Hermano, el texto en 1 Corintios 12:13 se refiere a la asamblea de Corinto.

(1) La inmersión por la cual uno entra como miembro de una asamblea de Jesucristo es en AGUA, no en “espíritu”, porque el Espíritu Santo no “bautiza” a nadie. Es Jesucristo quien “bautiza” al creyente EN el Espíritu Santo, o sea, el nuevo nacimiento, Mateo 3:11; Marcos 1:8; Lucas 3:16;

Juan 1:33; Hechos 1:5. (Nota: Usando la Versión Actualizada puedes ver la traducción correcta).

(2) No importa tu nacionalidad ni tu posición social, todos los creyentes obedientes han sido sumergidos por “una disposición mental”, un “sentido o vigor natural”, un “intento o propósito” por la asamblea local.

(3) La única manera de llegar a ser miembro de una asamblea de Jesucristo es por inmersión después a dar públicamente tu testimonio. La inmersión puede ser hecha solamente bajo la autoridad de la asamblea y por cualquier hermano que esta designe.

(4) El creyente que no ha sido sumergido por la autoridad de la asamblea no es miembro del cuerpo de Cristo, solamente es miembro de la familia de Dios y se está perdiendo muchas bendiciones.

Nota personal del editor: He usado la Biblia Anotada por Scofield por muchos años y hay abundante y muy buena información en sus notas. Pero debemos conocer que él no entendió algunas cosas. Por eso, antes de usar sus notas, asegúrese de que están en armonía con las demás Escrituras.


El Juicio Venidero de Dios

TEXTO: 2 Pedro 3: 1-10

INTRO: Los profetas hablaron del juicio de Dios, 2 Pe­dro 3:2. Vea Isaías 13:9, Jeremías 30:7; Ezequiel 39: 8; Daniel 13. 11:35; Zacarías 14:1. Los Apóstoles hablaron de los juicios de Dios, Mateo 24:21; 2 Pedro 3:2; 2 Tesalo­nicenses 2:1-11; Apocalipsis 6:17.

I. Los que hacen burla del juicio de Dios, 2 Pedro 3: 3 "...vendrán burladores...".

1. Su estilo de vida--- lujuria, "...sus bajas pasiones...".

2. Su interrogatorio--- "...¿dónde? 2 Pedro 3: 4.

3. Su confianza: 2 Pedro 3: 4, "...todas las cosas siguen igual....".

4. Su ignorancia: "...por su propia voluntad pasan por alto esto....", 2 Pedro 3:5.

II. La historia del juicio de Dios: El diluvio, 2 Pedro 3: 5, 6.

1. Primero: revelación, 2 Pedro 3:5 "...que por la Pala­bra de Dios...".

2. Segundo: juicio "...el mundo (la superficie de la tie­rra) ...fue destruido...", 2 Pedro 3: 6.

(1) El juicio de Dios en Sodoma, Lucas 17: 28-30.

III. El revelación del juicio de Dios, 2 Pedro 3:7 "...el día de juicio y de la destrucción de los hombres im­píos...".

1. "...los cielos (la atmósfera) y la tierra (la superficie) ...están reservados ..." para el juicio, 2 Pedro 3:7.

2. Fuego chamuscará la tierra, 2 Pedro 3:7 "...para el fuego..."; Apocalipsis 16: 8, 9.

3. Juicio de hombres impíos, 2 Pedro 3:7 u.p.

4. Juicio asegurado por la Palabra de Dios, 2 Pedro 3:7.

IV. La paciencia del juicio de Dios, 2 Pedro 3:8, 9.

1. Hay que tener cuidado aquí: Esta epístola es escrito: "...a los que han alcanzado una fe igualmente preciosa como la nuestra por la justicia de nuestro Dios y Salva­dor Jesucristo...". 2 Pedro 1:1. Pedro no está escribiendo a los incrédulos. En el capítulo dos él escribió: "Amados..." y el verse 8 otra vez: "amados". Ahora podemos examinar el verse nueve que dice: "...El Se­ñor....es paciente para vosotros (los creyentes), porque no quiere que nadie se pierda (de los creyentes), sino que todos precedan al arrepentimiento...".

V. El día del juicio de Dios, 2 Pedro 3:10; 1 Tesaloni­censes 5:2; Mateo 24:42, 43.

1. Habrá un gran ruido del cielo, 2 Pedro 3:10. Ve Apo­calipsis 6:14.

2. Los elementos fundirán, 2 Pedro 3:10.

3. Se destruirá la superficie de este tierra, 2 Pedro 3:10.

CONCLUSIÓN: Esté atento a de los juicios de Dios. (fin)


(Nota: Lo que sigue no pasó por las manos de los correctores de pruebas. Todos errores son míos, editor)

Predicadores Requieren Discernimiento

POR: C. R. Curtman

TEXTO: 1 Reyes 3:9.

