Publicación Gratuita

Hojas de Oro

Un Llamado A Regresar A Las Enseñanzas Bíblicas

“…que contendáis por la fe…”

Año XXXVIII, No. 4                                                    ABRIL                                                                             2008


Índice:

…El Libro de Ester…La Tontería, final…Bosquejos


Bíblicos:

……La Armadura de Dios

……Implantar la Palabra

……Una Persona del N.T.:  Juan el Sumergiste

……Primero Las Cosas Que Van Primero

…Porqué Los Bautistas No Conformistas Practican la Disciplina

…Porqué Los Bautistas No Conformistas Practican La Cena Cerrada

…Verdades Vitales de la Asamblea:

……¿Qué Constituye Una Inmersión Bíblica? III

…¿Es la Biblia la Autoridad Final?

…Presentación: La Santa Biblia

…Resuman: “La Luz del Mundo”

…Los Terrores del Infierno

…Una Encuesta A La Biblia

…El “Otro Jesús”

…Como Entender Las Escrituras, I

…Justificado Por La Fe:

……El Deber del Creyente, I

……El Silencio del Creyente, II

…Confesión

 

El Libro de Ester

      La importancia del Libro de Ester consiste en su testimonio tocante a la protección no manifiesta pero efectivo que Dios le había dado a su pueblo disperso, Israel.  El Nombre de Dios no aparece ni una sola vez, pero no hay otro Libro en la Biblia donde la Divina providencia sea más sobresaliente.  Fue solamente un remanente del pueblo judío el que regresó a Jerusalén.  La mayoría prefirió la vida fácil y lucrativa que estaban disfrutando bajo el dominio de los persas en la tierra del cautiverio.  Sin embargo, Dios no les abandonó.  Lo que Dios hizo allí por Judá, seguramente lo estaba haciendo también por todo el pueblo del pacto.  El Libro de Ester se divide en siete partes principales:  I.  La historia de Vastí, 1:1-22; II. Ester es proclamada reina, 2:1-23; III. La conspiración de Amán, 3:1-15; IV. La valentía de Ester resulta en la liberación del pueblo, 4:1 hasta 7:10; V. La venganza, 8:1 hasta 9:10; VI. La fiesta de Purim, 9:20-32; VII. Epílogo, 10:1-3.

La Tontería de los Predicadores entre los “Pentecostés”  parte final, por Robert Sargent

TEMA: El Don de Profecía

INTRO: Aunque no estaban enumerados con los dones de señales en Marcos 16, ciertos elementos del don de profecía eran temporales. Profecía se debe entender como ya doble en su concepto  bíblico: predecir  (profetizar) o predicar. El aspecto de predecir "ha fallado" (terminado), 1 Corintios 13:8. El don de la profecía cesó cuando viene "lo que es perfecto", es decir los 27 Li­bros del N.T., la revelación completa de Dios.

         Hoy, cualquier ejercicio del don espiritual de la profecía  se limita a la  motivación para proclamar la Pa-labra de Dios, para hablar fuerte contra el peca­do y el error. Es una capacidad que Dios ha dado para ser persuasivo en la  predicación de la Palabra de Dios, para  utilizar la Palabra de Dios para  traer a la luz cosas encubiertas, para traer  ala conciencia del hombre hasta la luz de la presencia de Dios.

      La única fuente de profecía para la consideración digna es la Palabra de Dios, 2 Pedro 1:19-21.

I. El ejercicio del don de la profecía se limita a predicar la palabra de Dios y se enumera con los dones espirituales permanentes de hoy día, Romanos 12:6-8  Un estudio de este don de profecía en el N.T. lo muestra para ser:

1. La predicación de los 66 Libros de la Biblia. Es el ministerio de proclamar la palabra de Dios "...conforme a la medida de la fe...",  Romanos 12:6; "...la fe es por el oír, y el oír por la palabra de Cristo...",  Romanos 10:17.

(1) El Libro de Los Hechos utiliza la expresión "predicando y enseñando"  alternativamente con los "profetas y los maestros" de tal modo que demuestran que el "profeta" era un "predicador", vea Hechos 13:1; 15:35.

(2)  Predicación dirigida a la asamblea, 1 Corintios         14:4, 5, 22.

(3)  Predicación con metas específicas:

  A. Exhortación, Los  Hechos 15:32; 1 Corintios 14:3.

  B. Confirmación, Los Hechos 15:32.

 

 (Página 2)  B. Instrucción, 1 Corintios 14:31.

                     C. Edificación, 1 Corintios 14:3.

II. El oficio del profeta ha cesado.

1. Hubo profetas en el principio de la EKKLESÍA que predijeron eventos, Los Hechos 11:27, 28.                                                    

2. Los autores de los Libros del N.T. todos eran profetas, Romanos 16:25, 26.

3. Los escritos de los Apóstoles y profecías del N.T. fue­ron la fundación de las asambleas del Señor Jesucristo, Efesios 2:20.

4. Como el Apóstol Pablo, los otros apóstoles y profetas recibieron "...revelación de Jesucristo...", Gál. 1:11, 12.

5. Sin embargo, ya que el don de profecía ha cesado, no habrá ninguna nueva revelación de Dios, 1 Corintios 13:8-10.

(1) Como es notado arriba, "...lo que es perfecto..." hace referencia a la revelación completa de Dios.  Una vez que Dios terminó Su revelación a Juan el Amado, Él ce­rró Sus revelaciones, ve Apocalipsis 22:18.  (Fin de es­tos estudios).

 

La Armadura de Dios

TEXTO: Efesios 6:1-18

I. Nombres de la armadura del cristiano:

1. Armas de la luz, Romanos 13:12-14.

2. Armas de Justicia, 2 Corintios 13:12-14.

3. Armadura de Dios, Efesios 6:11.

II. Sus partes especiales señaladas:

1. El cinturón de la verdad, Efesios 6:14.

2. La corona de justicia, Efesios 6:14.

3. La corona de fe y amor, 1 Tesalonicenses 5:8.

4. Calzados…de la paz, Efesios 6:15.

5. El escudo de la fe, Efesios 6:16.

6. El yelmo de la salvación, Efesios 6:17.

7. La espada del Espíritu, la palabra, Efesios 6:17, Hebreos 4:12.

8. La oración, para el uso efectivo de la Palabra, Efesios 6:18-20.

III. La batalla espiritual requiere armas poderosas espirituales.

1. En Dios, 2 Corintios 10:4.

2. La buena batalla de la fe, 1 Timoteo 6:12.

3. Una buena milicia, 1 Timoteo 1:18; 2 Timoteo 4:7.

4. El diablo y sus aliados, Efesios 6:11, 12, 16.

5. El mundo dominado por el diablo, 1 Juan 2:15-17; 1 Juan 5:4, 5.

 

Implantar La Palabra

TEXTOS: Deuteronomio 31:9’13; 1 Timoteo 4:13-16.

I. Dónde implantar la palabra:

1. En nuestros corazones, Salmo 119:9-16.

2. En los corazones de los hijos:

  (1) En la casa, Deuteronomio 6:4-9.

  (2) En las reuniones, Deuteronomio 31:9-12.

  (3) En enseñanza elemental especial, Juan 21:25.

3. En el corazón de los creyentes:

(1) Dándoles leche, 1 Pedro 2:1-3; Hebreos 5:11-13.

(2) Dándoles comida sólida, Hebreos 5:14; 1 Corintios 3:1-3.

(3) Encaminándolos en la verdad, Los Hechos 8:26-29.

(4) Dándoles lecciones en tiempo oportuno, Efesios 4:11-16; 2 Timoteo 4:1-5.

4. En el corazón de los incrédulos:

(1) Dándoles un testimonio fiel y viviendo una vida fiel, 1 Tesalonicenses 1:6-10; Los Hechos 8:4.

(2) Predicando fielmente, Romanos 1:14-16.

II. Cosas importantes a fin de poder realizarse:

1. Orar, Los Hechos 6:1-4; Efesios 6:18-20.

2. La iluminación del Espíritu Santo, 1 Corintios 2:1-13.

3. Una vida pura, Mateo 7:15-20.

4. Buena voluntad de obedecer, Juan 7:17; Santiago 1:21-25.

5. Aplicarse al estudio y a la meditación, 1 Timoteo 4:15, 16; Salmo 1:1-3; Josué 1:8.

 

Una Persona del N.T.: Juan el Sumergiste 

TEXTO: Marcos 1:1-9.

I. Lo que fue dicho por los profetas y un mensajero:

1. Una voz que clama, Isaías 40:3-8.

2. Un  mensajero que prepara para el Señor, Malaquías 4:5, 6.

3. Grande delante de Dios, Lucas 1:11-20.

II. La vida de Juan el Sumergiste:

1. Su nacimiento y niñez, Lucas 1:57-66, 80.

2. Estando en el desierto le vino Palabra de Dios, Lucas 3:2, 3, 7-9; Marcos 1:4-8.

III. Lo que Jesús enseñó de Juan:

1. Era una antorcha que ardía, Juan 5:32-35.

2. Él era Elías en Espíritu, Malaquías 4:5, 6; Mateo 11:14; 17:10-13.

3. Vino en camino de justicia, Mateo 21:32.

4. El mayor de los profetas, Mateo 11:7-11; Luzcas 7:24-30.

IV. Lo que la gente pensó de Juan:

1. Se preguntaban si él era el Cristo prometido, Juan 1:19-28.

2. Fue odiado por los soberbios, Lucas 7:33; Mateo 11:18.

3. Fue odiado por la mujer de Herodes, Mateo 14:1-12.

4. Fue apreciado por los humildes, Lucas 7:29; Mateo 21:32.

 

 

(Página 3)

Primero Las Cosas Que Van Primero

TEXTOS: 1 Timoteo 6:1-12; Mateo 6:24-34

I. Amar a Dios sobre todas las cosas:

1. El primero y gran mandamiento, Mateo 22:37, 38.

2. Servir a Dios y no a las riquezas, Mateo 6:24.

3. Buscar el reino de Dios y no preocuparse por las cosas de esta vida, Mateo 6:33; Juan 3:3-7.

4. Seguir las virtudes cristianas y huir de la avaricia, I Timoteo 6:6-12.

5. Preparar el corazón primero para servir a Dios:

(1) Reconcíliese con su hermano, Mateo 5:24.

(2) Saque primero la viga, Mateo 7:5.

(3) Ríndase completamente primero, Lucas 14:26-33.

(4) Purifíquese primero, Santiago 4:8-10; 2 Timoteo 2:21-22.

II. Las cosas que deben ir primero:

1. Acordarse de su Creador, Eclesiastés 12:1.

2. Cumplir con todo el deber, Eclesiastés 12:13.

3. Buscar la gloria de Dios, 1 Corintios 10:31.

4. Usar apropiadamente el Nombre de Jesús, Colosenses 3:17.

5. Buscar las cosas de arriba, Colosenses 3:1-3.

6. Ver las cosas eternas, 2 Corintios 4:18.

7. proseguir a la meta, al premio, Filipenses 3:12-14.

(Bosquejos Bíblicos Para Estudios Temáticos, Publicadora Lámpara y Luz,  Farmington, New Mexico, EE. UU.)

 

Porqué Los Bautistas No Conformistas Practican la Disciplina, Lección 5
LECTURA: Mateo 18:15-20; 1ª Corintios 5:9-13.
PROPÓSITO: Mostrar la necesidad de tener disciplina en las asambleas.
I. Debemos practicar la disciplina según las instrucciones dadas por Jesucristo en Mateo 18:15-20.
1. Las diferencias entre dos creyentes deben arreglarse   sin implicar a la totalidad de la asamblea v. 15.
(1) El hermano ofendido debe primero procurar una reconciliación.
(2) El culpable tiene una obligación, Mateo 4:23, 24.
2. Si los dos no pueden reconciliarse, el ofendido debe tratar el problema con uno o dos testigos, Mateo 18:16.     
3. Si todavía no hay solución, tiene que presentarlo a la asamblea, Mateo 18:17.
4. Si el que causó el problema no quiere arreglarlo, tiene que ser excluido.
II. Debemos practicar la disciplina según las palabras de Pablo a la asamblea en Corinto.
1. El asunto a que se refiere fue conocido por todos,  y fue imposible a arreglarlo particularmente.
2. Tal ofensa de inmoralidad siempre es un reproche, 1ª Corintios 5:11.
3. Las instrucciones son sencillas, 1ª Corintios 5:13; 2ª Tesalonicenses 3:6.
III. Debemos practicar la disciplina según las palabras de Pablo a Tito, Tito 3:10, 11.
1. "...al hombre que causa divisiones..."  El griego es HERÉTICO, uno que tiene error en materia de fe, sostenido con pertinacia. 
2. Hay que tratar, no menos de dos veces con el culpable.
3. Si todavía no cambia   "...rechaza al hombre...".  ¿Por qué?
(1) La herejía dividía a la asamblea, 1ª Corintios 1:10; Romanos 16:17.
4.  Pero, tenga cuidado de no excluir a uno que es corregible, Gálatas 6:1.
IV. Debemos practicar la disciplina porque beneficia a la asamblea.
1. La asamblea que practica la disciplina, según las Escrituras, en un espíritu de decencia, orden, amor, humildad, sabiduría y prudencia, se gozará de muchas maneras.
(1) Glorificará a Dios rectificando las cosas que trajesen deshonra, porque las ofensas públicas y doctrinales deslucen la gloria de la asamblea, Efesios 3:21.
(2) Por eso, cada asamblea debe ejercer la disciplina para corregir cualquier cosa que entre en conflicto con la voluntad del Señor o empañe Su gloria.
2. Practicando la disciplina, la asamblea mantiene la pureza de la correcta doctrina.
3. La disciplina pone énfasis  en que los creyentes no deben unirse con los incrédulos; que la justicia no tiene lugar con la injusticia, y que la luz no tiene comunión con las tinieblas, 2ª Corintios 6:14-18.
4. La disciplina ayuda a los creyentes débiles que no pueden resistir las tentaciones de los demás.  Por medio de la disciplina serán animados a vivir una vida santa.
5. La disciplina ayuda al creyente que ha caído en pecado a ver su error y a arrepentirse, para que pueda ser restaurado a la asamblea, 2ª Corintios 2:6-8. (Continuará)

 

Porqué Los Bautistas No Conformistas Practican La Cena Cerrada, VI

PROPÓSITO: Mostrar que la Cena del Señor es una ordenanza (mandamiento) dada a la asamblea local y por eso no debe ser extendida a los que no son miembros.  Servimos la Cena solamente a los miembros que están en buena comunión.  Esta posición se basa en las Escrituras.

I. Porque ya que la Cena ha sido dada a la asamblea, la asamblea es responsable de los que participan, 1 Corintios 11:23-34.

(Página 4)

1. La Gran Comisión enseña que la Cena es una ordenanza a la asamblea, Mateo 28:20 "...enseñándoles que guarden todas las cosas (esto incluye la Cena) que os he mandado...".

(1) La observación de la Cena es "una de las cosas", Lucas 22:19, 20.

(2) El Señor dijo: "...haced esto...", un mandamiento.  Por eso la Gran Comisión manda que cada asamblea enseñe y practique la observancia de la Cena.  Ya que es asunto de la asamblea, ella debe tener control sobre los que vienen a participar.

2. La Cena tiene un aspecto perpetuo ya que la asamblea es perpetua, Efesios 3:21.

3. Por eso la Cena es una ordenanza de la asamblea local, y debe ser observada por la asamblea como un memorial hasta que el Señor regrese, 1 Corintios 11:26.

II. Practicando la Cena cerrada se reconoce la inmersión de los creyentes que van a participar.  Nadie tiene derecho a tomar la Cena si es desobediente y no ha sido sumergido.

1. No hay ejemplo de personas observando la Cena, sin ser sumergidas por autoridad de la asamblea.

2. Jesucristo dio ejemplo cuando celebró la primera Cena con Sus discípulos, todos sumergidos por Juan el Sumergista, todos miembros de la asamblea de Jerusalén,  Mateo 26:26-30.

3. Los que practican la Cena "abierta" aceptan que la aspersión de niños es "bíblica".

4. Los que practican la Cena "cerrada" demandan que los participantes sean:

(1) Redimidos, con testimonio abierto.

(2) Sumergidos, por autoridad de la asamblea.

(3) En plena comunión con la asamblea, 1 Cor. 11:18-20.

III. La "Cena cerrada" sostiene el orden bíblico:

1. El participante tiene que ser nacido de arriba  y saberlo.

2. Tiene que confesar públicamente su fe salvadora en Jesucristo.

3. Tiene que haber sido sumergido por la autoridad de la asamblea.

4. Debe ser instruido en la doctrina básica.

(1) Estos pasos producen compañerismo en la asamblea.

(2) Luego la persona puede participar, Hechos 2:41, 42.

  A. Solamente las asambleas que siguen las doctrinas del N.T. están calificadas para practicar la inmersión y la Cena.

  B. La Cena "abierta" produce confusión.  Admite inconversos, desobedientes y admite personas sin instrucción bíblica.

  C. La persona que no quiere ser miembro de una asamblea del Señor no merece la oportunidad de celebrar la Cena.

IV. La "Cena abierta" es absurda pues sigue la tradición, la lógica humana y el sentimentalismo, para confundir el orden bíblico, 1Corintios 10:21.

1. Guía a toda clase de error:

(1) Dice que cualquier "iglesia" es buena.

(2) Dice que la "salvación por obras" es tan buena como la "salvación por Gracia".

(3) Dice que todo el mundo "cristiano" puede caminar en "comunión plena" aunque hay un mundo de diferencia en la doctrina.

(4) Dice que los niños "rociados" son salvos y pueden participar.

CONCLUSIÓN: Hermanos, necesitamos ser muy firmes contra los errores que tratan de destruir la doctrina correcta en las asambleas del Señor Jesucristo. (Continuarán estos estudios)

 

Verdades Vitales de la Asamblea

TEMA: La Cena del Señor

INTRO: Poca gente entiende la significación de la Cena del Señor.  Con este estudio hacemos las cosas claras.

I. Es el deber que cada asamblea observe la Cena según el modelo divino, Mateo 26:26-30; 1 Corintios 11:17-34.

1. Fue tomada después de la comida, por esto, no es una comida.

2. Fue cerrada a solamente los discípulos quienes han sido sumergidos por Juan.  Es decir creyentes desobedientes que no son sumergidos no deben participar.

II. ¿Qué es una asamblea según las Escrituras?

1. Es una congregación de creyentes, sumergidos con una inmersión bíblica que sigue la reglas dejadas por Jesucristo.

2. Si tú no ha sido sumergidos por una autoridad escritura tú no tienes derecho a participar en la Cena.

III. ¿Qué es una inmersión bíblica?

1. Es cuando uno entiende su condición pecaminosa, se arrepiente de sus pecados, recibiendo a Jesucristo como el Único Salvador, y después de dar testimonio abierto, por la autoridad de tal asamblea, es sumergido.