INTRO: Brevemente después que Salomón asumió el trono como el rey de Israel leímos: (1 Reyes 3:5). Dios le dio un cheque blanco a él y le prometió cualquier cosa que quería. Lea la oración de este rey en versos 6-9.

I. Nótese la conciencia de Salomón de su responsabili­dad personal a Dios, v. 7.

1. Esta es precisamente la situación que existe con cada pastor, 1 Corintios 4:2; Hebreos 13:17.

2. Salomón era consciente de la responsabilidad pavoro­sa a dar dirección al pueblo de Dios, vs. 8, 9.

3. Estimado pastor, ¿Ha pensado Ud. de su responsabili­dad pavorosa a su congregación? Su congregación es:

(1) Una "...hechura de Dios..." Efesios 2:10.

(2) Son "...ovejas de Su prado...", Salmo 100: 3

(3) "...hijos amados...", Efesios 5:1.

4. ¿Sabe Ud. que las Escrituras dicen en Hechos 20:28?

5. Salomón era consciente que él faltó la habilidad para guiar el pueblo del Señor, v. 7 u.p., 9 u.p.

(1) Las palabras de Salomón eran similar a las palabras de Pablo, 2 Corintios 3:4, 5.

(2) Pastor, ¿queda Ud. consciente que la obra del Señor debe ser hecha en Su manera y con Su poder?

(3) Esta es la razón porque Salomón oró: Vea v. 9 p.p.

(4) Se deleitó Dios con su oración, vs. 10-14

(5) Pastores hoy necesitan a orar por discernimiento como Salomón hizo. Este es un requerimiento de cada pastor. Necesitan ser como los hombres de Isacar, 1 Crónicas 12:32. Vea Jeremías 3:15.

6. ¿Qué es esta cosa: discernimiento? Acción de distin­guir una cosa de otra por un acto especial de los sentidos o de la inteligencia. En Las Escrituras el discernimiento se asocia siempre con:

(1) Sabiduría, Proverbios 4:5-7; 23:4.

(2) Comprensión, Proverbios 2:1-5; 3:5; 16:22 p.p.

(3) Conocimiento, ve Proverbios 10:14; 24:5.

A. Discernimiento pertenece a esos que tiene sabidu­ría, comprensión y conocimiento y juicio legítimo, 1 Corintios 2:15. Vea Hebreos 5:11-14.

V. Es el deber del pastor a ser hombre de descernimien­to porque son conocidos como vigilantes en las Escritu­ras, Ezequiel 3:17; 33:7; Isaías 21:1-12. Hay varias co­sas que se requieren de un vigilante:

(1) Debe ver bien para descubrir inconsistencias, Isaías 21:11.

(2) Debe tener gran visión nocturna. Vivimos en tiempo de tinieblas. Tenemos demasiado pastores hoy como son discribidos en Isaías 56:10, 11.

(3) Debe cuidar las almas de su congregación, Hebreos 13:17; Hechos 20:28-30; Proverbios 27:23

VI. ¿Dónde podemos encontrar discernimiento hoy? 2 Corintios 11:13-15.

1. Vivimos con predicadores que son orgullosos, vana­gloriosos, que promueve a si mismos, egoístas, promi­nentes, carnales que se alientan, promovieron, adorados y 14. apoyados por "cristianos" carnales. Vea Mateo 20:25-28; Juan 3:30; Romanos 12: 3; Isaías 42:8.

2. Muchos ministros hoy son pragmáticos (referente a la acción y no a la especulación). Creen que tienen que tener un muchedumbre grande; muchas profesiones de fe como posible por medios cualquier es disponible, Colo­senses 2:8.

VII. Hay una falta de discernimiento por parte de pasto­res cuando tratan con otros ministerios cristianos. ¿Porqué enseña la EKKLESÍA que Jesucristo comenzó y todavía está edificando y luego da apoyo a las organi­zaciones que no dan apoyo a la EKKLESÍA?

(1) ¿Qué es un "para-ministerio"? La palabra "para" viene del griego PARA y quiere decir: junto a; a lo largo de; próximo a. Es un ministerio que parece como una asamblea cristiana pero no es una asamblea cristiana. Aunque quieren el apoyo de la asamblea local, no quie­ren apoyar la asamblea local. Tienen su propio trabajo hacer..... muy aparte de la asamblea.

(2) Favor de estudiar estos textos: Efesios 5:25 y Mateo 28:19, 20 (dado a la EKKLESÍA).