IV. Pero hay otras condiciones:

1. El participante tiene que tener una relación correcta con tal asamblea, 1 Corintios 5:11; Efesios 5:11; 2 Tesalonicenses 3:6.

V. La Cena no es un sacramento (signo sensible de un efecto espiritual que Dios obra en el alma y es causante de la gracia).  Tomando los dos elementos de la Cena no produce “perdón” ni salva tu alma del infierno.

VI. No hay instrucción dada como a la frecuencia a observar la Cena.  Si es observada cada domingo llega a ser (Página 5)   “rutina”.  Parece que una vez cada mes es buena idea.  Siempre recuerde que la Cena es una memorial de Jesucristo.

 

Verdades Vitales de la Asamblea

TEMA: El Gobierno de la Asamblea

INTRO: Hay tres formas de gobierno encontradas entre las “iglesias”: (1) Autocrática, dirigida por una persona; (2) Representativo, por personas elegidas por la congregación; (3) Democrática, donde el pueblo ejerce la soberanía, cada miembro con un voto, incluyendo los ancianos, obispos o pastores.

I. ¿Que dicen las Escrituras con relación del gobierno de una EKKLSIA de Jesucristo?

1. Claro que Dios ha establecido oficiales, Efesios 4:11.

(1) Los primeros eran los “apóstoles” (uno enviado con un mensaje), y aquel oficio terminó con la muerte del último y no hay tal oficio desde aquel tiempo.

(2) “Profetas”.  Ya que las primeras asambleas no tenían los Libros del Nuevo Testamento, Dios usó “profetas” para revelar Su mensaje, 1 Corintios 14:37.  Pero, una vez que el Nuevo Testamento estuvo completo, aquel oficio terminó.  No hay “profetas” en las asambleas hoy….porque tenemos toda la revelación de Dios.

(3) “Evangelistas”, (uno que predica las Buenas Nuevas), Hechos 21:8; 2 Timoteo 4:5.

(4) Ancianos, obispos, pastores, 1 Timoteo 3:1-7; Tito 1:5-9.  Estos tres ocupan la misma posición, Los Hechos 20:28; Tito 1:5-7.

A.  Nótese bien la exhortación a los pastores en 1 Pedro 5:1-4.

B. El obispo, el pastor, el anciano tiene que tener el respecto de toda la asamblea, Hebreos 13:7, 17, 24.

(5) Sirvientes, 1 Timoteo 3:8-13.  La palabra griega es DIAKONAS y siempre quiere decir: ministro, servidor, sirviente, Efesios 3:7.  No hay indicación en las Escrituras que los “diáconos” tienen autoridad sobre el pastor ni la asamblea.  Son elegidos para servir a la asamblea, no para dirigirla.

II. El gobierno en acción, Mateo 18:15-19.

1. La única obra de una asamblea se encuentra en Mateo 28:19, 20.  Cuando una asamblea sigue esta instrucción está cumpliendo con los mandatos de Jesús.

2. Se puede ver la pura democracia en acción en Hechos 6:1-7.

3. En Hechos 13:1-4 se puede observar como el Espíritu Santo guió aquella asamblea en la selección y el envío de los primeros misioneros.

4. En Hechos 14:23 se puede ver la votación y la selección  de los pastores por las asambleas.

(1) “constituido” quiere decir: “votar con la mano arriba”.  Por eso la decisión de llamar al obispo, anciano, pastor está en las manos de la asamblea completa.

(2) En 1 Corintios 5:1-7 vemos la votación de aquella asamblea para excluir un miembro que había caído en la inmoralidad.  En 2 Corintios vemos a la misma asamblea votando para recibir el pecador arrepentido.

Conclusión: Por estos textos se puede ver que cada asamblea es autónoma y democrática.  Una asamblea no puede tener autoridad sobre otra.  En el Nuevo Testamento no hay ninguna indicación de “organización” entre las asambleas.  Compañerismo sí.  Cooperación en la obra misionera, si, pero no organización (convenciones).

 

¿Es La Biblia la Autoridad Final Para la Fe y Práctica?  Por David Cloud

INTRO: La “Iglesia Católica Romana” dice ¡no! que “… la Escritura y la tradición deben ser aceptadas…”.  ¿Qué dicen las Escrituras?

I. Que la Santa Biblia es suficiente para la fe y la práctica, 2 Timoteo 3:16, 17.  Véase 1 Tesalonicenses 2:13.

II. Sabemos que la Santa Biblia es la Palabra de Dios completa porque está dicho en Judas 3 “…que contendáis eficazmente por la fe entregada una vez a los santos…”

1. “…la fe…” habla del cuerpo del Nuevo Testamento, la verdad entregada por los Apóstoles por la inspiración del Espíritu Santo.

2. “…entregada una vez…”  dice que aquel cuerpo de verdad fue dado en aquel tiempo y fue completo en los días de los Apóstoles.

3. Este texto refuta la idea de que la fe cristiana ha ido progresando poco a poco por medio de la
“Iglesia Católica Romana”.

III.  Dios puso un “sello” en el último capítulo del Nuevo Testamento lo cual significa que la Obra está completa y nadie debe añadir ni quitar de ella, Apocalipsis 22:18, 19.

1. Cada organización, cada persona que diga que ha recibido una “revelación nueva” (cuidado vosotros los carismáticos) ha de caer bajo el juicio de Dios.  Cuando Dios terminó Su revelación, está terminada.

IV. El “canon”  (las reglas usadas para determinar si un Libro era inspirado por Dios o no, usadas por los seres humanos que coleccionaron los Libros para ser usados en nuestra Biblia) fue reconocido en el Siglo II, años antes de que hubiera una “Iglesia Católica Romana”.

1. Hay evidencia de los escritores de aquel tiempo que ellos habían aceptado los sesenta y seis Libros como la revelación completa de Dios.  Véase Juan 16:13; 17:8; 1 Tesalonicenses 2:13; 1 Juan 2:20.

(Página 6)  (1) Irenaeus (125 hasta 192) hizo 1,800 citas del Nuevo Testamento y aceptó solamente los cuatro Evangelios como revelación Divina.

(2) Clemente de Alexandria (150 hasta 217) citó los cuatro Evangelios llamándolos “escrituras Divinas”.

(3) Tertullian (150 hasta 220) citó 7,200 textos en sus escritos y los llamó “escrituras”.

(4) La traducción Latina, hecha en el Siglo II contenía todos los 27 Libros del Nuevo Testamento, etc.

V. Los textos que exhortan a los creyentes a “seguir las tradiciones” hablan de las “tradiciones” de los Apóstoles, no las de la “Iglesia Católica Romana”.

1. El término “tradición” se usa de dos maneras en el Nuevo Testamento:

(1) Habla de la doctrina de los Apóstoles dada por inspiración Divina, 2 Tesalonicenses 2:15; 3:6.                                  

(2) La palabra se usa para las enseñanzas no inspiradas que líderes religiosos tratan de añadir a la Biblia, tratando de forzar a la gente ignorante a seguir enseñanzas de hombres en vez de la Palabra de Dios, véase Mateo 15:1-6; Marcos 7:9-13; Colosenses 2:8.

      A. Damos gracias a Dios que Él nos ha dado una revelación completa de Su Palabra y que no tenemos que depender de “lenguas”, “revelaciones nuevas”, “sueños”, etc. En la Santa Biblia tenemos todo lo que necesitamos para estar en la voluntad divina de Dios.

VI.  No se menciona una “iglesia romana católica” en las Escrituras.

1. Tal organización no existió por varios siglos después de la vida de los Apóstoles y fue formada “poco a poco” por maestros falsos que rechazaron las Escrituras Inspiradas por Dios y añadiendo sus propias “tradiciones”.

2. No se menciona el “papa”, ni sacerdocio, ni sacramentos que uno tenga que cumplir para adquirir salvación, ni arzobispos, ni cardenales, ni regeneración por el “bautismo”, ni misas, ni “bautismo de infantes”, ni última unción, ni María como la “reina del cielo”, ni como la “madre de Dios”, o “sin pecado”; ni oraciones a los “santos”, ni tesoro de gracia, ni purgatorio, ni reliquias santas, ni el uso de vestidos largos, ni “agua bendita”, ni catedrales,  ni crucifijos,  ni monjes, ni “pastores sin esposas”, ni ayunos forzados, etc.

VII.  Las tradiciones de la “Iglesia Católica Romana” no pueden estar correctas porque, no solamente añade a las Escrituras, contradicen las Escrituras. Véase Isaías 8:20.

1. Jesús reprendió fuertemente a los fariseos por sus “tradiciones”, véase Mateo 15:1-9.

2.  Las muchas “doctrinas” de la “Iglesia Católica Romana” no se encuentran en las Escrituras: la adoración de María, a los “santos”, el sacerdocio, la misa, el purgatorio, etc.  El papado contradice 1 Pedro 5:1-4.  La adoración de María contradice 1 Timoteo 2:5; la “misa” 1 Corintios 11:23-26; purgatorio, 2 Corintios 5:1-8 y Filipenses 1:23.  El sacerdocio contradice que Jesús es el único Sacerdote entre Dios y el hombre, Hebreos 7:21-27; 1 Pedro 2:5, 9.

3. En el N. T. encontramos calificaciones para el anciano, obispo, pastor, sirvientes, pero no para un “sacerdote”.

4. La “Iglesia Católica Romana” es corrupta desde el papa hasta el así llamado “sacerdote” en una congregación pequeña.  ¡No hay confianza en ella!

VIII. La “Iglesia Católica Romana” no tiene ninguna autoridad de la Santa Biblia.  Por eso su afirmación tiene que venir, no de la Biblia, sin de otras fuentes.

1. Tú no puede mostrarme en la Biblia donde Jesús estableció el oficio de un “papa”; ni el “sacerdocio”, etc.

Conclusión: Para mi, yo tengo autoridad en las páginas de la Santa Biblia que me muestran que la salvación de mi alma del infierno viene por medio de la obra terminada por Jesucristo en la cruz y que por fe, y fe sola, sin obra, ni sacramentos, ¡yo soy salvo, una vez y para siempre!  Los Hechos 16:30, 31; Romanos 3:23-26; 4:1-8; Efesios 2:8-10; 1 Corintios 15:1-4.

 

Presentación: La Santa Biblia

      La Biblia es uno de los más ricos tesoros de la literatura universal.  Sin embargo, el valor principal de la Biblia no consiste en razones estéticas (disciplina filosófica que trata de lo bello) ni en motivo alguna de índole cultural, sino en su contenido esencialmente religioso porque todo en la Biblia está ordenado para revelar que Dios, Autor de la vida y de cuanto existe, no es Un Ser inaccesible, sino un Padre amoroso y perdonador.

      El valor religioso de la Biblia, que se descubre en un título de “Sagradas Escrituras” (Romanos 1:2) es además refrendado por la forma en que a ellas se refieren Jesús y los autores del Nuevo Testamento:  Dios nos habla en los escritos proféticos, como también en los demás Libros del catálogo bíblico, Mateo 1:22; 2:15; Romanos 1:2; 1 Corintios 9:9;  los profetas, al predicar o anunciar algún acontecimiento futuro, son transmisores de la Palabra y la voluntad de Dios, Mateo 2:17; 3:3; 4:14, y la autoridad de las Escrituras es incuestionable, Mateo 5:17, 18, Juan 10:35; Hechos 23:5, pues son resultado directo de la actividad del Espíritu Santo,  Hechos 1:16; 28:25.

      La fe cristiana expresa su convicción respecto al valor y la vigencia permanentes de la Biblia con declaraciones afirmativas, véase 2 Pedro 1:19-21, cf. 2 Timoteo 3:15-17.

      Pasada la época en que se redactaron los escritos del N. T. la asamblea cristiana (EKKESÍA) reconoció en ellos valores de revelación divina y autoridad doctrinal y ética idénticos a los del Antiguo Testamento, Lucas 1:1-4; Juan 20:31; 1 Tesalonicenses 2:13.  El mismo N. T. (Página 7)  ofrece un avance explícito de tal reconocimiento al equiparar las epístolas de Pablo a “otras Escrituras” 2 Pedro 3:15,16.  Pero, sobre todo, fue a lo largo del Siglo II cuando el pueblo cristiano recibió como “Libros Sagrados”, junto a los del A. T., la totalidad de los que constituyen el Nuevo, quedando de modo completada la Biblia en forma definitiva.

      Afirmar el origen religioso y la autoridad final de los textos bíblicos no supone negar o restarle importancia a la actividad humana.  Los Libros fueron escritos por mano de personajes históricos, de los que desconocemos algunos, y otros tenemos apenas alguna noticia.  Véase Eclesiastés 1:13; Amos 1:1; 7:14; Lucas 1:1-4; 1 Corintios 15:21, Gálatas 6:11.

      “Biblia” es una palabra griega que significa propiamente “libritos”.  Desde tiempos remotos, este Libro sin igual ha sido conocido con diferentes designaciones.  A los judíos: Ley, Profetas y Escritos, Lucas 24:44 y para el judaísmo, se divide el texto bíblico trasmitido en lengua hebrea:

1. Ley (hebreos torah) que comprende los cinco primeros Libros, Génesis, Éxodo, Levítico, Números, Deuteronomio.

2. Profetas anteriores: Josué, 1 y 2 Samuel, 1 y 2 Reyes.

3. Profetas posteriores: Isaías, Jeremías, Ezequiel, Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonías, Hageo, Zacarías, Malaquías.

4. Escritos: Job, Salmos; Proverbios, Rut, Cantar de los Cantarers, Eclesiastés, Lamentaciones, Ester, Daniel, Esdras, Nehemías, 1 y 2 Crónicas.

      El referido titulado: Ley, Profetas y Escritos, aparece reducido en ocasiones a la Ley y los Profetas, Mateo 5:17, o, de modo aún más sencillo, a la Ley, Juan 10:34.

      En el cristianismo, con la incorporación de los Libros del N.T. y justamente a partir de la manera en que allí  se habla del Antiguo, es común referirse a la Biblia como las Sagradas Escrituras, Mateo 21:42; Juan 5:39; Romanos 1:2.  La palabra “testamento” representa aquí la alianza o pacto que Dios establece con Su pueblo: en primer lugar, el pacto con la Nación de Israel, Éxodo 24:8; Salmo 106:45, luego, el Nuevo Pacto anunciado por los profetas y sellado con la sangre de Jesús, Jeremías 31:31-34; Mateo 26:28; Hebreos 10:29.

           Clasificación de los Libros de la Biblia:

Antiguo Testamento:

1. Literatura histórico-narrativa: Desde Génesis a Ester

2. Literatura poética y de sabiduría: Job hasta Cantar de los Cantares.

3. Literatura profética:

(1) Profetas “mayores” (así nombrados por la cantidad de páginas) Isaías hasta Daniel.

(2) Profetas “menores” Oseas hasta Malaquías.

Nuevo Testamento:

1. Literatura histórico-narrativa: Mateo hasta Los Hechos

2. Literatura epistolar: Romanos a Filemón.

3. Epístola a los Hebreos (judíos ya convertido a Jesús)

4. Epístolas universales, Santiago a Judas.

5. Literatura apocalíptica: Apocalipsis

                    Valor religioso de la Biblia

      La Biblia es uno de los más preciados legados literarios de la humanidad.  En esta colección de Libros, la Ley se presenta como una orden Divina, Éxodo 20; Salmo 119; los Profetas tienen la conciencia de ser portadores de mensajes de parte de Dios, Isaías 5; Jeremías 1:1; Esdras 2 y 3 y los Escritos enseñan que la verdadera sabiduría encuentra en Dios su origen, Proverbios 8:22-31.

      Estos valores religiosos se ponen de manifiesto, no solo en el título de Sagradas Escrituras, sino también en la forma en que Jesús y en general los autores del N. T. se refieren al Antiguo, es decir, a los textos bíblicos escritos en épocas precedentes.

      Esto ocurre cuando vemos que Dios habla por medio de los profetas o por medio de alguno de los otros libros, Mateo 1:22; 2:15; Romanos 1:2; 1 Corintios 9:9, o cuando los profetas aparecen como aquellas personas mediante las cuales “se dice” algo o “se anuncia” algún acontecimiento, forma hebrea de expresar que es Dios Mismo quien lo dice o lo anuncia, Mateo 2:17; 3:3; 4:14; también cuando se afirma la permanente autoridad de las Escrituras, Mateo 5:17, 18; Juan 10:35; Los Hechos 23:5, o cuando se las relaciona especialmente con la acción del Espíritu Santo, Los Hechos 1:15; 28:25.

      La EKKLESIA, desde su origen, ha descubierto en el mensaje del evangelio el mismo valor de palabra de Dios y la misma autoridad del A. T., Lucas 1:1-4; Juan 20:31; 1 Tesalonicenses 2:13.  Por eso, en 2 Pedro 3:16 se equiparan las cartas de “…nuestro amado hermano Pablo…” a “…las otras Escrituras..”.

      A partir del Siglo II se fue reconociendo a los 27 Libros que forman el N. T. su categoría de libros sagrados y, en consecuencia, la plenitud de su autoridad definitiva y su valor religioso.  (Fin)  Autor desconocido.

 

Un Resumen “La Luz del Mundo”

Por Ricardo Becerra y Luis C. Reyes

Historia: La Iglesia del Dios Vivo, Columna y Apoyo de la Verdad, La Luz del Mundo fue fundada en Guadalajara, México en 1926 por Eusebio Joaquín González, quien reclamó haber tenido una visión en donde Cristo le dijo que su nombre sería “Aarón”.  Según sus adeptos, él es restaurador de la Iglesia Primitiva. Murió en 1964 y su hijo Samuel Joaquín Flores, fue su sucesor, el cual es referido como “El ungido”.

Doctrinas

(Página 8)  Niegan la doctrina de la Trinidad.  Dividen a Jesucristo en dos Personas: Jesús – hombre; Cristo – Dios.  Reclaman que Jesús no era Dios  hasta Su bautismo.  El bautismo es esencial para la salvación en el “Nombre de Jesús”.

      Tienen un concepto muy legalista de la vida cristiana. No usan instrumentos musicales.  Sostienen que no hay salvación fuera de la “Iglesia La Luz del Mundo”.  Reclama ser la “Iglesia Verdadera”…que toda la cristiandad estuvo perdida hasta que Dios llamó al Hermano Aarón a restaurar la “iglesia”.  Creen que el Hermano Aarón y su hijo Samuel son apóstoles para nuestros días.

¿Hay Apóstoles hoy día?