VIII. Hay una falta de discernimiento en el área de la música usada en las asambleas. Pablo le escribió a la asamblea: Efesios 5:19, 20.

1. Mucha de la música usada en nuestras asambleas hoy no edifica a Dios, edifica la carne. Vea Colosenses 2:18; 1 Pedro 2:11.

IX. Hay una falta de discernimiento acerca del mensaje que está predicado en las asambleas.

1. Muchos sermones son una falsificación, de mensajes falsas, mensajes de "otro evangelio," Gálatas 1:6.

2. En estos últimos días de esta edad hay muchas voces extrañas, Hebreos 13:9; Mateo 24: 24.

CONCLUSIÓN: En todo de las cosas mencionadas el pastor tiene que mostrar discernimiento, 2 Timoteo 2:15; Gálatas 1:10; Filipenses 1:9, 10. (fin)


Reglas Por Seguridad Espiritual

INTRO: Hay varias cosas que debemos darnos cuenta de cuando caminamos este camino del cristianismo. Sata­nás está listo a dañarnos, derrotarnos, causarnos caer. Puede hacer este por otros, o puede hacernos dañar nuestros propios egos. apatía o ser fácilmente desani­mado. Aquí están unas reglas que podemos seguir para guardarle a causarnos cualquier daño.

1. Ser cometido a Dios, a tener una relación personal con Él trae intrepidez para luchar contra Satanás y sus organizadores, Salmo 28: 1; 18: 32-39.

2. Ser cometido a oración, a tener comunión personal con Dios nos trae ayuda cuando requería, Efesios 6: 18; Rom. 8: 26, 27, Lucas 18: 1; Mat. 26: 41; Hechos 1: 14.

3. Ser cometido a un Estudio Bíblico, a conocer a Dios siendo que conociéndole trae alegría en sirviendo a Él, Jeremías 15: 16; Salmo 119: 103.

4. Ser cometido a un reto, conociendo donde queremos estar en el Señor, Col. 3: 1, 2; Filipenses 3: 17-21.

5. Ser cometido a excelencia en servicio, a dar cuenta que un promedio no es bastante bueno, Tito 3: 8; 1 Ti­moteo 3: 13; Tito 2: 14; 1 Corintios 12: 31.

6. Ser cometido a santidad, a saber que servimos un Dios Santo, para que también debemos ser santos, Leví­tico 20: 7, 8; Efesios 1: 8; 1 Pedro 2: 9.

7. Ser cometido a compañerismo, a saber que no estamos de pie solo, pero junto, Hebreos 10: 25; 3: 13; Hechos 2: 42.

8. Ser cometido a sirvió, a dar cuenta de ser grande o fuerte en Su trabajo que debemos servirle y otros, Mateo 20: 20-28; Gálatas 6: 2, 10.

9. Ser cometido a ser un ejemplo, a saber que somos ejemplos en todas áreas de vida, 1 Timoteo 4: 12; Fili­penses 3: 17; 1 Tesalonicenses 1: 6-9; 2 Tesalonicenses 3: 9; Tito 2: 7; 1 Pedro 5: 3.

10. Se cometida a un sentido del derecho de prioridad, a introducir en orden correcto las cosas de esta vida. Dios primero, entonces esposo, familia, ministerio, o asam­blea, Éxodo 20: 3; Génesis 2: 24; 1 Timoteo 5: 8; Hechos 20: 28.

Conclusión: En nuestro servicio por el Señor, si guarda­mos todo estos principios en mente, podemos servirlo con seguridad espiritual, ser seguro ese Satanás no puede dañarnos, o nos previene de que sirve el Señor. Permita que ponemos estos en práctica en nuestras vi­das. (fin)


Esta revista es una obra de amor por parte de J. Alvino Nelson y su esposa Janet. Damos nuestro tiempo con amor sin recibir nada a cambio. Se envía gratis por correo postal o por internet. Si puedes recibirla por correo electrónico escríbenos a jan23@cox.net y te la enviaremos.

Los gastos de publicación son cubiertos por creyentes en los EE.UU. que tienen interés en que se predique la verdad en las asambleas. Las ediciones anteriores están disponibles en: www.hojasdeoro.com.

Si tienes acceso a Internet puedes visitar los siguientes sitios web: www.monografias.com/trabajos35/reto-bautista-bautista.shtml y www.fbinstitute.com. Haz clic en “Regreso Español”. Hay muy buen material en estos sitios.

Gerentes de radioemisoras: Tenemos discos gratis en formato mp3 disponibles con programas de 30 minutos.


Hojas de Oro

660 South Front

Salina, Kansas, 67401

EE. UU.