      La Luz del Mundo nunca han comprobado que aquellos dos son “apóstoles”….dicen que son.  Los miembros presuponen que aquellos dos son “apóstoles” antes de comprobarlo.

      Los requisitos bíblicos para ser un apóstol son dos: Tiene que ser testigo ocular del Cristo resucitado, Hechos 1:21-26; 1 Corintios 9:1, 2; 15;5-8:  Tiene que ser enviado y escogido personalmente por Jesús mismo, Mateo 10:17; Hechos 1:8, 24-26.

      Pablo dijo que él era el último apóstol, 1 Corintios 15:8.

      Después de haber “…sometido a prueba a los que se dicen ser apóstoles y no son, y los hemos hallado mentirosos”, Apocalipsis 2:2, tenemos que concluir que aquellas dos no pueden ser apóstoles porque no llenan los requisitos bíblicos”,  Véase 2 Corintios 11:13.

      Los de “La Luz del Mundo” no sólo intentan igualar a Aarón y Samuel con los apóstoles del Nuevo Testamento sino que también parecen llevar esa igualdad a un punto mucho más lejos.  En sus escritos e himnos indican que Aarón es un “rey”, que Samuel nació como “…un gran Salvador, un Apóstol elegido de Dios”; Que como Jesús entró triunfalmente en Jerusalén, también Samuel entró triunfalmente a Guadalajara, que Samuel, como Jesús “cuidas mi vida, mi alma, mi cuerpo…” que Samuel  tiene la potestad para perdonar pecados: “Samuel, Apóstol poderoso en palabra, él trae para la tierra perdón y vida eterna….”, que tiene potestad para salvar el alma, “…a usted santo varón…para que fuera…el medio de salvación”….usted nos dirige a la vida eterna”.

      Así que, decir o creer que Samuel, un hombre pecador e imperfecto, tiene las características que sólo Jesucristo tiene ¡es una blasfemia!

      La Palabra nos advierte que en los últimos días “…surgirán falsos Cristo…harán señales y milagros para engañar….” 1 Corintios 1:29.

      No queda otra alternativa que clasificar  a “La Luz del Mundo” como una secta ya que niegan las doctrinas esenciales de la Palabra.

Nota: Tengo las referencias de todas de las citas.  Están disponibles.

 

Los Terrores del Infierno

      El infierno final es el lago de fuego, Apocalipsis 20:14.  No hay nadie allí todavía.  Los incrédulos todos están en el “mundo invisible” en el compartimiento de tormento, Lucas 16: 22, 23 esperando aquel día de juicio después de los mil años del reino de Jesús sobre la tierra cuando sus almas se reunirán con sus cuerpos en el panteón y serán traídos ante un Dios justo para recibir sus grados de tormento durante la eternidad futura, Apocalipsis 20:11-13.  Versículo 13: “muerte”---el panteón; “Hades”, el mundo invisible.

      La doctrina del infierno es una de las más olvidadas.  El hombre natural aborrece la idea de tener que dar cuenta de su vida delante de un Dios santo.  La mente no regenerada presenta una objeción tras otra con tal de no encarar la realidad del infierno.

      En medio del clamor que busca aniquilar el infierno están aquellos que creen que la Biblia es verdad.

I. ¿Por qué debería uno preocuparse por el infierno?

(1) Oír de los terrores del infierno puede chocar a la conciencia y despertarle de su falsa seguridad.

(2) Saber del infierno contribuye a detener al hombre de su camino de pecado.

(3) Conocer los terrores del infierno puede ayudar a despertar a aquellos que piensan que son salvos sólo porque creen en Jesús.

(4) Predicar la doctrina del infierno es beneficioso tanto para creyentes e incrédulos por igual, como será demostrado:

  A. Una persona no tendrá miedo de un león cuando es un cuadro en la pared.  Pero si esa persona fuera dejada sola en la jungla y se topara cara a cara con un león real, entonces se llevaría un susto de muerte.

  B. Jesús habló más del infierno que de ninguna otra cosa en las Escrituras.

II. La necesidad del infierno.  Muchos de los que hoy día se burlan del infierno, probablemente lo hacen por lo hacen por varias razones.  Examinemos algunas razones que nos hablan de su necesidad:

1. La pecaminosidad del pecado y la santidad de Dios.  Si pudiéramos entender la santidad de Dios y lo que significa ser santo, puro, perfecto, justo, incontaminado, limpio hasta del menor pecado, tendríamos una idea mejor de por qué Dios aborrece tanto el pecado. La santidad absoluta no puede tolerar el menor de los pecados, Habacuc 1:13; Jeremías 17:9.

2. La naturaleza infinita de Dios.  Para entender lo que el pecado es realmente, tenemos que verlo a través de los (Página 9)  ojos de Dios.  Un solo acto pecaminoso cometido contra un Dios santo merece castigo infinito.

3. La justicia divina.  Un solo pecado contra Dios obliga a Dios a vindicar Su Nombre y Su justicia mediante un castigo tan completo como sea debido, Romanos 12:19.

III. Una descripción del infierno.  Será un horno de fuego inextinguible, de tormento eterno, Mateo 13:47-50.  Versículo 49 “…el fin del mundo…” debe leer “…el fin de  la edad…” ya que este mundo, globo, tierra, nunca será destruido, sino renovado, Apocalipsis 21:1.2 Pedro 3:8-13.

IV. La eternidad del infierno.  El aspecto más terrorífico es el de su duración, para siempre, sin fin, Apocalipsis 20:10

1. En el lago de fuego habrá diferentes grados de castigo, véase Lucas 12:47-48; Mateo 11:24; Juan 19:11; Mateo 23:14, 15.

V. ¿Cuál es la necesidad por la que el infierno tenga que ser eterno?

1. La eternidad del infierno se basa en la naturaleza de Dios, Hebreos 13:8; Salmo 111:3; 1 Pedro 1:24.

2. Debe ser eterno porque la justicia de Dios nunca quedaría satisfecha por el castigo finito de los pecadores, no importa lo mucho que durara, Lucas 12:59.

3. Debe ser eterno porque las Escrituras dicen que el gusano que corroe la conciencia del hombre en el infierno nunca termina, Isaías 66:24.

4. Será eterno porque los hombres continuarán pecando hasta allí.  No habrá arrepentimiento allí.  Al contrario.

VI. Aplicación para los creyentes y los incrédulos.  Véase Isaías 33:14; Nahum 1:6.

1. Pecador, ¿eres tan arrogante como para pensar que puedes soportar la ira de Dios cuando sea derramada en toda su capacidad sobre ti?

2. No pienses que simplemente porque vas a la iglesia, o crees en Dios, o aceptas intelectualmente las verdades del cristianismo, escaparás del infierno.

3. Tú, que dices ser cristiano pero que no lees la Biblia ni oras: ¿Cómo piensas escapar del castigo del infierno?

Conclusión: No creo que nadie se espante por la idea de ir al cielo, pero sí de ir al infierno.  Si oír hablar del infierno consigue que personas insensibles a su real situación consideren la verdad eterna, entonces, predicar sobre el infierno es bastante beneficioso.  Es mejor considerar ahora el infierno, mientras vivas; y ser aterrorizado por esto, que no tener que soportarlo luego.

      No quisiera que estuvieras más atemorizado del infierno como de pecar.  El pecado es tu real enemigo. El pecado es peor que el infierno porque el pecado dio a luz el infierno. ¿Estás dispuesto a ir al infierno por toda la eternidad a cambio de unos cuantos placeres y lujuria aquí en la tierra?

      La doctrina del infierno debería llevar al justo a temer a Dios.

      Esta doctrina ayuda a motivarte a testificar a otros de Jesús.

      No puedo terminar sin una palabra final dirigida a aquellos que se creen convertidos pero que no lo están, y también para aquellos que saben que no están convertidos.  ¿Puedes concebir la eternidad?  Detente un momento y trata de imaginar ser atormentado incesantemente para siempre. 

      A no ser que te arrepientas y vayas a Jesús, Quien es tu única esperanza, serás maldito por Dios y eternamente atormentado por Él en Su presencia, en la terrible plenitud de Su ira, sin que nunca puedas morir.  Nunca morirás.  ¡La eternidad es para siempre!  (Fin)

 

Una Encuesta a la Biblia

1. ¿Quién, según la Palabra de Dios, es el único Salvador?  Los Hechos 4:10-12.

2. ¿Quién, según la Santa Biblia, puede salvar aún a los más grandes pecadores?, 1 Timoteo 1:15.

3. ¿Quién es el Mediador entre el Dios Santo, Santo, Santo y el hombre pecador?  1 Timoteo 2:5, 6.

4. ¿Quién es el único Camino que conduce a la presencia de Dios Padre?  Juan 14:6.

5. ¿Quién es el Refugio de los pecadores?  Lucas 23:39-43.

6. ¿Quién es el único Fundamento? 1 Corintios 3:11.

7. ¿Quién es el Abogado del creyente que ha pecado? 1 Juan 2:1.

8.  ¿Quién es el Socorro de los que son tentados?, Hebreos 2:18.

9. ¿Quién es la Esperanza del pueblo de Dios?, 1 Timoteo 1:1.

10. ¿Quién es el Consuelo de los afligidos? Mateo 11:28-30.

11. ¿Quién puede satisfacer el ama humana? Juan 6:35. (Fin)

 

El Otro Jesús o El Evangelio Pervertido

Adaptado de una obra por Ovid Need, hijo

TEXTOS: 2 Corintios 11:4; Gálatas 1:6, 7

INTRO: La advertencia de Dios es muy clara, Mateo 7:13,14.  Profetas falsos abundan quienes predican a “otro Jesús” a “otro evangelio” que es un evangelio pervertido.

      Es natural esperar que Satanás, el enemigo de nuestras almas, tenga un plan falso de salvación.  Esto será una duplicación exacta de lo real pero siempre errará la verdad por un poco, pero suficientemente para que uno no alcance a tener la salvación bíblica.  El enemigo no (Página 10)  negará la expiación (cubrir, cancelar. Cubrir los pecados por medio del derramamiento de sangre) ni la inspiración de las Escrituras, pero no colocará esa expiación en su debido lugar.

      Aunque el “evangelio pervertido” profesa enseñar la expiación a través de la sangre, lo esquiva levemente.  ¿Podemos esperar menos del más eficaz engañador creado, el padre de mentira?  Juan 8:44.

      Muchos dirán: “Esto es espulgar minuciosamente”.  ¡Por cierto lo es!  podemos estar muy seguros que el diablo no hará menos hoy día con aquellos que creen en la Palabra de Dios, 2 Pedro 3:16.

      El plan pervertido llegó a ser aceptado desde el año de 1940.  Gira alrededor de varias instrucciones básicas:

1.         “Tú necesitas invitar a Jesús a entrar en tu corazón para ser salvo”.  ¿Qué?  ¡Invitar a Jesús a entrar en tu corazón!  ¿Sabes tú la condición del corazón del incrédulo?

(1)     Se llena de maldad, Génesis 6:5; 8:21; 1 Samuel 17:28; Proverbios 6:14, 18; 11:20; Eclesiastés 8:11; 9:3; Jeremías 4:14, 18; 17:9; Romanos 1:21.

(2)     Ama la maldad, Deuteronomio 19:18; Salmo 95:10; Jeremías 17:5.

(3)     Es fuente de maldad, Mateo 12:34, 25; Marcos 7:21.

(4)     Desobediente, 2 Crónicas 12:14; Salmo 101:4; Proverbios 6:14; 11:20; 12:8; 17:20; Jeremías 5:23; Hebreos 3:10.

(5)     Ciego, Romanos 1:21; Efesios 4:18.

(6)     Es dúplice, 1 Crónicas 12:33; Salmo 12:2; Oseas 10:2;  Proverbios 28:14; Isaías 9:9; 10:12.

(7)     Es duro, Salmo 76:5; Ezequiel 2:4; 3:7; Romanos 1:21; 2:5.

(8)     Es engañoso, Jeremías 17:9.

(9)     Es orgulloso, 2 Reyes 14:10; Salmo 101:5; Proverbios 18:12.  etc. etc.

2.        “Tú necesitas pedir que Jesús te salve. ¿Qué?  El incrédulo está muerto y no tiene acceso a Dios, Colosenses 2:13; Romanos 8:8;

3.        “Si tú oras y entregas tu vida a Dios, serás salvo”. 

4.        “Tú necesitas orar y confiar en el Señor para que te lleve al cielo”.

5.        “Tú necesitas orar y confiar que el Señor entre en tu corazón para que te salve”.

Hay muchas más variaciones, pero ninguna enfatiza la absoluta necesidad de confiar en la muerte substituidora en el pago que Jesús hizo por nuestros pecados.    Como veremos, las Escrituras muestran que este plan falso de salvación con su recetario: “Invita a Jesús a entrar en tu corazón” es el plan pervertido del “otro Jesús”, Gálatas 1:6-9; 2 Corintios 11:1-4, 13-15.

¡En todo esto no se menciona la necesidad de arrepentirse!  Mateo 3:1, 2;  4:17; Marcos 2:17; 6:12; Lucas 5:32; Lucas 13:1-5; 15:7; 18:13, 14; 24:47; Los Hechos 2:38, 40; 3:19; 5:31; 17:30; 20:21; 26:20.

El “evangelio pervertido” parece tener sus correctas expresiones, sentimientos, y obra, 1 Corintos 4:3-6.  Se ve tan semejante a lo real que sólo una obra sobrenatural del Espíritu Santo puede separarlo de la verdad.

El plan verdadero de salvación:

      Que Jesucristo sufrió y murió en el lugar de los pecadores quienes confían en Él como Salvador.  El acto simple es fiar en Jesús como tu Substituto y Salvador sabiendo tu condición perdida.  Cuando uno toma esta posición entonces fía en la gratuita gracia divina, véase Isaías 55:7.

      En repaso:

1. Tú tienes que reconocer que tú eres un pecador sin esperanza.

2. Tú necesitas reconocer que tú no puedes hacer absolutamente nada para evitar la paga del pecado (el infierno).

3. Tú tienes que entender que Jesús pagó todos  nuestros pecados a través de Su sacrificio expiatorio.

4. Tú tienes que arrepentirte, es decir, dejar la vida pecaminosa, salir de tal vida, cambiar tus hábitos, tu estilo de vida.

4. Tú tienes que confiar en Jesús como tu Substituto por Tus pecados y como tu Salvador, confesando esto verbalmente.  ¡la Salvación es por fe!

5.  Este acto simple de corazón quita tus pecados y te da la esperanza de vida eterna por la gracia de Dios. 

      El pecador es salvo y  su alma redimida del infierno porque él ha confiado de corazón en Jesús para pagar su deuda a Dios.  En aquel momento el Espíritu Santo de Dios viene a habitar en su vida.  El es la Persona que hace el “nuevo nacimiento”, Efesios 1:13, 14.

      No importa nada cuán mucho el pecador llore, o muestre su sinceridad.  Si el pago substitutorio de la obra expiatoria de Jesús no ha sido hecha clara, ¿cómo puede confiar en algo que totalmente desconoce?

      Hemos oído a pastores predicar: “Tú necesitas pedir a Jesús en tu corazón para ser salvo”.  ¿Dónde está la salvación en esto?  ¡Este es el evangelio pervertido!  ¡Un muerto no puede pedir a Dios nada!

      El diablo ofrece muchos versículos que son arrancados de su contexto, como Apocalipsis 3:20.  Este pasaje está escrito a una “iglesia” sin ninguna referencia a la salvación.

      No hay duda alguna que la mentira más grande entre los creyentes de la Biblia hoy día es: “Tú necesitas invitar a Jesús a entrar en tu corazón para que te salve”.  Este plan de salvación es desastroso porque pone su énfasis (Página 11) sobre una oración y sobre lo que el pecador puede hacer en vez de lo que Jesús ha hecho. (Fin)

 

Como Entender Las Escrituras

Por Oliver B. Greene

TEMA: Interpretando Correctamente la Palabra de Verdad.

TEXTO: 2 Timoteo 2:15

INTRO: Será el propósito de estos estudios llamar a tu atención a las divisiones importantes en las Escrituras.

      Una de las herramientas más astuta de Satanás es llevar a los hombres a interpretar incorrectamente las
Escrituras para llevarse bien con sus doctrinas falsas, Mateo 24:4; 7:15; 2 Corintios 11:13-15; 2 Timoteo 4:3, 4; 2 Pedro 2:1; 1 Juan 4:1; 22 Juan 7-11; Judas 4.

      Comenzando este estudio yo te pido que no aceptes nada sin mirar bien en tu Biblia a ver si estas cosas son la verdad, Hechos 17:11; 1 Juan 2:27.

I. Un texto clave, 1 Corintios 10:32.  Aquí encontramos tres grupos distintos y para entender la Palabra hay que entender quienes son estos tres:

1. Pablo mencionó  a los judíos.  Tú sabes que el Antiguo Testamento fue escrito a ellos porque Dios les prometió muchas bendiciones que Él no prometió a otras naciones, Génesis 12:1-3.  Aquellas promesas fueron dadas a ellos en esta tierra.   Si fueron infieles, Dios ha de castigarlos en esta tierra.  Levítico 26; Deuteronomio 28.

2. Hay otro grupo mencionado: los griegos.  Ellos representan a los “incrédulos”, las naciones o sea a cualquier persona no judía.  Se menciona mucho en las Escrituras a las “naciones” y uno tiene que entender quienes son.

3. Se menciona la asamblea de Dios.  Pabló escribió de la EKKLESÍA en Corinto.  (Esto no habla de la denominación “Asambleas de Dios”) Habla de una reunión de gente convertida a Jesucristo, que habían recibido una inmersión correcta y estaban llevando a cabo la Gran Comisión.

4. Nótese bien que vamos a encontrar en las Escrituras que ni los judíos, ni los gentiles, ni la asamblea siempre han existido.  Los tres tuvieron un principio durante el tiempo pasado.

II. Tenemos que hacer una comparación entre los tres:

1. Los judíos, Romanos 3:1, 2; 9:4, 5; Juan 4:22.

2. Los gentiles, Marcos 7:24-28; Efesios 2:11, 12; 4:17, 18.

3. La asamblea (EKKLESÍA), Mateo 16:18; Efesios 1:22, 23; 5:23-32.

(1) Los judíos, la nación de los hijos de Israel (Jacobo) tuvo su principio cuando Dios llamó a un pagano, Abran, Génesis 12:1-3.

(2) Los gentiles (naciones) tuvieron su principio en el tiempo del Profeta Daniel, Daniel 4.  El Rey Nabucodonosor fue el primer rey gentil.  El “tiempo de los gentiles” terminará cuando Jesús venga al final de los siete años de la Gran Tribulación, Apocalipsis 11:1, 2, y capítulos 12, 14.

(3) La asamblea (EKKLESÍA) tuvo su principio aquel día cuando Jesús llamó a los primeros discípulos, Mateo 4:18-22.  La EKKLESÍA tendrá su fin aquel día cuando el Señor vendrá en las nubes (el arrebatamiento de los redimidos), 1 Tesalonicenses 4:13-18.

4. Por su ignorancia, muchos predicadores no hacen ninguna diferencia entre la nación de Israel (los judíos) y la asamblea de Jesús.  Nótese:

(1) A los judíos Dios prometió la tierra, Génesis 12:1.  A los creyentes un hogar celestial, Filipenses 3:20.

(2) A los judíos Él prometió Sus bendiciones de la tierra, Deuteronomio 8:7, 9.  A los creyentes no hay tal promesa, Mateo 8:20.

(3) A los judíos Él prometió riquezas, Génesis 24:334, 35.  A los creyentes no hay ninguna promesa de riquezas durante esta vida presente…será dado en el futuro, 1 Pedro 1:4.

II. Para entender las Escrituras hay que entender las Dispensaciones que Dios usa para tratar con la población.  Una dispensación es un lapso de duración, variable en tiempo, durante el cual Dios trata con la humanidad de una manera particular tocante el pecado y la responsabilidad humana.    La palabra significa “administración o mayordomía”.  En las Escrituras encontramos ocho dispensaciones:

1. De inocencia, desde la creación de Adán hasta su caída, Génesis 1:26 hasta 2:25.

2. De conciencia, desde la caída hasta el diluvio, 1656 años, Génesis 3 hasta 7.

3. De gobierno humano, desde el diluvio hasta Bable, 427 años, Génesis 8:1 hasta11:9.

4. De promesa, desde Abram hasta el éxodo de Egipto, 430 años, Génesis 11:11 hasta Éxodo19:8.

5. De la ley, 1491 años, desde Monte Sinaí hasta el Calvario.

6. De la EKKLESÍA (o de la gracia) Mateo 16:18 hasta la venida de Jesús para tomar a los redimidos al Tercer Cielo, 1 Corintios 15:51-54.

7.  De juicio, o sea los siete años de la Gran Tribulación, Apocalipsis 6 hasta 19.

8.  Del reino de mil años, desde el fin de la Gran Tribulación hasta el juicio de los incrédulos al Gran Trono Blanco, Apocalipsis 20:11-15.

III. Para entender las Escrituras hay que entender bien que hay dos venidas de Jesús.  Su primera fue “…para dar Su vida en rescate por muchos…” Mateo 20:28, y la segunda será “…para dar retribución a los que no conocieron a Dios…” 2 Tesalonicenses 1:7, 8.

(Página 12)  1. Clara es la enseñanza de las dos venidas aunque en el Antiguo Testamento vemos, como una contradicción  de la venida del Mesías prometido, pero una vez que ponemos las Escrituras en su propia dispensación todo se  aclara.

2. En el A. T. unos textos hablan que el Mesías había de venir en “debilidad y humillación”, Isaías 7:14; Daniel 9:26; Zacarías 13:6, 7; Salmo 22:1-8.  Pero otros textos hablan que el Mesías había de venir como el “Rey de  reyes”  que habría de limpiar la tierra con juicios tremendos, Deuteronomio 30:1-7; Salmo 72; Isaías 9:6, 7, etc. etc.

3.  Pedro lo explicó en 1 Pedro 1:10, 11 “…los sufrimientos de Cristo….” (Su primera venida, Su nacimiento), “…las glorias que vendrían…” (Su segunda venida, para establecer Su reino de mil años).

4. Por supuesto los profetas del A. T. no pudieron ver la cruz antes de la corona, no pudieron ver la humillación antes de la exaltación.

5. Los judíos no vieron la cruz ni la humillación porque fueron ciegos.  Su propio profeta Zacarías predijo como había de venir su Mesías, 9:9 y los judíos no hicieron caso, Isaías 7:14; Miqueas 5:2.

6. Cuando Jesús vino la primera vez y declaró que Él era el Mesías prometido, los judíos Le rechazaron, Le crucificaron porque Él no vino en la manera en que lo esperaban (para establecer un reino terrenal y sobre tirar los romanos).

7. Es igual hoy día.  Poca gente leen las Escrituras, poca gente creen que Jesús regresará otra vez, pero Él regresará en cualquier momento como dicen las Escrituras, Mateo 24:27-30; Lucas 1:31-35; Los Hechos 1:6, 7; 16:14, 17.

IV. Para entender las Escrituras hay que notar bien que la segunda venida de Jesús será en dos fases, 1 Tesalonicenses 4:13-18.  En la primera fase, Jesús vendrá para resucitar los cuerpos de los redimidos y tomar a los creyentes vivos con Él hasta el Tercer Cielo, 1 Corintios 15:51-56; Mateo 24:30; Juan 14:1-3; Los Hechos 1:10, 11; Apocalipsis 1:7.  Con esta venida la puerta está abierta para el principio de los siete años del Gran Tribulación.  Después de los siete años Jesús vendrá con los redimidos de todas las edades pasadas para establecer Su reino terrenal de mil años  sobre la tierra, Apocalipsis 20:4, 5, 6.  ...(los creyentes)…vivieron y reinaron con Cristo mil años.  5. Pero los otros muertos (los incrédulos) no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. (Ahora hay que regresar al versículo 4 para que tenga sentido) “Esta es la primera resurrección”. 

1. Llamo tu atención a un error.  Muchos dicen que cuando Jesús venga en las nubes del aire, vendrá a “tomar Su iglesia”.  ¡No hay tal enseñanza en las Escrituras!  ¡No hay una “iglesia universal”.  La “edad de la EKKLESÍA terminará cuando los redimidos sean tomados.  Hay mucha gente salva que nunca ha sido sumergida correctamente por una asamblea del Señor y por esto no son miembros de una EKKLESÍA, pero ya que son redimidos, serán tomados.

IV. Para entender bien las Escrituras hay que entender  las resurrecciones de los muertos, los cuerpos de las tumbas.

1. Cuando Jesús vivió aquí, había una división entre los judíos con relación a la resurrección.  Los Fariseos creían que sí, y los Saduceos, que no.  Pero las Escrituras dicen que todos los cuerpos, de los redimidos y de los incrédulos, serán resucitados en dos tiempos separados por mil años, 1 Corintios 15:13, 14.

2. No hay ninguna enseñanza de que habrá “una resurrección general”  habrán las dos.  La confusión viene de las palabras del Señor en Juan 5:28, 29, “…porque vendrá la hora….”.  La palabra “hora” no habla de 60 minutos sino de un tiempo indefinido.

3. En cualquier momento la primera resurrección de los redimidos (los que “hicieron lo bueno”) puede suceder.  Pero los demás cuerpos de los incrédulos (“…los que hicieron lo malo…”, los que rechazaron a Jesús como Salvador, no será por otros mil años, o sea al terminar el reino terrenal de Jesús, Apocalipsis 20:5ª.

V. Para entender las Escrituras hay que entender los juicios. Como no habrá una “resurrección general”, tampoco no habrá un “juicio general”.  Las Escrituras hablan de cinco juicios.

1. El juicio de nuestros pecados sobre la Persona de Jesús, Dios el Hijo, 1 Pedro 2:24; 3:18; Gálatas 3:13; Romanos 8:1.  Este juicio es pasado.  Sucedió en la cruz.

2. El juicio del Tribunal de Cristo, 2 Corintios 5:10.  Será en el futuro inmediatamente después del arrebatamiento de los redimidos y sucederá en el Tercer Cielo donde cada creyente de cada edad será examinado según como vivió la vida cristiana después de su conversión.  Aquel juicio no tiene nada que ver con la “salvación” ya que solo estarán los “salvos”.

3. El juicio de los incrédulos durante los siete años de la Gran Tribulación sobre la tierra.  Una vez que los redimidos sean tomados, el diablo causará el principio de la Gran Tribulación donde todo el mundo de los incrédulos sufrirá tremendamente.

4. El juicio de las “naciones” (los no-judíos) como ellas hayan tratado a los judíos, Mateo 25:37:46.  Esto ocurrirá inmediatamente después de los siete años de Tribulación y al principio del establecimiento  del  Reino de mil años de Jesús sobre la tierra.  Las “naciones” que hayan tratado bien a los judíos, los “hermanos” de Jesús, tendrán entrada libre en el Reino.

(Página 13)  5. El juicio del Gran Trono Blanco, el último juicio de todos los juicios, en el futuro, al fin del Reino de mil años, donde cada incrédulo, desde Caín en adelante, vendrá ante el Dios de la creación y dará cuenta de su vida incrédula y recibirá un juicio justo, en el Lago de Fuego, la gehenna, el infierno final, 2 Pedro 3:7; Apocalipsis 20:11-15. 

 

Justificados Por La Fe

TEMA: El Deber Del Creyente, I

LECTURA: Romanos 1:1-17

TEXTO: Romanos 1:17

PROPÓSITO: Entender el poder de las Buenas Nuevas y cuál es la responsabilidad de cada creyente de compartirlas a todo el mundo.

INTRO: El apóstol Pablo es el hombre que el Espíritu Santo usó para escribir esta epístola.  El tema es “Justificado por fe”. (Justificar: ser declarado correcto, recto con Dios).

      La palabra “evangelio” significa “buenas nuevas”, véase 1 Corintios 15:3, 4.  Las “buenas nuevas” tienen el poder de perdonarnos de todos nuestros pecados y cambiarnos a ser “criaturas nuevas”, 2 Corintios 5:17.  ¡No existe otra cosa en el mundo que pueda hacer esto!  

      El versículo clave es 1:17.  La persona salva debe vivir por fe, Habacuc 2:4.  El creyente no debe confiar en emoción, razón, comprensión, ni entendimiento.  No importa lo que suceda en la vida cristiana, uno tiene que confiar en las Escrituras.

¿Qué poder tienen las Buenas Nuevas?

I. Poder para cambiar la vida de Saulo, Romanos 1:1-6.

1. De perseguidor a sirviente.

2. Ser “apóstol”, uno enviado, Filipenses3:7-10.

3. Ser “persona separada”.  Dios cambió su vida.  Comenzó a vivir una vida santa.

(1) Dos cosas demostraron el poder de Jesús lo cual cambió su vida, Romanos 1:4.

A. El “Espíritu de santidad”.  Jesús fue hecho “hombre carnal” de la semilla de David, pero fue más que un “hombre”, Él es Dios, el Mesías prometido, un Hombre sin pecado.

B. Jesús efectuó lo que Él declaró: Él resucitó y tuvo un efecto tremendo en la conversión de Saulo, Los Hechos 9:1-6.

(2) ¿Por qué Dios manifestó Su gracia a Saulo y le llamó para ser apóstol?, Romanos 1:5, 6.

A.  La obra de gracia cambia la vida.  Ninguno puede cambiar su propia vida porque está “muerto”,  Pero una vez que es “nacido de nuevo” Dios hace maravillas.

B. Saulo entendió algo que muchos de los judíos convertidos no entendieron: que las Buenas Nuevas son para todo el mundo.

II. Las Buenas Nuevas tienen poder para cambiar las vidas de los de Roma, Romanos 1:7-13.

1. Hubo un cambió drástico, Romanos 1:7, 8.

(1) Ellos han sido convertidos a ser un “pueblo de fe”, y tal fe fue reconocida en muchas partes del mundo.

(2) Ellos han sido convertidos para ser “santos”, viviendo una vida separada.

(3) Ellos estaban viviendo por fe con un buen testimonio  frente a los incrédulos.  La persona salva debe tener una vida cambiada, una vida que pueda verse por su familia, vecinos, todo el mundo.

2. Pablo tuvo el deseo de dos cosas para aquellos creyentes:

(1) Oración continúa.  Él tuvo cuidado para ellos.  Él quiso ver un crecimiento espiritual en sus vidas.

(2) Un ejercicio de sus dones espirituales.  Cada creyente debe usar sus habilidades que Dios le ha dado para ayudar a los demás creyentes.

3. Pablo tuvo un deseo para los conversos en Roma, 1:121, 13, que en su crecimiento espiritual que ellos fueran a ser una consolación y estímulo a él en su ministerio.

III. Poder para cambiar a otros, 1:14-17.  ¡Con frecuencia pensamos solamente en nosotros mismos, familia, raza, olvidando a los demás!

1. Pablo entendió que él era deudor a todo el mundo, 1:14.  No importa la raza, es nuestro deber alcanzarlos con las Buenas Nuevas.

2. Pablo pagó aquella deuda predicando a todo el mundo, 1:15, 16.  Él no tuvo vergüenza de Jesucristo ni del mensaje de las Buenas Nuevas.

3. La palabra clave en el ministerio de Pablo fue “fe”, 1:17.  Por la fe somos declarados justos, correctos, rectos con Dios. Tú y yo, como pueblo “justificado” debemos vivir por la fe y no por la vista.

 

Justificados Por La Fe

TEMA: El Silencio del Creyente

LECTURA: Romanos 1:18 hasta 2:29

TEXTO: Romanos 1:20

PROPÓSITO: Para entender que para ser salva el alma del infierno, el pecador tiene que saber que él está sin excusa, excusa, que él ha ofendido al Dios tres veces Santo.

INTRO: ¿Cómo podemos contestar la pregunta de los incrédulos que nos preguntan: Van al infierno los paganos que no han oído las Buenas Nuevas?  Francamente el incrédulo no tiene interés en si los paganos van al infierno o no, tampoco quiere oír como ser salvo.  Ellos hacen tales preguntas para cambiar el tema.

      Las Escrituras enseñan que todo el mundo está perdido sin recibir a Jesús como Salvador, que cada persona, tiene que dar cuenta a Dios un día.

(Página 14)      Antes de ser salvo, convertido, redimido, nacido de nuevo, el hombre tiene que entender su condición pecaminosa a la vista de su Creador.  Por supuesto nadie quiere escuchar esto.

I. Pero, la creación misma nos muestra que todo el mundo es pecador, y por eso quedamos sin excusa, 1:18-23.

1. Dios revela Su ira contra el pecado y contra el pecador.  Dice que toda impiedad, maldad y desobediencia contra Él será castigado un día.

2. En 1:19, 20 leemos que sí, Dios existe y que Él es Todopoderoso, Salmo 19:1.

3. Pero desde la caída de Adán, la raza humana ha rechazado toda luz dada por el Creador.  Ha cerrado sus ojos contra Dios.  En vez de glorificar a Dios para recibir Sus bendiciones, se ha rebelado contra Él.

II. Las características del hombre no le dejan excusas, 1:24-32.

1. En esta lista podemos ver las consecuencias de rechazar la verdad del Creador, 1:24, 25, 28.

(1) Impureza, v. 24.  2 Corintios 12:21; Gálatas 5:19-21; Efesios 5:3; 1 Tesalonicenses 4:7.

(2) Pasiones de sus corazones, v. 24: homosexualidad, Levítico 18:22; 1 Corintios 6:9-11.

(3) Dudar y cambiar la Palabra, v. 25, Isaías 44:18-20; Jeremías 13:25.

(4) Una mente reprobada (dada por malo), v. 28.  Romanos 8:7; Efesios 4:17; Tito 1:15.

2. Las características de la mente reprobada:

(1) Pasiones vergonzosas, v. 26, 27: lesbianismo (contacto sexual entre mujeres); homosexualidad (hombre con hombre).

(2) Injusticia, v. 29.  Romanos 6:13; 2 Tesalonicenses 2:10; 2 Pedro 2:13.

(3) Maldad, Salmo 52:2.

(4) Avaricia, Habacuc 2:9.

(5) Perversidad, 1 Pedro 2:1.

(6) Envidia, Gálatas 5:26.

(7) Homicidios, etc. etc.

3. Aunque el pecador sabe las consecuencias del pecado, sigue cometiéndolo, con placer.

III. Pero Dios nos ha dado, a cada persona, una conciencia, la que nos deja sin excusa, 2:1-29.

1. En el versículo 1 somos condenados por sí mismo.

2. Lo que sigue son siete principios del juicio de Dios, 2:2-16:

(1) Es según la verdad de las Escrituras, v. 2.

(2) Es inevitable, v. 3.

(3) El castigo acumula, v. 5.

(4) Es según nuestras obras, vs. 6-10.

(5) Es sin respeto de personas, v. 11.

(6) Es según la Ley de Dios, vs. 12-15.

(7) Dios juzgará las cosas secretas, v. 16.

3. Ya sean “judíos” o “religiosos” no ayudará al incrédulo aquel día, 1:17-29.

(1) Los “judíos” dijeron que creían en las leyes de Dios…pero no obedecieron.

(2) Ya sea judíos, bautista, católico romano, etc. no te ayudará en aquel día. (Estos estudios continuarán)

 

Confesión

I. El deber de confesar a Jesucristo públicamente, Mateo 10:32; Lucas 12:8; Romanos 10:9; Filipenses 2:11; 1 Juan 2:23; 4:15.

II. Siete confesiones asombrosas:

1. Pedro, Mateo 16:16.

2. Natanael, Juan 1:49.

3. La mujer samaritana, Juan 4:29.

4. La seguridad de Pedro, Juan 6:69.

5. Marta, Juan 11:27.

6. Tomás, Juan 20:28.

7. El eunuco, Los Hechos 8:37.

III. Negación de Jesús, Mateo 10:33; 26; 34, 69, 70; Marcos 8:38; Los Hechos 3:14; 2 Timoteo 2:12; 2 Pedro 2:1; 1 Juan 2:22.

IV. Confesión de pecado:

1. Es mandada, Esdras 10:11; Proverbios 28:13; Jeremías 3:13; 1 Juan 1:9.

2. Ejemplos de confesión nacional: Números 21:7; Jueces 10:10; 1 Samuel 7:6; Esdras 9:6; Nehemías 1:6; Isaías 59:12; Jeremías 8:14; 14:7; Daniel 9:5.

3. Ejemplos de confesión personal:

(1) Balaam, Números 22:34.

(2) Acán, Josué 7:20.

(3) Saúl, 1 Samuel 15:24.

(4) David, 2 Samuel 12:13.

(5) Los conversos de Juan, Marcos 1:5.

(6) Pedro, Lucas 5:8.

(7) El hijo pródigo, Lucas 15:18. (Fin)

 

      Después de vivir veinte años en una villa que consta de quince casas, Janet Eva y yo vamos a cambiar a la ciudad de Salina, parte central del Estado de Kansas, EE.UU.

AVISO: hoy tenemos una dirección postal nueva: email: jan23@cox.net

     Hojas de Oro

     660 South Front Street

     Salina, Kansas 67401  EE. UU.